You are on page 1of 6

Ángel Hernández – 25 451 950

Practica evaluada 6

Calentamiento global. Un problema de todos

El fenómeno del calentamiento global es un tema controversial en la

actualidad. Diferentes personalidades del mundo científico y político opinan acerca

de su existencia y de las causas que lo generan. Sin embargo, a pesar de las

diferentes apreciaciones que se hagan, es imposible negar que a medida que

transcurren los años las temperaturas en el medio ambiente van en aumento. Esto

se evidencia por diferentes situaciones, como por ejemplo: la desglaciación,

huracanes de mayor intensidad, cambios climáticos en diferentes regiones, entre

otros. En los últimos siglos, el planeta se ha sometido a una gran industrialización.

La emisión de gases tóxicos como el dióxido de carbono o metano por parte de las

fábricas, debilita constantemente la capa de ozono (responsable de filtrar los rayos

solares). La incidencia de mayor cantidad de radiación solar se traduce en un

aumento de la temperatura global. Por tal motivo, es de vital importancia la

búsqueda de medidas que desaceleren la aparición de dicho suceso.

Por ello, los gobiernos de los países alrededor del mundo deben llegar a

acuerdos para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Estos acuerdos

no solo deben incluir tratados que limiten la contaminación, sino también la

creación de fundaciones para la concientización de la población en cuanto a este

problema. Asimismo, se debe incentivar en mayor medida la investigación para


desarrollar nuevas tecnologías que permitan reemplazar el uso de combustibles

fósiles, y que a su vez, sean renovables (tecnologías verdes).

Existen diversas definiciones de este fenómeno en la literatura, sin

embargo, todas hacen referencia a una misma situación. Según la editorial

Prentice Hall (2011) “El calentamiento global se refiere a un aumento gradual de la

temperatura en la atmósfera terrestre y en los océanos registrado en las últimas

décadas”. Asimismo, expone que “…este calentamiento suele asociarse a las

actividades realizadas por el hombre”.

No cabe duda de que el ser humano juega un papel importante en cuanto al

calentamiento global. Según lo expuesto en el quinto informe de evaluación

realizado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

(IPCC, por sus siglas en inglés) (2013) “Las emisiones continuas de gases de

efecto invernadero causarán un mayor calentamiento y nuevos cambios en todos

los componentes del sistema climático. Para contener el cambio climático, será

necesario reducir de forma sustancial y sostenida las emisiones de gases de

efecto invernadero”. Dichas afirmaciones están sustentadas en información

estadística alrededor del planeta.

Según datos del informe del IPCC, durante el periodo 1880-2012 se

muestra un calentamiento de 0,65 a 1,06 ºC de la superficie terrestre y oceánica

(combinados y promediados globalmente). El incremento total entre el promedio

del periodo 1850-1900 y el periodo 2003-2012 es de 0,72 a 0,85 ºC. Es decir,

según estos datos, se ve que en algunas regiones la temperatura ha subido en


más de 1 °C. Puede parecer poco, pero cambios de esta índole tienen que llamar

la atención puesto que la tendencia es que en las próximas décadas, si no se

controla la emisión de gases de efecto invernadero, seguirá en aumento. Expertos

opinan que incrementos de incluso 2 o 3 °C producirían efectos mortales a largo

plazo.

Ya que los humanos somos los principales culpables por el calentamiento

global, aún estamos a tiempo de revertir estos cambios. Cualquier persona puede

aportar su grano de arena en esta causa. Con acciones tan simples como sembrar

árboles o evitar el consumo excesivo de energía, se puede lograr un gran avance.

Solo hace falta la disposición de cada individuo para lograr el objetivo.

"El aire que respiramos, el agua que tomamos y la tierra en que crece

nuestra comida, son parte de un delicado ecosistema que está cada vez bajo

mayor presión", dijo el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, en la

asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA), realizada en

Nairobi; Kenia, en el año 2014. También expone que "necesitamos actuar

decisivamente para cambiar las relaciones de la humanidad con nuestro planeta".

Tal como lo enuncia Ban Ki-moon, es necesario entender que estamos

sometiendo al medio ambiente a un desgaste sin precedentes que no había

sufrido nunca. Principalmente los países desarrollados deben tomar en cuenta la

responsabilidad que tienen para lograr un cambio verdadero.

A diferencia de personas como Ban Ki-moon, es probable que muchas otras

no sientan la necesidad de cuidar su entorno por no verse afectados a lo largo de


su vida. Abundan las publicaciones y reportajes en donde se expone que se verán

grandes desastres producidos por el calentamiento global en 100 o 150 años, por

lo que cabe pensar que la gente se desensibilice en cuanto a este tema. Un

individuo apático no inculcará a su estirpe lo importante que es proteger los

ecosistemas. Sin embargo, es precisamente su descendencia la que pueda que

sufra de primera mano los efectos mortales no cuidar el planeta.

Entonces, es necesario inculcar en el grupo familiar la necesidad de

preservar la tierra, puesto que es allí donde se obtienen todos los recursos para

vivir. La calidad de vida de las generaciones venideras se definirá en gran medida

por lo que se haga hoy día. Cosas tan simples como el agua, pueden pasar a ser

tesoros valiosos en el futuro. En la actualidad, países que tienen bienes como

petróleo o metales preciosos se consideran prósperos. Sin embargo, estos

recursos no tendrán valor alguno si, por ejemplo, no se tienen tierras fértiles para

sembrar.

El calentamiento global está más que sustentado en hechos científicos. En

1896 el académico sueco Svante Arrhenius propuso la siguiente ecuación: 𝑇𝑠 =


1
(1−𝜀/2)1/4 ∗ 255 𝐾. En la misma, Ts es la temperatura de la superficie terrestre y ε

se asocia con la radiación de luz infrarroja en la atmosfera, la cual depende de los

gases de efecto invernadero. En la formula se aprecia que al aumentar ε aumenta

también la temperatura en la atmosfera, puesto que hace que el denominador sea

menor. Por lo tanto, se tiene una relación de proporcionalidad de la forma T s α ε

(directamente proporcionales). Asimismo, organizaciones como la ya mencionada

IPCC, se dedican a recolectar data acerca de las causas que hacen que aumente
la temperatura global. Por tanto, el aumento de la temperatura terrestre es un

hecho que no se puede negar, y del que todos deben hacer eco.
Referencias

[1] Hall, Prentice (2011). Pearson baccalaureate: spanish b student book.

Recuperado de

https://www.pearsonschoolsandfecolleges.co.uk/Secondary/BusinessAndEconomi

cs/IBResources/PearsonBaccalaureate/Samples/SampleMaterialSpanishB/Spanis

hBChapter10.pdf

[2] Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

(2013). Quinto Informe de Evaluación del IPCC: Cambio climático 2013-2014.

Cambio climático 2013 “Bases físicas” Informe del Grupo de trabajo I, pp 5-20.

Recuperado de http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-

report/ar5/wg1/WG1_AR5_SPM_ES.pdf.

[3] Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA (2014).

Informe Anual del PNUMA 2014. pp 30. Recuperado de

http://staging.unep.org/annualreport/2014/es/pdf/es_UNEP_Annual_Report_2014.

pdf

[4] Simarro, P (2016). La ecuación de Arrhenius y el calentamiento global.

Recuperado de http://biolocus.wordpress.com/2016/03/14/la-ecuacion-de-

arrhenius-y-el-calentamiento-global/