You are on page 1of 1

SEMINARIO MAYOR SAN JOSÉ

INTRODUCCIÓN A LA TEOLOGÍA
JOSÉ SANTIAGO JIMÉNEZ RUBIANO
I DE TEOLOGÍA

Término “Teología”
El fundamento y centro de la teología es la revelación de Dios en Jesucristo. Su
objetivo particular es la inteligencia crítica del contenido de la fe para que la vida creyente
pueda ser plenamente significativa. En cuanto reflexión histórica sobre la fe y sobre sus
contenidos, la teología ha ido sufriendo una constante evolución en su intento de
autodefinirse; evolución que puede identificarse con la misma historia del pensamiento
cristiano. El término theologhía/theologhéin es de origen no cristiano; los primeros datos que
se pueden recuperar son los que ven la theologhía ligada al mito. Aristóteles, al dividir la
filosofía teorética en matemática, física y teología la identificara con la metafísica en cuanto
“philosophis perennis”. Para Clemente de Alejandría, theologhía será el “conocimiento de
las cosas divinas”; para Orígenes indica la verdadera doctrina sobre Dios y sobre Jesucristo
como salvador; sin embargo le corresponderá a Eusebio de Cesárea el privilegio de haber
sido el primero que atribuyo al evangelista Juan el tirulo de theologos por haber escrito en su
evangelio una doctrina eminente sobre Dios.

Así pues, a partir de Eusebio, theologhía indicará la verdadera doctrina, la cristina,


que se oponía a la falsa doctrina enseñada por los paganos. Una última connotación digna de
interés que proviene de los padres griegos es la que identifica la theologhía con la doctrina
de la Trinidad, para distinguirla de la doctrina sobre la encarnación, que será llamada
economía. La palabra theologhía para el pensamiento patrístico señala el esfuerzo por
penetrar cada vez más en la inteligencia de la Escritura y de la Palabra de Dios. Ahora bien,
el cambio de horizonte que ha llegado a crearse con el Vaticano II alejando de la teología de
aquel contexto controversista-apologético que había caracterizado los cuatro siglos
anteriores, para colocarla en un sereno diálogo con las culturas y las ciencias, a fin de hacer
evidente la complementariedad de cada una de ellas con vistas a la globalidad del saber, para
una existencia humana cada vez más digna.

La teología fundamental, en cuanto a epistemología teológica, tiene que responder


previamente al menos a tres cuestiones fundamentales que se imponen para el saber
teológico: 1) la aparición de la teología, que el punto de partida de la teología como
autoconciencia refleja de la fe es lo que llamamos la admiración concienciada del creyente
al planteamiento por la pregunta: ¿Por qué creo?; 2) la determinación de su contenido, que
comprende la revelación de Dios y de Jesucristo o en otras palabras el misterio global de la
encarnación. La teología es la concreción del logos que abarca la globalidad del dogma
cristiano, que se extiende a partir del misterio insondable de Dios hasta alcanzar el misterio
del hombre. 3) su auto-justificación como conocimiento crítico de la fe, que es el hecho de
que la teología constituye el saber crítico de la fe; dicho en términos clásicos, estamos ante
las primeras relaciones de fe-razón.