You are on page 1of 3

La fisión nuclear es un fenómeno físico que ocurre a escalas subatómicas

mediante la partición en dos de un núcleo atómico por colisión con una partícula
cuántica, con la finalidad de aprovechar la energía que los mantenía unidos antes
del impacto y que lleva por nombre energía de enlace y es justamente la energía
E=mc2.

Cuando un neutrón colisiona con el núcleo de uranio 235, su masa y energía es


agregada al mismo incrementándola en un núcleo más pesado e inestable: el
uranio 236. Este comienza a oscilar y, en fracciones de segundo, se parte en dos
núcleos estables, liberando la energía que los mantenía unidos, más la emisión de
dos a tres neutrones, los cuales sirven a su vez para dividir nuevos núcleos que
liberan energía además de la emisión de otros tres neutrones que golpean más
núcleos, y... así sucesivamente, en una reacción incontrolada de rapido
crecimiento.
Qué es necesario para que se realice la fisión?

Supongamos un electrón; su tamaño, comparado con el núcleo del átomo, es tan


pequeño que sería como tirar un grano de arena sobre una pared, habría que
acelerarlo a enormes cantidades de energía y no existen aceleradores que la
consigan, además en un artefacto pequeño es imposible disponer de esa energía
necesaria para que el electrón divida el núcleo del átomo.

Podría utilizarse el protón; sin embargo esta partícula tiene carga positiva y en el
núcleo del átomo de uranio hay muchos protones con carga positivas, con lo que
una vez acelerado sería desacelerado por estas cargas de su misma naturaleza,
llevándolo a una velocidad reducida antes de acercarse al núcleo. Entonces, no
serviría, pues habría que gastar más energía para dividir el núcleo en la búsqueda
de vencer la fuerzas repulsivas entre protones.

Existe una partícula con masa un poco mayor que la del protón y siendo que es
neutra no tendría problemas al acercarse al núcleo e impactarlo: se trata del
neutrón que puede ser acelerado con explosivos y alcanzar la energía cinética
necesaria para golpearlo y dividirlo en dos mitades.

Usos de la fisión nuclear


La energía nuclear tiene ventajas y contras. La fisión nuclar se puede usar tanto para
fines bélicos en la construcción de bombas atómicas, como para fines pacifistas, en la
construcción de reactores para la producción de energía eléctrica.

Incluso –¿por qué no?– para proteger el planeta de posible desastres como el que al
parecer, causaron la extinción de los dinosaurios durante el impacto de la tierra con un
asteroide, se hace necesaria la construcción de misiles nucleares siempre y cuando
estén destinado solo a proteger el planeta. Por último, recuerda que no debes confundir
fisión con fusión nuclear.

Fisión nuclear
En la fisión nuclear, la energía se genera a partir de la fisión de átomos de uranio,
plutonio o torio. La mayoría de las centrales nucleares utilizan uranio enriquecido.
Cuando un átomo de uranio absorbe un neutrón, se fisiona o divide en dos
segmentos y otras partículas que alcanzan altas velocidades. Cuando se detienen,
el calor se convierte en energía. El agua absorbe el calor de las barras de
combustible y genera vapor, lo que acciona las turbinas que producen electricidad.

Ventajas
La fisión nuclear es una fuente eficiente de energía. La energía liberada por la
fisión de un átomo de uranio es 10 millones de veces la energía producida por la
combustión de un átomo de carbono en el carbón. Como la fisión utiliza menos
mineral que el utilizado por las plantas de carbón, los costos ambientales
asociados a su extracción y transporte, al igual que el combustible para el
transporte y la contaminación de los camiones de transporte, también se reducen.
No hay contaminación diaria de las centrales nucleares, y la generación de la
energía nuclear no conduce al calentamiento global. Además, este método de
producción de energía no agota el suministro de combustible fósil.

Desventajas
Un accidente en una planta de fisión nuclear puede liberar elementos radioactivos
que son tóxicos para la vida, tanto en el momento del accidente como en el
transcurso de los muchos años posteriores. En la explosión de 1986 en Chernobyl
murieron 31 personas y otras 15.000 podrían morir dentro de los próximos 50 años
debido a la lluvia radioactiva. Los residuos de las centrales nucleares son
radiactivos y necesitan ser cuidadosamente transportados y almacenados en una
instalación a largo plazo, lejos de la vida. Después de 10 años, los productos de
desecho son 1.000 veces menos radiactivos, y después de 500 años, son menos
radiactivos que el uranio original. Cada planta de energía nuclear en Estados
Unidos genera cerca de 10 pies cúbicos (283.168 centímetros cúbicos) de
residuos al año, los que son enviados a Europa para su reprocesamiento.