You are on page 1of 12

EDUCACION PARA LA SALUD PARA LA SALUD Y PREVENCION DE

MALNUTRICION EN EL ADULTO MAYOR


El objetivo de la promoción de la salud en la población anciana es mantener el mayor
grado de autonomía y evitar la aparición de enfermedades. Establece como máxima
prioridad mejorar la calidad de vida, cosa que implica fomentar comportamientos
que favorezcan un estilo de vida adecuado. Sin embargo, en los ancianos la prevención
de enfermedades tiene aspectos especiales. En muchas ocasiones las enfermedades
están ya presentes y quizás más importantes que los objetivos clásicos de disminuir la
mortalidad y aumentar la expectativa de vida, son los objetivos de prevenir y retrasar el deterioro
funcional, evitar la dependencia y mantener la autonomía y la calidad de vida.

*FACTORES SOCIALES QUE INTERVIENEN EN LA MALNUTRICION


-INTERACCION FARMACOLOGICA
La utilización crónica de medicamentos puede dar lugar a implicaciones
nutricionales cuyos mecanismos pueden ser:

1. Supresión o estímulo del apetito.


2. Lesión de las células de la mucosa absortiva.
3. Disminución de la utilización de nutrientes.
4. Incremento de la excreción urinaria.
5. Competición directa o antagonismo.
6. Interferencia o aumento de la biosíntesis de una enzima.
7. Coenzima o transportador de proteínas.
8. Alteraciones endocrinas.
9. Efectos indirectos debido a los componentes de algunos medicamentos,
entre otros.

Algunas de las acciones resultantes de estas interacciones son las siguientes:

- Laxantes: la absorción de nutrientes y electrólitos disminuida.


- Digoxina: apetito disminuido.
- Diuréticos: excreción de potasio incrementada.
- Colestiramina: absorción de ácido fólico disminuida.
- Tetraciclinas: absorción de calcio disminuida.
- Cefalosporina, gentamicina, clorafenicol: metabolismo proteico y vitaminas D
y K alterados.
- Salicilatos: valores de ácido fólico más bajos.
- Anticonvulsivantes: (fenobarbital, fenitoína, metotrexato) Absorción y
metabolismo de ácido fólico alterado.

Por consiguiente, las personas que están siguiendo tratamientos prolongados


pueden necesitar complementos de los nutrientes que resulten afectados.

Por causa de los efectos de los factores antes comentados, en este grupo
vulnerable que lo constituyen las personas de edad avanzada, se han fijado grupos
de mayor riesgo con respecto a su estado nutricional:
1. Muy ancianos.
2. Enfermos.
3. Los que viven solos.
4. Los de ingresos bajos.
5. Con incapacidad física.
6. Con problemas dentales graves.
7. Consumidores de dietas bajas de energía.
8. Los depresivos con problemas mentales.
9. Fumadores.
10. Alcohólicos.
11. Los que tienen bajo nivel de instrucción.
12. Los vegetarianos.
13. Los intolerantes a la lactosa.
14. Los consumidores crónicos de fármacos.

-AISLAMIENTO SOCIAL

una de las primeras áreas que descuidan los ancianos que viven solos o los que
tienen un pobre soporte social, es la nutrición. Puede ser por pérdida de la
motivación para comer o por desconocimiento para preparar adecuadamente los
alimentos. Un buen ejemplo es el llamado “escorbuto del viudo”, descrito en
Inglaterra en los años cuarenta en aquellos ancianos que habían enviudado recién,
y por desconocimiento en la preparación de los alimentos consumían solo alimentos
enlatados, por lo que tenían una baja ingesta de vitamina C.

-ALIMENTOS PROCESADOS

*FACTORES PSICOLOGICOS QUE INTERVIENEN EN LA MALNUTRICION:

-APATIA: Entre la población anciana son frecuentes los estados de desinterés y


apatía, probablemente derivados de sensaciones como la inutilidad, el ser un
estorbo, sentir que se ha perdido "el sitio" en la familia y/o en la sociedad, etc. Este
estado suele proyectarse con modificaciones de las pautas alimentarias. Se deja de
comer, o bien se come de forma selectiva. Todo esto puede conducir a la anorexia
con el consiguiente riesgo de morbi-mortalidad que ello supone para la población
anciana.
-DEPRESION: La depresión es una de las principales causas de pérdida de peso
en las personas de edad avanzada, e incluso un valor elevado de MNA (Mini
Nutritional Assessment) es factor de protección frente al riesgo de padecer
depresión. Además, la depresión puede estar causada por factores dietéticos. En
este sentido la nutrición podría jugar un papel importante en la prevención de la
depresión. Se ha observado que las personas deprimidas presentan mayores
deficiencias de algunas vitaminas, como el ácido fólico o la piridoxina, y de algunos
minerales, como el magnesio y el zinc.
-ANGUSTIA: Blackman y Kvaska (2011) Existe una teoría relacionada con el
escape mental, los autores proponen que se come para lograr escapar de uno
mismo. Estos autores crean una hipótesis la cual dice que cualquier angustia que
amenaza a la autoimagen actúa como un instigador a desinhibirse. Al no sentirse
inhibido, un individuo es motivado a escaparse de sus pensamientos desagradables
de sí mismos y redirige su atención a señales de comida en el ambiente, lo cual es
aversivo cuando se encuentra información negativa de sí mismo.
-ANSIEDAD: El DSM-5 da criterios diagnósticos para el trastorno de ansiedad
generalizada: A. Ansiedad y preocupación excesiva (anticipación aprensiva), que se
produce durante más días de los que ha estado ausente durante un mínimo de seis
meses, en relación con diversos sucesos o actividades (como en la actividad laboral
o escolar). B. Al individuo le es difícil controlar la preocupación. C. La ansiedad y la
preocupación se asocian a tres (o más) de los seis síntomas siguientes (y al menos
algunos síntomas han estado presentes durante más días de lo que han estado
ausentes durante los últimos seis meses): Nota: En los niños, solamente se requiere
un ítem. 1. Inquietud o sensación de estar atrapado o con los nervios de punta. 2.
Fácilmente fatigado. 3. Dificultad para concentrarse o quedarse con la mente en el
blanco. 4. Irritabilidad. 5. Tensión muscular. 6. Problemas de sueño (dificultad para
dormirse o para continuar durmiendo, o sueño inquieto e insatisfactorio). D. La
ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos causan malestar clínicamente
significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del
funcionamiento. 15 E. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de
una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) ni a otra afección médica (p. ej.,
hipertiroidismo). F. La alteración no se explica mejor por otro trastorno mental (p.
ej., ansiedad o preocupación de tener ataques de pánico en el trastorno de pánico,
valoración negativa en el trastorno de ansiedad social [fobia social], contaminación
u otras obsesiones en el trastorno obsesivo-compulsivo, separación de las figuras
de apego en el trastorno de ansiedad por separación, recuerdo de sucesos
traumáticos en el trastorno de estrés postraumático, aumento de peso en la anorexia
nerviosa, dolencias físicas en el trastorno de síntomas somáticos, percepción de
imperfecciones en el trastorno dismórfico corporal, tener una enfermedad grave en
el trastorno de ansiedad por enfermedad, o el contenido de creencias delirantes en
la esquizofrenia o el trastorno delirante).
Sierra, Ortega y Zubeidat (2003), comentan que otra definición de ansiedad es la
que alude a un estado de inquietud y agitación no agradable que se caracteriza por
la anticipación de un peligro en donde predomina la sensación de catástrofe o de
un peligro inminente y se experimentan síntomas psíquicos, es decir, una
combinación de síntomas cognitivos y psicológicos que se manifiestan en una
reacción sobresaltada, donde la persona trata de buscar una solución a esta
catástrofe.

*DIETA EQUILIBRADA
Alimentación correcta La alimentación y la actividad física son factores importantes
para mantener la salud. Cuando se come de manera inadecuada el organismo se
deteriora y aparecen enfermedades como desnutrición, sobrepeso, obesidad,
diabetes, presión alta, osteoporosis, infartos, embolias, algunos tipos de cáncer o
incluso trastornos neurológicos. Por eso una alimentación correcta es importante
para mantenerse sano y activo. El adulto mayor puede tener deficiencia de
sustancias nutritivas como el calcio, ácido fólico, hierro y tiamina, entre otras, ya sea
por una mala alimentación, enfermedades, complicaciones y cambios propios del
envejecimiento, por lo que se debe asegurar el consumo de todos los grupos de
alimentos en las tres comidas principales del día.
Plato del Bien Comer El Plato del Bien Comer es una representación gráfica de los
grupos de alimentos que deben formar parte de una alimentación correcta. Nota.
Las grasas, azúcares y sal no forman parte del Plato del Bien Comer, debido a que
su abuso es perjudicial para la salud. Aproveche los que contienen los alimentos en
su forma natural.

Alimentos permitidos: Verdura y fruta fresca de temporada Cereales de grano


entero y sus derivados integrales Frijol, haba, lenteja, garbanzo, soya o alubia
Pescado, salmón, sardina, atún en agua, charales pollo o pavo (sin piel), pulpa de
res, cerdo o ternera Quesos tipo panela, requesón o tipo cottage Clara de huevo
Leche descremada o yogurt natural bajo en grasas Aceite vegetal en poca cantidad
Aderezar ensaladas solo con limón, vinagre y una pizca de sal Caldos y consomé
desgrasado Utilizar como métodos de cocción el asado, horneado y hervido

Alimentos restringidos: Cortes de res o de cerdo con grasa visible, cordero,


carnitas, barbacoa, vísceras (moronga, hígado, riñones, sesos, tripas,
menudencias), salchichonería y yema de huevo Empanizados, frituras y capeados
Lácteos enteros (leche, yogurt y helado) Quesos grasos (manchego, doble crema,
roquefort, gouda, cheddar, queso amarillo, fondue de queso, entre otros) Calamar,
cangrejo, ostión, camarón y langosta Manteca vegetal y de cerdo, mantequilla,
margarina, tocino, crema, nata de leche, chicharrón, chorizo, longaniza, mayonesa
y aceite de coco Pasteles, pan dulce, churros, donas, tamales, pizza, hot-dogs,
empanadas, hamburguesa, chocolate y tortillas de harina de trigo
*Es recomendable incluir alimentos
ricos en calcio para fortalecer los
huesos; hierro y ácido fólico para
prevenir anemia y vitamina C para
mejorar las defensas y la absorción de
hierro.
*PREVENCION DE DESHIDRATACION

La deshidratación es la pérdida de agua hasta un grado en que puede ser peligrosa


para el funcionamiento de nuestro cuerpo. En los mayores se da con más frecuencia
porque tienen disminuida la respuesta a la sed. Las necesidades de agua diarias
son aproximadamente de 2 litros.
La prevención de la deshidratación en ancianos se basa principalmente en
garantizar una adecuada ingesta de líquidos. La concienciación de los ancianos, de
sus familias y de sus cuidadores respecto a la gravedad de la deshidratación y de
sus factores de riesgo es fundamental para prevenir la deshidratación.

ESTRATEGIAS PARA FOMENTAR EL CONSUMO DE LÍQUIDOS

 Ofrecer líquidos regularmente a lo largo del día


 Colocar líquidos cerca a lo largo de todo el día (junto a la cama o junto a la
silla de los ancianos en los centros geriátricos). Pueden presentarse en
pequeñas botellas o tazas
 Fomentar el consumo de líquidos con la medicación. Suministrar las bebidas
preferidas
 Prescribir y garantizar una ingesta mínima de 1,5 litros en los periodos de
mayor riesgo de deshidratación

Algunas de las pautas para prevenir la deshidratación en ancianos son las mismas
que debe seguir el resto de la población. Los expertos en nutrición recomiendan
beber entre 6 y 8 vasos de líquido al día, consumir alimentos con alto contenido en
agua, como frutas y verduras, y beber sin esperar a tener sed.
Diagnosticar la deshidratación en ancianos es complicado, ya que muchas veces
no presentan los síntomas típicos, especialmente en los casos de deshidratación
leve. Por tanto, la prevención es vital. En este sentido, la concienciación de los
mayores, sus familiares y sus cuidadores sobre la importancia de la hidratación es
el primer paso para mantener un correcto nivel de agua en el cuerpo.

Éstas son las recomendaciones para prevenir la deshidratación en ancianos.


1. Beber de 6 a 8 vasos de líquidos al día. El agua es el líquido por excelencia
para mantener una buena hidratación y debería representar la mayor parte
de la ingesta. Sin embargo, cuando los ancianos son reacios a tomar agua
se les pueden ofrecer otras bebidas como zumos, lácteos, infusiones,
refrescos y sopas no saladas.
2. Tomar alimentos ricos en agua. Además de ingerir líquidos, los alimentos
ricos en agua ayudan a mantener un buen nivel de hidratación en ancianos.
Las frutas y verduras contribuyen a prevenir la deshidratación. En concreto,
se les deben ofrecer aquellos alimentos con alto contenido en agua, como
melón, sandía, fresas, uva, naranja, zanahoria o pepino, entre otros.
3. Evitar bebidas no recomendables. No todos los líquidos son igualmente
eficaces para mantener un buen equilibrio hídrico. Algunos, como el café o el
té, pueden tener efecto diurético, por lo que se deben consumir con
moderación. De lo contrario, podríamos conseguir el efecto opuesto al que
buscamos. Las bebidas alcohólicas no son recomendables, puesto que
pueden aumentar el riesgo de deshidratación en ancianos.
4. Animar a los ancianos a beber. Como hemos comentado, en las personas
mayores disminuye la sensación de sed y, cuando ésta aparece, ya ha
comenzado la deshidratación. Por tanto, hay que animarles a beber sin
esperar a tener sed. Una buena estrategia es colocar su bebida preferida a
su disposición a lo largo de todo el día. Las horas de la medicación son un
buen momento para animarles a beber una mayor cantidad de líquido.
5. Introducir los líquidos de forma gradual. Si la persona es reacia a ingerir
líquidos, no se la debe presionar en exceso. La mejor estrategia es comenzar
poco a poco, ofreciéndole la bebida que prefiera para, posteriormente, ir
introduciendo el agua, que es la más aconsejable para prevenir la
deshidratación. Es preferible ofrecer la mayor cantidad de líquidos por la
mañana y reducir su consumo a partir de media tarde. De esta forma, se
previenen la incontinencia nocturna o la necesidad de levantarse por la noche
a orinar. Beber uno o dos vasos de agua al levantarse ayuda a la movilidad
intestinal.
6. Ofrecer más líquidos en las horas de calor. Cuando la temperatura y la
humedad ambiental son elevadas es necesario aumentar la ingesta de
líquidos para prevenir la deshidratación en ancianos. Las bebidas con un
contenido moderado de azúcares de absorción rápida y sales minerales
ayudan a mantener una buena hidratación. Además, suelen ser mejor
aceptadas cuando no hay sensación de sed.
7. Controlar los efectos secundarios de la medicación. Algunos medicamentos,
como diuréticos o laxantes, pueden provocar una mayor pérdida de líquido
en los ancianos. Por tanto, es recomendable consultar con el médico la
necesidad de ajustar las cantidades de líquido con determinados
medicamentos o si existe incontinencia urinaria, por ejemplo. Incluso, en
algunos casos, el facultativo podría recomendar la reducción de ingesta de
determinados líquidos.
Con la edad se reduce el nivel hídrico corporal, se altera la sensación de sed y los
riñones no concentran la orina tan fácilmente. Todo ello implica un aumento del
riesgo de deshidratación en ancianos. La prevención es la medida más
recomendable para evitar las consecuencias de una ingesta insuficiente de líquidos
en las personas mayores.
Las estrategias para prevenir la deshidratación en ancianos son eficaces y sencillas
de poner en práctica. Fomentar el consumo de líquidos de su agrado, dejándolos a
su disposición a lo largo del día, y ofrecerles alimentos ricos en agua, como frutas y
verduras, ayudan a mantener una correcta hidratación en la tercera edad.
*DIETAS ESPECIALES Y TERAPÉUTICAS EN EL ADULTO MAYOR

Rica en Fibra

Se indica para promover un tránsito intestinal más rápido y las heces pasen un menor
tiempo en el tracto gastrointestinal.

Las fibras solubles e insolubles de los alimentos sirven de lastre y esto promueve una
limpieza interior de los intestinos.

Alimentos Permitidos:

• Frijol
• Lenteja
• Papa
• Calabaza
• Salvado
• Apio
• Tomate
• Manzana
• Uvas
• Espinacas
• Básicamente son las cascaras de frutas y Granos enteros

Astringente

Esta se indica a pacientes con gastroenteritis, cuadros diarreicos.

Sus Características son:

 Ser de fácil digestión


 Contener mínimo de fibra
 Reponer líquidos y electrolitos
Permitidos:

• Papa
• Chayote
• Pollo
• Res sin grasa
• Jugo de manzana
• Arroz
• Plátano
• té
• Atoles (sin leche)

Evitar:

Lácteos o productos lácteos no fermentados como lo son:

 Leche
 Queso
 Crema
 Grasas
 Embutidos

Solo puede consumir Lácteos fermentados.

Baja en sal

Está indicada en personas que presentan hipertensión arterial o ser pacientes nefropatas
o que por algún motivo retengan líquidos corporales.

Permitidos:

• Lácteos
• Frijol
• Arroz
• Pastas
• Papa
• Pollo
• Res sin grasa

Evitar:

• Se limita el uso de sal de mesa.


• Productos enlatados.
• Consomés en polvo
• Embutidos
• Frituras
• Algunos vegetales apio y espinacas
• Cereales
• Bolillos.

Hipocalórica

Una dieta hipocalórica está indicada para aquellas personas que presentan sobrepeso,
obesidad en algunos de sus grados, en algunas personas que presentan problemas
ortopédicos.

Permitidos:

• Pollo
• Pescado
• Fruta y vegetales frescos o cocidas
• Arroz al vapor
• Pasta sin aderezos
• Lácteos descremados
• Té
• Consomés desgrasados.
Evitar:

• Alimentos altos en grasas


• Azucares simples
• Alimentos altos en sodio
• Bebidas alcohólicas

Baja en Colesterol

Está indicada en personas que presentan hipercolesterolemia o cifras por arriba de


200mgr/dl en sangre

Permitidos:

• Cereales integrales
• Toronja
• Salvado de trigo
• Salvado de avena
• Salmón
• Frijol
• Frutas y Vegetales frescos
• Clara de huevo
• Aceite de oliva( que no pase por altas temperaturas)

Evitar:

• Yema de huevo
• Viseras de res
• Mariscos ( Colesterol)
• Lácteos como la mantequilla, crema, quesos grasos y leches enteras.
• Cortes grasos.
Control de azucares simples

Se limitan las fuente de azucares simples y por lo contrario se busca proporcionar


azucares complejos conocidos como carbohidratos complejos.

Está indicada en personas con DMI, DMII, personas que presenten hiperglucemias,
reducción de peso y disminución de triglicéridos.

Permitidos:

• Cereales en grano
• Frutas con cascara
• Vegetales
• Pastas
• Arroz
• Cebada.

Evitar:

• Refrescos.
• Postres.
• Productos de Panadería.
• Jugos embotellados.
• Golosinas.
• Repostería.