You are on page 1of 4

El Señor hizo su tienda entre nosotros y vino para quedarse:

Villancicos: Maca y Jimmy junto a los niños cantan La virgen va caminando.

En esta Navidad, les invitamos a vivir el nacimiento en familia y aprovechar esta oportunidad para recordar los
momentos vividos por José y María previamente al nacimiento y luego, la felicidad por la llegada del Salvador.
La visita de los Reyes Magos quienes con gran humildad adoraron al Niño en su humilde morada.

¿Qué sucedió aquella noche del 24 de diciembre de hace muchos años?

Ingresa María y José

Era 24 de diciembre y María y José iban camino de Belén. José iba caminando y María, a punto de dar a luz a su
hijo

A su llegada a Belén, María y José buscaron un lugar para alojarse, pero llegaron demasiado tarde y todos ya
estaban completos. Finalmente, un buen señor les prestó su establo para que pasaran la noche.

José juntó paja e hizo una cama para su esposa. Lo que ninguno de los dos imaginaba antes de trasladarse ese
día a Belén es que ese era el momento del nacimiento del Niño Jesús.

María y José ponen al niño Jesús en el pesebre

Y así nació el Niño Jesús, en un establo, y su madre, la Virgen María le colocó sobre un pesebre, el lugar donde
se ponía la comida de los animales.

Carolina Cautivo Se acercan los niños a rodear el nacimiento Carolina Farías

Llevan estrellas

Al caer la noche, en el cielo nació una estrella que iluminaba más que las demás y se situó encima del lugar
donde estaba el niño.

Entran los 3 reyes magos

Muy lejos de allí, en Oriente, tres reyes magos llamados Melchor, Gaspar y Baltasar, sabían que esa estrella
significaba que un nuevo rey estaba a punto de nacer. Los tres sabios, a los que conocemos como Los Tres
Reyes Magos, fueron siguiendo la brillante estrella hasta el pesebre de Belén para visitar a Jesús.

Los 3 reyes magos depositan oro, incienso y mirra

Cuando llegaron a su destino, Melchor, Gaspar y Baltasar buscaron el pesebre y le regalaron al Niño oro,
incienso y mirra y se arrodillaron frente a él reconociéndolo como rey.

Villancico: tamborilero
Jesús, José y María no necesitaron mayores comodidades que la de un establo para entregarse al mundo, y es
ese ejemplo de sencillez y austeridad el que debemos imitar para celebrar la Navidad

Cada elemento de esta representación es una oportunidad para reflexionar sobre los valores cristianos.

San José: El hombre que nos inspira a la obediencia y la fortaleza.

Pedimos por todos los que cumplen la función de papá, para que al igual que San José, puedan acompañar,
entregar cariño, preocupación y cuidados a cada uno de los que forman parte de su familia. Con San José
roguemos al Señor.

Virgen María: Representa la fidelidad y el amor a Dios, mujer compresiva y bondadosa.

Pedimos por todas las mujeres que cumplen la función de mamá, para que al igual que la virgen María
encuentren siempre en el amor de Dios, la fuerza para cuidar de sus hijos, el amor y la alegría para educarlos.
Con María roguemos al Señor.

Buey: Su misión era mantener caliente la cuna del niño Jesús.

Pedimos al Señor, que al igual que el buey podamos mantener en nuestros hogares un ambiente cálido y
amoroso. Roguemos al Señor.

Burro: Es el animal más humilde de la creación, motivo por el cual fue el elegido para acompañar a la Sagrada
Familia en el pesebre.

Te pedimos Señor vivir en la humildad y saber disculpar en nuestra familia cuando no nos sentimos
comprendidos y estar siempre atentos a las necesidades de los que más queremos. Roguemos al Señor.

Pastores: Representan la humildad, la sencillez, el servicio, la ayuda y la alegría de los humanos que cuidan con
amor a su rebaño.

Te pedimos Señor, para que con humildad podamos acompañar guiar a los que sufren, a los excluidos.
Roguemos Al Señor.

Tres reyes magos: A través de sus obsequios (oro, incienso y mirra), le muestran a Jesús su naturaleza real y
divina.

Te pedimos Señor para que pongamos nuestros dones al servicio de los más necesitados. Roguemos al Señor.

El ángel: Simboliza la bondad, el amor y la misericordia.

Te pedimos Señor que envíes tus ángeles a cada uno de nuestros hogares para que en ellos reine el amor, la
bondad y la misericordia. Roguemos al Señor.

Estrella: Significa renovación. Representa la luz inagotable y refrescante que disipa las tinieblas para darnos
esperanza.

Le pedimos a Jesús que se aloje en el corazón de cada uno de nosotros para transmitirle su amor y esperanza al
mundo. Roguemos al Señor.

Villancico: Feliz navidad

A través del pesebre o nacimiento, cada familia contempla la esencia del amor representada por la Sagrada
Familia en un establo acompañados por el calor de unos animales y los pastores.

Que el Señor nos bendiga, bendiga a nuestras familias, nuestro hogar, nuestro trabajo….

Amén
Hace su ingreso María, José y ponen al niño en el pesebre

Isabel: Miramos con asombro a María que amamanta a Aquél que nutre a todos los pueblos, pero que se ha
hecho niño.

Habitó en el seno de una muchacha, Aquél que llena de sí el mundo (...).

Telly: Ella llevaba un niño, lo acariciaba, lo abrazaba, lo mimaba con las más hermosas palabras y lo adoraba.

Ya que eres mi Hijo, te acunaré con mis canciones de cuna; soy tu Madre, pero te honraré. Hijo mío, te he
engendrado; Señor mío, te he llevado en el seno, pero Tú me sostienes en pie.

Tal como María nos acercamos hacer

Mi mente está turbada por el temor, concédeme la fuerza para alabarte. No sé explicar cómo estás callado,
cuando sé que en Ti retumban los truenos.

Has nacido de mí como un pequeño, pero eres fuerte como un gigante; eres el Admirable, como te llamó Isaías
cuando profetizó sobre Ti.

He aquí que todo Tú estás conmigo, y sin embargo estás enteramente escondido en tu Padre. Las alturas del
cielo están llenas de tu majestad, y no obstante mi seno no ha sido demasiado pequeño para Ti.

Tu Casa está en mí y en los cielos. Te alabaré con los cielos. Las criaturas celestes me miran con admiración y
me llaman Bendita.

Que me sostenga el cielo con su abrazo, porque yo he sido más honrada que él. El cielo, en efecto, no ha sido
tu madre; pero lo hiciste tu trono.

¡Cuánto más venerada es la Madre del Rey que su trono! Te bendeciré, Señor, porque has querido que fuese tu
Madre; te celebraré con hermosas canciones.

Oh gigante que sostienes la tierra y has querido que ella te sostenga, Bendito seas. Gloria a Ti, oh Rico, que te
has hecho Hijo de una pobre.

Mi magnificat sea para Ti, que eres más antiguo que todos, y sin embargo, hecho niño, descendiste a mí.
Siéntate sobre mis rodillas; a pesar de que sobre Ti está suspendido el mundo, las más altas cumbres y los
abismos más profundos (...).

Tú estás conmigo, y todos los coros angélicos te adoran. Mientras te estrecho entre mis brazos, eres llevado
por los querubines.

Los cielos están llenos de tu gloria, y sin embargo las entrañas de una hija de la tierra te aguantan por entero.
Vives en el fuego entre las criaturas celestes, y no quemas a las terrestres.
Los serafines te proclaman tres veces Santo: ¿qué más podré decirte, Señor? Los querubines te bendicen
temblando, ¿cómo puedes ser honrado por mis canciones?

Escúcheme ahora y venga a mí la antigua Eva, nuestra antigua madre; levante su cabeza, la cabeza que fue
humillada por la vergüenza del huerto.

Descubra su rostro y se alegre contigo, porque has arrojado fuera su vergüenza; oiga la palabra llena de paz,
porque una hija suya ha pagado su deuda.

La serpiente, que la sedujo, ha sido aplastada por Ti, brote que has nacido de mi seno. El querubín y su espada
por Ti han sido quitados, para que Adán pueda regresar al paraíso, del cual había sido expulsado.

Eva y Adán recurran a Ti y cojan de mí el fruto de la vida; por ti recobrará la dulzura aquella boca suya, que el
fruto prohibido había vuelto amarga.

Los siervos expulsados vuelvan a través de Ti, para que puedan obtener los bienes de los cuales habían sido
despojados. Serás para ellos un traje de gloria, para cubrir su desnudez».

Santoral 9 de junio: San Efrén de Siria. Diácono y Doctor de la Iglesia

Hoy, la estrella que con mimo colocas en lo más alto de tu árbol simboliza la fé. Esa fé, luz y esperanza que las
personas religiosas tienen en su Dios y que las ateas tienen en alcanzar una vida mejor por sus propios méritos.

Por otro lado es en el firmamento, rodeados de estrellas, donde residen las deidades. De ahí que coloquemos
la estrella de navidad en lo más alto del árbol.

Conociendo el significado de la estrella de navidad para el árbol no volverás a ponerla igual. Además podrás
contárselo a algún pequeñín que, te aseguró te escuchará con ojos como platos y oídos como antenas.