You are on page 1of 5

Ácido desoxirribonucleico

El ácido desoxirribonucleico, abreviado como ADN, siempre es un ácido nucleico que


contiene las instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los
organismos vivos y algunos virus; también es responsable de la transmisión hereditaria. La
función principal de la molécula de ADN es el almacenamiento a largo plazo de
información para construir otros componentes de las células, como las proteínas y las
moléculas de ARN. Los segmentos de ADN que llevan esta información genética son
llamados genes, pero las otras secuencias de ADN tienen propósitos estructurales o toman
parte en la regulación del uso de esta información genética.

Desde el punto de vista químico, el ADN es un polímero de nucleótidos, es decir, un


polinucleótido. Cada nucleótido, a su tiempo, está formado por un glúcido (la
desoxirribosa), una base nitrogenada (que puede ser adenina→A, timina→T, citosina→C o
guanina→G) y un grupo fosfato (derivado del ácido fosfórico). Lo que distingue a un
polinucleótido de otro es, entonces, la base nitrogenada, y por ello la secuencia del ADN se
especifica nombrando solo la secuencia de sus bases. La disposición secuencial de estas
cuatro bases a lo largo de la cadena es la que codifica la información genética, siguiendo el
siguiente criterio de complementariedad: A-T y G-C. Esto se debe a que la adenina y la
guanina son de mayor tamaño que la timina y la citosina, por lo que este criterio permite
cumplir una uniformidad. En los organismos vivos, el ADN se presenta como una doble
cadena de nucleótidos, en la que las dos hebras están unidas entre sí por unas conexiones
denominadas puentes de hidrógeno.1

Genotipo
El genotipo se refiere a la información genética que posee un organismo en particular, en
forma de ADN.1 Normalmente el genoma de una especie incluye numerosas variaciones o
polimorfismos en muchos de sus genes. El genotipado se usa para determinar qué
variaciones específicas existen en el individuo. El genotipo, junto con factores ambientales
que actúan sobre el ADN, determina las características del organismo, es decir, su fenotipo.
De otro modo, el genotipo puede definirse como el conjunto de genes de un organismo y el
fenotipo como el conjunto de rasgos de un organismo. Por tanto, los científicos y los
médicos hablan a veces por ejemplo del genotipo de un cáncer particular, separando así la
enfermedad del enfermo. Aunque pueden cambiar los codones para distintos aminoácidos
por una mutación aleatoria (combinando la secuencia que codifica un gen, eso no altera
necesariamente el fenotipo).
Fenotipo
En biología y específicamente en genética, se denomina fenotipo a la expresión del
genotipo en función de un determinado ambiente.1 Los rasgos fenotípicos cuentan con
rasgos tanto físicos como conductuales. Es importante destacar que el fenotipo no puede
definirse exclusivamente como la "manifestación visible" del genotipo, pues a veces las
características que se estudian no son visibles en el individuo, como es el caso de la
presencia de una enzima.

Un fenotipo es cualquier característica o rasgo observable de un organismo, como su


morfología, desarrollo, propiedades bioquímicas, fisiología y comportamiento. 2La
diferencia entre genotipo y fenotipo es que el genotipo se puede distinguir observando el
ADN, y el fenotipo puede conocerse por medio de la observación de la apariencia externa
de un organismo. Richard Dawkins en su libro El fenotipo extendido (1982) ha
generalizado la idea del fenotipo para incluir características heredables externas al cuerpo
del organismo, como pueden ser los nidos de las aves o incluso el comportamiento
patológico que un parásito induce en su anfitrión.

Cromosoma
En biología y citogenética, se denomina cromosoma (del griego χρώμα, -τος chroma, color
y σώμα, -τος soma, cuerpo o elemento) a cada una de las estructuras altamente organizadas,
formadas por ADN y proteínas, que contiene la mayor parte de la información genética de
un ser vivo.

En las divisiones celulares (mitosis y meiosis) el cromosoma presenta su forma más


conocida, cuerpos bien delineados en forma de X, debido al alto grado de compactación y
duplicación.

En la interfase no pueden ser visualizados mediante el microscopio óptico de manera nítida


ya que ocupan territorios cromosómicos discretos. En las células eucariotas y en las arqueas
(a diferencia que en las bacterias), el ADN siempre se encontrará en forma de cromatina, es
decir asociado fuertemente a unas proteínas denominadas histonas y no-histonas. La
cromatina, organizada en cromosomas, se encuentra en el núcleo de las células eucariotas y
se visualiza como una maraña de hebras delgadas. Cuando comienza el proceso de
duplicación y división del material genético llamado (cariocinesis), esa maraña de hebras
inicia un fenómeno de condensación progresivo que permite visualizar cada uno de los
cromosomas.

División de la material
Se describe la clasificación general de la materia en química: elementos, compuestos, mezclas
homogéneas y mezclas heterogéneas. La Química es la ciencia encargada de estudiar la materia,
su composición, estructura y las trasformaciones que esta sufre. La materia se puede clasificar en
dos grandes géneros: Las sustancias puras y las mezclas. Las sustancias puras se dividen en dos
grandes subgrupos que son elementos y compuestos. Los elementos, son la forma más simple de
composición que tiene una sustancia en estado macroscópico y tienen un solo tipo de átomo,
aproximadamente existen de 118 a 120 elementos y son los que están consignados en la tabla
periódica, estos se organizan en esta a través de una propiedad que se llama número atómico, así
por ejemplo el hidrógeno tiene un número atómico de 1 y el neón tiene un número atómico de 10.

Materia homogénea
Vino: esta sustancia, que contiene agua, azúcar, levadura y frutas que se mezclan de
manera uniforme es un ejemplo más de las mezclas homogéneas.

Preparación de torta: esta mezcla puede estar compuesta por harina, leche, manteca,
huevos y azúcar pero, si la observamos a simple vista no podremos identificar todos estos
ingredientes, sino que vemos la preparación como un todo.

Alpaca: esta mezcla sólida está conformada por zinc, cobre y níquel, todas sustancias que a
simple vista el ojo humano no podrá detectar.

Café con leche: cuando preparamos un café con leche, este queda como una mezcla
homogénea líquida en la que no se logran identificar a simple vista el café, el agua y la
leche. Sino que lo vemos como un todo.
Materia heterogénea
Tamización: Esta se utiliza para las mezclas sólidas que se encuentren en forma de granos.
Lo que se hace entonces es hacerlas pasar por uno o varios tamices, según sea necesario. De
esta manera, mientras un elemento queda en el tamiz, el resto cae.

Separación magnética (o imantación): Esta técnica es muy limitada puesto que sólo se
puede aplicar en aquellas mezclas en las que algunos de sus componentes posean
propiedades magnéticas. Entonces, estas son captadas por algún imán.

Filtración: A la hora de querer separar aquellas mezclas que contengan sólidos no solubles
y líquidos, se puede elegir esta opción, que consiste en utilizar un embudo hecho de papel
de filtro en la parte de adentro. Así, se separarán los elementos que pasen por el embudo de
los que queden retenidos en él.

Cristalización y precipitación: En esta técnica se eleva la temperatura de la mezcla y así


se logra concentrarla, para luego filtrarla y colocarla en un cristalizador, en donde se la deja
reposar hasta que el líquido se evapore. Una vez que esto sucede, la parte sólida se
preserva, en forma de cristales, sobre el cristalizador. Como se observa, esta es la técnica
adecuada para separar mezclas compuestas por un soluto sólido disuelto en un solvente.

¿Qué son las propiedades específicas de la materia?


La materia que conocemos posee numerosas características que nos permiten clasificarla,
ordenarla y averiguar más sobre sus orígenes. Algunas de dichas propiedades son
generales, es decir, compartidas con todas las formas de materia que conocemos, como la
longitud, el peso, el volumen, etc.

Pero también existen propiedades específicas de la materia, es decir, propiedades que tienen
solamente algunas formas de la materia, y que nos permiten diferenciar a un cuerpo de otro,
a un elemento de otro o a una sustancia de otra. Dichas características son esenciales o
específicas, ya que son únicas dependiendo del tipo de materia estudiado.