You are on page 1of 5

CONSIDERACIONES PARA LANZAR UN PROGRAMA DE ENERGIA

NUCLEAR

Fuente: http://www.iaea.org/OurWork/ST/NE/Downloads/files/Considerations.pdf

Traducción libre: Nelson Hernández

La Agencia Internacional de Energía Atómica


(IAEA), publico en el 2007 un pequeño documento
referente a los aspectos que deben consideran los
países para lanzar un programa de energía nuclear.
Es decir, aspectos que deben ser analizados antes de
tomar la decisión, en la construcción y en la
operación de una planta nuclear.

La IAEA establece un macro enfoque de 3 fases


para alcanzar la capacidad de energía nuclear en
aquellos países en vías de desarrollo que aun no la
tienen.

* Pre-proyecto (1-3 años), que contempla el compromiso de obtener


conocimientos sobre lo que significa un programa de energía nuclear, dando
lugar al inicio de la puesta en marcha de un Programa de Energía Nuclear. Esto
se refiere más al programa y no al proyecto en particular.
* Proyecto (3-7 años), relacionado con los trabajos preparatorios después de
tomada la decisión e incluye la invitación de empresas a participar en la
ejecución del proyecto en cuestión. En esta fase el gobierno permite la
participación del organismo internacional de regulación conjuntamente con el
operador – propietario, si el proyecto es privado.
* Construcción (7-10 años) con participación activa del ente regulador, hasta la
puesta en marcha y funcionamiento de la planta nuclear.

A continuación las 12 consideraciones a tomar en cuenta para lanzar un programa de


energía nuclear:

1. TIEMPO: La decisión de implementar un programa de energía nuclear requiere de


compromisos a largo plazo durante todo el período de planificación, operación,
desmantelamiento y gestión de residuos. Para un país con poca base técnica
desarrollada, la construcción de la primera central nuclear toma alrededor de 15 años.
Para un país con una sólida base técnica, el tiempo podría reducirse a 10 años. Incluso
para países que ya poseen programas de energía nuclear pueden tardar unos 10 años
para aprobar y construir una nueva central nuclear.

2. RECURSOS HUMANOS Y FORMACIÓN: Por lo general, una empresa


responsable de la operación de una central nuclear cuenta con una plantilla de 200-1000
personas, que en conjunto tienen una variedad de conocimientos y profesiones:
ingenieros y científicos con antecedentes técnicos sólidos en los campos necesarios para
asegurar una eficiente operación y mantenimiento de la planta. Estos incluyen: la
ingeniería nuclear, instrumentación y control, ingeniería eléctrica, ingeniería mecánica,
protección contra las radiaciones, la química, la preparación para emergencias, y el
análisis de la seguridad y la evaluación. Es necesario tener acceso a expertos nacionales
o internacionales para apoyar a la empresa operadora de la planta y al cuerpo normativo
en las áreas científicas como neutrónica, física y termo hidráulica, y áreas técnicas, tales
como la protección radiológica, gestión de residuos radiactivos, gestión de calidad, de
mantenimiento y de equipos y repuestos.

Además de la educación básica, se requiere que el personal tenga al menos 3 años de


experiencia en labores nucleares antes de iniciar la carga de combustible de una central
nuclear. Para la ejecución de un primer proyecto de central nuclear, gran parte de esta
formación especializada y experiencia pueden ser incluidos como parte del contrato con
el proveedor de la tecnología de centrales nucleares. Es necesario que la empresa
operadora establezca el rigor, la cultura, la ética y la disciplina necesaria para gestionar
eficazmente la tecnología de energía nuclear con la debida atención a la seguridad, así
como lo concerniente a la no proliferación de armas nucleares.

Se debe prestar toda la colaboración al ente regulador en el desarrollo de los recursos


humanos que velaran por la regulación y supervisión de las actividades de la planta, con
énfasis en la seguridad. Este personal debe ser entrenado en organismos reguladores de
otros países que tengan plantas nucleares en funcionamiento, y complementados con
programas de organizaciones internacionales y de la propia IAEA.

Para un primer proyecto de central nuclear, muchas de estas necesidades nucleares


específicas son inicialmente satisfechas por proveedores externos. Sin embargo, podría
ser preferible establecer un plan para desarrollar gradualmente los proveedores locales,
por ejemplo a través de un acuerdo de transferencia de tecnología como parte del
contrato del proveedor de esta.

El desarrollo de un programa académico nacional para la educación de los científicos es


necesario, ingenieros y otros técnicos de apoyo a la investigación técnica también es
primordial que esté contemplado como parte del compromiso para el desarrollo de las
capacidades nacionales necesarias.

ASPECTOS REGULATORIOS: El establecimiento de un eficaz, independiente y


competente ente regulatorio debe tener en cuenta la situación existente el país con
respecto a los controles reglamentarios. Por ejemplo, la mayoría de los países que ya
tienen acuerdos para el ejercicio de la supervisión reglamentaria de las instalaciones y
actividades nucleares, tendrán necesidad de menor cantidad de personal y con
competencias especificas. En los países donde el ente regulador esta conformado por
mas de una autoridad (por ejemplo, la protección radiológica, seguridad nuclear,
protección del medio ambiente, la salud y la seguridad convencionales), los acuerdos
deben ser eficaces para garantizar que las funciones reguladoras y las responsabilidades
relacionadas con el programa de energía nuclear están debidamente identificados dada
la alta coordinación necesaria entre dichas autoridades. El proceso de autorización y las
bases para la concesión de una autorización del pre proyecto, diseño, puesta en marcha,
operación y vertidos de efluentes deben estar definidos. El órgano regulador tiene que
desarrollar las capacidades para planificar y ejecutar la revisión y evaluación de las
actividades de seguridad de la instalación propuesta a lo largo de su vida.
Aunque es difícil prescribir un modelo de organización y el número de personal de un
organismo regulador, el análisis de las estructuras existentes indican que 30 a 50
miembros son necesarios para el inicio de la aplicación de un programa de centrales
nucleares. Como mínimo, la estructura y el tamaño del órgano regulador deberían ser
suficientes para realizar de forma independiente las funciones de regulación principales,
como la autorización, revisión y evaluación, inspección y aplicación, y el desarrollo de
la normativa nacional y guías. Además, es necesario proporcionar recursos y
competencias para aplicar algunas funciones comunes (por ejemplo, la preparación y
respuesta ante emergencias, la cooperación nacional e internacional, la difusión de
técnicas, la información, la evaluación ambiental, y la comunicación con el público y
otras partes interesadas). En algunos países el ente regulador se complementa y se
fortalece con la asistencia y el asesoramiento de otras organizaciones (por ejemplo,
consultores independientes, organizaciones de apoyo, investigación e instituciones
educativas, otros países u organizaciones internacionales).

DISPONIBILIDAD TECNOLOGICA: La mayoría de los reactores disponibles para


la compra y la construcción son reactores refrigerados por agua, por lo que la
experiencia operacional significativa que existe es esa tecnología. Se trata
principalmente de los reactores de agua a presión ligera (PWR), reactores de agua
hirviendo (BWR), y los reactores de agua pesada (HWR). Ellos están generalmente
disponibles en tamaños de alrededor de 1000 MW o mayor potencia eléctrica. Pequeños
reactores de 600-700 MW, también están disponibles.

Si una capacidad menor es requerida, la tecnología disponible es limitada, a pesar de los


reactores de 200-400 MW que operan en algunos países. Varios diseños se están
desarrollando para aplicaciones futuras, aunque un gran desafío es lograr un diseño
económico en un tamaño más pequeño. Alta temperatura de los reactores refrigerados
por gas (160 a 270 MW) y los pequeños reactores refrigerados por agua se están
desarrollando, estimándose su incorporación al mercado en los próximos diez años.
Además de una barcaza con una unidad de 70 MW de capacidad se encuentra en
construcción.

COSTOS: El costo de construcción de nuevas plantas puede variar ampliamente. Un


valor de 1,5 hasta 2 millones de dólares por cada MW de capacidad eléctrica es un
indicador de los costos actuales para una central nuclear (es decir, 1.5 hasta 2 mil
millones de dólares para una salida de 1 GW), e incluso más en algunos países. Se están
haciendo esfuerzos para reducir estos costos de capital y algunos pronósticos estiman
valores entre $ 1 hasta 1.5 millones por MW. También hay que señalar que las plantas
con mayor producción eléctrica se consideran generalmente que tienen menor costo de
capital por unidad de producción.

Al inicio del programa de energía nuclear la inversión es baja. La inversión aumenta en


la medida que avanza el programa, hasta alcanzar su máximo. Lo más caro del proyecto
es la infraestructura. La experiencia demuestra que la inversión en recursos humanos e
infraestructura necesaria para un programa de energía nuclear también puede tener
beneficios para la sociedad en muchos campos relacionados.

FINANCIAMIENTO Y ECONOMÍA: La inversión de capital en una central nuclear


puede ser proporcionada por el gobierno, empresas privadas o una asociación pública y
privada. El alto costo de capital es normalmente compensado por una baja en el costo de
combustible, de modo que durante un largo período el costo de la electricidad generada
a partir de una central nuclear sea competitivo con el precio de otras fuentes energéticas.
La variación del costo de generación de electricidad es menor, por efecto de una
modificación en el precio de combustibles, en una planta nuclear que aquellas
alimentadas con combustibles fósiles.

Los costos para el desarrollo de una infraestructura nacional son difíciles de definir. Los
gastos principales habitualmente comprenden los recursos humanos, que incluye la
formación necesaria y el desarrollo de un grupo competente de personal para
implementar un programa de energía nuclear, incluida la legislación y la reglamentación
asociada. En la primera fase los gastos no pueden ser grandes, pero se incrementaran en
la medida que el proyecto avanza. Además, al igual que cualquier inversión en plantas
de energía eléctrica, los costos del desarrollo y el establecimiento de otras instalaciones
conexas como la transmisión y distribución de electricidad deben ser consideradas.

El riesgo asociado con una inversión de una planta nuclear se puede reducir si las
incertidumbres asociadas a la construcción y concesión de licencias se reducen. En este
sentido, la demostración, por el país en cuestión, que se ha cumplido plenamente con
todas las normas internacionales podría ayudar a fomentar un entorno en el que los
gastos financieros se reducen.

Con el fin de financiar los pasivos a largo plazo de, almacenamiento de combustible, de
desmantelamiento y gestión de los residuos que se esperan, se deben incorporar
arreglos financieros para la recolección de fondos durante la operación para cubrir estos
riesgos.

SEGURIDAD DE SUMINISTRO DE COMBUSTIBLE: Para muchos países las


fuentes de suministro de energía se importan principalmente y esto puede ser
considerado como una fuente de riesgo para la seguridad nacional.

Los suministros de gas natural dependen de condiciones de oferta inmediata y es difícil


su almacenamiento por periodos largos. El carbón requiere grandes volúmenes durante
un período prolongado. Por el contrario, el combustible nuclear para un reactor puede
ser almacenado para garantizar un suministro de hasta 10 años. El suministro de
electricidad de una central nuclear no esta sujeta a acontecimientos externos para este
período. La mayoría de las centrales nucleares actuales no almacenan el combustible
para largos períodos, debido a que la oferta del mercado de combustible proporciona la
confianza necesaria en la seguridad del suministro.

TECNOLOGÍA DE APOYO Y ORGANIZACIÓN: Para la mayoría de los diseños


disponibles comercialmente de las centrales nucleares hay experiencia internacional de
fuentes de apoyo técnico que pueda ayudar ya sea al regulador o al operador. Estos
servicios se prestan en todo el mundo, ya sean estos propiedad de organismos estatales o
los proveedores privados y las consultorías. Sin embargo, se espera que en el largo
plazo los países desarrollen su propia capacidad técnica, y reducir asi gradualmente la
dependencia de ayuda extranjera. Esto se puede lograr, con arreglos contractuales para
la transferencia de tecnología, de servicios y de apoyo, y programas de capacitación con
el apoyo de los proveedores.
LEGISLACIÓN: Como se indicó anteriormente, una fuerte legislación es necesaria en
un país que ha decidido implementar un programa de energía nuclear. Dentro de los
elementos claves de dicha legislación está: la seguridad nuclear, las garantías de
seguridad y de responsabilidad por daños nucleares. Un resumen de los requisitos
legales necesarios para embarcarse en un programa de energía nuclear está contenido en
el Manual de Derecho Nuclear de IAEA. La protección del ambiente y marco comercial
e industrial también se deben considerar al elaborar la legislación correspondiente.

CLAUSURA: Preparación para el desmantelamiento de la central nuclear junto a la


regulación y financiación de los aspectos tecnológicos deben ser incluidos en las fases
preparatorias de la introducción de la energía nuclear. Un plan adecuado para la gestión
de la clausura se espera que esté preparado desde el inicio del proyecto.

UTILIZACION DE COMBUSTIBLES Y GESTIÓN DE RESIDUOS: Después de


su uso en un reactor, los elementos combustibles deben ser gestionados de manera
segura. Un período inicial de almacenamiento cerca de la central nuclear es adecuado.
Después de este período hay muchas opciones disponibles. Por ejemplo, el combustible
puede ser almacenado durante un largo período y en la actualidad existen alrededor de
90 instalaciones de almacenamiento de combustible gastado que operan con éxito en
todo el mundo. También este combustible puede ser reprocesado para reducir la
cantidad de residuos radiactivos y nucleares, y obtener material reutilizable.

Residuos de baja y de nivel intermedio radioactivo se deben manejar de conformidad


con los procedimientos que se han establecido para la gestión de los actuales materiales
radiactivos, tales como las fuentes radiactivas y los residuos radiactivos generados por
el uso médico de sustancias radiactivas.

INFORMACIÓN PÚBLICA: Para la introducción exitosa de un programa de energía


nuclear es importante que la población esté bien informada sobre los principios que
subyacen a la introducción de la energía nuclear, la ubicación prevista de la central
nuclear, y los arreglos realizados para garantizar el cumplimiento de las normas
nacionales e internacionales y convenios. Antes de tomar las decisiones finales se
sugiere que los programas de consulta pública se desarrollen, involucrando a las
comunidades locales, líderes, políticos, organizaciones no gubernamentales y otros
actores de la sociedad civil.