You are on page 1of 6

PROBAD LOS ESPÍRITUS

(Un estudio elaborado por Les Thompson)


ESTUDIO 1
COMO SABER QUE UNA OBRA ES DEL ESPÍRITU SANTO
1 Juan 4:1-6

(Nueva Versión Internacional) (Versión Nácar-Colunga)


1 Queridos amigos, no crean a cualquier 1 Carísimos, no creáis a cualquier espíritu,
espíritu; sino prueben los espíritus para ver sino examinad los espíritus si son de Dios,
si proceden de Dios; porque han salido al porque muchos seudoprofetas han salido (a
mundo muchos falsos profetas. escena) en el mundo.
2 Así es como pueden reconocer el Espíritu 2 Podéis conocer el espíritu de Dios por
de Dios: todo espíritu que reconoce que esto: todo espíritu que confiese que
Jesucristo ha venido en la carne, procede de Jesucristo ha venido en carne es de Dios,
Dios, 3 pero todo espíritu que no confiese a Jesús,
3 pero todo espíritu que no reconozca a ese no es de Dios, es del anticristo, de quien
Jesús, no procede de Dios; este es el espíritu habléis oído que está para llegar y que al
del anticristo, del cual han oído que viene e presente se halla ya en el mundo.
incluso está ya ahora en el mundo. 4 Vosotros, hijitos, sois de Dios y los
4 Ustedes, queridos hijos, proceden de Dios habléis vencido, porque mayor es quien está
y los han vencido, porque el que está en en vosotros que quien está en el mundo.
ustedes, es más grande de que el que está en
el mundo. 5 Ellos son del mundo; por eso hablan del
5 Ellos proceden del mundo y, por ello, mundo y el mundo los oye.
hablan desde el punto de vista del mundo, y 6 Nosotros somos de Dios. El que conoce a
el mundo les presta atención. Dios nos escucha; el que no es de Dios no
6 Nosotros procedemos de Dios, y todo el nos escucha. Por aquí conocemos el espíritu
que conoce a Dios nos presta atención; pero de la verdad y el espíritu del error.
todo el que no conoce a Dios no presta
atención a lo que decimos. Así es como
reconocemos el Espíritu de la verdad y el
espíritu de la falsedad.

1 Juan 4:1"Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los


espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han
salido al mundo" (versión La Biblia de las Américas).

INTRODUCCIÓN: ¿Por qué nos ha de importar este estudio?


CASO 1. Visitaba una iglesia en Chile: El pastor se levanto para
predicar: "Hermanos," dijo, levantando en alto la Biblia, " Ya no
necesito este libro. El Espíritu Santo me dice directamente
lo que he de decir." OBSERVACION: Lo que dijo, ¿vino del
Espíritu Santo, o vino de un espíritu falso?

1
CASO 2. Vino a hablarme un pastor en el sur de Chile acerca de una
supuesta visión que había tenido. "Un ángel se me apareció y me indico
que debía ir a Santiago con la señora Castillo [nombre sustituido] para ver
lo de una propiedad que necesitamos comparar para nuestra iglesia. A
pesar de mi advertencia que debía probar si el ángel venia de Dios, este
pastor fue a Santiago. A la semana regreso; ¡la señora Castillo estaba en
cinta! OBSERVACION: El ángel que le apareció, ¿vino de Dios o de un
demonio?

CASO 3. Un colega de seminario me contó de una experiencia. Durante


la Segunda Guerra Mundial era marino y, en el buque, otro marinero le
guío a Cristo. Regresó a Seattle. Allí visito a una iglesia. Al finalizar el
culto, hubo un tiempo de alabanza, en el cual varios hablaron en lenguas.
Una de ellas, una señora en canas, muy emocionada comenzó a dar un
mensaje que, supuestamente, acababa de recibir. Imagínese la sorpresa
de mi amigo cuando oyó de labios de esa mujer en Japonés, las palabras
más sucias que él como marinero había aprendido en Japón.
OBSERVACION: Ese hablar en lenguas, ¿vino del Espíritu Santo, o de un
falso espíritu?

CASO 4. Hace unos años, en Miami, Norca Feijó, pastora de la Iglesia


Metodista en la Calle Ocho recibió una visión que en ese año, la ciudad
iba a sufrir una terrible catástrofe venida por un maremoto, donde morirían
miles de personas. Persuadidos de la verdad de esa visión, la mayoría de
la congregación vendió lo que tenían y se mudaron con Norca a Carolina
del Sur. OBSERVACION: Hasta el ida de hoy el maremoto predicho no ha
llegado, y la consecuencia de esa visión trajo prejuicios terribles a muchas
familias. ¿De quien vino esa visión?

SUMARIO DE NUESTRA TESIS: Como indica el Apóstol Juan, y como


acabamos de ver por varios incidentes (sin mencionar muchas otras
experiencias tenidas por todos los que han seguido los fenómenos de
nuestra era), hay que probar los espíritus para ver si son de Dios,
porque muchos falsos profetas hoy día invaden nuestras iglesias,
predican por programas de radio, o por televisión.

2
¿COMO HEMOS DE DISCERNIR LO FALSO DE LO VERDADERO?
Las opiniones que hay sobre el tema... y la confusión creada por la verborragía
sobre el asunto, nos alerta a la necesidad urgente que tenemos, de aprender
cómo probar a los espíritus y cómo obtener luz cierta sobre la obra y el
ministerio real del Espíritu Santo.
1. ¿Cómo hemos de discernir lo cierto de lo falso?
2. ¿Existirá un criterio seguro que podamos seguir?

Este estudio lo haremos de forma especial:


1. ¿Qué válido es el tema de "PROBAR LOS ESPÍRITUS" hoy día?
Queremos tomar este pasaje y explorarlo cuidadosamente.
2. En segundo lugar, debido a la naturaleza emocional que este estudio
normalmente produce a causa de nuestros presupuestos, en lugar de
dar conclusiones privadas, vamos a presentar un estudio hecho hace
250 años, antes de que se levantara toda la polémica moderna sobre
el tema del Espíritu Santo, pero en un período de muchas
demostraciones supernaturales parecidas a las de hoy.

NOTAS SOBRE EL AUTOR DE LAS IDEAS QUE USAREMOS:


Jonathan Edwards (1703-1758) fue un gran evangélico, gran evangelista, y miembro
de la Iglesia Congregacional. Edwards, además, era gran académico, gran intelectual -
altamente dotado, un genio- y hoy en la historia norteamericana se le considera entre
los cinco filósofos más dotados nacidos en la gran nación al norte. Su destreza mental
natural no le quita nada de su sincera y humilde y total devoción al altísimo Dios. Se
dedicó al ministerio y fue pastor de la Iglesia Congregacional de Northampton, Mass.
Su fervorosa predicación tuvo mucho que ver con el "Gran Avivamiento" en las
colonias americanas entre 1740 y 1745, principalmente su famoso sermón, "Pecadores
en manos de un Dios airado". Su más destacada obra fue "El libre albedrío" (1754).

No vamos a reproducir el sermón de Edwards, que titulo: "Las marcas de la obra del
verdadero Espíritu". Sólo tomaremos los puntos que el desarrolló y a estos les
daremos "carne" moderna. Es decir, miraremos a algunos de los fenómenos de
nuestros días con la lupa usada por Edwards hace 250 años.

Veremos que Dios no cambia. Lo que por inspiración divina escribiera San Juan en su
breve epístola valió para la era apostólica, valió para Edwards, y vale para guiarnos a
nosotros en esta última década del siglo veinte.

3
BOSQUEJO:
1. Ahora, daremos un vistazo a la importancia del pasaje escogido.
2. Próximamente, consideraremos negativamente cosas que no son evidencias
de que una obra es del Espíritu Santo.
3. Luego, estudiaremos positivamente cuáles son las evidencias bíblicas que
indican que una obra sí es del Espíritu Santo.
4. Terminaremos haciendo algunas inferencias prácticas (puntos sobre la obra
del Espíritu Santo que no vienen de Edwards).

I. LA IMPORTANCIA DEL PASAJE ESCOGIDO:


No debe haber disputa alguna sobre el hecho de que sólo la Biblia es
nuestra autoridad para fijar las reglas seguras sobre este tema. Esto es lo
que dice el Espíritu de Dios por medio de Su Apóstol:

A. Juan 4:1-6 (versión La Biblia de las Américas)


Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si
son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo.
2 En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que
Jesucristo ha venido en carne es de Dios; y todo espíritu que no confiesa
a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, del cual habléis
oído que viene, y que ahora ya esta en el mundo. Hijos míos, vosotros
sois de Dios y habléis vencido, porque mayor es el que está en vosotros
que el que está en el mundo. Ellos son del mundo, por eso hablan de
parte del mundo, y el mundo los oye. Nosotros somos de Dios, el que
conoce a Dios nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto
conocemos el espíritu de la verdad y el espíritu del error.
B. Un vistazo a la era Apostólica.
1. Eran hombres enseñados por Cristo
2. Eran hombres sobre los cuáles cayó la más grande efusión del
Espíritu Santo de todas las edades, tanto en cuanto a Sus dones
extraordinarios como en Sus operaciones ordinarias de convencer,
convertir, iluminar y santificar a las almas de los hombres.
C. La era de los falsificadores (la misma era apostólica)
Al aparecer la verdad con tanto poder, a través de los Apóstoles, Satanás
llegó imitando, falsificando, y simulando lo verdadero, para así engañar a
los escogidos y a los impíos. (Véanse las muchas referencias,
especialmente en las Epístolas a los falsos profetas y maestros)
4
D. La demanda de reglas seguras
1. ¿Cómo podría un creyente distinguir sin lugar a duda lo falso de lo verdadero?
2. San Juan da a la iglesia las marcas distintivas por las cuales un creyente
puede juzgar lo que es y lo que no es del Espíritu Santo.

E. La exhortación clara del apóstol Juan:


1. Les exhorta en contra de una credulidad perjudicial: "Amados, no creáis a
todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios."
2. Les advierte que habrá falsificadores: "Porque muchos falsos profetas han
salido al mundo."
• Estos pretenden tener al Espíritu Santo.
• Hacen cosas extraordinarias.
• Se muestran como "favoritos del cielo".
• Hablan de los logros espirituales santificadores en sus vidas.
3. Pide "probar" los espíritus: “Probad los espíritus para ver si son de Dios."
F. El papel que juega la Palabra de Dios.
1. Sólo la Palabra de Dios nos indica cuáles son las obras del Espíritu Santo.
2. Las reglas que nos da el Apóstol Juan para juzgar son inspiradas por Dios,
por lo tanto suficiente para guiarnos, y adecuadas para todos los tiempos.
3. Si no seguimos esta guía nos abrimos a la probabilidad de ser engañados y
de sufrir daños espirituales en nuestras vidas y en nuestras iglesias por la
manipulación de Satanás y de los enemigos de Cristo (los anticristos).

COMENTARIOS NUESTROS ADICIONALES


Hagamos ahora una aplicación práctica sobre lo que nos enseña la Biblia acerca
de estos "espíritus" que hemos de probar:

EL PODER DE LOS EPIRITUS ENGAÑADORES


San Pablo, escribiendo a los Efesios, dice (6:10-12):
"Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza
Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes
contra las incidias del diablo, Porque nuestra lucha no es contra sangre y
carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de
este mudo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las
regiones celestes."

5
Los "gobernadores de la tinieblas" son:
1. PODEROSOS
a. "Potestades" y "principados": refiriéndose a rangos
b. Han querido usurpar los derechos de Dios, llamándose dueños del mundo:
considérese la tentación de Jesús.
c. La afirmación de Juan: "El mundo entero está bajo el maligno" Jn. 12:31, 14:30,
16:11, 1 Jn. 5:19, demonios que no han aceptado su derrota.
2. MALOS
a. Son gobernadores de los tinieblas
b. Sus acciones son caracterizados por "tinieblas" y "maldad"
c. No tienen principios morales, ni altos sentimientos
d. No tienen escrúpulos al perseguir sus metas
3. ASTUTOS
a. Pablo habla de las "asechanzas del diablo"
b. Sus maquinaciones (2 Co. 11:14)
c. Rara vez ataca directamente, sino como:
ángel de luz, o como "lobos vestidos de ovejas"
d. Trata de persuadirnos que no existe

4. NUESTRA IMPOTENCIA:
vs. 10 "Fortalecidos en el Señor y en el poder de Su fuerza"
a. Sin la ayuda del Señor no podemos vencerlos, pues son más poderosos que
nosotros.
b. Parte importante de la función del Espíritu Santo en nosotros es darnos el poder
para discernir a los espíritus falsos y vencer sus estratagemas.