You are on page 1of 3

Ensayo Crítico Sobre las Políticas Educativas

Dominicanas

Autor: Luis María Turbí Pirón


Las políticas públicas en el ámbito educativo, son iniciadas, decididas y
promovidas por el estado mismo, dándole participación a un conjunto de actores en
diferentes ámbitos de la vida nacional, los cuales también participan en su elaboración.

Estas políticas se refieren a un grupo de decisiones o un conjunto de programas,


las cuales se ejecutan en un tiempo que puede ser largo. Las políticas públicas son
consideradas como declaraciones de propósitos que aconsejan un camino a seguir¨. Su
implementación sigue un conjunto de actividades ordenadas para que las mismas puedan
alcanzarse. Estas políticas para su logro perfecto deben contar con una forma de
planificación, estrategias para implementarlas, medios para llevarlas a cabo y
mecanismos para evaluar sus resultados.

En nuestro sistema educativo existe una serie de políticas, las cuales han sido
creadas con el propósito de lograr la calidad educativa que la sociedad tanto anhela.

Una de estas políticas tiene que ver con la movilización de las diferentes
voluntades que hacen vida en el país, con el propósito de lograr que la educación
llegue a los niños en edad de 5 a 8 años reciban educación desde su etapa inicial y
básica, acción esta que se ha venido cumpliendo con la construcción de nuevas aulas y
estancias infantiles en diferentes lugares vulnerables del país. Otra tiene que ver con
consolidar, expandir y diversificar un Nivel de Educación Media de calidad la
cual no se ha podido cumplir en su totalidad, debido a la falta de estructuras técnicas y
personal capacitado que puedan provocar en los alumnos la formación y capacitación
necesaria que los incorpore al mercado laboral.

En cuanto a la revisión periódica del currículo como política educativa, se ha


venido ejecutando en los últimos años, pero no así el uso apropiado de la tecnología de la
información y la comunicación, ya que muchos de nuestros profesionales de la docencia
no están en capacidad todavía para usar, enseñar e impartir docencia mediante estas
herramientas tan necesarias para desarrollar un excelente proceso acorde a estos tiempos
modernos.

En cuanto a la política pública educativa que procura establecer claros estándares


de calidad, un sistema de evaluación del desempeño, que involucre la familia, la
comunidad y que garantice la expedición de certificados de acuerdo a los aprendizajes,
podríamos afirmar que es una tarea muy difícil por lo complejo que es medir la calidad
de la educación y la falta de interés del Sistema Educativo en hacer de la evaluación una
práctica confiable, que implique responsabilidad, compromiso, y amor a cambiar lo que
no está bien.

Referido a aquellas que especifican la creación de condiciones para el


cumplimiento del calendario escolar y la formación de recursos de altas
calificaciones para el sector educativo, pienso que esta política no se ha podido cumplir,
debido a la confabulación politiquera que existe en el Sistema Educativo, a las tantas
interrupciones provenientes del sindicato, mientras que en cuanto a la formación de los
docentes si se ha hecho un gran esfuerzo por lograr superar las deficiencias que muchos
traen, mediante diplomados, especialidades, y maestrías ofrecidas por el INAFOCAM.
MESCYT y otras dependencias públicas y privadas.

Con relación a la política educativa que expresa sobre la promoción de la


equidad educativa, pienso que todavía no se ha podido lograr tal equidad, debido a que
aún muchos estudiantes no pueden acceder a los beneficios que el sistema les aporta,
como son la tarjeta de incentivo escolar, el sistema de becas y la obtención de méritos
educativos.

Si nos referimos a la que estimula la participación de la familia y de las


organizaciones no gubernamentales, el ministerio ha hecho lo posible para que se
cumpla mediante la formación de organismos diversos conformados por actores de la
comunidad, como es el caso de la APMAE, junta de centro, grupos focales, escuela de
padres, comité de curso etc.

Dos aspectos que se hacen presentes en las dos últimas políticas educativas hacen
referencia a la reorganización de una estructura flexible abierta y ágil que permita
la participación centrada en la escuela para poder realizar planes y acciones. El otro
con movilizar los sectores público y privados tanto nacionales como internacionales
para enfrentar los retos económicos políticos y sociales de este siglo.

Estas dos políticas solo se pueden lograr mediante la aplicación formal de la


descentralización del centro educativo. Esto se da cuando en la escuela los grupos son
funcionales y cada uno puede desempeñar su función. En la primera política, en esa
reorganización se hacen presentes el comité de gestión, la junta de centro, los grupos
focales, el gobierno escolar. La sociedad de padres, los cuales participan de esas acciones
y planes en el centro. Y en la segunda actúan las organizaciones no gubernamentales, la
sociedad civil y los grupos que apadrinan la escuela como Plan Internacional,
Compassion y algunas empresas.

Se puede notar un gran esfuerzo tendente a lograr que nuestro Sistema Educativo
avance sobre la base de políticas suficientes y coherentes, pero para que las mismas se
cumplan a cabalidad, se hace necesario que la fuerza de voluntad de cada uno de los
actores del mismo se manifieste en cada una de las realizaciones planificadas o
ejecutadas, y en la firme intención de lograr una educación de verdadera calidad que
provoque el desarrollo esperado que nuestra sociedad dominicana tanto anhela.

Tanto las altas instancias educativas como el más simple de los servidores
docentes desde nuestros centros educativos, deben ser colaboradores responsables en la
aplicación de tales políticas, pues solo de esta manera se podrá lograr el proyecto
educativo nacional que desde hace décadas hemos deseado se convierta en realidad.