You are on page 1of 11

CONCRETO AUTOCOMPACTANTE

OBJETIVOS

1.1.1 OBJETIVOS GENERALES

• Caracterizar el concreto autocompactado y estudiarlo según sus funciones y

características.

1.1.2 OBJETIVOS ESPECIFICOS

• Investigar bibliográficamente todo lo correspondiente al concreto

autocompactado, especialmente las normas que lo rigen.

• Definir las proporciones adecuadas de los materiales utilizados en la elaboración

de mezclas para concreto autocompactado, que permitan cumplir con las

exigencias de resistencia requeridas. Establecer las condiciones bajo las cuales

se debe usar el concreto autocompactado.

• Mencionar ensayos al concreto en estado fresco, para comprobar su alta

trabajabilidad y fluidez.

CONCRETO AUTOCOMPACTANTE (CAC)

Es un concreto con consistencia fluida que requiere poca o ninguna vibración u otra

medida de consolidación.

El concreto autocompactante es una clase de concreto tan fluido que no hace falta

el uso de vibradores para compactarlo de diferentes formas, y satisface unas

necesidades específicas del mercado, entre ellas, los lugares de acceso limitado.

Por ejemplo, cuando un espacio reducido difícil de alcanzar queda lleno de barras

de acero de refuerzo, el concreto convencional quizás no pueda circular

completamente alrededor de cada barra, quedando bolsas de aire ocultas, que


podrían hacer que el acero se corroa. Eso no ocurre con el concreto autocompactante,

que fluye mejor entre el acero y alrededor de este con menos compactación.

En Estados Unidos se introdujo el “concreto fluido” a principios de la década de 1980,

justo después de la entrada en el mercado de los aditivos superplastificantes originarios

de Japón. El concreto autocompactante evolucionó a partir de las tecnologías

utilizadas en la colocación de concreto bajo agua en 1988, en la Universidad de Tokio.

Hasta el año 2003 se estima que solo el 10% de la industria del concreto había

experimentado con el concreto autocompactante, cifra que creció vertiginosamente

hasta el año 2006, cuando cerca del 40% de las obras lo utilizaban, más allá de las

variables que influyen en su producción, los retos de capacitación y de mercadeo.

Img. 01: Vaciado de concreto autompactante.

HISTORIA

En apenas 50 años, la industria de fabricación de concreto ha experimentado

notables avances, siendo el concreto autocompactado el último hito en la tecnología

de dicha industria.
Inicialmente se logró disminuir el vibrado en la colocación del concreto, creando el

concreto hiperfluido, y con el avance de los aditivos químicos fluidificantes

convencionales, se ha podido eliminar por completo el uso del vibrador.

En los años treinta se desarrollaron los primeros aditivos plastificantes, que fueron

elaborados a base de lignosulfonatos. Más tarde, en los años setenta se desarrollan los

aditivos súper plastificantes a base de melaminas y naftalenos. Luego en los años

ochenta, se inicia el desarrollo del concreto autocompactado en la Universidad de

Tokio, Japón, en colaboración con avanzados constructores de concreto, creando

cada empresa privada sus propias mezclas para concreto autocompactado, así como

los ensayos a practicarle, por lo mismo se vieron en la necesidad de registrar sus mezclas

cada uno bajo su propio nombre:

• NVC Non-vibrated concrete (concreto sin vibración), de la Compañía Kajima.

• AQC Super quality concrete (concreto de excelente calidad), de la Compañía

Maeda.

• Biocrete (biocreto) de la compañía Taisel.

Las primeras aplicaciones se hicieron en complejos y delgados marcos de edificios

con gran cantidad de refuerzo. Más recientemente, se han usado volúmenes mucho

mayores de concreto autocompactado en las grandes estructuras de ingeniería civil en

Japón, tales como un masivo tanque de almacenamiento, y enormes anclas para el

puente suspendido Akashi-Kaikyo, con una luz de dos kilómetros.

A principios del año 2000, se crea una gama de aditivos a base de policarboxilatos,

con lo cual se completan los aditivos necesarios para la adecuada elaboración de un


concreto de elevada fluidez, y alta resistencia a la compresión, es decir, el concreto

autocompactado, “CAC”.

Img. 02: Evolución del CAC.

CARACTERISTICAS DEL CAC

• Es la capacidad del CAC de rellenar los


Capacidad espacios de un encofrado solamente por
la acción de su propio peso, sin la
de relleno necesidad de compactación por vibrado.

• Es la capacidad de fluir a través de las


Capacidad barras del refuerzo del elemento
estructural sin que se presente ningún
de paso tipo de bloqueo entre agregado y
agregado – refuerzo.

Resistencia
• Es la capacidad de este tipo de concreto
a la de tomar una consistencia muy fluida sin
permitir segregación.
segregación
USOS DEL CAC

• Elementos prefabricados.

• Obras de infraestructura.

• Elementos de sección estrecha.

• Ideal para densidades de acero media y alta.

• Columnas, vigas, muros, losas y muros donde el acero de refuerzo hace difícil

el vibrado.

• Cualquier elemento donde se desee garantizar una adecuada

compactación del concreto.

• Elementos con difícil acceso para efectuar la compactación del concreto.

PRECAUCIONES EN EL USO DEL CAC

La resistencia y la durabilidad de un CAC bien diseñado son casi similares a los del

concreto normal. sin el curado apropiado, el CAC tiende a presentar más fisuración por

retracción plástica que el concreto convencional. investigaciones indican una fluencia

por tensión mayor en los CAC, resultando en una tendencia menor de agrietamiento.

Img. 03: Agrietamiento en concretos debido a un mal curado.


¿CÓMO SE OBTIENE?

Dos importantes propiedades específicas del CAC en estado plástico son la fluidez y

la estabilidad. La alta fluidez del CAC se logra con el uso de aditivos reductores de agua

de alto rango (HRWR por sus siglas en ingles) y no con la adición de agua extra de

mezclado. La estabilidad o resistencia a la segregación de la mezcla de concreto en

estado plástico se obtiene mediante el incremento de la cantidad total de finos en el

concreto y/o mediante la utilización de aditivos que modifican la viscosidad de la

mezcla. Se puede lograr un incremento en el contenido de finos, incrementando el

contenido de materiales cementicios o por la incorporación de finos minerales.

Como se mencionó anteriormente, el concreto autocompactante es

un concreto muy fluido, sin embargo, estable, que puede fluir rápidamente al lugar y

llenar las formaletas sin experimentar compactación y sin segregación significativa.

El diseño de la mezcla es muy controlado, con pocas opciones para el ajuste en obra,

y por lo tanto, muy sensible a los cambios, sobre todo en las cantidades de agua, pues

puede tener grandes consecuencias.

Es por esto que el concreto autocompactante se clasifica como un producto de

desempeño con valor agregado, que, como cualquier producto, requiere una línea de

aprendizaje diseñada para cada aplicación, reductor de agua o modificador de

viscosidad que se utilice, dado que las cantidades de cada componente pueden variar

para el logro de un amplio rango de resultados.

REQUERIMIENTO DE MATERIALES

Los materiales que componen un CAC son en general los mismos que se utilizan en

los concretos convencionales, a diferencia de los usos de adiciones y el uso de aditivos

superplastificantes y moduladores de viscosidad.


Según las metodologías de diseño mencionadas los requisitos de los materiales son

los siguientes:

ACERCA DE LOS MATERIALES

1.9.1 Cemento

No existen requerimientos especiales en cuanto al tipo de cemento, incluso se

pueden usar cementos compuestos.

En algunos documentos se recomienda emplear cementos con bajo calor de

hidratación para minimizar los problemas de retracción que una masa con tanta

cantidad de finos puede generar.

En general, los requerimientos básicos en cuanto al tipo de cemento los marcará el

tipo de aplicación.

1.9.2 Agregados

Los agregados ocupan típicamente las tres cuartas partes del volumen en el

concreto, deben estar libres de suciedad, ser durables y no deben tener sustancias que

reaccionen químicamente con el cemento. Se clasifican en agregado grueso (piedrín

o grava) y agregado fino (arena de río, de mina o triturada).


Las principales características de los agregados que afectan la calidad del concreto

son:

• Forma geométrica

• granulometría

• propiedades mecánicas

• interacción química con la pasta.

La clasificación entre agregado fino y agregado grueso, se realiza con base a su

tamaño de la siguiente manera: el fino es el que pasa a través del tamiz número 4

(4.75mm.), según la ASTMC-33 y el agregado grueso es el que queda retenido en dicho

tamiz.

La forma ideal de los agregados es la redondeada para los cantos rodados y la

cúbica para los triturados. Estos últimos tienen una mayor adherencia, aunque los lisos

redondeados requieren menos agua para obtener un concreto de elevada fluidez.

1.9.3 Agregado fino

No existen limitaciones en cuanto a la naturaleza de las arenas empleadas. Sobre

su distribución de tamaños, es necesario emplear arenas continuas, sin cortes en su

granulometría, y preferiblemente sin formas lajosas (típico de las arenas silíceas

machacadas).

Su cantidad deberá estar en consonancia con la cantidad de grava. Generalmente

el contenido de la arena puede representar el 60% o el 50% de la cantidad de árido

total, en función de la naturaleza y cantidad de la adición empleada de cemento y de

las características de la grava.

Es preferible que un cierto porcentaje de finos pase por el tamiz 100 (por parte de las

arenas) ya que esto pude reducir la demanda de adición de cemento para corregir los

500-550 Kg/m3 de finos demandados.


1.9.4 Agregado grueso

Las mayores exigencias en cuanto a materiales para la elaboración del concreto

autocompactado están en la grava. A pesar de que no existe limitación en cuanto a

su naturaleza, si existen limitaciones con el tamaño máximo y el coeficiente de forma. El

tamaño máximo del árido se limita a 25.4 mm. (1”), aunque es preferible limitarlo a

20mm. (3/4”). Evidentemente, el tamaño máximo del árido deberá guardar relación

con la distancia entre armaduras, pero dado el caso que fuere posible trabajar con

tamaños superiores a 25.4 mm., no deberá excederse de éste, ya que implica un

elevado riesgo de bloqueo y segregación de la masa. De todas formas, los mejores

resultados globales se consiguen empleando tamaños entre 9 y 16mm. (3/8” y 5/8”).

En cuanto al coeficiente de forma, este debe ser lo más bajo posible ya que las

mejores propiedades autocompactables sin bloqueos y elevada fluencia del concreto

se consiguen con gravas rodadas. Las formas lajosas dificultan que el concreto fluya

adecuadamente y aumentan el riesgo de bloqueo.

1.9.5 Agua

La cantidad de agua total empleada debe guardar relación con el volumen de finos

empleados a razón de una relación 0.9 – 1.05. Relaciones volumétricas agua/finos (R

A/F) inferiores a 0.9 generan concretos demasiado cohesivos, que necesitan mucho

volumen para autocompactarse.

Contrariamente, R A/F superiores a 1.05 implican un elevado riesgo de exudación.

Si se emplea aditivo modulador de viscosidad, la relación del contenido de agua

con el volumen de finos es más flexible en el aspecto que es posible incrementar el

contenido de agua (R A/F superiores a 1.05) ya que dicho modulador, gracias a su

efecto cohesionante, actúa como elemento corrector.


La dosificación de agua y el cálculo de la R A/C debe considerarse la cantidad y el

tipo de adición. Por ejemplo, al trabajar con cantidades elevadas de cenizas, estas

deben considerarse en el agua reactiva. Esto implica considerar más la relación

agua/ligante (R A/L) que la propia relación A/C en el caso de emplear cenizas.

En general, y como el concreto convencional, la R A/C (o R A/L dado el caso) es

fundamental sobre la durabilidad y resistencia mecánica del concreto. Puede existir, sin

embargo, un problema en la calidad de los acabados si se emplean R A/C

extremadamente bajas si no se toman precauciones adicionales.

USO DE ADITIVOS

Los aditivos superplastificantes son un componente esencial del CAC para obtener

la suficiente fluidez. Según sea preciso, pueden incorporarse otros tipos, como Agentes

Modificadores de la Viscosidad (VEA) para la estabilidad, aditivos inclusores de aire para

mejorar la resistencia a los ciclos hielo-deshielo, retardadores de fraguado, etc.

Los aditivos modificadores de viscosidad son esencialmente materiales que permiten

que una mezcla de concreto, que de otra manera tendría gran cantidad de agua,

fluya de manera homogénea. La mayoría de modificadores de viscosidad están

compuestos por materiales de polímero a base de celulosa, que no causan efecto en

las propiedades del concreto, excepto en la viscosidad.

Los modificadores de viscosidad que absorben el agua rápidamente y la retienen,

son más utilizados para controlar el sangrado y en secciones profundas, como muros y

columnas, donde el potencial de segregación es mayor.

Cuando se utiliza una mezcla con alto contenido de finos –más material cementante

y mayor proporción de arena que en una mezcla normal- para garantizar la estabilidad

de la mezcla autocompactante, aumenta la cantidad de agua necesaria, lo cual


resulta en un incremento de la contracción por secado y en la fluencia

del concreto en estado endurecido.

En este caso, es preferible el uso de un modificador de viscosidad para proveer

al concreto autocompactante de la estabilidad requerida, ya que no se afecta

la contracción por secado ni la fluencia. En resumen, los modificadores de viscosidad

evitan que las mezclas fluidas se segreguen y son especialmente útiles para mezclas

de granulometría escalonada cuando hay que incrementar el cemento y otros finos, o

cuando se utiliza arena artificial.

El supefluidificantes le proporcionan la alta fluidez al concreto autocompactante.

Aunque los reductores de agua de alto rango llevan cerca de 40 años en el mercado,

la tecnología basada en policarboxilatos es la más utilizada para lograr esta

característica. Estos actúan como poderosos dispensadores de cemento que requieren

menos agua de mezclado, que a su vez incrementan de manera significativa las

características de fluidez.

Las generaciones anteriores de superfluidificantes retardaban el fraguado inicial,

mientras que aquellos con base en policarboxilatos están técnicamente concebidos

para un fraguado inicial más rápido. También proporcionan una mejor y más completa

hidratación de las partículas de cemento, produciendo características incrementadas

de fraguado rápido.

Img. 04: Superplastificante Sika


Viscocrete