You are on page 1of 1

PRODUCCIÓN INDUSTRIAL DE SULFATO DE COBRE PENTAHIDRATADO.

Proceso del Dominio Público. 14 de marzo de 2019.

1) Identificación de la sal y usos.


El sulfato de cobre es la sal que se obtiene mediante la oxidación de cobre con ácido sulfúrico;
se emplea como sal pentahidratada, sobretodo en la agricultura, como agente fitosanitario. El sulfato de
cobre, tiene una tonalidad azul clara característica que se vuelve más oscura con la concentración.
Al calentar esta sustancia por encima de 100ºC esta se volverá de color blanco, ya que pierde las moléculas
de hidratación. Como subproducto de la reacción de formación de la sal se desprende hidrógeno.
Cu + H2SO4 CuSO4 + H2
La producción de sulfato de cobre se realiza por una reacción directa de oxidación del cobre, sea puro o
proveniente de chatarra de desperdicio de otras aplicaciones industriales, empleando una solución de ácido
sulfúrico como reactante. El proceso se realiza de manera intermitente.

2) Almacenamiento y alimentación del metal.


El proceso inicia con el acopio de materias primas localmente y el almacenamiento de chatarra, mineral seco o
desperdicios de cobre provenientes de otras industrias manufactureras. Se almacena a granel en un espacio seco
y a continuación se procede a la selección visual de las piezas y fragmentos aceptados. Se procede a la
alimentación de la materia prima a un molino de fragmentación, para obtener fracciones gruesas, de
aproximadamente 2”, las cuales se pasan a una tolva de acero mediante el uso de un elevador de cangilones.
3) Dosificación del material a procesar.
Para llevar un balance de materiales y el control preciso del proceso, se emplea una báscula, con su
correspondiente registro de cargas.
4) Reacción.
La materia prima metálica se alimenta a un reactor de acero inoxidable en donde el cobre se pone en contacto
con el ácido sulfúrico (grado técnico) en solución 0.2 N y se procede al calentamiento del reactor por medio de
quemadores de gas externos, manteniendo la mezcla en ebullición durante 3 horas, al cabo de las cuales se
revisa si en el reactor aún quedan fragmentos sin reaccionar. El hidrógeno generado por la reacción se
transporta hasta un quemador exterior a la planta, a fin de evitar la posible formación de una atmósfera
explosiva, con riesgos tanto para los operarios como para las instalaciones. La solución de sulfato de cobre, que
se identifica por un color azul cobalto intenso, se almacena en un tanque intermedio, de acero inoxidable, en
donde se mantiene caliente.
5) Evaporación y sobresaturación de la solución.
Posteriormente, se separan los fragmentos de metal que no han reaccionado, los cuales se recirculan para ser
alimentados al reactor. Empleando un evaporador de triple efecto, se concentra la solución hasta lograr la
sobresaturación.
6) Cristalización.
La solución sobresaturada se pasa a una serie charolas para permitir el tiempo necesario en que la solución se
enfría y aplicando diminutos cristales de sulfato de cobre previamente preparados en el laboratorio y que se
emplean como “semilla” se permite la cristalización por 48 horas.
7) Separación de cristales.
Se procede a la separación de los cristales por medio de una criba y el líquido sobrenadante se recircula al
equipo de evaporación para mezclarse con solución madre para su evaporación parcial y sobresaturación.
8) Secado y molienda.
Los cristales húmedos se pasan a un secador de banda en donde una corriente de aire a temperatura ambiente les
elimina la humedad superficial. Posteriormente se transportan hasta un molino triturador (de martillos de acero
inoxidable) donde cada uno de los cristales se subdivide, hasta obtener un polvo casi blanco, con partículas de
tamaño equivalente a malla 60.
9) Envasado.
Por último el sulfato de cobre pentahidratado se envasa en bolsas de polipropileno mediante una unidad
automática MINI-PAQ, Modelo MP-1, la cual cuenta con un dispositivo de dosificación, que permite envasar
bolsas de 1 Kg para enviarlas a su venta en las distribuidoras de agroquímicos.