You are on page 1of 3

LAS HADAS

Las hadas nacen de un diente de león. Las leyendas celtas hablan del reino de los Áes
Sídhe (pronunciado Os Shi) también conocido en idioma inglés como Fairy Folk, y
donde la mejor traducción a nuestro idioma sería Hadas, si bien es importante recatar
que no se habla de la concepción victoriana de la Hadas, esos seres diminutos con alas
de mariposa, las cuales son en realidad pixies. Los Áes Sídhe, son seres semidivinos
que viven entre este y el otro mundo, con conexiones importantes con la naturaleza y
las deidades, la mayoría de los relatos los representan como gente no muy alta, pero
de aspecto y altura humana, de tez blanca, ojos claros y pelo muy negro.

En los relatos medievales, las hadas (a veces llamadas «El Buen Pueblo» o «La
Buena Gente») aparecen relacionadas con encantamientos y hechizos,
conocedoras del poder y las virtudes de las palabras, las leyendas y las hierbas,
que les permitían mantenerse jóvenes y bellas, y acumular grandes riquezas.

En algunos libros, se menciona que las hadas hacen todas las cosas
inocentemente, aunque su comportamiento pueda llegar a ser perverso. En
muchos escudos heráldicos de esta época se refleja el mundo de las hadas.
Muchos aristócratas querían hacer ver que provenían de un linaje de las hadas.

Las hadas al nacer tienen que encontrar un talento como por ejemplo: Las
flores, el viento, la luz, el agua, los animales, los artesanos y los más
importantes los del polvillo de hadas.

Los artesanos visten con ropa que se hacen ellos mismos y también los del
polvillo, los de las floras visten de un pétalo de una flor, los de la luz también
visten de una flor pero una flor de girasol, los del viento visten de una hoja
seca de otoño y los de agua visten de una flor de color azul como el agua o los
de una flor de tierra.

Las hadas ayudan a las estaciones del año: Las hadas de luz hacen el verano, las
de viento hacen el otoño, las de invierno hacen el invierno y las hadas de flores
y las de agua hacen la primavera.