You are on page 1of 12

Como interpretar el lenguaje de síntomas del

cuerpo
16 noviembre, 2018 Por Natalia Salinas
Cuando seamos capaces de conectar con los mensajes del cuerpo, aprovechar sus
señales como alarmas que nos avisan de aquellos desequilibrios que no hemos sido
capaces de interpretar, ahi dejaremos de enfermar.

Estoy cada vez más convencida de que el alma utiliza al cuerpo para enviarnos mensajes
sobre nuestra trayectoria. Una especie de llamada de atención cuando no vamos por buen
camino.

El caso está en que los mensajes según de que parte del cuerpo vengan tienen una información
diferente, es decir, no es lo mismo lo que me está informando un problema cardíaco, o lo que
me quiere contar un dolor relacionado con los huesos.

Por evolución, porque aunque no parezca siempre estamos evolucionando, muchas personas
a lo largo de los últimos años han ido afianzando sus teorías sobre la lectura de estos síntomas.
Ya por los años 70 Louise Hay nos hablaba de los significados de distintas enfermedades y
dolencias, así como posteriormente conocimos las teorías del Dr Hamer entre otros tantos
que contribuyeron a esto.

Lo que quizás no sabías es que la Kabalah ya hace cientos de años hablaba de que el cuerpo
es el envase del alma y este a su vez funciona de vertedero emocional donde el alma avisa
los resentires que la mente no resuelve.
Hace unos meses uniendo toda esta sabiduría más mis experiencias terapéuticas, comencé la
sección tanto en instagram como en Facebook de #CuanticoachSalud, así con ese Hashtag
encuentras al rinconcito virtual donde detallo más en particular las enfermedades y semana a
semana hablo de alguna en particular.

Hoy en esta entrada al Blog quiero ir a las raíces es decir a lo que cada órgano (no podré
abarcar todos) tiene que contarme o bien por qué razones enferma y qué nos quiere indicar.

Es de agradecer que cada vez más científicos estén investigando la conexión entre cuerpo-
mente y emoción y el juego que ejercen en la biología humana y que cada vez mas médicos
y enfermeros estén abiertos a evaluar a sus pacientes ya no sólo desde sus síntomas sino
desde lo que su estilo de vida emocional y mental puede haber producido.

Vamos avanzando, por eso es importante que tú también te hagas responsable de lo que
envías al vertedero de tu cuerpo. ¿Qué emociones no has resuelto y crees tapar dando la
espalda?Recordar que tú cuerpo hace eco de todo ello y lo almacena en distintas
jurisdicciones según la raíz de la que provenga.

Es hora de hacernos responsables de nuestra salud atendiendo nuestros pensamientos y


emociones y aprendiendo a canalizarlos hacia afuera para no resentir al cuerpo físico.

Ahora vamos a examinar que nos cuentan nuestras partes del cuerpo.
HIGADO: El hígado es la cocina del cuerpo, de hecho para la Kabalah tiene una gran
importancia al igual que el corazón en la materialización. Está a cargo de descomponer y de
almacenar y reconstruir el alimento. El hígado es la sede de la rabia, la ira y el odio. La
rabia hace subir el chi (energía) y con él la bilis. Un sabor amargo en la boca, ojos enrojecidos
o amarillentos, rubor en la cara y el cuello, vértigo y especialmente dolores de cabeza nos
hacen ver un desequilibrio en el. Los problemas en el hígado están también relacionados con
temas de herencias, historias de hambre y miseria, conflictos de lucha por la materia. “Tengo
que absorber más y no puedo” “No puedo tener lo que quiero”
CORAZÓN: Nuestro corazón representa el centro del Amor y la seguridad. Es el centro
de la Belleza del ser, es la sephirot de Tiferet para la Kabalah, el centro conectivo con
la alegría de estar unido a la fuente. Lo rigen los actos de dar y recibir , cuando fluye
libremente este está sano y equilibrado. pero cuando no podemos expresar nuestros
sentimientos, cuando hay falta de amor, falta de alegría, egoísmo su funcionamientos se
altera. El corazón controla la mente, el espíritu, el pensamiento. La existencia de viejos
problemas emocionales no resueltos, hay un endurecimiento del corazón y un corazón duro
se rompe. Esto en línea general se debe a un comportamiento de cierre ante la alegría de
vivir y ante el acto de amar y ser amado.

ESTOMAGO: nuestro estómago contiene los alimentos y digiere las ideas. Es la


asimilación de nuestras experiencias. Las afecciones relacionadas con el estómago(úlceras,
acedías…)se dan ante los experiencias que nos suceden, son la expresión de un miedo
y temor a no ser capaz de digerir o asimilar lo nuevo. Incapacidad de asimilación de lo nuevo.
Incertidumbre prolongada, sentimientos fatalistas. Convicción de no valer lo suficiente y una
constante ansia de agradar. ¿Qué te carcome? ¿Qué no puedes digerir?
VESICULA BILIAR: Es el precursor a tener problemas cardíacos, y resulta dañado por el
temor a la pérdida, la ansiedad ante el futuro y todas las tensiones resultantes de una falta
de confianza en la vida.

RIÑONES: Son los encargados de almacenar nuestra energía vital y distribuirla. Cuando
nuestros riñones se ven afectados, emocionalmente se relacionan con el miedo, la crítica,
la decepción, el fracaso y la vergüenza.

PULMONES: todos los conflictos con los pulmones tienen que ver con la vida, la muerte y
el espacio vital que puede estar sintiéndose invadido. En nuestros pulmones, se alberga la
capacidad de inspirar y comprender la vida, la respiración nos obliga a relacionarnos con los
exterior, a intercambiar.. Si hay problemas con los pulmones, puede ser que la expresión está
siendo sofocada, o que no te puedes expresar libremente, en algún área de tu vida. Este órgano
de vital importancia está directamente relacionado con el primer contacto de vida, la
inspiración y con el último contacto la espiración. Los pulmones son la conexión entre el
cielo y la tierra, tomamos aire (prana) del universo y lo llevamos hacia nuestro interior.

PANCREAS: Tiene relación con la dulzura de la vida. Nuestro páncreas puede ser dañado
por la amargura. Una pancreatitis puede significar un rechazo, enfado y frustración ante la
ida de que la vida pueda haber perdido su dulzura. Preocupaciones excesivas.

BAZO: Retiene los fracasos, y la excesiva preocupación. Si en la vida nos enfrentamos a


más dificultades de las que podemos soportar, nos daremos por vencidos, generando una
creencia de fracaso, esto genera una falta de confianza en el proceso de la vida.. Los
sentimientos se debilitan, y por lo tanto hay una tendencia a la falta de atención y
concentración. Tendencia a las obsesiones. Sensación de incapacidad, como un niño cuando
no logra hacer las cosas. En nuestros riñones es donde se almacenan los temores resultantes
de traumas, los cuales dañan a nuestra vitalidad, bloqueando la motivación y el entusiasmo.
Una reacción exagerada ante la decepción y el fracaso.

PECHOS:Representan el aspecto nutriente de lo femenino, la maternidad, el cuidado y


el sustento así como también la sexualidad, almacenan los sentimientos de la mujer con
respecto a su sexualidad. Posponerse siempre en favor de los demás. En mujeres
diestras, pecho derecho proyectara la pareja o el padre, y el izquierdo los hijos y la madre,
en las ruedas será al revés.
ARTICULACIONES:

(hombros, codos, rodillas..) representan los cambios en la orientación de la vida y la


facilidad o dificultad con que se llevan a cabo. Dolores o molestias en los hombros tienen
que ver con la capacidad o no de llevar alegremente nuestras circunstancias de la vida.

Problemas en las rodillas, tienen que ver con nuestro orgullo y el Yo; incapacidad de
inclinarse, temor, obstinación y terquedad.

CUELLO: Representa la flexibilidad ante la vida, la capacidad de ver lo que hay detrás;
es el equilibrio de la voluntad con flexibilidad. Un cuello duro es una actitud de rigidez y
terquedad. La tensión se siente en el cuello cuando la propia rigidez nos hace mantener
conceptos rígidos aún cuando sabemos que pueden estar equivocados. También expresa falta
de flexibilidad en las ideas o incoherencia entre lo que pienso y hago.
CADERAS: las caderas son las que transportan nuestro cuerpo en perfecto equilibrio
por la vida. Es nuestra habilidad para ponernos de pie y valernos por nosotros mismos, la
flexibilidad en las caderas, está relacionada con un adecuado sentimiento de libertad
personal, y de nuestra identidad sexual. De modo que problemas con las caderas pueden
tener que ver con nuestro miedo a tomar decisiones propias importantes; o a que hemos
consentido que otros tomaran estas decisiones por nosotros.

PIERNAS: Nos llevan hacia delante, nos sostienen. Nuestras piernas, nos hacen avanzar
en la vida. Nos muestran nuestra capacidad de adelantar en la vida. Si el dolor o
problema es de la rodilla para abajo está relacionado con conflictos con la madre.

Los problemas se presentan cuando no hemos tenido el coraje de dar un paso nuevo. Miedo
al futuro, deseo de no moverse.

BRAZOS: Son la extensión del corazón y representa la capacidad y habilidades para abrazar
o rechazar las experiencias vitales, ¿me siento apto para lo que tengo que hacer? Tiene mucho
que ver con la ejecucion de cosas y mi habilidad para ello.
MANOS: Corresponden al dar y recibir en acción “Puedo dar y recibir”. Nuestras
manos sujetan y manejan, aferran y sueltan. Pellizcan. Problemas con nuestras manos
emocionalmente están relacionados con todas las formas de enfrentar nuestras experiencias
en ese intercambio de dar y recibir. También expresan conflictos con el padre y el trabajo.

¿Ves la vida con claridad?


OJOS: Representan la capacidad de ver con claridad el pasado, el presente y el
futuro. Distintos síntomas en los ojos, reflejan diferentes estados emocionales. Así
un irritación puede demostrar un deseo de no ver, de rabia o frustración. Una sequedad de
nuestros ojos, puede representar unos ojos furiosos, una negativa de mirar con amor o
despecho. Una conjuntivitis, un enfado o ira por lo que se ve en la vida.

OIDOS: representan la capacidad de escuchar y oír. En el derecho significaría algo que


no quiero atrapar, y en el izquierdo algo que no quiero perder. Un dolor de oídos
(otitis) puede expresar un deseo de no querer escuchar. Un rechazo al alboroto o un enfado o
pelea con los padres.

DIENTES y ENCIAS: nuestros dientes representan nuestras decisiones. No sentirme


capaz de afirmarse y determinante, de morder lo que es mío. Con nuestras encías pasa
similar, tienen que ver con la incapacidad en la toma de decisiones, y la indiferencia ante la
vida.

PIES: representan nuestra compresión de nosotros mismos, de la vida y de los demás.


Problemas en los pies pueden suponer miedo de no avanzar en la vida y temor pero a su vez
están estrechamente relacionados con la madre si los problemas son de piel o muscular.
La espalda es la estructura y apoyo
ESPALDA: Representa el apoyo de la vida.

–Problemas en la parte alta: puede suponer falta de apoyo emocional. Sensación de no ser
amado y un freno en la manifestación del Amor. Una cifosis puede demostrar una
incapacidad de fluir con la vida, falta de integridad, de confianza y de valentía ante las propias
convicciones.

–Problemas en la parte media: sentimiento de culpa. sensación de carga y de estancamiento


en el pasado.

–Problemas en la parte baja: una falta de apoyo económico y miedo al dinero y a las
posesiones materiales. Así undolor de ciática puede simbolizar hipocresía y un temor al
dinero como tal y al futuro.
escucha tus propias señales
Cabe recordar después de leer esto que cada zona tiene múltiples conflictos y que en órganos
dobles es muy importante la lateralidad, además cada conflicto aunque sea del mismo órgano
nos dirá cosas diferentes, esto es sólo una base para tirar del hilo.

Es importante destacar que en niños menores a 12 años, los problemas de salud que presenten
no harán más que informar a la vida de sus padres ya que ellos son espejos de sus conductas
emocionales y proyectan en su biología estos desequilibrios.
Si quieres indagar más en esto, recuerda que cada semana explico un conflicto más específico
y de manera más detallada. Consulta #CuanticoachSalud en mi cuenta de Instagram
Cuanticoach.

Gracias por acompañarme una vez más.

Te abrazo fuerte.

Natalia Salinas

Coaching Holístico Integrador

Comparte
Comparte
Tuitea
Pinear