You are on page 1of 5

ESTRATEGIAS LÚDICAS PARA QUE EL NIÑO O NIÑA APRENDA A SEGUIR

INSTRUCCIONES.

Enseñar a un niño a seguir indicaciones de los adultos que son figuras de autoridad
como padres y maestros, es una lección importante que debemos enseñar a
nuestros hijos, ya que es una habilidad que van a usar a través de su vida, les va
ayudar en la escuela y cuando sean adultos en el trabajo.

LO QUE NO DEBEN DE HACER:

 Utilizar amenazas.
 Poner un castigo cuando éste no se había anticipado.
 Desesperarse y mostrarlo delante el niño.
 Etiquetar y decir malas palabras.

LO QUE DEBEN DE HACER:

 Llamar al niño por su nombre.


 Decir las instrucciones de la siguiente forma:

– Que sean simples y al punto.

– No dar varias instrucciones al mismo tiempo.

– Si las tareas son complicadas, simplificarlas y que las haga gradualmente.

 Si el niño obedece, reconocerlo y dar aprecio por su esfuerzo.


 Si el niño no obedece, repite la demanda UNA vez más y explica que serán las
consecuencias si no obedece.
 Explicar al niño que tiene que escoger de obedecer o escoger las consecuencias
de no obedecer.
 Si el niño escoge obedecer, enseñarle su aprecio por haber escogido bien.
 Si el niño escoge no obedecer, entonces que lleven a cabo las consecuencias.
 Explique qué es lo que va a suceder y porqué.
 Haga que las consecuencias se relacionen con la desobediencia.
 Que se lleve al cabo las consecuencias tan pronto después de la desobediencia.
 No amenace si no va poder llevar a cabo lo que le dijo.
 Consecuencias suavemente aplicadas constantemente son más efectivas que
las consecuencias severas y aplicadas inconsecuentemente.

Algunas estrategias y juegos útiles que pueden ayudar a fomentar el seguimiento


de indicaciones podrían ser las siguientes:

Instrucciones para colorear

Una hoja para colorear en blanco es la base de una actividad para seguir
instrucciones. Colorea una copia de la imagen por adelantado para que sirva como
referencia. Da instrucciones para colorear cada sección de la imagen. Por ejemplo,
es posible instruir a los niños para colorear la flor roja, el sol amarillo y la hierba
verde. Muestra la imagen para que los niños puedan comparar su producto final con
el tuyo. Si se siguen las instrucciones, las imágenes deben ser similares.

Calendario de actividades

Es muy importante que los niños aprendan secuencias de actividades para respetar
instrucciones, así como horarios, comenzar y finalizar cosas.En un calendario sencillo
pegado en algún lugar visible de casa podemos representar los días de la semana y
con imágenes las actividades a realizar durante el día o la tarde.

Cuando tenga definidas las actividades, explique al niño lo que habrá que hacer.
Una regla muy importante es que no se podrá realizar ninguna actividad si no se
termina antes la otra, por ejemplo ver tele son terminar la tarea o bañarse sin
recoger los juguetes que utilizó.

Por cada actividad terminada se va poniendo una palomita, estrellita, calcomanía,


etc. Al completar la semana de lunes a viernes, el sábado se puede disfrutar de un
premio, el cual no debe ser juguetes ni golosina, sino una salida en familia, una
tarde en el parque, ver una película, etc.
Estructuras de bloques

Los bloques son populares entre los niños, pero también funcionan bien para
enseñarlos a seguir instrucciones. Crea una estructura de bloques con anticipación.
La complejidad de la estructura depende de la edad de los niños. Dales instrucciones
paso a paso para reconstruir la estructura de bloques. Para darles la oportunidad de
dar instrucciones, deja un niño que construya su propia estructura de bloques. Y
luego que él de instrucciones a los otros niños para construir la estructura. Esto les
ayuda a dividir una actividad y a aprenden la importancia de la inclusión de todos
los pasos.

Tarjetas de instrucciones

Las tarjetas con imágenes o palabras separan las instrucciones para completar una
tarea específica. Escribe o dibuja cada paso del proceso, como hornear galletas o
terminan una manualidad. Elige una actividad que tenga series específicas que se
deban seguir para tener éxito. Esto ayuda a que los niños se den cuenta de que
todos los pasos son importantes al seguir las instrucciones.

Los niños miran cada tarjeta y completan el paso correspondiente en orden. Si


siguen los pasos exactamente, deben ser capaces de terminar el proyecto.

Armado de rompecabezas o piezas de lego

Este tipo de juegos permite además trabajar la tolerancia a la frustración y


habilidades de logro. No hay que permitir que se quede a medias o no terminado,
al principio habrá que motivarlo para que lo logre. Progresivamente podrá lograrlo
por sí solo.
EL MUÑECO DE NIEVE

Había dejado de nevar y los niños, ansiosos de libertad, salieron de casa y empezaron a
corretear por la blanca y mullida alfombra recién formada.

La hija del herrero, tomando puñados de nieve con sus manitas hábiles, se entrego a la tarea
de moldearla.

Haré un muñeco como el hermanito que hubiera deseado tener se dijo.

Le salio un niñito precioso, redondo, con ojos de carbón y un botón rojo por boca. La pequeña
estaba entusiasmada con su obra y convirtió al muñeco en su inseparable compañero durante los
tristes días de aquel invierno. Le hablaba, le mimaba...

Pero pronto los días empezaron a ser mas largos y los rayos de sol mas calidos... El muñeco
se fundió sin dejar mas rastro de su existencia que un charquito con dos carbones y un botón rojo.
La niña lloro con desconsuelo.

Un viejecito, que buscaba en el sol tibieza para su invierno, le dijo dulcemente: Seca tus
lagrimas, bonita, por que acabas de recibir una gran lección: ahora ya sabes que no debe ponerse
el corazón en cosas perecederas.
El árbol mágico

Hace mucho mucho tiempo, un niño paseaba por un prado en cuyo centro encontró un árbol con
un cartel que decía: soy un árbol encantado, si dices las palabras mágicas, lo verás.

El niño trató de acertar el hechizo, y probó con abracadabra, supercalifragilisticoespialidoso, tan-


ta-ta-chán, y muchas otras, pero nada. Rendido, se tiró suplicante, diciendo: "¡¡por favor,
arbolito!!", y entonces, se abrió una gran puerta en el árbol. Todo estaba oscuro, menos un cartel
que decía: "sigue haciendo magia". Entonces el niño dijo "¡¡Gracias, arbolito!!", y se encendió
dentro del árbol una luz que alumbraba un camino hacia una gran montaña de juguetes y
chocolate.

El niño pudo llevar a todos sus amigos a aquel árbol y tener la mejor fiesta del mundo, y por eso se
dice siempre que "por favor" y "gracias", son las palabras mágicas

Related Interests