You are on page 1of 11

Acemoglu:

 El  mundo  que  nuestros  nietos  heredarán:  la  revolución  de  


derechos  y  más  
 
Tendencias:  los  padres  tendrán  hijos  en  sus  40  o  50  años.  
El   ultimo   siglo   ha   sido   el   siglo   de   los   derechos   políticos.   La   revolución   de   los  
derechos   se   entrelaza   con   diversas   tendencias   como   el   desarrollo   de   tecnología,  
sustantivo   y   desigual   crecimiento   económico,   un   deceso   general   en   las   guerras,   y  
una  explosión  en  la  población  que  pone  nuevas  presiones  en  nuestros  recursos  y  el  
medio  ambiente.  
El   ensayo   desarrolla   las   10   más   importantes   tendencias,   comenzando   por   la  
revolución  de  derechos.  Posteriormente  discute  como  la  revolución  de  derechos  ha  
ayudado  a  dar  forma  a  las  otras  nueve  tendencias.  
 
1. La  revolución  de  derechos:  
 
Para  la  mayoría  de  los  ciudadanos,  la  participación  democrática  en  la  política  se  ha  
vuelto   algo   natural,   una   tendencia   impresionante   cuando   se   compara   con   los   años  
1900-­‐1950.   Las   masas   han   demostrado   tener   algo   inteligente   que   decir   en   la  
política.   Pero   las   decisiones   masivas   pueden   ser   tomadas   por   personas   que   no  
pueden   gobernarse   a   si   mismos,   personas   sin   educación:   José   Ortega   y   Gasset  
plantean  la  alarma  de  la  expansión  de  la  participación  política.  A  pesar  de  la  creencia  
que   las   elites   son   las   optimas   para   llevar   las   riendas   de   la   política,   los   derechos  
políticos  para  los  menos  educados  y  menos  privilegiados  han  dominado,  brindando  
políticas   que   redistribuyen   los   ingresos   y   haciendo   servicios   ampliamente  
disponibles,  incluso  a  pesar  de  la  resistencia  de  las  elites.  Hace  un  siglo  los  derechos  
políticos,  sexuales,  femeninos,  etc.,  no  existían.  
El   camino   a   instituciones   inclusivas   ha   sido   muy   complicado.   En   los   últimos   100  
años   fuimos   testigos   del   fascismo   y   el   comunismo,   e   incluso   algunas   democracias  
implementaron   políticas   autoritarias.   Militarismo   agresivo   y   conflictos   étnicos   y  
nacionales   siguen   con   nosotros:   la   revolución   de   derechos   permanece   incompleta.  
La  mayoría  de  la  población  sigue  viviendo  bajo  regímenes  autoritarios.    
Aun   así,   la   revolución   de   derechos   ha   penetrado   tanto   el   mundo   en   que   vivimos   que  
incluso  los  regímenes  autoritarios  han  moderado  la  represión  de  sus  ciudadanos.    
La   expansión   de   derechos   civiles   y   políticos   es   grandiosa   pues   ha   tenido   un  
considerable   impacto   en   la   vida   de   millones,   y   por   que   todas   las   otras   tendencias  
han  tenido  lugar  por  su  ocurrencia.  
 
2. El  barrido  de  la  tecnología  
 
La   revolución   industrial   trajo   consigo   nuevas   maquinas   y   mejoras   tecnológicas   en  
textiles,  poder  del  vapor,  transporte,  metalurgia  y  comunicaciones.  Tenemos  acceso  
a   tecnologías   imposibles   de   imaginar   para   nuestros   abuelos.   Avances   en   tecnologías  
de   información,   internet,   robótica,   comunicación,   así   como   nuevas   drogas   y  
tecnologías  medicas,  televisión,  radio,  etc.    
 
 
3. Implacable  crecimiento  
 
Nuestro  siglo,  junto  con  el  crecimiento  tecnológico,  ha  sido  el  siglo  del  crecimiento  
económico   sostenido.   El   siglo   XIX   también   fue   un   siglo   de   crecimiento,   pero  
incomparable  con  los  niveles  del  siglo  siguiente  y  el  actual.  Somos  8  veces  mas  ricos,  
en  promedio,  que  nuestros  abuelos.    
 
4. Crecimiento  desigual  
 
Igualmente   considerable   es   que   el   crecimiento   económico   no   ha   sido   igual   entre  
países.   La   brecha   entre   los   países   mas   pobres   y   los   ricos   se   ha   ampliado  
mayormente.  La  diferencia  entre  el  percentil  90  mas  rico  versus  el  percentil  10,  ha  
pasado  de  8  veces  a  30  veces.  Si  se  observan  diferencias  considerando  la  densidad  
poblacional,  la  estadística  se  matiza.    
 
5. La  transformación  del  salario  y  el  trabajo.    
 
Los   cambios   tecnológicos   también   han   transformado   la   naturaleza   del   trabajo.   La  
agricultura   decayó   en   la   mayoría   de   las   economías,   mientras   que   la   manufactura,  
también  lo  ha  hecho,  siendo  reemplazada  por  el  sector  de  servicios.    
Trabajos   con   habilidades   manuales   y   rutinarios,   han   desaparecido,   a   consecuencia  
de   la   transformación   del   trabajo   en   las   economías   avanzadas.   Un   proceso  
complementario   ha   sido   la   globalización   de   la   tecnología   y   producción,   montaje,   etc.  
Muchas  tareas  antes  hechas  en  el  país  local,  se  hacen  en  economías  donde  el  trabajo  
es  más  barato,  como  en  China.    
Un   impacto   mayor   de   estas   tendencias   ha   sido   distribucional:   a   medida   que   la  
demanda   por   trabajadores   con   bajas   y   medianas   habilidades   ha   disminuido,   la  
distribución  de  ingresos  en  USA  se  ha  hecho  mas  desigual.    
 
6. La  revolución  de  la  salud  
 
Aunque   las   riquezas   de   las   naciones   se   han   vuelto   desiguales,   la   foto   cambia   cuando  
se  trata  de  la  salud  de  las  naciones.  Ha  habido  un  gran  mejoramiento  en  la  salud  a  lo  
largo   de   los   últimos   100   años.   Un   aumento   considerable   de   la   expectativa   de   vida.  
Aunque  el  SIDA  y  el  regreso  de  la  tuberculosis  han  limitado  las  mejoras  en  la  salud  
en  África  subsahariana,  la  difusión  de  las  innovaciones  en  salud  han  significado  que  
la   mayoría   de   las   naciones   disfrutan   de   condiciones   de   salud   no   imaginadas   a  
principios  del  Siglo  XX.  
 
 
 
 
 
 
 
 
7. Tecnología  sin  bordes  
 
Nuevas   tecnologías   de   comunicación   y   cambios   en   políticas   de   intercambio   han  
creado  un  mundo  mas  integrado.  El  intercambio  en  relación  al  PIB  ya  era  alto  en  el  
Siglo   XX,   pero     actualmente   alcanza   cerca   de   un   50%   del   producto   interno   bruto  
total.  La  posibilidad  de  externalizar  tareas  permite  a  las  firmas  un  arbitraje  mucho  
mas  comprensivo  de  los  bajos  salarios  a  lo  largo  del  mundo.  A  pesar  de  su  impacto  
en  la  desigualdad  del  mundo,  este  proceso  ha  permitido  un  crecimiento  mucho  mas  
rápido  en  economías  como  China,  que  sacan  partido  de  su  abundante  trabajo  de  bajo  
costo,  sin  tener  que  invertir  en  las  mismas  tecnologías  y  etapas  institucionales  que  
las   economías   avanzadas   tuvieron   que   vivir   durante   el   siglo   XIX,   y   principios   del  
siglo  XX.    
 
8. Siglo  de  guerra,  siglo  de  paz  
 
El  siglo  XX  empezó  mal  y  empeoró  en  un  tema  muy  importante:  grandes  guerras  y  la  
pérdida   de   millones   de   vidas   inocentes.   Los   dos   conflictos   mas   mortales   se   dieron  
durante  la  primera  mitad  del  siglo  XX.  Aunque  no  totalmente  exentos  de  guerra,  los  
60  años  siguientes  han  sido  los  mas  pacíficos  de  la  historia  humana.  Considerando  
las  muertes  por  cada  100000  habitantes,  la  proporción  actual  es  prácticamente  nula.  
La   violencia   dentro   de   los   países,   como   los   homicidios,   asesinatos,   etc.,   siguen,   sin  
embargo,   otra   trayectoria.   A   pesar   de   lo   anterior,   mirado   desde   una   perspectiva  
global,   hay   evidencia   suficiente   para   pensar   que   estamos   viendo   una   tendencia   a   un  
mundo  menos  violento  en  nuestras  vidas  actuales.    
 
9. Contra  la  ilustración  en  la  política  
 
Pocos   habrían   predicho   la   revolución   de   derechos,   pero   aquellos   que   lo   hubiesen  
hecho,   la   hubiesen   considerado   la   culminación   de   la   difusión   de   las   ideas  
universalistas   de   la   ilustración.   Sin   embargo,   estos   últimos   100   años,   hemos   visto  
fuertes   y   normalmente   violentos   movimientos   anti   ilustración,   jugando   un   rol  
protagónico   en   la   política.   La   primera   mitad   del   S.   XX,   estuvo   dominada   por   el  
levantamiento   de   dos   movimientos   políticos   antidemocráticos,   el   fascismo   y   el  
comunismo,  mostrando  niveles  de  violencia  sin  precedentes.  
Las   ultimas   cuatro   décadas   fueron   testigo   de   otro   movimiento   anti-­‐ilustración:   el  
aumento  en  la  prevalencia  de  la  religión  en  la  política.  Cristianos  fundamentalistas  
se  han  convertido  en  una  renovada  fuerza  en  la  política  estadounidense,  durante  el  
ultimo  medio  siglo,  y  el  judaísmo  ultra  ortodoxo,  juega  un  rol  mas  importante  en  la  
política  de  Israel  y  el  Medio  Este.  Pero  el  ejemplo  más  dramático  es  el  resurgimiento  
del   Islam   político   en   el   Medio   Este,   el   norte   de   África   y   el   sur   de   Asia.   Esto   ha   hecho  
que   muchos   avecinen   un   “choque   de   las   civilizaciones”,   visión   fortalecida   por   las  
palabras  de  Bush,  que  declaraba  que  EEUU  estaba  luchando  contra  una  “guerra  del  
terror”  que  emanaba  del  medio  este.    
 
 
 
10. Explosión  demográfica,  recursos  y  medio  ambiente.  
 
Hay   mas   de   nosotros   en   el   planeta   hoy,   que   hace   100   años.   La   población   mundial   ha  
aumentado   de   1.5   mil   millones   a   6.9   mil   millones   en   2010.   La   mayoría   de   dichos  
incrementos  han  sido  en  las  partes  menos  prósperas  del  mundo.  El  creciente  nivel  
de   población   y   el   ingreso   per   cápita,   han   aumentado   la   demanda   de   recursos   del  
medio   ambiente.   Muchos   eruditos   han   hecho   publica   su   preocupación   por   que  
agotemos  la  habilidad  del  planeta  de  soportarnos.  Los  precios  de  los  recursos  se  han  
ido   incrementando   sostenidamente,   y   el   impacto   ambiental   está   creciendo   por  
nuestro  notable  uso  de  combustibles  fósiles  y  el  aumento  de  dióxido  de  carbono  en  
la  atmosfera.    
 
II.  Un  marco  interpretativo:      
 
Estas   tendencias   no   existen   independientemente   unas   de   otras.   Entender   como  
interactúan   es   un   paso   clave   en   cualquier   intento   por   evaluar   como   continuarán.   En  
el   centro   de   la   interpretación   está   que   el   cambio   tecnológico   es   la   raíz   del  
crecimiento   económico   –   pero   que   las   instituciones   políticas   dan   forma   a   la  
naturaleza,  ritmo  y  difusión  del  cambio  tecnológico.    
En   este   punto   el   autor   difiere   del   consenso   general   de   gran   parte   de   las   ciencias  
sociales,  que  mantienen  un  enlace  causal  que  va  de  la  tecnología  a  las  instituciones.  
Globalmente,   los     países   que   han   crecido   mas   rápido   desde   la   IIGM,   no   son   mas  
propensos   a   volverse   mas   democráticos   que   aquellos   con   bajo   crecimiento,   por  
ejemplo.  Al  contrario,  el  autor  argumentará  que  el  desarrollo  institucional,  causado  
por   y   causando   la   revolución   de   derechos,   son   los   principales   conductores   del  
cambio  tecnológico  y  económico  que  hemos  experimentado  en  el  ultimo  siglo.    
El   progreso   tecnológico   se   expande   en   instituciones   inclusivas:   que   proveen  
incentivos   y   oportunidades   para   la   innovación   y   la   actividad   económica   a   una  
amplia   sección   transversal   de   la   sociedad,   velando   por   la   propiedad   privada   de   la  
innovadores,   negocios   y   trabajadores.   Instituciones   económicas   inclusivas   están  
sustentadas  por  instituciones  políticas  inclusivas.    
En   contraste   directo   con   instituciones   inclusivas,   están   las   extractivas,  
caracterizadas   por   derechos   de   propiedad   inseguros,   coerción,   falta   de   libertad   y  
extracción  de  recursos  a  la  mayoría,  para  beneficio  de  una  pequeña  elite,  junto  con  
falta   de   oportunidades   y   servicios   públicos.   Estas   instituciones   económicas   son  
mantenidas   gracias   a   instituciones   políticas   extractivas,   concentrando   el   poder   en  
las  manos  de  los  intereses  de  unos  pocos,  sin  ninguna  oposición  o  puesta  a  prueba.  
El  poder  político  y  económico  de  la  elite  no  es  lo  único  que  asegura  su  persistencia:  
precisamente  por  que  las  instituciones  extractivas  enriquecen  a  unos  pocos  a  costa  
de   muchos,   esos   muchos   alguna   vez   se   revelarán.   Hemos   sido   testigos   de   dicha  
situación   en   diferentes   etapas   de   la   historia.   Es   en   esta   línea   en   la   que   la   primera  
tendencia,   la   revolución   de   los   derechos,   debe   ser   evaluada.   Nuestra   época   es  
aquella   donde   el   traspaso   de   instituciones   extractivas   a   inclusivas   tomó   fuerza   y  
velocidad.   Los   derechos   políticos   y   civiles   se   instauran   donde   las   instituciones  
inclusivas   dominan,   y   ha   habido   una   especie   de   emancipación   de   las   personas,  
pasando  de  normas  sociales  autoritarias  a  inclusivas.    
Si  las  instituciones  son  impuestas  por  un  orden  jerárquico  creado  por  instituciones  
extractivas,  probablemente  no  duren  mucho,  razón  por  la  cual  una  democracia  que  
no   respeta   las   libertades   individuales   nunca   durará,   y   no   todos   los   movimientos  
revolucionarios  culminan  en  instituciones  mas  inclusivas.    
Que  la  segunda  tendencia,  el  barrido  de  la  tecnología,  proviene  de  la  revolución  de  
derechos   es   el   centro   del   marco   interpretativo   del   autor.   Las   explosiones  
tecnológicas   de   las   que   hemos   sido   testigos,   no   habrían   sido   posibles   bajo  
instituciones  extractivas,  por  falta  de  incentivos,  libertad,  oportunidades  y  el  terreno  
de   juego.   Además,   bajo   instituciones   inclusivas   se   entrega   la   libertad   necesaria   para  
tomar  riesgos  en  innovación  y  emprender  negocios.    
Las   cuatro   tendencias   siguientes   –crecimiento   sostenido,   crecimiento   desigual,  
transformación  del  trabajo  y  la  revolución  de  la  salud-­‐,  todas  emanan,  mas  o  menos  
directamente,   de   estos   desarrollos   tecnológicos,   y   otros   aspectos   clave   de   la  
revolución   de   derechos.   El   crecimiento   económico   seguido   directamente   del   cambio  
tecnológico  rompe  en  nuestra  era.    
Las   tendencias   quinta   y   sexta,   la   transformación   del   trabajo   y   la   revolución   de   la  
salud,  también  provienen  de  las  mismas  fuerzas.  El  trabajo  cambio  directamente  por  
las   formas   de   progreso   tecnológico   del   último   siglo.   La   revolución   de   la   salud,  
también   es   una   de   los   mas   valiosos   frutos   de   la   revolución   de   derechos.   El  
imperativo   por   mejor   salud   provino   de   naciones   ricas   y   grupos   internacionales  
como  la  OMS.  Y  gracias  a  la  aceptación  de  la  revolución  de  derechos,  se  acepto  que  
las  naciones  mas  ricas  debían  ayudar  a  las  mas  pobres.    
La   séptima   tendencia,   la   difusión   de   la   tecnología   sin   bordes,   es   otra   consecuencia  
de  la  revolución  de  derechos.  Pero  aunque  las  instituciones  inclusivas  son  el  motor  
principal   de   cambio   tecnológico,   el   crecimiento   aun   es   posible   en   instituciones  
extractivas.   Todo   lo   demás   constante,   aquellos   que   dirijan   las   instituciones  
extractivas  desearán  que  haya  el  mayor  crecimiento  posible  pues,  finalmente,  ellos  
serán   los   beneficiarios   de   dicho   crecimiento.   Pero   cuando   se   necesita   de   nuevas  
tecnologías,   surge   el   problema,   pues   el   poder   de   éstas   puede   desestabilizar   el   poder  
de   las   elites.   2   escenarios   hacen   posible   crecimiento   bajo   i.   extractivas:   cuando   la  
ventaja  comparativa  esta  bien  definida  en  un  sector  que  puede  ser  controlado  por  la  
clase  de  elite.    
El   segundo   escenario   es   aquel   donde   los   países   con   i.   extractivas   hacen   un   “catch-­‐
up”   y   reciben   transferencia   de   tecnología   desde   países   mas   avanzados.   Pero   el  
crecimiento  bajo  los  dos  escenarios  anteriores  es  limitado.    
El   crecimiento   de   China   a   lo   largo   de   las   últimas   3   décadas   es   un   ejemplo   de  
crecimiento  producido  por  instituciones  extractivas.    El  aumento  de  la  tecnología  sin  
limites   ha   significado   que   el   ritmo   de   crecimiento   bajo   instituciones   extractivas  
puede  ser  mas  grande  hoy  que  lo  que  fue  en  el  S.  XIX.    
El  crecimiento  en  Alemania  y  Rusia  a  fines  del  S.  XIX,  involucraba  cambios  sociales,  
estructurales   e   institucionales,   incluida   una   rápida   urbanización.   Pero   en   China  
simplemente  se  importaba  tecnología  para  producir  bienes  al  mercado  mundial.  En  
contraste,  hoy,  en  lugar  de  tener  que  desarrollar  una  industria  entera,  un  mercado  
emergente   puede   simplemente   domesticar   algunas   tareas   de   la   industria,   como  
armado  u  operaciones.    
Encontramos   aquí   una   paradoja   de   los   cambios   tecnológicos   con   origen   en  
instituciones   inclusivas:   quizás   fomenten   la   continuación   de   instituciones  
extractivas  en  el  mundo.      
Las   instituciones   extractivas   no   necesitan   durar   para   siempre.   Tampoco   las  
inclusivas.   Están   contantemente   amenazadas   por   grupos   que   quieren   expandir   su  
poder   político   a   expensas   del   resto.   El   aumento   de   la   desigualdad   en   EEUU,   puede  
ser   un   posible   motor   de   revolución.   Hay   un   grupo   que   se   ha   enriquecido   y   que  
puede   usar   su   poder   económico   para   ganar   mas   poder   político,   para   defender,  
básicamente,  su  riqueza.  En  segundo  lugar,  se  ha  disminuido  la  clase  media,  quienes  
normalmente  han  ofrecido  apoyo  a  instituciones  inclusivas.  Cuando  se  piensa  sobre  
tecnología   sin   limites,   entonces,   debemos   ser   consientes   de   sus   consecuencias  
potenciales  e  inesperadas,  tanto  en  instituciones  inclusivas  como  extractivas.  
Lo   anterior   también   explica   la   octava   tendencia:   el   decaimiento   de   la   guerra   y   la  
violencia.   Esto   es   consecuencia   de   la   revolución   de   derechos,   por   múltiples   razones.  
Primero,   estas   libertades   y   derechos   están   en   constante   conflicto   con   guerras   y  
aventuras   militares.   En   segundo   lugar,   muchas   guerras   tienen   su   origen   en  
conflictos   domésticos,   los   cuales   son   mas   propensos   a   suceder   en   instituciones  
extractivas,   hoy   debilitadas   por   la   revolución   de   derechos.   En   tercer   lugar,   la  
revolución   de   derechos   provee   el   fundamento   filosófico   de   los   cambios   en  
instituciones   internacionales,   y   las   normas   que   han   sido   protagonistas   de   una  
resistencia  a  la  guerra.    
Pero   hay   mas:   se   necesita   abandonar   estructuras   de   poder   basadas   en   jerarquías   de  
familias,  y  comunidades.  El  autor  cree  que  es  esta  transformación,  la  responsable  del  
descenso  de  las  guerras  y  la  violencia.  El  cambio  en  la  estructura  familiar  donde  la  
familia  y  amigos  dirigen  a  los  jóvenes  es  uno  de  los  motivos  de  la  violencia.  También  
es  importante  destacar,  que  la  transformación  del  trabajo  reduciendo  la  importancia  
de   la   agricultura   y   otras   tareas   manuales,   ha   reducido   las   estructuras   sociales   y  
normas   que   soportan   instituciones   extractivas,   por   la   forma   rígida   de   jerarquía   en  
las  que  estaban  estructuradas.  
¿Qué  explica  entonces  las  guerras  del  S.  XX?  El  autor  responde  “no  sé”.  Pero  el  marco  
estructurado   aquí   da   algunas   pistas.   La   revolución   de   derechos   pudo   sembrar   las  
semillas   de   una   reacción   política   fuerte,   oponiéndose   a   las   sociedades   bajo  
regímenes   extractivos.   Esto   combinado   con   conflictos   distribucionales   intensos,  
pudo   haber   creado   la   oportunidad   para   que   estos   movimientos   anti-­‐ilustración  
tomaran  el  mando.  La  perspectiva  se  hace  mas  palpable  cuando  consideramos  que  el  
comunismo,  fascismo,  etc.,  provienen  del  conflicto  sobre  la  distribución  de  recursos  
y  el  ingreso  en  la  sociedad.    
Finalmente,  la  décima  tendencia  –  la  explosión  de  la  población  y  el  agotamiento  del  
medio  ambiente-­‐  es  otra  paradoja  del  desarrollo  mundial  de  instituciones  inclusivas  
y   cambios   tecnológicos.   Estas   innovaciones   han   permitido   crecimiento   mucho   mas  
rápido   en   producción   en   el   mundo.   Las   mejores   condiciones   de   salud   han   permitido  
que  aquellos  que  hubiesen  muerto  al  nacer,  ahora  sobrevivan  y  muchas  sociedades  
se   han   trasladado   a   una   explosión   demográfica,   lo   que   no   suscita   un   problema  
directo  para  nuestro  planeta,  mientras  los  cambios  económicos  y  sociales  estén  a  la  
altura  de  la  situación,  pero  junto  con  el  aumento  del  ingreso  per  cápita,  el  aumento  
de  la  población  ha  estado  ligado  a  un  incremento  masivo  en  las  emisiones  de  gases  
fósiles,  lo  que  amenaza  la  estabilidad  de  nuestro  clima.  
 
III.  El  siglo  por  delante  
 
Estamos   armados   con   una   lista   de   desarrollos   que   han   definido   nuestra   época,   y  
entender   como   se   entrelazan   con   la   revolución   de   derechos   nos   permite   discutir:   La  
revolución   de   derechos   expandirá   nuestro   crecimiento   económico?   Cuales   son   las  
posibles   limitaciones   de   cada   uno?   Pueden   nuestras   instituciones   chocar   con   las  
presiones  que  el  crecimiento  generará  en  nuestros  recursos?  Estos  desarrollos  son  
las  cosas  que  darán  forma  al  planeta  en  el  que  nuestros  nietos  vivirán.  
 
1.-­‐  ¿Continuará  la  revolución  de  derechos?    
 
Podemos  ser  precavidamente  optimistas,  que  la  revolución  de  derechos  continuará  
expandiéndose,   incluso   si   lo   hace   lenta   e   imperfectamente.   Nuestra   prosperidad  
actual   no   es   garantía   de   su   mantenimiento   y   expansión.   Hay   muchos   limitantes   a  
dicha  situación.  
En   primer   lugar,   las   instituciones   democráticas   e   inclusivas   están   bajo   ataque   en  
EEUU.   Estas   amenazas   provienen   de   dos   cuartos   distintos:   la   polarización   de   los  
EEUU  en  términos  de  ingreso,  y  el  ataque  directo  en  las  libertades  de  las  minorías  
emanando  de  la  tan  nombrada  “guerra  del  terror”.    
Adicionalmente,   el   crecimiento   chino,   crea   la   ilusión   de   una   ruta   de   acceso  
alternativo  y  autoritario  a  los  ricos,  y  el  autoritarismo  ilustrado  puede  servir  mejor  a  
las   personas.   Éstas   amenazas,   están   a   favor   de   que   la   revolución   de   derechos  
continúe,   aunque   a   menor   ritmo.   Y   por   razones   muy   diferentes   a   aquellas  
desarrolladas  en  la  teoría  de  la  modernización    
La   visión   optimista   plantea   que   la   revolución   de   derechos   podrá   superar   estos  
obstáculos,   y   se   basa   en   diferentes   factores.   Primero,   las   instituciones   inclusivas,  
tienen  sustento  en  si  mismas  y  han  superado  desafíos  comparables  anteriormente.  
En   segundo   lugar,   la   difusión   de   internet   y   los   medios   sociales,   han   añadido   otro  
pilar  de  soporte  para  las  instituciones  inclusivas.    En   tercer   lugar,   la   revolución   de  
derechos   se   ha   perpetuado   pues   ha   debilitado   las   comunidades   autoritarias   y   las  
estructuras   familiares,   haciendo   muy   complicado   volver   a   un   mundo   en   el   que   los  
derechos  de  una  minoría  pueden  ser  usurpados.  En  cuarto  lugar,  la  transformación  
del  trabajo  también  ha  transformado  las  estructuras  sociales  autoritarias.    
Finalmente,   el   crecimiento   de   China   es   transitorio,   a   no   ser   que   cambie   sus  
instituciones  políticas  a  inclusivas,  la  economía  agotara  su  vapor.    
Si   la   revolución   de   derechos   no   es   reversada,   su   velocidad   disminuirá   por   que  
estamos  rodeados  de  instituciones  extractivas  muy  poderosas.  Aquellos  países  con  
instituciones   extractivas,   deberán   crear   instituciones   de   estado,   y   luego   prevenir  
que  esas  instituciones  capturen  intereses  de  elites.    
 
 
 
 
2.  El  futuro  de  la  tecnología  
 
Hay   poca   evidencia   que   estamos   quedándonos   sin   innovaciones.   Cada   innovación  
presenta   nuevos   desafíos   y   abre   camino   a   nuevas   innovaciones.   A   pesar   de   eso,  
hemos   satisfecho   tantas   necesidades   que   hay   poco   espacio   para   que   nuevos  
productos  puedan  mejorar  nuestras  vidas.    
Otro   factor   de   nuestra   tecnología   es   que   somos   capaces   de   dirigir   cambios  
tecnológicos   a   sectores,   productor   y   factores   productivos   que   pueden   beneficiarse  
de  sus  bondades.    
La  mayor  amenaza  a  nuestra  vitalidad  tecnológica  no  viene  de  la  muerte  de  nuevas  
ideas,  sino  de  alejarnos  de  instituciones  inclusivas.    
 
3.  ¿Se  hará  mas  lento  el  crecimiento?  
 
El   crecimiento   económico   no   es   una   ley   de   la   naturaleza.   Puede   hacerse   mas   lento   o  
detenerse.   Pero   hay   muchas   razones   para   pensar   que   no   estamos   cerca   del  
crecimiento   potencial.   Primero,   tenemos   la   habilidad   de   producir   innovaciones  
tecnológicas,   y   segundo,   muchas   economías   en   desarrollo   pueden   hacer   el   “catch-­‐
up”  que  hizo  China.  
Esto   no   sugiere   que   no   hay   peligros   a   los   que   estar   atentos.   Países   desarrollados,  
tienen   problemas   fiscales   y   económicos.   También   hay   un   limite   de   cuánto   del  
crecimiento  mundial  podrán  obtener  las  naciones  en  desarrollo,  lo  que  hace  a  estos  
países   dependientes   del   crecimiento   de   las   economías   saludables,   crecimiento   que  
se  muestra  agotado  y  a  la  baja.  
Nuestros  nietos  probablemente  escriban  sobre  como  el  crecimiento  en  el  siglo  XXI  
fue  desacelerándose.    
 
4.  ¿Qué  tan  desigual  el  crecimiento  será?  
 
Sería  utópico  pensar  que  el  crecimiento  creará  convergencia  entre  los  países  pobres  
y  ricos,  pero  hay  motivos  para  pensar  que  el  crecimiento  no  será  tan  desigual  como  
fue   en   el   S.   XX.   Primero,   los   derechos   e   instituciones   inclusivas   continúan  
expandiéndose.   Segundo,   la   globalización   y   la   producción   tecnológica  
probablemente   siga.   En   tercer   lugar,   se   espera   que   los   países   dominados   por  
instituciones  extractivas  cambien,  permitiendo  mas  efectiva  explotación  de  recursos  
naturales,  atrayendo  inversiones  extranjeras.    
 
5.  La  transformación  del  trabajo  continuará  
 
El  cambio  estructural  del  trabajo  continuara  en  muchas  naciones.  La  tecnología  y  las  
maquinas  harán  mucho  mas  trabajo  y  rutina  que  la  gente  hoy.  El  termino  de  trabajos  
de   mediana   habilidad   se   hará   mayor.   La   transformación   de   trabajos   asociada   a  
cambios  tecnológicos  ha  empeorado  la  desigualdad  en  EEUU,  y  los  avances  futuros  
en   robótica   acentuarán   dicha   situación.   Esto   sugiere   que   el   crecimiento   de   la  
desigualdad   se   debe   a   una   desaceleración   en   la   oferta   de   trabajadores   altamente  
educados,   pues   los   cambios   institucionales   y   políticos   han   favorecido   a   los  
ciudadanos   mas   ricos.   Se   espera   que   los   salarios   de   servicios   como   salud,  
preparación  de  comida,  y  cuidado  personal,  aumenten,  a  pesar  de  lo  anterior,  pues  
la   demanda   por   estos   servicios   aumentará   y   por   que,   mirando   las   tendencias,   los  
trabajadores   invertirán   en   habilidades   útiles   relacionadas   a   dichas   ocupaciones,  
para  así  aumentar  sus  ingresos.    
 
6.  La  revolución  de  la  salud  continuará  
 
Nuestros   nietos   serán   personas   mucho   mas   sanas   que   nosotros.   La   entrega   de   salud  
publica   será   mas   lenta   que   lo   que   quisiéramos,   pero   la   convergencia   global   hacia  
una   mejor   salud   continuará.   Algunos   prevén   que   esto   traerá   un   gran   y   positivo  
impacto   en   el   crecimiento   económico,   pero   esto   no   se   ha   visto   reflejado   en   los  
últimos  50  años.  La  revolución  de  la  salud  seguirá  siendo    un  motor  para  mejorar  las  
vidas  de  millones,  pero  no  por  si  mismo  para    mejorar  el  crecimiento  económico.  
La   mayor   amenaza   se   encuentran   en   el   estado   de   la   revolución   de   derechos,   pues   la  
salud  no  puede  entregarse  sin  las  correspondientes  instituciones.  
 
7.  El  futuro  de  la  globalización.  
 
Aunque  alimentado  por  cambios  tecnológicos  en  comunicación  y  transporte,  la  
globalización  también  ha  avanzado  debido  a  las  decisiones  políticas  de  las  naciones.  
Una  interrupción  contemporánea  de  la  globalización,  sigue  siento  posible,  aunque  
menos  probable  por  la  gran  integración  del  mundo  actual.  Es  mas  posible  pensar  
que  la  globalización  será  vista  en  mas  áreas  de  la  vida,  por  ejemplo  los  diagnósticos  
médicos  a  distancia.    
Aunque   el   ritmo   de   la   globalización   probablemente   disminuya   por   dos   razones.  
Primero,   los   bajos   salarios   en   países   con   abundante   trabajo   como   China,   india   e  
indonesia,  han  empezado  a  cambiar  como  resultado  de  un  proceso  de  globalización  
explotando  esas  diferencias.  Segundo,  si  el  crecimiento  chino  se  estanca,  la  división  
actual  del  trabajo  empezara  a  vacilar.    
 
8.  ¿El  siglo  de  la  paz?  
 
Hay  razones  para  pensar  que  el  siglo  XXI  será  el  siglo  de  la  paz.  En  el  lado  positivo,  
sabemos   que   las   guerras   han   declinado   en   los   últimos   60   años.   A   medida   que   se  
difunde   la   revolución   de   derechos,   la   esperanza   es   que   habrá   menos   guerras  
resultantes   de   luchas   políticas.   Nuestra   perspectiva   para   la   paz   dependerá   no   solo  
de   las   aspiraciones   de   las   instituciones,   sino   también   de   sus   capacidades:   la  
centralización   del   poder   reducirá   varios   tipos   de   violencia   y   asesinato   en   Somalia,  
Congo,  Afganistán,  etc.    
 
 
 
 
 
 
9.  ¿De  anti-­‐ilustración  a  ilustración?  
 
Algunos  movimientos  anti  ilustración  son  soy  simples  memorias.  Pero  la  renovación  
de  la  religión  como  fuerza  política  es  una  realidad  muy  clara.  ¿Hará  esto  declinar  la  
tolerancia   y   reemplazarla   con   extremismo?   No   hay   respuesta   fácil,   pero   el   mejor  
acercamiento,  por  ahora,  es  que  el  incremento  del  rol  político  del  Islam  es  resultado  
de   la   intersección   de   cuatro   tendencias.   Primero,   la   reacción   de   individuales   criados  
en   familias   tradicionales   y   comunidades   autoritarias   a   los   cambios   a   su   alrededor.  
Segundo,   el   Islam   ha   sido   usado   por   sus   gobernantes,   como   instrumento   para  
controlar  sus  poblaciones  y  sofocar  el  descontento.  Tercero,  los  esfuerzos  por  usar  
una  religión  como  mecanismo  de  control  social  vienen  de  aquellos  que  han  quedado  
rezagados  por  instituciones  extractivas  en  el  proceso  económico.  El  cuarto  y  ultimo  
factor  es  un  sentimiento  difundido  en  muchos  países  que  el  Este  ha  sido  imperialista  
y  ha  jugado  un  papel  decisivo    en  el  subdesarrollo  de  la  región.    
El  autor  cree  que  la  revolución  de  derechos  probablemente  se  expanda  a  esta  región  
del  mundo  también,  por  la  dinámica  política  y  social  que  la  religión  esta  teniendo.  La  
gente  posee  la  sensación  política  que  el  cambio  está  llegando  a  la  región,  incluso  si  
hay   muchas   falsas   alarmas   y   conflicto   en   las   próximas   décadas.   Se   espera   que  
muchos   de   los   regímenes   de   la   región   sean   representativos,   reemplazando  
dictadores  y  monarquías.    
Hay   dos   razones   optimistas   para   pensar   que   esos   nuevos   regímenes   no   serán  
extractivos:  el  uso  de  la  religión  como  control  social  disminuirá,  a  consecuencia  del  
derroque   de   regímenes   extractivos.   Segundo   y   mas   importante:   los   movimientos  
religiosos   populares   están   trayendo   nuevos   derechos   políticos   y   civiles   a   una  
significante  fracción  de  la  población.    
Al   enfocarse   en   el   rol   de   la   religión   en   la   política,   no   se   trata   que   no   habrá   otras  
posibles  fuerzas  anti-­‐ilustración.    
 
10.  Población,  recursos  y  el  medio  ambiente  en  el  siglo  XXI:  
 
Las   naciones   unidas   prevén   la   población   mundial   bajo   escenarios   de   alta,   baja   y  
media   fertilidad,   llegando   a   dos   conclusiones   importantes.   Primero,   la   población  
mundial   continuará   creciendo   por   un   tiempo.   Segundo,   es   posible   que   durante   el  
próximo  siglo  alcancemos  una  meseta.    
La   pregunta   vital   hace   relación   con   el   uso   de   combustibles   fósiles:   a   menos   que  
introduzcamos   impuestos   apropiados   al   carbón   y   otras   regulaciones,   el   daño   que  
cada  uno  de  nosotros  crea  en  el  medio  ambiente  no  es  valorado,  no  tiene  precio,  y  
colectivamente   continuaremos   emitiendo   gases   fósiles   aunque   esto   dañe  
irreparablemente  nuestro  planeta.    
En   el   lado   de   la   tecnología,   necesitamos   avances   en   energías   alternativas,   para   así  
encontrar  maneras  de  bajo  uso  de  carbón  de  producir  y  entregar  energía.  La  única  
manera  de  asegurar  que  nuestro  planeta  se  mantenga  habitable  es  una  transición  a  
energías  mas  limpias.    
Aunque   el   escenario   es   optimista,   hay   un   peligro   mayor:   la   perspectiva   de   que   la  
geo-­‐ingeniería   y   avances   tecnológicos   en   tecnologías   limpias   funcionarán   como  
pretexto  para  no  tomar  acción  en  reducir  emisiones  de  carbón  y  cambiar  a  fuentes  
de   energía   mas   limpias:   ¿por   qué   hacer   costosos   sacrificios   hoy,   si   la   tecnología  
milagrosamente   resolverá   nuestros   problemas   en   el   futuro?   Si   pensamos   así.  
Nuestras  creencias  en  el  dominio  tecnológico  generarán  mas  daño  que  bien.  
En   el   lado   político,   necesitamos   un   acuerdo   internacional   para   que   la   transición   a  
fuentes  de  energías  alternativas   tome  lugar  de  una  manera  concertada,  incluso  si  en  
el  corto  plazo  esto  significa  mayores  costos.  Hay  un  lado  positivo:  la  revolución  de  
derechos   hará   que   la   gente   este   mas   consiente   de   aquellos   que   sufren   por   el   cambio  
climático   :   podemos   ver   esto   en   el   mundo   desarrollado   donde   muchas   personas  
empiezan   a   hacer   sacrificios   para   reducir   sus   emisiones   de   carbono.   Si   esta  
tendencia   sigue,   los   políticos   tendrán   que   alinear   sus   propuestas   en   sintonía.   Al  
final,  así  como  con  las  otras  tendencias  que  han  hecho  y  harán  de  nuestro  mundo  un  
mejor  lugar,  nuestra  esperanza  por  un  futuro  mas  saludable  debe  ser  fijada  desde  la  
perspectiva  del  fortalecimiento  y  continuidad  de  la  revolución  de  los  derechos.