You are on page 1of 1

La Espuela del Bagre y Teto Ocampo

Un 9 también pero del mes de septiembre en el 2010 el maestro Teto Ocampo llegó a los estudios de
la Superestación para compartir con el público del programa de la mañana “El Brunch” un poco de la
historia de su proyecto musical “Mucho Indio”.

Para ese momento y desde hacía casi dos años este proyecto musical que había tomado muchísima
fuerza no sólo por la retórica de su nombre, sino por la música increíble que estaba incluída en su
primer disco homónimo, se establecía también como un disco de culto e iniciación en un viaje hacia
la sabiduría ancestral.

El laboratorio paleofuturista echó raíces y se empezó a gestar la música del futuro apoyada en las
músicas tradicionales indígenas que guardaban en sí mismas la esencia de la comunidad a la que
pertenecían.

“El laboratorio paleofuturista consiste en tener en cuenta la palabra, la forma, la manera del
indio, su forma de pensar, de sentir, de hacer las cosas, de entender y de percibir su
interacción con el otro y el entorno” 1

Después de una larga entrevista transmitida en vivo de la cual sólo sobrevive un breve fragmento,
Teto Interpretó una gaita: “La Espuela del Bagre” hipnotizando a la mesa de trabajo y a todos los
oyentes que se encontraban conectados a esa hora de la mañana en el programa.

De ahí en adelante ni su video, ni su música han dejado de sonar y de sanar, este indio urbano se ha
encargado de crear puentes abiertos para todos aquellos que han sentido el llamado a encontrarse
con su raíz de orígen, ha abierto nuevos caminos que generan encuentros entre la política y el arte,
entre la espiritualidad y el frenesí de la actualidad.

Como en el camino del sufi ha usado la música como herramienta para elevar el alma a niveles
superiores de conciencia en donde las cosas más sencillas son las de mayor profundidad. Confiar en
la madre y en los movimientos perfectos que toman lugar en cada forma de vida, que se encargan de
mantener la compleja armonía del universo.

Pensar bonito, endulzar la palabra y que todo lo que hagas sea armónico y coherente.

Son algunos de los ingredientes sutiles de su música y de la dulzura de su espíritu que permanece
en el aprendizaje y la búsqueda constante. Una búsqueda no externa sino una que lleva a mirar
hacia adentro, a vivir, crear y compartir en una común unidad con todo y todos, en donde se es
música y se hace música desde un sentir diferente.

Works Cited

1 “Mucho Indio: Un Laboratorio Paleofuturista.” ​MTres,​ 9 Sept. 2014,

www.mtres.co/mucho-indio-un-laboratorio-paleofuturista/.