You are on page 1of 6

La fiebre tifoidea

se produce por la bacteria Salmonella typhi. La fiebre tifoidea es poco común en los países industrializados. Sin embargo,
sigue siendo una grave amenaza para la salud en el mundo en desarrollo, especialmente para los niños.
La fiebre tifoidea se transmite a través de alimentos y agua contaminados o el contacto cercano con una persona
infectada. Generalmente, los signos y los síntomas incluyen fiebre alta, dolor de cabeza, dolor abdominal y
estreñimiento o diarrea.
La mayoría de las personas con fiebre tifoidea se sienten mejor a los pocos días de comenzar el tratamiento con
antibióticos, aunque una pequeña cantidad de ellas puede morir debido a complicaciones. Existen vacunas contra la
fiebre tifoidea, pero solo son parcialmente efectivas. Las vacunas generalmente se reservan para aquellos que pueden
estar expuestos a la enfermedad o que viajan a zonas donde la fiebre tifoidea es común.

La difteria
es una infección bacteriana grave que, por lo general, afecta las membranas mucosas de la nariz y la garganta.
Típicamente, la difteria provoca dolor de garganta, fiebre, inflamación de las glándulas y debilidad. Pero su característica
distintiva es la formación de una película de material gris y espeso que recubre la parte trasera de la garganta, y que
puede bloquear las vías respiratorias y provocar dificultad para respirar.
La difteria es muy poco frecuente en los Estados Unidos y en otros países desarrollados gracias a la vacunación
generalizada contra la enfermedad.
Existen medicamentos para tratar la difteria. Sin embargo, cuando alcanza los estadios más avanzados, la difteria puede
dañar el corazón, los riñones y el sistema nervioso. Aun con tratamiento, la difteria puede ser mortal; hasta el 3 por
ciento de las personas que la contraen mueren por su causa. Este índice es mayor entre niños menores de 15 años.

La tos ferina (pertusis)


es una infección de las vías respiratorias sumamente contagiosa. En muchas personas se caracteriza por una tos seca
intensa seguida de sonidos agudos al inhalar que parecen chillidos.
Antes de que se desarrollara la vacuna, la tos ferina era considerada una enfermedad de la infancia. Ahora la tos ferina
afecta principalmente a los niños que no han completado el esquema de vacunación y a los adolescentes y adultos que
han perdido la inmunidad.
Las muertes asociadas a la tos ferina son muy poco frecuentes pero ocurren frecuentemente en bebés. Por eso es tan
importante que las mujeres embarazadas, y otras personas que van a tener contacto directo con el bebé, se vacunen
contra la tos ferina.
La viruela es
una enfermedad causada por el virus Variola mayor. Algunos especialistas dicen que a lo largo de los siglos mató a más
personas que todas las otras enfermedades infecciosas juntas. La vacunación en todo el mundo detuvo la diseminación
de la viruela hace tres décadas. El último caso se reportó en 1977. Dos laboratorios de investigación aún guardan
pequeñas cantidades del virus. Los especialistas temen que los bioterroristas puedan utilizar el virus para diseminar la
enfermedad.
La viruela se disemina fácilmente de una persona a otra. Los síntomas se parecen a los de la gripe e incluyen:
 Fiebre alta
 Fatiga
 Dolores de cabeza
 Dolor de espalda
 Una erupción en la piel con llagas rojas y planas
No existe tratamiento. Líquidos y medicinas para el dolor o la fiebre pueden ayudar a controlar los síntomas. La mayoría
de las personas se recupera, pero algunas pueden morir. Aquellos que se recuperan pueden terminar con cicatrices
severas.

El sarampión
es una enfermedad infecciosa causada por un virus. Se disemina fácilmente de persona a persona y causa una erupción
en la piel de color roja con manchas. Esta erupción suele comenzar en la cabeza y descender al resto del cuerpo. Otros
síntomas pueden incluir:
 Fiebre
 Tos
 Moqueo nasal
 Conjuntivitis
 Sensación de dolor y malestar
 Pequeñas manchas blancas dentro de la boca
Algunas veces, el sarampión puede conducir a problemas serios. No existe un tratamiento, pero la vacuna contra
sarampión-paperas-rubéola (MMR) puede prevenirlo.
La Rabia Canina
Se trata de una enfermedad mortal tanto para animales como para perros así como para el ser humano, de ahí que
existan tantas medidas preventivas para evitar contraer esta temible enfermedad.
La rabia se transmite a través de la saliva, mediante una mordida en la mayoría de los casos aunque también puede
transmitirse extrañas veces por el aire.
Los síntomas de la rabia se pueden diferenciar en tres etapas o fases, pueden aparecer entre tres y ochos semanas
desde el contagio en la mayoría de los casos.Una vez que se presentan los síntomas es imposible curar la rabia, por lo
que no existe ningún tratamiento. Los veterinarios diagnostican la rabia con un análisis del tejido nervioso del cerebro,
por lo que es necesario sacrificar al perro para saber si tiene rabia.
Lo que afortunadamente sí que existe son vacunas para prevenirla cuando aún son cachorros, suelen aplicarse todos los
años, en el caso de España se realizan campañas de vacunación.

El paludismo
es una enfermedad causado por un parásito Plasmodium, el cual es trasmitido por la picadura de un mosquito
infectado. Sólo el género anófeles del mosquito transmite el paludismo. Los síntomas de esta enfermedad pueden
incluir fiebre, vómito y/o dolor de cabeza. La forma clásica de manifestación en el organismo son "fiebre, sudoración y
escalofríos" que aparecen 10 a 15 días después de la picadura del mosquito. Las muestras de sangre son examinadas con
un microscopio para diagnosticar el paludismo, en donde el parásito es detectado dentro de los glóbulos rojos. Las
pruebas de diagnóstico rápido (RDTs) son usadas para diagnosticar el paludismo en áreas remotas en donde el
microscopio no puede ser utilizado. Los medicamentos antipalúdicos se eligen según las manifestaciones clínicas, la
especie de Plasmodium infectante, los patrones de resistencia conocidos de las cepas en la zona donde fue adquirida, y
la eficacia y los efectos adversos de los fármacos disponibles.
Lepra
Es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Mycobacterium leprae. Esta enfermedad provoca úlceras
cutáneas, daño neurológico y debilidad muscular que empeora con el tiempo.
No es muy contagiosa y tiene un largo período de incubación (tiempo antes de que aparezcan los síntomas), lo cual
dificulta saber dónde y cuándo alguien contrajo la enfermedad. Los niños son más propensos que los adultos a
contraerla.La mayoría de las personas que entran en contacto con la bacteria no desarrollan la enfermedad. Esto se
debe a que su sistema inmunitario es capaz de combatir la bacteria. Los expertos piensan que la bacteria se disemina
cuando una persona inhala las pequeñas gotas en el aire liberadas cuando alguien con lepra tose o estornuda. La
bacteria también se puede transmitir por contacto con los líquidos nasales de una persona con lepra. La lepra tiene dos
formas comunes: la tuberculoide y la lepromatosa. Ambas formas ocasionan úlceras en la piel. Sin embargo, la forma
lepromatosa es más grave. Esta produce grandes protuberancias e hinchazones (nódulos).

hepático amebiano
Es una acumulación de pus en el hígado en respuesta a un parásito intestinal llamado Entamoeba histolytica.
El absceso hepático amebiano es causado por la Entamoeba histolytica. Este parásito causa la amebiasis, una infección
intestinal también llamada disentería amebiana. Después de que ha ocurrido una infección, el parásito puede ser
transportado a través de la sangre desde los intestinos hasta el hígado.
La amebiasis se disemina por consumir agua o alimentos contaminados con materia fecal. En algunas ocasiones, esto se
debe al uso de excrementos humanos como fertilizantes. La amebiasis también se disemina por del contacto directo
entre personas.La infección se presenta a nivel mundial, pero es más común en las áreas tropicales donde hay
situaciones de hacinamiento y malas condiciones sanitarias. África, Latinoamérica, el sudeste asiático y la India tienen
problemas de salud considerables a raíz de esta enfermedad.

¿Qué es la leptospirosis?
La leptospirosis es una enfermedad bacteriana asociada a animales salvajes y domésticos. Sólo hay informes de unos
pocos casos cada año en el Estado de Nueva York.
¿Quiénes contraen la leptospirosis?
La leptospirosis es, principalmente, una enfermedad laboral que afecta a granjeros, veterinarios, trabajadores de
servicios de aguas residuales y otras personas cuya ocupación consista en el contacto con animales, especialmente ratas.
¿Cómo se contagia?
La leptospirosis se contagia principalmente a través de la orina de animales infectados y en general, no se contagia de
persona a persona.
¿Cuáles son los síntomas de la leptospirosis?
Los síntomas de la leptospirosis son fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, vómitos, ictericia, anemia y a veces erupción. En
general, las personas con leptospirosis resultan bastante enfermas y con frecuencia requieren hospitalización.
¿Cuánto después de la exposición surgen los síntomas?
El período de incubación es generalmente de 10 días, pudiendo ser entre cuatro y 19 días.

El dengue
es una infección causada por un virus. Usted puede infectarse si un mosquito infectado lo pica. El dengue no se
transmite de persona a persona. Es común en áreas cálidas y húmedas del mundo. Los brotes pueden ocurrir en las
épocas de lluvia. El dengue es raro en los Estados Unidos.
Los síntomas incluyen fiebre alta, dolores de cabeza, dolor en las articulaciones y los músculos, vómitos y sarpullido.
Algunas veces, el dengue se convierte en fiebre hemorrágica por dengue, que causa sangrado en la nariz, las encías o
debajo de la piel. También puede convertirse en síndrome de shock por dengue que causa sangrado masivo y shock.
Estas formas de dengue ponen la vida en peligro.
No hay un tratamiento específico. La mayoría de las personas con dengue se recupera en unas dos semanas. Hasta
entonces, beber abundantes líquidos, reposar y tomar medicamentos contra la fiebre que no sean aspirina puede
ayudar. Las personas con las formas más peligrosas de dengue generalmente necesitan ir al hospital y recibir líquidos.

El Zika
es un virus que en su mayoría se transmite por mosquitos (zancudos). Una mujer embarazada puede pasar el virus a su
bebé durante el embarazo o cerca de la fecha de parto. Puede propagarse por contacto sexual. La mayoría de las
personas que se contagia el virus no se enferma. Una de cada cinco personas tiene síntomas, que pueden incluir fiebre,
erupción en la piel, dolor en las articulaciones y conjuntivitis. En general, los síntomas son leves y comienzan dos a siete
días después de haber sido picado por el mosquito.
Una prueba de sangre puede diagnosticar la infección. No existen vacunas o medicamentos para tratarla. Tomar mucho
líquido, descansar y tomar acetaminofén puede ayudar con la recuperación.
El Zika puede causar microcefalia (un defecto de nacimiento serio en el cual la cabeza de una persona es mucho más
pequeña de lo normal) y otros problemas en bebés cuyas madres fueron infectadas estando embarazadas.
Chikungunya
es un virus que es transmitido por los mismos mosquitos que transmiten el Dengue y el Zika. En raras ocasiones, la
madre puede contagiar al recién nacido al momento del nacimiento. También es posible la propagación a través de
sangre infectada. Se han producido brotes del chikungunya en África, Asia, Europa, los océanos Índico y Pacífico, el
Caribe y América Central y del Sur.
La mayoría de las personas que están infectadas tienen síntomas, los cuales pueden ser graves. Suelen comenzar de tres
a siete días después de la picadura de un mosquito infectado. Los síntomas más comunes son fiebre y dolor en las
articulaciones. Otros síntomas pueden incluir dolor de cabeza, dolor muscular, hinchazón de las articulaciones y
erupción cutánea.
La mayoría de las personas se sienten mejor dentro de una semana. Sin embargo, en algunos casos el dolor en las
articulaciones puede durar meses. Las personas en riesgo de contraer enfermedades más graves incluyen los recién
nacidos, adultos mayores y las personas con enfermedades como presión arterial alta, diabetes o enfermedades del
corazón.
Un análisis de sangre puede mostrar si usted tiene el virus chikungunya. No existen vacunas o medicamentos para
tratarla. Beber mucho líquido, descansar y tomar analgésicos sin aspirina puede ayudar.