You are on page 1of 9

AAT⒞

Capitán de la Quinta División: Abane,


Yoshimaru
 por Strider-of-Twilight, 20 de agosto de 2014, 3:04:56 PM
 Literatura / Personajes y ajustes / Ciencia ficción y fantasía / Perfiles

Nombre: Abane, Yoshimaru

Alias: El aventurero más grande; Maestro de Supervivencia; Hero of the West

Edad: 833

Género: Masculino

Raza: Shinigami

Afiliación: Capitán de la Quinta División; Descripción del Director y Gran Decano


de la Academia

:Abane, Yoshimaru era un hombre nacido de mentiras y promesas rotas. Hace cinco
siglos, sus padres, un guerrero Shinigami y la hija de un comerciante, tuvieron una
aventura amorosa a pesar de sus respectivos matrimonios. Incluso con la diferencia
de castas y los problemas que llenan sus propias vidas, ambas almas encontraron
un consuelo entre sí y se encontraron una y otra vez. De estas reuniones brotó
Yoshimaru; Una maleza entre un jardín de flores prohibido. Él era el niño que nunca
debió ser, una señal del pecado que habían cometido. Cuando el vientre de la hija
del comerciante se hinchó demasiado para mantener el secreto por más tiempo, su
padre la repudió, su esposo la echó a la calle y su amante se distanciaba de la
familia ilegítima que había creado. Fue esta mujer, golpeada por el mundo y dejada
morir.

Su vida en nunca fue fácil. Los amigos los acogerían, pero siempre por un
precio. Yoshimaru llegó a casa todos los días después de jugar y explorar los
distritos para ver a su madre cojeando y con moretones en la cara y los
brazos. Aunque ella nunca le dijo lo que estaba haciendo, era casi evidente a
medida que él crecía. Pero él jugaba a ser ignorante, nunca le preguntó sobre su
negocio o sobre el padre del que nunca habló. Cuando llegó el vigésimo verano de
Yoshimaru, su madre falleció después de una pelea con disentería. Ella lo dejó sin
respuestas, sin dinero y sin camino a seguir. A medida que su hambre crecía a
diario, y sabiendo que ambos estaban endeudados con los hombres que los habían
acosado durante tanto tiempo, Yoshimaru enterró a su madre y se fue al único
lugar que sabía que lo aceptaría: el Seireitei.

Como alma nacida en la otra vida, Yoshimaru tenía una línea de base de poder
espiritual. No fue nada enorme, pero lo suficiente como para permitirle pasar los
exámenes de ingreso de la Academia Shin'o en su cuarto intento. Seis años más
tarde se graduó, un estudiante que no se destacó de ninguna manera. La Novena
División lo reclutó en sus filas y lo liberó en su tierra natal, el Rukongai
Occidental. La región costera era la más dividida y peligrosa de todas. Las islas
antiguas que ningún hombre había visto nunca necesitaban ser patrulladas, y los
mares estaban en constante peligro de tormentas masivas de Reiatsu. Fue durante
estos días que Yoshimaru se hizo famoso. Zarpó con su escuadrón sin saber cuándo
volvería, o si volvería a ver al Seireitei. En los océanos, Yoshimaru encontró tesoros
y ruinas antiguas; luchó contra piratas y bandidos y salvajes tribales; e incluso
salvó la vida de su tripulación en más de una ocasión. Pero sin importar a dónde
fue o cuán grande fue la aventura, Yoshimaru nunca fue la estrella. Al menos, no
en la verdad. No queriendo regresar de sus empresas para vivir una vida de
oscuridad como su madre, Yoshimaru comenzó a escribir libros. Y en esos libros,
puso detalles de sus viajes que nunca sucedieron, o que otros en su escuadrón
habían hecho. Aunque al principio estaba en peligro de ser expuesto, el dinero que
ganaba era tremendo. Yoshimaru usó ese dinero para comprar la verdad a sus
compañeros. Poco sabía el público, el Gran Aventurero, un hombre que también fue
anunciado como el Maestro de Supervivencia y el Héroe del Oeste, era solo una
estafa exagerada. Nunca una vez fue Yoshimaru la estrella. Al menos, no en la
verdad. No queriendo regresar de sus empresas para vivir una vida de oscuridad
como su madre, Yoshimaru comenzó a escribir libros. Y en esos libros, puso
detalles de sus viajes que nunca sucedieron, o que otros en su escuadrón habían
hecho. Aunque al principio estaba en peligro de ser expuesto, el dinero que ganaba
era tremendo. Yoshimaru usó ese dinero para comprar la verdad a sus
compañeros. Poco sabía el público, el Gran Aventurero, un hombre que también fue
anunciado como el Maestro de Supervivencia y el Héroe del Oeste, era solo una
estafa exagerada. Nunca una vez fue Yoshimaru la estrella. Al menos, no en la
verdad. No queriendo regresar de sus empresas para vivir una vida de oscuridad
como su madre, Yoshimaru comenzó a escribir libros. Y en esos libros, puso
detalles de sus viajes que nunca sucedieron, o que otros en su escuadrón habían
hecho. Aunque al principio estaba en peligro de ser expuesto, el dinero que ganaba
era tremendo. Yoshimaru usó ese dinero para comprar la verdad a sus
compañeros. Poco sabía el público, el Gran Aventurero, un hombre que también fue
anunciado como el Maestro de Supervivencia y el Héroe del Oeste, era solo una
estafa exagerada. o que otros en su escuadrón habían hecho. Aunque al principio
estaba en peligro de ser expuesto, el dinero que ganaba era tremendo. Yoshimaru
usó ese dinero para comprar la verdad a sus compañeros. Poco sabía el público, el
Gran Aventurero, un hombre que también fue anunciado como el Maestro de
Supervivencia y el Héroe del Oeste, era solo una estafa exagerada. o que otros en
su escuadrón habían hecho. Aunque al principio estaba en peligro de ser expuesto,
el dinero que ganaba era tremendo. Yoshimaru usó ese dinero para comprar la
verdad a sus compañeros. Poco sabía el público, el Gran Aventurero, un hombre
que también fue anunciado como el Maestro de Supervivencia y el Héroe del Oeste,
era solo una estafa exagerada.

Tres giras después y Yoshimaru devolvió un hombre diferente. Su fama era tan
grande que pudo solicitar una transferencia de división a la Quinta para
enseñar. Con su reputación, le dieron una buena posición remunerada y segura en
la Academia West Shin'o. Fue durante estos años que logró Bankai, el resultado de
años de hacer lo que fuera necesario no solo para sobrevivir, sino también para
prosperar en el mundo de las mentiras que ha construido. Debido a su posición
como uno de los maestros principales en todo el sistema de la Academia Shin'o, su
reputación continuó aumentando. En el momento en que el ex capitán falleció de la
vejez, hace poco más de un siglo, Yoshimaru era la opción obvia para el
ascenso. Aceptó sus nuevos títulos con gracia, y desde entonces ha seguido
haciendo todo lo posible para evitar el destino que espera a los mentirosos y a los
pecadores por igual.

Apariencia:Pocos Shinigamis viven para ser tan viejos como Yoshimaru, y menos
aún pueden decir que los capitanes han llegado a ese punto en sus vidas. Ancianos
por todas las cuentas, Yoshimaru es considerado antiguo como sucio por muchos
pero no poco atractivo por todos. Se encuentra a una altura modesta de cinco pies
y ocho pulgadas, con una ligera curva en el cuello que apenas se nota. No es gordo
pero es suave, con un cuerpo que se ha ido debilitando lentamente debido a años
de inactividad y se mantiene alejado de las líneas del frente. Yoshimaru está
quemado por el viento hasta el fondo, con la piel curtida y coriácea cubierta de
pecas, un regalo del sol en el que alguna vez trabajó. Aunque carece de la
definición muscular de otros en su rango, no es escuálido, ni parece tan frágil como
el Capitán de la Sexta División. Esto se debe en parte a que Yoshimaru se porta con
cierta elocuencia, Nacido del ego y la fama que ha ganado en los últimos
años. Algunos incluso han dicho que es intimidante, aunque solo los estudiantes y
los cobardes se encuentran diciendo esas cosas.

Al igual que su cuerpo, la cara de Yoshimaru también ha sido recorrida por el


viento. Sus mejillas son altas y oscuras, casi hundidas de alguna manera. No tienen
vello, al igual que sus labios, barbilla y cuello. Presenta cejas altas y delgadas, y
lleva el corte de su cabello gris liso detrás de sus orejas para tocar la nuca de su
cuello. Los ojos de Yoshimaru son bizcos, cosas paranoicas. Están constantemente
midiendo a otros y buscando una amenaza o un dudoso para su reputación. Ambos
son de color marrón oscuro, salpicados de trozos de verde bosque nacidos de su
poder espiritual. Aunque su color es hermoso, es raro que Yoshimaru le dé a
alguien una mirada que inspire este pensamiento en los demás. La mayoría ve los
ojos cortantes de su instructor, mientras que otros ven la tímida y temerosa mirada
de un hombre demasiado paranoico.

Yoshimaru no es alguien que use ropa demasiado simple o sencilla. Él lleva el


icónico shihakusho del Shinigami, mostrándolo con orgullo a los que lo ven. De este
uniforme, la mayor diferencia es la faja. Está hecho con la piel de un león tribal
exótico, que se encuentra lejos en las islas occidentales de Rukongai. Es más
grueso que la mayoría y de color blanco, con la melena sentada sobre su cadera
izquierda. Cuando Yoshimaru usa su Zanpakutou, se puede ver deslizado a través
de esta misma melena, que oculta al guardia y parte de la empuñadura. Yoshimaru
también lleva un par de guantes, también de color blanco y hechos de la misma piel
que la faja. Se los quita cada vez que demuestra algo para una clase o cuando está
escribiendo. Como tales, son simplemente un símbolo de estatus. También hay una
bufanda británica alrededor de su cuello, usada apretada y a cuadros en tonos
marrones y beiges.

Lo más importante de la ropa de Yoshimaru es su haori. Tejida con la seda más


fina, es una prenda de manga corta que representa los mayores logros del capitán
en la vida. Todas las mentiras, exageraciones y viajes brutales a través del mar lo
han llevado a lograr este pedazo de tela, y él solo se lo quita para dormir, bañarse
o cuando va a algún festival o fiesta. Su parte inferior es un verde bosque
profundo, del mismo color que las manchas en sus ojos. Aún no se ha modificado, y
Yoshimaru nunca deja que nadie más lo toque. Para él, las manos de otros están
demasiado sucias o impuras para entrar en contacto con sus logros.

Personalidad:Yoshimaru es un ejemplo clásico de la naturaleza versus la crianza


que termina de manera torpe. Por naturaleza, Yoshimaru nació de la mujer más
amable que haya conocido, con todos los prejuicios a un lado. En el fondo, su deseo
de enseñar a la gente y ayudar a otros fue creado a partir de algo más que el deseo
de mejorar o proteger su reputación. Pero la crianza de los Rukongai no es
acogedora de esta actitud. Mentir para obtener refugio, comida y agua se ha
arraigado en la psique de Yoshimaru. Si alguna vez estudia, los psicólogos suelen
descubrir que la razón principal por la que Yoshimaru se ha quedado fuera de la
mayoría de las batallas a pesar de ser un capitán es el simple hecho de que nunca
está seguro de si quiere salir y luchar por los Seireitei, o esconderse debajo de una
roca. para protegerse a sí mismo.

Este conflicto ha creado un exoesqueleto de negatividad alrededor del


capitán. Puede ser grosero, despreocupado, crítico y un simple gilipollas para los
que lo rodean. En la mente de Yoshimaru, esta es la mejor manera de evitar decidir
si debe ser proactivo o no. Permaneciendo escondido en su oficina, dejando el sello
de aprobación para nuevos empleados y similares, el Capitán de la Quinta División
puede evitar que la gente lo haya atormentado durante tanto tiempo. Este no fue
siempre el caso. En su juventud, la aventura y la fama llegaron a él, y él se entregó
a ella. Pero a medida que crece, sus instintos naturales de autoconservación han
infundido un temor en el corazón de Yoshimaru por la recuperación de sus
pecados. Aunque muchos de sus viejos camaradas y marineros están muertos y
desaparecidos, la paranoia se aferra a él como el rocío de la mañana a la hierba.

Cuando el trabajo no es satisfactorio para escapar de estos pensamientos,


Yoshimaru se entrega a sus pasatiempos. Como la división preparada para el
combate menos, los que están en la Quinta pueden perseguir intereses externos
con más vigor. Yoshimaru a menudo paseará por los bosques alrededor de la
Academia Central durante la mañana, asistirá a su jardín o árboles bonsái, o jugará
una partida de ajedrez con los pocos maestros o estudiantes cercanos a él. Estas
actividades a menudo lo purgan de sus pensamientos, pero no curan
completamente su depresión. Yoshimaru nunca se casó ni tuvo una familia, algo
que lamenta. Él ha engañado a su parte justa de los demás con su dinero, y ha
robado el trabajo más de una vez. Hay un cierto auto disgusto que hierve dentro
del corazón de Yoshimaru, e ignorarlo como puede, nunca desaparece.

Si Yoshimaru está particularmente deprimido, se convierte en el hombre más


generoso que prefiere su división. No es lo suficientemente ingenuo como para
creer que ha tenido una vida dura. Un comienzo difícil, tal vez, pero no una vida
dura. Tal cosa ha sido testigo de cientos de veces en las islas del oeste. Por esta
razón, hace todo lo posible para contribuir con parte de sus fondos a organizaciones
benéficas para ayudar a Rukongai, o para ayudar a un estudiante con una lección
particularmente difícil, o para aprobar a un maestro para las vacaciones que
querían pero que no merecían. De esta manera, Yoshimaru siente que se arrepiente
de sus errores en el pasado, y su caparazón cae y sus labios se levantan en una
cálida sonrisa.

Aunque no estaba allí al nacer, el mandato de Yoshimaru en la Novena le dio esa


lujuria por la aventura que ha inspirado a tantos. Ese mismo deseo ahora se ha ido,
drenado de él a través de los siglos como maestro. Demasiadas personas han
muerto o se han visto obligadas a retirarse por su gusto, y la impureza de todo esto
es desagradable para él. Esto es parte de la razón por la cual Yoshimaru ahora hace
todo lo posible para no pelear. La suciedad, los olores, el sabor de la sangre y el
torrente de adrenalina son demasiado para manejar después de tanto tiempo. A
veces incluso ha dejado libros que le aceleraban el corazón. Durante estos
momentos, Yoshimaru se sorprende de que, después de todos estos años, la
perspectiva de saltar a lo desconocido aún pueda despertarlo.

Habilidades
Capitán-Clase Poder espiritual:A pesar de tener una reputación cuyo
fundamento es uno que usa mentiras para ladrillo y cemento, Yoshimaru posee
suficiente fuerza espiritual para estar entre sus compañeros capitanes. Él no es el
más poderoso de sus compañeros, ni su alma tiene el potencial de ser; sin
embargo, Yoshimaru es más fuerte que casi todos los demás Shinigamis que sirven
en el Goteijuusantai. El Capitán de la Quinta División debe su reservorio de reiryoku
a su extremo deseo de vivir en cualquier situación. Esto convierte su aura en un
rico color verde, vivo y exuberante, que inspira a otros atrapados en él para luchar
a pesar de las lesiones o el daño mental. En particular, cuando el reiatsu de
Yoshimaru no está controlado, tiene el curioso efecto de darle vida al ambiente. Las
flores se animan, las hojas recuperan su color y los animales parecen obligados a
explotar a su alrededor.

Cuerpo mejorado: El aura de Yoshimaru alimenta su cuerpo como lo hace con


muchos otros Shinigami, lo que le otorga fuerza y resistencia anormales. Sin
embargo, no tiene el increíble poder para arrancar los lados de los edificios, ni
tampoco permite que Yoshimaru corte las espadas por la mitad con un columpio
propio. En cambio, le otorga una vitalidad sin igual por prácticamente todos los
demás Capitan, salvo las técnicas. Si sufre heridas graves, incluso normalmente
fatales, el cuerpo de Yoshimaru continuará funcionando el tiempo suficiente para
que, por lo general, encuentre ayuda. Famoso escrito en una de sus historias, la
resistencia del Capitán de la Quinta División es tan grande que una vez sufrió tres
cuchillas en el estómago y el pecho y pudo escapar con suficiente velocidad como
para perder a las personas que lo perseguían. Aunque sea un cobarde,

Experto en zanjutsu:Yoshimaru ha estudiado una buena parte de su vida con la


espada. Aunque su edad, posición y asuntos cotidianos le impiden convertirse en un
maestro del arte, tiene la habilidad suficiente para defenderse contra los maestros
del arte. Él es más conocido por sus capacidades defensivas, y muchos creen que
son pocos los que pueden parar, hacer una réplica o un bloque plano con una mitad
de katana tan bien como Yoshimaru. Si alguna vez decide presionar la ofensiva, el
Capitán de la Quinta División es muy cauteloso. Nunca se extiende demasiado hacia
afuera para atacar, y prefiere dejar que el oponente se acerque a él. Golpear
cuando su enemigo es barra media es algo que favorece, y es raro encontrar a
Yoshimaru intentando desafiar a alguien en duelos de fuerza o velocidad pura. El
capitán también tiene una gran habilidad en el kendo,
Practicante de Hakuda:Ni una sola vez, Yoshimaru aprendió a pelear
adecuadamente con las artes marciales como un oficial sentado. En vez de eso,
aprendió a pelearse, una táctica recogida en las calles de su juventud y aplicada
generosamente en las peleas en las que Yoshimaru se encontraba mientras servía
en la Novena División. A pesar de comportarse como un noble, Yoshimaru lucha
infame y sucio; ha escrito sobre el uso de mordidas, ingleos en la ingle, arena en el
ojo, uso de kidou en puntos de apoyo, y una serie de otras tácticas desagradables
destinadas a derribar a un oponente antes de derrotarlo o terminar con sus vidas. A
pesar de esto, Yoshimaru nunca se atrevería a enfrentarse con un maestro o
incluso con un experto en artes marciales en una pelea uno contra uno; él sabe que
hacerlo es lo mismo que el suicidio, ya sea literal o de su reputación. En lugar,

Experto Hoho:Habiendo viajado por las islas distantes del Rukongai Occidental,
Yoshimaru ha llegado a apreciar tener un nivel de habilidad superior al promedio
cuando se trata de escapar de sus problemas. Aunque no es el capitán más rápido,
ni es el más ágil en su vejez, Yoshimaru es un maestro de Shunpo. Cuando llega el
momento de reservarlo lo más rápido posible, el Capitán de la Quinta División es lo
suficientemente rápido como para superar a casi todos los capitanes, excepto uno o
dos. Cuando se trata de combate, es raro que Yoshimaru se mueva tan
drásticamente. Su dominio del trabajo de base en la base es todo lo que necesita
para mantener sus maniobras defensivas agudas, y Yoshimaru ve poca necesidad
de aprender las elegantes tácticas de golpear y correr que tantos otros Shinigami
rápidos emplean. E incluso cuando se empareja contra enemigos más rápido que él,
Yoshimaru aún tiene reflejos increíbles. Cuando esté seguro de que una espada lo
toque o un puño aplastará su mandíbula, Yoshimaru tomará un medio instintivo
para evitar el ataque y así poder protegerse. Este pensamiento rápido le ha salvado
la vida muchas, muchas veces en el pasado.

Kagenousui (Invisible):Kagenoushi es la técnica llamada Hoho que Yoshimaru se ha


molestado en aprender. Al utilizar un ligero Shunpo en conjunción con sus medio
pasos, se vuelve capaz de esquivar prácticamente cualquier ataque, incluso
habilidades mágicas como Cero o Kidou que normalmente no podía. Estos
movimientos que realiza el capitán son tan rápidos que la mayoría de los oponentes
apenas los registran, dando así la ilusión de que realmente atacaron. Además,
Kagenousui siempre pone a Yoshimaru lo suficientemente fuera del alcance de un
ataque para permitirle contrarrestar, a menos que la distancia sea demasiado
grande. Yoshimaru es tan hábil en este movimiento que incluso balas y bala son
esquivadas con Kagenousui como si tuviera un sexto sentido advirtiéndole del
peligro. Aunque los libros de los duelos de Yoshimaru son los menos populares,

Maestro Kidou:Yoshimaru es un maestro con Kidou, y es una de las artes que aún
practica más de una o dos veces a la semana regularmente. Ha aprendido
numerosos Hadou, centrándose en hechizos más pequeños destinados a combos o
distracciones, como Shou o Byakurai. La habilidad real del Capitán de la Quinta
División brilla cuando lanzas a Bakudou. Es capaz de actuar después de conjuros,
dobles conjuros e incluso lanzar hechizos hasta bien entrados los años ochenta sin
conjuros, al tiempo que conserva la mayor parte del poder del hechizo. Durante las
peleas en el pasado, fue la destreza de Yoshimaru con hechizos lo que le permitió
escapar de tantas situaciones difíciles en las que su vida estaba casi perdida. Y
como un ex miembro de la Novena División, dominar las almas siempre fue la
meta, mientras que matar fue casi siempre mal visto. Por lo tanto, Yoshimaru ha
dominado los hechizos de Bakudo que involucran atar a otros, e incluso ha podido
aprender cómo realizar el más poderoso de su número, como Kin y Bankin. En
situaciones prácticas de batalla, Yoshimaru es más propenso a intentar desarmar a
sus oponentes con magia antes de que saque su espada.

Maestro SupervivienteIncluso si la mayoría de sus cuentos son comprados,


exagerados o mentiras, Yoshimaru aún domina las artes de la supervivencia. Si se
quedara varado en una isla remota a miles de millas más allá de la costa, todavía
podría encontrar los suministros necesarios para esperar el rescate o incluso
regresar. Otras habilidades también se le otorgan a Yoshimaru debido a esto. Él
sabe de primeros auxilios básicos; Puede tratar una variedad masiva de heridas,
grandes o pequeñas; y es extremadamente perceptivo del entorno que lo
rodea. Esto le da a Yoshimaru una ventaja frente a los oponentes que tratarán de
destrabar su mente con ilusiones u otros juegos. Debido a su fuerte enfoque en
sobrevivir a las situaciones más desagradables, Yoshimaru es capaz de descubrir
ilusiones, discernir trampas y emboscadas, y encontrar un camino seguro para salir
de casi cualquier entorno en el que esté atrapado.