You are on page 1of 13

1.

1 Los estudiantes y la adaptación a la universidad

Un tema importante en la investigación educativa es el referente al ingreso a la


universidad, en especial el primer año de estudios universitarios dado que se le considera
la etapa en la que se sientan las bases para un inicio adecuado de la formación
universitaria o en su defecto se establecen pautas que desembocan en un desempeño
mediocre durante la carrera universitaria o incluso en la deserción escolar. Esta última se
da principalmente durante el primer año de estudios, es por ello que comprender cómo
hacen los estudiantes para ingresar y responder al nuevo contexto universitario resulta
relevante.

Programas institucionales de apoyo a los estudiantes del CUALTOS

El Centro Universitario de Los Altos cuenta con el Programa Institucional de Tutorías, que
tiene el objetivo de “facilitar y promover el desarrollo académico, social y personal de los
educandos a lo largo de las distintas etapas de su carrera universitaria” (Caldera, y otros,
2006, pág. 11), este programa funciona a partir de una modalidad grupal en la que dos
tutores se encargan de brindar asesoría a grupos de aproximadamente 20 alumnos del
mismo grado y carrera. En caso de que algún alumno requiera una asesoría o apoyo
específico es derivado con un tutor especializado quienes pueden atender diferentes
situaciones, como: a) orientación para el desarrollo de la carrera; b) orientación en los
procesos de enseñanza aprendizaje; c) atención a las necesidades educativas especiales; y
d) desarrollo axiológico y emocional. En su conjunto el programa institucional de tutoría se
dirige al total de los alumnos del centro, se limita a orientar académicamente (con énfasis
en abatir el rezago y la deserción y facilitar la titulación), a encontrar casos particulares y a
canalizarlos en las instancias especializadas cuando sea menester (Caldera, y otros, 2006,
pág. 56).

El CUALTOS destina una hora por semana en cada turno para realizar actividades
culturales, deportivas o de tutorías. De esta manera, los días miércoles de 1 a 3 de la tarde
no se programan clases en la mayoría de las carreras para permitir que los estudiantes
puedan asistir a talleres deportivos, culturales o realizar actividades de tutoría grupal.
Cabe señalar que estas actividades son voluntarias por lo que algunos prefieren no asistir,
tiempo que pueden dedicar a realizar actividades laborales, hacer tareas y estudiar.
Situaciones que suceden especialmente en fechas de exámenes o entrega de trabajos
finales. Además, al ser a la misma hora el estudiante debe decidir por un taller e incluso en
ocasiones si asiste al taller o a las actividades de tutoría.

Otras actividades culturales que se promueven en el CUALTOS es una semana cultural que
se realiza una vez al año en donde los estudiantes muestran las obras realizadas en los
talleres, hacen recitales o participan en torneos deportivos y a la vez tienen la oportunidad
de asistir a conferencias y actividades culturales como muestras de cine, recitales
musicales obras de teatro.

Además, en promedio se realizan 2 actividades culturales o de actualización profesional al


mes. Las primeras generalmente consisten en un evento de una a dos horas y puede ser
una obra de teatro, muestra de cine, o un recital musical. Mientras que las actividades de
actualización profesional generalmente son ciclos de conferencias o coloquios que duran 3
días aproximadamente y se enfocan a un área disciplinar específica. Aunque no se tiene un
estudio sobre cómo impacta la participación en este tipo de actividades para lograr una
mejor adaptación a la universidad se cree que pueden contribuir de manera positiva, como
lo reporta (de Garay, 2013).

1.5 Problema de investigación

Los trabajos revisados hasta el momento permiten sostener que el estudio del proceso de
adaptación a la universidad es un tema que se ha abordado desde diferentes perspectivas
teóricas y a través de distintos enfoques metodológicos, con el fin de identificar cómo
influyen los aspectos personales, familiares, institucionales y/o sociales en el desempeño
académico y la retención los estudiantes universitarios.

En lo metodológico destaca que la mayoría de las investigaciones se apegan al paradigma


cuantitativo a través del cual se establecen variables de tipo académico, personal, familiar,
y/o social, para definir parámetros y medir hasta qué punto dichas variables influyen en el
proceso de adaptación a la universidad, estos trabajos han permitido describir de manera
general el proceso de adaptación; sin embargo, no son capaces de profundizar en las
perspectivas de los estudiantes; además, al establecer a priori las variables estudiadas es
común que se obvie información importante como la interpretación de los estudiantes
respecto a sus propias experiencias durante el proceso de adaptación al campo
universitario. Para atender a esta limitante, algunos estudios han utilizado metodologías
mixtas, la mayoría de los cuales han aplicado cuestionarios para describir la situación
general de los estudiantes y posteriormente han realizado entrevistas a un pequeño
número de alumnos, con el fin de profundizar sobre sus percepciones respecto a su
proceso de adaptación. Llama la atención que aún son pocos los estudios que utilizan
metodologías cualitativas.

En resumen, se puede afirmar que la mayoría de las investigaciones revisadas hasta el


momento se enfocan en identificar y describir los eventos, las características y/o
circunstancias personales, familiares, institucionales o sociales que dificultan la adaptación
a la universidad; entre sus principales aportaciones destaca que una mayor educación de
los padres facilita el proceso de adaptación de los estudiantes; a la vez, los bajos niveles
educativos y económicos de los padres dificultan la adaptación de los estudiantes; otro
factor que facilita la adaptación a la universidad es una adecuada socialización del
estudiante con sus pares y con sus profesores; un antecedente académico importante que
se ha utilizado como predictor de un adecuado desempeño es un promedio de
calificaciones alto en el ciclo de estudios anterior.

La presente investigación entiende a la adaptación a la universidad como un proceso


complejo en el que intervienen factores de tipo personal, familiar, social e institucional
que interactúan entre si y que en la realidad no se pueden disociar. Dicho proceso se
desarrolla en un contexto específico, con un entorno social, cultural, temporal y geográfico
determinado, que es vivido a partir de las circunstancias particulares de cada sujeto y la
vez interpretado desde su propia subjetividad. Esto implica reconocer dos aspectos
fundamentales: en primer lugar, que existe un contexto en el cual sucede el proceso de
adaptación a la universidad y que impone ciertas condiciones, en algunas ocasiones
favorables y en otras desfavorables, y en segundo término, que ante dicho contexto cada
sujeto reacciona de manera diferente, a partir de su propia historia, interpretaciones y
recursos.

1.9 Supuestos

El ingreso a la universidad implica una gran cantidad de cambios, muchos de los cuales el
estudiante no imaginaba que enfrentaría, ciertas prácticas personales como: sus hábitos
de estudio, organización de tiempos, capacidad de enfrentar y superar retos y la capacidad
para adaptarse a nuevas situaciones, pueden influir de manera positiva o negativa en el
proceso de adaptación a la universidad; sin embargo, estas características personales no
surgen espontáneamente, sino que están influidas y se generan a partir del contexto
sociocultural del estudiante, especialmente a partir de las relaciones familiares.

A pesar de que es factible que se presenten situaciones familiares, sociales, y económicas


que dificultan la adaptación al campo universitario, existe algo en ciertos alumnos que les
facilita adaptarse a la vida universitaria a pesar de las adversidades que enfrentan.

Identificar los retos que deben superar los estudiantes y las estrategias que establecen,
permitirá fomentar este tipo de comportamientos entre los estudiantes de nuevo ingreso
a la universidad, esto con el fin de facilitar la adaptación a la vida universitaria a los
estudiantes de nuevo ingreso, en especial a aquellos que provienen de familias de capital
cultural bajo.

El proceso de adaptación a la universidad varía dependiendo de cada


individuo, pero existen algunas recomendaciones que todos
podemos tomar para tener la mejor experiencia posible.

A continuación, te presentamos 5 claves para adaptarse a la vida


universitaria:

Organiza tus tiempos

Los primeros meses serán muy abrumadores, por eso es


fundamental que organices bien tus tiempos. Una vez que tengas los
horarios de tus clases podrás crear un calendario que también
incluya todas tus actividades extracurriculares.

Estudia desde el primer día

Las exigencias a nivel universitario son mucho mayores que en la


enseñanza media. Por más buen estudiante que seas, deberás hacer
un esfuerzo extra para alcanzar buenos resultados y esto implica
empezar a estudiar desde el primer día.

No faltes a clase

Siguiendo en línea con el punto anterior, intenta faltar lo menos


posible a clase. Por más que pidas apuntes a tus compañeros, éstos
nunca se compararán en eficacia a la oportunidad de escuchar las
explicaciones de un docente en el aula.

Socializa con tus compañeros

La universidad será el lugar donde probablemente forjes las


amistades más duraderas y especiales de tu vida. Aprovecha para
conocer a la mayor cantidad de gente posible, e incluso aprender a
interactuar y tolerar a aquellos que tienen distintas opiniones.

Pide ayuda

Si nada de lo anterior funciona, considera que siempre puedes


acudir a los consejeros que pone a disposición la universidad.
Siempre existen tutores o psicólogos que te puedan orientar en los
pasos a seguir para una mejor adaptación. ¡Ánimo!

FACTORES QUE
INFLUYEN EN EL
PROCESO DE
ADAPTACIÓN DEL
ESTUDIANTE SON CLAVE
PARA UNA VIDA
UNIVERSITARIA EXITOSA
A diferencia de la vida escolar, ser universitario implica retos, esfuerzo,
constancia y cambios en muchos aspectos de la vida. De hecho,
acostumbrarse a este escenario es fundamental para que la transición de una
etapa a otra sea lo más fácil y exitosa posible.

Sabiendo que para muchos se trata de un cambio importante, el académico y


director de la Escuela de Psicología de la Universidad Santo Tomás sede
Concepción, Rodolfo Álvarez, planteó que adoptar una actitud perseverante y
tener paciencia sobre los procesos que se viven en esta nueva etapa, son
claves para iniciar la adultez y la universidad con éxito.
“La nueva generación busca cambios más rápidos y que todo sea
inmediato, cuando no se obtiene lo deseado en el momento la mayoría
desecha la experiencia. Por eso comienzan a ocurrir cambios de
carrera, cambio de institución que podría entonces transformarse en
una forma de vivir”.
Entre las recomendaciones más concretas, el académico aconseja que el
estudiante debe estar lo más consciente posible de que esto es un proceso en
el que las cosas no se dan inmediatamente, pues el riesgo que corre es que
experimento un cambio y que no se concrete a corto tiempo la meta principal.

De esta manera, el experto aseguró que la adaptación tiene que ver con los
tiempos que el estudiante está dispuesto a esperar para ver cambios en su
entorno, esto incluye desde hacer amigos hasta tomar la iniciativa para
participar en clases.

“No frustrarse rápidamente, ponerle empeño a los estudios y dejar que el


tiempo transcurra favorecerá el proceso que está viviendo como
universitario”. Para el psicólogo, la clave en lograr adaptarse está en la
determinación de tener una meta clara y mantener la motivación para aprender,
interactuar y ordenarse en sus estudios.

Desafíos de la vida universitaria


Sin duda, la educación superior como un proceso de formación permanente,
hace que los estudiantes estén más vinculados a un aprendizaje continuo. En
esta perspectiva, se puede decir que la adaptación a nuevos modelos
pedagógicos promueve en el estudiante la construcción e innovación de
nuevos saberes.

Al respecto, Jacqueline Salgado, Directora del Centro de Aprendizaje de Santo


Tomás sede Concepción, comentó que el aprendizaje en sí es un fenómeno de
motivación, por lo tanto, todos los factores que estén relacionados con las
expectativas y el nivel de estrés del estudiante van a influenciar a la hora de
absorber el nuevo aprendizaje.

A pesar de ser un contexto complejo, Salgado recalcó que el estudiante deja de


pasar un proceso mediado donde hay más mecanismos de dependencia a un
mundo más independiente. La presencia de los padres en esta transición
académica es vital, ya que es una fuente de apoyo activa con el que va a poder
contar el estudiante durante su nuevo proyecto de vida.

Por otra parte, insistió que el rol del docente como facilitador también es clave
en el proceso, dado que tiene que establecer criterios en la aplicación de
estrategias que permitan el desarrollo integral del alumno.

“Un buen docente es un mecanismo de motivación en la sala de clases,


muchos son inspiradores, por lo tanto deben asumir que tienen un rol
transformador en el proceso de formación”.
La importancia de una buena gestión
del tiempo
Según Jacqueline Salgado, otro de los factores que cambia en el proceso de
transición es la disposición que tiene el estudiante de organizar su tiempo. Si
bien, la organización del tiempo con la que dispone es responsabilidad del
mismo estudiante, es fundamental aprender a estructurar su uso tomando en
consideración la jerarquización de las actividades que va a desarrollar durante
la carrera.
(…)“Como sucede con cualquier experiencia, lo que marca la
diferencia en la vida de un ser humano es la actitud. Si tenemos un
estudiante con una actitud de descubrimiento, de querer aprender, con
altas expectativas y que esté convencido que este paso es parte de su
proyecto de vida claramente vamos a tener las condiciones
neurobiológicas para que el estudiante aprenda”.

A diferencia del estudiante que asume positivamente el cambio, la directora


aclara que no se puede desconocer la realidad de aquel que se siente obligado
a estudiar una carrera que no le gusta porque vocacionalmente tiene otras
expectativas.

Para encarar este reto, la directora hizo hincapié que es importante contar con
el apoyo de profesionales que sirvan de guía. “Nuestro compromiso y tarea en
Santo Tomás es generar los mecanismos de apoyo académico para que este
estudiante entre en el radio de acción de la institución”.

En este sentido, informó que el centro de aprendizaje cuenta con un coach


académico que interviene para que los estudiantes puedan exprimir sus
potencialidades al máximo. Es así como el planificar el tiempo, jerarquizar
actividades, incrementar la capacidad de descubrimiento y ser autocrítico se
convierten en las primeras herramientas del estudiante en su proceso de
aprendizaje.

Por último, la académica manifestó que la verdadera educación ha ser


proactiva y que para generar agentes de cambio se requieren estudiantes
responsables que se hagan cargo de sus tiempos, que den lo mejor de sí en la
sala de clase y sean activos. “Todo es motivacional finalmente, el sentirse
parte de un lugar es un factor primitivo de todos los seres humanos por
esta razón en Santo Tomás hacemos que nuestros estudiantes se sientan
escuchados, respetados y valorados”.
ADAPTACIÓN A LA VIDA
UNIVERSITARIA: FACTORES
INTERVINIENTES
En el primer año de universidad los estudiantes enfrentan problemas
que surgen tanto por su etapa evolutiva como por la transición de la
Educación Media a la Educación Superior, lo que conlleva,
inevitablemente, un sentido de pérdida y al mismo tiempo de nuevas
oportunidades. En las primeras seis semanas de vida universitaria se
producen grandes cambios para el estudiante, debido a que se ve
obligado a pasar de un ambiente conocido y relativamente seguro a un
mundo más individualista y desconocido, en el cual debe valerse por sí
mismo, (Díaz 2008). Dentro de este proceso de cambios, pueden surgir
también dificultades de tipo sociales, académicas y psicológicas, que
les impidan una adaptación favorable a la vida que inician.

Se puede afirmar que existen factores personales, familiares y del


entorno universitario que intervienen en la adaptación a la vida
universitaria. Dentro de los factores personales se encuentra la salud
mental. Ingresar a la universidad implica obligaciones y
responsabilidades que para muchos puede ser una situación
estresante. Se observa, por ejemplo, que con frecuencia los estudiantes
universitarios presentan problemáticas que afectan su bienestar y les
impide una adaptación adecuada, entre ellas se encuentran la alta
prevalencia de sintomatología ansiosa relacionada con el estrés
académico, agotamiento mental, trastornos alimentarios, ideación
suicida, conductas autopunitivas, uso abusivo de alcohol y otras
sustancias, (Cova et al, 2007).

El rendimiento académico también es un factor personal que incide en


la adaptación. Los estudios asociados al éxito y/o al fracaso académico
enfatizan la importancia de la experiencia académica y personal del
estudiante, señalándose que una de las causas fundamentales del
llamado fracaso escolar o rendimiento académico insatisfactorio es la
falta de estrategias de aprendizaje adecuadas para abordar el estudio.

as expectativas propias también son un factor que influye en el proceso


de adaptación. En el caso de las carreras universitarias, donde su
concreción exige y requiere de cierto lapso de tiempo y diversidad de
acciones, las expectativas se comportan acorde a un escenario de
escasa previsión y, por lo tanto, se vinculan más a las experiencias
pasadas del estudiante en la educación secundaria que a la vida
universitaria en sí; en efecto, el estudiante que ingresa a la Educación
Superior tiene un escaso conocimiento del mundo universitario, por
tanto construye sus expectativas acorde a experiencias vividas en lo
mediato.

En los estudiantes de primer año de Universidad, las expectativas sobre


las condiciones de la vida estudiantil o académica puede llevar a
decepción temprana en caso que lo esperado no coincida con lo
realidad y puede traer consigo la deserción del sistema. El
establecimiento de vínculos afectivos es otro factor personal altamente
significativo en la adaptación. Durante la adolescencia se producen
cambios importantes en la forma en que se establecen las relaciones
interpersonales con los pares, buscando, principalmente, un confidente
para compartir las dificultades. Este confidente pasa a sostener y ayuda
a avanzar y, al mismo tiempo, resulta ser un espejo fundamental porque
aún no se está seguro de sí mismo.

Palacio (2006), también afirma que existe una relación significativa


entre promedio académico y las dimensiones de las relaciones de
amistad, como confianza, lealtad y exclusividad; es decir, el promedio
académico se ve afectado por la capacidad para mantener una relación
de amistad única y especial y la capacidad para guardar confiar y estar
dispuesto para el otro(a) en cualquier situación. Por otra parte, dentro
de los factores intervinientes en la adaptación se encuentran los
factores familiares.

Lo que la familia dicta como aceptable para el estudiante resulta


fundamental en las decisiones que se toman ante el estudio de una
carrera universitaria. El apoyo de la familia es relevante y si éste no
existe, surge la posibilidad que el estudiante deserte de sus estudios.
La familia influye, pues, en la elección y conclusión de la carrera
universitaria, ya que ello depende, en gran medida, del proceso de
vinculación entre lo que los jóvenes desean y lo que la familia puede
ofrecerles.

Por último, se encuentran los factores del entorno universitario, que


dicen relación, en primera instancia, con la ayuda económica entregada
a los estudiantes (becas y beneficios), lo que representa un factor
importante en las posibilidades de permanencia, puesto que las tasas
de deserción varían dependiendo de la cantidad y duración de la ayuda.
(Ishitani & DesJardins, 2002 en Diaz, 2008). Por otra parte se
encuentran las posibilidades de actividades extraprogramáticas que
ofrecen las instituciones de educación superior que son gravitantes en
la adaptación, pues a través de éstas, el estudiante fortalece sus
habilidades sociales, desarrolla otros ámbitos de su personalidad y
puede llegar a descubrir nuevos talentos.

También, dentro del ámbito del entorno universitario, es posible


visualizar la importancia asignada a la relación con los profesores, pues
las investigaciones comprueban que a mayor cercanía con el docente,
los estudiantes permanecen más motivados e interesados por continuar
y concluir su carrera profesional. Esta idea resulta mucho más evidente
si el profesor utiliza estrategias pedagógicas que dan la posibilidad al
estudiante de ir construyendo su aprendizaje con la compañía de un
docente-facilitador que es confiable y competente en su área.

De todo lo anterior, surge como relevante la responsabilidad que les


cabe a las instituciones de Educación Media, de conocer cuáles son los
factores que intervienen en el proceso de adaptación a la vida en la
Educación Superior y preparar a sus estudiantes en las competencias
personales necesarias para enfrentar satisfactoriamente los cambios.
Asimismo, los centros de Educación Superior deben incorporar al
currículo de sus carreras, asignaturas que favorezcan el
acompañamiento en los primeros años de educación terciaria. Se
estaría, así, previniendo la deserción y favoreciendo la adaptación y
retención.

Introducción a la vida
universitaria
El programa tiene por objetivo facilitar la inserción y adaptación de cada
estudiante a la vida universitaria, brindándole información, herramientas y
conocimientos que promuevan actitudes positivas para enfrentar con
mayor efectividad, y desde el inicio, los desafíos académicos de la
enseñanza universitaria.
DIRIGIDO A

 Nuevos ingresantes de la Unidad de Estudios Generales Ciencias


ACTIVIDADES
 Charlas informativas acerca de los servicios que brinda la
universidad
 Jornada académica sobre aspectos académicos y orientación de los
cursos de primer nivel
 Talleres referidos al uso del campus virtual y el catálogo de
bibliotecas
 Talleres de capacitación sobre reglamentos y normas vigentes, así
como el manejo de recursos informáticos

10 tips para iniciar con éxito tu vida


universitaria
Cómo sobrevivir a la universidad si no sabes nada de este nuevo mundo. Lo
único que conoces es que debes de valerte por ti mismo y que nadie te ayudará
a nada, eres tú solo.¡calma! No es tán malo como piensas, sigue estos consejos
te serán de mucha ayuda.

- Primer día de clases: Toma nota desde el primer día. No importa que sea
información que consideras que ya sabes.
- Establece una rutina de estudio para cada curso: Por cada hora de clase que
tengas con el profesor programa 2 horas de estudio en casa. Lo recomendable
es que repases los cursos del mismo día. Repasa las tus apuntes y las
separatas.
- Establece un espacio para estudiar: Que dicho espacio cuente con un
escritorio, una silla cómoda, buena iluminación y que no tenga distractores.
- Intenta estudiar durante el día: En las mañanas tu cerebro está reposado y
recibe mejor la información.
- Planifica tus recreos: Toma 10 minutos de descanso por cada hora de
estudio.
- Utiliza los recursos de la universidad: investiga y utiliza la biblioteca,
laboratorios, hemeroteca, entre otros.
- Estudia el curso que resulte más difícil: Dedícale más tiempo y prioridad al
curso que se hace más complicado.
- Busca compañeros de la universidad para cada materia: Esta es una buena
idea si buscas sentirte más motivado. Enseñar o explicar un concepto a otra
persona es una de las mejores formas de entenderlo.
- Cuida tu cuerpo: Asegúrate de tener una buena alimentación y el descanso
necesario.
- No al plagio: Haciendo trampa no solo te engañas a ti mismo sino que puedes
quedar al descubierto y quedar fuera de un curso.

Algunos consejos para


afrontar la vida universitaria
 Establece contacto y busca la opinión de personas conocidas que ya estudian
las carreras universitarias que podrían convertirse en tu opción.
 Infórmate exhaustivamente sobre el Plan de Estudios. Dispones de mucha
información en la web, así como de sesiones informativas; también te puedes
informar a través de los equipos del Decanato y de dirección de los Centros.
 Utiliza siempre del Reglamento Académico, en el que están claramente
especificados los derechos y deberes.
 Lee detenidamente las guías docentes de las diferentes asignaturas; te
permitirán conocer los contenidos, metodología y proceso de evaluación,
entre otros.
 Consulta todas las dudas, para eso emplea las tutorías (presenciales y en línea).
Dirígete al profesorado de referencia para aclarar todo aquello que
consideres pertinente. No dejes ninguna duda en la mochila.
 Haz preguntas en clase. Pensar "no lo entiendo" no te debe servir nunca de
excusa.
 Estudia y practica siempre la lengua inglesa, te resultará de gran utilidad
en todos los ámbitos. Si ya tienes un buen nivel de inglés, no dudes en
iniciar el aprendizaje de otro idioma.
 Planifícate y aprende a organizar el tiempo. Haz planificaciones flexibles.
Debes dar cabida a la asistencia a clase, el estudio diario, la realización de
trabajos y lecturas, la participación en jornadas y conferencias, etc.
 Calcula aproximadamente dos horas de trabajo individual por una hora
de clase; así conseguirás llevar el curso al día.
 Procura ir al día en las asignaturas. En la Universidad no es suficiente
estudiar la última semana. Si este sistema te ha servido en la Secundaria y
el Bachillerato, aquí ya no te funcionará.
 Crea un entorno favorable de estudio. Valora cuáles son las mejores
estrategias de aprendizaje. Sigue unos hábitos de estudio y trabajo. Ten
una disposición y una actitud favorables al estudio.
 Sé persistente, no te desanimes nunca, aunque los primeros resultados
no sean buenos. En la Universidad, como en la vida, quien persiste lo
consigue.
 Combina el estudio con el deporte y una alimentación sana, y duerme las
horas necesarias.
 Explora tus intereses, expectativas, cualidades, etc. Inicia tu proyecto de
futuro, se trata de tu proyecto profesional... ¡Déjalo por escrito! Verás
cómo contribuye a la toma de decisiones.
 Desarrolla la creatividad, los procesos reflexivos, el pensamiento crítico y
aplicado. Investiga, ten un espíritu emprendedor.
 Disfruta de la Universidad. Desarrolla una motivación adecuada que te
permita valorar positivamente tu experiencia universitaria.