You are on page 1of 1

“Un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo siempre será un hermano.

” Demetrio

¿Qué sentimos al ya graduarnos? ¿Qué ideas se nos cruzan por la cabeza? ¿Estamos pensando en la universidad o en el trabajo? En
primera instancia sé que no estamos pensando en eso, aún. Estamos pensando en que no veremos a nuestros compañeros tan a
menudo como acostumbramos durante 6 largos años, unos podrán llorar, otros podrán sentir ese amargo sabor a melancolía en su
paladar. Es normal, fueron 6 años. Pero también debemos de estar conscientes que en cuestión de semanas saldremos de esta gran
burbuja protectora llamada Javier “nuestro segundo hogar” a probar nuestro destino en el mundo real.

Todos tenemos sueños, todos tenemos metas. Al momento de salir y tomar las riendas para cumplirlas nos encontraremos con
obstáculos fijos y móviles: los fijos debemos de rodearlos, los móviles esquivarlos; ambos con inteligencia y buen juicio. Sepan que
nos tropezaremos y caeremos. Pero... ¿Por qué y para qué nos caemos? Para aprender a levantarnos. Puede ser que nos sintamos
solos pero nunca dudemos que hasta en la más absoluta oscuridad, siempre hay un rayo de luz al final del túnel.

Mi padre alguna vez me contó la fábula de la "Luciérnaga y la serpiente", para los que no la han escuchado, me tienen a mí que
estoy dispuesto a contárselas: En un bosque había una luciérnaga que era perseguida por una serpiente, al primer día la luciérnaga
terminó exhausta y lo mismo ocurrió al segundo y al tercero, era una persecución sin cuartel. Luego de varios días y al darse cuenta
la luciérnaga que la serpiente no iba a ceder, decide parar y decirle a la serpiente lo siguiente: -Sé que no te detendrás, sé que me
comerás, estoy exhausta. Pero antes de que continúes quiero hacerte 3 preguntas- la serpiente accede y le dice: -Ok pregunta-.
Primero: -¿Estoy dentro de tu cadena alimenticia?-, la serpiente responde: -No, me alimento de otros animales-. La segunda es: -
¿Te he hecho algún mal?-, la serpiente responde: -No, no me has hecho ningún mal- La tercera pregunta es: -¿Entonces por qué
quieres comerme?, ¿Por qué quieres destruirme?-, y la serpiente le responde: -Porque tu brillas y yo no-.

Moraleja: Habrá gente en las sombras que quiera vernos caer, que quiera quitarnos nuestra luz, pero no podemos permitirles ese
lujo. Debemos de seguir luchando ya que, con perseverancia y consistencia, somos capaces de lograr lo que nos propongamos.

Hoy en día, sé que no seríamos ni la mitad de hombres que somos sin el amor a Dios. Sin la humildad y solidaridad aprendida
durante las acciones sociales y apostolados, la honestidad implícita que manda nuestro código de convivencia, la tolerancia impartida
por nuestros dirigentes, el compañerismo y el respeto a todos guiados no solo por nuestros padres, sino también por nuestro querido
colegio.

Os daré un consejo sano: abran sus ojos, miren hacia arriba y disfruten las cosas buenas que tiene la vida. No tengan miedo y salgan
al mundo, empiecen a construir su legado, legado que perdure a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Como lo dijo un ex Presidente
de la República: "Lean, hagan deporte, aférrense a la música, amen a su familia, hagan todo lo que quieran, pero siempre honrando
bien a su Dios."

Lastimosamente vivimos en un mundo materialista, solo pendiente de los bienes mundanos. Esa es la sociedad de la cual formamos
parte hoy en día y debemos de aceptarla como tal. Albert Einstein dijo una vez: "No es ni la más fuerte, ni la más inteligente especie
la que sobrevive. Es la más adaptable y susceptible al cambio". Así que, debemos de adaptarnos a este mundo tan cambiante que se
encuentra en constante evolución.

Muchos asociamos la expresión "Paz Mundial" con utopía, claramente no nos equivocamos. Estamos muy distantes de una vida
armoniosa entre naciones y comunidades, pero ¿Qué pensarían si les dijera que hay algo que podemos hacer para acercarnos cada
vez más a la mencionada utopía? Algunos pensarían que estoy fuera de mis cabales, pero les diré cuál es esa acción a realizar que
para muchos seria insignificante, pero adelantándome a los hechos les aseguro que se equivocan. ¿Quieren saber qué es lo que
tenemos que hacer? Pues se los diré:
Hablar y no hablar por hablar, me refiero a hacerse escuchar.

La voz humana es el instrumento más poderoso del planeta, es el único capaz de comenzar una guerra o decir “Te amo”. Así que
usen su voz y hablen, esparzan ideas que ayuden a mejorar nuestro mundo.

Quizás no puedas cambiar el mundo entero, pero tú puedes cambiar tu mundo. Tú puedes cambiar tu vida, tú puedes cambiar el
mundo del cual tienes el control. Puedes cambiar tu esfera. Quiero alentarte a hacerlo, porque el futuro no es un lugar al que estás
predestinado a ir, el futuro es un lugar que tienes la opción de crear y mientras lo haces no olvides tener a Dios en tu vida y cuidar
tu corazón, porque él emana la vida.

Related Interests