You are on page 1of 17

8.

1 El párrafo

El párrafo es una estructura lingüística intermedia entre la oración y el texto. Suele ser definido
comola oración o el conjunto de oraciones que tratan un aspecto de un asunto. Daniel Cassany
(1995) en La cocina de la escritura, afirma que el párrafo es una entidad con valor gráfico y
significativo; gráfico porque se distingue visualmente en la página…y significativo porque trata
exclusivamente un tema osubtema.

Desde el punto de vista formal tiene las siguientes características:

1. Comienza con letra mayúscula, a veces después de una pequeña sangría, y termina en punto y
aparte.

2. Las oraciones que lo conforman, en número variable, pueden ser simples, coordinadas y
subordinadas.

Desde el punto de vista conceptual, el párrafo se caracteriza por:

1. La íntima relación que existe entre todas las oraciones que lo conforman; es decir, todas las
oraciones se refieren al mismo asunto, visto desde la misma óptica.

2. El mensaje más importante puede aparecer disperso en todas las oraciones; pero por lo
general,

está sintetizado en una sola oración y las demás se encargan de sustentarlo.

En cuanto a la extensión, el párrafo moderno es breve; está formado por un número pequeño de
oraciones, cuatro o cinco, seis a los sumo. Resulta estimulante mezclar oraciones simples con
otras más

complejas. Un sinnúmero de oraciones simples y breves darían una impresión de aridez, en


tanto que

si son muy extensas y complejas podrían perjudicar la claridad y, por supuesto, le harían un
pésimo

favor a la precisión.

Te invito a leer con cuidado el siguiente texto para entender mejor la estructura del párrafo:

Cómo buscar información en la Internet

“Actualmente, nadie niega el potencial de Internet como instrumento de comunicación e


información. En la red está disponible un gran cúmulo de información; su volumen crece a una
velocidad impensable hasta hace pocos

años, de manera que empieza a ser indispensable tener la habilidad de encontrar determinados
datos en Internet, datos que, por su especificidad o por

el carácter de inmediatez con que se requieren, difícilmente encontraríamos

en otro lugar.

198 | el pÁrrafo

Bajo esta perspectiva, decidir cómo encontrar información resulta un reto.

Toda vez que los contenidos no están organizados en la Internet tal como

los requerimos, es útil determinar cuáles estrategias contribuirían con su obtención. Estudios
realizados han comprobado que principiantes y expertos

se comportan de forma diferente en la navegación para conseguir una información determinada,


y también en la posterior selección de la información

encontrada.

Efectivamente, se encontró que la búsqueda de información resulta más eficaz cuanto más
delimitado esté el tema. Se trata de garantizar que la documentación obtenida tenga como
núcleo el tópico alrededor del cual haremos

nuestra reflexión. Por consiguiente, un correcto plan propiciará el éxito más

que ninguna otra competencia, salvo aquella que nos lleva a determinar cuáles son los
documentos más confiables y pueden resultar de mayor provecho.

Ante la facilidad de publicación en la Web y la falta de edición de los contenidos que se publican,
es el usuario quien debe valorar el rigor y la fiabilidad

de la información hallada, evitando dudar de todo o creerlo todo, posturas

ambas que no le conducirán hacia resultados eficaces.

Al comparar la actitud de expertos y principiantes ante la búsqueda de información, se nota lo


siguiente:

1º Los navegadores expertos se basan en criterios como contenidos contrastables, los más
utilizados, autor, frecuencia de actualización. Los usuarios

principiantes se fijan menos en la veracidad de la información y más en el

tema de la búsqueda, y hacen la selección en base al título, el resumen y el

orden de aparición de los documentos, criterios que los expertos consideran

relevantes, pero que no sitúan como prioritarios.


2º Los expertos se ejercitan para ser críticos en el proceso de búsqueda de

información, lo cual requiere el adiestramiento que permite diferenciar la joya

de la bisutería. Entre los criterios más relevantes para la selección están: la

organización y estructura de la información, la objetividad, contenido contrastable con el que ya


se tiene, enlaces pertinentes y apropiados para acceder a otra información complementaria,
acceso a la dirección electrónica del

autor, seguridad del sitio; asimismo índice, resumen, comentarios del autor y

profundidad de la información.

No hay una receta definitiva para buscar información en un tiempo determinado y con una
calidad razonable. No obstante, se pueden implementar

estrategias para encontrarla. Una estrategia de búsqueda de información en

Internet debe basarse, como mínimo, en la definición clara y precisa de los

objetivos de la búsqueda (qué busco y por qué lo busco), la elección de los

sitios más adecuados (portales de las universidades y autores reconocidos),

análisis crítico de los resultados de la búsqueda (¿puedo validar esta información con la aportada
por otras fuentes?), además de la calidad y profundidad

de los contenidos localizados”.

Apuntes para el estudio del Español ( i y II ) | 199

Obviamente, con solo leer el título inferimos el tema del texto. En la primera lectura verificamos

que el autor expone la necesidad de contar con buenas estrategias de búsqueda para tener éxito
en la

Internet cuando se persigue conseguir información de calidad; lo que confirma la adecuación


entre el

título y el contenido.

Una lectura más analítica nos pone en una mejor situación, pues nos lleva a detectar qué
aspecto

específico del asunto expone el autor en cada párrafo. Y en este punto, tendremos la
oportunidad

de observar que un párrafo no es una sucesión de ideas con apenas conexión, sino que cada idea
es

desarrollada, sustentada o delimitada a través de otras ideas, lo que le confiere un acabado


íntegro denominado unidad de propósito.

Cuando nos fijamos en la estructura externa, vemos que el texto consta de siete párrafos, dado
que hay

seis estructuras que comienzan con mayúscula y terminan en punto y aparte; la última lleva un
punto

final. Cada una tiene cuatro o cinco oraciones, lo que le confiere una extensión intermedia.

En cuanto al contenido, cada párrafo da a conocer un punto de vista diferente, pero eso no lo
observamos a simple vista. Lo que sí observamos de un vistazo es que ninguno tiene sangrado,
sino que se

ha empleado la línea doble para indicar el paso de un párrafo al siguiente, lo cual ocurre en
muchos

textos modernos.

8.2 Cualidades del párrafo

Unidad de pensamiento, coherencia y énfasis son tres cualidades que debe

200 | el pÁrrafo

representativas del pensamiento que se quiere comunicar; y, finalmente, cuando se combinan


oraciones breves con extensas y se sustituyen las palabras repetidas por sinónimos.

8.3 La idea fundamental del párrafo

Ya sabemos que la idea fundamental del mensaje puede aparecer tanto sintetizada en una sola
oración,

como dispersa en todas las oraciones del párrafo. En este último caso las oraciones, todas,
tienen la

misma categoría y no existe entre ellas la clásica diferencia oración principal – oración
secundaria.

Veamos este párrafo:

“Hay una preparación artística, como hay una preparación para ser médico,

músico, aviador, político o comerciante. Porque todos sabemos algo de cualquier cosa; pero
saber, saber de veras, requiere una educación especial, una
técnica y una experiencia que afinen los sentimientos y hagan más amplio y

fructífero el campo de las relaciones profesionales. El crítico de arte, como

todos los otros profesionistas, necesita de este tipo de preparación”.

Si te pregunto cuál es la idea principal, probablemente me responderías que “el crítico de arte,
como

cualquier otro profesional, debe estar preparado para hacer bien lo que hace.” Pues bien, esa
idea no

está contenida en una sola oración, sino distribuida en las tres oraciones del párrafo casi a partes
iguales; por lo cual no hay oración principal, y las tres tienen la misma jerarquía.

Con mayor frecuencia, sin embargo, ocurre que la idea más importante aparece resumida en una
sola

oración. Esta oración es denominada temática, y su categoría es superior a las demás oraciones
del

párrafo, las cuales se encargan de ampliarla y sustentarla.

“La pintura se vale del color como elemento y vía de comunicación para expresar la belleza. La
pintura copia la naturaleza, pero luego la embellece y

transforma. Alguien, no recuerdo quién, opinó en el pasado que la pintura era

poesía muda”.

Si observas con atención, notas que la idea principal se encuentra concentrada en la primera
oración,

y que las dos siguientes se refieren a ella directa o indirectamente. Si elimináramos la primera,
las otras

dos carecerían de sentido. Y ciertamente, ahora se hace clara la diferencia que surge entre lo
fundamental y lo secundario, toda vez que lo fundamental sin lo secundario no sería tal.

Apuntes para el estudio del Español ( i y II ) | 201

8.5 La Oración Temática

La oración temática o tópica como también se le llama, es la que contiene el mensaje más
general; las

demás oraciones amplían su significado o lo precisan. La oración temática tiene la obligación de


aparecer literalmente expresada, palabra por palabra. Es decir, no se la puede inferir. Si hay que
inferirla,

significa que el párrafo carece de oración temática, que la idea principal ha sido expuesta en
todas las

oraciones del párrafo, y no en una sola.

En definitiva, la oración temática funciona como núcleo del párrafo y todas las demás oraciones,
en su

condición de secundarias, giran a su alrededor ilustrándola, explicándola, justificándola,


objetándola

o desarrollándola de alguna otra forma.

Observa este párrafo:

“Se consideran formas inferiores de la belleza lo gracioso y lo bonito. El diccionario de la lengua


llama gracioso a “lo que tiene cierto atractivo”, y bonito

a lo “primoroso y exquisito”. En realidad, se denomina gracioso a lo que atrae,

posea o no algún grado de belleza, y bonito a una especie de belleza diminuta, esto es, lo bello
en grado mínimo. Así pues, algo es gracioso cuando aún

siendo feo produce buen efecto, en tanto que lo bonito reside ante todo en la

forma”.

La primera oración de este párrafo es la más general, la más abarcadora. Es la oración temática;
ella

resume todo el contenido de esta estructura lingüística. La siguiente define algunos conceptos
encontrados en la principal.

8.6 Ubicación de la Oración Temática

La oración temática no requiere de una ubicación determinada en el párrafo. Puede ocupar el


principio, el medio o el final dependiendo de la impresión que el escritor quiera causar en el
lector. Sin

embargo, concuerdan los estudiosos, ubicarla al principio tiene grandes ventajas para quien
escribe y

para quien lee: obliga al que escribe a concentrar su atención en el asunto y a ser selectivo
respecto a la

información que ofrecerá. En cuanto al lector, constituye una economía de esfuerzo el conocer
desde

el principio con toda precisión cuál es el tema que se tratará. En los textos de carácter científico,
se da

preferencia a esta ubicación, lo que no ocurre en los textos narrativos.

¿Puedes ubicar la oración principal en el párrafo siguiente?

202 | el pÁrrafo

“Hay claras diferencias entre la sensación que nos produce lo bello y la que

sentimos ante lo sublime. Lo bello se revela en el equilibrio entre el fondo y

la forma; lo sublime supone un desequilibrio entre ambos por la superación

del fondo sobre la forma. Lo bello produce, sobre todo, satisfacción de orden

intelectual. Lo sublime supone un avasallamiento ante lo inconmensurable.

Ya decía Kant, el célebre filósofo alemán, que lo sublime sólo se halla en la

naturaleza. Por eso calificaríamos de bella una sinfonía de Mozart, a la Venus

de Milo, incluso a un mar en calma. Pero el efecto grandioso y profundo que

nos produce un mar tempestuoso o una noche estrellada solo lo podríamos

calificar de sublime”.

8.7 Identificación de la Oración Temática

Existen diferentes mecanismos para facilitar la identificación de la oración tópica en caso de


dudas:

1.-Cuando dos oraciones parecen tener la misma categoría se considera más importante la más

abarcadora, la que tiene más alcance; aquella que, de alguna forma, contiene a todas las demás.

2.- Si dos oraciones ofrecen ideas similares, se considera más importante la primera aparición y
la

segunda se toma como simple reiteración; y según el contexto se considerará como oración
secundaria de repetición o de explicación.

3.-Entre dos oraciones que guardan una relación de causa – consecuencia, se considera
fundamental la que contiene el efecto.
4.-Si con los recursos anteriores no se soluciona el problema, podemos eliminar una tras otra las

oraciones del párrafo, y cuando hayamos eliminado la principal, probablemente las demás
carecerán de sentido o disminuirán su significado.

Lee nuevamente este párrafo:

“Hay claras diferencias entre la sensación que nos produce lo bello y la que

sentimos ante lo sublime. Lo bello se revela en el equilibrio entre fondo y

forma; lo sublime supone un desequilibrio entre ambos por la superación del

fondo sobre la forma. Lo bello produce, sobre todo, satisfacción de orden

intelectual. Lo sublime supone un avasallamiento del ser ante lo inconmensurable. Ya decía Kant,
el célebre filósofo alemán, que lo sublime sólo se halla

en la naturaleza. Y es así que calificaríamos de bella a una sinfonía de Mozart,

a la Venus de Milo, incluso a un mar en calma. Pero el efecto grandioso y profundo que nos
produce un mar tempestuoso o una noche estrellada solo lo

podríamos calificar de sublime”.

Apuntes para el estudio del Español ( i y II ) | 203

Podemos darnos cuenta que el tema del párrafo es el efecto distinto que causa en nosotros la
belleza

y lo sublime. Evidentemente, la idea está resumida en la primera oración, la más abarcadora, la


más

general, lo que le confiere la propiedad de oración temática. Las demás oraciones la explican, la
justifican la ilustran.

8.8 Desarrollo del párrafo

Con la idea principal ya expresada en la oración principal o temática, se emprende la tarea de


desarrollar el párrafo, mediante el mecanismo de explicar, ilustrar, precisar el contenido. En otras
palabras, el

párrafo se desarrolla a través de las oraciones secundarias, cada una de las cuales recibe un
nombre

específico, dependiendo de su forma de modificar el contenido de la oración principal. Así, por


ejemplo, la oración que contradice total o parcialmente el contenido de la tópica, es una oración
secundaria
de objeción.

Es preciso poner de relieve que añadir ideas secundarias no es lo mismo que añadir ideas
superficiales.

Las oraciones secundarias tienen la función de facilitar la expresión de una idea en toda su
plenitud,

no de abultar la forma del texto. En un párrafo bien redactado nunca se podrá considerar trivial
la

aparición de las oraciones secundarias.

8.9 Tipos de párrafos

Hay tantas clases de oraciones secundarias como formas hay de sustentar y ampliar la oración
principal. El párrafo se califica de acuerdo al tipo de oraciones secundarias que en él
predominan. De esta

manera, si la oración temática es ampliada por el recurso de presentar pruebas que validan su
contenido, entonces tenemos un párrafo desarrollado por justificación. En esta oportunidad
estudiaremos las

oraciones secundarias que aparecen con más frecuencia:

< Oración secundaria de explicación: Se recurre a este tipo de oración secundaria cuando es
necesario

aclarar el mensaje transmitido en la oración temática. Es una especie de paráfrasis de la idea


contenida

en la principal. Por ejemplo:

“Escritor no es todo el que escribe; ni siquiera todo el que escribe bien. Escritor es aquel que
realiza la belleza por medio del lenguaje escrito, lo cual

requiere estilo, un modo propio de ver el mundo. Dentro del estilo, implícitamente se alude a
otras cualidades indispensables en el escritor: cultura, sensibilidad, buen gusto. Cultura en
cuanto calidad de la información que posee;

sensibilidad para intuir o percibir la belleza; y buen gusto para librarse de lo

que es grosero o dudoso”.

204 | el pÁrrafo

La última oración secundaria de este párrafo en aclarativa. Nótese que explica los elementos
nuevos
introducidos en lo que el autor considera indispensable para que se pueda hablar de estilo.

< Oración secundaria de especificación: Es la oración secundaria que precisa el contenido de la


oración principal cuando éste luce demasiado general. Es decir, en ella se delimita el alcance del
asunto

tratado.

“El existencialismo, corriente filosófica que dominó la segunda mitad del sigo

XX, es la expresión del desconsuelo de la humanidad. El ser humano se interesa, no por lo que
ve, de lo cual desconfía, sino por el significado de su misma

existencia. Sastre, Simone de Beauvoir, Miguel de Unamuno y Albert Camus,

son los principales representantes de esta corriente”.

Notamos al examinar el párrafo que la oración más abarcadora es la primera, y que en ella

Apuntes para el estudio del Español ( i y II ) | 205

que inician muy jóvenes sus relaciones sexuales y en las que mantienen contacto sexual con
distintos hombres. De modo que la precocidad y la promiscuidad favorecen el desarrollo ulterior
del cáncer del cuello del útero”. (Pedro

Tabuencia: Cómo descubrir el cáncer del útero, citado por Félix Fernández.)

La aseveración de que el cáncer del cuello del útero es uno de los más frecuentes en la mujer
constituye

la idea principal, que inmediatamente es validada a través de oraciones secundarias de


justificación.

< Oración secundaria de ejemplificación: Cuando el contenido de la oración temática se ilustra


con

casos reales o imaginarios, se está ejemplificando.

“En artes, los llamados Siglos de Oro suelen seguir a etapas de gran auge

económico o político de un país o coincidir con él. España, por ejemplo, produjo a Cervantes, a
Lope de Vega, a Calderón de la Barca, a Góngora y a Velásquez cuando se encontraba en la
plenitud de su poderío y era dueña del

mundo. Luego pasa el cetro a Francia. Racine, Moliere pertenecen a la Francia

vencedora de aquella época; igual que Shakespeare, el más grande trágico


del mundo moderno, corresponde al apogeo inglés en los tiempos de Isabel

I”.

< Oración secundaria de comparación: Se recurre a la comparación cuando la oración principal

ofrece una información abstracta y, para garantizar su comprensión, se presenta un caso


conocido por

el lector para señalar similitudes entre ambas. En el párrafo siguiente, la cuarta oración se refiere
a la

tercera por comparación:

“Evite la hipoglucemia. Con un nivel de azúcar demasiado bajo, las neuronas

mueren. Tenga presente que el principal combustible del cerebro es la glucosa. De la misma
manera que su vehículo apenas podría moverse si no le

pone gasolina, el cerebro trabaja al mínimo cuando el azúcar no le llega en

cantidad suficiente a través de la sangre. No deje que su cerebro se debilite,

y haga varias comidas pequeñas al día. Una sola, aunque sea muy abundante,

no es suficiente”.

206 | el pÁrrafo

< Oración secundaria de contraste: Es una comparación drástica, donde además de establecer
semejanzas entre los conceptos presentados, se indican las diferencias.

“A menudo se dice que el cuento es una novela en síntesis, y que la novela

requiere más aliento de parte del autor. La realidad es que son dos géneros

diferentes que requieren de una técnica distinta cada uno. El novelista crea

unos caracteres que a veces se le escapan de las manos, y los actores actúan

conforme a su propia naturaleza, lo que da como resultado que la novela

termine de un modo diferente a lo planificado. En el cuento no puede ocurrir

esto. El cuentista es el padre dictatorial de sus criaturas a las cuales no tolera

libertades o rebeliones”. (Juan Bosh)

< Oración secundaria causal: En este tipo de oración secundaria, muy frecuente, se presentan
las

razones o motivos que nos inducen a hacer afirmaciones en uno u otro sentido en la oración
principal.

“Cada escritor con personalidad trabaja para definir su estilo. En él se concentra su gracia y su
fuerza. El estilo es una especie de marca de fábrica. Por el

estilo se llega a conocer el temperamento, la educación, el grado de cultura

de quien escribe. Por eso, ya en el siglo XVIII, el escritor francés, Buffon, llegó

a decir que “el estilo es el hombre”.

La segunda y la tercera oraciones son causales. Si quieres le puedes agregar en tu mente el nexo
debido

a que o porque para que lo percibas mejor.

< Oración secundaria de consecuencia: Se presentan los resultados o efectos de las


aseveraciones contenidas en la oración temática o en secundarias anteriores.

El cuento es un género muy antiguo, y a través de los tiempos ha mantenido su influencia en el


desarrollo de la sensibilidad infantil. Por tal razón, el cuentista debería de sentir responsabilidad
no sólo

por lo que escribe, sino por lo que generan sus escritos en niños y adolescentes poco formados.

< Oración secundaria de detalles: Este tipo de oración secundaria es típico de las descripciones,
por

lo cual muchos la llaman “oración descriptiva”. Su función es ofrecer pormenores de un aspecto


cualquiera del asunto tratado.

“A la arquitectura la llamó el alemán Friederich Schlegel “música congelada”.

En ella todo es armonía, armonía permanente, armonía en conserva, congelada, estática. Su


instrumento es la forma; sus medios de expresión, los volúmenes y las masas”.

Apuntes para el estudio del Español ( i y II ) | 207

Otro párrafo desarrollado por detalles:

“Una mentalidad sin cultivar podrá reconocer belleza en las parábolas del

evangelio, en los cuentos de hadas o en las canciones populares, porque éstas le hablarán
directa o indirectamente a sus sentimientos. Pero no muchos
podrán juzgar con igual acierto ni sentir lo mismo ante un cuadro de Monet,

una sinfonía de Beethoven o una escultura de Miguel Ángel”.

< Oración secundaria por enumeración de circunstancias de tiempo: Es la oración característica


de

la prosa narrativa. En ella se presentan los hechos en el orden cronológico en que han ocurrido.
Los

artistas de la narrativa hacen verdaderas malabarismos con este tipo de oración secundaria.

“Aquél día Santiago se levanta sobre las cinco y media de la mañana para esperar el buque que
traía de paso al obispo. Había dormido poco y mal consecuencia de la borrachera del día
anterior. Despertó con dolor de cabeza. Tras

un rato se puso un pantalón y una camisa de lino blanco, un poco arrugada

porque no tenía almidón, eso porque venía el obispo… A las seis Santiago salía de su casa camino
al puerto. Mientras caminaba por la plaza veía todos los

desperdicios de la juerga y las botellas que se bebieron en la boda”.

< Oración secundaria de introducción: Es muy peculiar este tipo de oración secundaria, dado
que no

puede aparecer en un párrafo donde la oración principal esté localizada al principio. En ella se
hace un

planteamiento general que sirve de presentación a la idea fundamental. Observa el siguiente


párrafo:

“Muchos se plantean y no terminan de responderse, si el cine es arte por sí

mismo. El cine es arte; aunque, desde luego, no todo el cine lo es. En el cine

como en literatura hay gradaciones: existe un cine-arte puro, un cine-industrial y un cine que
halaga ciertas pasiones livianas. No puede considerarse artístico un cine que se conforma con
atraer un gran número de espectadores.

Al contrario”.

La primera oración presenta el tema del discurso, o lo que es lo mismo, hace una especie de
preámbulo

a la oración principal.

208 | el pÁrrafo
Apliquemos conocimientos gramaticales:

En el texto que aparece a continuación hay unos cuantos conectores subrayados. Di en cada caso
cuál

otro nexo lo puede sustituir. Luego, con cada sustituto, escribe una oración parecida a la que
contiene

el nexo original.

El arte de mantener el equilibrio.

“El equilibrio es la base de la armonía en todos los aspectos de la vida: en el

universo, en la naturaleza, en nuestra vida. Mantener el equilibrio requiere un

claro entendimiento, de la habilidad de discernir y tomar decisiones. Requiere

un intelecto claro, es decir, una perspectiva objetiva en nuestra actitud hacia

las situaciones y hacia los demás, particularmente, con las personas que forman parte de
nuestro entorno inmediato.

Hablamos, naturalmente, de equilibrio entre aspectos positivos, que llevados

a los límites pueden convertirse en nocivos. Por ejemplo, todos sabemos cuán

a menudo la tolerancia es una cualidad indispensable para evitar conflictos

y conservar la paz con nosotros mismos. Sin embargo, la tolerancia llevada a

los extremos puede convertirse en apatía, y entonces hace daño. La valentía,

esto es, el poder de afrontar con inteligencia las situaciones, es la cualidad

que sirve de contrapeso a la tolerancia, poder mismo que llevado a sus extremos se convierte en
falta de tolerancia”.

(Extraído del El potencial del pensamiento positivo de Anthony Strano)

1. ___________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________

2. ___________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________

3. ___________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________

Apuntes para el estudio del Español ( i y II ) | 209

Para aumentar el vocabulario, busco en el diccionario las siguientes palabras, y luego

encuentro dos sinónimos y dos antónimos para cada una. Por último, las empleo en

oraciones tratando de incluir en cada una por lo menos la palabra original más un

sinónimo y un antónimo.

1º.- Idóneo: __________________________________________________________

2º.- Conspicuo: _______________________________________________________

3º.- Existencial: ________________________________________________________

4º.- Rector: ___________________________________________________________

5º.-Óptica: ___________________________________________________________

Resumen de la Unidad VIII

El párrafo es una estructura lingüística intermedia entre la oración y el texto. Suele ser definido
como

la oración o el conjunto de oraciones que tratan un aspecto de un tema. Desde el punto de vista

conceptual, el párrafo se caracteriza por la íntima relación que existe entre todas las oraciones
que lo

conforman; es decir, todas las oraciones se refieren al mismo asunto, visto desde la misma

210 | el pÁrrafo

no existe entre ellas la clásica diferencia oración principal – oración secundaria. Con mayor
frecuencia,

sin embargo, ocurre que la idea más importante aparece resumida en una sola oración. Esta
oración

recibe el nombre de “Oración Temática” y su categoría es superior a las demás oraciones del
párrafo,

las cuales se encargarán de ampliarla y sustentarla.

De manera que el párrafo se desarrolla a través de las oraciones secundarias, las cuales tienen la
función
común de sustentar el contenido expresado en la temática. Ahora bien, cada una recibe un
nombre

específico, dependiendo de su forma de ampliar contenido de la oración principal, por ejemplo,


la

oración que contradice total o parcialmente el contenido de la principal, es una oración


secundaria de

objeción.

Hay tantos tipos de oraciones secundarias como formas de desarrollar el párrafo: por causa
consecuencia, por justificación, por ejemplificación, por detalles, por explicación, y muchas
otras.

Salvo que te indique lo contrario, los párrafos que ilustran los diferentes tipos

de oraciones secundarias, fueron extraídos del texto Breve tratado de literatura general de Luis
Alberto Sánchez, 1972. Algunos fueron sometidos a

modificaciones diversas. Disfrútalos.

Apuntes para el estudio del Español ( i y II ) | 211

Bibliografía para la Unidad VIII

1.- Alvino Romero, S. (2006). Manual práctico de redacción general. Tercera Edición. Santo
Domingo, RD. Editorial Búho.

2.- Cassany, D. (1993). La cocina de la escritura. Barcelona: Editorial Anagrama.

3.- Espinal, Olga; Abreu, Fabio; García, Remigio. (2007).Lengua española básica. Serie de textos

universitarios. Volumen I. República Dominicana: Editora Búho.

4.- Fernández, F. (1983) Lectura y redacción. Santiago, República Dominicana. PUCMM,

5.- García Molina, B. (2012). Redacción. Métodos, organización y expresión del pensamiento. 10º

edición. Surco. Santo Domingo, República Dominicana: Editorial Surco.

6.- García Molina, B., Núñez, R .S.; de los Santos, J. (2006). Morfosintaxis funcional del español.

Teoría, análisis, producción. Sexta edición. Santo Domingo, República Dominicana: Editorial

Surco.

7.- Maqueo, A. M. (2000). Redacción. México: Editorial Limusa. Grupo Noriega Editores.
8.- Sánchez, L. A. (1972). Breve tratado de literatura general. 19º edición. España: Ediciones

Rodas, S. A.

9.- Sánchez Lobato, J. (Coordinador) Cervera Rodríguez, A.; Hernández García, G. y Pichardo
Niño, C. (2006). Saber escribir. Madrid: Santillana Ediciones Generales, S. L. Editorial

Aguilar.

Actividades del párrafo

I. Ejercicios de asimilación.

Los ejercicios de asimilación tienen como objetivo ponerte en situación de “darle vueltas al
material”,

hacerlo conocido, volverlo amigable. Aún no se trata de ver tus destrezas intelectuales o tu
capacidad

de aplicación. Eso llegará más adelante en la medida en que releas y vuelvas a leer, y se produzca
la

internalización del contenido.

212 | el pÁrrafo

Contesta.

1.- Ofrece tu propia definición de párrafo tomando en consideración tanto los aspectos formales

como los conceptuales.

2.- Indica cuáles son las formas fundamentales en las que se suele desarrollar el párrafo