You are on page 1of 19

Diagnóstico y planificación del proceso terapéutico en mujeres con diástasis de los

musculos rectos durante el embarazo y en el postparto

Dependiendo del tamaño del problema, el tratamiento de la diástasis de los músculos


rectos puede durar tres meses, y a veces hasta un año. Los ejercicios que se indican
para cada paciente dependen del tamaño de la diástasis y el progreso en la terapia. Se
debe tener en cuenta que las fibras estiradas de la línea alba no se acortarán, pero es
importante que las crestas de los músculos rectos se junten lo más posible, y el
músculo transversal proteja la pared abdominal y recupere la función de estabilizar la
columna vertebral. Otro embarazo puede constituir un factor de riesgo para el
aumento de la diástasis; sin embargo, la paciente debe ser informada acerca de las
medidas preventivas durante el embarazo e inmediatamente después del parto.

DIÁSTASIS DE LOS MUSCULOS RECTOS (DIASTASIS MUSCULORUM RECTORUM)

Los músculos rectos abdominales se encuentran en la pared frontal del abdomen, la


inserción muscular: cartílagos V-VII de las costillas, la apófisis xifoides del esternón y los
ligamentos condroxifoides. La inserción final es la sínfisis púbica y cinturón pélvico del
hueso pélvico. Los tendones de los músculos abdominales laterales, de los músculos
oblicuos externos e internos forman la vaina de los músculos rectos que pasa a la línea
alba. Está compuesta de fibras de colágeno que a pesar de su alta resistencia a la
tracción, pueden alargarse durante el embarazo, especialmente en las últimas semanas.
Esto se debe a la presión del útero en crecimiento sobre la pared abdominal. En este
periodo también juegan un papel importante las hormonas - principalmente la relaxina
y la elastina cuya cantidad aumenta a fin de aflojar los ligamentos, los músculos y las
articulaciones en la pelvis, p. ej. En la sínfisis púbica. Todos estos cambios están
destinados a preparar el abdomen para el mantenimiento del bebé en desarrollo, y al
final del embarazo para ampliar la dimensión transversal de la pelvis [1].

La diástasis de los músculos rectos abdominales puede ocurrir en el 27% de las mujeres
embarazadas en el II trimestre y en el 66% en el III trimestre. Inmediatamente después
del parto, este problema se diagnostica en el 53% de las mujeres, pero desaparece por
sí mismo en un porcentaje de las mujeres y permanece en el 36% durante el postparto
[2].
Factores de riesgo:

• obesidad - presión interna más alta de lo normal,


• músculos abdominales demasiado débiles o demasiado fuertes,
• gran cantidad de agua fetal,
• embarazo múltiple,
• otro embarazo en un corto espacio de tiempo,
• numerosos embarazos,
• trabajo que requiere cargar,
• edad de la embarazada mayor de 35 años,
• alto peso del bebé nacido.

PRUEBA DE LA DIASTASIS DE LOS MUSCULOS RECTOS

Lo ideal es realizar la prueba en el tercer trimestre del embarazo y al tercer día después
del parto. Para hacer esto, la paciente debe acostarse sobre la espalda con las rodillas
dobladas en las articulaciones de la cadera y las rodillas; los pies en el suelo. Luego
levantar la cabeza, hombros y paletillas a fin de tensar los músculos rectos. Los dedos
de las manos se colocan a través del abdomen en el nivel del ombligo (es el lugar donde
la diástasis es mayor). También se verifica la diástasis debajo y por encima, en algunas
pacientes existe la diástasis claramente desde el esternón hasta la sínfisis púbica.
Durante la prueba se notan claramente los bordes de los músculos, la línea alba estirada
y sus bordes (Img 1).
Img 1. Prueba de la diástasis de los músculos rectos

La diástasis que requiere una fisioterapia es la que durante la prueba tiene un mínimo
de 2,5 a 3 dedos a nivel del ombligo y un dedo a una distancia de 4,5 cm por debajo y
por encima del ombligo (se supone que un dedo corresponde a 1 cm) [3]. Los estándares
introducidos por Brown y Gillard se adaptan para la prueba en los músculos apretados.
Es conveniente complementar la prueba con otra sin los músculos rectos abdominales
activos, ya que la diástasis de 3 cm en los músculos rígidos, puede indicar una diástasis
de 5-8 cm cuando los músculos están relajados [4].

Toda paciente debe aprender a hacerse un autoexamen de la diástasis para poder


controlar los efectos de la terapia; sin embargo, la prueba con los músculos relajados
debe ser realizada por un fisioterapeuta, ya que a veces es difícil encontrar el margen
de los músculos rectos, especialmente en el caso de las pacientes con excesiva cantidad
de grasa corporal en el abdomen (Img 2-3)
Img 2-3. Diástasis con músculos relajados (tres dedos) y con músculos apretados (un
dedo)

Aunque es probable que la diástasis de menos de 2 a 2,5 dedos desaparezca después de


que pase un año después del parto, es importante comenzar los ejercicios lo más rápido
posible debido al gran número de factores de riesgo como obesidad o levantamiento
que pueden causar, por ejemplo, una hernia. Debe hacerse durante el periodo de
postparto cuando la cantidad de hormonas cae, ayudando así al cuerpo a volver al
estado de pre-embarazo y estimulando los músculos a juntarse. Esto se debe al hecho
de una mayor flexibilidad del vientre, inmediatamente después del parto.
LA DIÁSTASIS DE LOS MUSCULOS RECTOS ABDOMINALES DURANTE EL EMBARAZO

Síntomas:

 el abdomen se ubica en forma de un cono, especialmente al levantarse tras estar


acostado,
 al realizar la prueba, la diástasis tiene 2,5 dedos o más.

Img. 4. Abdomen de una mujer a las 27 semanas de embarazo encajándose en forma de


un cono característico
Prevención:

 cubrir el abdómen con la técnica fascial - kinesiotaping – es un método de


autocuración que reduce el riesgo de agrandamiento de la diástasis de los
músculos rectos [5, 6],
 evitar la posición donde el peso del útero y los órganos internos causen presión
sobre la pared abdominal,
 evitar la carga y los ejercicios de presión abdominal.

Img. 5 Kinesiotaping de la diástasis de los músculos rectos abdominales en el caso de


una paciente en la 20 ª semana de embarazo
DIÁSTASIS DE LOS MUSCULOS RECTOS ABDOMINALES DESPUES DEL EMBARAZO

Síntomas:

 creación del abdomen en forma del cono a la hora de levantarse tras estar
acostado, o de inclinar el cuerpo,
 prueba positiva realizada al tercer día después del parto,
 movimientos visibles y perceptibles de los intestinos cerca de la superficie de la
piel,
 en el caso de mujeres con una pequeña cantidad de tejido adiposo, es visible la
cavidad abdominal - a veces los pliegues de la piel se forman con la forma de la
diástasis,
 la paciente informa de una apariencia diferente del abdomen en relación al
periodo anterior al embarazo,
 por la noche o después de una comida el abdomen tiene la apariencia de
embarazada.
Img. 6. Cono en el caso de una paciente con la diástasis de tres dedos con los músculos
relajados, seis semanas después del parto, y un hueco en el área de la línea alba con la
diástasis de dos dedos con el músculo relajado en el caso de una paciente, nueve
semanas después del parto

Prevención:

 realizar ejercicios terapéuticos diarios,


 evitar ejercicios de presión abdominal, incluyendo levantamiento y, si es
necesario, se debe levantar siempre con el vientre apretado,
 están prohibidos los ejercicios clásicos de músculos rectos porque un
entrenamiento demasiado intenso aumentará la diástasis,
 evitar ejercicios de músculos inclinadores abdominales ya que su inserción es,
entre otras cosas, la línea alba, y el músculo de fortalecimiento irá acortando su
longitud y ampliando la diástasis,
 cambio de los hábitos alimenticios – dieta de fácil digestión, evitar comidas que
hinchan, comer cinco comidas al día,
 controlar la tensión abdominal en posiciones en las que los órganos internos
presionarán contra la pared abdominal (evitar con alta diástasis), tales como:
apoyo de rodillas, yoga de cabeza hacia abajo, ciclismo de montaña, etc.,
 levantarse de la cama girando a un lado.
Img. 7. Cono en el caso de una paciente con la diástasis de tres dedos con los músculos
relajados, seis semanas después del parto, y un hueco en el área de la línea alba con la
diástasis de dos dedos con el músculo relajado en el caso de una paciente, nueve
semanas después del parto

EJERCICIOS PARA LA DIÁSTASIS DE LOS MUSCULOS RECTOS

Mantener la postura corporal correcta es muy importante en el proceso de cierre de la


diástasis. Después del embarazo, la mujer puede tener una reducción de la estabilidad
de la columna vertebral y pélvica: lordosis lumbar profunda, abdomen debilitado,
posición pélvica en antropometría, etc. Esto puede generar dolor de espalda y bloquear
la progresión de la terapia de la diástasis. Por lo tanto, el primer paso que se puede
introducir después del parto es aprender una postura corporal activa. Requiere
controlar la posición neutra de la columna vertebral, la pelvis y la tensión muscular
transversal hasta el 30% (el músculo profundo construido de tejidos de crecimiento
lento capaces de trabajo a largo plazo). El aprendizaje se puede realizar en una posición
sentada con los pies apoyados en el suelo, las rodillas espaciadas al ancho de las caderas.
La paciente ajusta neutralmente la columna vertebral y la pelvis - sin exponer las nalgas
y el abdomen - los hombros están relajados y las patillas descienden en la llamada „V”
suave, es decir, hacia abajo y hacia la línea central. La barba está por encima del
esternón, lo que evitará la protacción frecuente cervical [7]. También merece la pena
incluir la elongación del torso, llevando los pezones ciáticos hacia abajo y ligeramente
hacia el centro, y las costillas y la cabeza hacia arriba. Esto asegurará una posición activa,
contrarrestando la gravedad y estimulará a trabajar el suelo pélvico [8]. Después de
poner el cuerpo de esta manera, es aconsejable tirar el ombligo ligeramente hacia la
columna vertebral y estimular los músculos transversales. El siguiente paso es respirar
libremente de forma que no afecte a la reducción de la tensión abdominal y la relajación
de la postura (Img 8).
Img. 8. Mantener una postura sentada corporal adecuada

Al tercer día después del parto se puede comenzar una tensión muscular transversal
más fuerte.

 Posición inicial: espalda tumbada, miembros inferiores doblados en las


articulaciones de la rodilla y cadera, posición neutral de la columna vertebral.
 Movimiento: tirar el ombligo a fin de tensar los músculos con tensión del suelo
pélvico simultáneo (en caso de las pacientes sin incontinencia urinaria). Este
movimiento no debe cambiar la posición neutral de la lordosis lumbar. Siempre
hay que comprobar si la diástasis no aumenta durante la introducción del trabajo
muscular.
 Repeticiones: 10 segundos / 10 series / 2 veces al día. Al tercer día después del
parto, después de la cesárea se introduce también la tensión de los músculos
rectos.
 Posición inicial: espalda tumbada, miembros inferiores doblados en las
articulaciones de la rodilla y cadera, posición neutral de la columna vertebral.
 Movimiento: levantamiento de la cabeza con exhalación. Después de dos
semanas se puede aumentar el rango de movimiento y levantar los hombros y
las patillas [9].
 Repeticiones: 20 veces / 4 veces al día.

Para proteger la diástasis se deben acercar los bordes de los músculos rectos para que
se acequen lo más posible. Puede hacerse de dos maneras:

 las manos se colocan en los lados opuestos de la cintura, cruzando los antebrazos
simultáneamente y las manos comienzan a moverse hacia el ombligo (Img 9, 10)
[10]
 en caso de mujeres con baja grasa corporal, se puede proteger la diástasis
colocando la palma de la mano en los bordes de los músculos rectos y
acercándolos durante el ejercicio (Img11).
Img. 9. Tensión de los músculos rectos abdominales con el acercamiento de sus bordes
musculares al cruzar antebrazos

Img. 10. Acercamiento de los bordes musculares al cruzar los antebrazos

Img. 11. Acercamiento de los bordes musculares con las manos

Después de un mes de realización del ejercicio, se controla el progreso de la terapia y se


aumenta el número de ejercicios (Img 12, 13).
Posición inicial: espalda tumbada con miembros inferiores doblados en las
articulaciones de la rodilla y cadera acercando los bordes de músculos, elevar la
cabeza.

 Movimiento: con la exhalación enderezar las piernas sobre el suelo.


 Repeticiones: 10 veces por cada lado / una vez al día.

Img. 12. Enderezar la pierna con la cabeza elevada y los bordes musculares rectos
acercados

Posición inicial: espalda tumbada con rodillas dobladas en las articulaciones de


la rodilla y cadera, la columna neutral acercando los laterales de los músculos.
 Movimiento: con la exhalación levantar las piernas dobladas por
separado, para que las rodillas estén sobre la pelvis. Durante la elevación
de la pierna, la lordosis lumbar debe ser neutra.
 Repeticiones: 30 segundos / 3 series / una vez al día.

Img. 13 Mantener las rodillas elevadas sobre la pelvis

Después del final del puerperio, tras el parto natural y después de 10-12 semanas desde
la cesárea, se puede introducir el ejercicio que prepara para el tablero (Img 14), siempre
que la diástasis sea inferior a 2 cm y no se encaje en el cono característico debido al
aumento de la presión abdominal.

 Posición inicial: rodilla apoyada, músculo transverso apretado al 30%.


 Movimiento: levantar las rodillas 1 cm sobre el suelo.
 Repeticiones: 30 segundos / 3 series / una vez al día.

Img. 14. Levantamiento leve de las rodillas dobladas apoyadas sobre el suelo

Ejercicios adicionales - estabilización de la columna vertebral (Img 15)

 Posición inicial: rodilla apoyada, músculo transverso apretado al 30%.


 Movimiento: enderezamiento de un miembro superior y el miembro
inferior opuesto. La posición de la columna vertebral, la pélvica y las
simetrías de los hombros deben ser controlados neutralmente.
 Repeticiones: 30 segundos cada lado / 3 series / una vez al día.
Img. 15. Estabilización de la columna vertebral en la rodilla apoyada
DESCRIPCION DEL CASO

La paciente de 31 años, primer embarazo - 2012, parto natural, segundo embarazo -


2016, parto por cesárea. La diástasis diagnosticada en el primer embarazo, sin
tratamiento. Examen ultrasonográfico (USG) a la 27ª semana de embarazo: a la altura
de la apófisis xifoides la diástasis tiene 1,8 cm, por debajo de 4 cm, a nivel del ombligo 8
cm. Los ejercicios comenzaron cuatro semanas después del parto. En la prueba de
palpación con el músculo relajado, cinco dedos; tres dedos con el músculo apretado.
Después de dos semanas de ejercicio: con el músculo relajado tres dedos, dos dedos con
el músculo apretado. La paciente durante la terapia (Img 16).

Img. 16. Diástasis de músculos rectos de dos dedos - tensión


Bibliografia:

1. Urtnowska K., Bułatowicz I., Radzimińska A., Woźniak M.,Wiśniewski J., Zukow
W. Fizjologiczne zmiany w układzie ruchu ciężarnej oraz związane z tym
dolegliwości bólowe odcinka lędźwiowo-krzyżowego – badanie stopnia
odczuwania bólu kręgosłupa w trakcie prawidłowo przebiegającej ciąży. Journal
of Education, Health and Sport. 2015; 5 (7), s. 105–116.
2. Axer H., Graf D., Keyserlingk M.D., Prescher A. Collagen fibers in linea alba and
rectus sheaths. Jour of Surgical Research 2001; 96, s. 127–134.
3. Giellard W.L., Brown J.M. Structure and fuction of the abdominal muscles in
primigravid subjects during pregnancyand theimmediate postbirth period.
Physical Therapy 1996: 76, s. 750–762.
4. Chiarello C.M. The e!ects of an exercise program on diastasis recti abdominis in
pregnant woman. Journal of Women’s Health Physical Therapy 2009; 29, s. 11–
16.
5. Karowicz-Bilińska A., Sikora A. i wsp. Fizjoterapia w położnictwie. Ginekol Pol.
2010: 81, s. 441–445.
6. Parmentier M. Diastasis Recti: a solution. KTSU-DoCol-4 2010.
7. Janik B. Pilates – prawdziwa siła od środka. „ASz” Artur Szuba, Choszczno 2004.
8. Cantieni B. Trening mięśni dna miednicy. Warszawa 2005.
9. Fijałkowski W., Szaniawska-Chydzińska A. Ćwiczenia dla kobiet w ciąży i połogu.
PZWL, Warszawa 1979.
10. Opala-Berdzik A., Dąbrowski S. Postepowanie fizjoterapeutyczne w przypadku
rozstępu mięśni prostych brzucha u kobiet w ciąży i po porodzie. Fizjoterapia
2009; 17 (4), s. 67–70. §