You are on page 1of 2

Caída de Constantinopla

La caída de Constantinopla tuvo lugar debido a el asalto a la ciudad que se produjo en la madrugada del 29 de mayo
de 1453 tras la consulta a los astrólogos quiénes habían profetizado que este seria un día funesto para los infieles.
Mehmed lanzó un ofensiva completa a las murallas compuesto por mercenarios y prisioneros que se aglutinaron en
el valle del Lico. Durante más de dos horas, el ejército turco atacó sin vencer a la resistencia bizantina bajo el mando
del militar genovés Giovanni Giustiniani Longo.
Ante esta situación dieron paso al gran cañón que abrió una gran brecha en la muralla, lugar en el que los turcos
concentraron el ataque, pues Constantino mandó a toda una cadena humana a reparar la brecha, mientras que por
otro lado Mehmed hizo uso de los jenízaros para trepar la muralla con escaleras. El fallo acometido por parte de los
bizantinos de dejar una de las puertas de la muralla abierta fue la clave para que el ejército de jenízaros se
adentraran en la ciudad.
Tanto Constantino XI como Guistiniani murieron en el campo de batalla. Poco después Mehmed entró en la ciudad
para ordenar que la Catedral de Santa Sofía de Constantinopla fuera consagrada como mezquita. Durante tres días
seguidos se llevó a cabo el saqueo de la ciudad y ofreció a todos los bizantinos quedarse en la ciudad bajo el mando
del teólogo Genadio II para de esta manera asegurarse de no haber mas revueltas.
Constantinopla desde entonces fue llamada Islambul (actual Estambul) pasando a ser la nueva capital del Imperio
Otomano.
El Imperio bizantino se constituyó de la división Imperio Romano, en el año 395, en dos partes: el Imperio
Romano de Oriente, con capital en Constantinopla y el Imperio Romano, con su capital en Milán.
De esta manera lo que conocemos como este imperio, a continuación vamos a ver el origen de este gran imperio.

Origen del Imperio Bizantino


Su nacimiento fue cuando el emperador Teodosio, al darse cuenta de los costoso y realmente difícil que resultaba
mantener seguras las fronteras del imperio romano, tomo la decisión en el año 395 de dividirlo en dos: El imperio de
Oriente y el de Occidente.
El imperio romano de Oriente fue entregado a su hijo arcadio. El imperio de occidente desapareció en el año 476 D.C
a causa de los ataques germanos.
En Cambio el imperio romano de oriente conocido también como imperio bizantino sobrevivió a los ataques
germánicos y vivió una época de auge hasta su caída en el año 1453 cuando el imperio Otomano conquisto su Capital,
Constantinopla.

características del imperio Bizantino


 Su máximo esplendor surgió durante el gobierno del emperador Justiniano.
 Imperio tenían varios idiomas que eran influyentes en su población, el latín, que era el idioma oficial que después fue
cambiado por el griego.
 La Sociedad estaba fuertemente Jerarquizada.
 La religión oficial fue el Cristianismo, la Unificación de varias religiones ligadas al cristianismo llevaron al progreso
del imperio.
 El emperador era muy poderoso y considerado un representante de Dios en la tierra
 La economía se caracterizó principalmente por el desarrollo comercial gracias a su ubicación estratégica
comercializaban productos como sedas, especias y marfil, entre otros. Y la artesanía también tuvo su lugar.
 El Imperio tuvo un amplio desarrollo cultural y una participación fundamental en la conservación y transmisión del
pensamiento clásico.
 Dejaron un gran legado en la arquitectura con un estilo naturalista y usando técnicas del imperio griego y romano,
mezclado con temas del critianismo.
La Economía

Situada en una posición privilegiada, entre el Mar Negro y el mar Mármara, facilitaba
mucho el comercio en la región. Constantinopla era punto de paso para los comerciantes que
circulaban entre Oriente y Occidente. La ciudad poseía diversas manufacturas, como las de seda
y un comercio desarrollado.

La Política

La organización política tenía como expresión máxima la figura del emperador, el cual,
auxiliado por innumerables funcionarios, comandaba al ejército y dirigía a la Iglesia, que
se autodenominaba ortodoxa.