You are on page 1of 28

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/315795471

Cuatro obras colombianas del siglo XIX para piano a cuatro manos

Article · January 2016

CITATIONS READS

0 415

1 author:

Juan Francisco Sans


Central University of Venezuela
51 PUBLICATIONS   12 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Proyecto Pianola View project

Música latinoamericana del siglo XX View project

All content following this page was uploaded by Juan Francisco Sans on 06 April 2017.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


CUATRO OBRAS COLOMBIANAS DEL SIGLO XIX PARA PIANO A CUATRO MANOS

Juan Francisco Sans-Universidad Central de Venezuela


jfsans@gmail.com

Resumen: Diego Fallon publica en 1869 en Bogotá su Nuevo Sistema de Escritura


Musical, proponiendo un ingenioso sistema de notación musical. En 1885 publica una
versión más acabada del mismo -Arte de leer, escribir y dictar música: sistema
alfabético- con una importante addenda de composiciones de Mendelssohn, Bellini,
Beethoven, Strauss, etc., transcritas a la nueva notación. Más allá de los indudables
méritos de estos métodos, nos interesa sobremanera rescatar cuatro obras
colombianas para piano a cuatro manos contenidas en la muestra musical: el
Bambuco nº 1 (sin autor identificado); el pasillo El innominado por Erg. (sic); la polka
La loca y En una noche de aquellas (Bambuco nº 2), autoría del propio Fallon. La
edición de estas obras tiene un triple mérito: 1) recupera música representativa del
repertorio bailable colombiano de la época; 2) rescata cuatro obras del repertorio
decimonónico colombiano para piano a cuatro manos que han llegado hasta nuestra
época, acrecentando así la pequeña pero representativa lista de obras
latinoamericanas para el conjunto; y 3) exige un singular reto al requerirle al editor la
transcripción de las obras de la notación alfabética a la notación musical convencional.

Palabras clave: edición crítica, piano a cuatro manos, pasillo, polka, bambuco, Diego
Fallon, Sistema Alfabético, notación musical.

FOUR XIXTH CENTURY COLOMBIAN WORKS FOR PIANO FOUR HANDS

Abstract: Diego Fallon published in 1869 in Bogotá his Nuevo Sistema de Escritura
Musical, a new system of musical notation. He published in 1885 a more complete
version -Arte de leer, escribir y dictar música: sistema alfabético- that includes a
significant addenda of compositions transcribed into the new notation by Mendelssohn,
Bellini, Beethoven, Strauss, etc. Beyond the undoubted merits of the method, it is
interesting for us because it contains four Colombian works for piano four hands,
including the Bambuco nº 1 (unknown author); the pasillo El innominado by Erg. (sic);
the polka La loca and En una noche de aquellas (Bambuco nº 2), by Fallon himself.
The critical edition of these works has three virtues: 1) it recovers representative
genres of the Colombian dance repertoire of the time; 2) it rescues four works of
nineteenth-century Colombian music for piano four hands that increases the little Latin-
American repertoire; and 3), it constitutes an unique challenge for the editor, who
needs to transcribe the music from the alphabetical notation to the conventional
musical notation.

Key words: critical edition of music, piano four hands, pasillo, polka, bambuco, Diego
Fallon, Alphabetic System, musical notation.

Prolegómeno

En una época donde no existía la tecnología para el registro y reproducción mecánica


de la música, las reducciones para piano del repertorio sinfónico, la ópera y la música
de cámara constituyeron el sustituto perfecto para hacer esa música en el salón
burgués. Sólo el piano era capaz de reemplazar con la mayor eficiencia esos
conjuntos instrumentales de mediano o gran tamaño. La tarea se facilitaba
enormemente si las cargas se repartían entre dos ejecutantes compartiendo un mismo
instrumento, usualmente sentados en la misma banqueta, uno tocando lo
correspondiente a los registros agudos a la derecha, y el otro los graves a la izquierda.
Así, el piano a cuatro manos se convirtió en uno de los formatos más populares y
difundidos del siglo XIX en el hemisferio occidental.

Theodor Adorno (1985:165-168) afirma que prácticamente todo el sinfonismo y la


música de cámara ingresaron a la vida doméstica a través del piano a cuatro manos.
Eran los mismos miembros de la familia quienes tocaban esa música, apropiándose de
ella a través de su ejecución. Su vínculo con el repertorio era mucho más íntimo que el
de los aficionados actuales, cuyo rol es definitivamente más pasivo, limitado la más de
las veces a escuchar grabaciones y no a hacer esa música con sus propias manos,
como ocurría antes. Las reducciones para piano a cuatro manos constituyeron así un
elemento muy importante para el auge y sostén de la industria de la edición musical
durante el siglo XIX, ya que se requerían de ingentes cantidades de partituras para
satisfacer la exigente demanda doméstica. Además, muchos creadores de gran
prestigio como Mozart, Schubert, Beethoven, Schumann, Mendelssohn, Brahms, por
nombrar sólo algunos de los más conspicuos, más allá de beneficiarse de la venta de
reducciones a cuatro manos de sus obras sinfónicas y de cámara, dedicaron gran
parte de su esfuerzo creador a escribir composiciones originales para este singular
conjunto, aprovechando al máximo sus recursos técnicos y expresivos, dejándonos un
abundante repertorio de inmensa originalidad, calidad, belleza y complejidad musical.

La situación en América Latina no fue para nada diferente a la que describe Adorno en
Europa. En los fondos públicos y privados de la región abundan las publicaciones de la
época con obras del repertorio aludido, que dan cuenta de su frecuente utilización en
los espacios de reunión pública. Las crónicas, críticas y reseñas de prensa, los
programas de conciertos, así como los relatos de viajeros, brindan testimonio de una
práctica musical constante del repertorio europeo para piano cuatro manos en América
Latina en todas sus variantes: obras originales, reducciones y arreglos.

Sin embargo, hasta donde sabemos hoy, el repertorio americano original para piano a
cuatro manos del siglo XIX parece no haber sido tan enjundioso como el europeo. Al
respecto, Arango (2013:14) afirma que “en Latinoamérica no ha habido cultivo de
obras para este medio, y la producción, similar a la de Norteamérica, consiste de
composiciones ocasionales de diferentes compositores.” 1 Los ejemplos conocidos
hasta ahora son relativamente escasos y se encuentran muy dispersos. Una de las
primeras dificultades con la que nos topamos a la hora de evaluar la producción de
obras para piano a cuatro manos de autores latinoamericanos, es que no existe ningún
recuento, siquiera somero, de esa música. La mayor parte de las obras no están
publicadas, y si lo están, se encuentran desde hace más de un siglo fuera de
circulación, al margen de los catálogos de música disponible.

Comenzamos por tanto este trabajo ofreciendo una idea sumaria de este repertorio en
América Latina, ubicando las obras existentes en fondos documentales como
bibliotecas o archivos, públicos y privados; examinando repositorios de música
digitalizada en Internet; escudriñando en los catálogos de compositores
latinoamericanos incluidos en biografías, diccionarios, enciclopedias y obras de
referencia; y revisando la escasa discografía dedicada al tema. A través de tales
procedimientos, hemos podido recabar una lista no exhaustiva, pero que nos brinda
una idea significativa del carácter e importancia que el formato tuvo en las prácticas
musicales decimonónicas del continente.

1
“In Latin America there has not been a cultivation of this medium and its output, similar to North America,
consists of sporadic compositions by different composers”. Traducción nuestra.
América Latina a cuatro manos en el siglo XIX

En el extenso catálogo de música para piano a cuatro manos de Cameron McGraw


(1981), sólo encontramos obras de compositores latinoamericanos del siglo XX, como
la de los argentinos Rodolfo Arizaga, Horacio López de la Rosa, Alcides Lanza, Víctor
de Rubertis, Luis Sammartino, José Siciliani o Celia Torrá; los brasileños Edino
Krieger, Octavio Maul o Heitor Villa-Lobos; el chileno Pedro Humberto Allende, o el
franco-venezolano Reynaldo Hahn. En los registros de Scores and Recordings at the
Indiana University del Latin American Music Center de esa universidad (Lorenz, 1995),
tampoco encontramos obra alguna para piano a cuatro manos del siglo XIX. Otro
fondo muy importante de música latinoamericana lo constituye sin duda la Colección
Fleisher de la Free Library de Philadelphia, que comenzó a gestarse bajo la curaduría
de Nicolás Slonimsky a mediados del siglo XX (Sans, 2012:38-42). No obstante, un
examen de su extenso catálogo nos arroja apenas un único registro: El cubano. Valse
brillante para piano forte a quatro manos del cubano Antonio Raffelin (1796-1882). 2

De un país como México, tan prolijo en pianistas y obras para el instrumento durante el
diecinueve, conocemos de algunos especímenes como Las dos discípulas: vals a
cuatro manos de Felipe Larios (1817-1875); 3 la Gavotta de 1888 4 y Guillermo Tell,
obertura para piano a cuatro manos sobre temas de Rossini, de Felipe Villanueva; la
Danza para piano a cuatro manos de Ernesto Elorduy (1845-1913); el Scherzo en si
menor (1895) de Alfredo Carrasco Candil (1875-1945); la marcha-polka Treno di
piacere op. 1 (1853) 5 y la mazurka Flor de un día (1870) de Melesio Morales (1838-
1908); el vals Los castillos en el aire y la Pieza para piano a cuatro manos en Do
mayor de Cenobio Paniagua ((1821-1882); y el Allegro appasionato, para piano a
cuatro manos (1890) de Gustavo Ernesto Campa (1863-1934). 6 Mención aparte
merece el arreglo y transcripción que hiciera Joaquín Beristáin (1865-1936) de la
obertura La primavera de Julio Ituarte (1845-195), 7 por ser de los pocos ejemplos de
reducciones de música orquestal para cuatro manos hechas en el continente.

No cabe duda de que fue el compositor cubano Nicolás Ruiz Espadero (1832-1890)
quien más obras para piano a cuatro manos escribió en la América Latina del
diecinueve, si nos atenemos al listado que nos ofrece Tieles Ferrer (1994). A juzgar
por sus títulos, la mayoría de estas composiciones parecerían ser transcripciones de
obras o fantasías sobre temas de otros autores, como la Tarantella de Rossini (1851),
el Gran galop cromático de Liszt (1852), el Capricho de concierto de Prudent (1853), el
Estudio de Chopin (1853), el Estudio de Chopin (1858), el Nocturno Nº 11 de Chopin
(s.f.) o la Obertura de Freischutz (s.f.). Lamentablemente, no se conserva ningún
ejemplar de las mismas en la actualidad. Tieles Ferrer nos ofrece también un listado
de obras para dos pianos de Ruiz Espadero, entre las que encontramos El Topey
(1860), Nuit des tropiques de Gottschalk (1866), Tarantella furiosa (1869), Scherzo,
Capricho (1870), Fiesta, idilio y drama (1872), Preludio de "Un ballo in maschera"
(1872), Largo Solennel (1875), Voix de Sion captive (1875), y Pompa, incienso y nada
(1889), de las cuales tampoco subsisten ejemplares hoy. Las obras cubanas para un
piano a cuatro manos más conocidas del período en la actualidad son las tres danzas

2
Publicado en Philadelphia por Trumpler en 1865.
3
Publicada en México en 1840 por el Repertorio de música, nº 26
4
Pareyón (2007:1095) afirma que esta obra es de 1887. La misma está actualmente en proceso de
publicación por Juan Ramón Sandoval, quien nos brindó valiosos datos acerca de Villanueva y su música.
Agradecemos también a Consuelo Carredano por los datos sobre Villanueva.
5
Publicada en Florencia por E. Paoletti.
6
Editada por Breitkopf & Härtel, Leipzig. Agradecemos a Ricardo Miranda el habernos llamado la atención
sobre esta composición.
7
Publicada en México por H. Nagel Sucesores en 1900.
La camagüeyana, Los muñecos y Los delirios de Rosita de Ignacio Cervantes (1847-
1905), escritas en New York (Gadles Mikowsky, 1988:124). Estas obras nunca fueron
puestas en pauta por el compositor, por lo que Hernández y Blanck (1959:93) las
transcribieron de la versión de María Cervantes, hija del compositor, recordando cómo
la tocaban sus padres sentados al piano. Encontramos además obras de otros autores
cubanos menos conspicuos como la contradanza La preciosa Lolita de Clemente
Peichler, publicada en 1840 en el periódico Noticioso y Lucero de La Habana, y la
contradanza Graziela de Carlos Anillo, aparecida en Don Junípero el año de 1867 en
la misma ciudad, recientemente recuperadas. 8 Un caso especial lo constituye La ninfa
del Segre. Sinfonía a gran orquesta de Felipe Grau, que junto a las composiciones del
chileno Marcial Martínez de Ferrari, es uno de los pocos casos de reducción a cuatro
manos de una obra latinoamericana de manos del propio autor. La obra de Grau fue,
según reza el manuscrito, “Ejecutada a gran orquesta y banda militar en obsequio al
Excmo. General Gasset en el festival ejecutado en el Gran Teatro de Tacón de La
Habana el día 16 de marzo de 1861”, lo que nos brinda una idea de la datación de la
obra. No olvidemos aquí El cubano de Antonio Raffelin, arriba mencionada.

En la colección de partituras del Archivo Central Andrés Bello de la Universidad de


Chile, 9 encontramos una serie de piezas de autores de ese país del siglo XIX para
piano a cuatro manos, la mayoría de ellos aficionados, como Glorias de D. Pedro León
Gallo. Cuadrillas Militares op. 24 del filólogo Fidelis Pastor Del Solar (1836-1910);
Reminiscencia de la Zarzuela La gallina ciega. Música de Fernández Caballero,
arreglada para piano a cuatro manos por Francisco J. Francia; 10 la Marche Solennelle
pour Piano á quatre mains Op. 65 de Federico Guzmán (1827-1885); 11 la Obertura en
Sol para gran Orquesta 12 y la Marche Solennelle pour Grand Orchestre op. 32, del
abogado Marcial Martínez de Ferrari (1866-¿?), reducidas ambas a cuatro manos. 13
En tiempos recientes, José Manuel König Izquierdo ha hecho una edición en línea de
la Wilhelminen Walzer y la Marcha del Riñihue para piano a cuatro manos del
compositor germano-chileno Wilhelm Frick y Eltze (1813 – 1905). 14

La música decimonónica para piano a cuatro manos de Costa Rica, aunque poca, está
muy bien representada en la publicación de Jorge Eduardo Carmona Ruiz, Música
costarricense para piano a cuatro manos. 15 Allí encontramos la gavota Las dos
hermanas (1894) y la mazurka Diálogo en el baile (1898) de Alejandro Monestel (1865-
1950), además de la mazurka Wish (1899) de José Joaquín Vargas Calvo (1871-
1956), todas de exquisita factura.

Si no hemos encontrado a la fecha más música para cuatro manos de Puerto Rico, las
cuatro danzas para el conjunto que se conservan de José Morel Campos (1857-1896)
-máximo exponente de la música en ese país durante el siglo XIX- pueden
considerarse como ejemplos paradigmáticos del género: La Traviesa, ¡También lo
dudo!, El ciclón y Noche deliciosa. 16

8
V. El amor en el baile. Inéditos pianísticos cubanos del s. XIX. http://gabinetepatrimoniomusical.
blogspot.com /2014/09/el-amor-en-el-baile-20-aniversario-de.html
9
Cf. http://archivobello.uchile.cl/partituras/
10
Editada por E. Niemeyer e Inghirami en Valparaíso, Santiago y Lima.
11
Publicada por Choudens, Pére et Fils en Paris, y Martinez y Guzmán en Lima.
12
Publicada por el Almacén de Música Casa Amarilla, Santiago, 1929
13
Agradecemos a José Manuel Izquierdo König por todos los datos brindados en torno a la música
chilena para piano a cuatro manos del s. XIX.
14
V. Wilhelm Frick y Eltze, Musik für das Fortepiano. Valdivia: Edición de José Manuel Izquierdo König,
https://www.academia.edu/9553312/Guillermo_Frick_-_Obra_para_piano
15
Publicada por la Editorial de la Universidad de Costa Rica, San José, 2001.
16
Publicadas en los vols. 4 y 5 de Danzas de Juan Morel Campos, Instituto de Cultura Puertorriqueña,
San Juan, 1958.
La producción durante el siglo XIX de música para piano a cuatro manos de Brasil es
sin duda importante, acorde con el desarrollo musical del país durante esa época. De
Carlos de Mesquita (1864-1953) encontramos dos estupendas composiciones:
Gondole-lied (Romance sans paroles) Op. 63, y Phoebé (Valse lente) op. 64. 17
Leopoldo Américo Miguez (1850-1902) compuso una Marche Nupciale op. 2, la Scena
Dramatica op. 8, la Marcha elegíaca à Camões, el Prélude (a l'antique) op. 25, y Teus
lindos olhos op.47. El también conocido editor brasileño Arthur Napoleão dos
Santos (1843-1925) compuso por su parte la Estrella Chilena op. 73 (Valsa Brilhante);
la Ballade Romantique op. 63 y la Première Suite D'Orchestre op. 62. A Francisco
Braga (1868-1945) debemos dos piezas de inspiración patriótica: el Hino Marcha
Portugal-Brasil y el Hino da Confraternização Luso-Brasileira. Por su parte, el
mundialmente conocido compositor de ópera brasileño Carlos Gomes (1836-1896)
escribió un Hino Triunfal à Camões. De José Domingues Brandão (1865-1941)
tenemos O Dia Paraende; y de Alexandre Levy (1864-1892) contamos con En mer
(poème musical). 18

Los valses venezolanos para piano a cuatro manos del siglo XIX están recopilados en
el primer volumen de la colección Clásicos de la literatura pianística venezolana. 19 Allí
encontramos las piezas ¡Qué nombre!, Amor Fraternal y Los misterios del corazón de
Federico Villena (1835-1899); Happy New Year y Al Gral. Francisco L. Alcántara de
Heraclio Fernández (1851-1886); Emilia de José Ángel Montero (1832-1881); Bucles
de oro de los hermanos Marcano Centeno; y el Vals Geranio de Simón Wohnsiedler
(1864-1925). Además de estos valses, existen otras piezas como El Pabellón cubano
op. 5 (marcha triunfal a cuatro manos dedicada al Ejército Libertador de Cuba), 20 y
Motivos del Himno Nacional Venezolano y de la Marcha Real Española, 21 de Jesús
María Suárez (1845-1922). Por su parte, Manuel Leoncio Rodríguez (1870-1943)
escribió Marcha Guerrera y la Marcha Triunfal, ambas del op. 22, la Marcha Militar op.
4, así como un Minué op. 30, que aún permanecen inéditas.

En lo que respecta a Colombia, el trabajo más completo que se ha escrito sobre la


música colombiana para un piano a cuatro manos es la tesis doctoral de Diego Arango
(2013), Colombian Piano Music for Four Hands: a Historical Context and Perfomance
Catalog, que ofrece una muestra bastante enjundiosa de obras colombianas para el
conjunto. Entre ellas enumera algunas producciones del siglo XIX como Bambuco.
Aire Nacional Neo-Granadino de Manuel María Rueda y Francisco Boada; 22
Recuerdos de Ubaque: Introducción, Valses y Final de Julio Quevedo Arvelo (1829 -
1896); 23 Ya ves, de Pedro Morales Pino (1863-1926); seis piezas Valse, Polka,
Recreación, Polka a cuatro manos, Capricho y El Obsequio, de la serie Ensayos
Musicales, además de El Valse de los Novios, de Gonzalo Vidal Pacheco (1863 -
1946); y Marcha Andina, Meditando op.30 y Danza Sin Nombre de Guillermo Quevedo
Zornoza (1886 - 1964). Aparte de estas obras incluidas en el trabajo de Arango,
hemos encontrado en el catálogo de la Biblioteca Nacional de Chile un Albun [sic]

17
Publicadas ambas en Paris por Armand Colin, en 1893.
18
Datos tomados de los CD Música Brasileira para Piano a Quatro Mãos, COSM 01, a cargo de Clélia
Ognbene y Sylvia Maltese, publicado en 1995; y Piano Luso-Brasileiro a quatro mãos, Repertório do séc.
XIX e ínicio do séc. XX del Duo Maltese, conformado por Ida y Sylvia Maltese, publicado por Sonopress
2000.
19
Se trata de Valses originales para piano a cuatro manos, vol. 1 de Clásicos de la literatura pianística
venezolana, bajo el cuidado de Mariantonia Palacios y Juan Francisco Sans, del Fondo Editorial de
Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela, y la Yamaha Musical de Venezuela,
publicado en Caracas en 2001
20
Publicada por Alfred Rothe en Caracas, s.f.
21
Publicada por Félix Basco, Caracas, s.f.
22
Publicado por la Litografía Gómez i Boultrone, s.l., s.f. Considerado por Arango (2013:23) como el
primer bambuco publicado como música de arte, c. 1854.
23
Publicado en Bogotá, Litografía Jerónimo Martínez, s.f.
musical publicado en Bogotá (s.f.), que incluye Lucía: dos valses para el piano a cuatro
manos del compositor colombiano José Joaquín Guarín (1825-1854). En la Biblioteca
Nacional de Colombia se encuentra también un par de obras que Arango tampoco
incluye en su trabajo: unos Valses para piano a cuatro manos, destinado a los
principiantes, por un tal J. L. R.; 24 y Arrullo, bunde tolimense de Alberto Castilla
Buenaventura (1878-1937), en arreglo para piano a cuatro manos de Oscar
Buenaventura.

De otros países de la América Latina como Perú, Paraguay, Ecuador, Uruguay,


Guatemala, Nicaragua, Salvador, Santo Domingo, Panamá u Honduras no tenemos
noticias de obras para cuatro manos de la época. Pero no es de descartar que puedan
ir apareciendo piezas de ese período en esos lugares, visto que poco a poco ha ido
descubriéndose un repertorio mucho más grande del que inicialmente imaginábamos,
y que no ha sido siquiera registrado en los catálogos de música para dúo de pianistas.
Será en todo caso tarea para otra investigación.

El repertorio colombiano en el método de Diego Fallon

En este contexto, nos interesan de manera muy particular cuatro piezas para piano a
cuatro manos que el ilustre poeta colombiano Diego Fallon (1833-1905) publica como
complemento de su Arte de leer, escribir y dictar música: sistema alfabético de 1885.
Esta obra constituye la ampliación de un trabajo previo que Fallon comenzó a
desarrollar en febrero de 1867, y que publicó en 1869 bajo el título de Nuevo sistema
de Escritura Musical por Diego Fallon. 25 En esta primera versión del método, Fallon
(1869:35) expone las razones que lo motivaron emprender el invento de un nuevo
sistema de notación musical. La más importante de ellas fue permitir que la música
pudiera ser impresa, no a través del grabado en planchas de cobre como era lo usual
para la época -proceso sumamente costoso y por demás especializado - sino con la
tipografía alfabética utilizada ordinariamente por la imprenta común. Comprendiendo
que la América Latina era para ese entonces una región que carecía de posibilidades
reales para emprender una industria de impresión musical en las mismas condiciones
que Europa, Fallon se da a la tarea de buscar una solución práctica que permita
imprimir música en el continente a través de un medio más expedito y de bajo costo.
De este interés nace su sistema. En segundo término, el sistema brinda acceso a la
lecto-escritura musical a personas sin recursos, tiempo o paciencia para aprender el
solfeo tradicional. Por último, dada su naturaleza alfabética y silábica, el sistema Fallon
configura un tipo de solfeo muy parecido al lenguaje hablado, de gran utilidad
pedagógica, como veremos más adelante. Pero tal como lo expresa (Fallon, 1869:35),
el método “no se ha inventado, pues, para sustituir al Antiguo Sistema; sino para darle
mayor extensión a los medios de conocer la música.”

Fallon articula un complejo sistema que permite -y así lo demuestra de manera


práctica a lo largo de la obra- escribir el repertorio musical de su época a partir del
alfabeto latino. La profundidad con la cual aborda el problema es notable, sobre todo
porque procura solución para prácticamente cualquier circunstancia presente en el
sistema de notación musical tradicional: duraciones, alturas, articulaciones, dinámicas,
ligaduras, repeticiones, etc., pero sin reducirlo a una tablatura convencional, limitada
por lo general al uso de un solo instrumento. La lógica de funcionamiento del sistema
resulta perfectamente comprensible para quien se esmere en estudiarlo con la debida
paciencia a través de la lectura del tratado, cosa que hemos procurado para este
trabajo.

24
Publicado en Bogotá, por la Imprenta de la Luz, en 1891.
25
Disponible digitalmente en la Biblioteca Nacional de Colombia, http://www.bibliotecanacional.gov.co/
recursos_user/digitalizados/fpineda_219_pza5.pdf
En la primera versión de su método, Fallon (1869:35) incluye una serie de ejemplos
musicales que “tienen por objeto ilustrar las principales leyes del sistema y dar una
idea del aspecto que presenta la nueva escritura”, advirtiendo que no los ha escogido
por su facilidad de ejecución, sino a manera demostrativa de la eficacia de su nueva
notación. Entre ellos encontramos ya algunas obras para piano que –por diversos
indicios- suponemos colombianas, como el pasillo María y Pepita de Pietro Achiardi o
la polka Helena de Rodolfo Mattiezzi; además de un Valse del propio Diego Fallon. El
autor promete además publicar una obra extensa para bandola y tiple bajo el nuevo
sistema (Fallon, 1869:38), dándole a estos instrumentos locales una importancia
particular dentro de la concepción pedagógica de su método. De seguido ofrece
ejemplos de melodías transcritas a su sistema, tocables en el clarinete, el pistón, la
flauta o la bandola, entre otros, como el Valse de Venzano, y las arias “Qual cor
traddisti” y “Ah Bello a me ritorna” de la Norma de Bellini. Al final de esta primera
versión de su método, Fallon (1969:40) asegura que

Existen en poder del autor traducidas al nuevo sistema para clarinete, flauta, violín, pistón,
bandola, etc. las siguientes óperas: La Norma, La Lucía, El Trovador, La Traviata, La Hija
del Regimiento, Ana Bolena y El Elixir d’Amore: posee también un gran número de piezas
diversas nacionales y extranjeras para aquellos instrumentos y además para piano, órgano,
guitarra y acordeón y están en curso de preparación métodos especiales para cada uno de
los instrumentos mencionados.

Si hemos de creerle, y no tenemos motivos para no hacerlo, al momento de la


aparición del método, ya Fallon lo había probado extensiva y exitosamente con una
amplia gama de obras musicales de estilos y autores disímiles. Resulta absolutamente
remarcable para la época la insistencia de Fallon en incluir sistemáticamente obras
colombianas como parte del repertorio transcrito a la notación alfabética.

A los efectos de este trabajo, resultan sin duda más interesantes los suplementos de la
versión de 1885 del método. En el ejemplar que hemos consultado, 26 encontramos
anexa al final del cuerpo central de la obra (134 pp.) la Gran Fantasía sobre temas de
la ópera La Sonámbula Por S. Thalberg (34 pp.); un Catálogo de las notas musicales
del antiguo sistema y de sus equivalentes en el nuevo, según la explicación de las
lecciones III y IV del texto (24 pp.); una versión completa de la Sonata en do sostenido
menor nº 14, “Claro de Luna”, de Ludwig Beethoven (36 pp.); una versión para piano a
cuatro manos del primer movimiento de la Sinfonía Heroica, también de Beethoven (26
pp.); la Canción sin palabras nº 9 de Mendelssohn (8 pp.); un Bambuco nº 1 en versión
doble para piano a cuatro manos y para piano solo; El canto del cisne de Blumentahl,
los Strauss Autograph Waltzes y la Marcha fúnebre de Beethoven para piano (20 pp.
en total); el pasillo El innominado por Erg. 27 (el punto sugiere la abreviatura de un
nombre), en tres versiones, dos para piano a cuatro manos y una para piano solo (7
pp.); finalizando con una polka para piano a cuatro manos de la propia autoría de
Fallon, La loca (12 páginas). Cada uno de los anexos descritos tiene una numeración
propia, lo que hace suponer que constituyen addendas independientes, incluidas a
posteriori junto al ejemplar del manual como una sola obra.

La descripción catalográfica de los dos ejemplares del Arte de leer, escribir y dictar
música disponibles en el Centro de Documentación Musical de la Biblioteca Nacional
de Colombia en Bogotá parecieran concordar con este mismo concepto editorial. En la
nota “materia personal” del registro de catálogo de uno de los ejemplares, aparece
26
Proveniente de la Biblioteca Digital de Música, Universidad EAFIT, Medellín, http://www.bdmusica.eafit.
edu.co/. Agradecemos profundamente a Fernando Antonio Gil Araque, quien muy gentilmente nos facilitó
la copia digital a partir de la cual pudimos hacer esta edición.
27
Pedro Sarmiento nos ha comunicado privadamente su sospecha de que El Innominado fue compuesto
por Evaristo Rivas Groot, amigo personal de Fallon. Agradecemos su gentileza respecto de este dato.
mencionado el Bambuco nº 2 para piano a cuatro manos, titulado En una noche de
aquella, autoría de Diego Fallon, con la acotación “documento deteriorado”, aunque el
documento no se encuentra físicamente en la Biblioteca. El ejemplar de esta obra aquí
utilizado fue suministrado muy gentilmente por Luis Carlos Rodríguez Álvarez, quien
había tenido el cuidado de sacar fotocopia de este material cuando el Centro de
Documentación Musical de la Biblioteca Nacional estaba en la casa de la Calle 5 con
la Carrera 11 de Bogotá, hace un par de décadas. Probablemente el mismo se perdió
en la mudanza a la nueva sede. Gracias a este trabajo, esta obra retornó de nuevo en
formato digital al Centro.

Como vemos, la abundante presencia de repertorio para piano a cuatro manos en el


método de 1885 de Fallon resulta a todas luces representativa de las prácticas
musicales colombianas de ese período, tal como acotamos al comienzo de este
artículo. La versión del primer movimiento de la Heroica de Beethoven para el conjunto
atestigua que la música sinfónica del período era conocida y practicada en Colombia a
través del modus operandi descrito arriba por Adorno. Las tres obras colombianas
para cuatro manos incluidas en la selección de Fallon son también muestra del aprecio
del salón burgués por los géneros representativos del repertorio colombiano de baile
de la época. En este último caso, se trata de piezas estéticamente valiosas: de
excelente factura, musicalidad e invención. Además, están escritas muy
idiomáticamente para el conjunto, lo que las hace perfectamente asimilables a los
repertorios de los dúos pianísticos actuales. Tales razones aconsejan su mayor
difusión en una edición como la que proponemos aquí. Además, estas obras
presentan un reto paleográfico muy particular: al estar escritas en una notación
diferente, resulta imperante aprenderla especialmente para poder hacer la
transcripción, con lo cual se puede además juzgar la eficacia del método.

Aspectos generales de la edición

Como ya dijimos, tres de las partituras de esta edición las hemos tomado del ejemplar
del Arte de leer, escribir y dictar música que se encuentra en el ejemplar disponible en
la Biblioteca Digital de Música de la Universidad EAFIT de Medellín, y una cuarta fue
cortesía de Luis Carlos Rodríguez. Las cuatro están escritas por supuesto en el
sistema alfabético Fallon. Para dar una muy leve idea de la complejidad del mismo,
intentemos una brevísima descripción de sus rudimentos notacionales. Más allá de lo
que el nombre del sistema pueda sugerir, no tiene nada que ver con la notación
alfabética latina de Boecio, cuyas notas se nombran de acuerdo a la serie de las
primeras siete letras del alfabeto: ABCDEFG. De hecho, Fallon utiliza no siete, sino
doce letras distintas entre sí, todas consonantes, con el objeto de nombrar
respectivamente cada una de las notas de la serie cromática, de acuerdo a la siguiente
tabla:

B D F G Y L Ch N V(P) R S T
do do# re mib Mi fa fa# sol lab la sib si
Tabla nº 1

Con esto, evita la ambigüedad de la notación alfabética boeciana o de la solmización


guidoniana, que terminan requiriendo del bemol, el becuadro y el sostenido para
alterar notas del mismo nombre pero de diferente sonido. Hablando en sentido estricto
del término, el sistema Fallon plantea una notación dodecafónica, donde a cada nota
de la escala cromática corresponde una identificación propia y única. Esto evita por
tanto el uso de armaduras de clave, sobre todo en las partituras para orquesta, por
resultar innecesarias, y de enharmonías. En tal sentido, Fallon se adelanta a su época
al proponer un sistema notacional que anula por su naturaleza la tonalidad.
Las octavas donde se encuentran las notas a las que hacen referencia estas
consonantes se diferencian entre sí de acuerdo al tipo utilizado para escribirlas:
MAYÚSCULAS, redondas, cursivas, VERSALITAS, y de ser necesario, sus
combinaciones (básicamente MAYÚSCULAS CURSIVAS para el registro subgrave, o
versalitas cursivas para el sobreagudo), con lo cual se abarcan los registros de todos
los instrumentos musicales. Esto hace inútil el uso de claves. Si escribiésemos siete
escalas cromáticas sucesivas para el piano, del grave al agudo y de izquierda a
derecha, la mano derecha (m.d.) y la mano izquierda (m.i.) se verían así:
4
Octava 1 Octava 2 Octava 3 do (central) Octava 5 Octava 6 Octava 7
m.d. BDFGYLChNVRST BDFGYLChNVRST bdfgylchnvrst bdfgylchnvrst BDFGYLCHNVRST

m.i. BDFGYLChNVRST BDFGYLChNVRST bdfgylchnvrst bdfgylchnvrst BDFGYLCHNVRST

Tabla nº 2

Las MAYÚSCULAS de la mano derecha, que corresponden a la octava 4 donde se


encuentra el do central del piano, equivalen a las cursivas de la mano izquierda, que
corresponden exactamente a las mismas notas de la misma octava. Tal equivalencia
de octavas no ocurre en la mayoría de los instrumentos, cuyo registro es muchísimo
más limitado que el del piano, el órgano o el arpa, y se limitan por lo tanto a usar una
de las dos series.

Por su parte, los valores rítmicos se forman con vocales o diptongos, de acuerdo al
siguiente cuadro:

uo ui a e i o u
redonda blanca negra corchea semicorchea fusa semifusa
Tabla nº 3

Así, a cada altura (consonante) le corresponde un valor (vocal), sin necesidad de


figuras de notas ni cambios en la ubicación vertical en el sistema espacial de la
página. Por ejemplo, yuo equivale a un mi6 redonda, mientras que Lu será el fa2
semifusa. La escritura es lineal y horizontal, de izquierda a derecha, incluso con los
acordes o la polifonía, lo que en un principio resulta muy perturbador e incómodo,
acostumbrados como estamos a la verticalidad de la notación tradicional. Por ejemplo,
un acorde de do4-mi4-sol4 (registro central del piano) en negras se escribiría BAYAN
para la mano derecha, o bayan para la izquierda (con innumerables matices de
inmenso interés para la lectura y decodificación de las partituras, en los que
lamentablemente no tenemos oportunidad de profundizar aquí).

El que en una sílaba (consonante + vocal) sean representados de una sola vez la
altura y el valor de la nota, permite convertir una expresión absolutamente gráfica en
una suerte de lenguaje, “susceptible de ser hablado ó dictado como cualquiera otro
idioma, conservando la ventaja de ser forzosamente universal” (Fallon, 1969:34). Para
poner un ejemplo de cómo funciona esto, veamos los primeros compases de la versión
para piano solo del pasillo El innombrado en el sistema alfabético. La m.d. corre en la
línea superior, la m.i en la inferior:

di e Te i Ri e Ve i Chi Li Chi Ve i Chi Fe he hi chi


Re i yi de re hi yi de Te hi chi fe te hi chi fe

Ejemplo nº 1

En el sistema tradicional, este mismo pasaje luciría así:


Ejemplo nº 2

En el sistema Fallon, se puede “recitar” el pasaje de la mano derecha de la siguiente


manera:

di-e Te-i Ri-e Ve-i Chi Li Chi Ve-i Chi Fe-he-hi chi

El pasaje de la izquierda se recitaría así:

Re-i yi-de re hi yi de Te hi chi fe te hi chi fe

Esta suerte de solfeo “en tiempo real”, que ofrece datos de altura, duración y silencios
simultáneamente, resulta obviamente imposible en la notación gráfica convencional,
(con el solfeo convencional sólo se puede reconocer oralmente la altura de la nota,
pero no su duración). Como resulta obvio, este solfeo ofrece ventajas adicionales para
la mnemónica, los invidentes o el dictado musical.

Fallon recomienda por último la escritura a lo largo de cada compás de frases como
“Li-no sa-le pi-de”, o “Li-no sa-le pi-de te-la”, ristras de palabras escogidas de manera
absolutamente arbitraria. La función de las mismas es que cada sílaba refiera al
máximo común divisor rítmico de las piezas en cuestión, en el primer caso podría ser
la corchea en un compás de ¾, en el segundo la semicorchea en un compás de 2/4. Al
hacer coincidir cada sílaba de la frase con las sílabas correspondientes a las alturas
de las notas y sus respectivos valores, queda absolutamente claro cuándo hay o no
sonido en un momento dado del compás, qué lugar ocupa dicho sonido en la métrica,
y cuánto dura, sin importar si indica o no de manera explícita el silencio.
di e Te i Ri e Ve i Chi Li Chi Ve i Chi
Li-no sa- le pi- de Li-no sa- le pi- de Li- no sa- le pi- de
Re i yi de re yi de Te chi fe

Ejemplo nº 3

Se trata además de una estrategia pedagógica sumamente eficiente para resolver los
problemas rítmicos, aplicando una suerte de ostinato isócrono virtual que, aunque no
suena, permite ordenar mentalmente los eventos musicales en una suerte de grilla
rítmica.

En su edición, Fallon digita todas las piezas, con intenciones ostensiblemente


didácticas. Si bien los dedos facilitan evidentemente la interpretación pianística,
también coadyuvan a la desambigüación de la ubicación de las notas en las
respectivas octavas de acuerdo a la posición del dedo, por lo que han sido de extrema
utilidad a los efectos de aclarar dudas de registro en esta edición.

Como es lo usual en el repertorio a cuatro manos, quien toca el registro grave lee las
páginas pares a la izquierda, identificadas en este caso como “bajo”, y no como
“secondo” (segundo pianista), que es la nomenclatura tradicional en el género.
Asimismo, quien toca el registro agudo lee las páginas impares a la derecha,
identificadas como “primo” (primer pianista). Es de destacar que las páginas están
excepcionalmente dispuestas en formato vertical y no apaisado, como es la costumbre
en la publicación de música a cuatro manos, probablemente con el objeto de unificar la
configuración de las páginas respecto del resto de las obras del volumen, que son
para piano solo y siempre usan formato vertical. La mayoría de las páginas contienen
siete sistemas (si es que podemos hablar en esos términos en este tipo de notación),
aunque excepcionalmente las hay de cinco, seis u ocho.

Descripción de las fuentes y aparato crítico

Describiremos a continuación las obras a ser editadas en orden de aparición en la


fuente, seguido del aparato crítico. En la portadilla de la primera obra aparece la
inscripción “BAMBUCO / Nº 1 / á cuatro manos”, sin mención alguna de autor. La obra
está numerada del 2 al 5, de manera independiente del resto de los materiales
adyacentes, empezando por la portadilla. Al igual que en otros ejemplos del libro
(aunque no en todos), Fallon escribe a lo largo de cada compás la frase “Li-no sa-le pi-
de”. Como la mano derecha de la parte del bajo de esta pieza consiste de un
continuum arpegiado de corcheas de principio a fin, Fallon sólo coloca la frase en los
primeros cinco compases, y luego la da por sentado hasta el fin. Sin embargo, en la
parte del primo sí coloca la frase a lo largo de toda la pieza. Igualmente, Fallon coloca
digitaciones para esta pieza, especialmente para el primo. Siendo la única versión
disponible, la usamos obviamente para la edición. No presentó problema alguno en
cuanto a definición de altura o valores. A los fines de la ejecución, hemos intervenido
mínimamente la partitura, sugiriendo una velocidad metronómica estimada, dinámicas
y reguladores. La hemos atribuido a Fallon, en vista de que el Bambuco nº 2 está
inequívocamente firmado por él, y éste parece ser el primero de la serie.

La segunda obra editada es el pasillo El innominado de Erg. En la primera página, que


funge como portadilla de la obra, se lee “PIEZAS PARA PIANO / EL INNOMINADO. /
PASILLO (A cuatro manos) / por / ERG. / ADVERTENCIA.” El párrafo que sigue reza como
sigue:

La forma en que se vé escrita esta pieza en las primeras páginas, tiene por objeto llamar la
atención del discípulo á las notas, la medida, y los dedos, únicamente. Por lo tanto, las
aspiraciones llevan la forma tácita, pues la medida va intercalada; y se ha suprimido la
ortografía. En las últimas páginas se vé la misma pieza con las aspiraciones en la forma
expresa, y con la ortografía que le corresponde.

La publicación está paginada del 2 al 8 (como en los casos anteriores, la portadilla


cuenta como 1, pero no lleva guarismo). En realidad, Fallon ofrece en esta ocasión
tres versiones de la misma obra. La primera, para piano a cuatro manos, va de la p. 2
a la 5, sin dinámicas ni articulaciones (lo que él denomina “la ortografía” en la
portadilla). Su escritura se limita a las alturas y sus valores, además de la digitación
pianística correspondiente para cada nota, lo que hace explicito el sentido
eminentemente pedagógico de esta versión. Fallon escribió esta versión sin
“aspiraciones”, como llama él a los silencios. Como explicamos arriba, ello no
constituye óbice para que se entienda perfectamente la duración de las notas y sus
silencios, pues los últimos se hacen evidentes por la repetición continua de la frase “Li-
no sa-le pi-de”, tal como hizo en la pieza anterior. En el borde inferior de la p. 5 se
aclara que “en las dos páginas siguientes se encuentra la misma pieza con las
aspiraciones y la ortografía”, reiterando lo dicho en la advertencia de la portadilla. La
segunda versión es también para piano a cuatro manos, y ocupa las pp. 6 y 7. Difiere
fundamentalmente de la primera porque en ella omite la escritura continua de la frase
“Li-no sa-le pi-de”, así como de las digitaciones, indicando explícitamente los silencios,
las articulaciones y las dinámicas (la “ortografía”) ausentes en la primera versión. La
última versión es para piano a dos manos, y ocupa únicamente la p. 8. El encabezado
dice “La misma pieza / (á dos manos)”. En ella omite las dinámicas, articulaciones y
digitaciones. No cabe duda que, de las tres versiones, la segunda es quizá la más
completa y acuciosa en todo sentido. Resaltan las discrepancias evidentes entre las
tres versiones en cuanto a los valores de las notas se refiere. Las inconsistencias
rítmicas, incluso dentro de una misma versión, no permiten una solución única. A la
postre, se trata de lecturas en competencia, pues todas son plausibles en el contexto
de cada versión, lo que hace muy difícil tomar una decisión para lograr una versión
definitiva donde se hagan compatibles todas las diferencias. A los efectos, hemos
optado por tomar como fuente principal la segunda versión, pero contrastándola con
las otras dos como fuentes de control. Como en la pieza anterior, hemos incluido una
indicación metronómica sugerida. Las dinámicas y reguladores son de la fuente, pero
en todo caso nos parecen excesivas. De igual forma, las hemos incluido todas.

La tercera obra en orden de aparición es la polka La loca, del propio Diego Fallon. Se
trata sin duda de la pieza más larga y compleja del conjunto, y muestra la maestría del
autor en el manejo del género y la forma. Como las piezas anteriores, está numerada
de manera independiente al resto de los materiales contenidos en el libro. Su portadilla
reza así: “LA LOCA / POLKA / Para PIANO (á 4 manos) / por / DIEGO FALLON.” Luego
sigue la música del 2 al 11. La p. 12 consiste de hecho en una fe de erratas, como lo
aclara al pie de la p. 11: “Nota.-Rectifíquense, en las páginas correspondientes, los
errores de tipo (pues aquel no está en las notas), según el número de cada compás
como se ve en la página siguiente.” Al igual que ocurre con las piezas anteriores,
Fallon incluye en ésta un máximo común divisor, en este caso “Li-no sa-le pi-de te-la”,
donde cada sílaba equivale a una semicorchea en un compás de 2/4. De esta forma
no deja lugar a dudas del lugar métrico que ocupan notas y silencios, especialmente
los valores irregulares. Igualmente, Fallon digita la pieza igual que en los casos
anteriores, lo que sirve de referencia para el registro de las notas. Hemos sugerido
también aquí una cifra metronómica, e incluido, a objeto de aclarar la ejecución,
algunas articulaciones, especialmente ligaduras de expresión en grupos rápidos de
notas que obviamente no se pueden tocar staccato. Además, hemos incluido
dinámicas y reguladores, por completo ausentes en la fuente.

Por último, encontramos “‘EN UNA NOCHE DE AQUELLAS’ / BAMBUCO N.º 2 A CUATRO
MANOS.” La composición está atribuida sin ambages a D. Fallon, lo que se constituye
en prueba de la autoría del Bambuco Nº 1. No advertimos numeración en esta fuente,
que recordamos, no se encuentra entre los ejemplares del método consultados, sino
que nos fue suministrada por Luis Carlos Rodríguez. Parece una separata del método,
lo que confirma en todo caso nuestra conjetura de que se trata de publicaciones
independientes. La fuente consiste de cuatro páginas, dos para el primo, dos para el
bajo. Aquí utiliza también el máximo común divisor “Li-no sa-le pi-de” en la partitura,
que además está digitada con bastante profusión en ambas partes. La fuente no
incluye ningún tipo de articulación, dinámica o expresión, que hemos añadido a
discreción.

Conclusiones y recomendaciones

Esperamos con este trabajo haber contribuido a la elaboración de un catálogo


preliminar de obras para piano a cuatro manos del siglo XIX de América Latina, que
hasta la fecha no existía, y que muestra una muy interesante actividad para dúo
pianístico en esa época, desconocido hasta ahora en la literatura sobre el tema. En tal
sentido, recomendamos ampliamente continuar con la tarea de recuperación y
recopilación de obras, y proponer eventualmente una edición antológica de lo mejor de
este repertorio, que se encuentra sumamente disperso y resulta muy difícil de
conseguir para los ejecutantes actuales.

La edición de las cuatro obras publicadas en este artículo constituye un aporte a la


música latinoamericana para piano a cuatro manos, y en especial, a la música
colombiana, principalmente porque se trata de composiciones originales que, si no se
transcribían a notación tradicional como hemos hecho aquí, iban a permanecer por
mucho tiempo sin ser incorporadas al repertorio para dúo pianístico. Los resultados
han sido muy alentadores, sobre todo en lo que respecta a comprobar la eficiencia del
sistema alfabético, que ha demostrado constituir un soporte robusto, eficiente y
adecuado para la música de esa época.

No nos queda sino recomendar la edición del resto de las obras colombianas
contenidas en las publicaciones de Fallon, 28 así como una reedición facsimilar del libro

Referencias

Arango, D. (2013). Colombian Piano Music for Four Hands: a Historical Context and
Perfomance Catalog. Tesis para el DMA (Doctor of Musical Arts),
University of Iowa [http://ir.uiowa.edu/etd/4814].

Fallon, D. (1885). Arte de leer, escribir y dictar música: sistema alfabético Bogotá:
Imprenta de Diego Fallon.

Fallon. D. (1869). Nuevo sistema de Escritura Musical por Diego Fallon. Bogotá:
Imprenta Metropolitana.

Gadles Mikowsky, S. (1988). Ignacio Cervantes y la danza en Cuba. La Habana:


Editorial Letras Cubanas.

Hernández, G.; y De Blanck, O. (1959). Cervantes. 40 Danzas. La Habana: Ediciones


De Blanck.

Lorenz, R.; Hernández, L.R; y Dirié, G. (eds.). (1995). Scores and Recordings at the
Indiana University. Latin American Music Center. Bloomington &
Indianapolis: Indiana University Press.

McGraw, C. (1981). Piano Duet Repertoire. Music Originally Written for One Piano,
Four Hands. Bloomington: Indiana University Press.

Ministerio de Cultura República de Colombia. Música Colombiana para Piano a Cuatro


Manos. Dúo Numen, Bibiana Carvajal and Rubén Pardo, piano. Bogotá,
2012, compact disc.

Pareyón, G. (2007). Diccionario Enciclopédico de la Música en México, 2 vols.


Guadalajara: Universidad Panamericana.

Sans, J. F. (2012). El patrimonio musical iberoamericano en el concierto mundial: las


sinfonías del Nuevo Mundo. En M. Godoy Aguirre (ed.), Memorias del Ii
Encuentro Internacional de Musicología. Musicología desde Ecuador Vol.
1., pp. 33-43. Loja: Ministerio de Cultura del Ecuador.

Tieles Ferrer, C. (1994). Espadero, lo hispánico musical en Cuba. Barcelona: Agil


Offset, S.A.

28
Entendemos que Pedro Sarmiento está elaborando su tesis de maestría en la Universidad Nacional en
Bogotá sobre este tema.
Cuatro obras colombianas del siglo XIX
Originales para piano a cuatro manos

Bambuco nº 1 por Diego Fallon


El innominado (pasillo) por Erg
La loca (polka) por Diego Fallon
En una noche de aquellas. Bambuco nº 2
por Diego Fallon

Del libro Arte de leer, escribir y dictar música de Diego Fallon


Edición de Juan Francisco Sans ©
Kotrabaleb Partituras
Caracas 2015
Cuatro obras colombianas del siglo XIX originales para piano a cuatro manos

E l ilustre poeta colombiano Diego Fallon (1833-1905) publica en 1869 en Bogotá su Nue-
vo Sistema de Escritura Musical, proponiendo un ingenioso método de notación musi-
cal. En 1885 publica una versión más acabada del mismo -Arte de leer, escribir y dictar
música: sistema alfabético– que incluye una importante antología de composiciones de
Mendelssohn, Bellini, Beethoven, Strauss, etc., transcritas a la nueva notación. Resulta no-
table encontrar entre estas muestras musicales, cuatro obras colombianas escritas para
piano a cuatro manos: el Bambuco nº 1 (sin autor identificado); el pasillo El innominado
por Erg.; y la polka La loca y En una noche de aquellas. Bambuco Nº 2, autoría del propio
Fallon, que ofrecemos aquí transcritas a la notación tradicional.

En la portadilla de la primera obra aparece la inscripción “Bambuco / nº 1 / á cuatro ma-


nos”, sin mención alguna de autoría. La segunda obra aquí publicada es el pasillo El inno-
minado de un tal Erg. (el punto sugiere una abreviatura del nombre). En realidad, Fallon
ofrece en su libro tres versiones de la obra: la primera para piano a cuatro manos, sin diná-
micas ni articulaciones, limitándose a anotar las alturas y sus valores, además de la digita-
ción pianística (probablemente con fines didácticos, para concentrarse en el aprendizaje de
la notación); la segunda también para piano a cuatro manos, indicando no obstante de ma-
nera explícita los silencios, las articulaciones y las dinámicas ausentes en la primera ver-
sión; y la última versión para piano a dos manos, donde omite también dinámicas, articula-
ciones y digitaciones. No cabe duda que de las tres versiones, es quizá la segunda la más
completa en todo sentido. A los efectos, hemos optado por tomar como fuente principal la
segunda versión, contrastándola con las otras dos como fuentes de control. Luego está la
polka La loca, del propio Diego Fallon. Se trata sin duda de la más larga y compleja de la se-
rie, y muestra la maestría del autor en el manejo del género y la forma. Por último encon-
tramos En una noche de aquellas. Bambuco Nº 2, también del propio Fallon

A los fines de facilitar la interpretación de esta música, hemos sugerido una marca metro-
nómica para todas las piezas. En la primera, tercera y cuarta nos hemos permitido también
sugerir dinámicas, reguladores, articulaciones y ligaduras de expresión, imprescindibles pa-
ra comprender la naturaleza de esta música, y orientar así al ejecutante. Las dinámicas y
reguladores de El innominado de Erg. son de la fuente, y aunque nos parecen excesivos en
todo sentido, las hemos incluido tal cual en esta publicación. El orden de las piezas sugiere
un turno de baile del siglo XIX, con la variedad debida de géneros. Animamos a tocarlos en
este mismo orden, a los fines de conformar con todos una suerte de suite.

La edición de las cuatro obras aquí publicadas constituye un aporte sustantivo a la música
latinoamericana para piano a cuatro manos, y en especial, a la música colombiana, princi-
palmente porque se trata de composiciones originales que, de no haber sido transcritas a
notación tradicional como hemos hecho aquí, iban a permanecer por mucho tiempo sin ser
incorporadas al repertorio para dúo pianístico. Los resultados estéticos, pianísticos y musi-
cales han sido muy alentadores. Igualmente, hemos podido constatar la eficiencia del siste-
ma alfabético de Fallon, que en su momento constituyó un soporte robusto, eficiente y ade-
cuado para la música de esa época.

Juan Francisco Sans


Caracas, noviembre de 2015
Bambuco nº 1

Atribuido a Diego Fallon


Edición: Juan Francisco Sans

œ œ #œ œ œ œ œ œ
œ œ.
[q=120]

3 œ œ œ J
&4 ∑ ∑ ∑ ∑ J J
P œ
j j œ œ.
Primo

3 ∑ ∑ ∑ ∑ œ
œ #œ œ œ œ œ J
&4 œ œœ

? 3 œ œ œ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
4
Secondo p
? 34
˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ

( √)
œ #œ ˙ œ #œ œ œ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ œ
œ œ œ œ œ œ #œ œ œœ
&J Œ J J œ œ J J
8

J J J
P
œ #œ ˙ œ #œ œ œ œ œ œ
œ œ œ œ œ œ #œ œ # œj œ œj œ œ

& J J Œ J J J œ œ œ œ œ
J œ

? œ œ #œ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ

?
˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ #œ ˙ œ

√ œ œ œ œ #œ ˙ œ #œ
œ J œ œ Œ œ œ œ œ #œ J œ nœ œ œ œ œ œ
15

& J J J J
œ œ œ œ #œ ˙ œ #œ
œ œ œ œ œ œ œ #œ œ nœ œ œ œ

& J J Œ J J J œ œ
J

? œ œ œ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ œ
œ œ #œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ

?
˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ bœ

1
œ œ œ œ œœ œ œ œ œ œœ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œœœ
j j
œ œ œ œ œ œ œ œ œ
j j

&. . ΠJ J J J J J ΠJ J J J
21

F
œœœœ œ œ œœœ œ œ œœœ œœ œ œ Œ œ œ œ œ œJ œ œJ œ œ œJ œ œJ œ œ

& .. ΠJ J J J J J

? .. œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
2° P
? ..
˙ œ ˙ ˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ
œ ˙ œ

#œ œ œ œ ˙
œ œ œ œ œ œ œ œ #œ œ œ nœ œ œ œ #œ ˙ Œ œœœœ

j

& J J Œ
28

J J J J
P
œœ #˙
Œ œ œ œ œ œJ œ œJ œ œ # œj œ œj # œ œ œ ˙ Œ œœœœ œ

& J Jœ œ
œ œ œ
? œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ
2° p
?
˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ ˙ œ
˙ œ

œ #œ œ œ œ œ œ œ #œ œ nœ œ œ œ œ #œ œ nœ œ œ œ
&J œ œ .. J œ œ J œ œ
1 2 3

J
35

J J J J J J J J
D.C. y a la 3ª casilla

œ œ œ œ œ œ œ j .. œJ œ œ œ œ œ œ j œ œ œ œ œ œ œ j

&J J J œ œ J J œ œ J J J œ œ

? œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ .. œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
œ œ œ œ œ œ œ ‰ œJ œ ‰ Œ
1 2 3

J

? ..
D.C. y a la 3ª casilla

˙ bœ ˙ #œ œ. j j‰
˙ œ ˙ œ ˙ œ œ
œ

2
El innominado
Pasillo a 4 manos
Erg. [¿?]

%œ œ
Edición: Juan Francisco Sans
[q=180]

# # # 3 œJ . œ œ œ. œ #œ œ œ . œ œ Œ
& 4 .. J J J ‰ œJ œ œ œ #œ
f p S
# 3 # j
Primo dim.

& # 4 œJ .. œ œ . j j ‰ œj œ œ
œ œ œ. œ #œ œ œ . œ œ Œ œ #œ

? # # # 3 ‰ .. %Œ ‰ œ œ œ ‰ œ
œ Œ ‰ Jœ œ
œ
œ ‰ Jœ œ
œ
Œ ‰ J œ
4 J J œ
f cresc. tenuto cresc. dim. F
? # # # 34 ‰ .. Œ Œ
Secondo

œ ∑ œ Œ Œ ∑ Œ Œ
œ œ
œ


# # œ œ œ œ œ. œ œ œ. œ #œ œ œ . œ
& # J ‰ ‰ Jœ # œ œ œ ‰ œJ œ ‰ Œ ‰ J J J J
6

J
f
œ œ œ. œ œ œ.
### j œ #œ œ œ . œ
1° decresc.

& œ ‰ œ ‰ j ‰ j j ‰ Œ J J ‰ JJ
œ #œ œ œ œ œ
œ. œ œ œ. œ œ œ œ œ œ Œ ‰ œ œ œœ ‰ œ œ
tenuto

? ### œ . J œ œ Œ ‰ œJ œ
legato

J #
J J

? ###

∑ œ Œ Œ ∑ œ Œ Œ ∑ œ Œ Œ
œ œ œ

# # #(√œ ) œ œ √2œ
‰ Jœ œ œ . œ œ
loco 1

Œ œ œ œ. œ œ œ œ œ Œ ‰ .J . Œ ‰ J
12 loco

& J J
p cresc. f
œ œ œ j
# #
‰ Jœ œ œ . œ œ œ œ œ œ

& # œ Œ œ œ
J
œ.
J [ ]
Œ ‰ J .. Œ ‰ # œœ

? # # # œœ ‰ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
legato

Œ ‰ J œ
1 2

œ ‰ J œ ∑ .. Œ ‰ J œ
J

? ###

∑ Œ Œ ∑ Œ Œ ..
œ œ œ Œ Œ œ Œ Œ
œ œ œ
3
œœœ
con delicatezza

# # œ œ œœ œœ œœ ˙ œœ œ œ œ œ œ œ.
& # .. ‰J ‰ Jœ ‰ ‰ Jœ œ
J œ Œ Œ
17

ƒ p
# #

& # .. œœ œœ # œœ œ Œ Œ Œ œ ‰ j
#œ œ
Œ Œ ‰ jœ œ œ œ œ ˙
œ œ Œ Œ
ƒ dim.
œ œ œ œœ œ
? # # # .. Œ ‰ œJ œ #œ
‰J œ Œ ‰ J #œ œ
‰Jœ Œ
œ
‰Jœ
œ
‰Jœ Œ ‰ œ œ
J
cresc. dim.

? # # # ..

Œ Œ œ Œ Œ œ Œ Œ Œ Œ œ Œ Œ œ Œ Œ œ Œ Œ
œ œ


^œ ^œ ^œ
^œ ^œ ^œ ^œ ^œ ^œ ^œ ^œ
### œ œ œ œ œ œ
Œ Œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
24

&
ƒ
### œ œ #œ œ œ œœ œ œ œ # œœ œœ œœ œœ # œœ œœ œœ œœ œ œ œ

& Œ Œ œ œ œ

? ### œ . œ œ œ
J#œ & Œ ‰ œj œ. j
œ œ Œ ‰ œj œ. j
œ œ
? Œ ‰œ
œ œ. œ œ. J
ƒ F cresc. p cresc.

? ### Œ Œ

œ œ Œ Œ ∑ œœ Œ Œ ∑ œ Œ Œ
œ œ œ
° *
° *
(√) loco œ œ œ. œ 1.œ œ œ
#œ #œ
### œ #œ œ œ
2. 3. para terminar

‰ œJ ..
œ œ
J Œ Œ ‰ J Œ J ‰ Œ
30

&
%
# # œ œ œ œ. œ œ œ œ
al

& # œ #œ œ #œ J Œ ‰ # œœ ..
J
Œ ‰ œJ Œ Œ
1. 2.
œ
3. para terminar

? # # # Œ ‰ œj œ Œ
j
‰ œœ # œ Œ
j
‰ œœ œ .. œ ‰ œJ œ Œ
œ
J ‰ Œ
f F %
? ###
2° al

Œ Œ Œ Œ Œ Œ .. ‰ œj j ‰ Œ
œ œ œ œ œ œ
œ

4
La loca
Polka para piano 4 manos
Diego Fallon
Edición: Juan Francisco Sans

[q=90]

b 2 j j j j j
& b b 4 ≈ œœ ≈ ≈ œœ ≈ ≈ œœ œœ œœ œœ ≈ œœ ≈ œœ ≈ ≈ œœ ≈ ≈ œœ œœ œœ œœ ≈ œœ ≈ œJ ≈ ≈ œœ ≈
P
staccato

b
Primo

2
& b b 4 ≈ œj ≈ ≈ j ≈ ≈ ≈
œ
≈ j≈≈ j≈ ≈
œ œ œ œ œ œ
≈œ ≈ j≈≈ j≈
œ œ
œ œ œ œ œ œ œ
? b 2 œ œ œ œ œ œ œ œ
bb 4 œ œ œ œ
staccato

œ
Secondo

? b b 24 œ œ œœ œ
b œ œ œ œ
f

b j j r j j
& b b ≈ œœ œœ œœ œœ ≈ œœ ≈ œœ ≈ ≈ œœ ≈ ≈ œœ œœ œœ œœ ≈ ‰ ≈ œœ ≈ ≈ œœ ≈ ≈ œœ œœ œœ œœ ≈ œœ
6

b

& b b ≈ œ œ œ œ ≈ œ ≈ j ≈ ≈ œj ≈ ≈ œ œ œ œr ≈ ‰ ≈ j ≈ ≈ j ≈ ≈
œ ≈
œœ
œ œ œ œ œ œ
? b œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
bb

œ œ

? bb
b œ œ œ œ œ œ œ œ œ

b b b ≈ jœ ≈ ≈ jœ ≈ ≈ œ œ œ œ ≈ œ ≈ œj ≈ ≈ n œœœ ≈ ≈ œœœ œœœ œœœ œœœ ≈ œœœ ≈ œœœ œœœ œœœ œœœ ≈ œœœ ∑
œ œ
11

& œœœ œ œ œ J
b œœœ œ

& b b ≈ œj ≈ ≈ œj ≈ ≈ œ œ œ œ ≈ œ ≈ œj ≈ ≈ n œj ≈ ≈ œ œ œ œ ≈ œ ≈ n œœ œœ œœ œœ ≈ œœ ≈ œ œ œ
œ
? b œ œ œ œ œ œ bœ œ
œ œ œ œ œ œ nœ œ œ œ œ œ œ
bb œ ‰ J

? b œœ
bb œ œ œ œ bœ œ œ œœ œ œ œ nœ œ œ œ œ œ
œ
5
œœ œ œ œ œ œ
œœœœ œ œ œ œ œœ
b
&bb ≈ œ œ œ œ œœ ≈ œ œ ≈ œ œ ≈ n œ œ œ œ œ
17

f3 nœ œ b œœ œœ œœ œœ
b ‰ œœj ≈ œ œ ≈ œ œ ≈ # œ œ œ œ œœ œ

&bb Œ œ œ

œœ œœ b œ œ œ œ œœ œœ œ œœœ œ œ œœœ œœœ œœœ œœœ


? b
bb œ ‰ œœ J
J J

legato
F
? bb
b œ œ bœ œ œ œ œ œ œ œœœ œ œ œ œ
œ œ œ œ œ œ

œœœœ
œœœœœ œœœœœ œ œ
œœœ œ œœœ œ œœ
b œ
&bb ≈œœœœ œ ≈œœ ≈œœ
23

œ œ œ œ œ œ œ œ nœ œ b œœ
bbb ‰ œœj ≈ œ œ ≈ œ œ

& Œ
.
? b b œœœ œœ œœ b œ œ œ œ . œœœ œœœ
œœœ œœœ œœ œœ œœ œ
œ ‰
b J J J J J J J
2° f F f
? b
bb œ œ œœ œœ œ œ b œ œ œ œ. œ œ
œ œ œ œ œ. œ œ

œœœœ
œœ œ œ œ œœ œ œ bœ œ nœ œ
b œœœœ ‰
& b b ≈ nœ œ œ œ ≈œ ≈œ
28

nœ œ nœ
3 3 3

b œ nœ œ

≈œœ
3

& b b ≈ # œ œ œ œ œœ ‰ œ ‰ œ œ ‰
J J J
œ œ œ œ œ # œœœ œœ œœ œ FINEœ
? bb œ œœœ œ
J J J J J œœ œœ
b œ ‰ J ‰
F ƒ
œ œ œ œ nœ œ

? bb œ
FINE

b œœœ œ œ œ j
J œ
œ

6
œ œ œ œ œ œ
j œ œ œ œ œ œ n œœ
b ‰ ≈ œ œ œJ ‰ ‰ ≈ n œ # œ œJ œœœ ‰
& b b ‰ ≈ œ œ œJ ‰ J ‰ ‰ J J
33 3 3

ƒ
j
3

b j ‰ œ œ œj ‰ ‰ œ œ œj n œœ

&bb ‰ j Œ ‰ j Œ ‰ j ‰
œ œ œ œœ
œ
? b œ ‰ œ œ n œœœ n œœ
bb ‰ j ‰ œj # œœœ ‰ J ‰ J
œ œ J

‰ œJ œ

? bb ‰ ‰ ‰ ‰ Jœ
b j j #œ j
œ œ œ
œ œ œ
œ œ

œœ œ # œœœ œ œ œ œ #œ œ œ œ
œœ œ œ œ œ œœ œœ œœ œ
b #œ œ œ
&bb ‰ J ‰ nnn ‰ œœ œœ ‰ #œ œ œ
38

J
P
b œ œœ j
‰ œ œ œj ‰ nnn ‰ j

œœ
& b b œœ œ œ œ œœ œœ œœ œœ ‰ # œœ œœ œœ

œ nœ œ œ œœ œœ œœ œœ œœ
? bb œ ‰ # œJ œ œ
b nnn œ œ ‰ œ œ
J
œ œ
J
œ
J
2° p
? b œ œ œ ‰ j n œ œ œ
bb nœ œ #œ n n œ œ œ œ œ œ œ œ
œ

œ nœ œ œ œ œ
œ n œ # œœ œ œ œœ # œ œ œœ n œœ œœ œœ
‰ œ œ œ œ ‰ œ œ œœ
43

& J

‰ # œj

& œœ # œœ œœ ‰ œ
J
œ #œ œ œ œ
œ œœ n œœ œœ œœ œœ

? œœœ # œœœ œœ
œ
œœ œœ
œ #œ
œœ
œ
œœ œœ
œ nœ œœœ œœœ œœœ œœœ œœœ œœ œœ
J J J J J J J J J J

?œ œ œ œ œ œ
œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
œ œ œ œ

7
œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
œœ # # œœ œœ œœ œœ œœ œ œ œ #œ œ œ œœ
œ
&‰ J ‰ J #œ ‰ J
48

‰ Jœ œ œ

& ‰ Jœ œ # # œœ œœ œœ œœ ‰ bœ œ œ œ œœœ œ œ œ œ
J œ

? œœ œ œ œ œœ
œ
œœ
œ
œœ œ
œ œ œœ œœ œœ œœ œœ œœ # œœ œœ œ œ

J J J J J J J J œ œ
J

?œ Œ œ œ #œ œ œ œ œ œ
œ œ œ œ œ œ
œ œ #œ œ

œœ œ
#œ œ œ #œ œ œ #œ œœ œ œœ j
≈ ‰ ≈ œ b œ œJ ‰ ‰ ≈ œ b œ b œJ ‰ œ œ
‰ ≈ œ # œ J œœ
54 3 3

&
ƒ 3

œœœ ‰ œ ‰ b œj

& # œ œ œ # œ n œ œ # œ œœ J ‰ Jœ Œ bœ Œ ‰ j ‰ j
œ œœ
œ # œœ œ œœ
? œœ œ J J ‰ ‰ œœ œœœ b œœœ Œ b b œœœ Œ # œœ Œ
J J
2° ƒ
? œ œ ˙ œ ‰ j bœ ‰ œj œ ‰ j
œ #œ bœ œ œ œ ˙ œ bœ bœ œ œ
bœ œ
œ

œ œ œ œ œ œ œ
œ œ œ œ œ œ J #œ nœ œ #œ œ œ œ
J ‰ ‰ J ‰ J ‰ ∑ bbb
60


f F
œ œ œ œ œ œ œ
meno

j bbb

& œ œ œ ‰ ‰ J J nœ œ œ œ œ #œ œ œ œ œ
œ
b œœ œœ œ œ bœ œ œ œ
?œ œ J J ‰
‰ J ‰ Œ ∑ bbb
f F P
bœ ‰ b Jœ œ n œ
‰ Jœ œ œ œ

? Œ Œ ‰ J œ bbb
œ
œ

8
√r œ nœ œ œ œ
b j œ œ #œ œ œ
3

J ‰ œ œ #œ œ œ œ
œ

& b b œ œ #œ œ œ œ œœœœ œ ‰ œ
65

œ œ #œ œ œ # n œœ n œœ
expresivo

bbb

& ∑ ∑ œ Œ ∑
œ
? b ‰ œ œ œ œ œ œ œ œ œ n œœ œ œ n œœ œ
bb J ‰ J œ ‰ J œ ‰ J ‰ J
2° p
? bb œ Œ œ Œ œ Œ Œ Œ
b œ œ

√r
b j œ œ #œ œ œ
‰ œj ‰ œj ‰ œj œ œ # œ œ œ œ j
3 3
œ

&b b œœœœ œ ‰ Œ œœœœ œ ‰ œ


70

œ œ #œ œ œ
bbb

& ∑ ∑ ∑ œ
n œœ n œœ œœ œ œ œœ

? bb ‰ œ œœ œ œ œ œ œ n œœ œ œ n œœ œ
J J
b J œ œ #œ œ œ nœ œ
‰ J ‰ ‰

? b Œ ‰ œ Œ nœ Œ n œœ Œ
bb œ
œ œ

( √) # œ œ œœ
b œ bœ œ œ ‰ n œœ œ # œ œ œ n n œœ œ nœ œ nœ œ
&bb œ ∑ ‰. R J ‰
76

J
œ nœ œ œ œ œ œ
b œ œ #œ #œ #œ
1° 3

& b b œ b œ œ œJ ‰ œ œ œœ n œ
œ
J ‰
œ
œ œœ œ œ
œœ œ
œ #œ j
n œ œœœ
3

? bb ‰ J œ nœ œ œ œ œ œ #œ nœ n œœ n œœ œœ ‰?
œ
j
b bœ &
œ œ
œ nœ nœ nœ
p
j
œ

? bb Œ Œ ‰ œj œ j
b œ ˙ ˙ œ œ œ
œ ˙ ˙ œ œ œ

9
√r œ nœ œ œ œ
b j œ œ #œ œ œ
3

J ‰ œ œ #œ œ œ œ
œ

& b b œ œ #œ œ œ œ œœœœ œ ‰ œ
81

p expresivo
3

b œ œ #œ œ œ # n œœ n œœ

&bb ∑ ∑ œ Œ ∑
œ
? b ‰ œ œ œ œ œ œ œ œ œ n œœ œ œ n œœ œ
bb J ‰ J œ ‰ J œ ‰ J ‰ J
2° p
? bb œ Œ œ Œ œ Œ Œ Œ
b œ œ
œ

b j ‰ œj j j j
3 3

&bb œœœœ œ ‰ Œ ‰ œ ‰ œ œ œ #œ œ œ œ œœœœ œ ‰


86

b

&bb ∑
œœ œ œœ
∑ ∑
n œœ n œœ œ
œ œœ œ œ œ n œœ œ
? bb ‰ œ œ J
b J œ œ #œ œ œ nœ œ
‰ J ‰

? b Œ ‰ œ Œ nœ Œ
bb œ
œ œ

√r # œ œ œœ œ œ #œ œ #œ œ œ œ œ . nœ œ œ
b œ œ #œ œ œ œœ
œ œ œ bœ œ œ ‰ ‰. R
œ

&bb ∑
91

J
fD.C. al FINE
b œ œ #œ œ œ #œ œ nœ œ œ #œ œ #œ œ œ œ œ . nœ œ œ œ
œ œ œ bœ œ œ ‰
1° 3

&bb œ œ n œ œ
J œ œ œ œ œ
œ n œœ œ œ œœ œ œ
œ œ #œ œ
3

? bb ‰ J ‰ J bœ œ nœ œ œ œ œ œ œ œ #œ ? J ‰ Œ
œ nœ œ
j
b &
œœ
œ D.C. al FINE

? bb n œœ Œ Œ Œ ‰ œj œœ ‰ Œ
b œ ˙ nœ œ œ J
œ ˙

10
En una noche de aquellas
Bambuco nº 2
Diego Fallon
Edición: Juan Francisco Sans

œ œ œ œ œ œj œ œ
[q=120]

œ œ œ œ œj œ #œ œ œ #œ
3
&4Œ œ œ œ Œ J J Œ
J J
P
œ œ # œ œj œ œ œ œ œ œ œ j
Primo

3 Œ œ œ œ
œ œ œ Œ
&4ΠJ
œ œ
J

?3 œ œ œ œ œ œ œ # œ
œ œ œ œ œ œ œ
4 œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
Secondo p
? 34
œ Œ œ œ Œ œ œ Œ œ œ
Œ
œ œ
Œ
œ

œ œ œ
j
œ #œ œ œ œ œ œ œ
œ #œ œ
œ
nœ œ nœ
j
J J J J Œ Œ J ‰ Œ Œ Œ
& J
6

J
F
œ œ œ n œJ œ œ
cresc.

j j œ œ œ ‰ Œ œ œ

& œ œ #œ œ œ J J J Œ œ Œ Œ Œ
J
œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
? œ œ œ œ œ œ œ
œ
œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
œ
2° cresc. P
? Œ Œ œ Œ œ œ Œ œ Œ
œ œ #œ nœ œ œ
œ œ œ œ

œ œœ œ œ # œ
œœ œ œ œ œ Œ œ œ Jœ œ # œJ œ œ Œ œ œ # œJ œ œ ‰ œj œ ˙
j
Œ
11

&J J J J

œ œ œ Œ Œ œ œ œJ œ œJ œ œ Œ œœ œ œ œ œ œ œJ œ œ ‰ œ ˙
1° dim.

& œJ œ J J J
œ œ œ œ œ œ œ œ œ
? œ œœ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ # œœ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ œ
j

œ œ œ œ
2° dim.

?œ Œ œ œ Œ œ Œ Œ Œ Œ
œ œ œ œ œ œ œ œ
œ œ œ œ œ œ œ œ
11
œ œ œ œ œœ œ œ
j
œ œ œ œœ œ œ œ œ œJ œ
j
œ #œ œ
j

œ œ œ œ œ œ œ œ
j œ
J J J J
œ
J J J
17

&
f
œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
œ œ œ J œ œ œ œJ œ œ #œ œ

&œ œ
J J œ œ œ #œ J
J J J
œ
?œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
œ
œ œ œ œ œ œ œ œ œ
2° F
? Œ Œ Œ Œ œ Œ Œ
œ œ œ œ œ
œ œ œ œ œ œ

œ œ œ œ
j
œ œ œ
œ œ œ œ œ #œ #œ œ
œ
J J œ œ Œ Œ œ œ Jœ œ J J
J J
23

& J
f
œ œ
œ œ œ œJ œ j œ œ œ #œ œ

&J J# œ œ œJ # œ œ œ
J
Œ Œ œ œ œ J J
œ œ œ œ œ
?œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ #œ œ œ œ
œ œ
œ
2° F
? Œ œ Œ œ œ Œ œ Œ Œ
œ œ œ œ œ œ

#œ œ
j
œ œ œ #œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ #œ
œ œœœ
œ j
œ œj œ
j
J J J J J J J

œ œ
28

& J J
œœ
J

œ œ œ # œ œ n œJ # œ œ œ œœ œœ œœ œ œ
J # œ œJ œ œ œ œ j

œ œ
allarg.

& J J J J J J œ œ
œ
? œ œ œ œ œ # œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ
œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ œ

?
allarg.

Œ Œ Œ Œ Œ Œ
œ œ œ œ œ œ œ
œ œ

12
View publication stats