You are on page 1of 3

Jueves, 23 de Agosto de 2018

Reflexión sobre el Seminario:


Jueces y Leviatanes: Juicio de Amparo y Búsqueda de Desaparecidos
Alumna: Elsa Díaz Ávila

En este seminario nos brindó las palabras iniciales sobre el tema la directora general Leticia
Bonifaz donde hizo hincapié en la importancia el tema relacionado con el acceso a la justicia,
ella pieza que debe ser una justicia real y sobre todo justa.

Luego el investigador Javier Yanquelevich menciono una frase con mucha relevancia, según
pienso, “acercar lo disperso en esta búsqueda de desaparecidos” aludiendo a que las instancias
encardadas del tema se unan a esta búsqueda de victimas de desaparición forzada.

Para moderar este encuentro fue designado el ministro José Ramón Cossío, del que rescato lo
que me parece su mayor aportación, mencionar la importancia en la implementación de
herramientas técnicas para la identificación de personas desaparecidas, mejorar en cuestión de
la reparación de daños y los castigos.

Ahora lo que voy a escribir en adelante es parte de lo que expresaron los cinco panelistas
presentes en el seminario, lo que me pareció más relevante y que me permite reflexionar sobre
el tema.

Juan Carlos Trujillo, familiar de personas desaparecidas nos cita su dolor, su impotencia ya que
en su caso se encontró con la clara corrupción de autoridades tanto locales como federales,
quienes con un desempeño mediocre obstaculizaron su búsqueda, la búsqueda incasable de
sus cuatro hermanos desaparecidos, entre sus palabras se asoman las consecuencias de su
lucha.

Habla sobre una guerra de exterminio, de desaparición forzada y, tienen razón sus argumentos
en los cuales nos dice que lo primero que desapareció en este país fue la verdad y la justicia.
En donde las familias de las víctimas no solo cargar con su perdida sino con la responsabilidad
correspondiente al estado.
Un enemigo innegable es la deshumanización, la normalización de estos hechos delictivos, por
lo cual ha emprendido su propia lucha para recuperar el tejido social. Exige ayuda de la suprema
corte de justicia para que escuche a las víctimas, y que termine con la simulación de justicia.

Su notable agradecimiento a los funcionarios que han realizado su trabajo lo deja claro en su
frase: “Me encuentro en un pantano en el cual me he encontrado con algunas flores”.

La directora Karla Quintana, nos menciona la importancia que tiene el poder judicial para hacer
funcionar a las demás instituciones, nos dice que hacen falta manos ya que en las instituciones
encargadas no hay personal suficiente. No existe una vinculación institucional, no hay
sistematización, no utilizan métodos científicos para la identificación, no existe el análisis de
contexto.

Tiene claro que son muchas las personas desaparecidas y que el número asciende al que se
tiene registrado, sabe que algunas veces en el MP las autoridades no levantan la denuncia por
los llamados juicios de valor afectando a las familias que se animan a denunciar pero que
lamentablemente no encuentran apoyo legal.

Su propuesta es impulsar el Poder Judicial a favor de las víctimas y exigir a las instituciones
encargadas que realicen sus funciones. Que se otorgue la debida importancia al amparo
buscador y que se elimine la visión errónea en donde la autoridad se enfoca en encontrar al
responsable de los hechos y deja de lado a la víctima, pasando está a segundo término.

Esto nos deja ver la importancia de los jueces y nos menciona su ideal: Donde los jueces se
asuman como defensores de los derechos humanos por lo que deben agilizar la búsqueda de
personas en materia de desaparición forzada.

Karla Macias jueza de distrito en Guanajuato, menciono algunos casos como ejemplo de
demanda en donde se retrasa la orden de búsqueda por años, al respecto menciono el artículo
15 de la ley de amparo.

También recalco la falta de compromiso por las instancias encargadas de hacer justicia. Ella
integro en el juzgado donde ejerce elementos como prueba para resolver casos, implemento la
geolocalización de los celulares de las víctimas.
Su mejor aporte es apoyar a las víctimas, aplicando de manera correcta las leyes, resalto sus
excelentes propuestas: un protocolo de actuación para los jueces en caso de las personas
víctimas de desaparición forzada, agilidad del amparo buscador.

La jueza del quinto distrito de Coahuila, Magdalena Hipólito, hablo sobre sus experiencias en
cuanto a tener el valor de generar multas ejemplificativas por conductas omisivas de las
autoridades.

En cuanto a los familiares de las victimas menciona que es relevante que tengan conocimiento
sobre los tramites a realizar posteriores a una desaparición forzada.

De igual manera piensa que muchas de las autoridades correspondientes no hacen bien su
trabajo por ignorancia o por estar vinculados al narcotráfico de cualquiera de las dos formas
solo resulta en la obstaculización de la justicia.

Pidió al poder judicial de la federación, asumir sus responsabilidades para no ser una traba en
la resolución de casos de desaparición forzada.

Finalmente, el director Juan Carlos Gutiérrez, expreso que la falta de profesionales que actúen
en auxilio de la justicia es un problema, así como también lo son las autoridades que pareciera
se encargan de proporcionar dificultades en lugar de auxilio. Dejando en claro que México no
cuenta con mecanismos efectivos de búsqueda, debido a que el país no ha abordado realmente
el problema, apoya la propuesta sobre el protocolo de actuación de las autoridades en caso de
desaparición forzada.

Para concluir y a través de la lupa de este seminario pienso que el verdadero problema radica
en nuestra indiferencia ante este problema, radica en nuestros prejuicios, en nuestra falta de
exigencia hacia las autoridades competentes y en la omisión de estas hacia su ética profesional.

Lamentablemente este problema nacional no se ha atendido como tal, se ha disfrazado o más


bien lo hemos disfrazado.