You are on page 1of 1

La política de mejoramiento de la calidad pretende que todos los niños y

jóvenes del país, sin importar su condición social, económica o cultural, accedan al

sistema educativo, aprendan los conocimientos básicos, desarrollen competencias

y sean individuos aptos para convivir en la sociedad;

Hoy se reconoce el papel crucial del conocimiento en el progreso social, cultural y material de las
naciones. Se reconoce, asimismo, que la generación, aplicación y transmisión del conocimiento son
tareas que dependen de las interacciones de los grupos sociales y, en consecuencia, condicionan la
equidad social.

Calidad... uno sabe lo que es, y al mismo tiempo no lo sabe... cuando uno trata de decir en qué consiste
la calidad, aparte de las cosas que la tienen, se le esfuma la idea de lo que es calidad, no te queda nada
de qué hablar. Pero... si uno no puede decir en qué consiste la calidad, ¿cómo sabe qué es o si existe?
Obviamente hay cosas que son mejores que otras; pero... ¿en qué consiste su carácter de mejores? Y
así podemos seguir dando vueltas y vueltas, haciendo girar nuestras ruedas mentales o, más bien,
haciéndolas patinar, porque no encuentran terreno firme para ejercer tracción. ¿Qué demonios es la
calidad? ¿En qué consiste?

Podemos decir que un sistema educativo es de calidad cuando cumple con los siguientes rubros:
- Relevancia: establece una correspondencia entre la matricula y las necesidades, aspiraciones,
intereses y propósitos de los grupos sociales.
- Efectividad: relación entre objetivos, entorno y resultados. Logra que los individuos accedan a la
escuela, permanezcan en ella hasta el final del trayecto y egresen alcanzando los objetivos de
aprendizaje establecidos. Se analiza el grado en el que se han alcanzado los propósitos, metas y
objetivos.
- Eficiencia: se hace una revisión para ver con que materiales y recursos se cuenta aprovechándolos de
la mejor manera, evitando derroches y gastos innecesarios, en la búsqueda de lograr sus objetivos.
- Equidad: se debe tener siempre en cuenta la distribución de las mismas oportunidades educativas a
todos los sectores de la población, ofreciendo apoyos especiales a quienes mas lo necesitan, para que
los objetivos educativos sean alcanzados por el mayor numero posible de estudiantes.

♦ Dinámico: nunca se alcanza la calidad absoluta, siempre es posible proponer metas más elevadas y
cuando se alcanza una hay razón para querer ir adelante.

El punto de referencia más pertinente para valorar la calidad educativa es el pasado y el futuro del
propio sistema: uno de calidad es aquel que mejora siempre con respecto a sí mismo.

Concebida así, la calidad no es un estado sino una tendencia. Es una autoexigencia permanente y
razonable de superación, que no se puede adquirir del exterior, sino que solamente puede surgir del
interior mismo del sistema a mejorar: la calidad del sistema nacional de educación se alcanzará en cada
escuela y cada aula, o no se alcanzará.