You are on page 1of 2

Sistema steel deck: encofrado perdido y armadura

Emplea planchas de acero galvanizado como encofrado perdido. Acelera la ejecución de


losas capaces de soportar cargas muy altas.

STEEL DECK. El sistema estructural emplea planchas de acero galvanizado como


encofrado perdido (gentileza Fierro Deck).

Las planchas de acero estructural galvanizado conforman junto con el hormigón una
losa mixta capaz de soportar cargas muy altas. El sistema estructural de placas
colaborantes, también conocido como steel deck, se comporta como un encofrado
perdido y funciona como armadura de tracción de la losa. Además, constituye una
plataforma de trabajo para todas las instalaciones de la futura losa.

“El steel deck tiene un costo muy similar a los sistemas de construcción de losas y
entrepisos tanto tradicionales como industrializados, pretensados y premoldeados;
la diferencia es notoria cuando se analizan los costos indirectos como son el flete, el
montaje en obra y principalmente el tiempo”, explica el arquitecto Ramiro
Lagomarsino de la firma Fierro Deck.

En cuanto al ahorro de costos para una vivienda, por ejemplo, Lagomarsino explica
que la diferencia varía de acuerdo al tipo de estructura y el diseño: “Las diferencias
pueden estar entre un 5 y un 10 % menos. Aunque a esta diferencia de costo directo,
que deriva del costo de materiales y mano de obra, hay que agregarle el ahorro de los
costos por el menor tiempo de ejecución”, aclara.

El sistema es ideal para realizar losas y entrepisos en donde el apuntalamiento en


dificultoso o imposible de realizar. Además, las chapas colaborantes son compatibles
con estructuras de hormigón armado y metálicas livianas y pesadas.

El acero empleado para la fabricación de las planchas es de alta resistencia a la


intemperie gracias a su recubrimiento de galvanizado pesado. A su vez, la
terminación permite dejar las planchas vistas desde el nivel inferior

Según Lagomarsino, el término que mejor define la virtud del sistema es “velocidad”.
Este sistema constructivo tiene solo tres elementos: la placa colaborante, el
hormigón y una malla para evitar el fisuramiento. Si se utiliza sobre vigas metálicas,
se agregan también conectores de corte. Al fraguar, el conjunto forma una unidad de
acero-hormigón denominada losa con placa colaborante.

“Las condiciones climatológicas de la región patagónica se traducen en una real


oportunidad para un producto de estas características”, destaca Lagomarsino en
relación con la reducción de tiempos que requieren las obras en climas rigurosos,
especialmente lo relacionado con el hormigonado de estructuras. A su vez, el
profesional destaca que en Chile, Perú, Venezuela, Colombia, Brasil y Ecuador, el
steel deck se comercializa en casi la totalidad de los corralones como un insumo
tradicional y básico.
La forma de comercialización de las planchas es por metro lineal de chapa
conformada, con un ancho útil de 94,5 cm. Y está disponible en varios calibres según
el cálculo estructural. En breve estará disponible una aplicación online en la página
web de Fierro Deck para calcular el sistema constructivo. “El software se plantea
como una aplicación de fácil accesibilidad, en donde mediante la carga de datos
básicos se podrá obtener un cálculo estructural rápido y confiable”, apuntan desde
la empresa. Con esos resultados los usuarios podrán obtener un cálculo preciso del
calibre de la chapa a utilizar, la resistencia que tendrá el entrepiso, la carga de
hormigón que tendrán y el volumen total de hormigón que deberán comprar. El
cálculo de hormigón podrá ser descompuesto en cantidades de arena, piedra y
cemento, para facilitar aun más la solución.

Las placas se colocan con los valles lisos sobre las vigas. La primera plancha debe
encuadrarse perfectamente antes de colocar la segunda. A medida que se disponen
las sucesivas placas deben fijarse en cada valle en todos los apoyos interiores y
exteriores con tornillo autorroscante, clavo de disparo o punto de soldadura
eléctrica. En el momento de hormigonar, se debe tener la precaución de volcar el
hormigón sobre los apoyos y desde ahí distribuirlo con pala o carretilla y éstas sobre
tablones en toda la etapa constructiva el acopio de cualquier material debe realizarse
sobre las vigas de apoyo. Si se bombea el hormigón, la manguera deberá estar
máximo a 30 cm de la placa. Por último, si se se utiliza un apuntalamiento, el mismo
deberá quitarse a los 17 días de llenada la losa.