You are on page 1of 4

Ladehojita

los niños
Año XIX • nº 1460 • 3 de marzo de 2019
¡La buena noticia para todos! • Domingo 8º durante el año

Mensaje de la Palabra de Dios para esta semana

A medida que crecemos debemos intentar que nuestras acciones sean fruto
de un corazón que sepa amar. Por ejemplo, si nos portamos bien en la es-
cuela, que no sea porque nos está mirando la maestra, sino porque eso es
lo que sentimos que tenemos que hacer.

CRUCIGRAMA NUMÉRICO
Reemplazar cada número por la letra correspondiente para leer una frase
que se refiere a la forma de relacionarnos entre los hermanos.

H I J L
10 1 11 2 4 3 6
14 7 13 12
7 11 5 9 12 5 10

A D E G 5 13 5 2 4 3 14
5 16 3 19
5 15 3 8 3 12

Q R S T 1 13 1 16 3 17 4
2 11 9 17
14 3 11 6 5 8 1

M N O P 15 8 1 18 3 9

6 8 1 10 12 5 18 7 19 5 2

U V Y 4 3 3 9 17 5 3

4 18 15 8 3 12 17 4 15 1
La Biblia, el libro de la Palabra de Dios
Las lecturas de la misa del domingo
Primera lectura: Segunda lectura:
Eclesiástico 27, 4-7 1Corintios 15, 51. 54-58

C uando se zarandea la criba, quedan Hermanos: les voy a revelar un mis-


los residuos: así los desechos de terio: No todos vamos a morir, pero
un hombre aparecen en sus palabras. El todos seremos transformados. Cuando lo
horno pone a prueba los vasos del alfa- que es corruptible se revista de la inco-
rero, y la prueba del hombre está en su rruptibilidad y lo que es mortal se revista
conversación. El árbol bien cultivado se de la inmortalidad, entonces se cumplirá
manifiesta en sus frutos: así la palabra ex- la palabra de la Escritura: “La muerte ha
presa la índole de cada uno. No elogies a sido vencida. ¿Dónde está, muerte, tu vic-
nadie antes de oírlo razonar, porque allí toria? ¿Dónde está tu aguijón?” Porque lo
es donde se prueban los hombres. que provoca la muerte es el pecado y lo
que da fuerza al pecado es la ley. ¡Demos
gracias a Dios, que nos ha dado la victo-
ria por nuestro Señor Jesucristo! Por eso,
queridos hermanos, permanezcan firmes
e inconmovibles, progresando constante-
mente en la obra del Señor, con la certi-
dumbre de que los esfuerzos que realizan
por él no serán vanos.

Evangelio:
Lucas 6, 39-45.

J esús hizo esta comparación: «¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos
en un pozo? El discípulo no es superior al maestro; cuando el discípulo llegue a ser
perfecto, será como su maestro. ¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y
no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, deja que
te saque la paja de tu ojo”, tú, que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca
primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano.
No hay árbol bueno que dé frutos malos, ni árbol malo que dé frutos buenos: cada árbol se
reconoce por su fruto. No se recogen higos de los espinos ni se cosechan uvas de las zarzas.
El hombre bueno saca el bien del tesoro de bondad que tiene en su corazón. El malo saca
el mal de su maldad, porque de la abundancia del corazón habla la boca.
El cuento
El ojo ajeno

de María Inés Casalá y aportes de Andrés Pisano Casalá • Dibujo de Hania Kollenberger
Si querés comunicarte con la autora, escribile a: inescasala@gmail.com

La familia de Carlos se mudó, por cues- sin miedo para realizarlos. La carroza re-
tiones de trabajo de la madre, a un pueblo presentaría la victoria sobre los miedos
pequeño. Allí tenían costumbres diferen- mientras los niños y las niñas bailaran y
tes a las de la gran ciudad. Una de las co- cantaran la canción con mucha fuerza.
sas que más llamó la atención a Patricia, Llegó el día del desfile. La mamá de Carlos
la mamá de Carlos, era que, a pesar de había trabajado mucho y estaba ansiosa.
que la escuela era pú- Miraba cada carroza
blica, los chicos usaban que pasaba con mucha
uniforme durante los atención y la criticaba
actos patrios. Los feria- con los que estaban a
dos eran motivo de una su alrededor. A esa le
gran fiesta para el pue- falta tal cosa, a esa otra
blo. Los estudiantes, le sobra brillo, en esa
desde los más peque- no se ven a los niños,
ños hasta los jóvenes en esa otra los niños
de los últimos años, se pueden caer… En
desfilaban alrededor un instante que se dio
de la plaza. Durante va- vuelta para buscar a al-
rios días, practicaban el guien que quisiera es-
paso que harían duran- cucharla, vio a la mamá
te la marcha. Después continuaban con el de uno de los compañeros que no había
desfile de carrozas. participado en la realización de la carro-
El armado de la carroza del curso de Car- za. Se la quedó mirando y pensando que
los llevó mucho tiempo de preparación: para ayudar no tenía tiempo, pero para
reuniones para planificar qué harían, dis- ir al desfile sí. A la mujer le brillaban los
cusiones para ponerse de acuerdo con el ojos de alegría, parecía estar disfrutando
tema, pensar algo que fuera factible… Por el desfile.
fin se decidieron a realizar la carroza de —Claro, no hace nada y viene fresca como
los sueños. El trabajo fue intenso. Cada una lechuga, —pensó.
niño contó los suyos, y luego pensaron La mamá se acercó a Patricia y la abrazó.
cómo plasmarlo en una carroza. Escucha- —¡Gracias, gracias! Mi hijo me habló mu-
ron varias canciones relacionadas con el cho de usted. Yo no pude ir a las reunio-
tema y eligieron una que hablaba de vivir nes porque me operaron y mi hijo estuvo
con la abuela que casi no puede caminar. Curiosidades de La hojita
Cada vez que me visitaba en el hospital
me hablaba de lo buena que es usted, de por Gladys y Margarita Pérez
cómo se preocupaba de que todos tuvie-
ran lo necesario. ¡Es usted una gran mu- Las Melli
jer! La carroza estuvo espectacular y los
niños muy felices.
Patricia quedó sorprendida por el co-
mentario de la señora y porque, por ha-
ber estado criticándola se perdió la pa-
sada de la carroza.

Para pensar y
conversar después de
leer el relato Los niños pueden cambiar el
mundo con las pequeñas cosas
Patricia era una buena mujer, pero de cada día, con la generosidad,
tenía una actitud que no le permitía
con el compartir, escuchando a
disfrutar de la vida: miraba la vida
del otro para buscar defectos. los demás y creando actitudes
¿Te ocurre algo similar? de hermandad.
Papa Francisco (2 de junio de 2017).

CORREO DE LECTORES
VO Escribinos para contarnos qué te parece La hojita, qué te gusta. EVO
N UE NU
Mandanos un dibujo, contanos de tu parroquia, escuela o barrio;
o lo que quieras compartir con nosotros y otros chicos.
¡Animate! Te esperamos…
Publicaremos tu mensaje en este espacio a partir del mes de julio
porque para que La hojita llegue a todo el País, se escribe cuatro meses antes.
Cuando recibamos tu e-mail, te responderemos rápidamente.
ESCRIBINOS A: inescasala@gmail.com

La hojita de los niños. Semanario religioso infantil de uso litúrgico. No reemplaza el uso de los leccionarios.
Nihil Obstat: Conferencia Episcopal Argentina. Imprimatur: Arquidiócesis de Buenos Aires. Edita: Sociedad de San Pablo.
Propietario Sociedad de San Pablo (Paulinos). Registro Nacional de la Propiedad Intelectual: nº 5.355.550 04/07/2018
Dirección: P. Fernando Teseyra. Redactora: Inés Casalá. Diagramación: Alfredo Repetto. Corrección: María Laura Rubino
Dibujos: Hania Kollenberger (cuento), Maia Pisano y Gladys y Margarita «Las Melli» Pérez.
www.sanpablo.com.ar Dirección y administración: Riobamba 230 C1025ABF Bs. As., Argentina.
Horario: Lunes a viernes, de 9.00 a 18.00
Teléfono: (011) 5555-2424 / Fax: (011) 5555-2425 / E-mail: suscripciones@sanpablo.com.ar / Impreso en G.S.Gráfica S.R.L.
Charlone 958 - (B1868DZF) Piñeyro, Avellaneda, Bs. As. Correo Argentino, Suc. 2 (B): Franqueo a pagar: cuenta nº 14.471.
En el Uruguay: San Pablo, Colonia 1591 (11200), Montevideo.
Teléfono: 24018332, / Cels.: 09494307 ó 095728681 / E-mail: libreria@san-pablo.com.uy