You are on page 1of 8

Las TIC en las empresas

Estudios recientes sugieren que las tecnologías de


la información y la comunicación (TIC) y el comercio
electrónico pueden ofrecer amplias oportunidades a
las organizaciones, tales como:

Facilitar la expansión del abanico de


productos.

La mejora del servicio al cliente.

La mejor respuesta a la demanda, la mejora


de las relaciones con proveedores y clientes y
más.
Las empresas que
constituyen la economía
social o tercer sector,
tampoco están exentas de
estas posibilidades.

Sin embargo, los trabajos


existentes al respecto para
las organizaciones de la
economía social son
escasos.
Existe una relación bidireccional entre la
organización y sus sistemas de información.

La organización está abierta a los impactos de los


sistemas de información y estos deben estar
alineados con los objetivos de la organización.

Los patrones de actividades que los


empleados asumen también están siendo
afectados, en áreas tales como:

Procesos organizacionales
Habilidades y patrones de trabajo
Estructuras organizacionales
Las TIC pueden usarse simplemente para
automatizar procesos preexistentes, pero lo más
probable es que las actividades sean por lo menos
racionalizadas, para aprovechar las ventajas de la
nuevas posibilidades que la tecnología crea, y en
algunos casos los procesos requieren ser rediseñados
sustancialmente.

Por lo tanto, los impactos sobre los procesos


organizacionales son notorios y pueden ser muy
profundos.
Al implantar nuevas tecnologías de
informática y comunicaciones, los patrones de
trabajo y las habilidades que ellos requieren,
podrán ser muy diferentes de los que se tenían
antes. Son vitales las capacidades relacionadas
con los computadores y las comunicaciones.

Algunos procesos que se hacían por lotes, pueden


orientarse a ser realizados inmediatamente, bajo
pedido, para atender las necesidades de los
clientes.

También puede haber efectos sobre las jornadas


laborales, como la posibilidad de extender el
soporte a los clientes fuera del horario normal de
oficina.
Como se ha visto, las TIC presentan una doble cara:

Por un lado exigen grandes inversiones y las


acompañan riesgos que, potencialmente, pueden
aniquilar el negocio; mientras que, al mismo tiempo,
ofrecen excepcionales oportunidades de crecimiento y
de evolución del negocio.

En las empresas, las TIC:


Aumentan la productividad de los trabajadores
Optimizan la toma de decisiones
Mejoran la colaboración en equipos
Realizan tareas de riesgo.
Entre otras.
Por ejemplo:

Los empleados pueden trabajar desde cualquier lugar


(en un autobús o avión, en su hogar, en la oficina de
los clientes) mediante computadoras portátiles.

Los ingenieros pueden mejorar su productividad


mediante el diseño por computadora (CAD, Computer
Aided Design), que les permite diseñar y probar
productos nuevos o modificar otros.