You are on page 1of 4
LA CAVERNA COW sliviBULO UNIVC.. Por: Ismael Arturo Montero Garcia — Universidad del Tepeyac i necesitamos explicar a la ca verna en el pensamiento hu- mano es posible hacerlo desde el simbolo. Cassirer (1887:47) defi- re al hombre como un animal sim- bolico: El hombre, como si dijéramos, tha descubierto un nuevo método para adeptarse @ su ambiente. Entre e| sistema receptor y el efector. que se encuentran en to- das las especies animales, halle- mos en él como eslabén interme dio algo que podemos senalar co- mo sistema “simbélico”. Esta nue va adguisicién transforma la tote lided de la vide humana. Compa rado con los demés animales el hombre no sélo vive en una real- dad més amplia sino, por decirio asi, en una nueva dimension de la realidad, El hombre no puede escapar de su propio logro, no le queda mas remedio que adoptar las condiciones de su propia vide; ya no vive solamente en un puro uni- verso fisico sino en un universo simbdlico. EI lenguaje, el mito, el arta y la religion constituyen par- tes de este universo. ‘Ahora bien, de esta cita surge una pregunta Es posible encon- trer en ese universo simbélico al que se refiere Cassirer, elemen- tos comunes a todos los hombres respacto a la dimension de la ca- verna en la mente humana? gExis- te la caverna como un’ simbolo universal? De ser asi, tendriamos una teoria efectiva de explicacion de carécter universal y necesaria ala manera de un género de ju- cio que al ser universal. es vélido para cualquier conciencia y nece- ssaria porque no puede ser de otro modo para ninguna conciencia.* ‘Al menos ese es el objetiva que el lector podré evaluar en las. st Quientes lineas respecto a la.ca- verna como simbolo universal En el pensamiento universal mistico la caverna es lo sagrado, ahi reside lo sobrenatural. La ca- verna visible es una hierofania de lo sagrado natural, no espiritual sino natural. Asi al menos es en- tendida por mitipies cutturas que a continuacién deseo exponer pa- ra tener un elemento de compara- cién con la fenomenologia obser- vada para el caso mexicano. Segtin el Diccionario de los Simbolos de Chevalier y Ghee brant (1986) la caverna en miti- ples culturas es arquetipo de la matriz matemna y figura de los mi- tos de origen y renacimiento. Por ejemplo pare Limén (1985:173) estos mitos etiolégicos —causa de las cosas— corresponden a tuna teorfa que se basa en la fur ion de explicar las causas de los fenémenos de la vida y de la natur raleza, ademas de nuestras acti- tudes, es asi como nos enfrenta a la propuesta de confrontar dos culturas distintas: la inca y la me- xica. En ambos pueblos se des- ciende simbélicamente de una ca- verns. Le similitud se basa entre dos espeluncas_miticas: Chico- moztoc y Tampu Tocco; de esta Oi tima, salen los hermanos Ayer 2 funder el pueblo inca. Tampu Toc- 60 son cuatro cavidades de pe- ‘quefias dimensiones, arquetipo de matriz donde ef cielo es lo mascu- lino. Dos serpientes conforman et simbolo.de Chicomoztoc, como el Luger de las Siete Cuevas! Siete ondulaciones forman los cuerpos de donde salen unas hue- llag humanas, pues es lugar de origen. En Turquia, se conserva una le- yenda:del siglo XIV muy similar a ‘AL las americanas respecto al origen de los pueblos: En los confines del oriente, s0- bre la Montara Negra, les aguas inundan una gruta y vierten en ella arcilla, que va llenando una fosa en forma humana. La gruta sirve de molde y, al cabo de nueve me- ses, por efecto del calor solar, el modelo adquiere vida, es el pri mer hombre, llamado Ay—Atam, mi Padre—Luna, Durante cuaren- ta aftos, este hombre vive solo; entonces una nueva inundacion da nacimienta @ un segundo ser hue mano. Esta vez la coccién no es ‘completa; el ser imperfecto es la mujer. De su unién nacen cuaren- ta hijos que se casan entre ellos y engendran... Ay—Atam y su mu- Jer mueren. Su hijo mayor los en- tierra en la fosa de la gruta, espe- rando asi volverias a la vida (Che- valier y Gheerbrant, 1986;265}. El arquetipo de metriz como cueva sé observa también en el cella hindi que se llama garbeha- rina 0 casa matriz. En une caver- na nace Lao—tse. Jestis, también nace en una cueva, donde radia la luz del Verbo y de la Redencién, Conviene notar que Jesiis nace en una caverna y es enterrado en ella antes de su ascenso a los cie- los. Los emperadores de la China antigua estaban enterrados en tuna oquedad, antes de pader ele- varse al cielo en el inde de afo ‘nuevo, por tal motivo la tradicién china afirma que Jos Inmortales frecuentan las cavernas. Es asi como entre cristianos. chinos y culturas mesoamericanas el infre- mundo es el paso obligado para una vida posterior; de esta forma se comprende el retorno al or- gen, y larelacién cielo—caverna, en donde la formacién subterré- nnea es un pasaje 0 punto interme- diario; los cettas explican al Purge- torio como una gruta y los musu sta catagora fosofica te decprende del ponsamiento de Kan: tl Crica dele Razon Pura done se plentean in bases de numero conocimenta por ‘mode do juces. Enel tra ce hace referencie a Un hice © prot BASE DRACO, AGOSTO 1998 N* 14 El conocimiento genera responsabilidad manes esotéricns eas tan en Una gruta el retorno @ +2 substan- cia central. Es necesario advertir entonces que la caverna conduce a los infiernos, ahi se entierran a los muertos, que asi comienzen el vigje de uttratumba, el descenso a los infiernos no es universalmente més que un requisito para el nue- vo nacimiento. Se vuelven a ene contrar aqui los dos aspectos, po- sitive y negative, de todo gran simbolo (ibidem, pp. 263-267), En este sentido, la imagen del simbolo comprende: caverna —+ mujer > madre? —» retorno. Todo es un universo onirico atin presen- te en el hombre de hoy. Por esta razon el psicoandlisis he revelado la equivalencia simbélica de. le imagen de la mujer y las imagenes de interior, tales como: casa—ca- verna, equivalencia confirmada en la psicoterapia del suefio despier- to. La caverna simboliza el lugar de identificacion, es decir el pro- ceso de ‘interiorizacion psicolégi- ca. Le ongsnizacién del yo exterior y de su rélacién con el mundo ex terior es concomitante. La caver ‘na simboliza entonces fa subjetiv- dad enfrentada con los problemas de su diferenciacién (ibidem), La caverna comprende una amplia-forma mitica de carécter universal, no sdlo como arquetipo de matriz. En Platén (Libro Vil de la Repdblica, cit. por Abbagnano, 1987:159) la alegoria de la ca vama describe que la condicion de los hombres en. el mundo es parecida a la de los esclavos ata- dos dentro de una caverna que no. pueden distinguir claremente los: objetos por la obscuridad, unica- mente perciben las sombras de las cosas y de los seres que estén fuera de la, caverna y que se pro- yectan al fondo de ia misma. En esta narracién, la flosofia. como ‘conocimiento comprende ta luz. y por lo tanta la salida de la caver- ra y la observacion de. Jas.cosas reales, del principio de la vida de elias y de su cognoscibidad, esto es, el Sol o el bien, y, en segundo lugar, el retorno a la cueva es el retorno al propio mundo humano, a la ignorancia, en donde sbio se representan las apariciones de la canciencia como producto de ima- genes que provienen de lo exter- no, @ Io cual se denomine en la doctrina helénica como jidolos de la Cueva! {véase Abbagnano, 1967:646-647). La caverna en Platon es el mundo, reino material, opuesto al Topus ‘uranus,.mundo de las ideas. En otros mitos. griegos de la antig.edad, la caverna es tam- bién el mundo terrenal:.iLa caver- na por la cual Ceres desciende a {os infiernos buscando a su hija que se denomina Mundoi. Por igual en las ceremonias religiosas instituidas por Zoroastro una oquedad representa al mundo. Inspirados en estas creencias los pitagoricos, y tras de ellos Platon y Empédocies, llamaron al mundo antroy caverna (Chevalier y Gheerbrant, 1986:263-267). To- memos en cuenta que entre los mesoamericanos el Monstruo de la Tierra, el mundo, es represen- tado también por una cavidad sub- terrénea. Al parecer se trata de un estrecho simbolismo metafisi- 60 en donde la construccién de un yo armonioso hace la imagen de tun cosmos también armonioso. Esta relacién ctonica de las es- peluncas se expresa en el Extre- ‘mo Oriente, los thai de Vietnam, consideran al cielo como el techo de una gruta. Le antigua casa de los hombres de China, era una gruta, tenia un méstil central. el axis mundi. El soberano debia su- bir para mamar del cielo las es- talectitas de la bovede— asi daba Pruebas de su fiiacion celeste y de su identificacién con el cosmos (ibidem). La espelunca ya sea habitacion de trogioditas, 0 simbolo, implica un agujero central en Ia ub. destinado al paso del humo dei hogar, es el ojo césmico. Se ad- vierte incidentalmente que el cr- sol de los alquimistas y el craneo humano implican le misma aber- ture anticiinal de la béveda de una caverna. La antropologia simbéit- ca del tacismo identifica al monte Kuen—Luen como el centro del mundo, que contiene une gruta secreta por donde se efectia el regreso al estado primordial an- tes de la salida al cosmos. El es- tado primordial, es también un criterio de inmortalidad y de tras- cendencia, entre los judios, la mo- rada de la inmortalidad se ubica en una ciudad subterrénea, asi también entre los vedas de la in- dia, 0 en el cuto @ Mithra en el Medio Oriente donde se celebra al Sol bajo tierra. Asi se compren- de la basqueda de esta trascen- dencia del hombre sobre el cos- mos. Caverna y montafia.parecen estar siempre unidas, se ha sefie- lado que la arquitectura tradicio- nal de la India se encuentra resu- mida en una espelunce: el templo rupestre contiene a su alrededor un stupa. El stups—montania esta horadado por le gruta que contie- ne las reliquias. Los anteriores ca- 0s indican como la caverna se si tua sobre el eje cosmico y se le identifica como el axis mundi. Idea que nos recuerda la relacion pre- hispanica de la caverna como cer- tro del cosmos en la relaci6n cue- va—pirémide, Consiguientemente, la’ espelunca figura como centro césmico y espiritual, progresive- mente obscurecido —1o que pue- de haber sido verdad, desde las etapas prehistéricas— en el mi crocosmos del hombre y su core- z6n. Entre los upanishad la caver- na del corazén contiene el éter, el alma. individual det hombre {ibe dem). En el aspecto temible, las ca vernas son el habitat de mons- * La antclacion entre mujer y madre entre 6 erstianos europees adguere su maxima represercacin en el cuko @ Marie Senisina, dhersas adrocac ‘os 69 oso cuto ge encuentran ecocodes alas eavernaa coro fa Virgen de la Ln Virgen de a Conndonga yim Vegen ce Guadalpe oe Ro Gunde sn Espana). BASE DRACO, AGOSTO 1998 N? 14 @) El conocimiento genera responsabilidad