You are on page 1of 16

Temática abordada en "LA NUEVA GESTION PUBLICA"

a) Tecnología
b) Recursos humanos
c) Relación entre política y burocracia
d) Relación entre organismos y ciudadanos
e) Normativa: procesos y procedimientos

1) ¿Cuáles considera prioritarios como ejes para la nueva reforma en la


organización y porqué?

2) ¿Incorporaría otras variables para mejorar o cambiar la gestión?


¿Cuáles?

------------------------------------------------------------------------------------------------------

1
LA NUEVA GESTION PUBLICA EN MATERIA DE SEGURIDAD EN LA
PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Alejandro R. Alvarito

I. Introducción.
Todo acto de gestión según el diccionario, implica administrar y
realizar diligencias conducentes al logro de un asunto público o privado.
Según Manuel Ossorio, dentro de los públicos, o sea los que desarrolla el
Estado, algunos autores distinguen entre actos de imperio y actos de
gestión, sea que les corresponda aplicar el derecho público o el privado.
Otros opinan que esta división no es sustentable, por cuanto el Estado
cuando actúa en tanto autoridad o en función de gestión, nunca lo hace en
miras de un interés propio, como lo es de esperar de un particular.
En su origen histórico el Estado o Sociedad política se caracterizó
como un nucleamiento exclusivamente dedicado a la defensa, las relaciones
exteriores, el gobierno y la seguridad pública. Desde sus comienzos, ejerció
monopolio del uso de la fuerza pública, cuando reemplazó -primero fundado
en normas morales, luego a través del derecho positivo- a la venganza
privada por la vindicta publicae. La Seguridad pública, fue y sigue siendo un
servicio estatal indelegable, pero no por ello inmune a los cambios y nuevos
lineamientos de la Nueva Gestión Pública (NGP), mayormente a instancias
de los Estados Unidos (La Nueva Gestión Pública, Andrea Lopez, pág. 10).
Hoy el Estado no es más aquella primitiva y originaria sociedad política
aislada. La realidad mundial es una comunidad global, contenedora de
Estados, entidades supranacionales y subjetividades internacionales ( 1),
mayormente de orden político y financiero. El Banco Mundial "recomienda"
procesos de modernización del Estado a fin de insertar a éste en el contexto
económico mundial. De hecho se apunta a la ampliación de la capacidad
---------------------------------------------------
(1) Halajczuk, Bohdan en su obra “Derecho Internacional Público” distingue la denominada “subjetividad
internacional” a modo de subjetividad plena con finalidad de tipo político, que poseen todos los organismos
internacionales, respecto de aquellos organismos exclusivamente económicos. Rizzo Romano, Alfredo H. “Manual
de Derecho Internacional Público”. Ed.Plus Ultra. 1981. Pág.333.

2
institucional y eficacia de la acción estatal,..."para el buen funcionamiento de
los mercados...". Esto según Bresser Pereira (ob.citada, pág. 7) en principio
requirió conforme a la agenda del Banco Mundial en el orden financiero
mundial, estados mínimos y servicios públicos no deficitarios. La variable
resultado en términos de eficiencia, en materia de seguridad, no puede
limitarse a índices de delincuencia, o cantidad mensual de funcionarios
cesanteados, por cuanto la seguridad, como bien público provisto por la
Provincia, posee un valor real, pero condicionado a otros de diversa índole, e
insusceptible de ser tarifado. De manera tal que, en esta problemática, antes
de analizar el caso particular tomado como objetivo del estudio de campo,
conviene aclarar que la extrapolación del management con sus soluciones
de mercado orientadas al usuario o consumidor, resulta ser inadecuada en
algunos aspectos e insuficiente en otros, en función del acotado fin
(económico) del buen funcionamiento del mercado. No obstante ello, siendo
que el Estado posee un carácter instrumental hacia el Bien Común, siempre
debe adaptarse y modernizarse -aún se trate de recetas de mercado-
siempre que en pos de los nuevos fines se obtenga el resultado técnico
esperado -directo y de corto plazo- respecto del servicio ofrecido y el
correlativo -indirecto y de largo plazo- de relegitimación social de la imagen
del funcionario y de su uniforme.

II. Organización de referencia: antecedentes del caso.


En el caso particular de este trabajo, la organización a tomar como
punto de partida para el análisis, es la ex Policía de la Provincia de Buenos
Aires. Desde hace ya casi diez años, en materia de seguridad provincial y
concretamente el caso de la Institución policial, ha sido objeto de cambios
que en un primer período obedecieron a medidas de reacción, como el caso
de "purgas generalizadas" de la cúpula de mando, con motivo de sucesos
policiales de amplia repercusión pública (caso Cabezas, enero de 1997 y la
"maldita policía"), que luego fueron dando a lugar a una verdadera reforma y
acción modernizadora de todo el aparato estatal y sus organismos
específicos, ante la gran demanda social de ese momento. En ese contexto,
inmerso en un estado de "cuasi-emergencia", hablar de eficiencia

3
institucional, significó transitoriamente el logro -no menor- de erradicar la
corrupción y el abuso funcional, necesidad evidenciada en una consecuente
y previsible depuración de los cuadros, una reformulación de los programas
de formación y capacitación del recurso humano, pero soslayando en la
coyuntura otra serie de cuestiones tales como reasignación de tareas en lo
operativo-preventivo, desafectación del personal de las funciones
administrativas, modernización y equipamiento tecnológico, supresión de lo
duplicado u obsoleto.
Las viejas concepciones del organigrama tradicional -esencialmente
verticalista, corporativo, sin oficinas con suficiente autonomía orgánica-
establecieron y conformaron un sistema cerrado, de "direcciones"
dependientes entre sí pero no en el sentido coordinativo, sino al modo de
intercambio de influencias, con profusión de lazos de amiguismo y
padrinazgo, en muchos casos en el marco de una -deliberadamente-
distorsionada concepción del espíritu de camaradería. Un sistema con
muchos errores, tal vez desde su misma concepción, que en su
implementación en los cuadros jerárquicos intermedios y bajos, como en la
supervisión y dirección en las planas más altas y de decisión política, acabó
por devenir obsoleto en función de los objetivos fijados, con las
consecuencias de la -resistida pero impostergable- intervención de la Policía
como Institución, tal como venía funcionando.

III. Temática abordada en trabajo "La nueva Gestión Pública"


a) Técnicas del management:
Toda etapa o intento de transformación, en los anteriores gobiernos
provinciales, casi siempre se redujo a cambios o la implementación de nuevo
equipamiento tecnológico, sin llegar a la aplicación de nuevas técnicas de
gestión, manteniéndose las viejas estructuras. En la reforma posterior a la
disolución de la Institución, se aplican técnicas de planificación estratégica,
dirección por objetivos, con oficinas identificadas con las respectivas
misiones. También se establecen direcciones por funciones específicas. En
el ámbito de la formación inicial y capacitación profesional, se procura con
los nuevos programas el desarrollo de actividades directivas, formando al

4
personal en la toma de decisiones. Se han incorporado en forma directa las
ventajas de los sistemas de información y la dirección de operaciones. Tras
la disolución del ente Policía (art. 1 ley 12155/98) se operó una
descentralización burocrática y operacional, en 18 nuevas policías, con la
aspiración de una ..."progresiva autonomía funcional, administrativa y
financiera"... (art. 22º ley 13482 de Unificación de normas de Organización
de las Policías, que deroga Ley 12155).
En lo que respecta al control de gestión, antes interno y orgánico, ha
habido todo un proceso de adaptación creativa y reconceptualización
innovadora, evidenciada en los cambios orgánicos e institucionales
producidos. Siguiendo a Metcalfe, a través de iniciativas de innovación más
que de imitación aplicables en el plano de la Macrogestión (ob.cit.,pág.15.),
el viejo esquema de control de gestión, de estar tradicionalmente a cargo de
una dirección dentro del organigrama interno de la fuerza y con personal de
la misma categoría (agrupamiento, escalafón) ha pasado a quedar ahora a
cargo de un organismo autónomo formal y funcionalmente: la Auditoria
General de Asuntos Internos, conformado por personal civil de abogados
auditores e inspectores, con amplias facultades de investigación y
sancionatorias administrativas, con medios, espacio físico y reglamentación
orgánica propios (Creado por ley 13204/04, art.3). Organismo respecto del
cual y de conformidad con el Acuerdo Marco de Cooperación
Interinstitucional, celebrado el día 20 de agosto de 2003, entre el Gobierno
de la Provincia de Buenos Aires y el Instituto Argentino de Normalización y
Certificación (IRAM), (que fuera ratificado por Decreto N° 1471/04 bajo la
coordinación integral de este último y de la Subsecretaria de la Gestión
Pública de la Secretaría General de la Gobernación), se ha encarado el
futuro desarrollo del Programa de Calidad en la Gestión de la Subsecretaría
Administrativa del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires,
denominado “Programa Auditoria General de Asuntos Internos – Calidad”,
según los términos contenidos en el Acta Complementaria N° 15.

b) Recursos humanos:

5
Siguiendo los principios de la acción modernizadora sistematizados
(Lawrence y Thompson), se destaca la aplicación de tales lineamientos en
diversos aspectos. En lo que hace a la administración de los recursos
humanos, se ha procurado suprimir lo obsoleto. A partir de la
reestructuración, se estableció claramente qué misión o funciones básicas
esenciales debe cumplir la policía, se ha desafectado a la fuerza de una
serie de funciones tradicionalmente cubiertas, pero alejadas de los fines y
prioridades actualmente fijados (custodias a funcionarios, tareas
extrapoliciales). Se ha redireccionado la mayor cantidad de recursos
humanos al fin básico prioritario: la seguridad preventiva, la seguridad vial. A
nivel ministerial, se han suprimido oficinas con duplicación de funciones o
cometidos similares, (Por ej: ex Dirección de asuntos internos y ex Dirección
de sumarios). Siguiendo el principio de la reingeniería, priorizando procesos
más que tareas, se ha modificado toda la estructura de mando y escalafón
jerárquico: con el nuevo "reencasillamiento" se han suprimido grados y
jerarquías en el doble esquema tradicional, del cuadro de oficiales y de
suboficiales (de corte militar), para unificar todo en una sola escala de
grados en el sistema de ascensos, no ya basado en la "antigüedad" sino en
la capacitación y en los méritos. Se ha puesto más énfasis en la
interrelación conceptual de los términos grado, función y cargo, con las
responsabilidades emergentes en cada caso. Se ha sustituido el sistema de
categorización de dependencias, bajo una nomenclatura igualitaria, sin
distinción de funciones o especialidades para toda la jurisdicción provincial,
por otro de especialización en carreras (Cap. VII Ley 13201/04), según las
cinco áreas esenciales de la labor policial: 1) seguridad, 2) investigaciones,
3) información, 4) comunicaciones y emergencias y 5) formación y
capacitación, todo ello para cada uno de los 18 partidos, sean éstos jefaturas
departamentales o policías comunales (art. 2º Ley 13482/06). Esto implica
en teoría, menos cruces de personal de una zona a otra por traslados ( 2) en
------------------------------------------------
(2) El conocido mecanismo del "traslado", favoreció en muchos casos, bajo una aparente forma de sanción ante la
opinión pública, la remoción y reubicación de funcionarios de un área a otra totalmente distinta en cuanto a
especialidad. Más impopular en otros, resultó ser una discrecional y encubierta herramienta disciplinaria, cuando
no se podía o quería aplicar el régimen de sanciones, en perjuicio también de la especialización de carrera.

6
función de las especialidades por carrera y la capacitación exigida en cada
una. De hecho el articulo 22 establece las cuatro carreras en que se
capacitará el personal: carrera de policía de seguridad; carrera de policía de
investigaciones; carrera de policía científica y carrera de policía de seguridad
vial, y el artículo 24 sienta la prohibición de que un funcionario pueda
desempeñarse simultáneamente en más de una carrera, sin perjuicio de la
posibilidad de pasar a revistar en otra policía según examen de idoneidad y
aptitud. A este respecto se innova con el principio de inmutabilidad de
destino para el personal de las policías comunales ( art. 68º Ley 13482 ) ...
"salvo causas excepcionales, debidamente justificadas y mediante decisión
fundada por parte del Subsecretario de Seguridad."

c) Relación entre política y burocracia:


Las reformas instrumentadas a partir de las leyes 12154 y 12155
(1998) se han orientado indiscutiblemente al objetivo de "domar la
burocracia" conformada por la vieja estructura centralizada, funcional y
orgánica de la bonaerense.
La reforma que se va terminando de delinear recién con la ley
13482/06 sobre Unificación de normas de Organización de las Policías,
establece en su artículo 1º los criterios de descentralización y
desconcentración a los fines de la composición, funciones, organización,
dirección y coordinación de las Policías de la Provincia de Buenos Aires. En
su artículo 2º establece conforme el principio de especialización, las cinco
grandes áreas en que se desarrollará todo el accionar de las Policías. En el
artículo 3º se las define como instituciones civiles armadas, jerarquizadas y
de carácter profesional.
Sabemos que hay centralización cuando todas las cuestiones de
importancia son resueltas por los órganos centrales de la Administración,
mientras que, por el contrario, cuando las facultades decisorias se
encuentran también adjudicadas a entidades que constituyen la llamada
administración descentralizada o indirecta del Estado, la técnica utilizada se
denomina descentralización.

7
Cuando las competencias decisorias se asignan a órganos inferiores
de la Administración centralizada o descentralizada, el fenómeno recibe el
nombre técnico de desconcentración.
Como nos enseñó Agustín Gordillo, en su análisis a la ley 19549/72
nacional de Procedimiento Administrativo, la jerarquía es una de las formas
de distribución de la competencia, (otra forma es la especialización) la cual
consiste ..."en una relación jurídica administrativa entre órganos de un
mismo ente que, como consecuencia de la desconcentración, los vincula por
poderes de mando y subordinación, y cuya finalidad no es otra que asegurar
la unidad de acción. Por ende, quedan excluidos de la relación jerárquica
respecto de la Administración central los entes descentralizados, sobre los
cuales sí pesa la relación de contralor administrativo de legitimidad, pero no
de oportunidad, mérito y conveniencia de las decisiones que estos entes
tomen. Claro que hacia adentro del ente descentralizado (vgr. universidad
nacional) es posible la desconcentración y la jerarquía."
Por su parte, Juan C. Cassagne nos dice que ..."la desconcentración
de los procesos decisorios no es otra cosa que la transferencia de facultades
de gestión y resolución hacia niveles de jerarquía inferior, en vía de
democratización..." Esto se ha evidenciado en la jerarquización de los
niveles altos y medios de conducción de cada una de las jefaturas de
departamentales, de distrito y comunales.
Según Cassagne, toda descentralización de naturaleza administrativa
lleva ínsita la autarquía o facultad de autoadministrarse. La autarquía que
progresivamente se pretende dotar a cada Policía de Seguridad Comunal y
de Distrito ha sido mal llamada "autonomía funcional, administrativa y
financiera" en el art. 22 de la ley 13482/06, ya que la autonomía traduce el
reconocimiento a la entidad autónoma de la facultad de darse sus propias
normas fundamentales e implica una potestad normativa originaria.
Con la nueva estructura descentralizada, posiblemente se pierda
unidad de criterios, acción conjunta y organizada, en muchos casos
necesaria para un crimen organizado, diferencias en la prestación del
servicio, en cuanto a tipo y calidad, según se trate de un distrito u otro. Pero
también las ventajas redundarán en una respuesta menos formalista,

8
expeditiva, un mejor acceso del usuario o ciudadano a la estructura
jerarquizada pero menos burocrática, a los fines de reclamo, impugnación o
simplemente informativos.
La misma pérdida de criterio puede adjudicarse a la
desconcentración, siempre que no exista una adecuada coordinación a nivel
superior. Pero es una técnica bienvenida, ya que descongestiona el poder,
posibilitando mayor celeridad en la toma de decisiones. También se
proclama como ventajas el acercamiento de los administrados con la
Administración, y tal vez lo más importante, reafirma la responsabilidad e
iniciativa de los cuadros intermedios (oficiales de conducción, grados 7 y 6,
según art. 28 de la Ley 13201/04), al conferírseles mayores atribuciones
sobre resolución o dirección de asuntos importantes. ( art. 1º y 7º Ley
13482 /06 ),
No obstante, en los cuadros superiores y coordinación general ha
desaparecido prácticamente la intervención de personal policial de carrera,
ha crecido el componente de personal nombrado políticamente, sin respeto a
la antigüedad jerárquica, principalmente en los cargos superiores (oficiales
de dirección, grados 9 y 8, según art. 28 de la Ley 13201/04) con una notoria
reducción de atribuciones y facultades del personal superior policial en
diversos aspectos. En síntesis, se han reducido y acotado
reglamentariamente las esferas de responsabilidad en el asesoramiento,
coordinación y planificación superior, haciéndose mayor énfasis en el control
(perspectiva externa) que en la responsabilidad (Metcalfe).
Teniendo en cuenta el marco de situación social, que generó la
transformación posterior con la intervención y disolución posterior de la
fuerza, el plano de la conducción política ha ganado terreno sobre la esfera
de competencias de la anterior plana mayor o cúpula de la disuelta Jefatura
de policía, traspasándose las funciones y el esquema burocrático de
conducción por personal superior policial, a manos de personal civil del
cuerpo de funcionarios directivos del gobierno, en el redimensionado
Ministerio de Seguridad (arts. 1,4,6,7,8 y 22º Ley 13482/06 ). Lo notable ha
sido una clara reducción de atribuciones y decisión en lo estratégico-
corporativo, con una evidente desjerarquización de los más altos grados

9
jerárquicos de carrera. Queda reservada a la conducción política (Ministro y
subsecretario de seguridad, art. 6) la coordinación superior de todo el
sistema de seguridad provincial según el nuevo organigrama, con un
margen de intervención de las Superintendencias de Coordinación de cada
área, sin perjuicio de las relaciones de interdependencia (arts. 22, 122 ley
13482/06 ) de los distintos factores y agentes del mismo ("formalmente
autónomos pero funcionalmente independientes", conforme Metcalfe y
Richards). Con la reducción de las tareas y aparato burocrático en los
niveles medios, de supervisión y ejecución, se ha dotado a cada distrito
policial de una mayor operatividad funcional.

d) Relación entre el Organismo y los ciudadanos:


Por tratarse la seguridad pública de un monopolio establecido por la
misma Constitución en cabeza de la provincia, al hablar de reinventar al
Estado, queda fuera de consideración la idea de competencia al modo
empresarial. No obstante, la desarticulación del aparato de la bonaerense,
estructurado ahora en 18 distritos autónomos (y a ello sumarse la virtual
policía 2 paralela -título VII ley 13482- y las policías comunales -título III-,
con elección popular del Jefe ) pareciera haberse buscado una suerte de
competitividad funcional entre cada Departamental. En esta materia es
impropio hablar de "cliente" o "consumidor", pero sea cual fuere la
legitimación para el reclamo, el ciudadano del conurbano es altamente
exigente y crítico de los ya cuestionados índices de criminalidad. Puede no
cuadrar en este ámbito una cultura empresarial, lo cual no quita la necesidad
de principios básicos de eficiencia del servicio prestado.
Se ha propiciado con las reformas, una mayor participación
ciudadana, como que la seguridad -además de servicio provisto por el
Estado- es parte de la cosa pública. Las nuevas leyes han creado nuevos
agentes y factores de intervención y participación ciudadana: foros
vecinales, comunales y distritales de seguridad, (arts. 20, 28, 77, 97, 144,
167 y 195º Ley 13482/06 ) la Policía comunal (para los municipios que
adhirieron a esta opción) y la figura del defensor comunal, más acorde a la
perspectiva "socio-céntrica" que mercado-céntrica.

10
La realineación supone que la "estructura sigue a la estrategia": con
las últimas reformas, sobre todo a partir de 1994 con la incorporación
constitucional de los tratados internacionales, se ha procurado reorientar el
accionar de este servicio público, fortaleciéndolo en la idea directriz del
respeto por los derechos fundamentales, como antes no había sido logrado.
Es el cambio a operarse (aún) en lo interno, a fin de evitar toda forma de
corrupción y abuso funcional. Los nuevos programas de formación y
capacitación, apuntan a este objetivo. Todo ello también con el objeto de
reconceptualizar desde el adoctrinamiento, a las nuevas bases de la
institución, que ante la sociedad, sigue siendo Una.

e) Aspecto normativo:
En este aspecto, en contra de las nuevas técnicas de gestión basadas
en la mayor flexibilidad y libertad a los gerentes, y reducción en
consecuencia del excesivo reglamentarismo, se ha procurado actualizar y
mejorar todo el andamiaje normativo, habiéndose reformulado la actual
regulación, que sustituye viejos decretos del período del proceso militar
(1980) por nuevas leyes emanadas de la legislatura provincial, en
consonancia con las reformas a todo el ordenamiento jurídico nacional y
provincial producidas en el año 1994 (Constitución Nacional y de la
Provincia). No se aparta la reforma en curso, de las bases de la vieja
orientación normativista, no obstante procurar lograr una fusión con la
orientación más instrumental del actual sistema de gestión.
Tras la disolución de la Policía Provincial con la sanción de la ley
12155/98 de Organización de las Policías de la provincia de Buenos Aires,
se inicia una profunda reestructuración del nuevo Sistema de Seguridad
Provincial dentro del marco de la ley 12154/98, derogando la vieja "Ley
Orgánica" establecida durante el proceso militar mediante el decreto-ley
9551/80.
Tal como quedó establecido desde las reformas de 2004, la tutela de
los derechos humanos en relación con el accionar policial quedó plasmada
en la Ley 12155, derogada por la vigente Ley 13482, en el mismo texto que
denomina el Libro VI "De la lucha contra la corrupción, el abuso funcional y

11
las violaciones a los derechos humanos en el ejercicio de la función policial",
como así en la letra de los arts. 28 o), 194, 195 c) y 197; manteniéndose
además en el objetivo cardinal de formación y capacitación del personal en
el actual art. 202 b) ..."con especial énfasis en la protección y promoción de
los Derechos Humanos" y 202 d). También en la Ley 13201 sobre el
Régimen Estatutario del personal de las Policías, en su art. 12 inc. m) se
señala como deber general el de ..."conocer los preceptos establecidos en
el Código de Conducta Ética para los funcionarios encargados de hacer
cumplir la ley, aprobado por la resolución 34/169 de la Organización de las
Naciones Unidas"... el cual contiene más de una referencia a los derechos
fundamentales.
Los derechos que ya formaban parte de nuestra más temprana
raigambre constitucional y otros posteriormente consagrados en leyes
especiales, nunca antes -en lo formal ni en lo declamativo- tuvieron
semejante relevancia jurídica tanto en el desenvolvimiento funcional
cotidiano como en la faz educativa y formadora de los cuadros. Con la
reforma de la Constitución Nacional en 1994, la inclusión de derechos de
"nueva generación" (Capítulo Segundo) y la incorporación efectiva de diez
tratados internacionales sobre derechos humanos (con rango superior a las
leyes, según el art.75 inc 22), tornaba más que imperiosa la necesidad de
modernizar en este aspecto a todo el plexo jurídico y a las Instituciones del
Estado, sobre todo en un mundo en el cual el derecho positivo ya reconoce
hasta la validez de los derechos fundamentales a las personas jurídicas
( Ley Fundamental de Bonn, art. 19.3; Constitución Portuguesa, art. 12.2,
Constitución española, art. 162.1 b).
Asimismo, la nueva Constitución de la Provincia de Buenos Aires de
1994, garantiza la vigencia irrestricta del principio de la tutela judicial efectiva
y, consecuentemente, una plena accesibilidad a la revisión judicial de las
actividades regidas por el Derecho Administrativo. Este principio, consagrado
en el Pacto de San José de Costa Rica (36), se encuentra ahora incorporado
expresamente en el art.15 de la Constitución Provincial, que además
garantiza el derecho de defensa y la asistencia letrada en todo proceso
judicial o administrativo. Conteste con esto, el procedimiento instaurado en

12
el decreto provincial nº 1502 de 2004, en su art. 10 exige la asistencia de un
letrado en el acto de la declaración del imputado y el art. 15 reglamenta lo
atinente a la defensa técnica (Dto.3326/04, art.189, Regl. Ley 13201, sobre
Régimen Estatutario de las Policías) a cargo de un abogado de la matrícula
o dependiente de la Asesoría Letrada Policial, con lo que este elemental
derecho inherente a la defensa calificada y al debido proceso adjetivo,
adquirió finalmente inclusión expresa, no verificada así en el anterior
procedimiento administrativo regulado por el decreto 1675/80 reglamentario
de la vieja ley 9550 del personal.
Atento a los cambios sucedidos, y los que seguramente serán
requeridos en el futuro, teniendo presente que aún siguen vigentes en el
ordenamiento provincial leyes como la 9550, y que además en forma
supletoria han de seguir aplicándose normas del Dto. 1675/80 (según
remisión del dto.1502/04, art. 25), es dable entender que este proceso de
reformulación normativa del sistema provincial de seguridad pública se
encuentra aún en plena etapa de ensayo y desarrollo, sobre la base del
rediseño del esquema tradicional, atado a viejas prácticas, capacitación
rezagada y una realidad presupuestaria con sus limitaciones.

IV. Reflexión final

1. Ejes prioritarios de la reforma


A mi entender, han sido dos los objetivos fundamentales de la reforma
del Sistema de seguridad en la Provincia de Buenos Aires: a) Erradicación
y/o contención de la corrupción funcional e institucional de la Policía y b)
Reducción de los índices de criminalidad en función de la prevención.
Quizá el pilar básico de la reforma encarada en los últimos años en la
Policía Bonaerense -que nos ilustra sobre el carácter continuo, ambicioso y
refundacional de lo proyectado por los últimos gobiernos- ha sido el rediseño
de los contenidos de formación inicial y de capacitación de carrera, sobre la
base del respeto a los Derechos Humanos consagrados tempranamente en
nuestra carta magna y consolidados con las últimas reformas
constitucionales de 1994 y los Pactos internacionales incorporados a nuestro

13
derecho positivo. La meta educativa se ha orientado principalmente al fin
superior de terminar con la corrupción funcional y sistematizada, flagelo que
indudablemente ha incidido -por efecto de rebote- en una mala prestación
del servicio público, entre otras causas.
Otro punto prioritario en función del logro de ambos objetivos ha sido
la consecuente y pretendida profesionalización de la carrera policial, con
ascensos por méritos y capacitación, suprimiendo el viejo escalafón doble y
superando el sistema de jerarquías militares basado en el mérito de la
antigüedad. La profesionalización con una nueva estructura, más
simplificada y funcional, mejor instruida y humanamente formada,
incentivada con mejor nivel de remuneración, nuevas perspectivas de
especialización y con foros de control social, aumenta las posibilidades de
contar con un funcionario honesto, pero al mismo tiempo capacitado.
La conformación de un sistema autónomo de control de gestión,
externo, hoy directamente dependiente de los ministros del poder político,
podría suponer también -al decir de Shepherd- una manifestación más de la
informalidad reinante en las burocracias latinoamericanas, como una suerte
de enclave tecnocrático con financiamiento y controles diferentes,
difícilmente sostenibles ante un eventual cambio en la conducción política
gubernamental. No obstante, siendo que esta técnica requiere mayores
ajustes para su adecuada instrumentación en el sector público, los que han
quedado evidenciados a través de la reconceptualización de la estructura y
el procedimiento, (todo ello en el marco de una cooperación interinstitucional
dentro del programa de calidad de gestión acordado con el IRAM), parece
vislumbrarse una adecuada integración de los factores del ciclo de gestión
(planificación-ejecución-control), en el curso secuencial de las futuras
administraciones.
Otro factor clave en esta transformación, tendiente a romper con la
corporación patrimonialista, con fuertes lazos de connivencia en una suerte
de fraternal "camaradería", socialmente estigmatizada como la "maldita
policía", sin duda alguna fue su intervención, con la posterior aplicación de
técnicas de descentralización y desconcentración (arts. 1º y 7º Ley
13482/06), con las reseñadas ventajas comparativas.

14
2. Nuevas variables propuestas
Queda por esperar el curso natural de funcionamiento de los cambios
y nuevas técnicas instrumentadas, para poder aventurar a ciencia cierta la
posibilidad de introducir aún más cambios. Seguramente el tiempo en más
de un caso, será la clave para dilucidar la oportunidad y eficacia de las
transformaciones ya operadas o en curso de desarrollo. La propuesta de
policías comunales no ha tenido una gran adhesión en la mayoría de las
comunas, es razonable entender que este modelo extrapolado de elección
del Jefe policial local, de la costumbre americana, no ha tenido una favorable
recepción en los diferentes distritos del conurbano. Tal vez no sean
necesarios más cambios, quizás no se trate ya de una cuestión de gestión
sino política (Aberbach y Rockman), tal como se ha delineado la nueva
concepción del sistema de Seguridad Provincial; sí considero que el sistema
de policía comunal en tanto no tenga una positiva e importante adhesión,
debería ser suprimido. Tampoco entiendo demasiado la finalidad perseguida
con la nueva Policía 2, una suerte de fuerza de seguridad paralela, con toda
una estructura e infraestructura y organicidad propias, con la duplicación
considerable del esfuerzo presupuestario que seguramente ello debe haber
erogado a la hacienda del estado provincial.

15
BIBLIOGRAFIA:

------------------------------------------------------------------------------------------------------
Andrea Lopez, "La nueva gestión pública: Algunas precisiones para su abordaje
conceptual" INAP doc.nº 68.
Cassagne Juan Carlos, "Derecho Administrativo. (Homenaje a Miguel S. Marienhoff)" Lexis Nexis
-Abeledo Perrot. 1998
Gaspar Gaspar, "Régimen disciplinario policial" Editorial Universidad, Bs.Aires, 1983, ISBN
950-9072-56-7
Gordillo Agustín, "Procedimiento Administrativo", Lexis Nexis-Depalma, 2003.
Hankovits Francisco A. "Tutela judicial adjetiva en la casación provincial" Jurisprudencia
Argentina / Doctrina. Lexis Nexis Online.
Manuel Ossorio y Florit, "Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales." Año
1990 Editorial Heliasta. ISBN: 950-620-014-9
Rizzo Romano, Alfredo H. “Manual de Derecho Internacional Publico”. Ed.Plus Ultra. 1981.

Editorial Universidad "Legislación policial de la Provincia de Buenos Aires" Buenos Aires,

1982. ISBN 950-0072-14-9

16