You are on page 1of 2

Toxicidad del benceno:

El benceno es un hidrocarburo cíclico aromático, que resulta de la unión de seis átomos de


carbono. Dadas sus características fisicoquímicas, le confieren la capacidad de disolver y
dispersar con facilidad gran cantidad de compuestos, por lo que es utilizado ampliamente en la
industria química como en la vida cotidiana. Se encuentra en las pinturas, como constituyente
para los combustibles, detergentes, explosivos (trinitrotolueno) e inclusive en fármacos. El
humo de tabaco tiene una concentración de entre 5 y 30 µg/m3. En ambientes laborales, es
usual que la concentración de benceno se encuentre entre 100-1500 µg/m3. Todo ello explica
su presencia en el organismo tanto de los trabajadores expuestos profesionalmente, como del
público en general. Es por ello la importancia de saber cuál es la toxicidad que presenta en los
seres humanos en los ambientes donde se utiliza.

El benceno tiene una vida media en el organismo de 12 horas, siendo desechado en un 1% en


la orina, en un 50% a través de la sangre, y el problema viene dado al adherirse a los tejidos
adiposos.

Su liposolubilidad y volatilidad de este compuesto son los responsables de sus efectos sobre el
medio ambiente y la salud humana, pues presenta gran afinidad por los tejidos ricos en grasas,
por su rápida absorción puede causar, a corto plazo, reacciones alérgicas y en exposiciones
más prolongadas, lesiones neurológicas, hepáticas y en médula ósea. Los efectos nocivos se
producen una vez que el solvente ha ingresado al organismo bien sea mediante inhalación,
ingestión o contacto con la piel y mucosas.

La intoxicación aguda, por inhalación de gran cantidad de vapores de benceno, es poco común
salvo en caso de accidentes, especialmente desde la reducción en el uso del benceno asociada
a su carácter cancerígeno. En los casos descritos se produce una afectación del sistema
nervioso central, en forma de excitación, para pasar rápidamente a una fase de depresión, con
cefalea, fatiga, parestesia en las manos y los pies, vértigos y dificultad para la articulación de
las palabras.

Su metabolismo empieza al ser transformado en fenol, gracias al citocromo P4502E1, en


dónde puede pasar enzimáticamente a catecol, el cual pasa a sufrir una ruptura, para pasar a
ser un transmuconaldehído y después a ácido transmuconico, o bien el fenol puede ser
hidroxilado a benzoquinonas.

Estos, la benzoquinona y el ácido transmuconico, están relacionados en la inhibición de la


eritropoyesis (formación de nuevos glóbulos rojos), observado en trabajadores expuestos al
benceno.

Asimismo, las afecciones provocadas conllevan: disminución de producción de eritrocitos en


médula ósea, alteraciones genéticas, daño renal y hepático y posible muerte.

Todo esto dado por la relación de los dos metabolitos del benceno, que interaccionan con los
procesos de las especies reactivas de oxígeno.
Referencias:

Bertram G Katzung; Susan B Masters; Anthony J Trevor. Farmacología básica y clínica. Lange
médical book (11a edición edición). México: McGraw-Hill-Lange. pp. 987-998. 9786071513670

Negrin J, Aular Y, Fernández Y, Piñero S, Romero G. Ácido trans, trans mucónico y perfil
hepático, hematológico y renal en trabajadores expuestos a benceno. Salud Trab. 2014; 22(2):
121-128.

Romero Bracconi, Gabriela, Palencia Medina, Aura, Marrero Blanco, Sharim, Moran Winder,
Alisson, Montoya Porras, Omaimi, & Torrealba Espinoza, Jessica. (2017). Assessment of
benzene's exposure at different work areas. Revista Salud Uninorte, 33(3), 363-372. Retrieved
February 08, 2019, from http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0120-
55522017000300363&lng=en&tlng=en.