You are on page 1of 33

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE 
DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES 1 
 
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las 
Políticas Energética y Extractiva 
 
Washington DC 2010 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

1 Peticionarios de la Audiencia: Asociación Paz y Esperanza / Asociación Pro Derechos Humanos


(APRODEH) / Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Practica (CAAAP) / Coordinadora Nacional
de Derechos Humanos del Perú / Derecho Ambiente y Recursos Naturales (DAR) / Instituto de Defensa
Legal (IDL) / Instituto del Bien Común (IBC) / Servicios en Comunicación Intercultural (SERVINDI) / Central
Ashaninka del Río Ene / Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP)
 
 
 
 
 
 
 
I N D I C E 
 
 
 
                                    Pág. 
   
I. POLÍTICA  ENERGÉTICA,  AMAZONÍA  y  PUEBLOS  3 
INDÍGENAS 
 
   
II. VULNERACIÓN  DEL  DERECHO  A  LA  CONSULTA  EN  8 
EL PERÚ 
 
   
 
14 
III. AUSENCIA  DE  INSTITUCIONALIDAD  ESTATAL   
INDÍGENA  17 
 
   
IV. IMPACTOS  SOCIALES,  CULTURALES  y  19 
AMBIENTALES:    DERRAMES  EN  LA  AMAZONÍA   
PERUANA (Caso en el Río Marañón y Caso Cannán)   
  31 
V.  MEGAPROYECTO  DE  LA  CENTRAL   
HIDROELÉCTRICA  Y  EL  IMPACTO  EN  EL  PUEBLO   
ASHÁNINKA   
  33 
VI. SOLICITUD  AL  ESTADO  PERUANO  POR  PARTE  DE 
LOS PETICIONARIOS 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 2
 
 
 
I. POLÍTICA ENERGÉTICA, AMAZONÍA Y PUEBLOS INDÍGENAS 
 
Actualmente,  en  el  Perú  se  está  desarrollando  una  intensa  y  agresiva  política  de 
promoción de las inversiones energéticas debido al alto precio de los combustibles y a 
la  decreciente  acumulación  de  reservas  de  hidrocarburos  a  nivel  mundial.  Ello  ha 
posibilitado  que  se  vea  a  la  Amazonía  como  una  opción  donde  explorar  y  explotar 
estos  recursos  no  renovables  sin  considerar  criterios  éticos,  de  derechos  humanos, 
técnico biológicos y legales en espacios de conservación de biodiversidad y protección 
de derechos de los pueblos indígenas que podría traer graves consecuencias sociales en 
nuestro país. En el caso del Perú, desde el 2003, el Estado no ha tenido consideración al 
implementar  una  política  incoherente  de  promoción  de  las  inversiones  de 
hidrocarburos,  minería  y  ahora  proyectos  de  represas  en  la  Amazonía  peruana, 
superpuestos  a ámbitos  de  conservación  como  áreas  protegidas, territorios  indígenas, 
derechos  preexistentes  y  otros  ámbitos  de  protección  como  las  reservas  territoriales 
para  pueblos  indígenas  en  aislamiento  y  en  contacto  inicial.  Este  informe  busca 
presentar  un  estado  de  la  cuestión sobre  estos  conflictos  entre  la  política  energética  y 
las  prácticas  de  las  actividades  extractivas  y  sus  impactos,  así  como  las  posibles 
soluciones para eliminar dichos impactos. 
 
La falta de gobernabilidad energética en el Perú tiene un efecto directo en el ejercicio 
de los derechos humanos de los pueblos indígenas. La falta de planificación energética, 
coherencia de procedimientos legales, transparencia y participación, así como un claro 
proceso de rendición de cuentas traen consigo un serio impacto en el desarrollo de las 
actividades  energéticas  (hidrocarburos  y  proyectos  hidroeléctricos)  y  extractivas 
(minería), especialmente en la amazonía peruana. 
 
Por  ejemplo,  actualmente  existen  más  de  60  concesiones  de  hidrocarburos  en  la 
amazonía  peruana.  Desde  el  2004  a  la  fecha,  en  las  78  millones  de  hectáreas  de  la 
amazonía peruana, cerca del 60% de la amazonía tiene lotes de hidrocarburos. Más de 
40  lotes  están  superpuestos  a  tierras  de  comunidades  nativas.  Asimismo,  estos  lotes 
superpuestos han sido otorgados a las empresas sin consenso local, regional o nacional, 
sin  contar  que  el  gobierno  peruano  no  ha  respetado  el  derecho  de  los  pueblos 
indígenas  a  un  proceso  de  consulta  previo,  libre  e  informado  (FPIC  por  sus  siglas  en 
ingles),  reconocido  por  diversas  organizaciones  internacionales,  tratados 
internacionales,  especialmente  obligado  por  el  Convenio  N°  169  de  la  OIT,  la  cual  se 
encuentra  vigente  para  el  Perú.  Esta  falta  de  consulta  es  una  de  las  causas  más 
importantes de los posteriores conflictos socio ambientales en la región. 
 
Uno  de  esos  conflictos  es  relacionado  con  la  superposición  de  concesiones  de 
hidrocarburos  con  aéreas  naturales  protegidas.  Hay  por  lo  menos  16  lotes  de 
hidrocarburos superpuestos irregularmente con 12 áreas naturales protegidas, muchas 
de  ellas,  importantes  para  la  supervivencia  de  los  pueblos  indígenas  amazónicos.  De 
acuerdo a la legislación peruana, es obligatorio hacer estudios previos para estudiar y 
evaluar  la  compatibilidad  entre  actividades  de  hidrocarburos  y  el  propósito  de  las 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 3
áreas  naturales  protegidas  de  uso  directo,  antes  de  la  suscribir  los  contratos  de 
hidrocarburos;  sin  embargo,  hasta  el  momento,  el  gobierno  peruano  no  ha  realizado 
tales estudios. 
 
En  el  2007,  una  iniciativa  gubernamental  pretendía  reducir  un  Parque  Nacional, 
Bahuaja  Sonene  para  explotar  gas  natural  en  209,000  hectáreas,  afectando  los 
ecosistemas  de  esta  importante  área  natural  protegida.  Aun  hoy  la  agencia 
gubernamental  encargada  de  negociar  con  las  empresas  los  lotes  de  hidrocarburos, 
tiene como objetivo, viabilizar dicha explotación, sin tomar en cuenta consideraciones 
de  conservación  biológica  y  social.  Casos  similares  los  tenemos  con  áreas  naturales 
protegidas  muy  relacionadas  con  pueblos  indígenas  como  la  Reserva  Comunal 
Amarakaeri,  pues  una  federación  indígena,  FENAMAD  ha  interpuesto  una  acción  de 
amparo  contra  las  empresas  Repsol  y  Hunt  Oil  para  que  detengan  su  operación  de 
exploración en el lote 76, superpuesto a esta reserva comunal, la cual es protegida por 
los  pueblos  Harakmbut,  Yine  y  Machiguenga.  En  el  caso  del  Santuario  Nacional 
Megantoni,  la  empresa  TGP  ha  pretendido  construir  un  ducto  de  gas  natural  para  el 
transporte  debajo  de  esta  área  natural  protegida,  sin  embargo,  su  estudio  de  impacto 
ambiental  ha  sido  cuestionado  por  la  autoridad  competentes  y  aun  es  un  riesgo  que 
este  ducto  pueda  afectar  el  Bajo  Urubamba  y  esta  área,  a  lo  cual  se  oponen  muchas 
comunidades nativas representadas por la federación indígena COMARU. 
 
Muchas  de  estas  áreas  protegidas  son  prioritarias  para  la  conservación  de  la 
biodiversidad,  o  proveen  esenciales  recursos  naturales  y  servicios  ambientales  para 
asegurar  la  sobrevivencia  de  los  pueblos  indígenas.  Los  efectos  ambientales  de  las 
actividades  extractivas  es  que  podrían  incrementar  la  contaminación,  como  viene 
sucediendo en el Perú, generar la alteración de ecosistemas sensibles, y aumentan los 
impactos directos e indirectos en estas áreas. 
 
Otro  tema  directamente  relacionado  con  conflictos  ambientales  en  la  amazonía  es  la 
amenaza hacia los pueblos indígenas. La superposición de lotes de hidrocarburos con 
las  tierras  de  las  comunidades  nativas  se  ha  producido  sin  el  respeto  al  derecho  a  la 
consulta, asimismo, esta actividad puede generar un impacto indirecto de asimilación 
cultural de estos pueblos con la sociedad mayoritaria, o desaparecerlos.  
 
Otro problema con las comunidades nativas y actividades extractivas es que el marco 
legal de las inversiones es poco garantista con sus derechos, como asegurar el derecho 
a  la  tierra.  Se  ha  producido  un  incremento  de  conflictos  porque  las  compensaciones 
que  realizan  las  empresas  por  el  uso  de  las  tierras  de  las  comunidades  son  muchas 
veces injustas. 
 
Finalmente,  las  actividades  extractivas  traen  el  riesgo  de  contaminación  ambiental  y 
afectación  al  derecho  a  la  salud  de  los  pueblos  indígenas,  especialmente  del  recurso 
hídrico y de la tierra. El caso del derrame de crudo en el Río Marañón por la empresa 
Pluspetrol y la contaminación  sufrida  por  la  comunidad nativa  Canaan  de  Cashiyacu 
por  la  empresa  Maple,  nos  demuestra  la  debilidad  estatal  por  controlar  y  fiscalizar 
estas operaciones,  el  daño  en  que se  encuentran  estos  pueblos,  y  la  nula  reparación  a 
sus derechos afectados. 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 4
 
Otro problema de las actividades extractivas en la amazonía es cuando se superponen 
a tierras o reservas territoriales para pueblos indígenas aislados o no contactadas. Estas 
reservas  no  son  seguras  porque  el  marco  legal  peruano  permite  las  actividades 
extractivas en estas, poniendo en riesgo el derecho a la vida, salud y autodeterminación 
de  estos  pueblos.  Asimismo,  mientras  que  existe  nueva  evidencia  de  la  existencia  de 
estos  grupos,  el  gobierno  peruano  oficialmente  niega  su  existencia  y  por  ende,  la 
necesidad de protegerlos. 
 
En  el  último  año,  el  05  de  junio  pasado,  el  gobierno  peruano  ordenó  a  la  Policía 
Nacional  del  Perú  que  controlara  y  disolviera  una  manifestación  de  indígenas  y  no 
indígenas en la región de Bagua, en el norte del Perú. Los manifestantes tomaron una 
carretera y el oleoducto nor peruano, dejando en dicha operación la trágica muerte de 
33  ciudadanos  peruanos,  y  200  heridos.  Los  manifestantes  tomaron  parte  de  una 
huelga  general  promovida  por  los  organizaciones  indígenas  que  demandaban  la 
derogación  de  varios  decretos  legislativos,  promulgados  por  el  gobierno  peruano,  a 
razón de una delegación de facultades del Congreso de la  República, de acuerdo a la 
implementación  del  Tratado  de  Libre  Comercio  entre  Perú  y  Estados  Unidos,  pues 
ellos consideraban que estas leyes atentaban contra las tierras de sus comunidades. 
 
Algunos de estos decretos legislativos regulaban la promoción de las inversiones en el 
Perú, pues la idea era implementar el acuerdo comercial entre Perú y Estados Unidos. 
Así,  la  regulación  de  estos  decretos  sobre  recursos  naturales  (recursos  hídricos  y 
forestales  en  la  Amazonía  peruana),  vulneraban  los  derechos  de  los  ciudadanos 
participar  en  estos  procesos  de  aprovechamiento,  y  negaban  el  derecho  a  la  consulta 
previa,  libre  e  informada,  tal  como  lo  señala  el  Convenio  N°  169  de  la  OIT.  Además, 
estos decretos legislativos regulaban la propiedad comunal de las tierras indígenas, y 
trataban de desaparecer su propiedad comunal para promover la propiedad privada e 
individual  de  estas  comunidades,  como  una  forma  de  asegurar  las  inversiones 
extranjeras  en  la  Amazonía  peruana.  Un  efecto  de  ello  es  que  los  pueblos  indígenas 
podrían desaparecer, porque existe un fuerte especial vínculo entre estos pueblos y sus 
tierras, su espacio y modo de vida. 
 
Después del conflicto de Bagua, el gobierno peruano estableció un Grupo de Dialogo 
Nacional entre organizaciones indígenas e instituciones públicas para tratar de lograr 
consensos  sobre  la  constitucionalización  de  los  decretos  legislativos,  un  marco  legal 
forestal y del proceso de consulta e investigar los hechos del conflicto  de Bagua. Este 
grupo  nacional  finalizo  su  trabajo  y  lastimosamente  el  gobierno  peruano  no  ha 
recogido claramente sus recomendaciones, pues hasta el día de hoy no se ha puesto en 
vigencia un marco legal para el derecho a la consulta de los pueblos indígenas, al cual 
el propio gobierno peruano viene colocando obstáculos. 
 
El  Perú  tiene  una  matriz  energética  muy  vulnerable  a  las  variables  exógenas.  Así,  los 
hidrocarburos participan en un 70% de la matriz energética peruana, donde el 47% es 
petróleo y más del 50% de éste es importado, por lo que en un escenario de aumento 
vertiginoso  de  los  precios  internacionales  del  petróleo,  la  economía  peruana  sería 
duramente  golpeada  por  los  procesos  inflacionarios.  Es  este  sentido,  el  Perú  ha 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 5
asumido  como línea  estratégica, depender  cada  vez  menos del  mercado  internacional 
del petróleo y asumir “seriamente” una independencia energética, lo que significa que 
se  debe  obtener  de  la  propia  Amazonía,  el  petróleo,  que  por  cuestiones  de  precios  y 
hasta de escasez, no se debe comprar propiamente del mercado internacional. 
 
Si  bien  dicha  línea  estratégica  es  hasta  cierto  punto  razonable,  existe  una  serie  de 
decisiones adoptadas en el sector energía que ponen en evidencia la poca orientación 
de la política Energética Peruana. Casi la mitad de las reservas gasíferas de Camisea, el 
proyecto  de  hidrocarburos  más  importante  del  país,  se  han  autorizado  para  la 
exportación,  cuando  en  el  mercado  peruano  existe  una  demanda  y  en  aumento 
insatisfecha  que  requiere  del  consumo  de  dicho  recurso  energético  para  mantener 
principalmente al sector industrial y al sector eléctrico peruano. Es decir, si bien existe 
un  discurso  a  favor  de  la  independencia  energética,  las  decisiones  adoptadas  señalan 
todo lo contrario.  
 
Es  más,  dicho  desabastecimiento,  generado  por  la  priorización  de  la  exportación,  ha 
provocado  que  el  Proyecto  Camisea  en  su  fase  de  expansión 2 ,  iniciada  en  un  afán de 
suministrar  mayor  cantidad  de  gas  al  mercado  interno,  comprometa  nuevamente 
territorios  indígenas  y  hábitats  naturales  en  la  cuenca  del  Bajo  Urubamba,  cuyas 
consecuencias ya se han hecho sentir recientemente mediante el paro ciudadano en la 
provincia  de  la  Convención  (Cusco)  por  la  construcción  del  nuevo  ducto  del  gas  de 
Camisea  en  el  Santuario  Nacional  Megantoni;  lugar  considerado  cuna  de  la  cultura 
machiguenga. 
 
Por otro lado, a diferencia de los hidrocarburos que participan en un 70% en la matriz 
energética; la participación de las energías no convencionales (leña, bosta, yareta, etc.)  
al  igual  que  la  hidroenergía  constituyen  el  15%  de  la  matriz  energética 
respectivamente. En el caso de esta última, el Estado Peruano ha decidido aumentar su 
participación en la matriz energética explotando el potencial hidroenergético de por lo 
menos 58.000 MW que existe en la Amazonía Peruana. Si bien existe mejores opciones, 
como explotar el potencial hidroenergético de los valles altoandinos que se estima en 
28.000  MW  y  que  complementariamente  con  otras  energías  renovables  podría 
aumentar  significativamente  su  potencial,  se  ha  preferido  explotar  el  potencial 
hidroenergético  de  la  Amazonía  con  mayores  externalidades  asociadas  a  nivel 
ambiental  y  social  generado  por  la  construcción  de  grandes  centrales  hidroeléctricas 
que bajo la misma lógica de Camisea, se destinará parte de la electricidad producida a 
la exportación 
 
En  consecuencia,  producto  de  dichas  decisiones  encontramos  que  en  el  tema  de 
hidrocarburos  prácticamente  el  58%  de  la  Amazonía  Peruana  se  encuentra 
concesionada  con  lotes  de  hidrocarburos;  muchos  de  ellos  se  superponen  sobre  áreas 
naturales  protegidas,  comunidades  nativas  y  territorios  donde  habitan  pueblos 

2 Durante el mes de agosto el Consorcio Camisea presentó el “Plan de Acción” en donde se establece por
lo menos una inversión de US$ 400 millones de dólares para ampliar las operaciones en Camisea y
aumentar el suministro de gas natural en el mercado interno. Bajo este marco, se instalará como máximo
11 pozos exploratorios, la construcción de cuatro ductos (dos de transportadora de gas del Perú y dos de
Kuntur), así como otras obras de infraestructura asociada a las actividades de hidrocarburos.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 6
indígenas en aislamiento voluntario y contacto inicial. Esta lotización de la Amazonía, 
no solo se ha realizado bajo un marco legal deficiente que haga respetar el Derecho a la 
Consulta de los Pueblos Indígenas, sino que además, en la mayoría de casos, constituye 
una violación flagrante de una gama de derechos que le asiste a los pueblos indígenas 
tanto  individual  como  colectivamente  como  por  ejemplo  el  derecho  a  la  vida,  el 
derecho  a  un  ambiente  saludable,  el  derecho  al  territorio,  el  derecho  a  la  identidad 
cultural, entre otros. 
 
Asimismo,  en  el  tema  de  hidroenergía,  recientemente  se  ha  suscrito  el  Acuerdo  de 
Interconexión Eléctrica entre el Estado Peruano y el Brasil, que implica la construcción 
de  grandes  Centrales  Hidroeléctricas  en  la  Amazonía  Peruana  para  la  generación  de 
6.000 MW de electricidad, que además de generar desplazamientos de las poblaciones 
aledañas  (indígenas,  colonos  y  ribereños)  por  el  inmenso  espacio  que  ocuparía  los 
embalses; afectarían los ecosistemas acuáticos mediante la disminución considerable de 
peces  en  los  ríos,  los  mismos  que  constituyen  la  principal  fuente  proteica  de  los 
pueblos  indígenas  que  habitan  la  zona  de  influencia  de  estos  megaproyectos.  De  la 
misma manera, se vulneraría el derecho a un ambiente saludable por la fuerte emisión 
de gas de metano que generarían dichas represas, además de inundar bastas hectáreas 
de  bosque  primario  dejando  por  tanto  sin  territorio,  sin  recursos  y  sin  un  ambiente 
equilibrado para las futuras generaciones.  
 
A  la  par  de  esta  inversión  agresiva  de  capitales  en  la  Amazonía,  coexiste  una  visión 
estatal muy poco respetuosa de los derechos de los pueblos indígenas. Para ello, basta 
sólo  con  mencionar  los  enunciados  del  actual  Presidente  de  la  República  en  sus 
artículos  del  Perro  del  Hortelano,  donde  no  sólo  se  desmerece  al  indígena  como 
persona, sino que se pone hasta en tela de juicio la existencia de pueblos indígenas no 
contactados, señalándose que representan un verdadero obstáculo para la explotación 
del petróleo en la amazonía. 
 
Asimismo, este desdén por los asuntos de los pueblos indígenas se ha traducido en la 
poca importancia que a nivel legal y de la estructura del Estado se le ha restado a los 
derechos  y  a  la  institucionalidad  indígena.  Así,  hasta  el  momento  guarda  espera  la 
adecuación de las reservas territoriales a favor de los pueblos indígenas en aislamiento 
voluntario y contacto inicial a la Ley N° 28736 que protege a esta categoría especial de 
Pueblos  Indígenas,  sobre  todo  cuando  existen  lotes  de  hidrocarburos  que  se 
superponen sobre las áreas donde habitan.  
 
Actualmente  el  Estado  Peruano  ha  presentado  una  propuesta  de  Política  Energética 
hasta  el  año  2040  de  manera  que  sea  expresa  y  consistente  con  sus  objetivos.  Dicha 
propuesta de Política Energética se encuentra ad portas de ser aprobada, sin embargo, 
a  pesar  de  guardar  mucha  consistencia  a  nivel  técnico  y  económico,  la  variable 
ambiental  continua  asumiendo  un  rol  tangencial  dentro  de  la  Política.  Asimismo,  la 
referencia a alguna consideración de tipo social es prácticamente inexistente, lo que es 
grave sobre todo cuando son las poblaciones vulnerables como los pueblos indígenas 
uno de los principales destinatarios de la Política. 
 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 7
Es más, algunos lineamientos de política de la propuesta presentada no representan un 
quiebre con las decisiones que anteriormente han sido adoptadas en el sector energía; y 
por el contrario, representan una continuidad de las mismas. Así, a modo de ejemplo, 
existen  Lineamientos  de  Política  que  no  sólo  incentivan  la  construcción  de  Centrales 
Hidroeléctricas  como  base  para  la  generación  eléctrica,  sino  que  se  hace  hincapié  en 
que éstas deben de tener un gran tamaño 3 , por lo que la misma propuesta de Política 
no  sólo  estaría  avalando,  en  un  escenario  futuro,  las  dimensiones  de  las  Centrales 
Hidroeléctricas  a  construirse  en  la  Amazonía,  sino  que  también  estaría  avalando  los 
impactos asociados a nivel social y ambiental que éstas generarían. 
 
De  la  misma  manera,  en  el  caso  de  Hidrocarburos,  se  busca  que  el  Perú  alcance  una 
Balanza  positiva  de  hidrocarburos 4 ,  de  manera  que  el  país  se  transforme  en  un 
productor autosuficiente para satisfacer la demanda del mercado interno, para lo cual 
debe incentivar la exploración de hidrocarburos, bajo un marco económico que permita 
una producción razonable de los mismos 5 . Es decir, continuará el proceso de lotización 
de la Amazonía y es evidente que no se buscará su sostenibilidad, ya que se establece 
sólo  un  marco  económico  adecuado  para  el  desarrollo  de  las  actividades 
hidrocarburos,  pero  no  del  mismo  modo  un  marco  socio  ambiental  igualmente 
adecuado. 
 
En definitiva, la Política Energética en el Perú carece de integralidad y un enfoque de 
Desarrollo  Sostenible  que  guíe  la  formulación  de  Políticas  Públicas  que  incluyan  lo 
económico,  lo  social,  lo  ambiental  y  la  diversidad  cultural.  En  este  sentido,  bajo  el 
marco  de  dicha  política,  los  planes  y  programas  estatales  continuarán 
implementándose  sin  adecuados  principios  de  gobernabilidad  como  consulta, 
participación  ciudadana,  transparencia  y  rendición  de  cuenta  y  donde  se  prioricen 
importantes inversiones sin un claro marco de respeto de los derechos fundamentales 
que le asisten a los pueblos indígenas. 
 
II. VULNERACIÓN DEL DERECHO A LA CONSULTA EN EL PERÚ 
 
Según al artículo 55 de la Constitución Política del Perú, “los tratados celebrados por el 
Estado y en vigor forman parte del derecho nacional”. Del mismo modo, es importante 
establecer que la Cuarta Disposición Final y Transitoria del mismo texto constitucional 
señala  que  “las  normas  relativas  a  los  derechos  y  a  las  libertades  que  la  Constitución 
reconoce  se  interpretan  de  conformidad  con  la  Declaración  Universal  de  Derechos 
Humanos  y  con  los  tratados  y  acuerdos  internacionales  sobre  las  mismas  materias 
ratificados por el Perú”. 
 
Al  respecto,  podemos  afirmar  que  las  actividades  que  se  vienen  realizando  en 
territorios  de  pueblos  indígenas  están  vulnerando  derechos  reconocidos  en  la 
Convención Americana artículos 4, 5, 13, 21, 23, 24 y29 todos ellos relacionados con el 
artículo 1 y 2, así como en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo 
y  la  Declaración  de  Naciones  Unidas  sobre  Derechos  de  los  Pueblos  Indígenas.  Del 

3 Objetivo 1 y 5 de la Propuesta de Política Energética de Estado Perú 2010 – 2040.


4 Objetivo 5 de la Propuesta de Política Energética de Estado Perú 2010 – 2040.
5 Ibid.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 8
mismo  modo,  dichas  actividades  estarían  en  contradicción  con  la  doctrina  y 
jurisprudencia  del  sistema  interamericano,  pues  vienen  siendo  desconocidas  por  el 
Estado peruano. 
 
Es importante resaltar que el Tribunal Constitucional señaló en los expedientes 00025‐
2005‐PI/TC y 00026‐2005‐PI/TC acumulados, a fojas  25: 
“Los tratados internacionales sobre derechos humanos de los que el Estado peruano es 
parte  integran  el  ordenamiento  jurídico.  Dichos  tratados  no  sólo  conforman  nuestro 
ordenamiento sino que, además, detentan tango constitucional.” 
 
Siendo que el Perú ha ratificado el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y 
Tribales en Países Independientes, mediante Resolución Legislativa N° 26253 de fecha 
5 diciembre de 1993, y que ha promovido la aprobación de la Declaración de Naciones 
Unidas  sobre  Derechos  de  los  Pueblos  Indígenas,  documento  que  según  la  Cuarta 
Disposición  Final  y  Transitoria,  en  concordancia  con  el  artículo  29  de  la  Convención 
Americana  sobre  Derechos  Humanos,  supone  una  interpretación  extensiva  de  la 
norma. 
 
Si  bien  aún  no  contamos  con  un  marco  legal  nacional,  que  desarrolle  el  derecho  a  la 
consulta previa de los pueblos indígenas, el Tribunal Constitucional ha desarrollado un 
conjunto  de  reglas  la  implementación  y  la  realización  de  las  consultas  previas,  las 
mismas que no vienen siendo tomadas en cuenta por el propio Gobierno Peruano, sino 
por  el  contrario  se  impulsa  una  política  energética  que  no  recoge  lo  expresado  por  el 
Tribuna  Constitucional  y  las  obligaciones  internacionales  asumidas  por  el  Estado 
Peruano. 

La fuerza normativa de las sentencias del Tribunal Constitucional 
 
En  relación  con  la  fuerza  normativa  de  la  sentencias  expedidas  en  procesos  de 
inconstitucionalidad  y  de  acción  popular,  el  artículo  82  del  Código  Procesal 
Constitucional  (Ley  28237)  señala  que  “Las  sentencias  del  Tribunal  Constitucional  en  los 
procesos  de  inconstitucionalidad  y  las  recaídas  en  los  procesos  de  acción  popular  que  queden 
firmes  tienen  autoridad  de  cosa  juzgada,  por  lo  que  vinculan  a  todos  los  poderes  públicos  y 
producen  efectos  generales  desde  el  día  siguiente  a  la  fecha  de  su  publicación”  (subrayado 
nuestro). 
 
Las reglas jurídicas vinculantes del TC contenidas en la sentencia recaída en 
el Exp. Nº 00022‐2009‐PI/TC  
 
El  TC  comienza  reconociendo  algunos  principios  vinculantes  sobre  el  marco 
interpretativo  del  derecho  a  la  consulta.  En  efecto,  reitera  su  reconocimiento  del 
principio del Estado Pluricultural y Pluriétnico (f.j. 1), del valor de tolerancia y respeto 
a la diversidad (f.j. 3), del principio de la concepción pluralista de la Constitución (f.j. 
3), del principio de la Constitución cultural (f.j. 4). De igual modo, reitera el contenido 
del derecho a la identidad étnica (f.j. 21). 
 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 9
También  es  importante  el  reconocimiento  del  TC  de  las  reglas  vinculantes  sobre  las 
fuentes  de  derecho  aplicables  al  derecho  a  la  consulta.  En  concreto  se  reconoce  la 
fuerza normativa de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los 
Pueblos  indígenas  (DNUDPI)  y  del  Convenio  169  de  la  OIT.  Sobre  el  primero  se  le 
reconoce fuerza normativa moral y persuasiva (f.j. 8). En relación con el Convenio 169 
de la OIT se reitera el reconocimiento del rango constitucional del Convenio 169 de la 
OIT y de su función normativa e interpretativa.  
 
Pero va más allá el TC y señala la Inaplicabilidad de norma que contradiga el Convenio 
169  de  la  OIT.  El  TC  afirma  de  forma  categórica  que  “sin  lugar  a  dudas  que  la 
normativa del Convenio N.° 169, forma parte del parámetro constitucional, por lo que 
si  una  norma  de  rango  inferior  la  contraviene  esta  tendría  que  ser  declarada 
inconstitucional.  En  esa  misma  línea  establece  el  TC  la  aplicabilidad  inmediata  del 
Convenio  169  aún  cuando  no  haya  sido  reglamentada,  y  lo  hace  en  los  siguientes 
términos:  “no  es  un  argumento  constitucionalmente  válido  excusar  la  aplicación  de 
derechos  fundamentales  debido  a  una  ausencia  de  regulación  legal  o  infra  legal.  Ello 
sería  dejar  en  manos  de  la  discrecionalidad  estatal  el  cumplimiento  de  los  derechos 
fundamentales, posición que riñe con el Estado Constitucional del Derecho en la que la 
Constitución vincula a toda la sociedad, incluyendo a los órganos constitucionales o a 
los llamados Poderes de Estado” (f.j. 12). 
 
También se ha pronunciado el TC en relación con el inicio de la fuerza vinculante del 
Convenio 169 de la OIT, dice que “Si bien el Convenio N.° 169 está vigente en nuestro 
país desde 1995, su aplicación no ha sido asumida por el Estado de manera regular. De 
otro  lado,  no  se  han  presentado  ante  esta  instancia  litigios  en  los  que  se  discuta  este 
derecho” (f.j. 41). 
 
En relación con el derecho a la consulta, el TC también ha desarrollado reglas. Tenemos 
el  reconocimiento  del  principio  de  la  inclusión  antes  que  de  la  asimilación  de  los 
pueblos indígenas a la cultura dominante (f.j. 14). El reconocimiento del principio de la 
protección de los derechos para garantizar la subsistencia de los pueblos indígenas (f.j. 
14),  el  reconocimiento  del  principio  del  dialogo  intercultural  (f.j.  17).  También  el  TC 
establece reglas para definir la afectación directa a los pueblos indígenas (f.j. 19 y 20), la 
diferencia entre el derecho a la consulta y el derecho al veto (f.j. 24 y 25)   
 
Asimismo, el TC desarrolla reglas sobre las etapas del proceso de consulta. Estas son 
las siguientes: “i) El inicio de todo el proceso será la determinación de la medida legislativa o 
administrativa  que  puede  ser  susceptible  de  afectar  directamente  a  un  pueblo  indígena.  Esta 
tarea debe ser realizada por la entidad que está desarrollando tal medida. ii) En segundo lugar se 
deben determinar todos los pueblos indígenas posibles de ser afectados, a fin de notificarles de la 
medida y de la posible afectación. iii) Una vez notificados los sujetos que intervendrán, se debe 
brindar  un  plazo  razonable  para  que  los  pueblos  indígenas  puedan  formarse  una  opinión 
respecto la medida. Luego tendrá que pasarse a la negociación propiamente dicha. iv) Si es que el 
pueblo  indígena  se  encuentra  de  acuerdo  con  la  medida  entonces,  concluye  la  etapa  de 
negociación.  v) De  lo  contrario,  si  es  que  el  pueblo  indígena  rechaza  la  medida  propuesta 
precluye una primera etapa de negociación. Con ello se pretende hacer visible los puntos sobre 
los cuales existe disconformidad” (f.j. 41).  

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 10
 
El TC desarrolla dos temas finales y que resultan relevantes. En primer lugar desarrolla 
reglas jurídicas vinculantes sobre el derecho de los pueblos indígenas sobre sus tierras 
y  sus  territorios  y  sobre  la  obligación  de  compartir  los  beneficios  de  las  actividades 
consultadas.  Sobre  el  primer  punto,  el  TC  recogiendo  la  jurisprudencia  de  la  Corte 
Interamericana de Derechos Humanos desarrolla el principio de la obligación jurídica del 
Estado  de  delimitar  los  territorios  indígenas  de  conformidad  con  los  artículos  13  y  15  del 
Convenio  169  de  la  OIT    (f.j.  44)  y  el  principio  de  la  interpretación  constitucional 
intercultural de las normas civiles de propiedad (f.j. 45 y 46). 
 
2.1. Las reglas jurídicas vinculantes contenidas en la sentencia recaída en el Exp. 
Nº 06316‐2008‐PA/TC (Aidesep I) 
 
Dos  reglas  queremos  destacar  de  esta  sentencia  y  que  de  alguna  manera  son 
reiteraciones, la primera es que los actos administrativos inconsultos expedidos luego 
de la ratificación del Convenio 169 son inconstitucionales. Para el TC “en principio, que 
los  actos  de  adjudicación  de  dichos  lotes,  mediante  resoluciones  supremas  del 
Ministerio  de  Energía  y  Minas  de  los  años  1995  y  1999,  así  como  la  serie  de  actos  de 
ejecución  hasta  el  estado  en  que  se  encuentran  actualmente,  toda  vez  que  se  vienen 
desarrollando sin la participación ni consulta a las comunidades y sus organizaciones, 
resultarían incompatibles con la Constitución” (F.J. 27). 
 
Esto  significa  que  los  actos  administrativos,  a  través  de  los  cuales  se  han  aprobado 
concesiones  mineras,  petroleras,  forestales,  etc.,  en  territorios  de  comunidades 
campesinas  y  nativas,  y  que  fueron  emitidos  luego  del  año  1995,  tienen  un  vicio  de 
nulidad, es decir, tienen un problema de validez sustancial. Esto significa que si bien se 
han  seguido  los  procedimientos  para  ser  aprobados,  al  no  haber  sido  consultados,  el 
contenido de los mismos, deviene en nulo pues viola y vulnera la Constitución. 
 
Lo  segundo  es  una  reiteración  de  lo  establecido  en  la  00022‐2009‐PI/TC:  El  Convenio 
169 de la OIT está vigente desde 1995. Señala que “para el Perú el Convenio 169 de la 
OIT  ya  se  encontraba  vigente  al  momento  de  suscribirse  los  documentos  respectivos, 
pues éste fue ratificado por nuestro país el 2 de febrero de 1994” (F.J. 23). 
 
2.2. La jurisprudencia vinculante del TC desarrollada en la sentencia recaída en el 
Exp. Nº 05427‐2009‐PA/TC  (Aidesep II) 
 
Se  trata  de  una  sentencia  sumamente  interesante  desde  nuestro  punto  de  vista,  que 
desarrolla  fundamentalmente  dos  puntos,  el  redimensionamiento  de  los  procesos  de 
cumplimiento y la fuerza normativa de las normas constitucionales. De alguna manera 
reitera en unos casos y en otro profundiza lo establecido en sentencias anteriores. 
 
El TC reitera la fuerza normativa de las disposiciones del Convenio 169 de la OIT En 
efecto,  señala  el  TC  que,  “conforme  lo  ha  señalado  este  Colegiado  en  reciente 
jurisprudencia, el Convenio 169 de la OIT tiene rango constitucional y forma parte del 
parámetro  o  bloque  de  constitucionalidad,  con  la  consiguiente  posibilidad  no  sólo  de 
resistir infracciones provenientes de fuentes infraconstitucionales (fuerza pasiva), sino 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 11
de  innovar  nuestro  ordenamiento  jurídico,  incorporando  en  éste,  en  tanto  derecho 
vigente,  los  derechos  reconocidos  por  aquél  a  título  de  derechos  de  rango 
constitucional (fuerza activa) (STC 0022‐2009‐PI/TC, Caso Tuanama, FJ. 10)”. 
 
También  habla  el  Tc  de  la  obligación  de  “operativizar”  las  cláusulas  constitucionales. 
Como señala este “en el contexto de un Estado Social de Derecho, que supera las clásicas 
restricciones del Estado liberal abstencionista, la necesidad de garantizar los objetivos 
de promoción del bienestar general contenidos en los textos constitucionales en forma 
de  derechos  sociales,  requiere  también  la  garantía  de  operativización  de  estas  nuevas 
cláusulas  constitucionales”(f.j.  15).  Ello  exige  en  primer  lugar,  “la  emisión  de  las 
normas  necesarias  que  fijen  el  marco  jurídico  a  partir  del  cual  se  diseñará  la 
infraestructura institucional y material capaz de satisfacer estos derechos” (f.j. 15). 
 
En esa misma línea, precisa el TC que la renuencia a acatar la eficacia de las normas 
constitucionales constituye “fraude a la Constitución”, que “a lo único que conducen 
es  al  descrédito  del  modelo  del  Estado  Constitucional  de  Derecho,  las  instituciones 
democráticas y el gobierno de las leyes, con el riesgo que ello conlleva de proliferación 
de  la  violencia  social  o  de  propuestas  políticas  que  descreen  de  la  democracia  y  que 
sólo pueden terminar en la anulación de todo el sistema de libertades de las personas” 
(f.j. 16). 
 
Pero va más allá, y sostiene el TC que la no reglamentación desprotege a los pueblos 
indígenas y genera inseguridad en las inversiones. Precisa que la falta de regulación o 
inercia  reglamentaria,  sobre  todo  en  el  sector  que  compromete  al  Ministerio 
demandado, “viene ocasionando un estado latente de inseguridad jurídica que pone en 
estado  de  desprotección  no  sólo  a  los  derechos  de  los  pueblos  indígenas,  sino  que 
afecta negativamente la sostenibilidad y seguridad de las inversiones” (f.j. 39). 
 
De  igual  manera,  precia  el  TC  que  la  reglamentación  del  derecho  a  la  consulta  no  ha 
sido idónea ni se ha hecho referencia expresa a los pueblos indígenas. Luego de revisar 
el  marco  normativo  reglamentario  que  ha  desarrollado  el  derecho  a  la  consulta, 
concluye  y  reconoce  que  estamos  ante  un  “incumplimiento  parcial”  o  de 
“reglamentación  insuficiente  o  defectuosa”.  Precisa  que  “el  deber  de  reglamentación 
no se satisface con la mera emisión de la normativa infralegal propiamente dicha, sino 
que  también  se  requiere  que  dicha  normativa  se  adecue  al  contenido  sustancial  del 
derecho a la consulta, tal y como se encuentra regulado en el Convenio Nº 169” (f.j. 53). 
Es más señala que “ninguna de los reglamentos emitidos hasta el momento ha logrado 
desarrollar  idóneamente  el  derecho  a  la  consulta  previa  en  los  términos  establecidos 
por el Convenio 169 de la OIT”. (f.j. 62).  
 
En tercer lugar, el TC precisa que “que ninguna de las normas señaladas en el cuadro 
adjunto  se  refiere  específicamente  a  la  problemática  de  los  pueblos  indígenas  como 
grupo  humano  participante  en  los  mencionados  talleres,  sino  que  hacen  alusión  a  la 
intervención  de  “cualquier”  población  afectada”  (f.j.  63).  Añade  que,  tal  situación,  a 
criterio de este Tribunal, “no se condice con el espíritu del Convenio 169 de la OIT, el 
que  más  bien  exige  la  adopción  de  normas  especiales  que  tomen  en  cuenta  aquellas 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 12
particularidades  que  caracterizan  a  los  pueblos  indígenas  en  tanto  grupo  humano 
diferenciado” (f.j. 63). 
 
El Ministerio de Energía y Minas ha adjudicado lotes petroleros sin realizar 
en  forma  previa  procesos  de  consulta  previa  con  los  pueblos  indígenas  que 
viven en dichos territorios 
 
El  Ministerio  de  Energía  acaba  de  licitar  los  siguientes  lotes  petroleros:  165,  166,  167, 
168, 177, 178, 179, 181, 183, 185, 186 y 187, ubicados en la Cuenca Marañón; de los lotes 
169, 171, 173, 174, 175, 176, 188 y 189, ubicados en la Cuenca Ucayali; de los lotes 180, 
182 y 184 ubicados en la Cuenca Huallaga; y del lote 172 ubicado en la Cuenca Santiago 
y el Lote XXVIII en la Cuenca Sechura.  
 
Si  bien  no  hay  ley  de  consulta,  eso  no  exonera  al  Gobierno  de  realizar  la  consulta 
previa  a  los  pueblos  indígenas  (Comunidades  nativas)  toda  vez  que  el  Tribunal 
Constitucional  (TC)  ya  ha  desarrollado  un  conjunto  de  reglas  indispensables  para  la 
implementación  y  la  realización  de  la  consulta  previa.  Nos  referimos  a  la  sentencia 
recaída  en  el  Exp.  Nº  0002‐2009‐PI/TC.  De  conformidad  con  el  artículo  82  del  Código 
Procesal Constitucional (Ley Nº 28237) las sentencias del TC expedida en procesos de 
inconstitucionalidad  además  de  tener  la  naturaleza  cosa  juzgada  tienen  efectos 
generales y vinculan a todo los poderes públicos.  
 
Nuestra preocupación y nuestro interés central es saber es si se realizaron proceso de 
consulta o talleres informativos. Como sabemos son dos cosas distintas, en el primero 
se  le  pregunta  a  las  comunidades  cual  es  su  opinión  y  su  conformidad  sobre  las 
actividades que se realizaran en sus territorios, en el segundo, simplemente se le pone 
en  conocimiento  las  actividades  a  realizarse  en  su  territorio,  sin  requerir  de  ellas  su 
opinión.  Ciertamente  los  talleres  informativos  nada  tienen  de  malo,  siempre  que  se 
tenga  claro  que  la  realización  de  talleres  informativos  no  exonera  al  Estado  de  su 
obligación  de  realizar  la  consulta  previa,  tal  como  lo  ha  señalado  el  fundamento 
jurídico 9 de la sentencia del TC recaída en el Exp. Nº 00022‐2009‐PI/TC. 
 
Se  vienen  expidiendo  concesiones  mineras  sin  realizarse  en  forma  previa  la 
consulta previa con las comunidades campesinas  
 
Un segundo hecho de violación sistemática lo constituye la ausencia de consulta previa 
a  las  comunidades  campesinas  al  momento  de  otorgarse  concesiones  mineras  en 
territorios que son de propiedad de las comunidades campesinas. 
 
Si  uno  revisa  el  Decreto  Supremo  018‐92‐EM,  podrá  advertir  que  no  solo  no  está 
regulado  el  procedimiento  del  derecho  a  la  consulta  previa,  a  pesar  lo  establecido  en 
las reglas jurídicas vinculantes desarrolladas por la sentencia del TC recaída en el exp. 
Nº 00022‐2009‐PI/TC, sino que no existe regulado ningún mecanismo de notificación a 
las  comunidades  campesinas  sobre  el  otorgamiento  de  concesiones  a  pesar  de  contar 
ellas con título de propiedad saneado e inscrito en registros públicos.    
 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 13
Lo único que hace el Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (INGEMMET), que es el 
órgano  técnico  del  Ministerio  de  Energía  y  Minas,  es  publicar  un  aviso  en  un  diario 
local, dando cuenta de la concesión otorgada, la cual difícilmente puede ser conocida 
por  las  comunidades  campesinas,  dado  que  ellos  viven  en  la  zona  rural  y  los  diarios 
además  de  tener  un  tiraje  limitado,  no  llegan  ni  se  venden  en  el  campo,  todo  lo  cual 
vuelve  imposible  que  ellos  puedan  tomar  conocimiento  de  estas  medidas  y  menos 
presentar algún recurso de oposición. 
 
Pero no solo no se les notifica sino que no se realiza el proceso de consulta previa antes 
del otorgamiento de la concesión, a pesar de exigirlo el Convenio 169 de la OIT y  las 
reglas  desarrolladas  por  la  sentencia  del  TC  mencionada.  Todo  ello  ocasiona  que  las 
comunidades  campesinas  se  enteren  del  otorgamiento  de  las  concesiones  mineras 
cuando  se  aparecen  los  concesionarios  en  terrenos  de  propiedad  de  las  comunidades 
campesinas  ocasionado  sistemáticos  conflictos  sociales,  de  los  cuales  da  cuenta  la 
Defensoría del Pueblos en forma regular. 
 
El gobierno está en la obligación de adecuar la legislación reglamentaria que regula la 
actividad minera a lo establecido en el Convenio 169 de la OIT. 
 
Criminalización del activismo a favor de la vigencia del derecho a la consulta 
previa 
 
2.3. La represión penal del ejercicio del derecho a la protesta: El caso Mc Auley 6 
 
Tras unos días de espera, el Primer Juzgado Penal de la Corte Superior de Justicia de 
Loreto  emitió  resolución  en  el  proceso  de  Hábeas Corpus  presentado por el  hermano 
religioso Paul Mc Auley, de nacionalidad británica. Como es de conocimiento público, 
en  este  proceso  se  cuestionó  la  decisión  del  Ministerio  de  Interior  de  cancelar  la 
residencia  del  religioso  en  el  Perú,  otorgada  el  año  2006,  argumentando  que  ha 
participado en actividades que afectan el orden público.  
 
Según la resolución, se han violado fundamentalmente los derechos constitucionales a 
la defensa, a la asociación y la libertad de tránsito: “no se le ha dado la oportunidad al 
hoy  demandante  dentro  del  debido  proceso  administrativo  a  ejercer  su  derecho  a  la 
defensa”. Se señala también que “la restricción o limitación del derecho de asociación 
resulta  injustificada  a  la  luz  de  este  principio,  lo  que  deviene  en  una  intervención 
ilegítima  del  derecho  de  asociación”.  Finalmente  precisa  que  ello  constituye  una 
amenaza cierta e inminente de la libertad de tránsito. En atención a estos argumentos, 
la  magistrada  declaró  fundado  el  hábeas  corpus,  ordenando  “el  cese  de  los  actos que 
obstaculicen,  perturben  o  incomoden  al  ejercicio  del  derecho  al  libre  tránsito  del 
demandante  como  residente  extranjero  en  el  territorio  Nacional  Peruano  y  a  no  ser 
expulsado del país, ni impedido de ingresar al territorio nacional”. 
 
La  sentencia  nos  parece  ajustada  a  la  Constitución  y  adecuadamente  motivada.  Lo 
único  que  ha  hecho  la  magistrada  es  cumplir  con  su  función,  es  decir,  proteger  un 

6 Ver nuestro informe: http://www.justiciaviva.org.pe/notihome/notihome01.php?noti=326.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 14
derecho  constitucional.  Sin  embargo,  creemos  que  en  este  caso  no  solo  estaban 
comprometidos  el  derecho  a  la  defensa,  a  la  asociación  y  el  derecho  a  la  libertad 
ambulatoria.  Además,  la  decisión  del  Ministerio  del  Interior,  violó  abiertamente  el 
derecho  constitucional  a  libertad  de  reunión,  y  un  conjunto  de  derechos  y  principios 
conexos como el derecho a la participación política, la libertad de expresión y opinión, 
la  garantía  de  motivación  de  toda  decisión.  También  se  violaron  los  principios 
constitucionales  de  pluralismo,  tolerancia,  y  el  principio  de  interdicción  de  la 
arbitrariedad. Finalmente, se pretendió sancionar a una persona por organizarse para 
demandar  el  cumplimiento  de  lo  establecido  en  la  Constitución  en  materia  de 
protección del medio ambiente sano. 
 
Por cuestiones de espacio, nos centraremos en el derecho de la libertad de reunión que 
da  cobertura  al  ejercicio  de  la  protesta  política.  En  función  de  este  derecho,  tenemos 
tres  críticas  a  la  decisión  del  Ministerio  del  Interior.  En  primer  lugar,  que  las 
actividades  de  Mc  Auley  tiene  protección  en  el  derecho  a  la  libertad  de  reunión.  En 
segundo lugar, que nunca el Gobierno probó de manera objetiva la violación al orden 
público. Tercero, y como consecuencia de lo anterior, que ante la falta de claridad y la 
ausencia de un elemento probatorio del orden público, opera el principio a favor de la 
constitucionalidad de la protesta realizada. 
 
Si  bien  el  artículo  63  inciso  1  de  la  Ley  de  Extranjería  (Dec.  Leg.  703)  establece  que 
procede la cancelación de la residencia del extranjero que realice actos contra el orden 
público,  el  Ministerio  del  Interior  olvida  que  las  marchas  y  protestas  a  favor  de  la 
protección  del  medio  ambiente  no  son  actos  ilegales  e  inconstitucionales  sino,  por  el 
contrario, son actos que gozan de cobertura y protección. La libertad de reunión es un 
derecho constitucional fundamental reconocido en el artículo 2.12 de la Constitución, y 
que  consiste  en  la  posibilidad  que  tiene  un  conjunto  de  ciudadanos  de  agruparse 
temporalmente con un objetivo común. En el caso en cuestión, este derecho se concreta 
y  se  materializa  en  la  participación  en  actividades  como  manifestaciones  públicas, 
marchas de protesta, mítines realizados con fines político partidarios o electorales. 
 
Ciertamente,  para  nadie  es  un  secreto  que  estas  protestas  sociales  a  veces  recurren  a 
actos  violentos  y  vandálicos.  En  tales  casos  debemos  ser  conscientes  que  las  mismas, 
como manifestación y concreción del derecho constitucional de reunión, se encuentran 
sujetas  a  límites.  En  efecto,  para  que  la  protesta  sea  considerada  como  una  legitima 
manifestación del derecho a la libertad de reunión, debe ejercerse pacíficamente y sin 
armas,  y  no  afectar  derechos  de  terceros.  Además  la  finalidad  y  los  medios  de  esa 
protesta deben estar ajustados a la Constitución. 
 
En  relación  con  este  caso,  la  Resolución  del  Ministerio  del  Interior  señala  que  “Paul 
Michael  John  Mc  Auley  se  encuentra  presidiendo  la  Asociación  Red  Ambiental 
Loretana  registrada  el  10  de  febrero  del  2006  y  que  desde  la  creación  de  dicha 
asociación  ha  venido  participando  en  diferentes  actividades  de  carácter  político,  tales 
como  marchas  de  protesta  por  las  principales  calles  de  la  ciudad  de  Iquitos  contra  el 
Estado Peruano y demás actos que constituyen alteración del orden público los mismos 
que se detallan en el Atestado”. 
 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 15
Nótese  que  lo  único  que  dice  la  Resolución  es  que  Paul  Mc  Auley  ha  participado  en 
marchas  de  protesta,  pero  no  ha  probado  en  forma  objetiva,  la  afectación  del  orden 
público. La participación en marchas de protesta per se no amenaza el orden público. 
Además, en la resolución materia de análisis no hace referencia a actos de violencia y 
vandalismo. Como señala el Tribunal Constitucional (TC) “los motivos que se aleguen 
para  prohibir  o  restringir  el  derecho  de  reunión,  deben  ser  ‘probados’.  No  deben 
tratarse,  en  consecuencia,  de  simples  sospechas,  peligros  inciertos,  ni  menos  aún  de 
argumentos  insuficientes,  antojadizos  o  arbitrarios;  sino  de  razones  objetivas, 
suficientes y debidamente fundadas” (STC 4677‐2004‐PA/TC, f.j. 18). 
 
Es más, el  TC recoge el principio de  favorecimiento  del  derecho de  reunión,  según  el 
cual “si existieran dudas sobre si tal ejercicio en un caso determinado puede producir 
los efectos negativos contra el orden público con peligro para personas y bienes u otros 
derechos  y  valores  dignos  de  protección  constitucional,  aquellas  tendrían  que 
resolverse  con  la  aplicación  del  principio  o  criterio  de  favorecimiento  del  derecho  de 
reunión (favor  libertatis),  sin que  baste  para  justificar  su  modulación  o  prohibición  la 
mera  sospecha  o  la  simple  posibilidad  de  que  se  produzcan  dichos  resultados” 7 .  En 
este caso, en aplicación de este principio, debemos de concluir que no se ha violado ni 
amenazado el orden público. 
 
La  conclusión  es  evidente:  la  participación  de  Paul  Mc  Auley  en  marchas de  protesta 
social pacífica constituye el ejercicio legítimo del derecho constitucional de reunión, y 
la  resolución  de  Ministerio  del  Interior  no  ha  demostrado  que  se  hubiera  producido 
una afectación objetiva y probada. 
 
En un contexto donde cada vez más se habla de la criminalización de la protesta, lo que 
le  ha  ocurrido  a  Mc  Auley  bien  puede  convertirse  en  un  caso  paradigmático  para 
recordarle  al  gobierno  y  a  los  ciudadanos  en  su  conjunto,  que  todo  peruano  tiene 
derecho  a  protestar,  pues  se  trata  de  la  manifestación  de  un  derecho  constitucional, 
siempre que se ejerza dentro de los márgenes establecidos. 
Institucionalidad de los Pueblos Indígenas.  

 
 
 
III. AUSENCIA DE INSTITUCIONALIDAD ESTATAL INDÍGENA  

Las organizaciones indígenas del Perú han exigido durante años que se establezca un 
Organismo  Público  con  autonomía  administrativa  y  financiera  para  desarrollar 
políticas  a  favor  de  los  pueblos  indígenas  que  garantice  el  cumplimiento  de  los 
derechos reconocidos en el Convenio 169 de la OIT, sobre Pueblos Indígenas y Tribales 

7 Sentencia del Tribunal Constitucional español. Nº 195/2003, Fundamento 7. Citado por la sentencia
recaída en el exp. Nº 4677-2004-PA/TC, f.j. 18.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 16
en  Países  Independientes  y  la  Declaración  de  Naciones  Unidas  sobre  Derechos  de 
Pueblos Indígenas. 

En  respuesta  a  esta  demanda,  en  el  año  2005,  mediante  Ley  Nº   28495,  se  creó   el 
Instituto  Nacional  de  Pueblos  Andinos,  Amazónicos  y  Afroperuano  (INDEPA),  como 
un Organismo Público Descentralizado de la Presidencia del Consejo de Ministros, con 
autonomía administrativa y presupuestal. Esta institución fue creada para fortalecer la 
institucionalidad  indígena  toda  vez  que  su  mandato  principal  es  el  de  proponer 
políticas nacionales dirigidas a la promoción, defensa, afirmación e investigación de los 
derechos  de  los  pueblos  indígenas  y  afroperuano,  a  fin  de  lograr  su  desarrollo 
respetando  su  identidad  y  sus  instituciones.  Asimismo,  se  le  asignó  la  labor  de 
supervisar  el  cumplimiento  de  estas  políticas  y  articular  el  conjunto  de  programas  y 
acciones específicas del Estado en función de ellas.  

La  creación  del  INDEPA  significó  un  gran  avance,  pero  sólo  a  nivel  formal,  ya  que 
dicha  institución  no  garantizó  los  derechos  colectivos  de  los  pueblos  indígenas 
incumpliendo constantemente el mandato conferido.  

El INDEPA ha ido perdiendo autonomía funcional y su carácter transectorial, pasando 
de  la Presidencia  de  Consejo  de  Ministros,  al  Ministerio  de  la  Mujer  y hoy adscrito  y 
fusionado  por  absorción  al  nuevo  Ministerio  de  la  Cultura,  dependiendo  del 
Viceministerio  de  Interculturalidad.  Como  observamos  en  la  siguiente  línea  de 
tiempo:   

• Abril  de  2005:  La  Ley  Nº   28495  crea el  INDEPA  como  un  Organismo  Público 
Descentralizado  de  la  Presidencia  del  Consejo  de  Ministros,  con  autonomía 
administrativa y presupuestal.  
• Febrero de 2007: el Estado  convierte al INDEPA en una sub‐unidad del MIMDES, 
perdiendo su autonomía y su carácter transectorial.  
• Diciembre  de  2007:  Se  reintegra  a  INDEPA  su  autonomía  funcional,  pero  no 
recobra su carácter transectorial.  
• Febrero de 2010: INDEPA recupera su carácter transectorial como Unidad Técnica 
especializada adscrita a la Presidencia del Consejo de Ministros.  
• Junio  de  2010:  INDEPA  vuelve  a  perder  su  autonomía  y  carácter  transectorial, 
convirtiéndose en una unidad adscrita al nuevo Ministerio de la Cultura.  
• Septiembre  de  2010:  Se  aprueba  la  fusión  por  absorción  del  INDEPA  con  el 
Ministerio de la Cultura.  
 
Si bien el Viceministerio de Interculturalidad, tiene entre sus funciones el “Promover y 
garantizar  el  sentido  de  la  igualdad  social  y  respeto  de  los  derechos  de  los  pueblos  del  país  de 
conformidad con el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y la Declaración 
de las Naciones Unidas sobre los derechos de los Pueblos Indígenas”, la fusión del INDEPA 
con  el  Ministerio  de  Cultura  los  desnaturaliza  y  constituye  un  nuevo  atentado  a  la 
institucionalidad indígena por las siguientes razones:  

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 17
Afecta el objeto de creación de INDEPA: Las competencias del Ministerio de Cultura 
se refieren a la promoción, inclusión y protección del patrimonio cultural que aportan 
los pueblos indígenas, mas no se establece su competencia para defender los derechos 
de  los  pueblos  indígenas,  como  establecía  la  definición  de  INDEPA  en  la  ley  que  lo 
crea.  

Pierde  su  autonomía:  Una  institución  con  el  mandato  del  INDEPA  debe  gozar  de 
autonomía,  que  incorpore  dentro  de  su  estructura  la  participación  indígena  y  con  la 
posibilidad de que sus representantes participen en el Consejo de Ministros.  Con esta 
nueva estructura se elimina el Consejo Directivo con representación indígena, tal como 
lo establecía la norma de creación del INDEPA.   

Asimismo,  las  políticas,  planes  y  programas  relacionados  Pueblos  Indígenas  estarán 


supeditados  a  las  áreas  programáticas  de  acción  del  Ministerio  de  la  Cultura:  (i) 
Patrimonio  cultural  de  la  nación,  material  e  inmaterial;  (ii)  creación  cultural 
contemporánea  y  artes  vivas;  (iii)  gestión  cultural  e  industrias  culturales;  (iv) 
pluralidad étnica y cultural de la Nación.   

Pierde  su  carácter  transectorial:  Una  institución  con  el  mandato  del  INDEPA  debe 
tener  un  carácter  transectorial,  de  tal  manera  que  vincule  a  todos  los  sectores  del 
Estado,  con  capacidades  efectivas  para  elaborar  políticas  públicas  intersectoriales, 
articular y coordinar la política estatal de implementación del derecho a la consulta y 
para  emitir  opiniones  vinculantes  sobre  todas  aquellas  materias  que  afecten  a  los 
pueblos indígenas, incluidos proyectos de desarrollo en sus territorios.  

Por  ello  no  puede  pertenecer  o  formar  parte  de  un  sector  en  particular,  por  su 
naturaleza debería formar parte de la Presidencia del Consejo de Ministros, tal como 
fue concebida donde se establezca claramente la relación Estado‐ Pueblos Indígenas. 

La  fusión  de  INDEPA  al  Ministerio  de  Cultura  fue  aprobada  sin  consulta  a  los 
Pueblos  Indígenas:  El  INDEPA  debe  ser  la  institución  encargada  de  la  promoción  y 
defensa de los derechos de los pueblos indígenas. En ese sentido, cualquier afectación 
que deba sufrir debe ser consultada a estos pueblos. Este acto fue aprobado sin hacerles 
la consulta respectiva, incumpliendo con los artículos 6, 7 y 15 del Convenio 169 de la 
OIT,  de  obligatorio  cumplimiento  para  el  Perú  desde  hace  más  de  15  años.   Así,  el 
presidente de esta institución debe ser nombrado con el respaldo de las organizaciones 
indígenas representadas en el Comité Directivo.  

IV.    IMPACTOS  SOCIALES,  CULTURALES  Y  AMBIENTALES:  DERRAMES  EN 


LA AMAZONÍA PERUANA (Caso en el Río Marañon y Caso Cannán) 
 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 18
En  los  últimos  años,  ha  habido  numerosos  derrames  de  petróleo,  y  otros  tipos  de 
contaminación  (de  agua  salina,  verbigracia,  subproducto  de  la  extracción  y  desalado 
del  petróleo),  en  la  Amazonía  peruana.  La  ONG  Mundo  Azul  ha  contabilizado  en  el 
Perú,  67  derrames  de  petróleo  de  diversas  dimensiones  (solo  en  el  2010  ha  habido  6 
derrames). Varios de ellos han ocurrido en la zona amazónica. El más grave acaeció el 2 
de  octubre  del  2000,  cuando  5,500  barriles  de  crudo  fueron  derramados, 
accidentalmente,  también  en  el  río  Marañón  y  también  por  responsabilidad  de  Plus 
Petrol.  En  el  2007,  la  FECONACO  (Federación  de  Nativos  del  río  Corrientes) 
responsabilizó a la misma empresa por 6 derrames, de diversas dimensiones, ocurridos 
ese año. En el 2008, el número se elevó a 18 y en el 2009 llegó a 16.  
 
El derrame del río Marañón 
 
El  día  19  de  junio  del  2010,  aproximadamente  a  las  3  y  10  de  la  tarde  se  produjo  un 
derrame de petróleo crudo. Ese día, una barcaza contratada por la empresa Plus Petrol 
habría  vertido,  por  accidente,  alrededor  de  302  barriles  de  petróleo  crudo  en  el  río 
Marañón,  con  lo  que  se  generó  un  serio  incidente  de  contaminación  ambiental  en  la 
zona, donde los afectados son, principalmente, los indígena kukama kukamiria, aunque 
también colonos y población denominada ‘mestiza’. 
 
El lugar, para más precisiones geográficas, está a cerca de siete horas de navegación en 
deslizador de Nauta, capital de la citada provincia Maynas,  región Loreto es  también 
zona  de  amortiguamiento  de  la  Reserva  Nacional  Pacaya  Samiria,  la  segunda  área 
protegida más grande del Perú, que se extiende sobre  2’080, 000 hectáreas y alberga 
una muy altísima biodiversidad. 
 
El asunto más grave es el lapso transcurrido entre el momento del derrame y el aviso a 
la población sobre los riesgos que éste produciría. De acuerdo a numerosas versiones, 
fue más de 24 horas.  Esta extraña e injustificable demora suscitó la indignación de los 
pobladores,  los  dirigentes  comunales  y  los  sacerdotes  de  la  zona.  De  acuerdo  a  la 
versión  de  la  parroquia  Santa  Rita  de  Castilla,  recién  el  lunes  21  una  Comisión 
Multisectorial llegó a la zona, a las 10 de la mañana, en un helicóptero fletado por Plus 
Petrol.  Ese  mismo  día,  en  Iquitos,  pobladores  de  esta  comunidad  y  dirigentes  de  la 
Asociación  Cocama  de  Desarrollo  y  Conservación  San  Pablo  de  Tipishca–
ACODECOSPAT‐  presentaron,  ante  la  prensa  local,  nacional  e  internacional  fotos  y 
grabaciones de los rastros del derrame.  
 
El  impacto  a  nivel  sanitario  es  considerable  por  cuanto  se  ha  contabilizado  las  cifras 
ofrecidas,  no  serían  menos  de  200  personas  las  afectadas  de  diversos  modos.  La 
mayoría  de  atenciones  sanitarias  fueron  por  diarrea,  vómitos  y  otros  malestares 
‘menores’. La larga historia de derrames en la zona agrava la indignación popular. 
 
El impacto a nivel  social y cultural 
 
Este  lamentable  hecho,  además  del  impacto  ambiental,  también  conlleva  grandes 
impactos a nivel  social y cultural, Para los kukama y para todos los pobladores de la 
zona, el agua es un elemento central en la vida y la organización social. 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 19
 
Buena  parte  de  los  afectados  por  el  derrame  del  19  de  junio  son  nativos  kukama 
kukamiria 8  y también mestizos provenientes de matrimonios mixtos entre personas de 
esta etnia con personas provenientes de la sierra o de otras etnias selváticas. Su hábitat 
son  las  várzeas  o  llanuras  inundables  de  la  Amazonía,  donde  habitarían  desde  hace 
unos siete siglos, siendo un grupo de origen Tupí Guaraní que, al parecer, vino desde 
lo que hoy es el Brasil. Los ríos y lagunas sirven de sustento a los kukama, les dan un 
gran recurso proteínico que es el pescado, pero además les sirven de referente cultural 
importantísimo. 
 
Para ellos, hay vida debajo del agua. Por eso, existe la creencia de que cuando alguien 
se  ahoga  no  muere  sino  que  pasa  a  otra  vida  en  las  profundidades.  Cada  río  y  cada 
cocha,  además,  tiene  su  madre,  la  yacu‐mama,  y  según  los  kukama  estas  pueden 
retirarse por la contaminación y provocar, a su vez, la huida de los peces, un recurso 
vital para esta etnia, cuya actividad esencial es, para los hombres, la pesca, mientras las 
mujeres se dedican a la agricultura.  
 
El  discurrir  de  la  vida  entre  ellos  está  regido  por  las  épocas  de  vaciante  (a  junio  a 
septiembre) y creciente (noviembre a  abril). Por todas estas razones es ingenuo pensar 
que derrames de crudo en el río Marañón, o en cualquier otro curso de agua, van a ser 
irrelevantes  o  fácilmente  olvidables  por  los  kukama.  Un  derrame  de  petróleo  en  el 
agua es, para ellos, como un tajo en el curso de la vida. 
  
La empresa Pluspetrol 
 
A pesar que la empresa Pluspetrol ha entregado dinero a las comunidades de la zona y 
la empresa fue sancionada con 335 unidades impositivas tributarias (1´247 mil nuevos 
soles),  todavía  persiste  el  daño  al  ecosistema  y  a  la  población  de  la  zona.    Los  daños 
ocasionados  a  la  salud  de  las  personas  no  pueden  ser  materia  de  compensación  en 
dinero, sino que se tiene que  mitigar el daño ocasionado por los continuos derrames y 
que ha puesto en grave riesgo la  vida y la salud de las personas 
 
Los daños ambientales y culturales continúan 
 
Desde hace unos días, circula en internet un documento de la Parroquia Santa Rita de 
Castilla ubicada en el distrito de Parinari lugar donde ocurrió el derrame presenta los 
testimonios  de  los  pobladores  de  la  zona  y  diversas  fotografías  que  muestran  que 
actualmente  se  presentan  terribles  daños  en  la  salud  de  la  población  como 
consecuencia del mencionado derrame 
 
A estos testimonios se une un último informe del IIAP ‐Instituto de Investigaciones de 
la Amazonía Peruana‐  (el equipo técnico fue conformado por una comisión técnica de 
investigadores  del IIAP y personal de  DIRESA ‐Dirección Regional de Salud‐)  del 23, 

8 Según el Censo INEI 2007 los Kukama Kukamiria tienen una población de 11,307 personas.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 20
24  y  25  de  setiembre 9   –  que  presenta  los  testimonios  de  los  pobladores  de  la  zona 
quienes  afirman  que  los  peces  capturados  tienen  olor  y  sabor  desagradable.  Como 
consecuencia de estos problemas no utilizan las aguas del río Amazonas para consumo 
humano,  pero  si  agua de  las  quebradas  que  son pequeños  tributarios  de  los  grandes 
ríos.  Algunos  pescadores  manifiestan  que  sus  redes  de  pesca  amanecen  impregnadas 
de petróleo.  
En la página 5 del informe se sostiene que: “Las muestras de agua analizadas presentan 
alto  contenido  de  aceites  y  grasas  que  exceden  los  estándares  nacionales  de  calidad 
ambiental  para  agua”.  Aseguran  que  las  comunidades  más  afectadas  son  Payorote  y 
San Pablo Tipishca (Reserva Natural), así como  San Pedro, arriba de Saramuro, sigue 
con contaminación elevada. 

En  la  página  8  se  detalla  que:  “La  concentración  de  Cadmio  en  todas  las  especies 
analizadas, se encuentra por encima de los niveles máximos permisibles. Metales como 
el  fierro,  alcanzan  altas  concentraciones  en  bujurqui,  ractacara,  sardina,  así  como  de 
zinc. 

Respecto  a  impactos  en  la  diversidad  biológica,  en  la  página  10  se  expresa:  “Es 
preocupante  los  resultados  de  los  análisis  de  metales  pesados  en  los  músculos  de 
algunas  especies  analizadas  como  es  el  caso  del  plomo  que  sobrepasan  los  límites 
permisibles  en  las  especies  como  boquichico,  ractacara,  y  el  Cadmio  que  también 
sobrepasa los límites en todas las especies analizadas como carachama (especie con que 
se alimentan cientos de pobladores), boquichico, maparate, llambina, sardina, ractacara 
y bujurqui”. 

Los análisis de las muestras de agua superficial colectadas en el Amazonas y Marañón, 
muestran niveles importantes de contaminación por aceites y grasas (hidrocarburos) y 
algunos  metales  pesados  como  es  el  caso  del  plomo  que  sobrepasa  los  límites 
permisibles  en  todas  las  muestras  evaluadas.  Considerando  que  el  agua de  esos  ríos 
son fuente importante de abastecimiento para el consumo humano y a la vez, utilizado 
para el aseo y lavado de prendas, merece una atención especial a este caso por parte de 
las autoridades locales y regionales, ya que se han reportado casos de enfermedades a 
la  piel  de  los  niños  y  adultos,  así  como  problemas  digestivos,  asociados  a  la  posible 
ingesta de agua contaminada. 

Un  tema  urgente  es  iniciar  un  plan  de  acción  para  prohibir  que  la  población  siga 
consumiendo esas especies o tomando agua de los ríos mencionados. En la página 11 
del informe se sostiene que: 

Existe un riesgo potencial en la salud de los pobladores que viven en las comunidades 
asentadas  a  lo  largo  del  Marañón  y  parte  del  Amazonas,  por  la  presencia  de 
hidrocarburos,  así  como  de  metales  pesados  como  el  plomo  que  exceden  los  límites 
máximos  permisibles  en  todas  las  muestras  analizadas.  El  plomo  es  un  elemento 

9 También se han realizado informes de la Dirección Regional de Salud, otro anterior del propio IIAP y
otro elaborado por el Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP) y la Comisión
Episcopal de Acción Social (CEAS) y el Vicariato Apostólico de Iquitos.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 21
potencialmente peligroso que se acumula en el organismo conforme se ingiere con los 
alimentos y el agua. 

Urge de inmediato un programa preventivo de salud, puesto que la mayoría de estas 
comunidades  no  cuentan  con  esos  servicios.  Además,  se  necesita  de  un  monitoreo 
constante e integral de los impactos que podrían estar generándose a corto y mediano 
plazo en el agua, los sedimentos, la vegetación y los peces, así como ver la salud de los 
pobladores 

En el mismo informe se manifiesta la preocupación por los niveles de plomo y cadmio 
encontrados en los peces que sobrepasan los límites permitidos. 

Se  detalla  que  los  análisis  de  las  muestras  de  agua  superficial  colectadas  en  el  río 
Amazonas y el Marañón, muestran niveles importantes de contaminación por aceites y 
grasas  (hidrocarburos)  y  algunos  metales  pesados  como  es  el  caso  del  plomo  que 
sobrepasa los límites permisibles en todas las muestras evaluadas. 

Este derrame  no solo tiene un impacto ambiental sino pone en grave riesgo la salud de 
la  población,  violando  derechos  fundamentales  de  la    persona  como  lo  establece  el 
artículo 2 inciso 22 de la Constitución Política del Perú y la ley General del Ambiente 
Nº 28611 en su artículo 1 que establece el derecho  irrenunciable  y deber fundamental  
a  vivir  en  un  ambiente  saludable  y  el  deber  de  contribuir  a  una  efectiva  gestión 
ambiental  y  de  proteger  el  ambiente.  Se  busca  asegurar  la  salud  de  las  personas,  en 
forma  individual  y  colectiva,  la  conservación  de  la  diversidad  biológica,  el 
aprovechamiento  sostenible  de  los  recursos  naturales  y  el  desarrollo  sostenible  del 
país. 

Caso Cannán 
 
Durante los últimos años el desarrollo de actividades hidrocarburíferas en nuestro país 
ha  sido  promocionado  activamente  por  diversos  sectores  del  gobierno  como  una 
actividad  que  se  realiza  en  armonía  con  los  principios  de  protección  ambiental  y  el 
respeto de los derechos de la población local y de los pueblos indígenas que habitan en 
zonas de ejecución de tales proyectos.  

La  normativa  ambiental  nacional  aplicable  al  desarrollo  de  las  actividades  de 
hidrocarburos parece ser muy rígido y no dejar oportunidad a las empresas de generar 
en  el  área  algún  impacto  negativo  considerable.  Sin  embargo  la  falta  de  una  política 
integral  ambiental  y  social  del  Estado  peruano  ha  devenido  en  que  las  entidades 
estatales  no  tengan  claridad  sobre  el  rol  que  tienen  y  de  ahí  ha  sobrevenido  el 
incumplimiento efectivo de tales dispositivos, lo que se ha traducido en la vulneración 
de derechos al ambiente adecuado, a la vida digna, a la salud, entre otros.  

El Estado peruano se ha comprometido al respeto y garantía de los derechos humanos 
de  todas  las  personas  que  se  encuentran  dentro  de  su  jurisdicción  mediante  la 
ratificación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos vigente desde 1978, 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 22
entre  otros  instrumentos 10 .  Asimismo,  ha  reconocido  derechos  específicos  de  los 
pueblos  indígenas  a  partir  de  instrumentos  internacionales 11 ,  tales  como  el  derecho  a 
decidir  sobre  sus  propias  prioridades  de  desarrollo  (autodeterminación), el derecho  a 
la consulta entre otros. No obstante, no ha realizado esfuerzos para asegurar el respeto 
de  tales  derechos.  En  particular,  en  cuanto  a  las  actividades  de  hidrocarburos  que  se 
realizan en territorios de propiedad de los pueblos indígenas, el Estado peruano no se 
realiza  procesos  de  consulta  en  ninguna  de  las  etapas  de  la  actividad  lo  cual  permite 
que el ejercicio de sus derechos se vea afectado. 

Es el caso, que en dos comunidades nativas de la región Loreto y Ucayali (Comunidad 
Nativa de Canaán de Cachiyacu y Comunidad Nativa de Nuevo Sucre) la actividad de 
hidrocarburos  lleva  más  de  50  años  siendo  que  a  lo  largo  de  este  tiempo  se  han 
vulnerado los derechos a la propiedad y a la vida de los miembros de las comunidades 
mencionadas. El Estado peruano si bien formalmente ha reconocido tales derechos, en 
la práctica son totalmente invisibles.  

1. Datos Generales 

1.1 Las comunidades nativas afectadas: 

‐ La Comunidad Nativa de Canaán de Cachiyacu  
Se  encuentra  ubicada  en  el  distrito  de  Contamana,  provincia  Ucayali  en  la  región 
Loreto.  Canaán  de  Cachiyacu  (Canaán)  ha  sido  reconocida  legalmente  mediante 
Resolución  del  Ministerio  de  Agricultura  Nº  078‐74‐OAE‐ORAMS‐V  de  fecha  04  de 
diciembre  de  1974  y  cuenta  con  título  de  propiedad  de  sus  tierras  en  el  que  se  le 
reconocen  1,155  Ha.  a  través  de  la  Resolución  Ministerial  Nº  1309‐75‐DGRA‐AR  de 
fecha 02 de diciembre de 1975. 
 
Hacia el 2007 tenía una población estimada de 630 habitantes, quienes pertenecen a la 
étnia shipibo konibo. Asimismo, esta comunidad se encuentra afiliada a la Federación 
de Comunidades Nativas del Bajo Ucayali – FECONBU, la misma que a su vez forma 
parte  de  la  Organización  Regional  Aidesep  Ucayali  –  ORAU  y  ésta  última  es  base 
regional  de  la  Asociación  Interétnica  para  el  Desarrollo  de  la  Amazonía  Peruana  – 
AIDESEP. 
 
‐ La Comunidad Nativa de Nuevo Sucre 
Se encuentra ubicada en el distrito de Contamana, provincia de Ucayali en la Región de 
Loreto. Nuevo Sucre ha sido reconocida mediante Resolución Nº 023‐76‐OAE‐ORAMS‐
V de fecha 29 de marzo de 1976 y cuenta con título de propiedad de sus tierras a través 
de  Resolución  Directoral  Nº  1627‐75‐DGRA‐AR  de  fecha  13  de  junio  de  1975. 
Asimismo, Nuevo Sucre también se encuentra afiliada a la Federación FECONBU.  

10 El Estado peruano también ha ratificado el Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre


Derechos Humanos en materia relativa a los derechos económicos, sociales y culturales, vigente desde
1999; el Protocolo
11 Entre los que se puede mencionar el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo – OIT

Convenio sobre los pueblos indígenas y tribales en países independientes, vigente en el Perú desde 1995;
las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos –CIDH, y la Declaración de Naciones
Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas de 2007.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 23
 
Ambas  comunidades  nativas  coexisten  desde  hace  mucho  tiempo  con  las  empresas 
petroleras, las cuales han sido autorizadas por el Estado peruano para la realización de 
actividades  exploración  y  explotación.  En  la  actualidad,  la  empresa  petrolera  a  cargo 
de  las  actividades  que  se  desarrollan  en  las  comunidades  nativas  de  Canaán  de 
Cachiyacu y Nuevo Sucre es The Maple Gas Corporation del Perú S.R.L. (Maple). 

El Estado peruano mediante contratos de licencia permite la realización de actividades 
en los territorios indígenas, siendo que a la fecha desarrolla las siguientes actividades 
en el territorio de las Comunidades Nativas de Canaán de Cachiyacu y Nuevo Sucre. 

La efectiva participación de los grupos indígenas deberá ser asegurada por los Estado a 
través de la realización de procesos de consulta adecuados. En ese sentido la Corte ha 
señalado  que  las  consultas  deberán  efectuarse  de  buena  fe,  mediante  procedimientos 
culturalmente  adecuados  y  deben  tener  como  fin  llegar  a  un  acuerdo.  Asimismo,  el 
Estado debe consultar con el pueblo de conformidad con sus propias tradiciones, en las 
primeras  etapas  del  plan  de  desarrollo  o  inversión  y  no  únicamente  cuando  surja  la 
necesidad de obtener la aprobación de la comunidad, si éste fuera el caso. Asimismo, el 
estado  deberá  asegurarse  que  los  miembros  del  pueblo  tengan  conocimiento  de  los 
posibles riesgos, incluidos los riesgos ambientales y de salubridad, a fin de que acepten 
el  plan  de  desarrollo  o  inversión  propuesto  con  conocimiento  de  forma  voluntaria. 
Además la consulta deberá tomar en cuenta los métodos tradicionales del pueblo para 
la toma de decisiones. 12 

Así,  las  Comunidades  Nativas  de  Canaán  de  Cachiyacu  y  Nuevo  Sucre  ni  siquiera 
fueron informadas de la actividad  que se realizaría en su territorio. Los miembros de 
ambas comunidades han tomado conocimiento de las actividades con la llegada de los 
representantes de la empresa quienes ingresaron al territorio a realizar las actividades 
propias de la exploración y explotación de hidrocarburos. 

El Estado peruano amparándose en diversas normas creadas con el fin de informar a la 
población  sobre  las  actividades  ‐tales  como  la  Resolución  Ministerial  595‐2002‐EM, 
Reglamento de Consulta y Participación ciudadana en el procedimiento de aprobación 
de los Estudios Ambientales del Sector de Energía y Minas; Resolución Ministerial 535‐ 
2004‐MEM‐DM,  Reglamento  de  participación  ciudadana  para  la  realización  de 
actividades energéticas dentro de los procedimientos administrativos de evaluación de 
estudios de impacto ambientales; y el Decreto Supremo N° 012‐2008‐EM, Reglamento 
de  Participación  ciudadana  para  la  realización  de  actividades  de  hidrocarburos‐  han 
expresado  reiteradamente  que  tales  mecanismos  corresponden  a  los  procesos  de 
consulta  a  los  pueblos  indígenas.  Cabe  señalar  que  los  procedimientos  señalados  en 
cada  una  de  estas  normas  mencionadas  no  cumplen  con  las  condiciones  establecidas 
por la Corte sobre los procedimientos de consultas pues se tratan de actos cuya única 
finalidad es informar a la población en general. Se debe recalcar que la propia norma 
del dispositivo vigente en la actualidad (D.S. 012 – 2008‐EM) señala que la finalidad de 
la  consulta  es  llegar  al  mejor  entendimiento  sobre  los  alcances  del  proyecto  y  sus 
beneficios.  Asimismo,  la  realización  de  los  talleres  de  información  es  posterior  a  la 

12 Caso Pueblo Saramaka Vs. Surinam. Op Cit. Pár. 133.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 24
decisión del Estado peruano de entregar las áreas en licencia a las empresas petroleras 
para la realización de actividades de exploración y/o explotación.    

Por lo expresado, el Estado peruano no ha cumplido con realizar adecuados procesos 
de  consulta  previos  a  entrega  de  licencia  para  el  desarrollo  de  actividades  de 
hidrocarburos  en  los  territorios  de  propiedad  de  las  Comunidades  de  Canaán  de 
Cachiyacu  y  Nuevo  Sucre.  De  este  modo  el  Estado  peruano  no  ha  asegurado  el 
cumplimiento  de  las  salvaguardas  necesarias  para  limitar  el  derecho  a  la  propiedad 
comunitaria consagrado en el artículo 21 de la Convención Americana sobre Derechos 
Humanos. 

De  acuerdo  a  información  publicada  por  Perupetro  S.A., 13   Maple  ha  entregado  al 
Estado peruano por concepto de canon los siguientes montos 14 : 

 
Cuadro Nº 3: Montos percibidos por Canon para los Lotes 31‐B y 31‐E* 
 
Monto de Canon 
Lote  Año  Mes  y Sobrecanon 
/Participación 
1994  enero  29,334.82 
1994  diciembre  27,598.21 
2004  enero  24,890.05 
2004  diciembre  35,479.74 
2005  enero  35,495.83 
31‐B  2005  diciembre  83,802.26 
2006  diciembre  102,190.65 
2007  diciembre  151,172.57 
2008  diciembre  42,176.46 
2009  diciembre  55,482.07 
2010  marzo  37,876.03 
2004  diciembre  4,113.71 
2008  diciembre  19,438.00 
31‐E 
2009  Diciembre  23,195.35 
2010  Marzo  37,876.03 
*Fuente: Página Web de PERUPETRO S.A. 
 
El canon recaudado por el Estado es una retribución por los beneficios percibidos 
por la empresa. Tal monto entregado puede ser empleado para las necesidades de 
las comunidades que habitan en las zonas del área de los proyectos, a través de los 

13 Empresa estatal de derecho privado que según la Ley Orgánica de Hidrocarburos (D.S. 042-2005-EM)

tiene entre sus funciones percibir y transferir la renta petrolera (regalías, canon) a los gobiernos
regionales, locales y otras instituciones conforme a ley.
14 En el caso de Ucayali, el monto por concepto de canon se reparte entre el Gobierno Regional de

Ucayali 52%, la Universidad Nacional de Ucayali 2.5%, la Universidad Nacional Intercultural de la


Amazonía 2.5%, el Instituto Peruano de Amazonía 3% y los Gobiernos Locales 40% en este último caso la
distribución de este porcentaje se realiza vía la Presidencia del Consejo de Ministros – PCM mediante el
Sistema Nacional de Inversiones Públicas – SNIP.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 25
gobiernos locales. No obstante, ello no se ha logrado reflejar en la realidad pues a 
pesar de los ingentes montos entregados por canon al Estado peruano el distrito de 
Contamana  y  las  comunidades  de  Canaán  de  Cachiyacu  y  Nuevo  Sucre,  en 
particular,  no  han  logrado  mayores  beneficios  significativos,  lo  cual  se  puede 
apreciar en el Cuadro Nº 4.   *Fuente: Página Web de PERUPETRO S.A. 
Las  Comunidades  Nativas  de  Canaán  de  Cachiyacu  y  Nuevo  Sucre  manifestaron 
sus reclamos respecto al desarrollo de la actividad extractiva en sus territorios.  
 
Sobre el Derecho a la Propiedad: Estudios de Impacto Social y Ambiental 
 
La Corte ha señalado al respecto que los Estados deberán realizar estudios de impacto 
social  y  ambiental  por  parte  de  entidades  independientes  e  imparciales,  de  manera 
previa  al  comienzo  de  cualquier  plan  de  desarrollo  a  realizarse  en  su  territorio. 
Asimismo,  ha  señalado  que  los  estudios  de  impacto  social  y  ambiental  deben  ser 
presentados  de  forma  previa  al  otorgamiento  de  la  concesión,  toda  vez  que  estos 
estudios  pretenden  garantizar  el  derecho  de  los  pueblos  indígenas  a  ser  informados 
sobre todos los proyectos que se proponen a ser realizados en el territorio indígena. 15 
 
En el Perú la legislación sobre hidrocarburos, en particular el Decreto Supremo N° 015‐
2006‐EM en su artículo 9 señala que el costo de los estudios de impacto ambiental es 
asumido por la propia empresa a la que se le ha otorgado la licencia para operar lo cual 
pone en cuestión la independencia de dichos documentos. 
 
A  lo  largo  de  los  dieciséis  años  que  la  compañía  Maple  Gas  opera  en  nuestro  país  se 
han  producido  una  serie  de  vulneraciones  al  ambiente  y  a  los  derechos  de  las 
comunidades  nativas asentadas  en  la zona,  lo  que ha motivado  una serie de  acciones 
de  parte  de  las  organizaciones  indígenas  representativas  frente  al  Estado  peruano. 
Lamentablemente, a la fecha el Estado peruano no ha dado una respuesta efectiva a las 
graves  vulneraciones  que  se  vienen  realizando.  A  continuación  se  mencionaran 
algunos de los hechos más significativos los cuales han sido expuestos por los propios 
miembros de las comunidades nativas señaladas. 16 
 
Desde que PETROPERÚ empezó sus actividades en el campamento de Maquia se han 
proyectado  trochas  y  caminos  para  el  transporte  del  petróleo  que  cruzan  por  el 
territorio  de  la  Comunidad  de  Canaán  con  más  de  17  km  de  largo,  desde  antes  de  la 
actividad de Maple existían 9 pozos petroleros dentro del territorio de la comunidad 17 . 
Actualmente, de los 26 pozos petroleros con los que trabaja Maple, 9 de ellos continúan 

15 Caso Pueblo Saramaka Vs. Surinam. Interpretación de Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 12 de agosto de 2008. Serie C. Pár. 41.
16 Tales testimonio se han recogido en el marco de la actividades de verificación de los impactos

realizados por la ONG Earthrigths International en el 2005 y de la acción de Queja ante la CAO
(Ombudsman – Auditor de Cumplimiento) de la CFI del BM presentada en abril de 2010.
17 Testimonio de la Comunidad Nativa de Canaán de Cachiyacu frente a la problemática de

contaminación del Medio Ambiente por parte de la Empresa Maple Gas Corporation del Perú, 30 de
marzo de 2004. En: Testimonio de la Comunidad de Canaán de Cachiyacu frente a la problemática de
contaminación de medio ambiente por parte de la empresa The Maple Gas Corporation del Perú SAC.
Anexo Nº 1

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 26
ubicados  dentro  del  territorio  de  la  Comunidad  de  Canaán  y  conectados  al 
campamento de Maquia. 
 
Desde  el  inicio  de  las  operaciones  a  cargo  de  Maple  se  han  reportado  las  siguientes 
vulneraciones en Canaán de Cachiyacu:  
• Procesos inadecuados de consulta 
• Problemas de salud 
• Contaminación ambiental 
• Problemas laborales 
• Acoso sexual 
• Baja producción agrícola 
• Otros: uso de tierras sin previa coordinación con la comunidad. 
 
Los  miembros  de  la  comunidad  de  Canaán  de  Cachiyacu  han  expresado  que  desde 
1994  hasta  la  fecha  vienen  sufriendo  daños  considerables  debido  a  la  contaminación 
producida por las actividades de la empresa Maple. Siendo que las primeras prácticas 
de Maple consistían en deshacerse de las aguas producidas en la quebrada Cachiyacu 
que lleva al Rio Ucayali contiguo a la comunidad.  
 
En el 2005, la ONG Earthrigths International dio cuenta de la contaminación al agua de 
los ríos Cachiyacu y la quebrada Keras Tae, entre otras, por las indebidas operaciones 
en  los  pozos  MA26,  MA31  y  MA36. 18   Los  pozos  se  encontraron  en  mal  estado 
vertiendo residuos de petróleo directamente a las quebradas. Según los testimonios de 
los comuneros, en época de lluvia el impacto era aún mayor pues las aguas corrían río 
abajo contaminadas y aún así eran empleadas por la población para el consumo y para 
la  higiene.  También  declararon  que  desde  la  llegada  de  la  empresa  el  agua  había 
cambiado  de  color,  sabor  y  olor;  sin  embargo  hasta  ese  momento  no  tenían 
conocimiento de los impactos que la empresa podría haberles causado pues nadie les 
había alcanzado la información necesaria. 19   

Asimismo, se relata que la empresa construyó una carretera de seis metros de ancho la 
cual  cruzaba  la  comunidad  nativa.  La  construcción  de  la  carretera  produjo  el 
derrumbamiento de un puente que era usado frecuentemente por la población para su 
traslado hacia la ciudad de Contamana. 20   La carretera se realizó sin mediar un proceso 
de consulta previo a dicha decisión.  

Durante estos años, los miembros de la comunidad también han expresado que se han 
producido impactos en otros ámbitos conforme se detalla a continuación: 

Asimismo, durante los años 2009 y 2010 se han producido nuevos derrames en la zona 
generando afectaciones a la comunidad, tal como se puede apreciar en el Cuadro Nº 6. 

18 Nathalie Weemaels. Informe de la misión de verificación de los impactos en el territorio de la


comunidad nativa de Canaán de Cachiyacu. Earthrigths International. 2005. Pág. 6-8. En:
http://ibcperu.org/doc/isis/8541.pdf. Anexo Nº 2
19 In Ibid. Pág. 7.
20 In Ibid. Pág. 9.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 27
Cuadro Nº 6: Últimos derrames (2009‐2010) ocurridos en la CC.NN. 
Canaán de Cachiyacu 
 
Derrames ocurridos en Canaán:  Acciones de Maple frente a derrames: 
1º  derrame:  21  de  septiembre  del  2009,  Maple  no  comunicó  ningún  plan  de 
derrame  de  petróleo  de  Maple  en  la  respuesta  a  emergencias  a  las 
quebrada Cachiyacu.  comunidades  antes  de  los  derrames,  y  no 
2º  derrame:  noviembre  del  2009,  hubo  ninguna  respuesta  de  emergencia 
derrame  de  petróleo  de  Maple  en  la  conducida después de estos.  
quebrada Cachiyacu.   
  Ninguna información fue proporcionada a 
3º  derrame:  3  de  marzo  del  2010,  las  comunidades  nativas  después  de  los 
derrame de petróleo a 5 km de distancia  derrames. 
aprox.  de  Canaán  causado  por  un   
desbordamiento del tanque. 
*Elaborado por María del Rosario Sevillano y Mirtha Montoya 
 
 
Coordinaciones entre Canaán de Cachiyacu y Maple 
 
El 8 y 9 de enero del 2005 la comunidad se reunió con el jefe de relaciones públicas de 
Maple,  Jorge  Frohlich.  La  junta  produjo  soluciones  a  cada  problema,  esto  se  puede 
verificar en el Acta de dicha reunión 21 .  
 
El  25  de  julio  del  2005,  el  incumplimiento  de  los  compromisos  asumidos  por  la 
empresa fue detonante para que la comunidad tomara los pozos de la empresa que se 
encontraban dentro del territorio de la comunidad. Para dar solución a dicha acción se 
coordinó  una  asamblea  entre  representantes  de  Maple,  Canaán  y  el  Estado  donde  se 
abordaron  alternativas  de  solución  a  los  problemas  ambientales  (contaminación, 
enfermedades)  y  sociales  (maltratos,  acoso  sexual).  Se  acordó  formar  una  comisión 
para  el  estudio  del  uso  de  tierras;  en  salud,  estudios  ambientales  y  epidemiológicos 
independientes;  también  se  acordó  reformular  el  Plan  de  Relaciones  Comunitarias. 
Maple se comprometió a entregar computadoras a la comunidad y el Presidente de la 
Región Loreto, se comprometió a realizar proyectos para canalizar agua potable. 
 
El  15  de  agosto  de  2006, 22   se  llevó  a  cabo  una  reunión  entre  los  representantes  de  la 
Comunidad de Canaán de Cachiyacu, y Maple en donde se presentaron los resultados 
de  los  estudios  de  ambas  partes  sobre  la  compensación  por  el  uso  de  la  tierra  de  la 
comunidad.  Lamentablemente  no  se  logró  llegar  a  un  acuerdo  sobre  los  montos 
propuestos por ambas partes. Visto ello Canaán pide que Maple se retire del territorio 
de la comunidad y cese de operar los pozos que están dentro de su territorio. 
 

21 Acta de reunión entre la Comunidad Nativa Canaán de Cachiyacu y la empresa Maple Gas
Corporation realizada el 8 y 9 de enero de 2005. Anexo Nº3
22Acta de Reunión de la Comisión formada por los representantes de la Comunidad de Canaán y de The

Maple Gas Corporation del Perú sobre compensación por el uso de la tierra de la Comunidad realizada
el 15 de agosto de 2006. Anexo Nº4

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 28
Pese a las reuniones sostenidas con los líderes de las organizaciones indígenas (ORAU, 
FECONBU,  Canaán) 23 ,  los  compromisos  resultantes  de  dichas  reuniones  no  fueron 
cumplidos  en  su  totalidad  por  lo  que  la  comunidad  continuó  presentando  cartas  de 
reclamo a la empresa.  
 
Intervención de entidades públicas 
 
En el 2003, mediante Resolución Directoral N° 0681‐2003/DIGESA/SA la compañía fue 
sancionada al pago de 40 Unidades Impositivas Tributarias por la Dirección General de 
Salud  Ambiental  –DIGESA  por  efectuar  vertimientos  contaminantes  sin  contar  con  la 
respectiva  autorización  de  vertimientos  que  asegure  que  la  acción  se  desarrolle 
generando el menor impacto posible al ambiente. 
 
En el setiembre de 2005 OSINERG, al iniciar sus labores de fiscalización 24 , publicaba las 
sanciones que venía emitiendo por el incumplimiento del Programa de Adecuación y 
Manejo  Ambiental  entre  las  que  se  incluía  a  la  Maple  Gas  por  sus  operaciones  en  el 
Lote  31B. 25   Resulta  importante  mencionar  que  en  octubre  de  2004,  en  respuesta  a  la 
solicitud de la comunidad, el supervisor de OSINERG, Carlos Cabrera, observó in situ 
que  2100  barriles  de  agua  producida  por  día  fluían  sin  ser  reinyectados  hasta 
desembocar en la Quebrada Cachiyacu. No obstante, la falta de experiencia llevó a que 
los métodos de análisis empleados por el organismo fiscalizador estatal fuesen de mala 
calidad por lo que no se logró identificar contaminación alguna. 26 

A  pesar  de  todo  lo  expuesto,  la  Dirección  General  de  Gestión  Social  (DGGS)  del 
Ministerio  de  Energía  y  Minas  publicó  en  su  página  web  que  este  caso  había  sido 
resuelto  en  el  2006. 27   Probablemente  el  Estado  sólo  tomó  nota  de  los  informes  de  la 
empresa  petrolera  mas  no  las  de  la  comunidad,  de  ahí  que  no  percibiera  la  real 
situación  y  por  ende  no  procurara  el  diálogo  entre  la  empresa  y  la  comunidad, 
mediando con su participación.  

La falta de una institucionalidad integral que proteja el ambiente y el incumplimiento 
de la obligación de respetar los derechos de los pueblos indígenas que viven en la zona 
han provocado que aún hasta la fecha se continúe con la contaminación en el área. Así, 
en setiembre del 2009 y marzo del 2010 se han producido derrames en las quebradas de 
Cachiyacu  y  Cachiaquillo 28 ,  respectivamente,  sin  que  a  la  fecha  las  entidades 
nacionales  hayan  dado  respuesta  ante  estos  hechos.  Siendo  que  los  reportes 
ambientales que presenta la empresa Maple Gas de modo trimestral a la entidad estatal 

23 Queja al Ombudsman ante la CAO (Ombudsman – Auditor de Cumplimiento) de la CFI del BM


presentada en abril de 2010. Pág. 3. En: http://www.cao-ombudsman.org/cases/document-
links/documents/DemandaalaCAOSobreMaple_Abril2010.pdf. Anexo Nº 5.
24 OSINERGMIN fue creado mediante Ley N° 26734 en 1996, sin embargo tras varios años de prórrogas

para que las empresas adecuen sus instrumentos ambientales, es en el 2004 que empieza a ejercer su
función de fiscalización, la cual en muchos casos no ha sido efectiva pues ha devenido en procesos
administrativos y judiciales interminables.
25 Una de las multas que había impuesto el OSINERGMIN era de 50 UIT y otro de 1.5 UIT. En:

http://www.viso.plades.org.pe/contenido/alertas/alertases/alerta158.php. Anexo Nº 6
26 Queja al Ombudsman ante la CAO Op.Cit. Pág. 4.
27 En: http://www.minem.gob.pe/descripcion.php?idSector=3&idTitular=1050. Anexo Nº 7
28Queja al Ombudsman ante la CAO. Op Cit. Pág. 7

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 29
encargada  de  la  fiscalización  de  las  actividades  extractivas  son  la  única  herramienta 
con la que cuenta el Estado para conocer el estado de las actividades que se desarrollan 
en los territorios indígenas. Tales reportes de Maple no pueden ser considerados como 
documentos  imparciales  ni  independientes  por  el  Estado  peruano  sino  que  deben  ser 
sometidos a investigación.  
 
No  obstante,  los  acuerdos  tomados  no  han  sido  respetados,  siendo  que  no  se  ha 
logrado la realización de reuniones periódicas de planificación. 

Por el contrario, las afectaciones al ambiente y salud de las personas han continuado, 
pues  en  el  2009  se  han  producido  tres  derrames  de  petróleo  en  las  quebradas  de 
Mashiria,  Yarinillo  y  Yarina,  los  cuales  han  generado  contaminación  en  las  aguas  y 
afectaciones  a  la  salud  de  las  personas.  A  pesar  de  la  gravedad  de  estas  acciones,  la 
actitud  de  la  empresa  denunciada  por  los  comuneros  resultó  aún  peor,  pues  no 
permitieron  que  los  habitantes  de  las  comunidades  dieran  aviso  de  los  accidentes 
ocurridos  sino  que  los  contrataron  sin  proveerles  de  los  equipos  necesarios  para 
limpiar la zona.  29 

Finalmente,  en  ambas  comunidades  se  denunció  el  maltrato  constante  hacia  los 
miembros de las comunidades de parte de los trabajadores de la empresa Maple Gas, 
siendo  que  cuando  ocurrieron  los  derrames  los  trabajadores  a  pesar  de  cruzarse  con 
pobladores  no  dieron  ninguna  explicación.  Asimismo,  la  empresa  expuso  a  los 
pobladores a condiciones perjudiciales durante la limpieza en el derrame ocurrido en 
abril de 2009 en la comunidad de Nuevo Sucre, pues sin otorgarles el equipo adecuado 
los  obligaron  a  recoger  el  crudo  de  las  superficies,  lo  que  hicieron  con  manos  y 
esponjas. 30   

De  lo  expresado  se  tiene  que  el  Estado  peruano  no  ha  cumplido  con  garantizar  el 
derecho  a  la  vida  de  los  miembros  de  las  Comunidades  Nativas  de  Canaán  de 
Cachiyacu  y  Nuevo  Sucre  toda  vez  que  este  derecho  supone  además  la  garantía  de 
sobre la salud de las personas. En ese sentido, el Estado peruano no ha cumplido con 
garantizar  que  las  actividades  de  hidrocarburos  a  desarrollarse  en  el  territorio  de  los 
pueblos indígenas  no afectará la salud de los mismos. 

En  ambos  casos  expuestos  se  denota  la  vulneración  a  derechos  como  el  gozar  de  un 
ambiente  adecuado,  a  la  vida  digna,  a  la  salud,  la  consulta,  información  y 
participación,  a  obtener  una  indemnización  por  los  daños  que  se  ocasiones  y  un 
beneficio como consecuencia del desarrollo del aprovechamiento de recursos naturales, 
a  no  ser  discriminado  por  ningún  motivo,  ni  a  sufrir  de  maltrato  alguno  –  sea  físico, 
psicológico o moral a partir de la ejecución de actividades extractivas en estas zonas.  

En  la  actualidad,  a  pesar  de  los  cambios  en  la  normativa  ambiental  no  se  han  dado 
cambios en cuanto a la forma en que las empresas realizan las actividades en el campo, 
alejadas  de  la  presencia  formal  del  Estado.  Ello  denota  la  poca  voluntad  de  los 

29 In Ibid. Pág. 15-16


30 In Ibid. Pág. 19

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 30
gobiernos de cumplir con la función protectora de los derechos humanos de todos sus 
ciudadanos. 

 
V. MEGAPROYECTO DE LA CENTRAL HIDROELÉCTRICA Y EL IMPACTO EN 
EL PUEBLO ASHÁNINKA 
 
La  Central  Ashaninka  del  Rio  Ene  (CARE)  y  la  Central  Hidroeléctrica  de 
Paquitzapango  
 
En la 138 Período sesiones de la CIDH; se tuvo la oportunidad de explicar la situación 
de  vulnerabilidad  en  que  se  encontraba  la  población  indígena  del  Ene  frente  a  las 
Concesiones  que  estaba  otorgando  el  Ministerio  de  Energía  y  Minas  del  Perú. 
Específicamente  el  caso  de  la  Concesión  Temporal  otorgada  por  el  Ministerio  de 
Energía y Minas a la Empresa Paquitzapango Energía SAC para que realicen estudios 
de factibilidad para la construcción de una Represa Hidroeléctrica en el lugar conocido 
como  Paquitzpango 31 .  Concesión  que  se  superponía  al  territorio  de  10  comunidades 
nativas  tituladas  (Saniveni,  Meteni,  Potsoteni,  Quiteni,  Cutivireni,  Camantavishi, 
Quempiri, Centro Tsomaveni, Quimaropitari y Shimpenshariato). 
 
Dicha concesión se había otorgado sin previamente realizar la consulta, libre, previa e 
informada bajo el Marco del Convenio 169 de la OIT. Teniendo en cuenta que estaría 
afectando  no  solo  el  territorio  de  la  población  indígena,  sino  a  su  cultura  (vivir 
cercanos  al  río  Ene)  y  Espiritualidad  (Mito  de  Pakitzapango),  además  se  indicó  de 
manera especial, que la población indígena del Ene sufrió desplazamientos forzados en 
la  época  de  la  violencia  social  y  que  un  proyecto  de  esta  naturaleza  les implicaría  un 
nuevo  desplazamiento de su territorio. De otro lado, al involucrar el derecho a la vida 
y los derechos territoriales (previstos en los artículos 4 y 9 de la Convención Americana 
de  Derechos  Humanos)  de  la  población  indígena  del  Ene  por  las  amenazas  a  los 
territorios del Pueblo Ashaninka a partir de concesiones en sus territorios, tampoco, el 
Estado  Peruano  a  considerado  los  señalado  por  la  Corte  Interamericana  de  Derechos 
Humanos en el Caso del Pueblo Saramaka vs Surinam. 
 
Frente  a  esta  exposición  luego  de  la  Audiencia,  la  Comisión  Interamericana  de 
Derechos Humanos indicó que la “Comisión observa con preocupación la debilidad en 
las  acciones  de  protección  de  los  territorios  ancestrales,  que  colocan  a  los  pueblos 
indígenas en una situación permanente de vulnerabilidad ante los intereses de terceros 
interesados en los recursos naturales existentes en sus territorios”  32 
Pese a ello, el Estado Peruano en los meses posteriores a la Audiencia no realizó alguna 
acción  de  protección  de  los  territorios  del  Pueblo  Ashaninka  y  la  concesión  temporal 
continuó hasta el final de su periodo, esto es, el 04 de agosto del 2010 33 . Y previo a su 
vencimiento  la  Empresa  Paquitzapango  Energía  SAC  solicitó  una  renovación  de  la 

31 Concesión temporal otorgada mediante la Resolución Ministerial N.°546-2008-MEM/DM del 03 de


diciembre del 2008.
32 Anexo al Comunicado de Prensa N.°38/10 la CIDH.
33 La Concesión Temporal otorgada por el Ministerio de Energía y Minas tenia una plazo de vigencia de

20 meses, esto es desde el 03 de diciembre del 2008 hasta el 04 de agosto del 2010.

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 31
concesión por un año más indicando que no pudo realizar los estudios de factibilidad 
debido  a  condiciones  meteorológicas  y  que  además  había  un  rechazo  de  la  población 
indígena  del  Ene,  por  lo  que  no  contaban  con  la  Licencia  Social  para  realizar  los 
estudios,  por  lo  que  estaba  alegando  causas  de  Fuerza  Mayor  y  Caso  Fortuito  para 
solicitar la ampliación del plazo de concesión temporal. 
 
El  Ministerio  de  Energía  y  Minas  resolvió  el  pedido  de  la  Empresa  declarándolo 
Improcedente 34 .  Cabe  notar  que  los  fundamentos  de  Energía  y  Minas  para  dicho 
pronunciamiento  fue  que  “se  concluye  que  las  razones  expuestas  por  la  Empresa 
Paquitzapango Energía SAC, para sustentar su renovación de la concesión temporal no 
constituyen eventos que califican como caso fortuito o de fuerza mayor”. La lectura de 
este razonamiento nos indica que para el Ministerio de Energía y Minas no constituye 
impedimento de realizar los estudios de factibilidad para la Empresa la oposición de la 
población Indígena, es decir, la Empresa debió realizar los estudios de factibilidad en el 
tiempo de la concesión aun sin contar con la licencia social.  
 
Este  razonamiento  del  Ministerio  de  Energía  y  Minas  es  grave  y  perjudicial  para  la 
población  indígena  Ashaninka  del  Ene,  ya  que  en  principio  dicha  institución  del 
Estado  Peruano  no  ha  realizado  hasta  la  fecha  la  debida  consulta  sobre  este  proyecto 
bajo  los  parámetros  del  Convenio  169  de  la  OIT,  no  han  realizado  la  información 
oportuna  a  la  población  involucrada  del  proyecto  antes  de  otorgar  la  concesión 
temporal  y  tan  solo  se  han  limitado  a  esperar  los  resultados  de  los  estudios  de 
factibilidad que tenía que realizar la empresa sin importar la posición de la población 
indígena. 
 
De  otro  lado,  cabe  notar  que  aunque  haya  culminado  el  tiempo  de  la  concesión 
temporal  para  realizar  los  estudios  de  factibilidad  del  proyecto  de  represa 
hidroeléctrica  en  el  lugar  de  Pakitzapango,  ello  no  quiere  decir  que  el  territorio 
indígena  del  ene  (sobre  el  cual  se  habría  dado  la  concesión  temporal)  ya  no  se 
encuentra bajo amenaza o vulnerabilidad, ya que la misma empresa o cualquier otra y 
en  cualquier  momento  podrían  solicitar  una  concesión  temporal  sobre  el  mismo 
territorio.  
 
Esto se debe a que el Ministerio de Energía y Minas del Perú considera el proyecto de 
represa  hidroeléctrica  de  Pakitzapango  como  un  potencial  para  la  Exportación  al 
Brasil35, entre otros proyectos  ubicados en la Amazonía peruana. Entonces, mientras 
siga ofertándose estos proyectos por parte del Estado Peruano que se encuentran sobre 
territorios indígenas y que no han sido previamente consultados ni informados y que 
dicha población no ha participado en la formulación de estos proyectos ni en los Planes 

34 Resolución Directoral N.°40-2010-EM/DGE del 27 de julio del 2010 y la resolución del recurso de
Reconsideración de la Empresa fue resuelto mediante Resolución Directoral N.°40-2010-EM/DGE del 27
de julio del 2010. Del Ministerio de Energía y Minas.
35Lo cual se puede ver en el “Informe Final: Elaboración de Resúmenes Ejecutivos y Fichas de Estudio de las

Centrales Hidroeléctricas con Potencial para la Exportación al Brasil” (2007) del Ministerio de Energía y
Minas del Perú. En:
http://www.minem.gob.pe/minem/archivos/file/Electricidad/promocion%20electrica/Centrales%20hidro
el%C3%83%C2%A9ctricas%20con%20potencial%20para%20la%20exportacion%20a%20brasil.pdf

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 32
de Desarrollo o La Política Energética, seguirán siendo vulnerables los territorios de la 
población indígena y en este caso de la población Ashaninka del Ene. 
 
 
VI. SOLICITUD AL ESTADO PERUANO POR PARTE DE LOS PETICIONARIOS 
 
Por estas consideraciones, los peticionarios solicitan al Estado Peruano por intermedio 
de la Honorable Comisión Interamericana de Derechos Humanos lo siguiente: 
 
1. Que el Estado Peruano dé cuenta de la situación de las actividades extractivas 
en  territorios  indígenas  y  del  nivel  de  implementación  de  los  derechos 
humanos  de  los  pueblos  indígenas  establecidos  en  el  ordenamiento 
internacional. 
2. Que se implemente en consulta y con participación de los pueblos indígenas el 
Derecho  a  la  Consulta  Previa,  Libre  e  Informada,  en  la  que  se  aseguren  los 
estándares mínimos del Convenio 169 de la OIT y de Declaración de Naciones 
Unidas  sobre  Derechos  de  los  Pueblos  Indígenas.  Reafirmando  la  ley  de 
Consulta  aprobada por el Congreso el 19 de Mayo sin observaciones y teniendo 
como fundamento lo expresado por el Tribunal Constitucional Peruano 
3. Que se inicie el debate con participación de los pueblos indígenas de la reforma 
en materia de institucionalidad, asegurando en todas las etapas del proceso la 
participación de los pueblos indígenas. 
4. EL estado Peruano haciendo uso de sus  oficios invite a la CIDH y en especial a 
la Relatoría de Pueblos Indígenas de la CIDH.  
 

INFORME PRESENTADO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU 140° PERIODO DE SESIONES1
Afectación de derechos de los pueblos indígenas del Perú en relación con las Política Energética y Extractiva 33