You are on page 1of 2

MONICIÓN DE ENTRADA

Sean bienvenidos, hoy como comunidad cristiana acogemos a las familias que han comenzado
hace algunas semanas el proceso de la catequesis familiar, a la vez celebramos la gran fiesta de
Pentecostés, que nos hará testigos, al igual que al grupo de los apóstoles, de la venida del
Espíritu Santo.
Los cristianos celebramos pentecostés, después de la Pascua-Resurrección de Jesús, su
donación del Espíritu a la comunidad apostólica precisamente a los cincuenta días. No como
fiesta independiente, sino como culminación de la Pascua.
Que el Espíritu Santo nos mueva hoy a iniciar con gozo esta celebración, los invito a ponerse de
pie y cantar junto al coro para iniciar nuestra celebración.
Monición a las lecturas
Primera lectura (Hechos 2, 1-11)
La página que hoy leeremos en el libro de los Hechos de los Apóstoles, nos narra el gran
acontecimiento que supuso para la primera comunidad la venida del Espíritu. Muchos fueron
los testigos del poder del Espíritu Santo, llegados a Jerusalén de diferentes partes del mundo.
Salmo responsorial (Salmo 103)
Ahora nos unimos al salmista, con el salmo 103, para pedir a Dios que envíe su Espíritu Santo
sobre nosotros, diciendo: SEÑOR ENVIA TU ESPIRITU Y RENUEVA LA FAZ DE LA
TIERRA
Segunda lectura (1 Corintios 12, 3b-7. 12-13)
San Pablo, en su primera carta a los corintios, describe los dones y carismas tan variados que
hay en una comunidad. Pablo atribuye todos estos dones al único Espíritu, que es el que tiene
que mantener unida a la comunidad.
Evangelio (Juan 20, 19-23)
En el día de Pascua, Después del saludo de paz, que llena de alegría al grupo de discípulos,
Jesús les envía como él había sido enviado por el Padre, y para que puedan cumplir esta misión
les da su mejor ayuda: les comunica su Espíritu.
Los invito a ponerse de pie para escuchar la proclamación del santo evangelio.
Ofrendas
Señor, nos acercamos a tu altar para entregarte a través de estas ofrendas, nuestras vidas y
nuestros esfuerzos y los anhelos que están cimentados en la esperanza de la vida eterna.
Presentamos:
Presentamos pergaminos, queremos ofrecer al Señor de la vida los compromisos que contienen
la adhesión de los niños a la propuesta de seguir en la catequesis, como una forma de responder
a la experiencia del primer anuncio, que han vivido en los primeros encuentros.
Presentamos los libros, te ofrecemos señor estos libros que ayudan en la preparación de la
catequesis familiar, ellos representan el esfuerzo que debemos poner en conocer y hacer más
fuertes los dones que el espíritu santo nos entrega.
Te presentamos Señor este pan y este vino los cuales una vez consagrados se
convertirán para nosotros en alimento para nuestro espíritu. Junto con ello ofrecemos
nuestro compromiso de orar por estas familias que comienzan su preparación al Sacramento de
la Eucaristía.
Cantamos con el Coro
Peticiones
1. Por la Iglesia, comunidad de creyentes reunidos por el Espíritu Santo, para que fortalecida y
conducida por el mismo Espíritu sea un signo para el mundo del Dios bueno y
providente. Roguemos al señor.
2. Por los obispos, para que en su ministerio pastoral resplandezca el amor de Dios que busca la
unidad de todos los creyentes. Roguemos al señor.
3. Por nuestros gobernantes, para que, dejándose guiar por el Espíritu Santo, encuentren
soluciones justas y equitativas a las dificultadas por las que atraviesa nuestra sociedad. Oremos.
4. Por quienes se unen a la Cruz de Jesús, por medio del sufrimiento o el dolor, para que el
Espíritu de Dios que mantuvo de pie junto a la Cruz a María Santísima, colme sus corazones y
haga descubrir el sentido de su dolor. Oremos.
5. Por nosotros, para que renovados por el Espíritu Santo nos abramos a la obra nueva que Él
quiera realizar en nosotros mismos y así podamos ser espejos vivientes de Cristo. Oremos.
6.- Por la comunidad que se reúne alrededor del altar para que los dones del espíritu santo
afiancen en nosotros el deseo de hablar y seguir a dios.
Comunión
Por el Espíritu nacemos y crecemos los seguidores de Jesús a una vida nueva. Acerquémonos a
la mesa a recibir a Cristo y supliquémosle que nos dé la perseverancia para seguirlo en el
cumplimiento de su misión.