You are on page 1of 217

ARTE DE

ECHAR LAS CARTAS


P O R M E D I O D E LA
BARAJA ESPAÑOLA
SEQUIDO DE LAS
PROFECÍAS GITANAS
Y DE UNA DETALLADA EXPUCACIÓN
— DE CADA UNO DE LOS NAIPES —
Nuera edición ilaitnida
CARTOMANCIA
ó

ARTE DE ADIVINAR
POR MEDIO DE LOS NAIPES

Noticia sobre los naipes.


El arte de descubrir las cosas ve-
nideras por medio de los naipes data
del siglo duodécimo. Hoy día la adi-
vinación es muy fácil y usada, por lo
— 8 —
cual nó queremos privar á nuestros
lectores de su conocimiento, princi-
piatido por darles una noticia histó-
rica de los naipes, sacada de precio-
sos documentos recopilados por el
bibliófilo .y sabio erudito Jacob.
El origen de los naipes es una
cuestión de arqueología muy difícil
de resolver, pero que ya ha sido tra-
tada con profundidad por los sabios,
á pesar de la frivolidad del asunto.
Los unos atribuyen su invención á
los ^pcios, y explican los naipes
lo mismo qu¿ los jeroglíficos; otros
conceden este honor á los lidios,
que, distraídos c^on estos juegos, casi
olvidaron un hambre terrible que pa-
decieron. Es posible que esos pue-
blos conocieran un recreo que usa-
ban los atenienses, en el cual se ju-
jaba con una especie de estampas
por el estilo de las del juego de la
Oca; pero es bien seguroique no
eran los naipes que nosotros cono-
cemos.
Sin embargo, no hay duda de
flue los naipes vinieron del Oriente,
igualmente que el ajedrez, pues hay
entre estos dos juegos ciertas rela-
ciones que no pueden atribuirse al
acaso. La analogía de los naipes con
el ajedrez queda casi demostrada
con la inspección de antiguos naipes
del siglo XV, en que hay el Alfil y
la Torre, llamada Casa de Dios. En
cuanto al sentido alegórico, es casi
idéntico en ambos juegos: son una
imagen de la guerra.
Antiguamente los naipes no eran
más numerosos que las piezas de
ajedrez, y estaban divididos en dos
clases: negros y encarnados; pero,
habiéndose aumentado su número,
íué preciso hacer nuevas combina-
ciones, y ya los dos juegos dejaron
de seguir reglas análogas. ¿Quién
— 10 —
sabe si fueron los mismos árabes,
qué eran tan famosos jugadores de
ajedrez, quienes dieron esta nueva
forma á su juego favorito?
Sea como fuere, los naipes ya es-
taban en uso mucho antes del año
1392, en que se ha querido fijar su
invención, pues en 1240 el Sínodode
Worcester prohibió á los clérigos los
juegos deshonestos, entre otros el
del Rey y la Reina; un manuscrito
italiano de 1299 habla de un juego
llamado Naibi (naipes); unos estatu-
tos monásticos de 1337 proscriben
los naipes bajo el nombre de Págl-
gina; finalmente, un decreto del rey
don Alonso XI de Castilla, con fecha
de 1387, los pone en el número de
los juegos prohibidos.
Mucho se ha discutido para saber
si los naipes son de origen español,
alemán, francés ó italiano; pero nada
se ha sacado en claro. Lo cierto es
— 11 —
QUe las cartas de jugar, españolas ó
pintadas (que los franceses llaman
^Ofots), eran ya conocidas en toda
Europa cuando en Francia se inven-
tó el juego de Pique, en tiempo de
Carlos VII, invención que nosotros
creemos simultánea con la de los
naipes que todavía se usan en Fran-
cia, cuyos palos son diferentes: en
España, espadas, bastos, orosy co-
pas; en Francia, pica (pique), tré-
bol (tréfle), cuadro (carrean) y co-
razón (coeur), y en Alemania trerrfg,
bellota, cascabel y encarnado.
Los naipes españoles representan
en sus cuatro palos las cuatro clases
en que durante el antiguo despotis-
mo estaba dividida la sociedad. Las
copas designaban el cáliz del brazo
fclesiásíico; las espadas, el brazo
noble; los oros, el dinero de los mer-
caderes, y los bastos, la clase de
los labradores.
— 12 —
Los naipes iluminados, como los
manuscritos, antes costaban muy ca-
ros, pues en 1420 Visconti, duque
de Milán, pagó 1.500 piezas de oro
á un pintor francés por un solo juego
de naipes.
Pero el descubrimiento del gra-
bado en madera, hecho en 1423,
propagó por toda Europa los juegos
de naipes, que, con la baratura de
precio, se hicieron populares. Así es
que, á pesar de los decretos y edic-
tos, tanto civiles como clericales,
que con frecuencia han renovado la
prohibición del j uego de nai pes, siem-
pre se ha mantenido ent;e los pri-
meros, á la par con el ajedrez y las
damas, habiéndose variado sus com-
binaciones hasta lo inñnito.
Si quisiésemos explicar todas las
variaciones que han tenido los nai-
pes en varios países, habría materia
para un tomo; nos contentaremos
— la-
cón citar la revolución que sufrieron
^Q Francia durante el tiempo de la
República, una é indivisible; las
cuatro Damas fueron suplantadas
por cuatro virtudes republicanas;
los cuatro escuderos (valets) ó so-
tas, sustituidos por cuatro soldados
republicanos, y los cuatro reyes
destronados, por cuatro filósofos:
Voltaire, Rousseau, La Fontainey
Moliere.
Explicación de la baraja Española.

La baraja española se compone


de 48 cartas ó naipes, que se distin-
guen por ciertas figuras análogas á
su significado, y se dividen de la
manera siguiente:
4 reyes, á saber; uno de oros, otro
de copas, otro de espadas y otro
de bastos.
4 caballos, divididos de la misma
manera.
— 15
4 sotas, dividas lo mismo. •
4 nueves, divididos lo mismo.
4 ochos, ídem id.
4 sietes, ídem id.
4 seises, ídem id.
4 cincos, ídem id.
4 cuatros, ídem id.
4 treses, ídem id.
4 doses, ídem id.
4 ases, ídem id.
Ya queda dicho cuál es el origen
de los cuatro palos de la baraja es-
pañola.
Cada una de las 48 cartas tiene
dos significaciones, una al derecho
y otra al revés; están bien especifi-
cados en las figuras: el derecho, que
es cabeza arriba, y el revés, que es
cabeza abajo; pero en la mayor par-
te de las cartas blancas de oros, es-
padas y bastos es muy difícil, ó me-
jor dicho imposible, determinar cuan-
16
do una carta se encuentra al derecho
ó al revés, pues por cualquier lado
que se las mire son lo mismo; por
lo que aquí, para salvar este incon-
veniente, aconsejamos que se seña-
len todas las cartas que no tienen
revés por cualquier signo, y creemos
lo mejor trazar una línea sobre uno
de los guarismos que indican en cada
carta el número del palo á que co-
rresponden. De este modo, cuando
saliere hacia arriba esta señal, ó
otra que se haga, se conocerá que
dichas cartas han salido al revés.
En la explicación que más ade-
lante damos de cada carta está divi-
dida la significación en dos partes:
la primera indica el derecho, y com-
prende todos los parrafitos incluidos
en su página.
Aunque cada carta, al derecho ó
al revés, tiene su significado por sí
sola, éste se halla modificado por
— ir-
las cartas que anteceden ó siguen,
por lo cual hay que tener en cuenta
todas las que las acompañen para
interpretar con acierto sus indica-
ciones.
Cuando no se advierta nada que
indique que se trata expresamente
de señora ó caballero, se entende-
rá que el vaticinio se refiere á las
personas para quienes se echan
las cartas, cualquiera que sea su
sexo.
Cada carta tiene distinto signifi-
cado al derecho que al revés, y todo
lo que contiene la página de su ex-
plicación debe entenderse que co-
rresponde á la misma posición; por
ejemplo, en la página que principia:
^ey de oros, al derecho, debe enten-
derse que todo lo que explica dicha
página corresponde al rey de oros
'Ctftndo sale al derecho, y en la pá-
gina que se encabeza con rey de
*«"te cartas. 2
— 18 —
oros, al revés, todo lo que contiene
se entiende de esta carta cuando sa-
le cabeza abajo; y así en todas las
demás cartas.
EJERCICIOS

1.° Se toma la baraja de cuaren-


ta y ocho cartas con la mano dere-
cha, se pasa á la izquierda, y des-
pués de mezcladas indistintamente,
cabeza arriba y abajo, se barajan con
toda ligereza.
2." El que tiene la baraja la po-
ne encima de la mesa ó velador, y
entonces el que ha de preguntar cor-
ta con la mano izquierda, siendo
muy importante no equivocarse en
hacerlo con la derecha.
3.° Concluida está operación,
— 20 —

toma los dos


montones el
que tiene la '
b a r a j a , los
une, ponien-
1=1-. =|«| do debajo el
que estaba
encima, y for-
ma seis mon-
t o n e s de á
' (VlUilUMJlUMiaiUMiin^s, ' siete, sacan-
J" I. do las cartas
una á una,
presentando
la cara al pú-
blico, y se-
parando las
seis restan-
tes, como re-
presenta la
figura p r i -
mera.
4.° Segui-
— 21
lamente se va
tomando una !-Fi^4^
4."
carta de cada
montón, em-
pezando por
la derecha, y
Volviendo otra
Vez á formar
siete monto-
nes de seis
Cartas cada 1 ^^—»i'
Uno, sin con-
tar las seis car- « «
tas que se L«* •
a p a r t aron, 1 ^ ^
quedando en
la forma indi- ^
Cada por la
figura 2." 1 ^ ^
Sár''
5.» Se to- \^ ^ 1
lla una carta
' <ie cada mon- 1 — ^
tón, y se for- ,^H •^¡
U 1
22
ma una linea recta, teniendo cuidado
de que ésta sea de derecha á izquier-
da del que tiene la baraja.
6.'' Tómense de cada montón las
dos primeras cartas, y fórmense dos
líneas como la anterior; y
7." Las restantes cartas, que de-
ben ser 21, van tomándose como
las anteriores, una á una, y se po-
nen tres lineas rectas, que formarán
21 montones.
Vamos á suponer que la que con-
sulta es una joven, y que en la pri-
mera línea hay las cartas que apare-
cen en la figura 3.': entonces se
tiene presente lo que manifiesta la
explicación que se da más adelante
sobre el significado de cada carta,
empezando por la derecha, ó sea vi-
ceversa de como se escribe. Como
la primera carta es el siete de copas,
se puede contestar á la preguntado-
ra de la siguiente manera:
— 23 —

(iiete de
«sopas.— Es-
^ carta indica
el pensamien-
to; y á la ver-
dad, no es po-
sible poder
contestar sin
antes ver las
cartas que la
anteceden.
Rey de
«opwi.-Quie-
re decir que
contraerá ma-
trimonio la
Consultante.
Si el rey se
encuentra al
lado del siete
del mismo pa- =r\
lo, puede
creerse que el
— 24 —

marido ha de hacerle traición, de-


biendo callar esta circunstancia por
no afligir á la persona interesada;
además, que el as de oros, que está
á continuación, modifica todo lo
malo de este oráculo.
Seis d e copas.—Saliendo al re-
vés, indica pronto; por lo que se de-
duce que, siendo todas las cartas en
su favor, está próximo el enlace.
Ahora bien; si fueran adversas, indi-
carían con el tiempo.
íkm de oros.—Cartas de tan buen
agüero como ésta completan el
significado, diciendo: con toda feli-
cidad.
Wey de oros.—Saliendo al dere-
cho la carta (entiéndase al derecho
cuando la linea que ya hemos indi-
cado se encuentra abajo), indica que
la persona con quien contraerá ma-
trimonio es morena.
Cinco de copas.—Este naipe
— 25 —
indica que será feliz en el matri-
tnonlo.
A» «le rapadas.—Contraria al
rey de oros, es de mal agüero; pero
como las anteriores-son favorables,
indica: si la que pregunta obra con
cuidado, evitará los males quepro-
fiostica el oráculo.
Si la persona que pregunta fuera
de mayor edad, todas las cartas an-
teriores son favorables. Si fuera ca-
sada y el mairimonio hasta enton-
ces no ha sido dichoso, se puede
pronosticar que un inesperado acon-
tecimiento mejorará su suerte. Si la
persona interesada pregunta si su
cónyuge le será fiel, puede contes-
tarse, para evitar un disgusto, que
no se descuide, por si acaso le hace
alguna trastada.
Si el que pregunta es militar, y
desea saber su sino en campaña, se
le debe contestar:
— 26 —

Próspera será tu suerte; con valor,


todo has de vencerlo, llegarás á ser
completamente feliz, é influirá en tu
matrimonio un hombre alto y mo-
reno de color. .
Antes de pasar más adelante bue-
no será que digamos á nuestros
lectores que, si no pudiera formar-
se una combinación con la primera
línea, se pasa á la segunda; y si
tampoco con ésta, se pasa á las de-
más, hasta que pueda llenarse sin
contratiempos el objeto que se de-
sea.
SERIE OE ORÁCULOS

CON TREINTA Y CINCO CARTAS

Luego que se hayan explicado las


42 cartas extendidas sobre la me-
sa, se retiran sierte cartas. En se-
guida, si se quiere continuar, se to-
man las 35 que quedan, y se pasa á
formar una nueva serie de orácu-
los del modo siguiente: se mezclan
y se cortan estas 35 cartas; después
se dividen en seis montones, po-
niendo en cada uno de ellos las
— 28 —

cartas que marcan los cuadritos si-


guientes:
6.* 5." 4." 3." 2." 1.»

11 2 4 6 7

El primero será para la casa. El


segundo, para la persona que lo
pida. El tercero, para lo que está
pasando fuera. Él cuarto, para una
sorpresa. El quinto, para el consue-
lo que puede esperarse. El sexto no
será de importancia. Se colocarán
las cartas de estos seis montones en
líneas separadas, observando el or-
den indicado arriba para cada linea,
y procediendo igualmente á expli-
carlas.
Cuando no haya baraja que ten-
ga ochos y nueves el juego se hace
lo mismo que tenemos manifestado,
Significado de las cartas que contiene el primer montón.
'» s* }* 4* 3« í» rt
Bueno Prospsntiad.íi^aiyero. Presente. Letrado. Eim Diablo.

"ZÁ
-J9lliy¡ -pspgiOOC 'SBimOJ^ UOUKjm^ -OlSJf S0I30$SJ\¡ °ipjB01¡f
- 30 -

sólo que de las 40 cartas hay que


quitar cinco, para que queden las 35
que se necesitan para el juego.
Para mayor claridad, pondremos
un ejemplo: supongamos que han
salido en la primera fila las siete
cartas de la figura 4.'
La primera fila, que está destina-
da á la casa del consultante, signi-
fica:
Caballo de copas.—El diablo;
pero no debe entenderse sino que
se prepara un acontecimiento, que
será próspero ó adverso según las
cartas que acompañen á ésta.
Vres de copa9.--Que este acon-
tecimiento tendrá buen éxito.
Rey^ de espadas.—Que un le-
trado se mezclará en este aconteci-
miento; pero que tenga cuidado y
esté sobre aviso.
Seis de oros.—Que este acon-
tecimiento le presagia una fortuna.
Disolución. Emtarizo. Relación. Ausencia Cambio. Locura.
w
10
01
'
W tt BC li» tt ta
iip)uoui opunfiss ¡9 auaijuoa snb SB}JBO SBJ sp opsojffuS/^
— 32 —

not» d e basto».—Que para su


realización se presentarán obstácu-
los, que serán vencidos por una per-
sona extraña á sus negocios.
Cuatrtí «le b a s t o » , a l re-
vé». — Pero no debe descuidar el
negocio, porque la cosa más insig-
nificante puede ocasionarle unrevés;
K e y d e bantus. — Esta carta
acaba de ratificar todos los presa-
gios favorables de las cartas ante-
riores.
Resumen. - La respuesta será:
"Un acontecimiento inesperado se
prepara en tu casa, del cual depende
tu felicidad futura: no descuides tus
negocios, pues la fortuna te será
próspera, y aun te anuncia la heren-
cia de algún pariente..
Si la segunda fila se compone de
las cartas representadas en la figu-
ra 5.":
La segunda fila está destinada ex-
e
o
u
«
a
o-

I ^
d
O)

(O 1 I.
I
Arte cartas.
34
elusivamente para la vida privada
del consultante; así, si es hombre el
consultante diría:
"Que es un hombre aplicado; que
en las relaciones que tiene en su
vida privada habrá entorpecimien-
tos y embarazos que producirán di-
sensiones, y que un extravio le hará
andar por justicia, lo cual producirá
muchos disgustos,,
Si fuese mujer, diría:
"Que un extravío del cual tendrá
que ruborizarse producirá habladu-
rías que causarán entorpecimiento
en su suerte, algunas disensiones
en que se mezclará la justicia, y
que un militar le dará pruebas de
amistad,.
Tercera fila (véase la fíg. 6.*):
La tercera fila, destinada á lo que
pasa fuera del hogar doméstico, le
predice en las dos cartas primeras
desgracias y pérdidas; pero no se-
Al

S

r 3

1 ^ ^ ^ s n ' 13
z §
c».
1 WRUpOffifcP» ««MtÜ!® 1
1 -BSS^f^ ^^^JB!!:» 1 o
Significado de las cartas del quinto montón.

1 ^__>.«.™«9BEta». "-^1

^^^^f^imi^^m^ '
1 ^__«-8-SBBBBaii. 1
««s^^^^^^^/^l
Fig. 8.'
— 37 —

""án grandes, porque una persona ri-


^3 le protegerá en sus aflicciones.
Cuarta fila (véase la fig. 7.'):
Según esta cuarta fila, destinada
o Una sorpresa, diría:
"Que un presente ó un servicio de
•utilidad harán esperar al consultante
^na sorpresa maravillosa. „
Quinta fila (véase la fig. 8."):
Esta última fila está destinada pa-
••a un consuelo, y las dos cartas pro-
nostican que toda su esperanza debe
'Cifrarla en una empresa.
OBSERVACIONES
CUANDO EN CUALQUIER LÍNEA DEL JUEGO
Ó SERIE SE E N C U E N T R A N :

4 reyes Grande h o n o r . . . Celeridad.


3 Ídem Consulta Comercio.
2 ídem Cons jo de p o c o
valor Proyectos.
4 caballos... Negocios de enti-
dad Alianza.
3 idera Debates animados. Desafio.
Z ídem Intimidad Susceptibilidad.
4sotas Enfermedad p e l i -
grosa Privación.
31di>in Dispu'a Pereza.
1 Ídem Inquietud Sociedad.
4 nueves.... Buen amigo Usura.
3 ídem Acierto ,... Imprudencia.
2 nueves Recibo Pequeflo p r o v e -
cho.
— 39 ~
glgniflMii »1 derwhi). Sijrnlflcan «1 n^it.

*"'<*0 Revés ó c o n l r a -
titmpo Error.
''"•«m- Matrimonio Espectárulo.
'"•"n. Conocimiento
nuevo Irregularidades.
^•ÍMes Intriga Pendencias.
'Wem Enfermedad Gozo.
'Wem Noticia Cortesanas.
*«elses Abundancia F a c i l i d a d en «1
obrar.
'iJem Suceso Satlífacclón.
*Wem Irritabilidad Calda,
*<='nc»s Regularidad Onlen.
' Wem Determinación.... Irresolución,
^'ilem Vigilias Revés.
*tn.tros Víale próximo Paseo.
*Wem Motivo de refle .
xión Inquietud.
* Mem Desvelo Disputa.
*t'«$es Progreso Grande acierto.
'líem Utilidad Serenidad
*'4«m Calma Salud.
*<loje» Contienda Reconciliación.
'•«•em. Seguiidad Aprehensión.
*Mem Pacto Desconfianza.
**»e» Suerte favorable... Deshonor.
' '«lem Pequeño acierto... Libertinaje.
*W«ni Trampa ó engaño. Enemigo.
— 40 —

Cuando en una misma linea se en-


cuentran muchas cartas de bastos,
anuncian al qué consulta que viajará
por un tiempo proporcionado á su
número; si hay muchas de copas,
que asistirá á funciones; si muchas
de oros, que hará beneficios, á pro-
porción siempre del número de car-
tas del palo.
En el caso de reunirse algunas del
mismo valor, como reyes, caballos,
etcétera, ó del mismo palo, como de
oros, copas, espadas ó bastos, po-
drán muy bien encontrarse unas al
derecho ó cabeza arriba, y otras
cabeza abajo ó al revés: si hay tan-
tas de un modo como de otro, el he-
cho no tiene valor ninguno; pero si
hay más en una posición, sólo con
éstas deberá contarse. Por ejemplo,
si se encuentran tres reyes en una
línea, de los cuales dos están cabeza
abajo y el otro cabeza arriba, sólo
— 41 —
Se hará uso de los primeros para
aplicarles su significado.
Este modo de echar las cartas es
^1 mejor de todos: así lo practicaron
jos magos entre los egipcios, y todos
'os hombres profundos que los han
sucedido; pero es indispensable mu-
cho cuidado en cortar la baraja, en
su colocación y explicación. El me-
nor error haría quizás predecir cosas
iiuy difíciles ó imposibles de su-
ceder.

ADVERTENCIAS PARA FACILITAR LA INTELI-


GENCIA DE CADA UNO DE LOS SIGNIFICADOS
O E L A S CARTAS QUE COMPONEN LAS LÍNEAS
Ú ORÁCULOS

1." Cada carta, como ya se ha


*^icho, tiene dos significados: uno
cuando está al derecho, y otro
cuando está al revés. También hay
algunas cartas que tienen dos ó más
42

significados, ya sea al derecho, ya


sea al revés, y algunas veces con-
tradictorios, en cuyo caso sólo se
tomará el que tenga más analogia
con las cartas que acompañen. Hay
cartas que tienen significa'^os de
diferentes acepciones según las ora-
ciones que forman, y en este caso
hay que tomar la que mejor se adap-
te á las circunstancias del que con-
sulta al oráculo. Supongamos que á
un hombre le sale la carta embara-
zo: no se crea que esta carta es un
desatino, porque para el género
masculino no puede tomarse por
anuncio de preñez, sino por obs-
táculo ó entorpecimiento que encon-
trará en el curso de sus negocios, y
con relación á las cartas que acom-
pañen; pues si todas indican que va
á contraer matrimonio, esta carta
predice que habrá alguna dificultad
que lo impida; y si esta carta está
— 43 —
ayudada por otra, será fácil que el
í^atrimonio no se efectúe. Lo mismo
íiidicará la referida carta aunque la
Consultante sea mujer, si se halla im-
posibilitada de estar embarazada. Lo
^ue acabamos de decir respecto de
'a palabra embarazo debe tenerse,
presente respecto de la preñez y
otras muchísimas, pues antes de for-
ttiar la solución del oráculo se nece-
sita mirar cada significado por sí, y
lo que indica en los diferentes senti-
dlos en que se pueda tomar, como
Olas adelante diremos respecto de
propósito y otros. Sin embargo de
que los significados son claros é in-
teligibles, se hace preciso advertir
<lue no basta entenderlos; es nece-
sario además buscar todas las acep-
ciones correspondientes á cada signi-
ficado, pues de otro modo, y á pesar
^e que nos hemos valido de los que
pueden tener un sentido más lato, el
— 44 —

oráculo, sobre ser muchas veces con-


tradictorio, resultaría no pocas con-
fuso y reducido. Así, el que eche las
cartas debe mirar lo primero si el sig-
nificado que corresponde á la carta
que va á explicar conviene con el de
las anteriores y posteriores, para po-
der en su caso echar mano de la ex-
presión ó significado conveniente, y
prestar un oráculo en su totalidad
ordenado y desnudo de impropieda-
des y contradicciones.
Supongamos que ha salido la car-
ta sota de oros, cuyo segundo signi-
ficado es propósito. En este caso,
para hacer uso conveniente de ella,
convendrá tener presente, las acep-
ciones siguientes: deseo, intención,
resolución, voluntad, palabra, dis-
cunir, charla, murmuración, calum-
nia, etc.
Esta carta al revés significa agua,
ó lo que es lo mismo, fluido, hume-
_ 45 -
fiad.lluvia,diluvio, inundación, mar,
río, torrente, iuente, manantial,lago,
cascada, estanque, etc.
Pondremos otro ejemplo: sota ae
copas; su significado al revés es
enfermedad. Puede entenderse por
enfermedad de cuerpo ó de espíritu,
mal estado de salud ó de negocios,
dolor, peste, veneno, angustia, des-
contento, pena, infortunio, desastre,
incomodidad, posición triste, des-
gracia, desagrado, inquietud, aflic-
ción, medicina, remedio médico,
empírico, etc.; y así de las demás.
2.^ Que las predicciones ó agüe-
ros de las cartas se dirigen siempre
á la persona que pregunta o consul-
ta, lo que no se advierte algunas ve-
ces por evitar molestas repeticiones.

Moía. Hay muchos, ya sean


hombres ó mujeres, que echan las
— 46 -

cartas sin ninguna noción y sin más


reglas que su capricho, y sólo fiados
en la credulidad de los incautos á
quienes seducen: esto lo decimos
porque alguno de nuestros lectores
habrá visto echar las cartas de dis-
tintas maneras; pero nosotros no po-
demos menos de seguir el método
adoptado por los más célebres ago-
reros, etre ellos la perseguida Ma-
dame de Normand, vaticinadora de
los principales acontecimientos de
los personajes de su época, y cuyos
acertados pronósticos le proporcio-
naron el librarse de sus enemigos y
conseguir una fortuna. También he-
mos tenido muy presente la recopi-
lación hecha por el célebre Etteilla,
titulado el Grande, con lo cual cree-
mos haber llenado el objeto que
nos propusimos de publicar un libro
que esté al alcance de todos, y que
cada uno por sí mismo, sin necesi-
- 47 —

^ad de recurrir á otra persona, pue-


^^ consultar al oráculo lo que le pa-
••ezca conveniente para tomar una
Resolución respecto de sus negocios,
^e su vida privada ó de una empre-
'^a cualquiera en que esté indeciso,
y se entregue por completo á la vo-
luntad del oráculo.
Jnego con cuarenta y ocho cartas.

Buenaventura ó profecías
de g'itanos.
Por lo general, todas las personas
que se dedican á echar las cartas lo
hacen misteriosamente y con gran
sigilo, usando diferentes modos de
hacerlo y adoptando cada una su
método particular; mas, compren-
diendo lo fatigoso que sería para
nuestros lectores enumerar aquí los
infinitos medios que se emplean.
— 49 —
Sólo vamos á explicar el de los gita-
'los, que es como sigue:
Después de bien barajados todos
los naipes, se forman doce monto-
Jies de cuatro cartas cada uno.
En el primer montón pueden decir
*odo lo que se relaciona con el hom-
bre, empezando por su temperamen-
to, y terminando por los padeci-
•íiientos y duración de su existencia.
En el segundo, todo lo que perte-
nezca á sus negocios, prosperidad,
'Ortuna ó pobreza.
En el tercero, los asuntos de fa-
milia.
En el cuarto, el amor, estado de
preñez, niños de menor edad y sexo,
incluyendo también en este mismo
Jpontón todos los acontecimientos
desgraciados.
En el quinto, los amores, los fru-
tos de bendición y todo lo que se
relaciona con los ladrones.
Arte cartas. 4
— 50 —
En el sexto, el estado de salud,
malestar del hombre, lo que causa stí
enfermedad, y cómo puede curarse.
En el sétimo, lo que tenga reía- ¡
ción con el matrimonio, proponien- ,
do todo lo que se refiera á las ene-
mistadt s de familia y demás parti-
cularidades.
En el octavo, el fin de la persona,
ó sea la muerte.
En el noveno, todo lo que tiene
relación con la profesión del hombre
ó mujer.
En el décimo, lo que se refiere á
política ó administración del Es-
tado.
En el undécimo, los sentimientos
generosos y relaciones de amistad.
En el duodécimo y último, todos '
los males y persecuciones que se
sufren en la vida.
Según sea la pregunta que se ha- \
ce, se toman cuatro naipes, uno de
- 51 -
*^da montón, y se explica la con-
testación que deba darse.
Para mayor confusión del que
pregunta, se suelen formarlos mon-
tones de la siguiente manera, y así
^s casi imposible que puedan com-
prender el modo de hacer el juego:

2 6 10

II

12

Puestos en esta forma, buscan el


{J>ontón que ha de resolver el pro-
olema, y dan la contestación que in-
52
dican los tres montones que se ha-
llan en su fila. Figurémonos que
pertenezca la pregunta al montón
octavo: buscan el significado exten-
diendo los tres montones de derecha
á izquierda del que hace el juego,
y poniendo primeramente las cuatro
cartas del octavo; debajo de éstas,
las cuatro del duodécimo, y última-
mente, debajo de todas, las del cuar-
to. Hecho esto, dan una concreta
resolución de lo que domina en las
tres filas.
Ya hemos terminado de poner en
claro los mejores medios de hacer
los juegos, y sólo nos resta manifes-
tar á nuestros lectores que, si con
detenimiento se fijan en su explica-
ción y repetidas veces se ejercitan,
estamos completamente seguros de
que se han de llenar los deseos del
aficionado y el objeto que nos he-
mos propuesto.
E X P L IC A C I Ó N
l»K U I S

NAIPES EGIPCIOS
ARltl'tiLADOS

^ LAS 48 CARTAS OE LA BARAJA ESPAÑOLA


AS DE OROS
AL DERECHO

Dicha—Poder.
Guarido los egipcios sacaban esta
carta la primera, la creían tan bené-
fica, que no consultaban más al
oráculo; de consiguiente, aunque las
cartas que vengan después seari des-
favorables, el as de oros modifica su
mala predicción.
Esta carta es el símbolo de la le-
Hcidad; pronostica que el éxito niás
feliz coronará cuanto se emprenda,
y que se realizarán todos los deseos
- 56 -
que se pueden imaginar, sobre todo
si va seguida del seis de oros.
NOTA. Esta carta es célebre en los fas-
tos fatídicos; anunció á muchos guerreros
las batallas que habían de ganar; á Napo-
león le predijo su elevación futura.
AL REVÉS

Riqueza.—Fortuna.
Esta carta predice, estando al re-
vés, que el que consulta hará el prin-
cipal papel en un negocio de mucha
importancia, ó en el descubrimiento
de un tesoro, ó en el hallazgo de
objetos de valor ó de dinero.
Si á esta carta la acompaña el
tres de copas, el nueve de copas 6
el siete de oros, manifiesta que sa-
brá sacar partido d^ este descubri-
miento ó hallazgo; pero le sucederá
lo contrario si en lugar de una de
esas cartas se encontrara el dos de
bastos ó el dos de oros.
DOS DE OROS
AL DERECHO
Einb'\razo.
Acepcionesde embarazo: obstácu-
lo, impedimento, atascamiento, obs-
trucción, agitación, inquietud, per-
plejidad, etc.
Ésta carta suscita toda clase de
entorpecimientos.
Si está cerca del siete de oros,
<lebe tenerse cuidado al hacer algún
préstamo, pues es de mal agüero.
Si á esta carta la sigue el rey de
copas, indica que si se tiene un
pleito se sentenciará á favor del
— 58 —.
preguntante; pero si en lugar del rey
de copas le sigue el de oros, puede
contarlo por perdido.
AK R E V É S
Carta.
Acepciones de carta: letra, billete,
escrito, escritura, obra, libro, pro-
ducción, pagaré, etc.
Al revés, indica que uno será vic-
tima de la ignorancia ó injusticia de
un magistrado; de todas maneras,
en esta posición es siempre de mal
agüero, á no ser que se halle cerca
de muchas cartas favorables.
También indica penas y senti-
mientos causados por la correspon-
dencia.
Aconseja que se tenga mucho cui-
dado con toda gente de justicia, pues
indica que el interesado será vícti-
ma de una persona que pertenezca á
esta clase,si no tiene cautela conella.
TRES DE OROS
AL DERECHO
Noble.
Acepciones: en acciones, en sen-
timientos, en jerarquía, grandeza de
^Inia, sublime, ilustre, etc.
**«
Cuando está junto á la sota de
bastos, manifiesta á un hombre que
un extranjero de distinción se ocu-
pa en su bienestar, sobre todo si si-
gue la sota de oros, H una mujer, si
al tres de oros le acompaña el as de
bastos, le pronostina que una caída
será causa de que un noble asegure
su fortuna.
-^ 60 —

Si es militar y al tres de oros si-


gue el tres de copas, le indica que
pronto recibirá un título honorífico.
AL REVÉS
Niño.
Acepciones de niño: puerilidad,
frivolidad, pequenez, bagatela, baje-
za, minuciosidad, etc.

Si es una joven la consulte, es


necesario observar las cartas de que
está rodeada ésta: si está al lado
del as de espadas, tendrán muchas
pesadumbres; y si junto al as de oros,
será protegida.
Cerca del cuatro de bastos, sea
hombre ó mujer el consultante, les
promete que el primer hijo que ten-
gan será feliz; pero lo contrario si
estuviese cerca del as de bastos.
Si es una señorita rubia, que ten-
drá un hijo.
CUATRO DE OROS
AL DERECHO
Un presente ó regalo.
Acepciones: generosidad, don, gra-
tificación, servicio, etc.
Si esta carta se encuentra con el
tres de espadas, promete al que con-
sulta que deben enviarle muy bue-
nos regalos. .
Si se encuentra junto á ía sota de
copas y es una señora para quien
se echan las cartas, le anunciará
que un amigo le enviará un regalo
•que la agradará mucho; si es caba-
llero y dicho tres de oros está al
62
lado del caballo de OTOS, es señal de
que pronto recibirá una buena no-
ticia.
Cerca del caballo de bastos, indi-
ca que pronto recibirá un regalo
traído por un propio.
AL RKVÉS

Clausura .—Desorden.
Acepciones de clausura: encierro,
cárcel, circunvalación, prisión, arres-
to, suspensión. >
*
* *
Esta carta, al revés, significa toda
clase de "obstáculos, impedimentos y
desórdenes, sean de la especie que
fueren los negocios ó asuntos del
consultante.
NOTA. Téngase presente que un nego-
cio no está perdido porque se presenten
obstáculos é impedimentos, porque pueden
ser vencidos éstos y triunfarse completa-
mente de todas las dificultades.
CINCO DE OROS
AL DERECHO
Amante.
Acepciones de amantes: querido,
Querida, amoroso, galante, esposo,
esposa, amigo, amiga, amar, ado-
^^^> querer, acorde, conveniencia,
''elación, etc.
Esta carta es la de los amantes y-
"6 las sensaciones halagüeñas.
Si está acompañada del dos de
Dastos, indica que no se realizará
un matrimonio que se desea; pero si
^' que pregunta es casado, enton-
ces la predicción se verificará en
«no de su familia; al lado del rey
•Je copas, el matrimonio se realiza-
64

rá; y si le sigue el siete de espadas,


será muy dichoso.
Al lado de la sota de oros al revés
indica una pasión ilícita y peligrosa.
Al. REVÉS
Falta de orden.
Acepciones de falta de orden: des-
orden, confusión, turbación, caos,
ruina, disipación, libertinaje, dis-
cordancia, etc.
Al revés, pronostica que el desor-
den y la falta de economía en los
gastos conducirá infaliblemente á
una total ruina, y que debe temerse
la indigencia, como igualmente la
indiferencia é infidelidad de la per-
sona á quien se dio el corazón, á no
ser que esté cerca el dos de espa-
das, pues entonces promete que un
amigo, pariente ó bienhechor soco-
rrerá en tan difícil situación al que
está necesitado de ayuda.
SEIS DE OROS
AL DERECHO

Lo presente.
Recuerda esta carta que nada hay
estable en el mundo, y presagia al
que consulta una fortuna próxima,
que no disfrutará si le domina la
ambición, ó cuando el seis de oros
'^sté junto al cinco de bastos y la
sota de espadas.
Cerca del siete de espadas, signi-
nca que está próximo á tener suce-
sión.
Cuando consulta una joven, y el
cinco de oros precede á esta carta
Arte cartas. 5
— 66 —

y la sigue el as de oros, manifiesta


que se encuentra en una posición
muy ventajosa, porque un hombre
rico piensa en su colocación. Este
hombre lo hará por su propio inte-
rés si la sota de oros se encuentra
en la misma linea.
AL REVÉS
Ambición.
Al revés, hace temer falta de acier-
to en los proyectos ambiciosos que
le ocupan, y que quizás le serán fu-
nestos.
Al lado de la sota de oros, que
alimenta en vano una pasión por
una persona que le detesta.
Cerca del caballo de bastos, que
sus planes quiméricos de ambición
fracasarán.
SIETE DE OROS
AL DERECHO

Dinero.
^<^epciones de dinero: riqueza,
cantidad, moneda, pureza, candor,
inocencia, ingenuidad, etc.

Cuando esta carta viene la pri-


J"^ra y junto al dos de oros, advier-
te que será pronto víctima de una
^iniebra, ó al menos de una persona
*l"e le defraudará. .
Si está acompañada del cinco de
oastos ó del cinco de copas, anuncia
— 68 —
una ganancia ó herencia inesperada.
Si la consultante es una joven, le .
anuncia, en el primer caso, que el
hombre que la obsequia no tiene
mucho metálico, y en el segundo
que á su amante le espera una gran
fortuna.
AL REVÉS
Inquietud.
Acepciones de inquietud: tormen-
to de espíritu, aflicción, miedo, cui-
dado, etc.
** *
Al revés, y cerca del as de bastos,
previene que la inquietud que le
atormenta no es fundada.
Cuando está al revés y va prece-
dida ó seguida de cartas que no mo-
difican su valor, significa las inquie-
tudes causadas por el dinero, sea
por falta ó sobra.
Al lado de la sota de oros, temo-
res fundados de pérdida de dinero.
OCHO DE OROS
M,DERECHO

Hermosura.—Muchacha morena.
Acepciones: hija honrada, honra-
dez, complacencia, etc.

Esta carta recibe su calificación


{le las que la acompañan: así es que
•a muchacha es noble, si acompaña
^ tres de oros; loca, al lado del ca-
ballo de espadas al revés; hipócrita,
cerca del ocho de espadas, etcétera,
etcétera.
Si al ocho de oros sigue el cinco
— 70 —
de oros, indica que recibirá favores
de una morena.
Si es casado el consultante y la
carta que nos ocupa está al lado del
nueve de copas al revés, que puede
tener entera confianza en una mujer
morena.
AI. REVÉS

Usura.
Acepcionesde usura.ventaia.gran
ganancia, vanidad, orgullo, fineza,
etcétera.
•%
Al revés, esta carta indica que será
cómplice, culpable ó víctima de un
contrato usurario, según las cartas
que la acompañen.
NUEVE DE OROS
AL DERECHO
Efecto.—Despojo.
Esta carta significa efecto: así es
lUe, si las cartas que la acompañan
Son favorables, asegura el pronto
efecto; pero si son de mala condi-
ción, entonces indica robo, despojo,
pérdida, etc.
Si esta carta está acompañada del
tres de bastos y del cinco de espa-
°3s, anuncia al que consulta que está
amenazado de una ratería de las más
"'estras, y que, si no tiene mucho
cuidado, un ladrón disfrazado se in
72

troducirá en su casa y se apoderará


de lo más precioso que posee.
Si está seguido del tres de copas,
indica buen éxito.
AI, REVÉS
Fraude.—Grandes males.
Acepciones de fraude: chasco, en-
gaño, sorpresa, superchería, infide-
lidad, etc.
Acepciones de grandes males: to-
dos los males que puedan sobrevenir
á una persona por cualquier cosa.
*
* 'A-

Al revés, si está acompañada de


cartas favorables, modifica algún tan-
to su predicción.
Seguida del siete de oros, predice
que será estafado por una persona
á quien ha prestado una suma im-
portante, á no ser que sigan cartas
muy favorables, en cuyo caso puede
ser que se modifique esta predicción.
SOTA DE OROS
Al. DERECHO
Mozo ó moza morenos-Propósito.
Acepciones: generoso, a; apasio-
*iado, a; aplicado, estudioso, refle-
'fivo, etc.
*
Al lado del cinco de bastos, indi-
ca amor y riqueza.
Al lado del caballo de copas, que
"na mujer morena ama á un joven
"ibio. Si está acompañada del cmco
^e oros al revés, predice al hombre
que debe temer alguna infidelidad de
su amada,
Si es mujer y esta carta está
_ 74 —

acompañada del cuatro de oros al


revés, le pronostica que la hará su-
frir mucho un hombre que la persi-
gue: esto no ocurrirá si va acom-
pañada de cartas favorables.
AL REVÉS
Prodig^alidad.—Ag:ua.—Disolucióa.
Acepciones de agua: humedad,
lluvia, diluvio, inundaciones, toda
clase de fluidos, etc.
«**
Esta carta al revés significa prodi-
galidad de favores en un^ mujer; asi
es que también se traduce por mu-
jer disoluta, sospechosa, disipada;
también indica enfermedad adqui-
rida por el abuso en los placeres del
amor.
Al revés, y cerca del dos de copas,
indica escándalo.
Cerca del ocho de espadas, pro-
nostica enfermedad vergonzosa.
CABALLO DE OROS
AL DERECHO

Utilidad.—Aclaración.
Esta carta anuncia descubrimien-
tos útiles en el pais del que pregun-
í^' y que éste rehusará sin motivo
"3cer los servicios que le pidan sus
*tnigos.
Si es una señora casada, seguida
J*cl cuatro y siete de oros, le advier-
^^ que su marido le hará algunos
'^galos, que aunque al pronto la
Complacerán poco, luego le serán
n»>iy apreciables.
Si es una señorita, que muy pron-
to Uanjará la atención de un viejo.
— 76 -

el cual le ofrecerá su mano y su for-


tuna.
Al, REVÉS
Inacción.—Fuego.
Acepciones de fuego: calor, llama,
incendio, ardor, quemar, fuego de
amor, pasión, celos, pólvora, rayo,
trueno, relámpago, etc.
* *
Al lado del cuatro de copas, trai-
ción descubierta, victoria sobre los
enemigos.
Significa también pereza, sueño,
indolencia, ociosidad. Para un mili-
tar es signo de paz, y, cerca del cua-
tro de bastos, le promete un grado.
Cuando es señorita y esta carta
va acompañada del caballo de es-
padas y del tres de bastos, le encar-
ga mucha vigilancia por su honor.
Cerca del dos de copas, presagia in-
diferencia en el amor.
REY DE OROS
AI. DERECHO
Hombre ó mujer morenos.
Acepciones de hombre moreno:
comerciante, negociante, banquero,
calculador, especulador, etc.
Acepciones de mujer mor^'^^.-
opulencia, riqueza, fausto, atrevi-
miento, etc.
Si el que conlufta es casado, sea
hombre ó mujer, debe temerlo todo
de la persona que le ponga me)or
semblante, á no ser que esta carta
vaya acompañada del siete de espa-
das al revés, que indica que una per-
sona vela por él ó por ella.
- 78 -
Al lado de la sota de oros, indica
amor secreto.
AI lado del siete de espadas, cela-
das destruidas.
AL REVÉS
Hombre ó muier •iciosos.
Mal cierto.
Acepciones de hombre ó mujer vi-
ciosos: vicio de cualquier ciase que
sea, desarreglo defectuoso, deformi-
dad, (íorrupción, peligroso, malo.
** *
Al revés, y delante del seis de es-
padas, es de mal agüero y anuncia
algún suceso funesto, á no ser que
esta carta esté unida al as de oros.
Precedida del nueve de oros al re-
vés, indica que será burlado por una
mujer melindrosa; y si fuera mujer la
consultante, porun hombre zalamero.
Delante de la sota de oros, pronos-
tica amor secreto con una persona
morena.
AS DE COPAS
AL DERECHO

La justicia ó la ley.
La mesa.
. Esta cirta indica una voluntad in-
^cxible, y confirma la predicción
° agüero de cualquiera otra que la
acompañe.
También, según algunos agoreros,
''^'ca placeres gastronómicos, ale-
gres festines.
Si se echan las cartas para una jo-
I^en y á esta carta sigue el caballo de
Dastos, le pronostica la próxima par-
tida de su amante.
- 80 -

AL REVÉS

Cambio.
Esta carta al revés anuncia mu-
danza en los negocios, cambio de
situación, etc.
Al lado del dos de bastos, también
al revés, indica que por medio de un
sueño tendrá una revelación cieita.
Al lado del rey de copas, también
al revés, que le harán caricias pérfi-
das y engañosas.
DOS DE COPAS
AL DERECHO
Amor.
Esta carta predice fottuna al que
desea riquezas, y honores al ambi-
cioso. Si está cerca del rey de bas-
tos, anuncia matrimonio ventajoso.
Siendo hombre el que consulta,
saliendo al lado de esta carta el tres
de copas, le anuncia que será dicho-
so en amor; pero si se presenta al
lado de la sota de espadas, significa
que le engañará una mujer con quien
tiene relaciones.
Si es una señora, le predice que
Arte cartas. 6
82
hará un ventajoso enlace, cuando al
dos de copas acompañe el nueve de
copas; pero si el primero está segui-
do de! tres de espadas, esto es pre-
sagio de que serán vanas sus espe-
ranzas.
AL REVÉS

Deseo.
Al revés, significa contratiempos
amorosos y deseos que no habrán de
realizarse.
Al lado del nueve de oros, prome-
te que los deseos del que consulta
serán cumplidos; pero si le sigue el
rey de oros, igualmente al revés,
augura que serán infructuosos, y
que muy pronto le afectará sensible-
mente una pérdida.
ADVERTENCIA.—Esta carta, sea al dere-
cho ó al revés, significa sola pasión, volun-
tad, amistad.
TRES DE COPAS
Al. DERECHO

Buen éxito.
Si se encuentra esta carta junto al
seis de oros al revés, indica buen re-
sultado en una empresa.
Cuando está junto al seis de co-
pas, anuncia triunfos literarios.
Si consulta una señora, indica que
será aplaudida con motivo de una
acción laudable.
Si el juego se hace para un mili-
tar, le predice el afecto de sus jefes
y un ascenso inesperado.
Esta carta modifica el sentido de
— 84 —

las que la acompañan, si son de mal


agüero.
AL REVÉS

Negocios.
Estando al revés, significa alivio,
conclusión, curación, despacho de
negocios, según la posición del con-
sultante.
Si está cerca del nueve de bastos,
declaración infiel.
CUATRO DE COPAS
AL DERECHO

Enojo.—Disensión.
Anuncia obstáculos y relaciones
con intrigantes, petardistas y rate-
ros, que el interesado debe alejar
de sí.
Junto al ocho de bastos, predice
que, si asiste á una partida de cam-
po, se turbará la alegría por un ex-
ceso extraordinario.
Si es una señora, le anuncia que
cesarán sus relaciones con sus ado-
radores.
86
Acompañada de la sota de oros,
aconseja que no emprenda ninguna
especulación arriesgada.
Al lado del cuatro de espadas, que
una tristeza le hará enfermar.
Seguida del caballo de oros, que
se encontrará en un incendio.
AL REVÉS

Nuevos conocimientos.
Al revés, y precedida del cinco de
espadas, pronostica que pronto ten-
drá que llevar luto.
Sola por sí, al revés, indica que
pronto se verá libre de la tiranía de
un superior suyo; igualmente, que
va á adquirir nuevos conocimientos,
los cuales le serán más ó menos favo-
rables según las cartas que la acom-
pañen: cerca del rey de oros, cono-
cimiento peligroso con un hombre
moreno.
CINCO DE COPAS
AL DERECHO

Herencia.—Fortuna.
Acepciones de herencia: sucesión,
legitimación, donación, dote, patri-
monio, legítima, trasmisión, etc.

Esta carta es siempre muy favo-


rable: promete fortuna al infeliz, y
aumento en la suya al opulento.
A las señoras, que se efectuarán
las uniones que desean.
Si consulta un militar, le anuncia
— sa-
que ascenderá á un grado muy dis-
tinguido.
Seguida del cuatro de oros, pro-
nostica regalos ó finezas de un suje-
to de mucija importancia.
AL REVÉS

Parientes.
Acepciones de parientes: todos
los de consanguinidad, de afinidad,
de alianza, de relación, etc.
* *
Al lado del rey de oros, indica re-
galo de un alto personaje; también
avisa la llegada próxima de un pa-
riente á quien no se ha visto en
mucho tiempo: cerca del cuatro de
bastos al revés, que este pariente le
proporcionará un manantial de pros-
peridades.
Sucederá todo lo contrario si en
lugar del cuatro de bastos saliese el
ocho de bastos, también al revés.
SEIS DE COPAS
AL DERECHO

Lo pasado.
Al lado del cuatro de bastos, re-
cuerda á la consultante una aven-
tura que ha debido de llegar á su
término.
Si está al lado del ocho de copas,
le recuerda una mala acción, de la
que debe tener muchos remordi-
mientos.
Si está cerca del ocho de copas y
del rey de espadas, esta última al
revés, indica que una mala mujer
— 90 -
le ha vendido en un lance que ha
tenido con ella.
Si está cerca de la sota de oros, le
recuerda placeres pasados.
AL REVÉS

Lo venidero.
Al revés, y junto al tres de bastos,
promete la curación de su enferme-
dad ó la de una persona que le in-
teresa mucho.
Acorapaflada del ocho de copas,
anuncia la muerte de algún pariente,
cuyos bienes heredará.
Cerca de la sota de bastos, indica
una deliciosa entrevista.
Cerca del cuatro de oros, que va
á tener incomodidades y privacio-
nes. De todas maneras, al revés es
el vaticinio del porvenir.
SIETE DE COPAS
AL DERECHO

El pensamiento.
Esta carta es muy difícil de ex-
plicar, y significa ideas, designios,
resoluciones, proyectos y toda la in-
finidad de pensamientos que se agi-
tan en nuestro cerebro. Así es que
la solución depende de las cartas que
la acompañan.
Cerca de la sota de espadas, diría
que los pensamientos que agitan al
consultante no le hacen ningún ho-
nor, y que quizás le harán verter
- 92 —
lágrimas de arrepentimiento; si fue-
ra el rey de bastos la carta siguien-
te, le diría que los pensamientos que
le agitan son muy felices y que le
hacen mucho honor.
AL REVÉS

Proyectos.
Ai revés, y cerca del tres de co-
pas, indica que los proyectos que
ocupan ú ocuparán al consultante
serán coronados de buen éxito.
Pero si fuera al lado 6 cerca del
as de espadas, indica todo lo con-
trario.
OCHO DE COPAS
AL DERECHO

Joven rubia.
Acepciones de joven rubia: hija
honrada, virtuosa; honor, pudor
modestia, timidez,, dulzura, etc.
,*
Si el consultante es joven, le anun-
cia que se casará con una muchacha
rubia; junto al as de bastos, que
tendrá muchos hijos.
Si es señorita, debe esperarlo todo
de esta carta, viniendo acompaña*
94
da del nueve de copas; y si fuera
hombre, le promete ganancias en el
juego.
Al lado del siete de oros, indica
una deuda pagada.
AL RhVÉS

Satisfacción.
Al revés, esta carta significa sa-
tisfacción completa, particularmente
si se encuentra con una de las cartas
favorables.
NUEVE DE COPAS
AI, DERECHO

Victoria.
Si esta carta la saca un militar an-
tes de su marcha para el ejército, le
asegura que volverá con un grado
muy distinguido. ,
Si es com«'rciante, pronostica feli-
ces resultados en los negocios y
fidelidad en los dependientes.
Cerca del rey de espadas, indica
triunfos en pleitos ó en causas.
- 96 —
Cerca del as de espadas, indica
una preñez feliz.
Cerca del tres de oros, nombradla
en política ú honores; y si fuera una
mujer para la que se hace el juego,
que tendrá amores con un viejo ó
con un hombre defectuoso, pero
muy rico.
AL REVÉS

Sinceridad.
Al revés, esta carta indica que se
aproveche de los sabios consejos que
le dará una persona de quien tiene
pruebas de sinceridad.
También indica que si comete
algunas faltas, perjudicará á sus ne-
gocios.
AI revés, y cerca del tres de oros,
pronostica una usura ruinosa.
SOTA DE COPAS
AL DERECHO
Mozo rubio.
Acepciones: estudioso, aplicación,
reflexión, contémplacidn.
***
Por lo general, esta carta, es un
signo de consideración, y predice
agrado, suceso y alabanza.
Pronostica el nombramiento para
un destino, que un personaje se in-
teresará por él y le elevará á gran-
des dignidades.
Acompañada del caballos de co-
pas, ó del cinco de espadas, ó del
Artecartas. 7
98
dos de oros, ó de la sota de espadas,
pronostica infamia para una mujer.
Al lado del as de bastos, pronos-
tica preñez.
AL REVÉS
Inclinación. —Enfermedad.
Acepciones: enfermedad de cuer-
po ó de alma, mal estado de salud ó
de negocios.
•*•
Si las cartas que acompañan son
favorables, predice á un hombre que
será feliz en sus empresas amorosas;
y á una mujer, que será obsequiada
por un alto personaje.
Esta carta, precedida del rey de
oros y seguida del as de bastos, in-
dica que padecerá una gran enfer-
medad, de la que resultará la melan-
colia ó la locura; que sus enemigos
le tenderán lazos, de los cuales se li-
brará, si se encuentra cerca el nueve
de espadas.
CABALLO DE COPAS
AL DERECHO

Lleg^ada y diablo.
Esta carta indica la llegada de
cualquier persona, de cualquier su-
ceso, próspero ó adverso, según las
Cartas que la acompañen.
Hallándose al lado del nueve de
copas, que tiene próxima una en-
fermedad; y cerca del ocho de oros,
designa un amor reprobado-
Cerca del siete de oros, pronostica
llegada de dinero.
— 100 —
Cerca del cuatro de copas, indica
caída del pelo.
Al lado del rey de espadas, anun-
cia una injusticia de parte de un ma-
gistrado.
AL REVÉS

Fraude.—Engaño. —Picardía.
Al revés, es señal de fraude; si no
está lejos el caballo de oros ó el as
de espadas, será robado en una con-
currencia pública, y si la acompaña
el seis de bastos, será engañado por
un dependiente ó criado suyo; tam-
bién anuncia que le harán una visita
para pedirle dinero prestado.
REY DE COPAS
AL DERECHO

Matrimonio.—Hombre ó mujer*
rubios.
Acepciones: unión, alianza, amal-
gama, reconciliación, concubinato,
probidad, virtud, sabiduría, honra-
dez, etc.
» «
Tanto al hombre como á la mujer,
les pronostica próximo matrimonio.
Al lado del siete de copas, que les
hará traición su amor.
Junto al ocho de oros, que su ma-
— 102 -
trimonio actual ó futuro será feliz.
Al lado del as de oros, promete, si
es hombre, la conquista de una mu-
jer muy rica; y si es mujer, que será
solicitada por un gran personaje.
Junto al siete de espadas, recon-
ciliación próxima de un matrimonio.
AL REVÉS
Dignidad.
Acepciones: hombre ó mujer de
rango, depravación, corrupción, es-
cándalo, dilapidación.
*
* *
Cuando esta carta viene al revés,
presagia todo lo contrario de lo que
anuncia al derecho; como, por ejem-
plo, matrimonios desgraciados, trai-
ciones, infidelidades, divorcios, des-
uniones, quimeras continuas, dis-
cordias y confusiones en su casa ó
en las de sus parientes y amigos,
disgustos en los cuales le tocará no
pequeña parte.
AS DE ESPADAS
AL DERECHO
Extremos. —Desgracias.
Acepciones de extremo: todas las
palabras que indique el extremo en
todas las cosas, en ideas y en pasio-
nes, sean buenas ó malas.
*
* *
Amenaza al consultante una ho-
rrorosa miseria si no ha reservado
parte de lo que maneja para un caso
de necesidad, y si no le salvan su
Valor y su resolución.
Cuando es comerciante, y acom-
paña á esta carta el nueve de oros,
íe predice que, si tiene la desgracia
— 104 —
de contraer deudas, sus acreedores
serán inexorables y le acosarán has-
ta el último extremo.
Mas si la acompaña el tres de co-
pas, un hombre poderoso le sacará de
apuros,
AL REVÉS
Preñez.
acepciones de preñez: esperma,
matriz, concepción y fertilización,
fecundación, producción, engrande-
cimiento, aumento, multiplicación,
etcétera:
* »
Al revés, y haciéndose el juego
para un joven,manifiesta que se efec-
tuará un matrimonio por un suceso
que con prudencia debió evitar.
Cerca del nueve de bastos, pro-
nostica una preñez mortal; pero si se
encuentra cerca del dos de copas, y
la consultante es una señora, le pro-
mete un próximo embarazo.
DOS DE ESPADAS
AL D E R E C H O

Amistad.
Su agüero es regularmente favo-
rable; pero es necesario para ello
que las cartas que rodean á ésta lo
sean igualmente.
A una señora, le promete regalos
que le serán muy agradables. 'J^'Z
Cerca del rey de oros, indica un
amigo verdadero.
Si es para un hombre que solicita,
le anuncia el apoyo de un hombre
de mérito.
— 106 —

AL REVÉS

Falsos.
Acepiones de falsos: falsos ami-
gos, parientes inútiles, mentira, im-
postura, disimulo, engaño, etc.

Al revés, previene al consultante


que tendrá que habérselas con tram-
posos; pero al lado del nueve de es-
padas, le anuncia que las trampas
de que debe guardarse provendrán
de una persona de honrada apa-
riencia.
Cuando el juego se hace para un
aldeano, le presagia mala cosecha,
si acompaña á esta carta el seis de
copas ó el ocho de espadas.
Cerca de la sota de oros, pronos-
tica infíidelidad de una mujer.
TRES DE ESPADAS
AL DERECHO

Ale) amiento.—Ausencia.
Cuando esta carta se encuentre
junto al cinco de copas, es un signo
para el consultante de que la fortu-
na le abandonará si continúa abu-
sando de sus favores.
Cerca del caballo de bastos, pre-
sagia matrimonio contratado y des-
hecho .
Cerca del nueve de espadas, pre-
dice una unión funesta.
Si el juego se hace para una per-
— 108 —
sona joven, le presagia la huida dé
su amante, y seguida del rey de co-
pas, que casará con un hombre á
quien detesta.
AL REVÉS

Extravíos de la cabeza
ó del corazón.
Esta carta anuncia al consultante
que tendrá que ruborizarse de un
mal paso dado en compañía de una
persona de diferente sexo. Sus con-
secuencias le causarán inquietudes
durante muchos meses.
Seguida de la sota de oros al re-
vés, le predice que una persona que
aprecia se ahogará; junto al as de
bastos, que tendrán que encerrarla
/ por locura.
CUATRO DE ESPADAS
AL DERECHO
Soledad.
Acepciones de soledad: retiro, de-
sierto, proscripción, abandono, etc.
*
Si sale esta carta la primera, pre-
dice al consultante que dertro de
poco se verá obligado á entrar en
Una comunidad religiosa.
Con el ocho de espadas, que será
complicado en asunto que le obli-
gará á alejarse de su piáis.
Si le acompaña el caballo de co-
pas, le amenaza una prisión.
— lio —
Si es señorita, y la carta está
acompañada de la sota de espadas,
debe temer desamparo ó abandono.
AL REVÉS
Economía.
Acepciones de economía: buena
conducta, sabia administración, or-
den, arreglo, disposición, reserva,
etcétera.
*
» *
Al revés, anuncia al consultante
seguro acierto en sus negocios en
premio de su buena administración.
Cerca del seis de copas, que la
falta de economía le llevará á su
perdición y miseria si un hombre
prudente no logra hacerle cambiar
de conducta.
Junto al cuatro de copas, será in-
sultado, y si la sigue el ocho de
copas, un desafio, en el cual uno de
los antagonistas perderá la vida.
CINCO DE ESPADAS
AL DERECHO

Pérdida.
Si el consultante es casado, y acom-
paña á esta carta el caballo de bas-
tos, le avisa que esté alerta con los
que más oficiosos se muestren con
Su mujer, porque llevan ideas sinies-
tras.
Cerca del ocho de espadas, presa-
gia pérdida del honor.
Si es una casada, y el cinco de es-
padas está junto al tres de bastos»
- 112 -
que desconfíe de una persona que
parece estar intimamente unida con
su marido.
Si el juego es para soltero ó sol-
tera, y acompañan á esta carta el
cuatro ó el dos de oros, predice que
el interesado está en peligro de per-
der lo que más aprecia.
AL REVÉS

Duelo.
Acepciones de duelo: desolación,
aflicción, tristeza, desgracia, fune-
rales, calamidad, dolor, etc.
*
Al revés, es signo de luto; pero
este oráculo se modifica con frecuen-
cia por las cartas que le acompañan.
Cerca del ocho de copas, indica
luto dp señorita.
Cerca del caballo de copas al re-
vés, presagia luto de hombre.
SEIS DE ESPADAS
AL DERECHO

Camino.-^ Viaje.
Esta carta anuncia al consultante
que hará pronto un viaje de diver-
sión, en el cual tendrá mucho pla-
cer; pero si se encuentra esta carta
al lado del caballo de bastos al re-
vés, le advierte que será desdgra-
tlable y funesto.
Junto al cuatro de oros, promete
que un pleito se verá dentro de po-
cos días.
Cerca del caballo de copas al re-
Arte cartas. 8
— 114 —
vés, pronostica que será robado en
un viaje.

AL REVÉS

Declaración.
Junto al cinco de copas, le ad-
vierte que una tía suya anciana va
á hacer testamento á su favor; pero
si en lugar del cinco de copas está
^1 nueve de bastos, predice que se
dilatará la conclusión de un asunto
suyo muy importante. Si le han im-
plicado en un asunto criminal, la
sentencia no le será favorable, á
menos que el rey de bastos al revés
no preceda ó siga á esta carta.
Cerca del dos de copas, presagia
una declaración amorosa.
SIETE DE ESPADAS
AL DERECHO

Esperanza.
Promete al consultante que des-
pués de habei hecho fortuna en el
comercio se retirará á vivir en el
campo.
Cerca del as de espadas al revés,
predice un nacimiento.
A una señora, que tendrá pronto
un hijo; pero es necesario que esta
carta se halle acompañada del as de
espadas al revés.
— 116 -
Junto al siete de oros, anuncia una
herencia próxima, que causará bas-
tantes incomodidades antes depoder
disfrutarla con tranquilidad.
Al lado del caballo de oros, pro-
nostica regalos.
AL REVÉS

Aviso.
Al revés, predice al mismo que no
se aprovechará de los sabios conse-
jos que le darán relativos á un en-
lace ó negocio importante, y de lo
cual tendrá que arrepentirse.
Si esta carta está cerca del siete de
bastos, le pronostica que va á tener
disgustos.
OCHO DE ESPADAS
AL DERECHO

Crítica-
Nada desagradable predice esta
carta al lado del cinco de copas; pero
junto al dos de bastos, no es signo
favorable, pues indica al que con-
sulta que experimentará en' sus ne-
gocios un trastorno que no espera-
ba, y que quizás las cosas irán más
lejos.
A una señora le advierte que se
han esparcido muchas hubladurías á
— 118 —
su costa, y que sufrirá mucho por
ellas, si se encuentra esta carta junto
al cuatro 6 al dos de copas.
Cerca del seis de copas le pronos-
tica sueños que la asombrarán.

AL REVÉS

Incidentes.
Cerca del caballo de bastos, sig-
nifica viaje precipitado.
Acompañada del dos de bastos,
que tenga cuidado, porque le ame-
nazan algunos chascos.
NUEVE DE ESPADAS
AL DERECHO

Relig;ión.
Esta carta significa religión, con-
ciencia, y predice que el consultante
asistirá dentro de poco á una cere-
monia religiosa: si se halla al lado
del rey de copas, la ceremonia será
una misa de casados; pero si está al
lado de una carta menos favorable,
será una misa de difuntos.
Cerca del caballo de espadas al
revés, presagia una unión, que será
— 120 —
funesta, porque la persona con quien
se contraerá no tiene religión nin-
guna.
AL REVÉS

Descofíanza.
Manifiesta esta carta al que pre-
gunta que ha desconfiado y debe
desconfiar justamente de una per-
sona que quería llevarle á su perdi-
ción.
Junto á la sota de oros, indica que
la persona de quien debe desconfiar
es un joven moreno.
SOTA DE ESPADAS
AL DERECHO

Espía.— Llanto.
Algunos consideran esta carta
como el emblema de la viudedad.
Al lado del ocho de copas, indica
que morirá alguno de su familia.
Al lado del cuatro de copas, es
signo de disputa.
Al lado del rey de copas al revés,
pronostica la muerte del marido.
Al lado de la sota de copas al re-
— 122 —
vés, presagia la muerte de la mujer.
Al lado del seis de copas, un re-
vés, al que seguirá la miseria.
Junto al cinco de espadas, indica
pérdida de dinero.
AL REVÉS

Imprevisión. - Noticia.
Ventaja.
Anuncia al consultante que reci-
birá una noticia que le sorprenderá
en extremo: será próspera, si sigue
el cuatro de bastos, y adversa, si la
acompaña el dos de bastos.
Al lado del siete de oros, indica
ganancia en una especulación co-
mercial.
Al lado de la sota de bastos, que
una traición le ocasionará muchas
lágrimas.
Cerca del tres de bastos, presagia
disgustos caseros de poca conse-
cuencia.
CABALLO DE ESPADAS
AL DERECHO

Militar.
Acepciones: todo hombre que per-
tenece á las armas, y todo lo que
pertenezca á la guerra; oposición,
resistencia, destrucción, ruina, ene-
iiistad, aborrecimiento, cólera, va-
lor, etc.
* *
Presagia al consultante que un
militar que le interesa mucho daiá
- 124 —

una acción brillante por la cual re-


cibirá una buena recompensa.
Si el juego se hace para una se-
ñora, le anuncia noticias de un mi-
litar.
Junto al caballo de copas, le ad-
vierte que dos grandes generales lle-
garán á la población donde vive,
y que uno de ellos le hará muchos
beneficios.
AL REVÉS

Ignorancia.
Acepciones: impericia, ineptitud,
estupidez, ridiculez, imprudencia,
locura, etc.
* *
Predice que tendrá con un tonto
una disputa que excitará la risa de
todos los que la oigan; y á una se-
ñora, que vencerá á una de sus ri-
vales en el arte que cultiva con tanto
placer.
REY DE ESPADAS
AL D E R E C H O

Letrado.
Aconseja al consultante que se
guarde de los abogados y de toda
clase de curiales, porque procura-
rán absorberle todos sus bienes; que
evite la sociedad con un hombre per-
verso.
Junto al rey de bastos al revés, le
indica que un magistrado de inte-
gridad le hará justicia.
Si es una señora, y sigue al rey
— 126 —
de espadas el nueve de bastos, debe
desconfiar de un hombre que la mira
con dulzura.
Si es una señorita, este rey le in-
dica que no deberá casarse, porque
sería desgraciada, á menos que una
carta favorable preceda ó siga á ésta.
AL REVÉS

Hombre ó mujer malos.


Encarga al consultante que aban-
done un pleito que le arruinará in-
faliblemente; también, que una per-
sona maliciosa procurará perjudi-
carle.
Si está precedida del siete de oros
al revés, le avisa que será robado.
Al lado del tres de espadas, indi-
ca la muerte de un amigo que vive
en un país remoto.
AS DE BASTOS
AL DERf.CHO
Caída.
Acepciones: decadencia, sea de lo
que quiera, ya en amor, en amistad,
Cn privanza, en negocios, en bienes
ó en salud.

Presagia al que consulta que su-


frirá bancarrota, fuego en sus bienes
ó una peligrosa enfermedad; le ame-
naza la muerte, pero escapará de ella
indudablemente.
Cerca del tres de oros, presagia la
niuerte de un personaje.
Si el juego se hace para una seño-
— 128 --
rita, y el dos de copas acompaña á
estacarla, entonces el amor podrá
hacerla caer en un lazo peligroso para
su reputación.
AL REVÉS
Nacimiento.
Acepciones: origen, creación, prin-
cipio, primacía, raza, línea, posteri-
dad, familia, primacías, etc.
*
« «
Acompañada del tres de oros, in-
dica numerosa sucesión.
Junto á la sota de copas, advierte
al consultante que sus descendientes
serán muy inclinados á uno de los
vicios capitales, y particularmente á
la gula y á la lujuria.
Cerca del dos de copas, indica una
señorita comprometida.
Los egipcios llamaban á esta carta
la Vara de Moisés, y la considera-
ban de buen agüero siempre que sa-
lla al revés.
DOS DE BASTOS
AL DERECHO

Pesadumbre.
Acepciones: todas las palabras que
indiquen tristeza, aflicción, dolor,
etcétera.
*
» *
Pronostica que un pariente se verá
obligado á emigrar: si lo hace por
tierra, dará una caída; si por mar,
naufragará. Pero si esta carta está
junto á otra favorable, escapará de la
niuerte.
. Si el consultante fuese una seño-
•^ita, recibirá disgustos causados por
Arte cartas. 9
— 130 —
SU amante, y es signo de envidia,
precedida del rey de espadas.
Acompañada del asó del tres de
copas, anuncia un cambio ó una sor-
presa feliz.
Al lado del cinco de espadas, in-
dica abandono.
ALREVÉS
Sorpresa.
Acepciones: todas las palabras que
indiquen la sorpresa, producida por
cualquier causa que sea, ya por el
miedo, por el temor, poi aconteci-
mientos inesperados, etc.
«
* *
Cerca de la sota de oros, indica
una pérfida amistad; si la sota de
oros está al revés, promete una sor-
presa maravillosa, y si está acompa-
pañada del caballo de copas, susto
seguido de un desastre.
Cerca del nueve de oros, indica
una sorpresa muy agradable.
TRES DE BASTOS
Al, DERECHO

Empresa.
Si á esta carta precede, para stño-
ra, el rey de oros, indica que un
hombre de genio extraordinario se
asociará á sus trabajos y los hará
prosperar; por todas partes la segui-
rá la fortuna.
Acompañada de un rey al revés,
que será protegida por un sujeto
Constituido en dignidad, y resol-
- 132 —
verá los obstáculos que se le pre-
senten.
Cuando el juego se hace para un
marino, le predice descubrimientos
que merecerán la aprobación de to-
dos los navegantes.
AL REVÉS

Conclusión de penas.
Encontrándose al revés, será una
señal de reconciliación, de que un
amigo cargado de deudas saldrá
pronto de ellas, ó de que los disgus-
tos que le abruman se acabarán den-
tro de poco.
CUATRO DE BASTOS
AL DERECHO

Sociedad.
Manifiesta al que pregunta que se
jlivertirá mucho en una función para
•a cual está convidado, que tendrá
tna fortuna inesperada, y que muy
pronto aumentará el número de sus
atnigos.
Esta carta es siempre muy favora-
ble; será alabado, obsequiado, ad-
•nirado. Sin embargo, debe tener mu-
<^ho cuidado: todo adulador vive á
— 134 —
expensas del que le da oídos, y, por
lo mismo, no debe olvidar que sus
nuevos amigos le rodean únicamen-
te atraídos por su liberalidad.
Al lado de la sota ó del rey de
oros, predice un hallazgo.
AL REVÉS

Prosperidad.
Colocada al revés, le anuncia que
su felidicídad ó bienestar se encuen-
tran enteramente en sus mpnos, y
que debe poner el mayor cuidado en
todo lo que le rodea, porque la cosa
más insignifícante puede ocasionarle
un revés.
Si es una señora casada, le pro-
mete hermosos hijos.
Cerca del siete de copas, que en
su aflicción recibirá un socorro ines-
perado.
CINCO DE BASTOS
AL DERECHO
Oro.
Acepciones: riqueza, opulencia,
magnificencia, suntuosidad, bienes,
lujo, etc.
* «
La presencia de esta carta hace
pensar naturalmente en sumas de
dinero. Mas al consultante le pro-
mete brillante resultado en una es-
peculación si se encuentra esta
carta junto al cuatro de bastos al
revés; pero sucederá lo contrario si
le acompaña el caballo de copas en
dicha posición.
— 136 —

Si ha escapado de los lazos que le


tendían sus enemigos, le previene,
acompañada del cinco de espadas al
revés, que le preparan otros, y que
será robado entre una concurrencia
numerosa si no tiene muchocuidado.
AL RtVÉS
Pleito.
Acepciones: litigio, disputas, con-
trariedad, impugnaciones, disensio-
nes, etc.
*
* »
Al revés, con el rey de espadas en
cualquiera posición, presagia pleito,
querellas, que no terminarán en be-
neficio suyo.
Si es un joven, que tendrá muy
pronto una disputa con una señora á
quien conoce de poco tiempo.
Al lado del as de copas, advierte
que la disputa será en un convite.
Cerca del tres de espadas, predice
un accidente fatal.
SEIS DE BASTOS
AL DERECHO

Doméstico.
Acepciones: todo lo que concierne
3' servicio doméstico.
*
c- * *
^1 se encuentra esta carta acom-
pañada del caballo de bastos, indica
''egocios desagradables.
Cuando está al lado del cinco de
^opas, indica que una vieja parien-
te con quien ha reñido busca oca-
sión de reconciliarse.
- 138 —
Si el juego se hace para una sol-
tera, le advierte que desconfie de
una de sus amigas, que se le mues-
tra muy oficiosa, pero que pretende
engañarla.
Cerca del cinco de espadas, rela-
ciones rotas por la torpeza de un
criado.
AL REVÉS

Espera.
Acepciones: esperanza, confianza,
precaución, temor, aprensión, etc.
* *
' Al revés, le manifiesta que aguar-
dará mucho tiempo lo que desea;
pero si la acompaña el siete de es-
padas en la misma posición, no debe
perder la esperanza de lograrlo.
SIETE DE BASTOS
AL DERECHO

Conferencia.
Esta carta advierte al consultante
que sus proyectos tendrán pronto
buen resultado, y que la falta de
destreza de un amigo habla ocasio-
nado obstáculos que felizmente se
han removido.
Si es una joven, esta carta es un
signo favorable; estando seguida
del ocho de copas, le anuncia que
- 140 -
una persona amiga suya se ocupa
en proporcionarle matrimonio.
Seguida del rey de bastos al revés,
indica un contratiempo.
Seguida del tres de copas al re-
vés, le predice un fatal incendio.
Seguida de la sota de oros, indica
maledicencia, chismografía.
AL REVÉS

Indecisión.
Cuando está al revés, es señal de
que el consultante hace mal en te-
ner tanta indecisión en sus pro-
yectos.
Si es propietario de objetos com-
bustibles, debe temerel fuego si se
presenta esta carta al lado del tres
de copas.
OCHO DE BASTOS
AL DERECHO
Partida de campo.
Acepciones: todo lo que tiene re-
lación con los placeres del campo;
pasatiempos, recreaciones y regoci-
jos inocentes.
*
* *
Si el consultante es soltero, le
anuncia una partida de campo, que
^^ será muy agradable si está junto á
cartas de copas; pero que le causará
•iiucho fastidio si se encuentra con
*ina de bastos.
Cerca del cinco de espadas, pre-
^3gia un robo doméstico.
Si la persona que pregunta es ca-
- 142 —
sada y acompaña carta de espadaSi
entonces la partida de campo dará
lugar á una agradable conferencia;
pero sucederá lo contrario si es de
bastos.
AL REVÉS

Disputas.
Acepciones: mala inteligencia, re-
mordimientos, arrepentimiento, agi-
tación, irresolución, incertidumbre,
indecisión.
*
* *
Si sale al revés y consulta una
persona de cualquier estado, es sig-
no de pendencia de familia. En la
misma posición, y junto al siete de
copas, predice disputas con una se-
florita, y si Ja sigue el siete de espa-
das, es señal de reconciliación.
Al lado del dos de oros, anuncia
malas nuevas y disputas de familia.
NUEVE DE BASTOS
AL DERECHO

Tardanza.
Esta carta suscita obstáculos y di-
ficultades de toda especie.
Anuncia lentitud en los negocios
de comercio, y que los intereses que
se tienen en una expedición lejana
se verán expuestos por una culpable
imprevisión.
Si el consultante es marino, le
pronostica que el mal tiempo le im-
pedirá un viaje que piensa hacer.
— 144 —
Cerca del cuatro de bastos, presa-
gia humillación; próxima al seis de
bastos, que corre peligro de enfer-
medad.
Cerca del caballo de copas, anun-
cia un feliz encuentro.
Cerca del ocho de bastos, una for-
tuna en el extranjero.
AL REVÉS

Irregularidad.
Al revés, hace temer muchos obs-
táculos, cuyas consecuencias serán
funestas á la salud ó á los intereses.
SOTA DE BASTOS
AI. DRUECHO

Sueniextranjero.
Esta carta rqpre&enta wna jjqrsoi^a
ajena á la familia d^l consi^ftante, y
ííjueise interesa por él.
iPiecedida del siete de espfld^S,«
de agüero favorable.
Seguida del dos de bastos, pronos-
tica sucesos desagradables.
Cerca de la sota de copas al de-
"•echo, predice generosidad, y al re-
Arte cartas. 10
— 146 —
vés, que esta genetosidad será mal
empleada.
Próxima al as de espadas, vatici'
na niños.
Al lado del ocho de copas, predi'
ce amores secretos que durarán mU'
che tiempo.

AL RKVÉS

Noticias.
Esta carta al revés promete ma-
las noticias, á menos que esté se-
guida del ocho de copas ó del as de
espadas en igual posición.
También indica que un hombre
impedirá que sirva al consultante
la persona que se interesa por él.
CABALLO DEsBASTOS
Al, D E K E CI1 (;

Partida.
Significa esta carta a b a n d o n o ,
evasión, mudanza, etc.
Al lado de la sota de oros, predi-
ce ruina en el comercio.
Acompañada del siete de oros,
encarga al consultante que retire de
p s manos de un amigo infiel lo que
Je haya confiado.
Al lado del dos de bastos, que se
^algñ de la justicia para obtener la
- 148 —
teparación de un dafio que le ha
causado una persona de quien se ha-
bía fiado.

AL REVÉS

Desunión.
Por lo general, esta carta al revés
es de mal agüero, pues predice la
destrucción de todos sus proyectos
y la desunión en todo.
Si el que pregunta es joven, esta
carta al ,revés \e pronostica un ma-
trimonio poco,coaveniente.
REY DE BASTOS
AL DERECHO

Hombre ó mujer del campo.


Esta carta representa hombre ó
"lujer hióflfádos^ tfabajádoíes, vir-
tuosos, callados, sin coquetería ni
Píesuftciór.
Nófícia' esta carta al que pfegufita
qu^ la- llegada imprevista de urt pa-
ciente le será útil y aumentará str
'Ortuna. También indica cosech'ás
abundantes.
Cerca del siete de bastos, venta-
— 150 —
joso matrimonio con dote magni-
fica.
Junto á la sota de copas, promete
muchos instantes que llenarán el
alma de todas las delicias del amor.
AI lado de la sota de bastos, re-
cuerda relaciones amorosas que con-
viene ocultar.
Seguida del as de oros, hace es-
perar un puesto honroso y lucra-
tivo.

AL RfcVES

Hombre ó mi^er buenos.


Al revés, indica que un amigo
dará ciertos consejos que deben se-
guirse. También presagia esta carta
al revés que no debe uno esperar
nada de su familia.
QUIROMANCÍA
CAPÍTULO PRIMERO
El porvenir adivinado por las
líneas de la mano.
Los griegos llaman Quiromancia
^adivinatoria al arte de vaticinar por
el aspecto y estudio de la mano; y
es tan antiguo este arte, que su uso
Se remonta á los primitivos tiempos.
Para poder describir con prove-
— 152 —
cho las reglas en que se apoya la
Quiromancia, es preciso en primer
término describir las partes de es-
tudio que tiene la mano, porque de
este modo se llegará más fácilmente
al conocimiento de las sentencias
adivinatorias que taíes partes presu-
pongan.
Llamaremos mano abierta á la
que esté extendida y plana; palma
de la rfiano, á su dorso anterior, y
vuelo, al hueco cóncavo de la palma
de la mano. De los cinco dedos que
salen dé la mano, llamaremos pul-
gar al ntás ^ordo, por ser el nrás ro-
busto y fu'er'fe dé entre todos; el más
próximo á él se llama índice, esto es,
QéWosfrátí'VÓ, |!)Orqüe señafe al^'tfna
cosa ¿lilaiMo'está extendid'o; le sigtfé'
el Medió, porqnt está' en m'e'dío dé
íó'^ crncó; Puegó' el anular, It'ani'acfó'
aáf por ser costumbre llevar en éí
só/fifásidé oro, lo'cdal, segúrn fO!s sa-
153 —
¡•ÍO* y eíudifos que han escrito sobre
líiñláterfa, obedece á que los anató-
•íiCos han hallado un nervio mviy
sensible que se extiende desde este
**% hasta el coraíórt del hortibre, y
^í'ay^uí dedujeron los antiguos que
5 aíiular debía rodearse de un aririw
^ oro corto de una corona, porque
'* naturaleza' del oro vivifica y co'n-
íéi'ta el corarían, según dicen los rtié-
^CóS- firta-ltaetiíé, aT más peqüeío' y
últífAo d*- los dedos le llímaíemos
«á>íc«/cr, y coíi esto héftios dkho
ló" suficiente respecto'á los^dedóS de

Bafemos- el noThbVé dé puño a la


li'á'rta- céi'i'íffla, y de tal puño ocupa-
r*la parte superior el pulgar; y en
la inferior, llamada por los quwo-
míñfi'cos pertuslóri dé la maño á
cáus* (5*1rfiodócomo lá mtxVémóSal
gd'^'ár sobre cualquier eos*, oeili-
pará sü extíemo el dedo aurículaT.
— 154 —
El sitio donde se enlaza la mano
con el brazo se llama Juntara de la
mano, y donde es más estrecha esta
unión, muñeca.
Todos los dedos tienen en su na-
cimiento una p e q u e ñ a prominen-
cia, que en Quiromancia se llama
montaña, y se atribuye y dedica á
los nombres de los planetas. Por el
lazo de unión ó relación entre los
planetas y las montañas de la mano
se llega á las adivinaciones ó pro-
nósticos, que muchos intitulan pro-
fecías. Aun cuando algunos sean de
opinión contraria, nosotros, sin em-
bargo, seguiremos el camino que nos
trazaron los antiguos, á quienes nos
hemos propuesto imitar y corres-
ponder.
Las secciones ó divisiones princi-
pales de la mano, que los antiguos
llamaron cisuras, y nosotros llama-
mos lineas, son: la restraincte, que
- 155 —
^^Para la mano de la mufleca, y que
^,^'á casi unida á la línea de la vida,
'nea que nace por debajo del pul-
pejo ó abultamiento del dedo índice,
o mejor, en el promedio del pulgar
y el índice, y divide la mano, incli-
nándose luego hacia la restrainde.
e esa misma región, es decir, de la
prominencia del dedo índice, parte
otra linea que se extiende atrave-
sando la mano hasta el monte de la
Luna, y se llama l:nea media ó na-
^Ural. Ambas líneas, partiendo de
^n mismo punto y tomando distin-
tas direcciones, forman un principio
^^ triángulo, que en algunos, no en
todos (porque hay en quienes no se
advierte la menor apariencia), se
completa con la línea tabelario, ó
^el hígado, ó del estómago, que con
todos estos jiombres se designa la
'mea que, partiendo de un poco por
encima de la restrainde, bajo la raíz
— 156 —
del pulgar, se une á la media ó na-
tural en el' monte de la'Luna, consti-
tuyendo la base ó fundamento del
triátí^lo, Éstá^ también la^ línea
mensál, que, naciendo bajo el au-
ricular,, ewla base del monte de la-
Luttav va'ew busca del dedo índice.
Sé ha diíido este nowbre k dicha If-
ne*,' porque el espacio comprendido
entre ella' y la medía afecta' la forma
dé una' mesa, y asítarabiéw se liáma'
/«í«a al'cuadrilá'teío ó' palma de la
miaño. Por otra parte; la línea meft>-
saí stf coñoee también' por linea de
la Forimna.
Éstas soi^ilas principales secciones
ó divisiOtt'es de la mano, á las cua-
les se refieren otras más pequeñas
por estat comprenditíaS'entre sus lí-
neas. Nosotros, si'ft embargo', las
describiremos todiás lo mejor posi-
ble, po?que de cuanto' pertenezca ai
a^teqóiromántico no queremos pasar
^ ,157 —
por aho ninguna significación. Y al
objeto de seguir un método regular,
trataremos primero de las líneas que
toman su nombre y dominan sobre
tres nobles t3rganos del cuerpo hu-
niano, á saber: el corazón, el ceie-
'bro y el hígado; porque así como
estas partes del cuerpo encierran
cuanto de más noble y principal ;hay
en el hombre, así las ¡tres incisiones
'¿ líneas ide la mano encierran el ho-
róscopo de la vida, de la muerte, y
de cuanto haya y pueda sobrevenirle
á cada cual.
Si alguien estima que todo esto es
•sobrado frivolo ó ligeio, recuerde á
los antiguos pitagóricos, que conje-
•turaban y formulaban sus juicios por
las líneas de la mano, y frecuente-
:mente predecían el carácter y com-
plexión de los hombres y vaticina-
ban lofuturo. Cierto que al estudiar
un quwomántiao Á Sócrates dedujo
- 158 —
por su fisonomía y por su mano que
debía de ser el más libertino y as-
queroso de los hombres, el ser más
repulsivo de los vivos, por los gran-
des defectos que en él se hermana-
ban, no siendo así, lo cual bastó
para que sus discípulos reprobaran
la Quiromancia y la Fisiognomía,
alegando que no se compadecía el
hecho con la inducción. Pero Sócra-
tes, más avisado y prudente que sus
discípulos, respondió á tal objeción:
"Cuanto la Quiromancia y la Fi-
siognomía dicen lo adquirí por natu-
raleza; pero yo supe corregir y mo-
dificarmi naturaleza.sujetándola alas
reglas de la razón.» Estas frases, que
son una verdad, demuestran también
que pueden enmendarse las imper-
fecciones naturales por una buena
costumbre, y que el hombre puede
resistir y contrarrestar en cierto modo
el destino ó fortuna que tenga reser-
— 159 —
Vado. Aristóteles, el principe de los
peripatéticos, dice que la mano del
hombre está hecha por la Naturaleza
como el instrumento de los instru-
"lentos y el órgano de los órganos
ael cuerpo humano, puesto que se
ve que su oficio sirve igualmente á
todas Jas partes del cuerpo, y que la
virtud de todos los miembros reuni-
dos en la humana criatura se encuen-
tra con ella en tan íntima relación,
<lue algunos signos de la humana
cualidad (que se llaman complexión)
y lo sindicios y demostraciones pue-
den ser en ella estudiados. Tal es la
proporción de todos los miembros
entre si, que todas y cada una de las
cosas convienen y están representa-
das en la mano. PUnio dice á su vez
que en su tiempo, y aun antes de
él, estaba ya en boga la Quiroman-
cia.
- 160 -
CAPÍTULO II
file la líiM)a de la vida.
La Unea de la vida, lUmada tam-
bién llnm del icorfizó^, .j>rincipia,
,como hemos dicho, en el monte del
(dedo índice, pasa por la palma de la
mano, y termina donde heqios con-
venido en Jl^mar restramcte. Si di-
cha .línea es,9ncha, recta y ,de color
algún tanto vivo, significa larga vida,
y vaticina pocas enfermedades en el
quelaiposea. Esto lo ^fiíma Plinio
cuando dice: "Los.quetienen encor-
vada la espalda y en una mano dos
largas ;CÍsuF3S, son de larga vidp.»
Por,estas,cisuras debe entendérsela
línea de la vida y la media ó natu-
ral. Si la cpnstituqión fisiológica del
individuo es.débil, la línea (Jeda vida
aparecerá en sus manos difusa en
colores, débil,finay cortada por pe-
— 161 —

güeñas y contrarias líneas. La bre-


vedad de la línea de la vida denota
orevedad de la existencia, poca sa-
lud y fuerza, y menos fortuna para
censeguir lo que se desee; y, por el
J^ontrario, la línea ancha, profunda,
^^fga, no dividida ni confusa, revela,
Como ya dijimos, larga vida, exce-
'cnte salud, gran suma de fuerza y
envidiable fortuna. Si se nos pre-
gunta la razón de ello, contestare-
*nos que la sangre que da vida al co-
J^azón, y en la que algunos preten-
den ver el asiento del alma, es la
que se cuida de reflejar estas señales
*n las manos.
Que los signos del corazón, del
j^erebro y del hígado se .reflejan en
jas tres lineas de la mano, no cabe
w menor duda, porque aquellos ór-
Sanos son los que desempeñan el
í^'ayor y más importante papel en
'a vida. No sucede lo mismo con los
Arte cartas. 11
— 162 -
ojos, las orejas, la boca, los pies ni
las manos mismas, porque estos
miembros, menos nobles, fueron he-
chos más para embellecer el cuerpo
que para satisfacer ninguna necesi-
dad. Por esta causa toda mano tiene
estas tres lineas, menos las de los la-
bradores y artesanos, que, á conse-
cuencia de la rudeza del trabajo,
suelen tenerlas b o r r a d a s y abo-
lidas.
Para salvar esta deficiencia es útil
acudir á las demás artes de adivina-
ción, porque todas ellas se compe-
netran y auxilian. Una de las prin-
cipales c i e n c i a s es la Astrologia,
que citaremos frecuentemente en lo
sucesivo; pero para nuestro objeto
es suficiente conocer la naturaleza de
los signos astronómicos (llamados
asi por los griegos), es decir, de los
planetas, porque ellos son los que
conforman no solamente los cuerpos,
— 163 —
Sino los espíritus y la inteligencia de
'os hombres.
Así, Saturno hace á las gentes sa-
°'as, previsoras en sus quehaceres,
••eposadas, codiciosas, reservadas y
simpáticas; Júpiter las hace placen.-
teras, benignas, apacibles, sobrias y
oe delicada y amena conversación;
por el contrario, Marte las hace
crueles, inhumanas y falaces; el Sol
las hace compasivas, nobles, francas,
dichosas y elevadas por la gloria;
Venus forma á los hombres de tal
naturaleza, que ios hace lujuriosos,
hermosos y festivos, asediando amo-
rosamente á las mujeres; Mercurio
los hace cautelosos, astutos, sabios,
alegres é intrépidos, y la Luna los
nace sutiles, ingeniosos y excelen-
tes, pero muy inconstantes y pere-
zosos. Esto en cuanto á la diversi-
dad de carácter y de inteligencia.
Además, y para que se conozca me-
— 164 —
jor la gran diferencia que hay en-
tre ellos y cómo producen distintos
efectos, diremos que Saturno da la
voz tardía, estrepitosa y desagrada-
ble; Marte, ruidosa y chillona; Júpi-
ter, sonora, retumbante y dulce; Ve-
nus, suave, afeminada y deleitable.
El Sol y Mercurio dan la voz como
Venus.
Los signos del Zodíaco tienen
también su voz particular. Los que
producen un sonido claro y retum-
bante son Virgo, Géminis, Libra y
Acuario; los que lo producen media-
no, Tauro, Aries, Leo y Capricornio,
y los que lo producen grave. Sagi-
tario, Cáncer, Escorpión y Piscis.
Esto en cuanto concierne á la voz.
Hay también algunos signos que
tienen su explicación propia: tales
son Cáncer, Escorpión, Piscis, Gé-
minis, Leo y Capricornio; de mane-
ra que todo )o que pertenece á los
- 16--) —

hechos y actos humanos puede ser


acomodado ó comparado á los sig-
nos que son sus promotores; y estp,
Que no puede negarse con funda-
niento, da lugar á que los que se mo-
fan de la Astrología digan de ella
que no es una cosa divina, sino que,
por el contrario, está llena de false-
dades y carece de importancia. En
lugar oportuno volveremos á tratar
de esta materia; entretanto, prose-
guiremos nuestro tema.

CAPITULO 111
Linea media ó natural.
Se llama linea media ó naturallü
que principia en la raíz de la línea de
la vida y pasa por medio de la pal-
ma hacia el monte de la Luna, ó bien
hacia la percusión de la mano. Si esta
línea es recta, no muy separada ni
- 16fi -

cortada por pequeñas líneas trasver-


sales, significa muy buena salud,
sano cerebro, espíritu é inteligencia
viva y buena memoria; si es ancha
y se extiende hasta el monte de la
Luna, denota valor, osadía y larga
vida; si es corta hasta el extremo de
no traspasar la concavidad de la
mano ó de la cruz, demuestra que el
hombre es tímido, apocado, avari-
cioso, imprudente y desleal; si no se
extiende hasta el monte de la Luna,
ó si termina al pie del espacio que
hay entre el dedo medio y el anular,
significa que el hombre es de cos-
tumbres corrompidas y de corta vida;
y si, afectando la forma de un medio
círculo, dicha línea deriva al otro
lado del monte de la Luna, al cual
rodea saliendo de él más ancha, pro-
mete larga vida, pero pobreza en la
ancianidad. Si la misma línea se
dirige en alto hacia los dedos, ter-
- 167 —
minando en el nacimiento de es-
tos, demuestra que el hombre es des-
vergonzado, imprudente y malicioso,
y si asciende por los dedos, reveía
locura. Por el contrario, si se inclina
hacia abajo, llegando casi á la mu-
fleca, denota al hombre codicioso y
ruin; si se vuelve del otro lado y
toca á la línea mensal, augura estra-
gos ó desventuras; si es tortuosa,
poco unida, desigual y de colores
Variados, es signo de indecisión, y
algunas veces de latrocinio; y cuan-
do es recta, igual y de hermoso y
brillante color, con algunas lineas
que en ella toman origen, es prueoa
de buena conciencia y de espíritu ae
justicia. Pero cuando la línea media
6 natural es larga y ancha, entre-
mezclada de algún matiz rojo, indica
entendimiento grosero y poca pru-
dencia; cuando es ni muy estrecha
ni muy ancha y bien coloreada, es
— 168 —

signo de hombre divertido y fuerte;


si es menuda, delicada ó descolori-
da, denota debilidad cerebral, y que
los vapores ascienden del estómago
á la cabeza; y si esta línea aparece
ancha y muy profunda y tiene cerca
de sí algunas pequeñas líneas colo-
readas de rojo, el hombre será va-
liente é iracundo.
Finalmente, cuando la línea media
ó natural, naciendo, como hemos di-
cho anteriormente de la raíz de la lí-
nea de la vida pasa recta por en me-
dio de la palma de la mano sin nin-
guna bifurcación ó entorpecimiento,
significa buena disposición de cuerpo
y excelente equilibrio cerebral; siior-
tna ángulo agudo con la línea de la
v i d a , augura envidiable memoria,
espíritu de justicia y sano entendi-
miento; y si es desigual y no traspa-
sa de la concavidad déla mano, de-
muestra que el hombre es pusiláni-
— 169 —
f^. avaricioso, mezquino y corto de
inteligencia y de memoria.
CAPITULO IV
De la línea mensal.
i-a línea mensal toma su nombre
^e la mesa ó cuadrilátero rectángulo
^^^ forma con la línea media ó na-
tural, y por eso también se da el
nombre de mesa al espacio com-
prendido entre dichas líneas. Si la
piensal es igual y muy larga, pro-
tunda y recta, significa buena natu-
raleza, tener sano el hígado, que es
^n el hombre el órgano regulador
^e la fuerza, y gozar de templanza,
•nodestia y firmeza de voluntad para
"•ealizar lo bueno; si se extiende has-
f3 el promedio del monte del dedo
jndice de modo que toque el monte
°e Júpiter, es seflal de vehemen-
cjay de crueldad; si tiene color rojo
- 170 —
en la parte superior, acusa que el
hombre es chismoso y envidioso de
la prosperidad y del bien ajeno; si
tiene ramificaciones rectas hacia la
base del dedo de Júpiter, promete
honores y grandes riquezas, y en el
hombre pobre significa que poco á
poco irá ascendiendo en dignidad,
poder y autoridad; y si se halla des-
provista de ramificaciones y se diri-
ge hacia la raíz del dedo índice, va-
ticina quebrantos de fortuna hasta
caer en la miseria y la desgracia.
Pero si la linea mensal tiene tres lí-
neas ó algunas ramificaciones en su
extremo inferior, esto es, hacia el
monte de Júpiter, tendiendo direc-
tamente á lo más alto del ángulo,
asegura en el hombre felicidad, gozo,
liberalidad, nobleza, excelencia, pla-
cidez, modestia, posición y honra-
dez; que se deleita en lo bueno y
conveniente, que ama el derecho y
171
'a razón, la pureza y la justicia, y que
se regocija y deleita haciendo íavo-
"•^s y ejercitándose en obras piado-
^ s . Quien consultara el horóscopo
^e un hombre semejante, hallará en
su nacimiento á Tauro ó á Libra, á
los que preside Venus, ó á Sagitario
° Piscis, de quienes Júpiter es el
señor; y si precisamente no era éste
f' planeta, cualquiera otro que fuese
^« daría fácil razón del por qué de
tanta ventura. Si en el mismo lugar
de la línea mensal aparece una pe-
queña cruz, significa que el hombre
es liberal, buen amante, cortés, gra-
cioso y dulce en el lenguaje, y que
«stá adornado de todas las virtudes;
si es joven, adquirirá una barba más
poblada y hermosa que el común de
J?s hombres. Finalmente, si dicha
"nea mensal sale del lado del monte
del dedo medio y no tiene ramifica-
ciones, revela un hombre perverso,
-- 172 -
pagado de sí mismo, inconstante»
embustero, desvergonzado, amig''
de rencillas y discordias; y cuando
vaya unida á la media ó natural, <1*
modo que entre ambas formen uí
ángulo, sufrirá el hombre diversa*
perturbaciones, ofuscaciones y peÜ*
gros corporales, y llegará hasta odiaí
su vida.

CAPITULO V
Por la «restraincte».
Hemos dicho ya que denomina-
mos restraincte todo el espacio com-
prendido desde la muñeca hasta la
línea de la vida. Si este espacio está
despejado y tiene buen color, da ÍH'-
dicios de la buena calidad del
cuerpo; y si, por el contrario, se ha-
lla pálido y rugoso, revela un cuer-
po insano. Son de notar lo más co-
- 173 —
jpúnmente en la restraincte dos
líneas que separan la mano de la
tuñeca: ambas tienen su significado
propio. Si la que está más próxima
* la mano se ofrece igual, recta, de
ouen color y tendiendo hacia arriba,
significa riquezas, y el que la posea,
aunque sea muy pobre, alcanzará
bienes y felicidades con tanto ma-
yor premura y abundancia cuanto
•riayores ramificaciones tenga la su-
sodicha línea, más rectas sean y
nienos interrumpidas estén; advir-
^endo que si alguna de las ramifica-
ciones saliera de la raíz del brazo
y se extendiera hasta la del dedo
"^edio, prometería gran fortuna y di-
J^has sin cuento. Si en la unión de
'a rnuñeca con la mano se advierten
fuatro lineas de través, todas ellas
iguales y bien unidas, revelan hono-
res, y que se alcanzarán herencias y
legados de próximos parientes. Si en
- 174 ^-
la raíz del brazo, cerca del monte
del pulgar y de !a línea de la vida
(si tanto se extiende ésta), se notaO
tre» líneas ó tres estrellas, ó muchas
de unas y. otras, es señal de quC
quien tenga esas marcas será cefl'
surado por las mujeres, y quizás le
sobrevenga por ello la deshonra-
Si á partir de la mitad de la reS'
traincte va una linea por la raíz del
brazo hacia el monte de la Luna,
augura muchas adversidades y ene-
mistades secretas; y si por añadidu-
ra es tortuosa y mal unida, es signo
de perpetua servidumbre y de que
nunca se obtendrán honores ni ri-
quezas. Si algunas líneas esparcidas
alrededor de la restraincte se diri-
gen hacia el monte del pulgar ó se
cruzan en su base, significan que el
que las posea será gravemente ator-
mentado y afligido por sus parientes
y por los que tenga por mejores ami-
175
gos, quienes en realidad serán sus
adversarios, puesto que le herirán,
°^spojarán y reducirán á prisión.
Quien tenga bastantes lineas en el
nacimiento del brazo, que, cortando
Ja restraincte, se unan por encima
"c ella, morirá en el destierro; si
tales líneas ascienden siempre equi-
distantes y paralelas, morirá en tic-
Tas lejanas; y si además de ser pa-
ralelas y equidistantes se dirigen
hacia la percusión, tendrá una vida
incierta y vagabunda, viajará mutho
por mar y correrá grandes peligros
^n todas sus excursiones. La línea
Que partiendo de la restraincte llega
directamente hasta el monte del dedo
índice, demuestra que el hombre
emprenderá largos viajes, pudiendo
^9n grandes penas regresar á su país.
Si alguna línea de la restraincte ro-
dea el velo ó cruz de la mano y re-
trocede por la línea de la vida, te-
— 176 -
niendo color rojo subido, indica de-
bilidad de cuerpo y enfermedades;
pero si el color es pálido, signifí'
ca que la enfermedad ha desapare-
cido para no volver. Cuando algún
triángulo toma origen en la res-
traíncte, se dirige hacia el monte de
la Luna; y si este signo se ve en la
mano de una mujer, revela que en lo
florido de su vida tuvo ó tendrá en-
fermedades físicas y contrariedades
morales; y, por el contrario, si en
lugar del triángulo es una pequeña
cruz, augura que la tal mujer será
honesta, buena, sabia y virtuosa.
Tales son los signos de buena
cualidad en el cuerpo del hombre.
CAPÍTULO VI
Del triángulo de la mano.
El triángulo de la mano se com-
pone de tres lineas: la de la vida, la
177 —
"'edia ó natural y la del hígado ó
"el estómago, líneas que están dis-
puestas de tal modo, que dan la fi-
gura de un perfecto triángulo. El
^spacio comprendido entre estas tres
uneas se divide en tres partes, que
son los tres ángulos, de los cuales
^' primero lo forman, como anterior-
"íente hemos dicho, la línea de la
^'da y la media ó natural, y toma el
nombre de ángulo supremo ó más
sito; el otro se compone con las lí-
neas de la vida y la del sostén ó pie
del triángulo, y recibe el nombre de
'ángulo izquierdo. El triángulo,
Compuesto de ambos ángulos, te-
niendo esbeltas las lineas, de buen
color y rectas, significa buenas cua-
lidades físicas, excelente salud y
juicio sereno, y además augura
8ran renombre y larga vida; por el
Contrario, si las líneas son oscuras
y desiguales y no destacan con toda
Arte cartas. 12
— 178 —
claridad el triángulo, hay que dedu-
cirlo todo á la inversa. Si el espacio
del triángulo es ancho y largo, de-
nota ánimo liberal, espléndido y
audaz; si, por el contrario, es estre-
cho y corto, es signo de avaricia, de
mezquindad, de miedo y de cobar-
día; si tiene el color pálido, más
bien tirando á plomizo, revela ira-
cundia y falacia, y si una parte de
este espacio está cortada por plie-
gues ó arrugas, acusa en el cuerpo
condición enfermiza.
El ángulo supremo se divide eti
tres partes desde la línea de la vida
hasta la media ó natural. Es la pri-
mera la que ocupa el valle en la
palma de la mano, entre los montes
de los dedos índice y medio, y el
que tenga esta parte perfectamente
señalada por una linea que cruce
por el ya dicho valle llevará de or-
dinario pobre, calamitosa y mísera
- 17'.i -•-

^ida: será cautivo, tendrá el espíritu


?n perpetua angustia, y, avaricioso é
"isaciable, no pensará en otra cosa
^ue en acumular riquezas. La se-
gunda parte la forma el ángulo que
queda señalado con la ya mentada
línea; y si dicho ángulo es agudo y
bien cerrado hacia e! promedio del
•^onte del dedo índice, significa que
^1 hombre goza de buena naturaleza
y buen juicio, y que se le reserva ser
yenturoso en fortuna, amores y todo
'o mejor y más perfecto, con tan-
*a más prodigalidad cuanto más es-
trecho sea el ángulo. Si en el mismo
espacio aparece una cruz sin ningu-
•^8 incisión, es buen signo, tanto
Para el hombre como para la mujer,
porque augura al que lo tenga que
^?jará grata memoria al morir y que
Vivirá feliz; y si el ángulo derecho es
"luy agudo, acusa un hombre dili-
8«nte, previsor en sus negocios y
— 180 —
buen obrero, antítesis radical del áO'
guio abierto y oscuro, que es sigfl"
de rusticidad, ignorancia, pereza >
somnolencia.
El ángulo izquierdo, si es agudo,
augura un hombre parlanchín y bur-
lón, sin que por eso deje de sef
hito é industrioso y fecundo; si n^
es tan agudo y se halla en él algu"
carácter á manera de los de Satuf
no, es indicio de mala complexión,
complexión verdaderamente satuf
niana, como corresponde al triángu-
lo descrito.
CAPÍTULO VII
Del cuadrilátero.
El cuadrilátero es el espacio coifl'l
prendido entre la línea mensal y 1»
media natural. Si las incisiones de»
cuadrilátero son de vivo y brillante
181
Olor, significan buena razón, equi-
aa y buen gobierno de vida. Quien
s tenga al contrario será injusto,
gnorante y perverso. Este espacio
^s ancho y largo en el hombre libe-
^^> animoso y magnánimo. Quien
ostente en el centro de él una cruz
Perfectamente trazada, será afortu-
nado y dichoso de acrecentar los
^lenes y riquezas de la Iglesia, y
*crá mucho más afortunado y dicho-
0 si la referida cruz, duplicada ó
"pilcada, adquiere forma de estre-
na ó de rayos de luz. Si algunas lí-
neas ó incisiones cortan esta figura
to ^.""^^^s, ó bien si esta cruz está
Ofcida ó de efecto invertido, signi-
ca todo lo opuesto, porque enton-
as todas las cosas pasan al revés,
^pareciendo en lugar de todo lo di-
no una estrella, pronostica que el
Oinbre será valiente, justo, verídico
" Qe muy buena conciencia, y que si
— 182 —
por contrariedades de fortuna empo-
brece alguna vez, en cambio será
ensalzado por su virtud.
Hablaremos ahora de los abulta-
mientos de los dedos y de los dedos
mismos, asi como de los lugares y
de las estaciones de los planetas y de
las cosas que podrían acontecer.
En el precedente capítulo hemos
expuesto lo que significan los carac-
teres de la línea ó de la cruz en la
palma de la mano y en el cuadran'
guio. La estrella en mitad de la pal-
ma de la mano denota al hombre
amante de todo bien y equidad, y
por esta causa será digno de honor
y de reverencia, y obtendrá dignida-
des. Y sea notorio á todos que aque-
llos á quienes les tiemble la mano
por naturaleza (porque á muchos les
sobreviene el temblor por enferme-
dad), son gehte querellosa, ruin y
dada á la embriaguez.
— 183

CAPITULO VIH
^^ los montes de los dedos, y en
primer lugar del monte del pul-
§:ar, llamado por los antigruos
'monte de Venus».
Descritas ya suficientemente las
principales líneas de la mano, nos es
jiecesario explicar las particulares de
los dedos y sus montes y su signifi-
J^ación, agregando la de la natura-
leza de los siete planetas y el medio
^e conocer entre ellos lo que sea
Conveniente y lo que, por el con-
trario, sea peligroso y nocivo.
El monte del pulgar ó de Venus
e« la elevación en que nace la línea
^e la vida y se extiende hasta la
''estraincte. Si dicho monte es sua-
ye, tiene pocas ó ninguna arruga ó
incisión y se halla coloreado de un
fojo vivo, revela excelente comple-
- 184 ~

xión orgánica, y que el que posea


tales signos es galante con las mu-
jeres y gusta de la habilidad y la
limpieza; y si el monte es elevado
y sigue sin interrupción á lo largo
de la línea de la vida, acusa rique-
zas perpetuas. Algunas veces pre-
séntanse en el monte de Venus cua-
tro líneas equidistantes, que se ex-
tienden desde la parte superior á la
restraincte, y estas líneas prometen
riquezas y honores desde la primera
edad.
Adviértase, sin embargo, que yo
no digo que se deba prestar entera fe
á este arte, ni se crea que por sólo el
estudio de la mano puedan cono-
cerse estas cosas; ofrece, sí, un buen
medio para poder conjeturarlas, y
sirve admirablemente para estudiar
al hombre en conjunto y compren-
der cómo todas las cosas se relacio-
nan entre si, sorprendiendo de paso
— 185 —
^^ naturaleza oculta ó la suerte ó
señero de vida aue le reserva el por-
venir.
Y no es en la Quiromancia donde
se revela mejor que en ninguna otra
parte la naturaleza del hombre, sino
que para llegar á este conocimien-
to es preciso recurrir á todas las
^isposiciones y estados del cuerpo.
Además, todo lo que hemos expues-
to es con carácter general.
Agreguemos á lo anterior que los
Que tienen en el monte de Venus
IJiuchas líneas ó hendiduras sin or-
^en ni equidistancias, sino esparci-
das aquí y allá, son ruines, están
'«enos de amarguras, y frecuente-
niente son peligrosos y descontenta-
^jzos: no se inquietan por ninguna
ciencia ni por saber nada útil; pero,
^n cambio, son muy capaces para
'Uventar lo superfino y lo disoluto,
en lo que ponen gran cuidado y em-
— 186 —
peño. Esto no se explicaría si no
fuera por lo que ya llevamos dicho:
es, á saber, que la Quiromancia y la
Astrología no pueden ser aprendidas,
no obstanten su sencillez, si no se
estudian á la par.

CAPÍTULO IX
Del monte del dedo índice, de este
dedo y de los junianos.
Entre todos los planetas, Júpiter
es el más benigno liberal, y tiene su
asiento en la mano, en la hinchazón
ó monte del dedo índice. Por lo tan
to, si se ve este monte manifiesta-
mente unido, puede augurarse desde
luego vida honrada y buena natura-
leza en quien lo posea; tanto más,
si algunas líneas un poco oscuras
parten de él y se extienden por el
dedo, y principalmente si las nom-
-r 187 -
gradas líneas no están entre sí muy
^^Paradas: entonces su significación
es que g[ individuo que las posea
Ootendrá honores y dignidades de
Pnncipe. Algunos han afirmado re-
sueltamente que dichas líneas augu-
•"^n en quien las posea tantas digni-
dades aclesiásticas cuantas sean las
'•neas que en el monte tenga. Si en
I* mano de alguno se observa una
'mea recta y clara que, naciendo de
'3 raíz del dedo índice, se dirija al
inonte de la línea media 6 natural
atravesando por el ángulo de dicha
'mea, será seflal de que gozará valor,
apetecerá renombre y se distinguirá
^u los campos de batalla. Además,
cualquiera línea, por pequeña que
^^a, que salga de la mensal y se di-
"1? al monte de Júpiter, revela lo
"l'smo; y si algunas líneas atra-
viesan y entrecortan tales incisiones,
pueden augurarse herida ó herida;
-- 188 ^-
en la cabeza. Algunas cruces aparen-
tes en el monte de Júpiter significan
aumento de honores y dignidades
en tantos grados cuantas sean las
cruces, habiéndose observado que
en quienes más se ofrecen estos sig-
nos es en los sacerdotes y demás
dignidades eclesiásticas.
Á los que están marcados con las
señales trascritas llámaselos yw/z/a-
nos, principalmente si gozan de los
beneficios de la fortuna. La talla por
lo común es baja, pero están muy
bien conformados, son complacien-
tes, tienen el cutis blanco, el pelo
crespo y los ojos azules, claros y
dados al gozo. Su naturaleza es arro-
gante y orgullosa, desean grandes
cosas, y dan más que reciben. Am-
bicionan reinar, ó por lo menos
mandar. Se ocupan en cosas gran-
des, y los impacientan las cosas pe-
queñas y de poca monta. Desprecian
la medianía. Son honrados, nobles
y ambiciosos de gloria y de renom-
t"e; algunas veces se entregan á los
placeres y deleites. También hay en- '
tre ellos quienes se enorgullecen y
engríen con la gloria de su represen-
tación, y ambicionan honores y dig-
nidades, y disponer de la confianza
<lue en ellos se deposite. Lo más co-
niún, sin embargo, es que se afanen
por adquirir amigos, que sean senci-
llos y de buena fe, que tengan ho-
Tor al desdén y á las falacias, que
deseen la paz, sean buenos en todo,
se entreguen á estudios científicos,
posean civil prudencia, sano consejo
y elocuencia envidiable. Su andar
10 es ni muy lento ni muy precipi-
tado, lo que revela constancia y fir-
nieza de juicio. Entre los hombres,
pocos son más dichosos que ellos, y
pocos también los que mejor satis-
fagan sus deseos y apetitos. No se
~ 190 —
hallará un juniano que no tenga la
voz clara, los dientes de la mandíbu-
la superior muy grandes, y que no
llegue pronto á la pubertad. Tal es,
en general, lo que se dice de los que
nacieron bajo Júpiter, de los cuales
es señor sin intervención de ningún
otro pernicioso planeta.
Si la mujer tiene muchas lineas
formando red en la última juntura
del dedo índice, cerca de la palma
de la mano, es augurio de que al-
canzará muchas herencias por la
muerte de sus padres ó parientes; y
si las tiene en la articulación del
medio, será envidiosa, embustera y
falaz. Cuando en tales lineas es gra-
bado el monte de Júpiter, revela un
carácter impetuoso, difícil de com-
placer y muy nocivo para los demás.
También se ha experimentado que
la mujer es muy fecunda cuando tie-
ne en la articulación media tres li-
— 19! —
Jjeas muy pronunciadas que descien-
den á lo largo del dedo: de estas
"neas la primera es corta y borro-
sa en su extremidad, y las otras dos
Son atravesadas en su promedio por
^''es incisiones, una clara, y las res-
tantes más oscuras y menos pronun-
ciadas.
CAPÍTULO X
Del monte del dedo medio, que es
el monte de Saturno, y de este
dedo y de los hombres satnr-
nianos.
Hemos dicho ya que el dedo del
^edio está consagrado á Saturno eti
^ste arte, y por esta circunstancia la
iiinchazón que tiene en su raiz toma
^1 nombre de monte de Saturno Si
tal monte es pronunciado, suave, sin
arrugas ni incisiones, revela en el
nombre simplicidad, laboriosidad.
- - 192 —
esmero y sinceridad; si una línea
recta, partiendo de la mensal, divide
por su centro el monte, augura un
hombre extremadamente receloso y
en perpetua inquietud y consunción
corporal, sin que logre jamás, pof
mucho que se esfuerce, adquirir ri-
quezas; si en el mismo lugar se ad-
vierten muchas incisiones, augurafl
una vida pobre, desazonada y fati-
gosa; y cuando alguna linea tuerce
desde la raíz del dedo anular al mon-
te de Saturno, es signo de pereza,
cobardía, necedad, bobería, locura,
indiscreciones, ligereza, atolondra-
miento y falta de entendimiento y
de memoria.
Se dice que la mujer que tiene
muchas líneas entre los dedos del
Sol y de Saturno tiene larga paren-
tela, y parecidamente de la que las
tiene entre los dedos del Sol y de
Mercurio, que es propia para la ge-
- 193 —
neración, especialmente de varones;
pero yo no me atrevo á asegurar
nada, porque por experiencia sé que
por la Quiromancia no he podido des-
cifrar nada de lo que hace relación
con la generación de los niños. En
cambio, si he experimentado que el
hombre en qu|ín se presentan varias
•íneas ó incisiones saliendo de las
principales de la mano y dirigién-
dose al monte de Saturno, tiene
mala suerte y azarosa vida. Se dice
también que si se ve una pequeña
estrella ó una cruz en la primera
Unión del dedo en la mano de la
mujer, es señal de que es estéril; y
que el que tiene este monte corado
por muchas hendiduras en diversos
sentidos, y los montes de los otros,
dedos no, acusa su naturaleza total-
mente saturniana. Aquí es bueno
que se refiera el estado y disposición
de este planeta, y la disposición de
13
Arte cartas.
— 194 -
que están dotados los que nacen bajo
su influencia. Los saturnianos soO
muy pálidos, flacos, feos, taciturnos
y muy pesados en el andar, y la mi'
yor parte corcovados; casi todos
tienen mal carácter, porque Saturno
los hace maliciosos, cautelosos, as-
tutos y falaces; desean estar solos,
viven para sí mismos, no auxilian á
nadie, ni siquiera son atentos coH
sus amigos; comen poco y bebefl
mucho, pero comen frecuentemente,
y son golosos; no tienen reposo de
espíritu, y jamás están exentos de
trabajos, inquietudes ó pesadumbres;
tienen el corazón duro, y embarga
constantemente su pensamiento una
idea triste que los hace temibles y
•acreedores á lástima. Fueía de esto,
son perseverantes, tenaces en sus
propósitos y deliberaciones mejor
que ningún otro, y á esto es debido
el que odien mortal y perpetuamen-
- 195 -
, „ri mal V amen
te á los que quieren "lai.y
mucho á los que q;j^;j",,''SnVat
piensan más que en ^diíicf - P'
árboles, labrar la tierra y empe^^^
cualquier traba o Q ^ ^ / " ^ ^ " ' u 11-
tiempo, y amaii de tal modo u »
bertad, que la defienden con fana
tismo. Si están al servicio de alguien,
no le sirven por mucho ti^mpo. P^J
que dicen que el P^°J.f^.^Tl¿l
males es estar supeditado á ot o
Gustan del color negro. Yj'^ste^
siempre de este color, deseando que
todo cuanto los rodee sea negroJa^m
bien. Sospechan sin t/abaio y temen
con facilidad. Prestan cuidado y
atención á sueños, y )"^gf" J^^^sa
todo lo extraterreno es de escasa
importancia. Tales son los satur
" ' S í m e n t e , diremos que el si^^^^^
reflexivo, impreso en la segunda
juntura del dedo, es de tan buen
— 196 —
augurio en la mujer como malo en e'
hombre.
CAPÍTULO XI
De los montes del dedo anular
7 de la significación de los solares*
El monte anular es el que aparece
entre el dedo y la línea mensal cofl
algún intervalo ó espacio, y vulgar-
mente es llamado por los sbios mon-
te solar. Sí algunas pequeñas líneas
se extienden desde la raíz á la men-
sal, acusan semejanzas con las de
Mercurio, según dicen los astrólo-
gos; es á saber, que el hombre tiene
buen entendimiento, es apto para
diversas ciencias, presuntuoso y elo-
cuente con elocuencia grave, lo que
le hace capaz para dignidades, tanto
espirituales como temporales. Suce-
de algunas veces que dichas líneas
— 197
fstán distanciadas por parejas parale-
las. Fíjate bien, al objeto de que no
seas embaucado, pues que no difie-
ren casi en nada de las primeras, y
^n cuanto á su significación, varían
•*an sólo en que amenguan la palabra
y el estilo rimbombante, y dan so-
briedad y honradez; y advierte ade-
más que cuando otras líneas se enla-
jan á las anteriores ó se cruzan entre
si, es preciso juzgar lo contrario; y si
por ventura no se cruzan ó tocan
entre si. es buena señal, y auguran
que el hombre vencerá á todos sus
adversarios. Si las líneas no tocan al
^edo ni proceden por igual de la
"lensal, sino que se dirigen hacíalos
bledos contiguos, son señal de muta-
ción en el estado de vida, en armo-
nía con la alteración de tales líneas
y dedos á que se dirijan. Si muchas
líneas delicadas y rojas atraviesan el
njonte solar, el hombre será jovial y
— 198 —
prudente; pero si son tortuosas y
rojas, denotan los dolores por lo^
cuales uno es atormentado; y si sol
pálidas, los dolores por que ha pa'
sado ya. Cuando muchas lineas, par-
tiendo de la mensal y cruzando po^,
el monte solar, se extienden hasta la
primera juntura del dedo y son coi'
tadas en forma de cruz por otras
líneas trasversales, lo que recibe d
nombre de cruces de San Andrés<
es augurio en el hombre de prudej'
cia y de tacto plausible en el deseni'
peflo de su cometido; y cuando doS
líneas turtuosas, iguales y paralelas
se extienden desde la restraincte
hasta la misma juntura, es signo de
bondad y de logro de dignidades y
, cuanto en justicia pertenece á los
hombres virtuosos, como ciencia,
prudencia y liberalidad.
Si en la primera juntura del dedo
nular de la mujer se ve un conjun-
— 199 —
[p de pequeñas líneas, indicará tam-
bién que será buena y virtuosa, que
^crá enriquecida y elevada por su
alarido, y que será muy devota,
P^.ro no religiosa ó monja. Si las
•Jiismas líneas las tiene en la segun-
^^ juntura, revelan que la mujer go-
^rá de gran predicamento entre las
•^e su clase y condición. Y, finalmen-
te, tales líneas auguran riquezas, lo
^^stno en el hombre que en la mu-
Ifí; pero si se extienden hasta el
'ledo solar, presuponen desventuras.
CAPÍTULO XII
'^el monte del dedo de Mercurio y
de la naturaleza del llamado
mercuriano.
El monte auricular, ó por mejor
^ecir de Mercurio, está entre el dedo
"leflique y la línea mensal. Es de
buen augurio si es unido y aplana-
— 200 —

do, no entremezclado de nervios n'


cubierto de líneas y muy coloreado-
Cuando está exento de arrugas, d^
nervios y convenientemente colO'
reado, denota en el hombre razó''
perseverante y valor, y en una nifla>
pureza é inocencia. Si una linea cO'
loreadá sale de la mensai y tiende
diametralmente á la raíz del monte,
significa liberalidad. Los quiromán-
ticos dicen que es necesario tener efl
cuenta la longitud, brevedad, tenui'
dad, pequenez y color. Las lineas pá'
lidas significan las nupcias que luegO
diremos, pero ya consumadas y per-
fectas ; las muy largas y bien colo-
readas, desposorios en lo porvenir,
y las más gruesas y rojas acusan al
embustero que afianza sus mentiras
jurando por el Cielo y por la Tierra,
al ladrón, al raptor, al que está cu-
bierto con toda clase de oprobios.
Esto respecto de las líneas rectas y
— -JOl —

paralelas. Si se ofrece alguna curva


ó circular descendiendo del dedo
meñique y quedando cortada en su
promedio, revela muy noble bondad
natural, y se puede confiadame" '-
esperar ser propicio á toda fort"
CAPÍTULO XIII
De la base y fundamento del t
guio, y de aquellos en qulenei
gobierna la Luna.
Ante todo es preciso explicar lo
que Ips quirómánticos llaman base
del triángulo. Es la línea comun-
mente conocida por línea del híga-
do ó del estómago, que se extiende
desde la de la vida á la media ó iia-
tural. y forma con ella un triángulo,
salvo que alguna cosa no se oponga
á su nacimiento. ^ ,. „„
Esta linea ó base no es tenida en
cuenta por algunos, porque no siem-
— 202 •
I
pre es idéntica; pero yo no veo elj
ello la causa por la cual deba dejáí'j
sela pasar inadvertida, puesto qti*¡
se ha demostrado hasta la evidenci'j
que no es menos trascendental quc
las otras, ya que es la que perfeccio-
na el ángulo con la media natural y
con la de la vida. Su significado eS
augurar buena salud, así de cuerpo
como de espíritu, cuando está efl
contacto con las lineas media y de
la vida; y cuando no se toca cofl
estas líneas, porque la del hígado
sea oscura, ó porque tenga en sU
derredor cualquier color, no pronos-
tica otro que lo relativo al hígado ó
al estómago; es decir, indigestión,
sueño, cólico, espasmo, flema, es-
treñimiento ó dureza de vientre,
dolor de estómago y en las costillas,
sobre todo si la tez es pálida. Si,
por el contrario, está bien cubierta
de piel, es de color rojo y se inclina
- :0:i -

más á la línea de la vida que á la


natural, es signo de dolor de cabeza;
y si se inclina en sentido opuesto,
denota dificultad en respirar, tos
héctica y fetidez de boca.

CAPÍTULO XIV
De la mansión de Marte y de la na-
turaleza de los marcianos.
Antes de hablar de Marte con-
vendría saber por qué se le ha que-
rido colocar en la palma de la ma-
no en la parte del triángulo conti-
gua á la línea natural. Más adelante
lo diremos. Lo que por lo pronto
nos conviene es hablar de las lineas.
Si dentro del triángulo se ve otro
menor, es preciso juzgar y P^'onos-
ticar según todas las propiedades de
los marcianos, aumentando el nu-
mero de las ruindades cuanto mayor
— 204 —

sea el triángulo, principalmente si


es largo y está bien trazado. Para
este vaticinio es de suma convenien-
cia que la Fisiognomía auxilie á la
Quiromancia, porque sin este con-
curso no es posible que la inspec-
ción sea todo lo detenida que debe
ser. Digamos, empero, que el que se
regocije con el sobrenombre de mar-
ciano tendrá tostado el rostro como
si hubiera sido quemado por el Sol;
poco cabello, y ése crespo; ojos pe-
queños, cuerpo un poco encorvado,
y mirada ardiente y fija; será audaz,
avaricioso, falso, ladrón del bien pú-
blico, raptor, infiel, parlanchín, be-
bedor, desvengonzado, inconstante,
variable, iracundo, incontinente, ca-
morrista, sospechoso, impaciente,
homicida, burlón, perjuro y falsifi-
cador.
CAFEOMANCIA
ó
Wivinación por el ba|azo 0« café.

Los preparativos para leer en el


.bagazo del café los sucesos futuros
son en extremo sencillos.
Déjese en la cafetera el bagazo
Rue el café ha depositado; tengase
cuidado de vaciar todo el licor, de
suerte que quede aquél bien espeso
«n el fondo, y hágase reposar una
bora al menos. .
El bagazo de la víspera es tam-
— 206 —

bien á propósito para la operación!


y, sea viejo ó fresco, da resultados
ciertos, siempre que esté casi secO
cuando se quiera emplear: entonces
se toma la cafetera en que se halla»
agitándola muy poco ó nada, y sc
echa un vaso de agua sobre el ba-
gazo si es el residuo de una onza de
café, y dos si es de dos onzas.
Póngase en seguida la cafetera al
fuego, y hágase calentar el bagazo
hasta que se deslié en el agua.
Se tendrá un plato de Pisa, blan-
co, sin mancha alguna, bien enjuto,
y secado al fuego si el tiempo eS
húmedo.
Agítese luego el bagazo en la ca-
fetera con una cuchara, y échese efl
seguida en el plato, pero en corta
cantidad y de modo que no se vier-
ta sino la mitad de aquél.
Muévase entonces el plato á to-
dos lados con tanta ligereza como
207 —

sea posible, por espacio de u" i"/"


nuto; viértase con cuidado todo lo
que hay en él á otra vasija.
, Por este medio no queda agua en
el plato, pero sí partículas del baga-
do colocadas de mil maneras, y que
íorman una multitud de caracteres
leroglificos. . .
Si estos dibujos son muy contusos
por ser aquél demasiado espeso y
hacer que el plato no parezca un
"mosaico irregular, póngase un poco
niás de agua; hágase calentar de
nuevo, y se comienza otra vez la
operación.
^ Sólo pueden leerse los secretos
^el Destino cuando los dibujos del
plato son claros y distintos, aunque
•"uy apretados.
Los bordes por lo regular son
jnuy espesos, y aun algunas veces
hay en el medio partes muy confu-
í s ; pero puédese adivinar cuando
— 208 —

el trozo mayor del plato es descifra-


ble.
Léese en el bagazo del café todos
los días de la semana, á todas horas,
de día y de noche. Sólo es necesario
consultar para esta operación la
temperatura y el tiempo, el cual nO
es contrario sino cuando está húme-
do, lluvioso y cargado de nieblas.
Hay, sin embargo, un medio de
evitar los inconvenientes de la hu-
medad, y es sacar el plato de que
quiera uno servirse y dejarlo quin-
ce minutos cerca del fuego, de modo
que la mano sienta un calor suave.
Después de esta preparación se
opera, sea cual fuere el tiempo que
haga, como si se gozase del Sol de
Agosto.
Algunas sibilas pretenden que de-
ben decirse ciertas palabras miste-
riosas al verter el agua en la cafete-
ra, al menear con la cuchara el ba*
— 209 —
Sazo delante del fuego, y al derra-
•narlo en el plato; pero esto es una
superchería.
Las palabras no tienen aqui virtud
»'guna.
ahora cómo debe proce-
El bagazo del café, luego que se
ja vaciado en el plato, deja en él
anas figuras, todas significativas,
^s cuales es preciso separar bien,
pues hay curvas, ondulaciones, cír-
culos, óvalos, cuadrados, triángu-
'os, etc.
Si el número de círculos, mis ó
jnenos perfectos, sobrepuja al de
J*^ otras figuras, anuncia que la
Persona consultante recibirá dinero.
Si son pocos los circuios, sufrirá
•«ún detrimento su hacienda.
Las figuras cuadradas presagian
"'gunos disgustos, en razón del nú'
^tzo de aquéllas.
Alie cartas. 14
~ 210 —
Los óvalos, cuando están muy se-
ñalados, prometen buen éxito en los
negocios.
Las líneas, grandes ó pequeñas,
cuando son salientes ó multiplica-
das, presagian una vejez dichosa;
pero si son en corto número, indican
necesidad ó escasez de fortuna.
Las ondulaciones ó lineas que
serpentean anuncian desgracias y
dichas entremezcladas.
Si terminan débilmente, prome-
ten felicidad después de algunos pe-
sares.
Una cruz en medio de los dibujos
del plato significa una muerte feliz;
cuatro cruces que casi se tocan
anuncian que el consultante morirá
entre los cuarenta ó cuarenta y cin-
co años, si es una señora, y entre
cuarenta y ocho ó cincuenta y dos,
si es un hombre.
Tres cruces presagian alguna dicha.
- 211 -

oi.p' ^i^ ^^''^" muchas, será señal de


Det ^l^°"sultante. después del ím-
ferv" ^^^ pasiones, se hará muy
j^rvoroso cristiano, y se atormentará
«-on austeridades en su vejez.
h^„*"^"gulo'promete un empleo
nonroso, y tres, á poca distancia uno
tuna °' ^ ° " ^'^"° dichoso de for-
Generalmente, esta figura es un
siWt:^^^^^^'^; ^" ^«'•to número,
significa algún honor; en mucho, di-

un ángulo compuesto de una lí-


ea corta apoyada sobre otra larga
ciad" ^^'^ de una muerte desgra-
Una figura en forma de H anuncia
"1 encarcelamiento.
Un círculo de muchas caras, es
H^cir, compuesto de muchos ángu-
os planos y reunidos, presagia un
"Matrimonio feliz. Un cuadrilongo
— 212 -
bien distinto es seguro indicio de
discordias domésticas.
Si éste está rodeado de cruces
mejor 6 peor formadas, indica que
la mujer será infiel y desertará del
hogar conyugal; cometerá la misma
falta el marido si se hallan muchos
ángulos, alrededor del cuadrilongo.
Si en medio de los dibujos del pla-
to se ve una linea de dos ó tres pul-
gadas menos cargada que el resto
de las figuras, será presagio de un
viaje.
Este será largo si la linea se ex-
tiende; fácil, si está limpia; peligro-
so, si la atraviesan lineas ó puntitos;
si sobresale del fondo del plato, el
Viaje será á un país extranjero.
Un circulo en que se hallen cua-
tro puntos bien marcados prometa
un hijo.
Dos circuios prometen dos, y as
sucesivamente.
— 213 •—
Si el círculo es casi perfecto, el
hijo será varón, y hembra si es im-
perfecto.
Si uno de los circuios que encie-
rran cuatro puntos va acompañado
de una línea curva y ondulante, es
infalible presagio de que el hijo es-
perado tendrá talento; y si esta cur-
va forma un segundo círculo alrede-
dor del cual se enrosca, se podrá es-
perar en el hijo genio y talento pri-
vilegiados.
Si se halla en el plato la figura de
una casa al lado de un círculo, pue-
de creerse que se poseerá una de és-
tas: será en la ciudad si se ve una
X ó una H en su alrededor, y en
el campo si hay cerca de este signo
la forma de un árbol, <h un arbusto
<i de una planta cualquiera.
La casa será dada ó heredada si
v« acompadada d« ángulos ó trián-
gulos. •
— 214 —
Será uno dichoso en ella mucho
tiempo si está inmediata á un semi-
círculo.
Si se ve una corona, será anuncio
de acontecimiento en la corte.
Si se descubren losanges, será
uno dichoso en amores.
Si muchas figuras más ó menos
redondas enlazadas como las cuen-
tas de un rosario, es preciso que
tengáis paciencia: vuestros amores
serán reprimidos, y no debéis espe-
rar el cumplimiento de los más caros
votos sino cuando halléis un trián-
gulo al fin de él.
Á veces se encuentra la figura de
muchos pececillos, y esto anuncia
que el consultante será invitado á
algún banquete.
El dibujo de un cuadrúpedo pro-
mete miseria y pesar.
El de un ave, fortuna y lance feliz-
Si el pájaro parece preso en una
— ;15 —
-red, indica un proceso formado de
poco tiempo.
La figura de una culebra ó cual-
quier otro reptil anuncia una trai-
ción ó un complot, que no se evita-
rá sino á fuerza de destreza.
La forma de una rosa promete la
salud.
La de un sauce llorón, la melan-
colía.
La de un zarzal, retardos.
Si hay un cofre, recibirá una carta.
Una rueda es señal de un acci-
dente que no será funesto.
La figura de un coche aparejado
anuncia una muerte violenta.
Un fusil presagia negocios enma-
rañados.
Una ventana, ó muchos círculos
^ladrados, óvalos y otras figuras
juntas de modo que formen una es-
pecie de celosía, advierten que el
Consultante será robado.
— 216 —
Si se descubre en los dibujos del
plato un número muy marcado,
puédese jugar á la lotería. La expe-
riencia prueba que el número reve-
lado de este modo ha salido siem-
pre recompensado con premio.
Muy á menudo suele verse en el
plato alguna figura humana.
Si es una cabeza y un cuerpo apo-
yados sobre piernas separadas, es
un hombre.
Cuando se vea salir del cuerpo de
la figura una línea á manera de bra-
zo, es de esperar algún favor de la
persona señalada en el plato.
Esta es morena si los dibujos que
forma á su lado la figura son muy
distintos; blanca, cuando las líneas
son muy débilmente marcadas, y os
engafiará con falsas promesas si no
tiene más qoe un ojo.
Si sefaaUala cabeza ó el cuerpo
de un perro al <«<io de una figura ha-
— 217 -
mana, predice que tenéis un amigo
seguro y fiel que hará por vos gran-
des cosas. Si está al lado de un cir-
culo de muchas caras, vuestro mari-
do ó vuestra mujer os guardará la
más inviolable fidelidad.
Si un joven hace la operación del
bagazo del café y halla en los dibu-
jos del plato una figura de mujer em-
puñando ó pareciendo empuñar un
bastón, sucumbirá á las seducciones
de una cortesana, y se arrepentirá
amargamente de su flaqueza.
Igual suerte anunciará á una sé-
flora ó señorita que hagan la misma
operación, si se ve un hombre que
tenga ó parezca tener en sos matios
un bastón ó una espada, porque este
hombre representa un temible se-
ductor.
Si se descubre una mujer y á su
•ado una flor cualquiera, es una
amiga apreciablc.
— 218 -
Si la flor parece una rosa, es el
amante de una joven; y si parece un
tulipán, es la amiga de una dama,
cuya amistad no es muy segura.
Si se ve un hombre montado á ca-
ballo, ó sobre un asno ó cualquier
otro cuadrúpedo, un sujeto estima-
ble que hace largos viajes os pres-
tará buenos servicios cuando menos
lo esperéis.
Si es una mujer á caballo ó sobre
cualquier animal de carga, una se-
ñora ó señorita hará por vos muchas
extravagancias.
Cuando se vean tres figuras de
hombre, una al lado de la otra, es de
esperar algún honroso empleo.
Si son tres señoras, el empleo
será lucrativo.
Si se distingue una corona de cru-
ces, uno de vuestros parientes mori-
rá en el mismo año.
Una de triángulos ó cuadrados
- 219 —
anuncia la muerte de una pariente,
también dentro del año.
Un ramillete compuesto de cuatro
ó más flores es el presagio más ven-
turoso; y si descubrís algún triángu-
lo á su alrededor, seréis infalible-
mente el más afortunado de los mor-
tales, tanto en honores y contento
como en amores y familia.
ÍNDICE

Píjinal-

Noticias sobre los naipes ,... 7


Explicación de la baraja española... 14
Ejercicios 19
Serie de oráculos con treinta y cinco
cartas 27
Observaciones 38
Advertencias para facilitar la inteli-
pencia de cada uno de los signifi-
cados de las cartas que componen
las lineas ú oráculos 44
Juego con cuarenta y ocho cartas . . . 48
Explicación de los naipes egipcios
arreglados á las cuaren'a y ocho
cartas de la baraja e s p a f i o l a . . . . 53
As de oros 55
Dot de oros . . 57
Tres de oros 59
Cuatro de oros 61
-221
Pág<n««.
Cinco de oros..
Seis de oros. .
Siete de oros .
Ocho de oros .
Nueve de oros .
Sota de oros. .
Caballo de oros.
Rey de o r o s , . . .
As de copas. . . .
Dos de copas. .
Tíes de copas
Cuatro de copas
Cinco de copas.
Seis de copas...
Siete de copas .
Ocho de copas..
Nueve de copas.
Sota de copas. .
Caballo de copas
"ey de copas...
j^s de espadas .
Dos de espadas.
Tres de espadas..,
Cuatro de espadas
Cinco de espadas
Seis de espadas,
'lete de espadas
Ocho de espadas
222
Píginas.

Nueve de espadas.., 119


121
Caballo de espadas... 123
Pey de espadas 125
As de bastos 127
129
Tres de bastos ... 131
Cuatro de bastos. . 133
Cinco de bastos .. , 135
SeKde bastos 137
. . . 139
141
143
145
147
149
151
205

llaM'J

Related Interests