You are on page 1of 3

CRIMEN ORGANIZADO:

La delincuencia organizada existía en los Estados Unidos desde los primeros


días de su colonización. Sin embargo, fue la prohibición del alcohol la que
proveyó a las «familias del crimen Italianas», del punto de apoyo ideal para
dominar el mercado de productos ilícitos en los Estados Unidos. Desde el
alcohol hasta el tráfico ilícito de estupefacientes como el cannabis, la Cosa
Nostra (y, eventualmente, otros grupos también) generaron enormes
beneficios y, en algunos lugares, la influencia política que no sólo
garantizaron la expansión y la maduración continua de las organizaciones
criminales, sino que trajo la delincuencia organizada a la conciencia de los
sucesivos gobiernos, el público y, por supuesto, los medios de
comunicación
El crimen organizado, también llamado delincuencia organizada, es toda
aquella organización compuesta por un grupo de personas con
determinadas jerarquías, roles y funciones, cuyo principal objetivo es la
obtención de beneficios materiales o económicos mediante la comisión de
delitos.
Se habla de una delincuencia “organizada” por el hecho de que se trata
precisamente de una sociedad o asociación creada específicamente con la
finalidad de realizar, de forma concertada y dirigida, acciones de tipo
delictual para alcanzar poder económico, político o social.
El crimen organizado puede llegar a presentar niveles de estructuración y
complejidad en sus operaciones similares a los de una empresa. Gracias a
esto, es capaz de burlar el control gubernamental y crear eficaces tramas
de redes criminales tanto a nivel local como global, con nexos
internacionales, lo que se conoce como crimen organizado transnacional.

El crimen organizado suele estar constituido por individuos vinculados o


cercanos a grupos de poder, razón por la cual sus cabezas logran evitar caer
en manos de la justicia.

Entre los delitos más comunes perpetrados por el crimen organizado están
la trata de personas, el tráfico de armas y de drogas, la falsificación, el
blanqueo de capitales, los secuestros, los asesinatos y las extorsiones, entre
otros.

En los lugares donde imponen su dominio criminal, suelen implementar


regímenes monopólicos, dependiendo de la naturaleza del mercado.
Algunos ejemplos de crimen organizado lo constituyen las mafias
italianas en el Estados Unidos del primer tercio del siglo XX, siendo Al
Capone el caso más visible, o los carteles colombianos y mexicanos de la
droga, cuya actividad podría situarse sobre todo entre finales del siglo
pasado y comienzos del actual.

En diciembre de 2000, al suscribir en Palermo (Italia) la Convención de las


Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, la
comunidad internacional demostró la voluntad política de abordar un
problema mundial con una reacción mundial. Si la delincuencia atraviesa las
fronteras, lo mismo ha de hacer la acción de la ley. Si el imperio de la ley se
ve socavado no sólo en un país, sino en muchos países, quienes lo defienden
no se pueden limitar a emplear únicamente medios y arbitrios nacionales.
Si los enemigos del progreso y de los derechos humanos procuran servirse
de la apertura y las posibilidades que brinda la mundialización para lograr
sus fines, nosotros debemos servirnos de esos mismos factores para
defender los derechos humanos y vencer a la delincuencia, la corrupción y
la trata de personas.
Ustedes sabían que el segundo país a nivel mundial en el delito de secuestro
es México????????? Si compañeros analizando la criminalidad en este país
comprendemos que efectivamente los diferentes carteles en búsqueda del
dominio geográfico para traslado y comercialización de droga así como el
poder, han desatado una ola de delitos conexos al principal que es el tráfico
ilícito de Drogas; si bien es cierto el Perú aún no se encuentra en esta
situación tan compleja no se descarta que dentro de unos años podemos
estar, como resultado a los fallidos intentos por contrarrestarla.
En el Perú, si bien es cierto hace unos años existía una estructura incipiente
de organizaciones criminales salvo las que están dedicadas a la comisión de
delitos violentos o al tráfico ilícito de drogas, hoy en día esa situación ha
cambiado. La delincuencia organizada y otros delitos graves representan
una seria amenaza para el desarrollo del Perú ya que sus efectos tienen
profundo impacto sobre las estructuras del Estado porque reducen la
capacidad para proveer servicios, proteger a las personas y mantener la
confianza de los ciudadanos e inversionistas en el gobierno y en la
democracia, así como para la aplicación de la ley. Esta situación empeora
cuando se trata de estructuras de gobierno que afrontan grandes retos en
un marco de desigualdad, pobreza, bajo capital humano y falta de
oportunidades
Actualmente existe la ley 30077 indica que la OC debe cumplir algunos
preceptos:
Cualquier agrupación de tres o más personas
Se reparten diversas tareas o funciones
Cualquiera sea su estructura y ámbito de acción, que, con carácter estable
o por el tiempo indefinido, se crea, existe o funciona, inequívoca y
directamente, de manera concreta y coordinada, con la finalidad de
cometer uno o más delitos graves.
Todo proceso seguido contra integrantes de una organización criminal, se
considera complejo
Por ejemplo del 2016 al 2018 se registraron: