You are on page 1of 3

ENFERMEDADES DE LA SANGRE

Las funciones de la sangre vienen determinadas por las células que viajan en ella.
Los glóbulos rojos, los blancos y las plaquetas pueden generar una serie de
problemas de salud (enfermedades hematológicas) cuando su calidad o su
cantidad se encuentran alteradas. Así, pueden predisponer a situaciones de mayor
viscosidad y peligro de trombos, mayor vulnerabilidad para infecciones o un mayor
riesgo de sangrados incontrolados. Los análisis de sangre ayudarán a determinar
estos trastornos sanguíneos.
Mostrar por tipo de enfermedad

Seleccionar un tipo
Ver todas

Anemia
La anemia, o disminución de la concentración de hemoglobina en la sangre,
puede deberse a diversas causas, y la más común es la falta de hierro, pero
también puede ser un síntoma de un trastorno subyacente.


Derrame ocular
Una hemorragia o derrame ocular puede aparecer tras un traumatismo, o
incluso sin razón aparente, pero es muy importante detectarlo y acudir al
médico cuanto antes para evitar la pérdida de visión.

Enfermedad de Kawasaki
La enfermedad de Kawasaki es una enfermedad rara, de causa
desconocida, autolimitada y febril, que afecta principalmente a los niños, y
que produce importantes alteraciones de los vasos sanguíneos.

Hemocromatosis
La hemocromatosis se debe a una acumulación de hierro en el organismo y,
si no se diagnostica y trata correctamente, puede tener consecuencias
fatales sobre el hígado, e incrementar el riesgo de muerte por
miocardiopatía.


Hemofilia
Una pequeña herida, que para la mayoría de las personas resulta
insignificante, para un paciente con hemofilia puede constituir un problema,
porque su sangre no se coagula con normalidad y puede sufrir una
hemorragia.

Hemorragia nasal
Los vasos sanguíneos de la nariz se pueden romper con facilidad y causar
una hemorragia nasal, un trastorno frecuente en los niños. Conoce los
primeros auxilios en el hogar y en qué casos acudir a un médico.

Leucemia
La leucemia se produce cuando ciertas células se vuelven cancerosas y se
infiltran en la médula ósea. Existen factores de riesgo, como un sistema
inmune debilitado, que predisponen a desarrollar esta enfermedad.