You are on page 1of 6

INTRODUCCION

Paralelamente al esquema tradicional de contratación, conocida como paritaria o negociada


porque el contenido del contrato era elaborado por las partes contratantes sobre una tavola di lavoro
haciendo uso de su libertad contractual, en las últimas décadas, acorde con las constantes
transformaciones y adecuaciones del derecho a los cambios tecnológicos, se ha desarrollado una nueva
modalidad contractual, denominada contratación en masa, en serie o estandarizada, cuyos destacados
exponentes son los contratos celebrados por adhesión y los estipulados a través de cláusulas generales. A
la vista de esta experiencia, se ha dicho que los viejos contratos negociados son acordados casi
«artesanalmente» por los contratantes, y cuyo desfase respecto de la realidad del mercado de hoy, es «una
adquisición definitiva de la cultura jurídica».
Los contratos en serie (serienvertrag) o contratos en línea (reihenvertag), denominaciones éstas
propuestas para superar aquella de contratos en masa, están ligados con las exigencias de programación
empresarial propias de la producción moderna a gran escala de bienes o de servicios, del comercio a gran
escala, de la actividad de los bancos, de las empresas de seguros, de los entes distribuidores de servicios
públicos. Como los bienes o servicios son producidos o son distribuidos según procedimientos de
producción o distribución uniforme, del mismo modo vienen reguladas las relaciones contractuales con
los consumidores de los productos o con los usuarios de los servicios, esto es, de manera uniforme. El
nexo entre producción y distribución a gran escala y contratación uniforme es, de por sí, evidente: la
empresa que produce o distribuye a gran escala debe poder conocer, con anticipación, cuáles deben ser el
precio y las condiciones de venta de los propios productos, para organizar y programar la actividad de
producción y distribución.

Del par de pinceladas hechas sobre el manto de la contratación estandarizada, podemos deducir
que hay muchas aristas todavía que esperan ser estudiadas; dos de ellas atraen nuestra atención en esta
oportunidad: de un lado, la noción de contratos de adhesión, de cláusulas generales de contratación y sus
respectivas diferencias, y, del otro, sus reglas de interpretación. Por responder a un formato distinto de
celebración, esta forma contractual necesitaba contar con sus propias reglas de interpretación. En efecto,
eso fue lo que sucedió: la doctrina y la legislación comparada se encargaron de realizar ese trabajo, como
veremos a continuación.
Nos interesa estudiar las reglas de interpretación de esta clase de contratos porque somos
conscientes que la interpretación constituye la operación jurídica básica dentro del ámbito de la
aplicación del derecho; ya que sólo puede ser debidamente aplicado lo que es comprendido en su propia
razón de ser. La interpretación es una actividad de conocimiento referida a la norma aplicable al caso
concreto; la aplicación, por su lado, es una actividad dirigida a determinar los efectos y consecuencias
jurídicas que produce la norma que corresponde. La interpretación es, ante y sobre todo, una «atribución
de sentido» o de «significado», que opera sobre la realidad, sobre los fenómenos, sobre los sucesos, sobre
las sensaciones y sobre una comunicación significativa ya producida. Se trata, pues, de una operación
lógica indispensable para que la declaración o el comportamiento consiga el efecto que el ordenamiento
jurídico da a la intención del sujeto declarante. La interpretación contractual es, en definitiva, la actividad
lógica encaminada a buscar y fijar el significado de las manifestaciones de voluntad con el fin de
establecer su contenido.

En términos generales, interpretar significa escrutar un hecho para reconocer su valor. En el caso
del contrato, el hecho a escrutar es la manifestación, y el valor a reconocer, la intención. Interpretar no es
sólo volver a conocer una manifestación del pensamiento, sino volver a conocerla para integrarla y
realizarla en la vida de relación: se integra mediante un momento cognoscitivo y otro reproductivo o
representativo. El destino de la interpretación será siempre una diagnosis jurídica.

1. CONTRATACIÓN EN MASA
El tratadista patrio, Manuel De La Puente y Lavalle sostiene que, frente a los requerimientos del tráfico
masivo la contratación en masa se presenta como un sistema de contratación que permite reducir al mínimo
las tratativas del contrato. Agrega el maestro, que éste fenómeno jurídico no tiene por finalidad la
"protección al cliente o consumidor sino de atención a las necesidades impostergables de dicho tráfico,
que requieren de un sistema legal que permita concertar simultáneamente una gran cantidad de transacciones
con gentes que se encuentran en similares condiciones en lo que respecta a la provisión masiva de bienes y
servicios‖.
Agrega además que "Lo que se busca con la contratación masiva es agilizar la celebración de contratos de
manera tal que, sin suprimir el consentimiento, pueda alcanzarse muy rápidamente el acuerdo contractual
mediante la reducción del ámbito de las negociaciones
La contratación masiva no es un nuevo contrato, es un fenómeno jurídico que aparece ante la necesidad
urgente de agilizar el intercambio masivo de bienes y servicios, y que como consecuencia de ello se
ha consolidado en un nuevo sistema de contratación. Debemos diferenciar la contratación masiva con
un contrato celebrado con la masa; el primero comprende todos los contratos celebrados entre cada
uno de los predisponentes y los adherente, en el segundo se realiza un solo contrato. En tal sentido, en
el sistema de contratación masiva se utiliza cuantitativamente un contrato típico o atípico- para lograr el
intercambio a gran escala de bienes y servicios.
EL ejemplo clásico lo constituye el caso del transporte terrestre de pasajeros, donde se celebrará tantos
contratos como pasajeros utilicen el servicio, en tal sentido; un vehículo con una capacidad de cincuenta
pasajeros celebrará cincuenta contratos de transporte, uno con cada usuario.
8.1.- LA CONTRATACIÓN MASIVA. NATURALEZA JURÍDICA. FINALIDAD,
FUNCIONES Y MODALIDADES
Señalan los estudiosos que la contratación masiva, concebida como un nuevo sistema de contratación, tiene
una naturaleza de carácter contractual, ya que, las personas quienes en ejercicio de su autonomía privada
concedida por el ordenamiento jurídico, crean, regulan, modifican o extinguen relaciones jurídicas de contenido
patrimonial.
La finalidad de este sistema de contratación consiste en agilizar el intercambio masivo de los bienes y
servicios reduciendo al máximo los costos de transacción de los contratos que se celebren y permitiendo que
un número cada vez mayor de personas pueda acceder al consumo o utilización de los bienes y servicios.
En consecuencia, la contratación masiva cumple con funciones de carácter jurídico, social y económico.
La función jurídica de la contratación masiva es permitir el tráfico masivo de los bienes y servicios.
Recordemos que en una economía libre de mercado los bienes y servicios deben intercambiarse
eficientemente y la contratación masiva es el vehículo que permite lograr tal propósito.
La función social puede observarse desde el momento que todos los individuos de una sociedad pueden
acceder a ese intercambio masivo de bienes y servicios, sin distinción alguna.
Finalmente, la contratación masiva cumple una función económica ya que reduce
los costos de transacción en la celebración de los contratos entre predisponentes y adherentes
ALFREDO BULLARD, en su obra ―Análisis económico del Derecho‖, señala que
―los costos de transacción son los costos de celebrar un contrato, y que en ciertas circunstancias son tan altos
que pueden evitar que se perfeccione el acuerdo, o llevar a que éste se perfeccione en términos ineficientes‖.
Según BULLARD, la idea básica del concepto de costos de transacción consiste en que usar el sistema
contractual cuesta; es decir, que el uso del mercado contractual no es gratuito. Celebrar cada contrato
implica incurrir en una serie de costos que deberán analizarse con la finalidad de que los beneficios
obtenidos sean superiores, pues muchas veces puede ocurrir que los costos son mayores y no despreciables
y, por lo tanto, hacen que la solución contractual sea inviable o ineficiente. La figura de los costos de
transacción serán de vital importancia para demostrar como la contratación masiva ha generado una crisis
dentro de la estructura de la teoría clásica del contrato.
Ahora bien, las modalidades contractuales de la contratación masiva incorporadas en el Código Civil peruano
de 1984 son: el contrato por adhesión, los contratos celebrados sobre la base de cláusulas generales de
contratación y los contratos de hecho.
No existe uniformidad en la doctrina peruana al respecto. Así tenemos que un grupo de tratadistas como Max
Arias-Schreiber; Carlos Cárdenas y Alfredo Bullard señalan que las modalidades de la contratación masiva son
los contratos por adhesión, las cláusulas generales de contratación y los contratos de hecho o conductas sociales
típicas.
En cambio, para el maestro Manuel De La Puente la modalidad típica de la contratación masiva son las cláusulas
generales de contratación.
En la actualidad, la contratación masiva es inevitable y más aún en nuestra sociedad donde casi todos los bienes y
servicios se encuentran en el mercado y su demanda es incuestionable. Son ejemplos prácticos las diversas
operaciones en entidades bancarias, supermercados, restaurantes, librerías, colegios, universidades, hoteles,
parques de diversiones, playas de estacionamiento, salas de cine, la variedad de contratos de transporte
terrestre, de seguros, entre otros muchos.
El maestro De la Puente y Lavalle, nos enseña que ―la realidad indica que la contratación masiva juega un
rol importante en el tráfico comercial y en el intercambio de bienes y servicios; se pregunta: ―¿el legislador ha
respondido a esta realidad, ha regulado adecuadamente a esta nueva forma? Creemos que no. No cabe duda
de que la finalidad, las funciones nociones y las modalidades contractuales de la contratación masiva son
distintas al esquema del contrato clásico o tradicional. Es en esta perspectiva que la contratación masiva ha
ocasionado lo que podemos denominar como la crisis de la teoría clásica del contrato‖.
8.2.- FORMAS DE CONTRATACIÒN MASIVA
Nuestra legislación contempla como formas de contratación masiva, al contrato por adhesión y las cláusulas
generales de contratación.
8.2.1.CONTRATO POR ADHESIÓN
Es aquel contrato por el cual una de las partes pierde la facultad de negociación; en consecuencia su
contraparte, que es ―la mas fuerte‖, determina totalmente el contenido contractual; ―la parte débil‖ solo tiene
dos opciones, o acepta en su totalidad el contrato que le presentan, o lo rechaza.
Características
Una de las partes establece los términos en los cuales debe celebrarse el contrato y realiza un esquema de
acuerdo con ellos. El destinatario sólo tiene dos alternativas: celebrar el contrato adhiriéndose a todas las
condiciones establecidas o abstenerse a celebrarlo.
No existe negociación entre las partes. Esta forma de contratación significa una modificación de la estructura del
contrato establecido por el sistema clásico, pues determina la eliminación de la negociación.
El esquema del contrato se encuentra constituido por un conjunto de cláusulas o estipulaciones.
La propuesta se encuentra determinada por un todo unitario que se encuentra dirigido a un conjunto
indeterminado de personas.
Finalidad
El contrato por adhesión pretende facilitar la contratación en masa, disminuyendo los costos que significaría
su realización del acuerdo con el sistema clásico de contratación; el consumidor puede celebrarlo o abstenerse
de hacerlo; sin embargo, no existe posibilidad alguna que negocie sus términos.

8.2.2. CLÁUSULAS GENERALES DE CONTRATACIÓN


Son un conjunto de disposiciones declaradas unilateralmente por el proponente, que reúnen pautas genéricas y
abstractas, que se dan a publicidad, con el objeto de convertirse en base, para la celebración de una serie de
contratos individuales.
Estas cláusulas forman parte integrante de los contratos individuales en el momento que estos se celebran.
Se pueden dar en el transporte marítimo, y en los seguros. Las cláusulas generales son formuladas antes de
la realización del contrato; de este modo fijan de manera abstracta y general el contenido, principal o accesorio,
de una serie de contratos individuales a los que se ajustan. Estas cláusulas son vinculantes en caso se celebre
el correspondiente contrato individual.

Un ejemplo de cláusula general de contratación lo dan las empresas


inmobiliarias, cuando elaboran un sistema abstracto que se agrega a cada contrato de compraventa para que
automáticamente tenga aplicación
Características
Predisposición. Una persona elabora los términos que se propone para que figuren como parte integrante de
un número indefinido de contratos. Se fija unilateralmente reglas que no tienen aplicación actual sino que
regirán los contratos singulares que se celebren en el futuro. La redacción de las cláusulas es previa a la
negociación de los contratos particulares que se van a celebrar basándose en ellas.
Generalidad y Abstracción. La generalidad debe ser entendida como la posibilidad de aplicar las cláusulas
a una serie indefinida de contratos singulares sin desnaturalizarlos, aun cuando cada uno de estos tengan
elementos propios. La abstracción significa que las cláusulas son concebidas sin pensar en una relación
concreta, es decir, no se toma en consideración la personalidad de las contrapartes de los futuros contratos, ni
la relación jurídica particular que van a crear tales contratos.
Clasificación
Se clasifican en:
Públicas y Privadas. Las primeras son redactadas por una entidad pública, en los contratos en los que
intervienen el Estado, y las segundas son redactadas por los particulares.
Principales y Accesorias. Las primeras se refieren a los elementos esenciales del contrato, mientras que los
segundos recaen sobre los elementos de segundo orden que van a garantizar el cumplimiento de las primeras.
Ej. Garantías, riesgos, competencia.
Neutrales y Vejatorias. Las neutrales son aquellas cuyo contenido no favorece especialmente a una de las
partes; en cambio, las vejatorias son las que buscan colocar a la contraparte en una situación de inferioridad,
que haga más débil su posición.
Las diferencias entre ambas son las siguientes:
1).- El Contrato por Adhesión es un contrato, o sea tiene fuerza obligatoriapara ambas partes contratantes por
el hecho de su declaración.
La cláusula general de contratación es una declaración unilateral del predisponerte que, de por si, no tiene
en su momento de su redacción fuerza obligatoria alguna para la otra parte. Solo adquirirá obligatoriedad
cuando el predisponerte celebre el futuro contrato particular con esa parte.
2. El Contrato por Adhesión se caracteriza por la sumisión de una parte a la voluntad de la otra. Esta
sumisión se produce tanto en un contrato singular, con términos propios, como en la contratación en
serie, con condiciones comunes para todos los contratos de la serie.
Lo que caracteriza a la cláusula general de contratación no es la adhesión, la que es meramente
circunstancial y en algunos casos no existe. No puede decirse, por lo tanto, como regla general en el Derecho
Peruano y algunos otros derechos, que se trata de un contrato por adhesión a cláusulas generales de
contratación. La esencia de la cláusula general
3).- El contrato por adhesión es el fruto del ejercicio del poder. Quien por razones de ocupar una situación
de monopolio, de privilegio u otra que conlleve la posibilidad de forzar la voluntad de la contraparte, so pena de
privarla de un bien o servicio necesario para ésta, no vacila en usar del contrato para manifestar ese poder y
contratar en las condiciones que él desea.
Las cláusulas generales de contratación responden a la celeridad del tráfico masivo de bienes y servicios. El
predisponerte no suele encontrarse en situación de monopolio; por el contrario, la mayoría de las veces
interviene en una despiadada competencia de suministro de bienes o servicios, que permite al cliente elegir entre
los competidores. El predisponerte utiliza las cláusulas generales para ganar tiempo, que no puede perderlo
en tratativas sobre condiciones que, por ser propias o adecuadas a la naturaleza del negocio y a las
peculiaridades del mercado, deben regir necesariamente en su contratación.
4).- La oferta del contrato por adhesión cubre toda el área contractual. La contraparte no interviene en la
modelación del contrato, perdiendo totalmente su libertad de configuración interna.
Las cláusulas generales de contratación solo abarcan determinadas condiciones del contrato, dejando a las
partes en libertad de negociar los elementos propios de cada contrato particular.
Pese a estas diferencias existe un elemento común al contrato por adhesión y a las cláusulas generales de
contratación, y es su rigidez en el sentido de ser inmodificables. Formulada la oferta del contrato por
adhesión o predispuestas las cláusulas generales de contratación no cabe introducir variaciones en ellas

RESCISIÓN DEL CONTRATO


Artículo 1370.- La rescisión deja sin efecto un contrato por causal existente al momento de celebrarlo.
1. CONCEPTO
La rescisión es el acto por el cual, mediante sentencia judicial, se deja sin efecto un contrato válido por
causal existente al momento de su celebración.
En términos generales es definida como el remedio que la ley prevé para tutelar la libertad contractual
cuando se está en presencia de una situación de aprovechamiento de una de las partes contratantes que
determina que la otra asuma obligaciones en condiciones inicuas1.
RESOLUCIÓN DEL CONTRATO
Artículo 1371.- La resolución deja sin efecto un contrato válido por causal sobreviniente a su
celebración.
1. CONCEPTO
La palabra resolución (del latín resolutio) significa deshacer, destruir, desatar, disolver, extinguir un
contrato.
La resolución deja sin efecto, judicial o extrajudicialmente, un contrato válido por causal sobreviniente a
su celebración que impide que cumpla su finalidad económica.

LINKOGRAFIA:
http://cybertesis.unmsm.edu.pe/bitstream/handle/cybertesis/1185/Cordova_cy.pdf?sequence=1
https://www.derechoycambiosocial.com/RJC/Revista9/adhesion.htm
https://es.slideshare.net/lxjosephxl/contratos-en-masa

POR REVISAR:

https://legis.pe/contratacion-consumo-civil-apuntes-contrato-adhesion-clausulas-generales-contratacion/