You are on page 1of 64

LOLA Y EL BICENTENARIO

Revolución de Mayo y Vida Cotidiana


Dn Daniel Osvaldo Scioli
Gobernador de la Provincia de Bs. As

Dr. Alberto Balestrini


Vicegobernador

Lic. Alberto Pérez


Ministro de Jefatura de Gabinete y Gobierno

Prof. Mario Oporto


Director Gral. de Cultura y Educación

Lic. Carlos Gianella


Director Pcial. de Comunicación
y Promoción Institucional

Dn Pablo Gabriel Pernicone


Sec. Gral. Programa Bicentenario

Lola y el Bicentenario

Editor General
Textos
Marcelo Leopoldo López

Layout/plantado de escena:
Federico R. Gimeno
Leo Gauna

Definición del dibujo y entintado:


M. Miel Daroqui
Mauro Gianetto

Colorista:
Andrés L. Reynoso

Actividades lúdicas:
Claudia Montesino
Federico Gimeno

Diagramado e Impreso
talleres Gráficos
de D.I.E.B.O.
"Hoy, en las puertas del Bicentenario, nuestro desafío es que la libertad le permita a
cada habitante de la Provincia ser protagonista de su propio destino para
alcanzar la paz y el consenso, y lograr que el progreso pueda sentirse en la
vida cotidiana de todas nuestras familias.
En este objetivo nos embarcamos todos. Estamos edificando una Provincia de oportunidades".

Dn. Daniel Scioli


Gobernador de la Provincia de Buenos Aires

Editorial para padres y docentes

El Programa Bicentenario, que funciona en el ámbito de la Jefatura de Gabinete y Gobierno de la Provincia


de Buenos Aires, se ha establecido como objetivo prioritario generar un estado de conciencia provincial
que dé relieve histórico a las celebraciones del Segundo Centenario de la Revolución de Mayo del año
1810.

Es una oportunidad para que todos los habitantes de la provincia de Buenos Aires asumamos un profundo
estado de reflexión y de acción sobre nuestra identidad histórica, política, cultural y social, en el marco de
un Proyecto Nacional.

En esta revolución se gestó la constitución de un capital social inalterable en el tiempo: un valor ético y
social de hombres y mujeres constructores de su propio destino y el de su comunidad.

Ese proceso histórico condenó expresamente los privilegios, la holganza, el desinterés por la comunidad.

Doscientos años después, el máximo valor sigue siendo la constitución de una democracia plena, en
derechos y obligaciones.

Mayo hizo inevitable la democracia. La Revolución de Mayo no se hizo con seres iluminados ni pseudos
monarcas, sino que presentó en la sociedad al representante popular como una nueva institución de
gobierno, como la legitimidad absoluta. Más allá de las concepciones de la época, habilitó al pueblo como
el protagonista exclusivo de sus propias decisiones.

Como son actores, hoy, los hombres y mujeres de Buenos Aires en la construcción de una Provincia
absoluta y necesariamente inclusiva. Así como el Gobierno asume la obligación de responder, bajo el
imperativo categórico de las enseñanzas de Mayo, las demandas constantes de integración humana y
territorial.
Construir una identidad cuando se es un polo de atracción permanente ha sido un desafío constante en la
Provincia.
Mayo también nos signó cuando estableció –más allá de las concepciones y prejuicios de la época y de
cada época- la igualdad como valor fundacional.

La Revolución fue optimista como actitud hacia el futuro, incluso más allá de las razones y las prudencias.

Cada habitante que se incorpora al ámbito provincial, revive ese optimismo fundacional de que una vida
digna es posible de ser construida y que él, con los otros, se hace cargo de intentarlo.

Conmemorar el Bicentenario de la Revolución de Mayo, es hablar de libertad y responsabilidad individual y


colectiva, de convivencia, de deberes y derechos, de futuros optimistas y posibles, de memoria individual y
colectiva.

Ese es el rasgo distintivo de este momento de reflexión que propone un nuevo centenario.

A diferencia de lo ocurrido en la primera década del siglo XX, existe ahora una actitud proactiva de este
Gobierno para articular un protagonismo colectivo en la celebración y en la reflexión.

Los hombres y mujeres que viven y trabajan cada día para sí y para el bienestar de sus familias son los
verdaderos protagonistas de esta conmemoración de la historia, que sólo debe ser leída en nuestro
presente como una celebración de los proyectos a futuro.

Las tensiones del crecimiento y el progreso de un Proyecto Nacional que busca una mayor distribución de
la renta productiva necesita de ciudadanos laboriosamente solidarios.

Este Bicentenario podrá hallar a cada uno de nosotros como herederos de los hombres de Mayo si
logramos transformarnos en emprendedores activos del futuro.

Alberto Pérez
Ministro de Jefatura de Gabinete y Gobierno
Seguro que en tu casa ya te contaron cientos de cuentos sobre princesas
y fantasmas. Y que en la escuela te enseñaron montones de historias
para recordar sobre banderas y próceres.
Lo que te propongo en este ratito que tenés para compartir conmigo,
es que juntos aprendamos a entender una palabra, que,
aunque parece seria y medio agrandada, describe un
acontecimiento fundamental en la historia de nuestro país.
3
4
Bicentenario es la forma que tienen los
historiadores de decirnos que
transcurrieron 200 años de un hecho
importante. En este caso, en el 2010,
habrán pasado 200 años desde que se
creo el Primer Gobierno Patrio,
el 25 de Mayo de 1810.

Sobre lo que pasó un poco antes de que


eso sucediera y cómo vivían las familias
de entonces, en lo que hoy es Buenos
Aires y de cómo influyeron los
acontecimientos europeos en el
Virreinato del Río de la Plata,
tratan las escenas que te invito
a compartir.

5
No eran los reyes de Europa como relatan las novelas de magos,
elfos y doncellas, unos valientes y generosos guerreros.
En estos años donde transcurren los sucesos que te voy a
describir, los reyes eran los únicos que decidían qué podías hacer,
y si no obedecías, te castigaban con severidad.
Acostumbraban darse una vida llena de lujos aumentando los impuestos,
aun a los que eran muy, muy pobres. Por eso, llegó un momento en
el que el descontento comenzó a crecer.
Varios escritores, se dieron cuenta de los cambios que sucedían,
y publicaron libros que reflejaban nuevas ideas.
Muchas de ellas se vieron representadas en la Revolución Francesa.
Allí en una declaración de los derechos del hombre se pidió igualdad,
fraternidad y libertad para todos.

6
REVOLUCION INDUSTRIAL/ REVOLUCIONES AMERICANAS

Otra revolución impulsaría importantes cambios en Europa y


el resto del mundo. En Inglaterra se descubrieron muchas de las nuevas
técnicas que permitieron fabricar una mayor cantidad de
mercaderías en menor tiempo y baratas. Claro que para que eso
sucediera miles de hombres, mujeres y niños tuvieron que trabajar
durante muchas horas y en malas condiciones por sueldos que no
alcanzaban para comprar casi nada.

Con más telas, de las que podían vender en Europa, los dueños de
las fábricas vieron que necesitaban compradores para sus productos
y los buscaron en otros países. Así fue como alentaron la
independencia de naciones en todo el planeta y algunas invasiones.

7
1500 son un montón de soldados y parecen más si están repartidos
en varios barcos de guerra y mercantes. Todos esos ingleses partieron
de Ciudad del Cabo, al sur de África, el 14 de abril de 1806
dispuestos a invadir Buenos Aires.

Los oficiales ingleses creyeron que quienes vivían en estas tierras


recibirían con agrado su llegada y que podrían llevarse con cierta
facilidad el oro y la plata del Virreinato.
8
El 25 de junio de1806 los ingleses llegaron a las costas de Ensenada.
Luego de librar en el camino algunos combates entraron en la
cuidad de Buenos Aires y ocuparon el Fuerte.

Algunos habitantes aceptaron el sometimiento porque en algo


les convenía. Así, mientras unas familias los invitaban a tomar el té,
la mayoría buscaba la forma de vencerlos,
porque no querían resignarse a su dominación.

9
En la quinta de Perdriel, el primero

de agosto de 1806, 80 paisanos,

hombres de trabajo, se enfrentaron

con 500 soldados del Regimiento 71

del ejército inglés. Otro grupo de

la Reconquista, comandado por Juan

Martín de Pueyrredón, fue en su

auxilio. Estos gauchos sin uniformes

y con pocas armas de fuego

demostraron que era posible

enfrentar y vencer a las

organizadas fuerzas invasoras.

10
SOBREMONTE
Cancionero anónimo de las
Invasiones Inglesas.
La Literatura Virreinal antología.
Capítulo, Centro Editor de América Latina.

Ingredientes para hacer


Un Marqués de Sobremonte:

Un quintal* de hipocresía
veintidós de fanfarrón
y cincuenta de ladrón,
con quince de fantasía,
dos mil de collonería*,
mezclarás bien, y después
en un gran caldero inglés
con gallinas y capones*
extractarás los blasones
del más indigno marqués.

*Quintal: cien kilos


*Collonería: cobardía
*Capones: animales castrados

11
“Luego que acampé en las inmediaciones de la ciudad… se agolparon las
personas de menores conveniencias…. pidieron armas hasta los niños… se
unieron…en las guerrillas de las calles…
Aquella multitud de pueblo... me facilitó derrotar y amedrentar al
enemigo...”
Así relataba Santiago de Liniers aquella batalla en el Fuerte de Buenos
Aires que terminó con la rendición de los ingleses y de Beresford, el jefe
de los invasores, entregándole su sable.
12
Los habitantes de Buenos Aires lograron la
Reconquista, pero los ingleses llevaron a sus
barcos el tesoro de la ciudad.
Aquel tesoro llego a Londres y fue paseado
por sus avenidas en ocho grandes carretas.

En 1807, enterados de la derrota de sus


tropas en el Fuerte de Buenos Aires, el
gobierno inglés organizó una nueva
invasión: mucho más grande que la
anterior, con más de cien barcos y 12 mil
hombres.
13
En el Cabildo, en julio de 1807, una
decena de caciques ofreció 20 mil
guerreros con cinco caballos para
defender la ciudad ante una nueva
invasión inglesa. Los miembros del
Cabildo respondieron que aceptarían
el ofrecimiento en caso de necesitar
más hombres para hacer frente a los
ingleses.

Así eran los primeros habitantes de


nuestra Provincia, así de generosos y
solidarios.
14
El 28 y 29 de junio de 1807 los ingleses atacaron nuevamente
Buenos Aires. Grupos de soldados con casacas rojas entraban en las casas
y robaban todo lo que encontraban a su paso..

Muchos niños, mujeres y ancianos


murieron a manos de esos soldados.
Aquella segunda invasión estaba
llena de furor y rabia. Pero los
habitantes de la ciudad y la
campaña de Buenos Aires, volvieron
a demostrar su valor y solidaridad
para derrotar a los invasores.
15
MOTIN DE ALZAGA

La actitud del Virrey Sobremonte y las


coplas que le echaban la culpa de la
rendición ante los ingleses hicieron que
los pobladores que tomaban las
decisiones lograran sacarlo de su silla.
Santiago de Liniers fue designado nuevo
Virrey hasta que llegara desde España su
reemplazante.
No todos estaban contentos con esa
designación. El comerciante Martín de
Alzaga creía merecer ese lugar y trató de
arrebatárselo.
En ese clima llegó Baltasar Hidalgo de
Cisneros.
16
Cuando Napoleón Bonaparte llegó al gobierno de la Francia
revolucionaria, no pasó mucho tiempo para que se hiciera nombrar rey,
en realidad emperador y casi al mismo tiempo salió a invadir países para
ampliar su imperio.
Así fue como llegó a España y dejó a Fernando VII sin su trono.
Esa situación hizo que el Virreinato del Río de la Plata quedara aislado.
La ciudad de Buenos Aires comenzó a tener la necesidad de generar
dinero para pagar sus gastos.
Así es como los comerciantes lograron presionar al Virrey Cisneros para
que otros productos, además de los españoles, puedan ingresar y ser
vendidos en las ciudades del virreinato, algo que antes estaba prohibido.
Con esa apertura de la Aduana llegaron telas francesas e inglesas y
muchos más libros que traían las ideas de libertad que circulaban en
Europa.
17
“…En tan triste situación no se presentó otro arbitrio que el otorgamiento
de un permiso a los mercaderes ingleses para que, introduciendo en esta
ciudad sus negociaciones, puedan exportar los frutos del país, dando
alguna actividad a nuestro decadente comercio con los crecidos ingresos
que deben producir al erario los derechos de este doble giro…”
Mariano Moreno
“Representación de los labradores y
hacendados”

18
El 14 de mayo de 1810 había llegado a Buenos Aires la fragata inglesa
Mistletoe. Entre pasajeros y bultos que bajaban en el puerto, llega
a manos de algunos patriotas un periódico inglés

.
Ya todos sabían que Napoleón había puesto a su hermano José en el
lugar de Fernando VII. Lo que ahora se enteraban en aquellas páginas era
que la Junta de Sevilla, el gobierno constituido por aquellos españoles
que no querían al hermano del emperador francés, había sido disuelta a
la fuerza e incluso algunos de sus miembros se encontraban presos.
19
JABONERIA DE VIEYTES

Un grupo de jóvenes criollos se reúnen en la trastienda de una jabonería


muy concurrida de la ciudad. Era el negocio de Hipólito Vieytes y
Nicolás Rodríguez Peña donde solían encontrarse en secreto muchos de
los que después formarían la Primera Junta.
Con el gobierno del reino de España en manos francesas, deciden exigirle
al Virrey la convocatoria a un Cabildo Abierto. Es decir, realizar una de
esas reuniones públicas donde los habitantes de la ciudad solían discutir
los asuntos que le interesan a la comunidad.

20
Sin dormir, la mañana del sábado 19 de mayo de 1810, Cornelio
Saavedra, comandante del cuerpo de Patricios, y los abogados Manuel
Belgrano y Juan José Castelli, pidieron la convocatoria al Cabildo
Abierto. Ya se habían registrado algunos movimientos de hombres y
mujeres que buscaban crear Juntas propias de gobierno, como la de
España, en otros puntos del Virreinato. Las noticias corrían muy rápido
entre todos.

21
Horas después, en los alrededores de la recova,
que dividía en dos la Plaza Mayor, comenzaron a
reunirse, en pequeños grupos, los vendedores
ambulantes, comerciantes, negros (que eran un
tercio de la población),criados, funcionarios de
menor rango, algunos empleados y aprendices,
miembros de las milicias que supieron defender la
ciudad de los invasores ingleses, sacerdotes y
abogados. Todos ellos, junto a un grupo de
hombres llamados los chisperos, o Legión Infernal,
comandados por Domingo French y Antonio
Berutti, fueron quienes pedirían en la calle que se
abriera el Cabildo.

22
El Virrey Cisneros buscó el apoyo de los jefes militares, porque sabía
que los vecinos de Buenos Aires pensaban que sin el respaldo de
Madrid o Sevilla, ahora en manos de Napoleón, poco podía hacer
para gobernar el Virreinato. Pero los militares no acompañaron a
Cisneros, porque estaban seguros que no duraría mucho tiempo
más en su puesto.

23
El Cabildo invitó a 450 vecinos para debatir el futuro del Virreinato. Los
cabildantes solían considerar “vecinos” sólo a quienes eran padres de familia
que poseían una casa en la ciudad y que tenían el dinero suficiente para
pasar una buena vida. En la mañana del 22 de mayo, 251 de aquellos
invitados ingresaron a la sala. Muchos criollos, identificados con cintas
blancas seguían los acontecimientos desde la Plaza.
24
CABILDO ABIERTO
Los debates del Cabildo Abierto se iniciaron con las palabras del obispo
Lue y Riega, quien, molesto, les dijo a los patriotas que mientras existiera
un funcionario español las colonias no podrían ser libres, sino que debían
obedecer lo que ellos mandaran.
Frente a él se encontraba Juan José Castelli, a quien se lo conocería como
el orador de la Revolución por su forma bella e inteligente de hablar.
Castelli contestó que ante la ausencia del rey Fernando VII en su trono,
perdían autoridad quienes lo representaban. El pueblo de Buenos Aires
era entonces soberano y podía elegir un nuevo gobierno.

25
El debate duró más de cuatro horas. Hablaron mucho, pero se

pudieron poner de acuerdo en una cosa importante: que el Virrey

Cisneros renunciara a su puesto. Los funcionarios del Cabildo serían

los responsables de crear un nuevo gobierno, en su reemplazo,

donde estuvieran representados no sólo españoles sino también

criollos. Por el momento todos seguirían diciendo que continuaban

siendo fieles al Rey de España, Fernando VIII. Ese primer paso

patrio lo votaron 225 hombres.

26
Por el voto de quienes estaban en el Cabildo Abierto Cisneros fue
separado de su cargo de Virrey. Pero ese mismo día 22 de mayo le
fue creado otro: el de Presidente de una Junta de Gobierno. Para
calmar a los criollos se nombró en esa Junta como vocales a
Cornelio Saavedra y a Juan José Castelli.
El día 23 de mayo comenzaron a organizar un congreso para reunir
a representantes de todas las provincias del Virreinato. Decían que
no sólo los habitantes de Buenos Aires debían decidir sobre el futuro
de estas colonias americanas de un reino sin Rey.

27
La noche del día 24 creció el descontento entre quiénes descubrieron que
Cisneros continuaba gobernando el Virreinato como Presidente de la
junta.
Para ese grupo de hombres, el Cabildo Abierto había iniciado un camino
de mayores cambios. Con ese pedido llegaron nuevamente a la plaza
forzando a Cisneros a presentar su renuncia.

A partir de allí, los jóvenes patriotas comenzaron a juntar firmas por la


ciudad, para conformar un nuevo gobierno.

28
CASILDA

La esposa de Nicolás Rodríguez Peña, Casilda Ygarzábal, modista de alta


costura, fue una de las grandes impulsoras de los cambios políticos en el
Virreinato. En su casa muchas señoras que se reunían a probarse vestidos y
tomar el té, también conversaban y debatían sobre lo que estaba
ocurriendo en Buenos Aires. Así, juntas, fue como lograron convencer a
Cornelio Saavedra, para que presidiera una Junta de Gobierno sin el
Virrey Cisneros. Todavía existían muchas dudas y temores en sus esposos y
ellas ayudarían a disiparlas.

29
El sol del 25 asomó con esplendor en un típico día otoñal. La plaza tenía
poca gente esa mañana. Luego de la intensa jornada vivida el día anterior,
la mayoría había pensado en quedarse un poco más en la cama.

Entusiasmados con los cambios por venir, en el Cabildo hacen sonar las
campanas. Aun cuando se temía por la tranquilidad pública, sabían que
el pueblo tenía que estar en esa plaza y que merecía saber sobre lo que
iba a suceder, así como fue protagonista los días previos.
Pidieron también que sonaran clarines de la milicia y algunos cañonazos.

30
En el Cabildo las discusiones continuaron y parecía
difícil que se pusieran de acuerdo. El joven criollo
Antonio Berutti ingresó a la sala y les recordó a
todos la presencia del pueblo en la plaza y lo que
aquello significaba.

"Señores del Cabildo: esto ya pasa de juguete; no


estamos en circunstancias de que ustedes se burlen
de nosotros con sandeces…Pronto, señores decirlo
ahora mismo, porque no estamos dispuestos a sufrir
demoras y engaños; pero, si volvemos con las armas
en la mano, no responderemos de nada.”
“Mayo, su filosofía, sus hechos, sus hombres”, Concejo
Deliberante, Bs. As.1960.

No pasaron muchos minutos hasta que finalmente


se formó una nueva Junta de Gobierno con la lista
de integrantes propuesta por los patriotas más
activos.

31
25 DE MAYO DE 1810

“…y se eligen para formar gobierno a Saavedra, Castelli,


Belgrano, Azcuénaga, Alberti, Matheu, Paso y Moreno. (El
Cabildo) en reunión permanente da por nombrada esta
nueva Junta, los vocales prestan juramento y se declara
instalada entre las aclamaciones de un concurso numeroso. Los
repiques generales de campanas y las salvas de artillería
proclaman la existencia del Primer Gobierno Patrio”

Posadas. Autobiografía. Biblioteca de Mayo, Tomo II. Senado de la Nación,


Buenos Aires, 1960

32
¿Sabías qué?
En el año 1810 también se produjeron
otras revoluciones en:
Caracas 19 de abril
Bogotá 20 de julio
Quito 10 de agosto
Dolores ( México) 16 de septiembre

33
Cornelio Saavedra (1759 - 1829)
Tras dedicarse a tareas rurales, su participación como comandante del
cuerpo de Patricios durante las invasiones inglesas lo llevó a descubrir su
verdadera vocación militar. Representó al grupo de hombres que sólo
buscaban sacar a los españoles del gobierno sin modificar la desigualdad
económica y social que se vivía en el Virreinato.

Mariano Moreno (1778 – 1811)


Se recibió de abogado en la Universidad de Chuquisaca desarrolló su
carrera profesional en Buenos Aires. Fundó y fue el principal redactor de la
Gazeta de Buenos Aires, el periódico desde el cual difundió los ideales de
libertad, igualdad y cambios sociales y económicos en el Virreinato.
Escribió el Plan Revolucionario de Operaciones, en él defendió la libertad
de prensa; la incorporación de los indígenas y blancos en el ejército; la
importancia de la educación pública; la necesidad de defender el gobierno
patrio con las armas. Su enemistad con el grupo saavedristas lo llevó a
alejarse de la Junta. Sus miembros lo enviaron a Londres a comprar armas,
murió durante ese viaje.

Juan José Paso (1758 - 1833)


Se recibió de abogado en la Universidad de Córdoba. La Primera Junta lo
envió a la Banda Oriental (hoy Uruguay) a informar sobre la
conformación del Primer Gobierno patrio. En 1816 fue secretario en el
Congreso de Tucumán donde sería el encargado de leer el Acta de la
Independencia Argentina.

34
Manuel Belgrano (1770 - 1820)
Fue el creador de la bandera y un importante jefe del ejército -aunque no
estudió la carrera militar- que impulsó la idea de independencia. Creó las
primeras instituciones educativas y propuso que indios, criollos y
españoles tuvieran iguales derechos a la educación. Propuso mejorar la
actividad agrícola, introducir nuevas industrias y fomentar el comercio y
la navegación.
Escribió muchos artículos en el Semanario de Agricultura -fundado por
Hipólito Vieytes- en los que daba a conocer su pensamiento sobre cómo
organizar mejor y hacer crecer al país.

Juan José Castelli (1764 - 1812)


Político y abogado. Era primo de Manuel Belgrano y compartió con éste
la preocupación por incentivar la industria, la agricultura, la educación
común y el comercio. Firme y enérgico en su defensa de la
independencia, creía en medidas fuertes para aplastar a toda la oposición;
fue el encargado de hacer cumplir el fusilamiento de Liniers –opositor de
la Primera Junta- en Cabeza de Tigre (Córdoba).

35
Manuel Alberti (1763 - 1811)
Estudió para sacerdote en la Universidad de Córdoba y estuvo a cargo de
la parroquia de San Benito de Palermo. Junto a Mariano Moreno fue
redactor en la Gazeta de Buenos Aires donde escribió artículos en defensa
de la libertad.

Miguel de Azcuénaga (1754 - 1833)


Político y militar. Combatió en territorio uruguayo contra los indios y
portugueses y participó en la defensa de Buenos Aires durante los ataques
ingleses de 1806 y 1807. Fue uno de los firmantes del Acta de
Independencia Argentina en 1816. Su casaquinta de Olivos es actualmente
la Quinta Presidencial.

Juan Larrea (1782 - 1847)


Español Comerciante. Llegó a Buenos Aires desde Cataluña a principios
del 1800. Durante las invasiones inglesas de 1806 fue designado capitán de
un cuerpo de voluntarios catalanes. Sin descuidar su trabajo mercantil.
Aportó su dinero para la creación de la flota naval al mando de Guillermo
Brown.

36
Cuarenta mil habitantes, más o

menos, vivían en la ciudad de

Buenos Aires y en sus alrededores

entre 1806 y 1810. Y más allá,

hacia el sur del río Salado, la

mayoría de los pueblos originarios.

Los señores más importantes eran

comerciantes y funcionarios y,

entre ellos, los españoles más que

los criollos porque dominaban el

comercio de cueros, lanas, yerba

mate y otros productos que

llegaban del interior y se

destinaban hacia el Reino de

España.

LA VIDA COTIDIANA EN BUENOS AIRES


37
Las familias vivían en casas muy
pequeñas en la ciudad y en el campo
durante el período colonial. Padres e
hijos dormían todos en un único
ambiente hecho de barro y paja,
porque cerca de Buenos Aires no
había piedras o árboles grandes para
utilizar en la construcción.
El lugar del fuego para cocinar estaba
al aire libre en un patio que era el
centro de la vida hogareña. Sólo muy
pocas casas de esta época tenían varias
habitaciones para dormir, reunirse,
cocinar o alojar esclavos. Incluso en
esas casas de familias ricas de dos o
tres patios, el aljibe era un lujo para
pocos.

Más información la podes encontrar en:


Daniel Schávelzon,
“Arqueología de Buenos Aires”,
Editorial Emecé, 1999

38
En la Buenos Aires de la colonia no todas las mujeres podían vestir a la
moda de las cortes europeas. Muy pocas podían comprar grandes
peinetas y perfumes de fuerte aroma. Todas usaban faldas muy largas,
que se ensuciaban o embarraban todo el tiempo.
Aunque se comía bastante bien, había mucha gente vagando por las
calles en una ciudad que no se caracterizaba por ser de las más ricas del
Virreinato.

39
LA SIESTA

En aquellos años todos dormían la siesta hasta las cinco de la tarde. Lo


hacían después de comer chocolates y bollitos dulces, si tenían un buen
pasar.
En la dieta diaria había asado, pescado y muchas legumbres. La pesadez
que daba comer mucho y hacer poco ejercicio era aliviada con unos
mates.
40
El trato a los negros en Buenos Aires eran bien distinto al que se daban en
otras colonias esclavistas aun antes del triunfo de la Revolución de Mayo
y de la Asamblea del Año XIII. En las casas se les enseñaba a leer y los
principios generales de la Religión Católica. Sus amos los compraban en el
barrio de Retiro a una empresa inglesa llamada South Sea Company para
que hicieran, generalmente, sólo tareas hogareñas.

41
Era costumbre que una señora que tenía un bebé buscara ayuda en otra
mujer para amamantar al recién nacido. Muchas veces las amas de leche
eran las negras esclavas que realizaban tareas domésticas en la casa.
Varios próceres de nuestra historia, y otros vecinos del campo y la ciudad
– aun sin ser hermanos - tomaron leche de los pechos de una misma
mujer, por lo que se los consideraba “hermanos de leche”.

42
Muy pocas familias tenían un lugar donde bañarse en el interior de las
casas. La mayoría lo hacía en el río cuando empezaba a anochecer
iluminándose con unos pequeños farolitos.
Si alguno tenía algo parecido a lo que hoy sería una bañera, la llenaban
con agua que sacaban del aljibe o que compraban al aguatero. En esa
misma agua se bañaban varias personas.

43
El paraguas se había puesto de
moda en Paris durante el
reinado de Luis XV en Francia,
unos treinta años antes de los
sucesos de 1810. Los talleres que
los hacían competían en diseños
exclusivos y colores elegantes.
Aquí llegaron con la apertura de
la aduana de 1809.
Para cubrirse de la lluvia la
mayoría de los hombres usaba
capotes y sólo la gente
adinerada podía darse el lujo de
tener un paraguas de Francia o
de Inglaterra. Muchos los
verían por primera vez el
lluvioso 25 de mayo cuando
fueron llevados por algunos
hombres que esperaban las
decisiones del Cabildo en la
Plaza Mayor.

44
Los viajes por el Virreinato se hacían en carruajes o galeras que tiradas por
caballos podían transportar hasta una docena de pasajeros.
Solían hacer paradas en postas ubicadas cada cuatro o cinco horas de
marcha. Estas postas eran ranchitos de los caminos donde no se cobraba
por el alojamiento si era necesario pasar la noche. Sí había que pagar por
el recambio de caballos y la comida. El caldo de gallina era un menú casi
fijo.

45
“…En estos parajes y aun en los más poblados, como la Villa de Luján, se
nota y palpa que en las casas de abasto o pulperías, en particular en las
festividades se reúnen a sus puertas doce, veinte y hasta cuarenta
individuos, y de éstos es raro el que desmonta de su caballo, porque
montados están conversando y bebiendo en términos que es preciso o
rodear o con trabajo y riesgo hacerse paso, pero dentro de la pulpería no
se verá un paisano…”

Archivo General de la Nación, Buenos Aires, División Colonia, Sección


Gobierno, Interior, legajo número 26, expediente 5.
46
PLAZA DE TOROS

Buenos Aires como toda ciudad de origen español tuvo Plazas de Toros.
Funcionaron entre 1791 y 1819 cuando fueron prohibidas las corridas,
siendo uno de los primeros gestos de protección de animales de nuestra
historia.
Primero se construyó una en Montserrat y luego otra más grande en el
barrio de Retiro. Viendo el espectáculo, en diferentes gradas, se
mezclaban hombres de todos los orígenes y sectores sociales que vivían en
la colonia. Allí también se hablaba de política.

47
Uno de los juegos que más les gustaba a los chicos del Buenos Aires de
principios del siglo XIX era la “gallina ciega”. Si te tocaba ser la gallina
tenías que ubicarte en el centro con los ojos vendados y atrapar a un
compañero. Solían ayudarse de un cucharón de madera, de los que usan
las mamás en la cocina, para poder tocar y reconocer a quién la rodeaba
y cambiar así el lugar. Por eso al juego también se lo llamaba “cucharón”.
Dar vueltas en el centro en esas calles de tierra o patios de ladrillos solía
ser muy difícil.

48
TABA

La taba era una de las pocas formas que tenían los hombres de aquella
época para divertirse.
Sobre el suelo se hacía un largo rectángulo dividido al medio. Desde un
extremo, los hombres arrojaban un hueso de vaca con forma de letra
“ese” de un lado y una chapita pegada del otro. Ganaba el tirador que
lograba que el hueso cayera con la “ese” de suerte para arriba.

49
MAZAMORRA

“Mazamorra dorada para la niña mimada


mazamorra caliente para la abuela sin dientes",

Ingredientes: Preparación:

250 grs. de maíz blanco Poné en remojo el maíz blanco durante


750 cm3 de leche o agua toda la noche. Al día siguiente le pedís a
Miel líquida una persona mayor que te ayude a
Canela en polvo ponerlo en una olla con unas cascaritas de
Cáscaras de naranja naranja. Hay que cocinarlo hasta que los
granos estén blandos. Cuando se enfríe se
le puede agregar leche. El sabor será más
delicioso cuando a la preparación le
agregues la miel líquida y la canela en
polvo.

Herencia de la cultura quechua,


la mazamorra no faltaba
en los cumpleaños de
los niños de la época
de Mayo.
Se la come
tanto fría
como caliente.

50
51
VELAS FACILES Y RAPIDAS

MATERIALES
· 1 plancha de parafina elástica
del color que elijas
· 50 cm. de pabilo
(la mecha que permitirá
encender la vela)
· Tijera (opcional) también este
material te permite cortarlo
con la mano.

COMO REALIZARLA
· Cortamos tiras de 10cm. de ancho por el
total del largo de la plancha de parafina.
· Cortamos el pabilo de 12cm. de espesor
· Una vez que tenés los materiales preparados,
colocás entre tus manos la tira de parafina
o bien la ponés unos minutitos al sol para
que se ablande.
· Colocás en la mesa la parafina y el pabilo en
uno de los extremos y comenzás a enrollar
dándole forma a la vela.

¡Listo! Si querés podés apoyarla en una tablita o


en un platito.

ATENCION: Buscá la ayuda de un adulto para que no tengas problema


con los materiales que uses

52
DIFERENCIAS
Entre ambas imágenes existen 20
diferencias que podrás encontrar si
ponés un poco de atención.

53
SOPA DE LETRAS

En esta sopa de letras encontrarás


unas palabras ocultas
que representan ideas y
mencionan elementos utilizados
en esta época.

RESPUESTAS
Pagina 60

54
ANAGRAMA
1. Virrey del Río de la Plata durante las invasiones
inglesas.
2. Ocupación de los ingleses en dos
oportunidades.
3. Soldado no profesional.
4. Nombre de la chacra donde los ingleses se
enfrentaron con los patriotas.
5. Partido de la provincia de Buenos Aires que
aportó milicianos para la Reconquista.
6. Primer regimiento argentino.
7. Puerto natural del Río de la Plata. Nombre de
uno de los municipios de la provincia de
Buenos Aires.
8. Provincia con mayor población de la República
Argentina. Está dividida en 134 partidos.
9. Órgano de Gobierno Municipal. Institución
necesaria para que exista ciudad.
10. Construcción destinada a la defensa de un
sitio.
Respuestas 11. Nombre de grupo de indígenas traídos desde
pag. 60 el norte. Uno de los municipios de la
provincia de Buenos Aires.
55
PALABRA CLAVE

Descifra las palabras que Lola


RESPUESTAS
pinta en la pared con el código
Pagina 60 que te sugerimos.

56
FUERA DE EPOCA
Encontrá los objetos que no existían
en el año 1810

RESPUESTAS
Pagina 60

57
¡¡¡ENCONTRA A LOLA!!!

Hay 20 Lolas jugando a las escondidas


en esta Buenos Aires colonial,
algo disparatada. ¡¡¡Encontralas y descubrí
los objetos disparatados!!!

58
59
COMIENDO EMPANADAS

Los chicos comen empanadas calientes.


¿Quién mordió cada una?

SOLUCIONES
Sopa de Letras (pag 54) Anagrama (pag.55)

Invasiones-Independencia-Milicias 1. Sobremonte
Libertad-Buenos Aires- 2. Invasión
Aljibe-Manada-Cañón-Quilmes- 3. Miliciano
Caballo-Abanico-Faro-Carreta
4. Perdriel
Bollitos-Bicentenario-Taba-
5. Morón
Cabildo-Puerto-Mate-Legumbres
6. Patricios
7. Ensenada
8. Buenos Aires
9. Cabildo
Palabra Clave (pag 56)
10. Fuerte
Cabildo Abierto ¡ya! 11. Quilmes

60
PIRAMIDE

La pirámide que recuerda la Revolución de Mayo de 1810 se construyó un


año después en medio de los festejos del primer aniversario. La ubicaron
en el centro de la Plaza de la Victoria, como se llamaba entonces una de
las dos partes en que estaba dividida por la Recova la Plaza Mayor.
Cuando habían pasado cerca de cincuenta años, la pirámide sufrió una
sustancial reforma en manos del pintor Prilidiano Pueyrredón quien entre
otras cosas colocó en la parte superior la estatua de la libertad y al pie
instalaron cuatro estatuas alegóricas a las ciencias, las artes, el comercio y
la agricultura, las que años después serían retiradas.
En 1912, dos años después del centenario la pirámide fue trasladada al
centro de la Plaza de Mayo, donde actualmente esta ubicada.
LOLA Y EL BICENTENARIO
Revolución de Mayo y Vida Cotidiana