You are on page 1of 171

EL PERIODO DE ENTREGUERRAS (1918-1939)

El periodo de entreguerras está comprendido entre el final de la Primera Guerra Mundial y


el inicio de la Segunda. Son dos décadas marcadas por el cambio radical en la relación de
fuerzas internacionales, la consolidación de la Unión Soviética y el desarrollo del
movimiento comunista internacional, así como el surgimiento del fascismo en Italia y el
nazismo en Alemania.

Los tratados de paz que dieron por finalizada la Gran Guerra no resolvieron los conflictos
en Europa. Se produjo una rápida y, al mismo tiempo, ficticia recuperación económica
posbélica (los "felices años 20"), con avances técnicos y desarrollo del capitalismo,
seguida de su mayor crisis, la gran depresión de los años 30.

Crack de la bolsa de valores de Nueva York

Firma del Tratado de Locarno (1925)

En este contexto se gestó la crisis del modelo económico y político liberal, los
totalitarismos y la Segunda Guerra Mundial. Se divide el periodo de entreguerras en cuatro
etapas:

- De 1919 a 1924: Época marcada por las tensiones derivadas del Tratado de
Versalles (Alemania debe pagar indemnizaciones a los países vencedores y
conflictos territoriales entre este país y Francia). Alemania decidió suspender los
pagos y Francia ocupó militarmente la cuenca del Ruhr.
- De 1925 a 1929: El Tratado de Locarno de 1925 da paso a un periodo de
cooperación internacional. Los EE.UU., Alemania y la URSS ingresan en la
Sociedad de Naciones. Por medio del Plan Dawes se recortan las indemnizaciones
que Alemania tiene que pagar y los créditos internacionales permiten la
recuperación de la crisis económica.
- Año 1929: Las expectativas se truncaron por el crack de la Bolsa de Nueva York, La
quiebra de la economía norteamericana supuso una crisis sin precedentes y afectó
al mundo entero. Las consecuencias de la crisis (ruina, paro, conflictos sociales)
fueron las causas para la aparición del fascismo. La crisis económica del
capitalismo liberal fue producida por la sobreproducción y especulación.
- Entre 1929 y 1939: Regresaron las tensiones de la posguerra, los nacionalismos
beligerantes y el proteccionismo para superar la crisis. El descontento de los países
vencidos en la Primera Guerra Mundial dio lugar a estados totalitarios con Hitler (en
Alemania), Mussolini (en Italia) y Franco (en España).

GLOSARIO

Cuenca:

Crack:

Fascismo:
EL FASCISMO EN ITALIA

Las consecuencias demográficas y económicas de la Primera Guerra Mundial en Italia


fueron desastrosas y los tratados de paz significaron un desengaño nacional, lo que
provocó que fuera ganando adeptos el irredentismo. En el Tratado de Londres se
realizaron unos acuerdos de paz que no se cumplieron para Italia. Se extendió la idea de
que la participación italiana en la guerra había sido un engaño. La crisis económica generó
tensión social y el miedo al estallido de una revolución empezó a asustar a las clases
conservadoras.

En esta situación de crisis apareció la figura de Benito Mussolini que creó en 1919 los
Fasci italiani di combattimento (fasces italianas de combate), llamados "camisas negras"
que buscaban frenar el movimiento obrero.

En 1921 los fasci se transformaron en el Partido Nacional Fascista, que prometía un


Estado fuerte, expansionista y que garantizara el orden social y la propiedad privada. Este
partido contó con el apoyo de la pequeña burguesía, la financiación de terratenientes e
industriales y la tolerancia de la Iglesia católica y el rey.

Marcha sobre Roma organizada por Benito Mussolini

Benito Mussolini
(1883-1945)

En las elecciones de mayo de 1922, el Partido Fascista consiguió pocos diputados en el


Parlamento. En un entorno de huelgas favorecidas por la izquierda, Mussolini organizó la
Marcha sobre Roma y exigió al rey que le entregara el gobierno. En octubre, el monarca le
nombró jefe del gobierno.

Entre 1922 y 1 925, Mussolini desarrolló un proceso de restricción de las libertades y de


persecución de sus adversarios. Después de las elecciones de 1924 estableció un
régimen autoritario, otorgando prioridad al Estado y estableciendo un gobierno de las
élites. El Estado ejercía un fuerte control a través del partido, que dirigía todos los
aspectos de la vida social y dominaba los medios de comunicación. Los partidos políticos
fueron prohibidos, siendo sus líderes perseguidos y encarcelados.

En el exterior emprendió una política audaz que, tras la aventura de la conquista de


Abisinia (1935), actualmente Etiopía, desembocó con la entrada de Italia en la Segunda
Guerra Mundial al lado de Alemania. Durante el conflicto Mussolini fue depuesto y
asesinado. Italia fue derrotada y el gobierno fascista cayó en 1943.

De la doctrina fascista italiana se derivaron otros movimientos europeos de rasgos


similares: el rexismo belga, la Guardia de Hierro rumana, el falangismo español y; en
cierta medida, el nacionalsocialismo alemán.

GLOSARIO

Irredentismo:

Elite:
EL ASCENSO DEL NACIONALSOCIALISMO ALEMAN

En 1932, Alemania sufría las consecuencias sociales económicas y políticas de la derrota


en la Gran Guerra y el crack de la bolsa de 1 929, que originó la quiebra de muchas
empresas alemanas y dejó a millones de sus obreros sin trabajo. Ante el temor a una
posible revolución socialista al estilo soviético, el Partido Nacionalsocialista alemán
(NSDAP), dirigido por Adolfo Hitler, consiguió hacerse un hueco en la sociedad germana.
Los partidos tradicionales liberales nunca hicieron demasiado caso al ascenso del discurso
nazi entre las clases populares, alarmados ante el poder que mostraban el Partido
Comunista y el Partido Socialista.

Desfile militar nacionalsocialista. La plana mayor de los


Parlamento alemán (Reichstag) en los años 30
dirigentes nazis en noviembre de 1933

Estos dos grandes partidos de izquierda estaban más ocupados en pelearse entre ellos
sobre la línea política y social a seguir para llegar al poder que en combatir a la extrema
derecha, que nunca consideraron formalmente como una amenaza real a la revolución
social que parecía inminente.

El NSDAP consiguió convencer a millones de votantes de la pequeña burguesía y de la


clase obrera con su discurso populista y xenófobo que exaltaba las bondades de la nación
alemana, subordinada y humillada por los firmantes del tratado de Versalles. Los
enemigos internos de la patria, tales como los comunistas y socialistas, o los gitanos,
judíos y eslavos que contaminaban la pureza de la raza germánica y querían vivir de forma
gregaria a expensas del trabajo de los alemanes.
El 6 de noviembre de 1 932 se celebraron elecciones al parlamento alemán (Reichstag).
Se dio la circunstancia de que la lista encabezada por Hitler salió como la más votada (con
cerca de once millones de votos), pero en las elecciones presidenciales alemanas de
febrero Hitler había tenido aún más votos, aunque en aquella ocasión el candidato Otto
Von Hindenburg privó a Adolfo Hitler de ocupar la cancillería alemana.

Las elecciones de noviembre dieron una mayoría simple al NSDAP y una coalición de la
izquierda socialista y comunista habrían sido suficientes para cerrarle el pase al poder
nazi, Pero el entendimiento de las fuerzas de izquierda no se produjo en 1933 Hindenburg
llamó a Adolf Hitler para formar gobierno, con la aprobación de las fuerzas de centro liberal
y conservadoras, y la pasividad de los partidos de izquierda,

Una vez en el poder, Hitler cerró el Reichstag y tomó el control del Estado. A la muerte del
canciller Hindenburg, asumió los cargos de Presidente de la República y Presidente del
Gobierno, autoproclamándose Führer (guía) del Reich alemán.

GLOSARIO

Nazi:

Gregario:

Reich:
ADOLFO HITLER

Adolfo Hitler nació en Braunau am Inn, Austria, el 20 de abril de 1889. Ingresó al ejército
alemán en 1914 y luchó en la Primera Guerra Mundial donde fue herido en 1916. En 1 923
intentó un golpe de estado, pero fracasó y fue encarcelado durante nueve meses. En
prisión escribió Mi Lucha, donde expuso sus ideas nacionalistas, racistas y
anticomunistas.

Fue elegido democráticamente Canciller de Alemania, pero progresivamente eliminó los


mecanismos de separación de poderes en el estado alemán. De esta manera se convirtió
en uno de los dictadores más poderosos del siglo XX. Fue el líder del Partido
Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) y canciller del Tercer Reich.

Hitler dando un discurso a una multitud

Adolfo Hitler (1889-1945)

El ascenso al poder de los nazis se produjo después del fracaso de la república de


Weimar, una democracia parlamentaria establecida después de la Primera Guerra
Mundial. El 30 de enero de 1 933 el estado nazi se transformó en un gobierno en el cual
los alemanes no tenían garantizado ningún derecho básico. Después de un incendio
sospechoso del Reichstag (parlamento), el 28 de febrero de ese año el gobierno decretó la
suspensión de los derechos civiles.
La ideología de Hitler era el nazismo, basado principalmente en el racismo y en la
negación de la libertad. Hitler creía que los alemanes eran una raza superior -la aria- y que
las demás eran inferiores y despreciables, especialmente los judíos. También condenó a
muerte a discapacitados, enfermos mentales y homosexuales. Implantó una política
antisemita sistemática, que prohibía a los judíos ejercer su profesión u oficio.

Después de la Primera Guerra Mundial, Alemania quería la revancha y Hitler la quiso


obtener al provocar la Segunda Guerra Mundial. El detonante del conflicto se dio el 1 de
septiembre de 1939 cuando Alemania invadió Polonia para recuperar los territorios que
perdió en la Gran Guerra. Pero Polonia estaba protegida por el pacto de asistencia que la
unía a Francia y al Reino Unido. Hitler llegó a dominar toda Europa oriental y central el
intentó invadir la URSS.

Al terminar la guerra, mientras los rusos tomaban Berlín, Hitler se suicidó antes de ser
capturado el 30 de abril de 1945.

GLOSARIO

Aria:

Antisemita:

URSS:
SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: CAUSAS Y CONSECUENCIAS

Ante la política agresiva de los regímenes autoritarios de Mussolini (en Italia) y Hitler (en
Alemania), los países democráticos no intervinieron en los problemas del mundo,
practicando una política de apaciguamiento con Alemania. La Sociedad de Naciones fue
incapaz de propiciar un clima de entendimiento entre sus miembros.

La doctrina nazi se basaba fundamentalmente en tres puntos: la superioridad de la raza


alemana, la atribución de todos los males del país a los judíos y la necesidad de ocupar
"espacio vital" a costa de los países eslavos en el oeste de Europa, a los que
consideraban una raza inferior.

Alemanes marchan en Varsovia, Polonia

Firma del tratado de no agresión mutua entre


Alemania y la URSS. Este tratado es llamado
también pacto Ribbentrop-Molotov

Para llevar a la práctica estas ideas, Hitler preparó un ejército potente y estimuló el
desarrollo de la industria bélica. Tampoco faltó el apoyo financiero de los grandes
industriales alemanes, propietarios ricos de fábricas de acero, que vieron en Hitler y en el
partido nazi una barrera contra el comunismo.

En 1936, Alemania firmó una alianza con Italia conocida como el Eje Roma-Berlín.
Posteriormente, en mayo de 1 939, esta relación se convertiría en el denominado Pacto de
Acero que finalmente integraría también Japón.
Hitler remilitarizó la región de Renania. En marzo de 1938 Alemania anexionó a su
territorio a Austria y, más tarde, ocupó Checoslovaquia con el pretexto de que en la región
de los Sudetes habitaba población alemana. El Führer consiguió unificar un gran espacio
geográfico que denominó el Tercer Reich.

A fin de evitar que la Unión Soviética se aliara con el Reino Unido o con Francia y ayudase
a Polonia, Hitler firmó un tratado secreto con Stalin para evitar que se atacaran
mutuamente. El paso siguiente para reunificar el espacio germánico consistía en la
ocupación del corredor de Danzig, el cual separaba Alemania de la Prusia Oriental desde
el Tratado de Versalles.

Para conseguir su objetivo, Hitler ordenó la invasión a Polonia el 1 de septiembre de 1939


sin previo aviso. Esta vez, sin embargo, Francia y Gran Bretaña le exigieron la retirada en
24 horas, Como Alemania no hizo caso, el día 3 de septiembre ambos países declararon
la guerra a Hitler; de esta manera la Segunda Guerra Mundial había comenzado.

El conflicto enfrentó, en un principio, a las potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón) con
los aliados (Francia, Gran Bretaña y URSS), pero en total participaron 72 estados de todo
el mundo.

GLOSARIO

Eslavo:

Remilitarizar:
LA OFENCIVA ALEMANA (1939-1941)

La primera fase del conflicto se caracterizó por la iniciativa alemana de una "guerra
relámpago", ataques sorpresa que les permitió avanzar con rapidez. Primero ocupó
Polonia en un mes, país que se repartieron con la URSS; este último aprovechó la ocasión
para ocupar Letonia, Estonia y Lituania. Alemania intentó tomar Finlandia, pero este país
se resistió con éxito.

Una vez ocupada Polonia los esfuerzos bélicos de los alemanes se dirigieron hacia
Dinamarca y Noruega a fin de salvar el suministro de hierro sueco. En abril de 1 940
Dinamarca y Noruega, a pesar de ser países neutrales, fueron invadidos prácticamente sin
ningún tipo de resistencia.

Los ejércitos alemanes invadieron la mayor parte de la Europa occidental.

Foto aérea que muestra a un avión Spitfire


(Inglaterra) atacando un bombardero alemán
Ofensiva de Dunkerque

El 10 de mayo, en un ataque sorpresa con tanques, aviación y paracaidistas, toda la


fuerza bélica alemana cayó sobre Francia. Los errores tácticos y la baja moral de las
tropas explican la espectacular derrota francesa. París fue ocupada por las tropas
alemanas y el mariscal Pétain fue nombrado jefe de gobierno. Francia quedaba partida en
dos: el norte, bajo dominio alemán y el sur, con capital en Vichy, regido por el gobierno
pronazi de Pétain.

El 10 de junio, deslumbrada por la fácil victoria alemana, Italia declaró la guerra a Francia
y Gran Bretaña con la esperanza de obtener parte del botín de las colonias. Desde ese
momento los dos fascismos -el Eje Roma-Berlín- quedaron vinculados para el resto de la
guerra.

Durante la batalla de Inglaterra la aviación alemana bombardeó los puertos y ciudades


británicas. El primer ministro inglés, Winston Churchill/ convenció a sus compatriotas de
resistir a ultranza, incluso en el caso de que la isla fuera ocupada. La defensa cerrada de
Inglaterra corrió casi, en exclusiva, a cargo de la aviación, la cual causó duras pérdidas a
la Luftwaffe (aviación alemana), Hitler renunció a la invasión.

Los nazis implantaron un régimen de violencia y terror por medio de la Gestapo y las SS,
especialmente sobre los opositores y los judíos que fueron trasladados en masa a campos
de concentración.

En 1941 Hitler quería atacar la Unión Soviética, ya que creía que el espacio vital que
Alemania necesitaba debía ser a costa de los eslavos. Pero antes, relanzó una ofensiva
sobre Yugoslavia y llegó hasta la isla griega de Creta.

GLOSARIO

Mariscal:

Ultranza:
LA EXPANSION DEL CONFLICTO (1941-1943)

El 22 de junio de 1941 las tropas alemanas se lanzaron contra la Unión Soviética. Para
Hitler el pacto que había hecho con los soviéticos era solo temporal y ahora estaba
decidido a eliminar al régimen bolchevique y apropiarse de los recursos soviéticos. Las
tropas alemanas avanzaron desde Polonia y entraron en Rusia.

En un primer momento el avance alemán fue fácil, pero se atascó en la línea formada por
las ciudades de Leningrado (hoy San Petersburgo), Moscú y Rostov. Con la llegada del
invierno, a 320 bajo cero, la ofensiva se tuvo que parar. La URSS no había sido tan fácil
de vencer como esperaban los mandos alemanes. Mientras que los japoneses, con su
política de expansión, habían invadido Indonesia, Malasia y Birmania. Los
estadounidenses se opusieron a esta expansión y exigieron a los japoneses que se
retiraran de los territorios ocupados.

Ataque a Pearl Harbour (Hawai, EE. UU.) por la Carro de combate del Afrika Korps
Armada Imperial Japonesa el domingo 7 de diciembre
de 1941

El 7 de diciembre de 1 941 la aviación japonesa destruyó la flota norteamericana del


Pacífico en Pearl Harbour (Hawái); como respuesta, los Estados Unidos declararon la
guerra al Japón y sus aliados, entre los que se encontraba Alemania. El conflicto alcanzó
nivel mundial afectando a todos los continentes.
Se inició la guerra en el Pacífico y Japón continuó conquistando territorios (Singapur,
Filipinas). Una vez reconstruida su flota, los norteamericanos causaron la primera derrota
de los japoneses en la batalla de Mar del Coral (mayo 1942), que salvó a Australia de caer
en manos japonesas. En junio de 1942, la situación de la guerra dio un giro cuando la
URSS y Estados Unidos reforzaron a los aliados. Se iniciaba un cambio de tendencia y los
aliados comenzaron a frenar el avance de las potencias del Eje. Con las batallas de
Midway y Guadalcanal, los estadounidenses frenaron el avance japonés en el Pacífico.

Durante el año 1 942 se reanudó la ofensiva alemana sobre la URSS. Los alemanes
consiguieron llegar al Cáucaso, pero se detuvieron definitivamente en la ciudad de
Stalingrado (actual Volgogrado). En esta ciudad los soviéticos resistieron heroicamente y
terminaron derrotando a los alemanes (enero de 1943).

También en el norte de África los alemanes comenzaron a sufrir derrotas. La campaña del
general Rommel y el Afrika Korps para ocupar el Canal de Suez se vio detenida en El-
Alamein por las tropas británicas, comandadas por el general Montgomery. En noviembre
de 1 942 los aliados desembarcaron en África. Las tropas de Rommel fueron vencidas
definitivamente en Túnez (mayo de 1943).

GLOSARIO

Flota:
LA DERROTA DEL EJE Y EL FIN DE LA GUERRA (1943-1945)

En julio de 1 943 se produjo el desembarco aliado en Sicilia, con la decisiva ayuda de las
tropas estadounidenses. Desde esta isla se preparó el asalto sobre el sur de Italia. El
avance aliado provocó una crisis en el gobierno fascista que hizo caer a Mussolini y la
Italia del sur firmó el armisticio. Además, los aliados utilizaron dos nuevos tipos de
acciones que hicieron disminuir mucho las fuerzas alemanas: a) Se generalizaron los
bombardeos sobre ciudades alemanas; b) Las acciones de la resistencia en los territorios
ocupados por los nazis se intensificaron y ayudaron en gran medida a desorganizar y
desmoralizar a los alemanes.

Entrada del ejército aliado a Roma Devastación tras la explosión de la bomba atómica en
Hiroshima

A partir de 1 944 las tropas aliadas se lanzaron al asalto definitivo contra las potencias del
eje. Desde el sur de la península italiana los aliados comenzaron a avanzar hacia el norte.
En 1944 ingresaron a Roma, Mussolini fue capturado y fusilado por los partisanos
(resistencia italiana) en abril de 1945.

El momento decisivo para la liberación de Europa fue el desembarco en Normandía, el 6


de junio de 1 944. Diez divisiones aliadas, protegidas por bombardeos aéreos y navales,
desembarcaron en las playas del norte del territorio francés. En agosto se rompió el frente
alemán y los aliados liberaron París. Francia recuperó la independencia mientras los
soviéticos recuperaban el espacio ocupado y entraban por Polonia hasta las fronteras
alemanas.
A partir de entonces, los aliados avanzaron por el oeste (ingleses y norteamericanos) y el
este (rusos), iniciando la ocupación de Alemania. En abril de 1 945 Hitler se suicidó en su
búnker. Ante la ofensiva final, los alemanes capitularon sin condiciones el día 7 de mayo
de 1945. La guerra mundial había terminado en Europa dejando el continente devastado.
Paralelamente, el ejército rojo liberaba todo el este de Europa.

Solo quedaba el frente del Pacífico, donde vencer a Japón era algo muy costoso y podía
durar mucho tiempo. Se inició una serie de ofensivas y los norteamericanos, con el
general MacArthur, ocuparon las islas Marshall/ las Marianas, Filipinas y Okinawa, desde
donde comenzaron a bombardear Japón.

Con el fin de precipitar la rendición de Japón el presidente de Estados Unidos Harry S.


Truman, decidió utilizar la bomba atómica, que fue lanzada sobre las ciudades de
Hiroshima (6 de agosto) y Nagasaki (9 de agosto), Ante el nuclear, los japoneses se
rindieron en septiembre de 1945.

GLOSARIO

Resistencia:

Bunker:
CONSECUENCIAS DE LA GUERRA

La Segunda Guerra Mundial ha sido el conflicto más grave de toda la historia de la


humanidad. No solo los vencidos, también los ganadores tuvieron que sufrir muchas
pérdidas. Murieron más de 50 millones de personas, quedaron en ruinas gran número de
ciudades, destruidas las vías de comunicación y destrozados los campos de cultivo.

Además de Canadá y Australia, únicamente los Estados Unidos, al no sufrir daños en sus
territorios, pudieron beneficiarse haciendo préstamos a los estados aliados europeos (Plan
Marshall).

Niños sobrevivientes de un campo de concentración


Principales acusados en el juicio de Núremberg

Como consecuencia de la guerra y los tratados posteriores se produjeron estos cambios


territoriales:

 La URSS incorporó el este de Polonia, los países bálticos (Estonia, Lituania y


Letonia) y una parte de Finlandia y Rumanía.
 Polonia, como compensación, arrebató a Alemania los territorios de Pomerania,
Silesia y Prusia oriental.
 Los estados balcánicos se unificaron en Yugoslavia, que obtuvo la península de
Istria, separada de Italia.
 Alemania, además de las pérdidas referidas, fue dividida en cuatro partes
administradas por Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y la URSS.
 Japón perdió las colonias en el Pacífico y en China, ocupadas por los Estados
Unidos durante algún tiempo.
El primer objetivo político después de la guerra fue la desnazificación de Europa. Para ello
se organizó, por primera vez en la historia, un tribunal internacional para juzgar crímenes
contra la humanidad, los llamados Juicios de Nuremberg. Los países ocupados por la
URSS entraron progresivamente en la órbita soviética, mientras que en Europa occidental
hubo un avance de la democracia.

Al terminar la guerra se creó un organismo internacional con el fin de garantizar la paz en


todo el planeta y conseguir la colaboración entre los pueblos: la Organización de Naciones
Unidas (ONU), fundada el 24 de octubre de 1945.

GLOSARIO

Aliado:

Colonia:
GUERRA FRIA

CAUSAS Y CONSECUENCIAS

La guerra fría, que tuvo su inicio poco después de la Segunda Guerra Mundial
(1945) y la extinción de la Unión Soviética (1991) es la designación atribuida al período
histórico de disputas estratégicas y conflictos indirectos entre Estados Unidos y la Unión.

A pesar de que luchaban junto a los países del Eje Alemania, Italia y Japón durante la
Segunda Guerra Mundial, fueron tensas relaciones entre los Estados Unidos y la Unión
Soviética.

Los diferentes sistemas económicos y políticos adoptados por los dos países eran
antagónicos y competidores. Por un lado, el capitalismo estadounidense y su sistema
político democrático; el otro, el comunista soviético bajo el gobierno autoritario de Stalin
desde 1922.

QUÉ FUE LA GUERRA FRÍA

Con el fin de la guerra aproximándose, la relación entre los dos países era cada vez más
complicada y, cuando el conflicto de hecho terminó, ya era evidente que la colaboración
entre las dos potencias también había llegado a su fin.
El enemigo común, el nazismo, fue lo que mantuvo al lado del otro y, una vez derrotado,
cada país trató de hacer frente a sus propios intereses políticos, económicos y territoriales.

Al final de las negociaciones entre los vencedores de la Segunda Guerra Mundial, Europa
quedó dividida en dos partes. Estas correspondían al límite del avance de tropas
soviéticas y americanas durante la guerra.

La parte oriental ocupada por los soviéticos, se convirtió en el área de influencia de


la Unión Soviética.

En poco tiempo, los partidos comunistas locales, apoyados por la URSS, pasaron a
ejercer el poder en esos países. Establecer las llamadas democracias populares en
Albania, Rumania, Bulgaria, Hungría, Polonia y Checoslovaquia.

Sólo Yugoslavia estableció un régimen socialista independiente de la Unión Soviética.

La parte occidental, ocupado principalmente por tropas británicas y


estadounidenses, estuvo bajo la influencia de Estados Unidos. En esta área
consolidaron democracias liberales, a excepción de las dictaduras en España y Portugal.

Las dos superpotencias buscaban ampliar sus áreas de influencia en el mundo,


interviniendo directa o indirectamente en los asuntos internos de los diferentes países.

CAUSAS DE LA GUERRA FRIA

La Unión Soviética buscaba implantar el socialismo en otros países para que


pudieran expandir la igualdad social, basada en la economía planificada, partido único
(Partido Comunista), igualdad social y falta de democracia.

Mientras los Estados Unidos, la otra potencia mundial, defendía la expansión del sistema
capitalista, basado en la economía de mercado, sistema democrático y propiedad privada.

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial el contraste entre el capitalismo y el


socialismo era predominante entre la política, ideología y sistemas militares. A pesar
de la rivalidad e intento de influir en otros países, Estados Unidos no enfrentó a la Unión
Soviética (y viceversa) con armamentos, pues los dos países tenían en posesión gran
cantidad de armamento nuclear, y un conflicto armado directo significaría el fin de los dos
países y, posiblemente, de la vida en nuestro planeta. Pero ambos acabaron alimentando
conflictos en otros países como, por ejemplo, en Corea y en Vietnam.

Alemania, por su parte, se adhirió al Plan Marshall para restablecer, lo que hizo que la
Unión Soviética bloqueara todas las rutas terrestres que daban acceso a Berlín. De esta
forma, Alemania, apoyada por Estados Unidos, abastecía su parte de Berlín por vías
aéreas provocando mayor insatisfacción soviética y lo que provocó la división de
Alemania en Alemania Oriental y Alemania Occidental.

En 1949, Estados Unidos junto con sus aliados crearon la OTAN (Organización del
Tratado del Atlántico Norte) que tenía como objetivo mantener alianzas militares para
que éstos pudieran protegerse en casos de ataque. En cambio, la Unión Soviética firma
con sus aliados el Pacto de Varsovia que también tenía como objetivo la unión de las
fuerzas militares de toda Europa Oriental.

CARACTERISTICAS DE LA GUERRA FRIA

1. Fue nombrada la “Guerra Fría” porque ambas partes no entran en confrontación


directa y las armas nucleares, se puede considerar una guerra disputas estratégicas y los
conflictos ideológicos.
2. La primera parte de la Guerra fue la carrera de armas, donde había un concurso de
armas entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, con el objetivo principal de demostrar
quién tenía más potencia de fuego.
3. Durante el período de la Guerra, los EE.UU. y la URSS también se involucraron en
otras guerras directas.
4. La guerra fría también se extendió hacia el espacio, con la llamada carrera espacial.
5. La Guerra entra Estados y la Unión Soviética fue un combate que generó una
división global entre dos lados: capitalistas y comunistas.
6. Se Creo la OTAN
7. El principal hito que simbolizaba la Guerra Fría fue la caída del muro de Berlín, que
durante casi 30 años dividió la capital alemana en el lado socialista y capitalista. El Muro
de Berlín fue derribado por los propios ciudadanos alemanes el 9 de noviembre de 1989.
CONSOLIDACION DE LA GUERRA FRÍA

La Segunda Guerra Mundial terminó en 1945. Las tropas de los países del ejército ruso
llegaron al territorio alemán. El Ejército Rojo, como era conocido, dominó la capital, Berlín
y, consecuentemente, Alemania se rindió. El líder nazi, Adolf Hitler, se suicidó tras el
suceso. A partir de ahí, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y la Unión Soviética,
dividían el territorio en regiones administrativas:

Por un lado, Alemania Occidental, dominada por las naciones capitalistas; de otro, la
Alemania Oriental, dominada por la Unión Soviética. La capital de Berlín también se ha
dividido y se creo el muro de Berlín.

EL PLAN MARSHALL Y COMECOM

En 1947, con el objetivo de combatir el comunismo y la influencia soviética, el presidente


estadounidense Harry Truman pronunció un discurso en el Congreso.

En él, afirmaba que Estados Unidos se posicionaría a favor de las naciones libres que
desearan resistir a los intentos de dominación.

En el mismo año, la secretaria de Estado, creó un plan económico (plan


Marshall) donde los norteamericanos prestarían recursos a bajo interés para que los
países capitalistas se reestructuraran tras la destrucción causada por la Segunda Guerra
Mundial. Josef Stalin había participado en la reunión, pero no aceptó el plan, pues temía el
crecimiento del capitalismo.

En consecuencia, del temor soviético, crearon un plan económico llamado de Consejo


para Asistencia Económica Mutua – COMECON. El consejo tenía como objetivo la
integración económica de los adeptos del régimen socialista. Como había una disputa
entre las dos potencias, se puede considerar al Consejo como respuesta al Plan Marshall.

LA OTAN Y EL PACTO DE VARSOVIA

En el mismo período, Estados Unidos fundó una alianza militar denominada


Organización del Tratado del Atlántico Norte – OTAN, el 4 de abril de 1949, con la
participación de los Estados Unidos, Canadá, Portugal, Italia, Noruega, Dinamarca,
Islandia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Francia y el Reino Unido, que tenía como objetivo
el apoyo mutuo de tropas aliadas a cualquier investidura de los ejércitos comunistas.

Los comunistas alineados a la URSS, como la Alemania del Este, Bulgaria, Hungría,
Polonia, Checoslovaquia y Rumania el 14 de mayo de 1955 no tardaron en hacer un
levantamiento del mismo tipo y se creó el Pacto de Varsovia.

GUERRAS INDIRECTAS

A pesar de no haber combatido directamente, los Estados Unidos y la Unión Soviética


estuvieron involucrados en los conflictos a través de guerras en los países
periféricos, como la guerra de Vietnam (1959-1975), la guerra de Afganistán (1979-
1989) y la Guerra de las Coreas (1950 -1953), en que cada una de las potencias apoyó
bélicamente a un grupo armado diferente para que sus intereses fueran defendidos en
esas regiones.

Fue una disputa entre las dos superpotencias de la época: los Estados Unidos (EEUU) y
la Unión Soviética (URSS). Este período de intensa hostilidad comenzó en 1947 y fue
hasta 1989, y no contó con un conflicto armado directo entre las dos potencias.

Por eso el nombre: Guerra Fría, o sea, el conflicto no llegó a “calentarse” e ir al


campo de batalla.

El hecho de que ambas potencias tenían la bomba atómica fue fundamental para que un
conflicto directo no ocurriera entre ellas, pues se sabía que una vez iniciada una guerra de
hecho, esa no acabaría sin la destrucción total del enemigo y tal vez de buena parte del
planeta.

GUERRA DE COREA (1950-1953)

La guerra de Corea se inició el 25 de junio de 1950 e involucró a las fuerzas


armadas. Por un lado, Estados Unidos y el Reino Unido, en favor de Corea del Sur,
mientras que, del lado comunista, China y la Unión Soviética, aliadas de Corea del
Norte. El estallido de la guerra se dio por la invasión de las tropas norcoreanas a Corea
del Sur, tras un ataque sorpresa.

Al día siguiente, se declaró la guerra de Corea. Las tropas surcoreanas abandonaron la


capital, Seúl. Frente a ello, los invasores del norte tomaron cuenta del territorio apoyado
por el eje capitalista. Las Naciones Unidas no aceptaron y pidieron a Estados Unidos que
enviaran sus fuerzas armadas para pelear y establecer de nuevo el dominio de Corea del
Sur sobre el territorio invadido.

Los norcoreanos siguieron con su investidura y capturaron la ciudad surcoreana de


Inchon, que se encuentra cerca de la capital, Seúl, Corea del Norte ya había intentado en
varias ocasiones derrocar al gobierno capitalista de su país vecino.

Los invasores tenían un material humano que llegaba a 70 mil combatientes, mientras que
los norteamericanos venían con el doble de ese ejército, sumando 140 mil soldados. Las
tropas de las Naciones Unidas retiraron las tropas rivales de Corea del Sur, en un
acontecimiento que pudo haber sido el más brutal de la historia de Corea.

La guerra de Corea terminó el 27 de julio de 1953.

GUERRA DE VIETNAM (1964-1975)

Vietnam, así como Corea, estaba siendo dividido entre los dos polos económicos, el
capitalismo y el socialismo. La parte sur del país estaba actuando en conjunto con
Estados Unidos, ya la del norte con el líder Ho Chi Minh. Él quería transformar Vietnam
en un solo país, sin fragmentación.
Los sureños eran adeptos del capitalismo, en contrapartida, los vietnamitas del norte, eran
comunistas. Los vietnamitas habían sido liberados del poder francés. Los
estadounidenses comenzaron a enviar las tropas en 1965, para apoyar el lado sur de
Vietnam.

La batalla contra los vietnamitas del Norte era muy desigual. Los norteamericanos
atacaban las bases enemigas con armamentos pesados, que envolvían desde
aviones guerrilleros hasta armas químicas, como el Agente Naranja, Él posee
sustancias cancerígenas y, en la guerra de Vietnam, acarreó deficiencias en las personas
que nacieron en la región.

Pero Estados Unidos falló en su misión. Las tropas estadounidenses tuvieron que retirarse
de Vietnam y ese evento se considera una vergüenza nacional para Estados Unidos. La
derrota de los norteamericanos influenció en la cultura americana, principalmente en el
cine. La película Rambo habla sobre la guerra de Vietnam, que terminó el 30 de abril de
1975, con la victoria de los vietnamitas del Norte.

CRISIS DE LOS MISILES EN CUBA

Por otra parte, En octubre de 1962, la tensión entre los dos países ha aumentado en el
episodio llamado crisis de los misiles en Cuba, tuvo su origen en la pretensión
soviética de instalar bases y lanzar misiles en Cuba. Esto sería una amenaza
constante para los Estados Unidos.

La reacción estadounidense se hizo inmediata, a través de un bloqueo naval sobre Cuba,


el único país de América que había adoptado el régimen socialista. El mundo contuvo la
respiración, pues en ese momento, las posibilidades de una tercera guerra mundial eran
reales.

LA CARRERA ARMAMENTISTA

Al final de la Segunda Guerra Mundial, los dos polos representantes del capitalismo y
del socialismo, contaban con un enorme arsenal bélico.

Pero una de las dos potencias necesitaba hacerse soberana, debido al gran poder que
tenía. Por eso, iniciaron una carrera armamentista, con la construcción de máquinas de
destrucción masiva.

En 1951, Estados Unidos, dueños de la tecnología de la bomba atómica, realizaban


pruebas nucleares en un área especial, en el estado de Nevada. En ese segmento, la
Unión Soviética estaba a un paso atrás de los norteamericanos. Mientras que los
comunistas estaban probando la bomba atómica, el país del Tío Sam estaba muy por
delante, con la bomba de hidrógeno creado a través de la fusión nuclear, con una
potencia exponencial de destrucción masiva.

Estados Unidos creció tanto, hasta el punto de que en 1960 tenía un poder militar
capaz de devastar a cualquier nación. De esta forma, se estableció como potencia más
poderosa en tecnología bélica del mundo. Sin embargo, la Unión Soviética también
logró un armamento super potente. Las dos naciones, a esa altura, si entraban en un
conflicto directo, con sólo una parte de su material bélico, serían capaces de destruir el
planeta.

LA CARRERA ESPACIAL (1957)

Los rápidos avances de la tecnología se dieron en el período de la Guerra Fría. La


Carrera Espacial se produjo a finales de los años 1950. La Unión Soviética, como
estrategia de defensa a los posibles ataques de los estadounidenses, decidió invertir en
estudios más avanzados. En 1957, iniciaron la llamada Carrera Espacial.

Sputnik fue el primer satélite en el espacio. La tecnología soviética sirvió para progresos
en el campo científico, lo que abrió horizontes para las investigaciones espaciales.

Una esfera de medio metro, aproximadamente, y con cerca de 80 kg subió al espacio. El


satélite transmitió y recibía señales de radio.

En noviembre de 1957, los soviéticos mandaron otro artificio al espacio. Ahora, una
segunda versión del Sputnik. Estaba a bordo del Sputnik II, el primer ser vivo a entrar en
órbita, fue la perra Laika.

La estrategia de los soviéticos llamó la atención de los estadounidenses, que despertaron


creando su primera invención al año siguiente.

El Explorer I fue lanzado en el año de 1958, insertando a los norteamericanos en la


carrera. Pero, esta vez, los soviéticos tomaron la delantera, pues ya tenían otro proyecto,
el Vostok I, que tenía a bordo, nada más, nada menos que Yuri Gagarin, el primer
hombre a ir y volver al espacio a salvo. La perra Laika murió quemada tras un error
con el sistema de refrigeración del Sputnik II.

El espacio no era el límite. El presidente estadounidense, John F. Kennedy, codiciaba


la Luna como lugar a ser alcanzado. Y más, quería que hombres americanos pisaran en
ella. Los soviéticos intentaron tal proyecto, pero lo máximo que lograron fue enviar un
artefacto llamado Zond 5 y Zond 6, en 1968.

Los americanos, fueron los primeros en la llegada del hombre a la luna. El Apolo 11,
con Neil Armstrong y Edwin Aldrin, pisaron y caminaron, según los estadounidenses,
en suelo lunar. El presidente estadounidense, Ronald Reagan, creó una estrategia anti-
guerra, la cual denominó “guerra en las estrellas”; sin embargo, los soviéticos fueron los
únicos en colocar una aeronave provista de armas nucleares en el espacio, Polyus
FIN DE LA GUERRA FRIA

La falta de democracia, el atraso económico y la crisis en las repúblicas soviéticas


acabaron por acelerar la crisis del socialismo a finales de la década de 1980.

La Guerra Fría llegó a su fin en noviembre de 1989, con las negociaciones establecidas
por Ronald Reagan y Gorbachev Mikhail, después de un período de 42 años que
determinan las relaciones internacionales.

A principios de la década de 1990, el entonces presidente de la Unión Soviética


Gorbachov empezó a acelerar el fin del socialismo en aquel país y en los aliados.

Con reformas económicas, acuerdos con Estados Unidos y cambios políticos, el sistema
se ha debilitado. Era el final de un período de embates políticos, ideológicos y militares. El
capitalismo victorioso, poco a poco, iba a ser implantado en los países socialistas.

La caída del Muro de Berlín fue un marco que simbolizó la muerte de los regímenes
socialistas en el Este europeo. En octubre de 1990 las dos Alemanias fueron finalmente
unificadas. Igualmente, la desintegración de la Unión Soviética inauguró un nuevo período
en la historia mundial.
1952-1964

LA REVOLUCION NACIONAL

SIGNIFICACIÓN DE LA REVOLUCIÓN DE 1952

En un contexto de graves contradicciones económicas, sociales y políticas, la Revolución


de 1952 marcó la culminación de un proceso que se había desencadenado en la guerra
del Chaco cuando todo el país tuvo que enfrentarse a su fracaso y, sobre todo, pudo
reconocerse en el propio campo de batalla en su realidad social y en sus limitaciones
estructurales. A partir de entonces los grupos nacionalistas, que germinaron durante la
administración de Hernando Siles, tomaron conciencia de la realidad nacional y plantearon
soluciones nuevas y radicales. Entre 1932 y 1935 se desarrolló una nueva generación, de
la que surgieron importantes partidos políticos progresistas y de izquierda. Estos
enfrentaron a las fuerzas políticas surgidas en la época conservadora (1880 1930), que
tras la guerra mostraban claros signos de agotamiento.

Manifestación del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR)

Muchas veces se ha usado en nuestra historia la palabra Revolución para explicar desde
un motín cuartelero, hasta un golpe de estado, pasando por un levantamiento masivo
violento. Es necesario precisar con claridad que el único momento en el que la palabra
Revolución cuadra realrnente es en 1952. Las razones son las siguientes: Este proceso
representó un desplazamiento de clases a nivel de las decisiones en el seno del gobierno
y en el conjunto de la sociedad. La minúscula clase dominante que dirigía el país fue
sustituida por una "clase media" (difícilmente definible sociológicamente) que además
afectó severamente los intereses de la elite al expropiar las grandes minas y los
latifundios. La emergencia campesina en el agro y de trabajadores mineros y fabriles en
ciudades y centros mineros a través de organizaciones con poder real, modificó
radicalmente los estamentos de poder. Por eso se habla de una Revolución.

La Revolución de 1952 es un hecho fundamental en la historia contemporánea de Bolivia


pues cambió el país, al punto que es imposible comprender la Bolivia de hoy sin entender
la significación de la Revolución. Por una parte se modificó totalmente la estructura
económica. De una economía semifeudal (agricultura) controlada y dependiente de
capitales privados de incalculable poder (minería particularmente), se pasó a una
economía básicamente controlada por el Estado (más del 70%). Se creó una nueva
burguesía que, sin haber logrado estructurarse realmente como clase coherente, intentó
industrializar al país. Una gran parte de esa nueva burguesía sin embargo se dedicó a la
intermediación financiera y al comercio importador. Se logró una cierta diversificación en la
producción económica y una mayor articulación de la geografía nacional. El proceso de
desarrollo excepcional del oriente boliviano (Santa Cruz especialmente) es sin duda
producto de 1952.

En el campo, la reforma agraria (1953) eliminó el latifundio y determinó el comienzo de un


proceso de integración del campesino a la vida nacional. Aunque los errores de aplicación
limitaron grandemente los resultados, se cambió la relación de poder entre las clases
sociales en el campo.

En lo político se cambiaron las reglas de juego al establecerse el voto universal, que


permitió la participación mayoritaria en las elecciones y una nueva composición en la
representación social en el parlamento. Obreros y mineros tuvieron una participación
directa en las decisiones económicas y políticas del país. Se creó una importante
legislación de trabajo y avanzadas leyes sociales.

Finalmente, la cultura recibió un impulso pocas veces visto en épocas anteriores, surgió
una fuerte corriente indigenista y nacionalista que desarrolló intenso trabajo en todos los
campos. La idea al crear el concepto de un estado nacional poderoso, fue la de establecer
una nación unida por una cultura mestiza y uniformada por el idioma castellano. Esta idea
se fue modificando como resultado del acceso a la educación y a las decisiones de
sectores del mundo aimara y quechua, que propugnaron un criterio de respeto a la
diversidad que se fue acentuando al final de la segunda mitad del siglo.

Si bien el proceso de 1952 quedó trunco y se vio envuelto en errores, limitaciones,


corrupción y una negativa influencia de posiciones personales; es indudable que tuvo una
importancia esencial para el país.

REPERCUSIÓN INTERNACIONAL DE LA REVOLUCIÓN

En América Latina se han desarrollado entre 1900 y 1960, tres grandes procesos
revolucionarios con resultados diferentes y con una importancia también distinta, de
acuerdo a la dimensión de cada país: La Revolución mexicana (1910), la Revolución
boliviana (1952) y la Revolución cubana (1959).

México ha institucionalizado los cambios producidos en las primeras décadas del siglo,
que se llevaron a efecto bajo el principio de «la tierra es para quien la trabaja». Instauró
una continuidad de partido (el PRI) que gobernó el país por más de 60 años y que entró en
una grave crisis al final del siglo, Cuba, que comenzó una revolución progresista
democrática, se transformó en una nación socialista en 1962, alineada en la órbita de la
Unión Soviética. Esa opción llevó al país a una encrucijada muy seria cuando se
desmoronó el socialismo a partir de la caída del muro de 13erlín en 1989. Bajo el liderazgo
de Castro, Cuba mantuvo su posición socialista intransigente como uno de los pocos
países que se mantuvieron en esa línea después de 1989, en medio de un aislamiento
creciente.

Víctor Paz Estenssoro (1952)


Conviene no olvidar en el contexto latinoamericano el surgimiento del populismo como
corriente de gran trascendencia en los años treinta y cuarenta. El peronismo argentino
(1946 - 1955), el gobierno de Getulio Vargas en el Brasil (1930 - 1945 y 1951 -1954),
Rómulo Betancourt en Venezuela (1945 - 1948 y 1959 -1964), la particular dictadura de
Rojas Pinilla en Colombia (1953 - 1957) y la indudable relación ideológica con el APRA de
Haya de la Torre en el Perú, partido que en 1985 llegó al gobierno. Tampoco se debe
olvidar el proceso nacionalista y revolucionario de Jacobo Arbenz en Guatemala (1951-
1954), quien fue derrocado con indiscutible participación estadounidense.

De este modo se puede ver la ligazón del fenómeno boliviano con el desarrollado
contemporáneamente en otras naciones del continente. En muchos aspectos la
Revolución boliviana vanguardizó las posiciones radicales con medidas como la
destrucción del ejército y la creación de uno nuevo, el control obrero con derecho a veto
en las minas, las milicias campesinas y mineras armadas y los ministros obreros en el
gobierno.

Bolivia inició, especialmente entre 1952 y 1956, una serie de cambios profundos, pero el
proceso no llegó a su plenitud. Su repercusión internacional fue relativa dado el escaso
desarrollo del país, su aislamiento y su mediterraneidad. Sin embargo en los primeros
años de gobierno del MNR varios intelectuales, economistas y estudiosos progresistas de
todo el mundo visitaron el país interesados por la experiencia. En abril de 1953, primer año
de la Revolución, se reunió en La Paz un grupo destacado de intelectuales
latinoamericanos. Particularmente la reforma agraria ha sido estudiada en sus virtudes y
defectos para casos similares que se desarrollaron posteriormente en América Latina.

VÍCTOR PAZ ESTENSSORO (1907-2001)

Víctor Paz Estenssoro es quizás la figura política más relevante del siglo XX en Bolivia. Su
papel en las transformaciones radicales de Bolivia en 1952 primero y 1985 después, lo
convierten en un referente imprescindible para comprender la política boliviana
contemporánea.

Nació en Tarija el 2 de octubre de 1907. Hizo estudios escolares en el colegio San Luis de
Tarija y Bolívar de Oruro. Se recibió de abogado en la Universidad Mayor de San Andrés
en La Paz en 1927. Comenzó su carrera como ayudante en la oficina Nacional de
Estadística. En 1929 era ya redactor de la cámara de diputados. En la guerra del Chaco
fue interventor general de la contraloría en el primer cuerpo de ejército (1932) y marchó
luego al frente donde combatió en la batería «Seleme».

En 1937 ingresó como abogado de la empresa minera de Patiño. Renunció un año


después y fue elegido diputado por Tarija. Entre 1938 y 1939 fue presidente del Banco
Minero y también catedrático de historia de las doctrinas económicas en la UMSA. En
1940 y 1943 su labor parlamentaria lo consagró como uno de los más destacados
diputados del Congreso nacional. Desde allí liderizó una fuerte oposición al gobierno de
Peñaranda.

En 1941 fundó, junto a un destacado grupo de políticos e intelectuales, el Movimiento


Nacionalista Revolucionario, partido del que fue jefe durante casi 50 años (1941-1990).
Fue ministro de Economía (1941) y ministro de Hacienda y Estadística (1943-1945). Paz
fue uno de los más importantes gestores y pilar fundamental del gobierno de Villarroel
(1943 - 1946). A la caída de éste partió exiliado a Buenos Aires (1946-1952).

Ha sido Presidente de Bolivia en cuatro ocasiones, entre 1952 y 1956, entre 1960 y 1964;
en 1964 elegido por un tercer período que no concluyó al ser derrocado por su
vicepresidente René Barrientos y finalmente en 1985 elegido por cuatro años. Es el
Presidente que ha gobernado Bolivia por más tiempo (doce años y seis meses). Entre
1956 y 1958 fue embajador de Bolivia en Inglaterra.

Exiliado entre 1964 y 1971 regresó a Bolivia para colaborar con el gobierno de Hugo
Banzer (entre 1971 y 1973). En 1974 fue exiliado nuevamente.

Retornó al país en 1978 como candidato presidencial. Ha sido candidato a la presidencia


en 8 ocasiones. Ganó las elecciones de 1951, 1960 y 1964, Ocupó el segundo lugar en los
comicios de 1979, 1980 y 1985 y el tercero en 1947 y 1978. El MNR se constituyó en
cerrada oposición (desde el parlamento) al gobierno de Hernán Siles Zuazo (1982 -1985)
y se hizo gobierno en 1985. Paz gobernó constitucionalmente hasta 1989. En 1990
renunció a la jefatura del MNR. Murió en Tarija el 7 de junio de 2001.

PRIMER GOBIERNO PAZ ESTENSSORO 1952-1956

Hernán Siles presidió la junta revolucionaria que entre el 11 y el 14 de abril gobernó en


espera de Víctor Paz Estenssoro. En esos días se mencionó la posibilidad de convocar a
elecciones generales en un plazo máximo de cuatro meses, pero la firmeza y lealtad de
Siles, ratificaron la decisión partidaria de esperar el retorno del jefe movimientista.

El 15 de abril de 1952 llegaba al aeropuerto de El Alto de La Paz, Víctor Paz Estenssoro


tras seis años de exilio en la Argentina y el Uruguay. El masivo recibimiento del que fue
objeto, reflejó la expectativa y el entusiasmo que se había creado a nivel popular por lo
que haría su gobierno.

Por los propios acontecimientos del 9 de abril y por las propuestas de su programa de
gobierno, el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) tenía un compromiso que
determinó inicialmente el co-gobierno (1952-1956) entre el partido y la Central Obrera
Boliviana (COB) que tenía como líder máximo a Juan Lechín Oquendo. Esa alianza
determinó que el poder sindical, en las decisiones más importantes del gobierno, fuera
muy amplio.

El primer gobierno de la Revolución Nacional contó en su gabinete, entre otros, a Wálter


Guevara Arze (RR.EE.), Federico Alvarez Plata (Economía), Juan Lechín Oquendo (Minas
y Petróleo), Ñuflo Chávez (Asuntos Campesinos) y José Fellmann (Secretario de Prensa e
Informaciones).

Las principales medidas del gobierno de Paz Estenssoro fueron la nacionalización de las
minas, la reforma agraria, el voto universal y la reforma educacional. Estos cuatro puntos
fueron el motor que comenzó la transformación de toda la economía y la sociedad
boliviana contemporáneas.

Estos cambios trajeron consigo una serie de problemas que afectaron en plazo inmediato
al consumidor. Así, se produjo un nivel de inflación elevado como consecuencia de una
devaluación permanente del signo monetario. Se produjo también el ocultamiento y la
especulación de productos de primera necesidad, cuyo control pasó a manos de miembros
del MNR, que aprovecharon para sí la situación de crisis al controlar los «cupos» de
alimentos, artefactos domésticos, divisas y el contrabando.

En el campo de obras públicas y comunicaciones se concluyó (1954) el camino asfaltado


Cochabamba-Santa Cruz, la obra más importante de la década de los cincuenta pues
abrió el desarrollo del departamento de Santa Cruz y lo integró al resto del país. Se
realizaron también otras carreteras menores, sobre todo en Santa Cruz, Montero y el sur.
Se inauguraron los ferrocarriles Corumbá -Santa Cruz y Santa Cruz - Yacuiba. Se mejoró
el sistema de aeropuertos, extendiéndose las rutas internacionales del Lloyd Aéreo
Boliviano (LAB).

Durante el primer gobierno de Paz Estenssoro se produjeron dos intentos de derrocar al


Presidente. El 6 de enero de 1953 desde dentro del propio MNR (un ala conservadora y
anticomunista dirigida por Luis Peñaloza y Hugo Roberts) y en 1954 desde la oposición
liderizada por FSB, Ambos intentos fracasaron. Con el argumento de que las medidas
tomadas afectaban a influyentes sectores del país y afectaban fuertes intereses, el
gobierno no tuvo contemplaciones con la oposición, particularmente con Falange
Socialista Boliviana.

JUAN LECHÍN (1914-2001)

La presencia de Juan Lechín fue decisiva en la organización de la COB. Lechín nació en


Corocoro (La Paz) en 1914, trabajó en Catavi como obrero y en Siglo XX como perforista.
Fue subprefecto de Uncía (1944). Luchó en la Revolución de 1952. Fue ministro de Minas
y Petróleo del gobierno de Paz. Fundador y secretario ejecutivo de la Federación de
Mineros (1946-1987, durante 41 años) y de la COB (19521987). Se opuso a la política de
Siles Zuazo (1956 - 1960). Fue Vicepresidente de Bolivia (1960 - 1964). Fundó el PRIN en
1963, renunciando al MNR. Contribuyó al golpe de estado que derrocó al MNR en 1964.
Exiliado en 1965, volvió al país en 1970. En 1971 fue elegido Presidente de la Asamblea
Popular y ratificado como secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Mineros y la
COB. En 1971 salió al exilio y retornó en 1978 nuevamente como máximo líder de la COB.
Fue candidato presidencial en 1980, cayó preso y fue exiliado tras el golpe militar de julio
1980.

Juan Lechín Oquendo (1960).


En 1982 retornó como máximo ejecutivo de la COB. Hizo fuerte oposición al gobierno de la
UDP (1982-1985). Durante el cuarto gobierno de Paz, renunció a la secretaría ejecutiva de
la FSTMB y la COB (1987). Murió en La Paz el 27 de agosto de 2001.

LA CENTRAL OBRERA BOLIVIANA (COB)

El 17 de abril de 1952, seis días después del triunfo revolucionario se fundó la Central
Obrera Boliviana. Era la culminación de un largo, doloroso y heroico proceso de
construcción de un movimiento proletario que representara a la totalidad de los
trabajadores bolivianos. Desde las etapas embrionarias de principios de siglo hasta esta
instancia, se había logrado una conciencia de clase y madurez política que hizo posible la
coincidencia entre la Revolución y la creación de este instrumento de lucha que unificó a
los sindicatos bolivianos. Entre 1952 y 1958 la COB fue totalmente controlada por el poder
hegemónico del MNR. Juan Lechín fue elegido secretario ejecutivo, cargo que desempeñó
hasta 1987.

A lo largo de la historia de Bolivia, nunca (ni siquiera en la experiencia de la Asamblea


Popular en el gobierno del Gral. Torres) se ha dado una participación tan directa e
inmediata de las organizaciones sindicales de los obreros en el gobierno como ocurrió en
1952. En la práctica se trataba de un co-gobierno entre la Central Obrera Boliviana (COB)
y el Movimiento Nacionalista Revolucionario cuyas dos cabezas eran Juan Lechín
Oquendo y Víctor Paz.

Ya a partir de los postulados de la tesis de Pulacayo ( 1946) la clase obrera mostraba su


impulso y su conciencia revolucionaria en la que se planteaba la necesidad de la toma del
poder. La Revolución de 1952 no fue una Revolución proletaria sino policlasista, pero
estuvo fiscalizada por la fuerza obrera que inmediatamente tomó su cuota de poder en la
conducción del Estado.
Campesinos en el altiplano (Herbert
Kirchhoff, 1942).
Esta situación planteó la presencia de ministros obreros (por ejemplo Juan Lechín o
Germán Butrón) y una especie de dualidad de poderes ya mencionada por el investigador
Zavaleta Mercado. La COB tenía poderes de decisión en la elección de muchos cargos
importantes y fue factor determinante para la nacionalización de las minas y la reforma
agraria. Fiscalizaba, a través del Control Obrero (que era individual y no colectivo) la
administración de COMIBOL y otras importantes empresas estatales.

LA REFORMA AGRARIA

Entre las medidas adoptadas por el gobierno revolucionario, probablemente la reforma


agraria sea la más significativa. Esencialmente porque fue el paso más importante dado
en la época republicana por integrar el país y hacerlo una verdadera nación. La reforma
significó entre otras cosas la incorporación de casi 2.000.000 de habitantes al mercado
nacional como productores y también como consumidores (sobre una población total de
3.000.000). Se eliminó además un sistema de explotación y una estructura económica
muy próximos al feudalismo. Antes de la Reforma Agraria los grandes propietarios,
particularmente en el altiplano y el valle, controlaban en latifundios más del 95% de las
tierras cultivables del país.

El pongueaje se practicaba aún a pesar de su abolición en 1945. Tanto las presiones de


sectores campesinos y de la COB como la decisión del gobierno que había creado una
comisión para definir el problema de la reforma presidida por el Vicepresidente Hernán
Siles, fueron paralelos a la propia acción de campesinos armados que comenzaron a
tomar por su cuenta haciendas en el valle cochabambino.

El decreto de la reforma agraria se firmó en Ucureña (Cochabamba) el 2 de agosto de


1953. El principio básico sustentado fue: la tierra es de quien la trabaja. La liquidación total
del latifundio en altiplano y valles se hizo definitiva y, aunque con lentitud, se realizaron las
entregas de títulos de propiedad a los campesinos.

La consecuencia de la reforma a lo largo de los años fue la creación del minifundio, es


decir la pequeña parcela mínimamente productiva, que continúa dividiéndose al pasar por
herencia de padres a hijos. Al no haberse planteado mecanismos para una explotación
racional y colectiva el nivel de productividad fue muy bajo y no existió una política de
cultivos de acuerdo a necesidades y prioridades. Quizás uno de los temas claves para
entender sus insuficiencias es que no reflejó la realidad de las tierras de comunidad, ni de
las experiencias productivas y el sistema de trabajo colectivo de tradición quechua-aimara.
Se pensó en cambio en sistemas cooperativos que tampoco se aplicaron salvo en
pequeña escala y un concepto de propiedad privada e individual sobre la tierra. Otro
elemento fundamental fue la prohibición de negociar la tierra, ni a través de la venta, ni
como garantía para préstamos de ningún tipo, el objetivo fue garantizar que los
campesinos no perdieran la tierra, ni fuera posible la reinstauración del latifundio.

En ese momento la idea de reconocer territorios indígenas en el oriente simplemente no


existía. Las etnias de los llanos estaban olvidadas y no formaban parte real de la sociedad
activa del país.

La reforma no conllevó, por inexperiencia y limitaciones económicas, un nivel de


mecanización adecuado y tampoco se hizo real el respeto a propiedades grandes
mecanizadas y eficientes. En los primeros meses, tras el decreto, se cometieron
arbitrariedades y abusos en un espíritu revanchista explicable pero no justificable, que
deterioró propiedades y destruyó ganado de raza que debió ser de utilidad en el propio
proceso.

El campesino había pasado de ser un colono-siervo, dependiente del patrón, a ser


propietario. En la práctica esto implicó una nueva mentalidad y una nueva conciencia, pero
no logró totalmente una integración entre campo y ciudad. El proceso de emigración del
agro a la ciudad se incrementó considerablemente en las últimas dos décadas del siglo XX
como resultado del bajo nivel económico del sector.

Se inició también un proceso de colonización de las tierras bajas, con la idea de un


desarrollo productivo alternativo y diversificador. Tierras gratuitas a quienes se asentaran
en esas regiones. Se pensó que la fertilidad de los llanos era poco menos que infinita. La
realidad demostró que este planteamiento conllevaba problemas ambientales, económicos
y de productividad que se fueron descubriendo con los años. A pesar de ello, no se puede
negar que el proceso de colonización significó un importante impulso a la economía
nacional y el comienzo de un proceso masivo de migración, que comenzó a revertir
severamente la proporción de densidad de población entre los andes y el oriente.

LA NACIONALIZACIÓN DE LAS MINAS

El 31 de octubre de 1952 Paz Estenssoro firmó el decreto de nacionalización de las minas


en el campo de María Barzola en Catavi (Potosí). Uno de los postulados de la Revolución
había sido la eliminación del llamado superestado minero. Entre abril y octubre de 1952
trabajó una comisión para estudiar las medidas a tomarse. Las presiones populares,
canalizadas por la COB, definieron algunas dudas. El decreto se firmó contando con el
control obrero; una medida política sin precedentes en el continente, que demostraba
fehacientemente la importancia capital del poder sindical, cuya fuerza se mostró
nítidamente en los doce años de gobierno del MNR.

Mineros perforistas de COMIBOL (Lucio Flores).

La nacionalización revertía al Estado todos los bienes (yacimientos e instalaciones) de las


tres grandes empresas: Patiño, Hoschild y Aramayo.

Para la administración de las minas del estado se creó la Corporación Minera de Bolivia
(COMIBOL) que comenzó su gestión con graves desventajas, escaso capital de operación
y sobre todo maquinaria ya obsoleta y muchas vetas en franco descenso de producción o
simplemente agotadas. La consecuencia lógica fue un altísimo costo de producción que
hacía poco competitiva la exportación estañífera boliviana.

Los precios del estaño bajaron considerablemente entre 1951 y 1955 lo que determinó una
sensible disminución de la producción que descendió de 26.000 toneladas anuales (1952)
a 22.400 toneladas (1956). En el período 1952- 1964, la producción pasó de 32.472
toneladas a 24.412. El mejor año fue 1953 con 35.384 y el peor 1958 con 18.013. En 1952
nuestra producción representaba el 18,7 % de la producción mundial, en 1964
producíamos el 16,5 % de la producción mundial.

A estas condiciones desventajosas se sumó el famoso y demagógico «cambio de razón


social», mediante el cual se pagó beneficios sociales a todos los obreros de las minas
nacionalizadas y luego se los volvió a contratar, lo que significó una erogación excesiva de
dinero creándose además inflación. Por este hecho la COMIBOL se descapitalizó por un
monto superior a los cien millones de dólares.

Es evidente, sin embargo, que el control de la minería por parte del Estado evitó la
desmedida fuga de divisas y permitió recuperar el beneficio íntegro de la producción
minera para el país. Lamentablemente no se llevó a efecto la inmediata creación de
hornos de fundición que rompiera la dependencia de las fundiciones extranjeras
(básicamente de Patiño), con la consecuente pérdida del valor agregado al exportar el
mineral prácticamente sin procesar.

La euforia de un proceso político inédito y la posibilidad real de parte del sector obrero del
control directo de la más importante fuente de la economía nacional, trajo consigo los
lógicos desajustes de un cambio estructural tan profundo. La inexperiencia administrativa
por una parte y la forzosa aquiescencia a presiones sindicales por otra, determinaron un
alto nivel de burocratización, (imputable también el partido gobernante) y un incremento
excesivo de trabajadores y funcionarios especialmente en «exterior mina» (se inició en
1952 con 28.900, en 1955 habían ya casi 35.000). De acuerdo a un precepto
constitucional se pagó a las empresas afectadas una indemnización de 21.000.000 $us.
entre 1953 y 1961, que obviamente salió de la propia producción.

Con todo, la administración directa de las minas permitió que importantes recursos se
dedicaran a actividades de diversificación económica, muy especialmente para el
desarrollo de la agropecuaria y la agroindustria en los llanos orientales y a la capitalización
de YPFB, lo que potenció a la empresa del petróleo haciéndola rentable y exportadora.

La consecuencia fundamental de la nacionalización fue la de haber transformado el


funcionamiento del país al trasladarse el control de la economía de manos privadas a
manos del Estado (en 1952 las minas equivalían a más del 80% de los ingresos totales de
la nación).

EL VOTO UNIVERSAL

Hasta las elecciones de 1951 (que ganó el MNR) el voto era restringido. No podían votar
ni los analfabetos ni las mujeres (que habían votado por primera vez en los años cuarenta
pero sólo en las elecciones municipales).El concepto de ciudadanía estaba restringido
además a quienes podían demostrar una renta mínima.

El voto universal fue una consecuencia lógica en el marco de una Revolución de corte
policlasista e integradora. Se concedió el derecho a voto (decreto del 21 de julio de 1952)
a todos los bolivianos mayores de 21 años (de 18 años siendo casados) cualquiera sea su
sexo, instrucción, ocupación o renta. De este modo se dio acceso a la decisión política a
más del 70% de la población, marginada hasta entonces del proceso democrático.

El voto universal se instauró por decreto en 1952. La primera


elección con este sistema se llevó a cabo en 1956 (Lucio Flores).

Pero esta universalización de un derecho político esencial conllevó además algunas


modificaciones estructurales al sistema que había regido antes del 52, más allá del voto
mismo. Se eliminó la democracia municipal, que se recuperaría recién en 1987, los
alcaldes fueron designados por el ejecutivo centralizando el poder. Se eliminaron las
renovaciones parciales del poder legislativo, estableciendo una elección simultánea para
El Código de la Educación aprobado en 1955 universalizó la educación en el país,
posibilitando Presidente, Vicepresidente, por primera vez la enseñanza primaria en toda el
área rural. Senadores y diputados una vez cada cuatro años (la última renovación parcial
del Parlamento se produjo en la elección del 3 de junio de 1962) y finalmente se eliminó el
diputado uninominal, es decir aquel que representaba a las provincias. Se estableció el
voto en "paquete", el votante elegía a la vez al presidente al vice a los senadores y
diputados por lista completa. Este sistema estaba vinculado a la idea del MNR de una
máxima centralización y control directo del poder sobre la base del modelo mexicano.

El otro ingrediente negativo fue que a la par que la universalización del voto, se sofisticó
una maquinaria de fraude ya existente en el período oligárquico que hizo poco creíbles los
resultados. El MNR tenía indudable mayoría de respaldo en el país, pero forzaba las cosas
para controlar la casi totalidad del Parlamento, dejándole a la oposición apenas un margen
mínimo de representación. El modelo mexicano de partido único con sistema de voto
abierto se seguía casi al pie de la letra.

LA REFORMA EDUCATIVA

En 1953 se creó la Comisión Nacional de Reforma Educacional y en 1955 se dictó el


código de Educación que determinó modificaciones sustanciales en la estructura educativa
boliviana.

Básicamente se concebían cuatro niveles educativos. La educación regular a través del


ciclo pre-escolar, primario, secundario, vocacional, técnico y universitario; la educación de
adultos, la educación de rehabilitación y finalmente la educación extra-escolar y de
extensión cultural a la comunidad. Se puso mucho énfasis en el sistema escolar
campesino con el incremento de núcleos escolares desde primaria hasta normales rurales
(siguiendo la experiencia de Elizardo Pérez). Se determinó la obligatoriedad y gratuidad de
la enseñanza primaria y finalmente se intentó un programa de alfabetización con medianos
resultados.
El código de la Educación aprobada en 1955 universalizo la
educación en el país, posibilitando por primera vez la enseñanza
primaria en toda el área rural.

La reforma tenía que ver con el esfuerzo por masificar la educación y ese fue sin duda el
resultado más evidente del cambio revolucionario. La explosión de las escuelas rurales fue
muy significativa aunque no hubo una correlación entre número y calidad. En su conjunto,
la reforma educativa que modificó el currículo e intentó inyectar un contenido de
reforzamiento de la identidad nacional a los procesos educativos, se enfrentó a un sistema
de escuelas normales incapaz de formar maestros de buen nivel. La masificación devino
en un bajo rendimiento académico, una inadecuada supervisión y un proceso de
sindicalización que, politizado como estaba, no dio preeminencia a los rangos de exigencia
académica. Los bajos salarios del magisterio fueron también un talón de Aquiles del
sistema, dando como resultado muchos maestros mal pagados y una educación por
debajo de los estándares indispensables.
EL VIEJO Y EL NUEVO EJÉRCITO.

LAS MILICIAS POPULARES

Por primera vez en la historia del país un gobierno tocó la estructura más profunda del
ejército. La tesis era que un estado revolucionario debía contar con un nuevo ejército
revolucionario (los modelos soviético y mexicano, en diversa medida, inspiraron en parte
esta decisión). La estrepitosa derrota militar a manos de los revolucionarios en abril de
1952, condujo a la idea de que había que destruir la raíz "oligárquica" de las FF.AA. Las
dos medidas básicas que se tomaron fueron por una parte la clausura del colegio militar y
por la otra la separación de filas de altos oficiales -la mayoría fueron al exilio-, de oficiales
intermedios y el licenciamiento de los cadetes del colegio. Junto a estas decisiones que
afectaron a más de 500 uniformados, se detuvo a muchos militares de alta y baja
graduación que fueron trasladados a prisión. En Curahuara por ejemplo, entre 1953 y
1955 había más de 50 militares presos.

Perforación de un pozo petrolero en el Departamento de Santa


Cruz (Lucio Flores).

El colegio militar fue reabierto en 1953 con el nombre emblemático de "Gualberto


Villarroel". Se pensó que así se abría una nueva etapa en la que las puertas del colegio se
abrían al pueblo llano como de hecho ocurrió, aunque paradójicamente serían esos
militares los protagonistas del derrocamiento del MNR en 1964.

El concepto de preeminencia secante del partido identificado con el Estado se tradujo en


la obligación de los oficiales de las FF.AA. de jurar lealtad al partido en actos públicos, lo
que fue considerado por los militares como una humillación intolerable que le cobraron al
MNR y a Paz Estenssoro en años posteriores.

Finalmente, el gobierno creó milicias armadas en dos sectores, el de los trabajadores


mineros y el de los campesinos. También organizó grupos de milicianos en las ciudades
que respondían directamente al partido. Esta organización garantizó el poder obrero y
campesino que respaldó militantemente la estabilidad de la Revolución, aunque también
generaron violencia sobre todo en el campo en enfrentamientos sangrientos entre
comunidades campesinas hasta bien entrados los años sesenta.

EL DESARROLLO PETROLÍFERO Y LA POLÉMICA INVERSIÓN EXTERNA

Desde la creación de YPFB hasta el comienzo de los años cincuenta, la empresa estatal
languideció con un nivel de producción mínimo. Entre 1940 y 1950 se produjeron entre
1.000 y 2.500 barriles día. El advenimiento de la Revolución significó un impulso
consciente de la producción de hidrocarburos como una alternativa de diversificación
económica, pues surgió la posibilidad de exportar crudo una vez cubierta la demanda
interna.

Fue el trabajo de José Paz Estenssoro el que hizo posible el crecimiento notable de YPFB,
que tuvo su verdadero nacimiento como parte esencial de nuestra economía en la década
de los años cincuenta. Entre 1952 y 1964 la producción pasó de 2.500 a más de 10.000
barriles día como promedio, además comenzó a explotarse el gas natural. Al comienzo de
los años sesenta Bolivia producía alrededor de 20 millones de pies cúbicos por día, lo que
impulsaría el crecimiento espectacular que se dio en los años setenta.

Este salto se hizo posible con una inversión que en parte significativa salió de una
transferencia de recursos de COMIBOL a YPFB que permitió la explotación del área de
Sanandita, la perforación de pozos, el impulso de Camiri como centro vital de la
producción de crudo y la construcción de ductos de transporte de crudo de los centros
productivos al altiplano y posteriormente a Arica para la exportación (este oleoducto fue
terminado en 1958).

Fue precisamente en el ámbito del petróleo que el gobierno del MNR dio una muestra
evidente de que sus concepciones estatistas no sólo tenían matices, sino que apostaban a
la necesidad de inversión externa y una política liberal en este campo. El código del
petróleo preparado por el bufete estadounidense de abogados Davenport y Schuster se
aprobó como decreto en 1955 y por si hubieran dudas, se ratificó en el Parlamento en
1956 ya como ley promulgada por el gobierno de Siles Zuazo. El código otorgaba amplias
facilidades a los inversionistas, a cambio de una regalía del 11 % al estado que podía
reducirse según el caso y un impuesto sobre utilidades del 30 %.

Catorce empresas extranjeras se interesaron en los campos bolivianos y recibieron


concesiones en casi 14 millones de hectáreas. Pero sólo una de ellas tuvo éxito la Bolivian
Gulf Oil, subsidiaria de la Gulf Oil Co. La Gulf pagaba un 11 % de regalías y un impuesto
de 19 % por producción bruta en boca de pozo.

El código desató una fuerte polémica, enfrentamiento en el parlamento y división de


opiniones en sectores del partido de gobierno. Para los nacionalistas era una medida
entreguista y antinacional que terminó años después en la nacionalización.

DESARROLLO DEL ORIENTE

Es indudable que el punto de partida del vertiginoso desarrollo de Santa Cruz y por
extensión de una importante zona del oriente, no se podría explicar sin el proyecto de
diversificación encarado por el primer gobierno de la Revolución. La inauguración, el 25 de
agosto de 1954, de la carretera asfaltada Cochabamba-Santa Cruz marcó el hito básico.
En la práctica el MNR hizo suyo el plan de diversificación propuesto por el economista
estadounidense Marvin Bohan en 1942 y que en buena parte Wálter Guevara aplicó a su
proyecto económico publicado en 1955. La oligarquía terrateniente cruceña pasó a ser
burguesía agraria, al ser reconocidas por la reforma agraria las empresas agrícolas,
beneficiadas además por la ayuda norteamericana, las divisas fiscales y el uso de capital
generado por COMIBOL. Otro dinamizador de la economía fueron los ingenios azucareros.
El Estado construyó el ingenio de Guabirá, comenzado en los años cuarenta. Guabirá no
fue el único de los ingenios cruceños. La ciudad de Santa Cruz pasó de tener una
población de 42.746 h. en 1950 a 254.682 h. en 1976.
Esta decisión del gobierno de la Revolución fue clave pues marcó un giro fundamental en
la historia boliviana. La vertebración de occidente y oriente a través del eje cruceño,
impulsado de una manera impresionante por la producción petrolera, llevó a un progresivo
desplazamiento del eje de poder económico lo que se vio de manera muy evidente a
finales del siglo XX. La dinámica económica de Bolivia pasó de las alturas andinas a los
llanos a través del desarrollo de la agroindustria.

LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN

El gobierno revolucionario optó por la aplicación de métodos violentos y represivos que


garantizaran lo que en los hechos fue una dictadura de partido. El 23 de octubre de 1952,
mediante un decreto supremo, el gobierno creó "una prisión militar para guardia y custodia
de los procesados sujetos a jurisdicción militar". Tiempo después, también a través de un
decreto, determinó: "se establece con carácter eventual y mientras se construye una
penitenciaria militar, los siguientes penales: Nº 1. En el cuartel de Corocoro. Nº 2. En el
cuartel de Uncía. Nº 3. En el cuartel de Catavi. Nº 4. En el cuartel de Curahuara de
Carangas". Tres de los cuatro campos estaban ubicados en importantes centros mineros.
Por una lado los militares y por otro los mineros, fueron convertidos en custodios de
campos de concentración. Allí eran llevados presos los opositores que eran vejados y
torturados sin contemplaciones. En Catavi en 1953 había un contingente de 131 presos,
en Curahuara entre 1953 y 1954, 245 presos. Se justificó estos excesos con el argumento
de que se ejercía una violencia revolucionaria y antioligárquica para sostener la estabilidad
de la Revolución. Este es uno de los rasgos más criticables de ese proceso político en el
que la intransigencia y los abusos se convirtieron en moneda corriente, agudizando una
práctica que fue común en el pasado (los gobiernos de Hertzog y Urriolagoitia por ejemplo,
usaron la isla de Coati en el lago Titicaca como cárcel de los presos políticos). La etapa
más dura de la represión le correspondió al ministro de Gobierno Federico Fortún.
Nombres como Claudio San Román, Luis Gayán Contador, Emilio Arze Zapata, Alberto
Bloomfield, René Gallardo, Juan Peppla y Adhemar Menacho son de triste memoria para
muchos ciudadanos que sufrieron el funcionamiento del llamado "control político". Unos a
la cabeza de todo el sistema represivo, otros dirigiendo campos de concentración, otros en
acciones directas de tortura y vejación de los detenidos.
LAS PRIMERAS ELECCIONES CON VOTO UNIVERSAL

Hernán Siles Zuazo (G. Irahola, 1952).

El 17 de junio de 1956 se realizaron elecciones generales convocadas por el gobierno. Por


primera vez en la historia del país se ponía en vigencia el voto universal. De los 204.000
inscritos para las elecciones de 1951 se pasa a 1.119.000 electores con derecho a voto el
56. Se presentaron entonces 4 candidaturas, la de Hernán Siles Zuazo del MNR que ganó
las elecciones de una manera abrumadora (786.729 votos, 84%), la de FSB que postuló a
Óscar Unzaga de la Vega (130.494 votos, 14%), la del Partido Comunista con Felipe
Iñiguez y la de Hugo González de un sector del POR, que consiguieron ambas menos del
2% de los votos. Siles fue elegido Presidente y Ñuflo Chávez Ortíz Vicepresidente.

Se abría así una confrontación política electoral entre MNR y FSB como principal fuerza
opositora, bloqueada por la real popularidad movimientista y por la máquina de fraude del
gobierno. En 1956 el ejecutivo no necesitó manipular la votación, pues su popularidad
estaba aún en un punto muy alto. La izquierda había perdido todo chance, en la medida en
que el MNR encarnaba los cambios más radicales que había vivido Bolivia. El sustento
electoral básico del MNR era el gran caudal de votantes campesinos que beneficiados por
la reforma agraria mantuvieron su lealtad de voto a los movimientistas durante casi toda la
segunda mitad del siglo XX.
HERNÁN SILES ZUAZO (1913-1996)

Hernán Siles Zuazo nació en La Paz el 19 de marzo de 1913, hijo del también Presidente
de la República Hernando Siles Reyes (1926-1930). Estudió en el Instituto Americano, se
graduó como abogado en la Universidad Mayor de San Andrés, destacándose como
importante dirigente universitario. Fue funcionario del ministerio de Hacienda y director de
la biblioteca del congreso. Desde 1940 fue diputado por La Paz en tres legislaturas. En
1941 fundó el MNR junto a Víctor Paz y otros destacados intelectuales, partido del que fue
sub-jefe hasta su escisión en 1964. Fue jefe del movimiento revolucionario de abril de
1952 que instrumentó la Revolución Nacional. Entre 1952 y 1956 ocupó la Vicepresidencia
de la República. En 1956 fue elegido Presidente del país, cargo que ejerció hasta agosto
de 1960. Entre 1960 y 1962 fue embajador de Bolivia en el Uruguay. Ante la decisión de
Paz de ir a la reelección rompió con la jefatura del partido y apoyó al Gral. Barrientos quien
derrocó a Paz Estenssoro y al MNR. Poco después fue exiliado. En 1969 organizó el MNR
de Izquierda, partido con el que hizo política hasta su nuevo acceso a la presidencia. Se
opuso al golpe de 1971 lo que determinó su ruptura definitiva con Paz Estenssoro.

En 1978 Siles retornó a Bolivia y tras organizar, junto a dirigentes del MIR y el Partido
Comunista, la Unidad Democrática y Popular (UDP), se presentó como candidato
presidencial en los tres procesos electorales de la reapertura democrática ( 1978-1980).
Cuando su triunfo por mayoría relativa (1980) hacía suponer una votación congresal que lo
ungiera Presidente, el golpe de estado de julio de 1980 lo forzó a tomar el camino del
exilio. Tras el triunfo popular que obligó al ejército a convocar al parlamento de 1980, fue
elegido y ungido Presidente constitucional en 1982, cargo que ejerció sólo hasta 1985,
pues se vio forzado a renunciar a un año de su mandato como emergencia de la grave
crisis económica que vivía el país.

El Dr. Siles participó en 4 elecciones como candidato a la presidencia, ganó 3 (1956, 1979
y 1980) y ocupó el segundo lugar en la restante (1978), aunque en este caso la magnitud
del fraude electoral hace presumir que también ganó esas elecciones. En 1985 se retiró
definitivamente de la actividad política. Se trasladó a Montevideo donde residió I últimos
años de su vida. Murió en la capital uruguaya el 6 de agosto de 1996 a los 83 años de
edad.
PRIMER GOBIERNO SILES ZUAZO 1956-1960

La reapertura del Congreso abrió la polémica, sobre todo en sectores radicalizados que
consideraban que un gobierno de las características del MNR no podía retornar a la
práctica de la democracia burguesa y por tanto no debía contar con un parlamento. Los
hechos definieron la posición del MNR. La legislatura de 1956 aprobó todos los decretos y
leyes de la gestión 19521956 y particularmente el famoso código «Davenport» del
petróleo.

SEGUNDO GOBIERNO PAZ ESTENSSORO 1960-1964

El tercer gobierno de la Revolución Nacional comenzó con un espíritu distinto al de 1952.


Se trataba de una etapa de consolidación e impulso para el desarrollo. El Presidente había
madurado sus ideas y consideraba que realizadas las transformaciones centrales que el
país necesitaba, se imponía una etapa de institucionalización y de inserción de Bolivia en
la economía mundial, creía en la inversión externa, en su papel indispensable para el
crecimiento económico y en la necesidad de generar ahorro interno. A pesar de la
presencia de Paz y Lechín, en definitiva se siguieron las líneas del anterior gobierno. La
participación obrera continuó reduciéndose hasta transformarse prácticamente en
oposición abierta en 1963, tras el congreso de trabajadores mineros.

En política monetaria se siguió las líneas del plan de estabilización de 1956. Se creó en
1962 el peso boliviano que estaba entonces a 12 pesos por dólar. La estabilidad lograda el
56 fue de tal importancia que el signo monetario no varió el tipo de cambio hasta 1972, un
nivel de estabilidad que duró 16 años. También se incrementaron las medidas de
seguridad social (viviendas, cuota mortuoria, etc.) en favor de empleados y trabajadores.

Se impulsó con CONAVI la vivienda social, también se crearon las mutuales de ahorro y
préstamo, insertando al país en criterios básicos con miras al impulso del ahorro interno,
que no pudo consolidarse a pesar de estos esfuerzos.

En las minas y en las fábricas se prolongó una fiebre de huelgas iniciadas en el anterior
período. La huelga se convirtió en algo cotidiano, perdiendo su verdadera fuerza y sentido.
El propio Lechín criticó duramente las huelgas utilizadas hasta por los motivos más
banales. En el campo se produjeron frecuentes enfrentamientos entre campesinos. Los
acontecimientos de Cliza y Ucureña son los más destacados de la violencia en el agro en
esos años.

El ejército comenzó nuevamente a ser un factor importante de decisión. Desde su


desmantelamiento en 1952 se produjo un lento pero seguro trabajo de reorganización,
protagonizado sobre todo por el Gral. Alfredo Ovando Candia, por entonces comandante
en Jefe de las Fuerzas Armadas. A través de la denominada «célula militar» del MNR se
perfilaron claramente como opciones políticas Ovando y el Gral. de Fuerza Aérea René
Barrientos Ortuño. La herida que el MNR le había infligido al ejército tuvo sus
consecuencias. El retiro de decenas de oficiales en 1952 y la subordinación de las FF.AA.
a un partido político con el procedimiento de jurar al MNR vistiendo el uniforme y de
manera colectiva, fue un exceso que el movimientismo pagó años después.
Paradójicamente es de esas FF.AA. que salieron los oficiales que derrocaron al gobierno.

TERCER GOBIERNO PAZ ESTENSSORO 1964. CAÍDA DEL MNR

El problema de la sucesión presidencial acabó por desmoronar toda la estructura del


partido de gobierno. Víctor Paz Estenssoro decidió ir a la reelección, un grave error
político. Inmediatamente varios sectores del MNR declararon su oposición.

En 1963 el ala izquierda del partido (dirigida por Lechín y Chávez) creó el Partido
Revolucionario de Izquierda Nacional (PRIN). Hernán Siles Zuazo se declaró opositor a
ultranza de lo que denominaba como «prorroguismo», igual decisión tomó Wálter
Guevara. La convención era un hervidero de alas y facciones. Se proclamó a Paz y al
controvertido ex-miniitro de gobierno Federico Fortún. La fuerte oposición interna obligó a
Paz a eliminar a Fortún ydesignar a René Barrientos, jefe de la «célula militar»,
reconociendo así la influencia cada vez mayor del ejército en la vida política del país.

El 31 de mayo se realizaron las elecciones; era en la práctica una fórmula única. Ganó
Paz por mayoría aplastante, 1.114.717 (98%), la oposición se abstuvo en su conjunto.

El 6 de agosto de 1964 se inició el tercer y efímero mandato de Paz. El partido se había


quebrado, se habían debilitado los postulados de 1952 y deteriorado las relaciones con
sectores obreros, lo que generó una oposición plena de partidos conservadores y partidos
de izquierda. Elementos que confluyeron hacia una decisión drástica del ejército: volver al
gobierno.
La decisión de derrocar al MNR fue tomada por los mandos militares. Barrientos, a la
sazón vicepresidente del país, y Ovando comandante de las FF.AA., que hasta el mismo
día del golpe juró lealtad al Presidente al que derrocó sin miramientos. El tercer periodo de
Paz fue tan breve que apenas alcanzó a ser continuidad del segundo. El golpe se desató
apenas tres meses después de jurar el cargo en nerviosa y deslucida ceremonia -dada la
agresión física que sufrió ese día Lechín Vicepresidente saliente, quien por ese hecho no
pudo asistir al acto- que obligó a Paz y Barrientos a prestar juramento simultáneamente de
manera absolutamente inusual.
1964-1978

BAJO EL SIGNO DE LAS FUERZAS ARMADAS

EL MOMENTO HISTÓRICO

El golpe de estado de 1964 forzó una modificación en la política global en relación a los
sectores populares y el cambio esencial de un gobierno civil a otro detentado casi
exclusivamente por militares, pero la orientación estatista y de capitalismo de estado no
varió sustancialmente, por el contrario, en la década de los años setenta se incrementó
significativamente. De los 18 años que median entre noviembre de 1964 y octubre de
1982, fecha de la definitiva reapertura democrática, sólo por un año y tres meses Bolivia
tuvo tres presidentes civiles y sólo cuatro años de gobiernos democráticos. Fue una época
protagonizada por el ejército como fuente y protagonista del poder político.

Tanquetas delante del Palacio de Gobierno en un golpe militar (Román


Cordero).
Como vimos, a pesar de un cambio constitucional tan importante que desplazó doce años
de poder civil de raíz democrática por más de quince de poder militar emanado casi
siempre del golpe de estado, la influencia de los cambios y las líneas maestras de la
política de la Revolución de 1952 continuaron vigentes. En algunos casos (gobiernos de
Ovando y Torres) se buscó la continuación de ese modelo político, en los restantes se
mencionó siempre las tres medidas fundamentales del 52 y el concepto del nacionalismo
como bandera de los gobiernos de las FF.AA., aunque en la práctica se tomaron modelos
desarrollistas ligados a los sectores de mayor poder e influencia económica en el país.

El Estado nacional había sido reformulado de manera radical en el período anterior, al


punto que la ideología boliviana pasaba, salvo excepciones muy aisladas, por el
convencimiento de que el camino del estado poderoso y administrador directo de los
sectores productivos era el correcto. En esos años la CEPAL (Comisión Económica para
América Latina dependiente de la ONU) predicaba la necesidad para el continente de una
economía en esa dirección que lograra progresivamente la sustitución de importaciones a
partir de un proceso de industrialización. El caso es que Bolivia no había podido lograr la
tan ansiada industrialización al carecer de dos elementos claves, un mercado interno
fuerte con capacidad de consumo y un ahorro interno significativo. La inserción del
campesinado a la vida política no logró convertirlo en consumidor ni mejoró
sustancialmente sus condiciones de vida, marcadas por una economía de
autoabastecimiento. El objetivo de la Revolución, de cambiar dramáticamente el estándar
de vida de los bolivianos, no se logró en el agro y el crecimiento urbano tampoco fue lo
suficientemente acelerado como se podía haber deseado.

América Latina vivía la efervescencia de la revolución cubana (Bolivia no fue una


excepción) que abrió una perspectiva insospechada a los movimientos marxistas del
continente. La tesis de la lucha armada que llevó al poder a Castro y la experiencia de la
guerra de Vietnam, despertaron expectativas de un cambio por las armas, que desataron
varios movimientos guerrilleros en el continente. Los acontecimientos del mayo francés
fueron también un incentivo para la explosión de ideas radicales de cambios de inspiración
marxista en todos los tonos posibles del socialismo, desde el trotskismo, hasta el
foquismo, pasando por el stalinismo. Esta realidad llevó a la experiencia militar de Velasco
Alvarado en Perú (1968), inspirada en el tercerismo de Nasser en Egipto (una vía
nacionalista, ni capitalista ni marxista) y al triunfo del socialismo en Chile por la vía
democrática. El ascenso de Allende en 1970 coincidió con un triángulo de posiciones de
izquierda en Bolivia, Chile y Perú.

Estos cambios deben vincularse también a la variación de la política estadounidense tras


la muerte de Kennedy. En la presidencia de Johnson la política latinoamericana estuvo
signada por la llamada «Doctrina de Seguridad Nacional», de profundo carácter
anticomunista y de impulso de la represión en el interior de cada país para evitar
experiencias como la cubana. La política para América Latina se manejó desde entonces
mucho más condicionada a las ideas del pentágono que a las del departamento de estado.
Las Fuerzas Armadas latinoamericanas no sólo fueron fortalecidas, sino apoyadas para
ejercer un control directo en la política y las decisiones nacionales, que se tradujo en el
ejercicio directo del poder. Bolivia y Brasil fueron los primeros países en pasar de la
democracia al autoritarismo militar (1964) en una tendencia que se haría continental hasta
fines de la década de los setenta. El cambio radical hacia gobiernos autoritarios de
derecha, sin escrúpulo alguno hacia el respeto a los derechos humanos y con una
obsesión anticomunista que lindaba con el fanatismo, dejaron una se ela de confrontación
y violencia sin precedentes en el continente y en el país.

RENÉ BARRIENTOS ORTUÑO (1919-1969)

El Gral. Barrientos nació en Tarata (Cochabamba) el 30 de mayo de 1919. Ingresó al


colegio militar en 1938 de donde egresó en 1943 como subteniente. Inmediatamente
después realizó estudios en el colegio militar de aviación «Boquerón». En 1945 en los
Estados Unidos egresó como piloto. Participó en la guerra civil de 1949 en favor del MNR,
por lo que fue dado de baja. Se reincorporó con el grado de capitán en 1952. Al crearse la
Fuerza Aérea como nueva rama del ejército (1957), siendo ya general, fue nombrado
comandante en Jefe de la FAB. En 1964 fue elegido Vicepresidente de la república. En
ese mismo año organizó un golpe de estado y derrocó a Paz Estenssoro. Fue Presidente
de la junta militar (1964-1965), co-presidente junto a Alfredo Ovando (1965) y en 1966 fue
elegido Presidente constitucional. El 27 de abril de 1969 pereció en un accidente de
helicóptero en Arque (Cochabamba) en ejercicio del mando presidencial cuando contaba
con 50 años.
PRIMER GOBIERNO BARRIENTOS 1964-1965

La composición de fuerzas políticas que apoyaron inicialmente a Barrientos hacía suponer


que se mantendría la línea del anterior gobierno. En los hechos no fue así.

El 5 de noviembre la presión de la masa reunida en la plaza Murillo de La Paz impidió la


proclamación del Gral. Alfredo Ovando como presidente de la Junta Militar. Se lo acusaba
de haber acompañado y permitido la salida de Paz Estenssoro del país (probablemente el
repudio fue armado por los colaboradores más directos de Barrientos). Por esa razón, el
mismo joven capitán que fuera copiloto del avión que trasladó en su regreso triunfal a Paz
Estenssoro el 15 de abril de 1952, asumía la presidencia tras derrocarlo.

Al poco tiempo se produjo la ruptura con Siles Zuazo y luego con Juan Lechín,
determinando el exilio de ambos. FSB, el PSD, el PIR y el PRA asumieron la
representación civil de las fuerzas de apoyo a Barrientos, aunque el primer gabinete fue
casi exclusivamente militar. De él salieron varios mandatarios y figuras importantes de la
política inmediatamente posterior. Juan José Torres (Hacienda), Hugo Banzer
(Educación), Rogelio Miranda (Agricultura), Joaquín Zenteno (Relaciones Exteriores),
René Bernal (Asuntos Campesinos), Juan Lechín Suárez (COMIBOL).

En mayo de 1965, a raíz del destierro de Lechín y un pliego de peticiones de la COB


rechazado por el poder ejecutivo, se decretó una huelga general. Se produjo entonces la
intervención a las minas con enfrentamientos armados. Hubo choques en La Paz. La
huelga fue quebrada por algunos sectores lo que obligó a la COB a un acuerdo que no
evitó el exilio de vanos dirigentes.

LA CO-PRESIDENCIA BARRIENTOS-OVANDO 1965

Aunque la cúpula de la junta militar la constituían Barrientos y Ovando, por el problema del
5 de noviembre, el mando lo ejercía sólo el Gral. de aviación. Ante muestras de
descontento en sectores militares que apoyaban a Ovando y para evitar la susceptibilidad
de éste, Barrientos creó el 26 de mayo de 1965 una nueva figura en el ejecutivo sin
precedentes en el mundo, la co-presidencia. Así, durante siete meses, el país tuvo
simultáneamente dos presidentes.
Alfredo Ovando Candia y René Barrientos Ortuño, copresidentes en
1965. Fue la única vez en nuestra historia en que se dio esta figura
jurídica en el mando del país (Lucio Flores, 1965).

Tras los acontecimientos de mayo se produjo una de las medidas más drásticas referidas
a los sectores laborales, particularmente las minas. Como medidas de reordenamiento de
COMIBOL se dispuso la rebaja general de salarios, descongelamiento de artículos de
pulpería, congelamiento de sueldos por un año, prohibición de huelgas y desconocimiento
de las direcciones sindicales. Esta actitud ante los obreros fue una constante del gobierno
de Barrientos, que, como producto de la doctrina de seguridad nacional, tenía una actitud
frontalmente anticomunista. El Co-presidente asumía que los trabajadores en su conjunto
estaban manejados por comunistas a los que había que combatir y doblegar sin
miramientos.

En la segunda mitad de ese año el gobierno convocó a elecciones para julio de 1966.
Barrientos renunció a la co-presidencia habilitándose como candidato.

SEGUNDO GOBIERNO OVANDO 1966

Una medida se destaca durante esta administración interina. La suscripción de un contrato


con la firma alemana Klockner para la instalación de una fundición de estaño en Vinto
(Oruro). La medida complementaba, aunque con retraso, la significación de la
nacionalización de las minas y apuntaba al logro de una real independencia económica.
Bolivia dejó así de depender de fundiciones extranjeras (controladas en el caso del estaño
por la empresa Patiño) y aumentaba el ingreso de divisas al subir sustancialmente los
precios del estaño fundido, que hasta 1970 se vendía exclusivamente en forma de
concentrados. Lamentablemente la mala administración, la ineficiencia y la burocratización
hicieron que las fundiciones bolivianas comenzaran a dar pérdidas desde finales de los
años setenta. Esta situación se controló y se produjo una recuperación que permitió tener
a la Empresa Nacional de Fundiciones (ENAF) en una economía equilibrada.

También debe mencionarse la creación de la Fuerza Naval Boliviana (hoy Armada


Boliviana), completando las tres armas que conforman hoy las Fuerzas Armadas.

LAS ELECCIONES DE 1966

El 3 de julio se realizaron las elecciones generales. Se presentaron seis candidaturas,


ninguna con posibilidades frente a la candidatura oficial. Se proscribió a Víctor Paz y
Hernán Siles que no pudieron presentarse. A pesar de su popularidad, Barrientos no
quería arriesgarse y como sabía que el peso de la reforma agraria seguía marcando una
preferencia indiscutible de los campesinos por los líderes movimientistas, prefirió cortar
por lo sano. La fórmula René Barrientos-Luis Adolfo Siles Salinas ganó las elecciones
(677.805 votos, 67%), en segundo lugar estuvo FSB con Bernardino Bilbao-Gonzalo
Romero (138.001 votos, 14%) y en tercer lugar un sector disidente del MNR con Víctor
Andrade-Rafael Otazo (88.392 votos, 9%).

Día de elecciones (Lucio Flores).


TERCER GOBIERNO BARRIENTOS 1966-1969

Barrientos había organizado el Frente de la Revolución Boliviana (FRB), un conglomerado


de fuerzas de centro y de derecha que respaldaban su proyecto iniciado el 4 de
noviembre, denominado «Revolución Restauradora» y también «Segunda República».

Colaboraron a su gobierno como ministros de Estado, entre otras personalidades políticas,


Wálter Guevara Arze (PRA), Ricardo Anaya (PIR), Mario Rolón y Fernando Diez de
Medina quien había sido ministro de Hernán Siles y fue luego asesor del Gral. García
Meza. Diez de Medina ha sido apasionado biógrafo de Barrientos.

En esta gestión se llevó a cabo el proyecto hidroeléctrico de Santa Isabel (Cochabamba),


contrató un préstamo para la ampliación de la red de agua potable en La Paz y Sucre. Se
construyó el nuevo aeropuerto de El Alto, se terminaron los caminos I y 4 de penetración
al Chapare en el Departamento de Cochabamba, que serían las cabeceras de la nueva
carretera asfaltada Cochabamba-Santa Cruz. También renovó contrato con la Gulf para la
provisión de petróleo. Se realizó en 1967 la concesión de la mina Matilde a la U.S.S.
Philips & Co. para su explotación mediante decreto del 14 de febrero.

En el contexto de un sistema de democracia restringida, se dictó la ley de seguridad del


Estado, que limitó severamente las libertades y derechos ciudadanos y que continuó la
tradición represiva e intolerante de muchos gobiernos bolivianos.

EL PACTO MILITAR CAMPESINO

Durante su administración Barrientos puso en marcha el «pacto militar-campesino»,


instrumento político de control del agro y respaldo a los gobiernos de las Fuerzas
Armadas. Barrientos fue un hombre de increíble carisma personal. Dominaba
perfectamente el quechua de su natal Cochabamba y muy pronto sintonizó con los
campesinos. Su simpatía genuina por este sector del país, probablemente originada en
sus años de infancia y juventud en Tarata, lo llevaron a apoyar su gobierno en los
campesinos que transfirieron sus simpatías por el MNR y sus logros agrarios al Gral. Este
apoyo fue decisivo para consolidar un poder que enfrentó a los sectores populares
urbanos y mineros y se estrelló sin contemplaciones contra las organizaciones políticas de
izquierda. En la dimensión del mundo rural Barrientos fue un neto heredero del MNR y,
con más encanto personal que su predecesor, logró seducir a la mayoría de los quechuas
y aimaras. Es verdad que el prebendalismo, la manipulación de las dirigencias
campesinas, sumadas a la presencia permanente del Presidente en las poblaciones más
alejadas, contribuyeron a este "idilio" cuyo eje fue la curiosa alianza entre militares y
campesinos que tuvo un valor inestimable de sustentación de este régimen militar y los
que le sucedieron hasta 1982.
Rene Barrientos Ortuño.

LA CONSTITUCIÓN DE 1967

El primer acto de la nueva legislatura fue constituirse en Asamblea Constituyente, que en


el período 1966-1967 sancionó la Constitución Política del Estado que mantuvo su
vigencia hasta las reformas aprobadas en 1994, es decir por más de veintisiete años. Se
trata de la décimo quinta Carta Magna que, con las reformas mencionadas, mantiene su
vigencia. En la parte de las conquistas de 1952 ratificó la Constitución de 1961, pero
eliminó la doble nacionalidad española y latinoamericana, las milicias populares y la
reelección inmediata del Presidente. Se consideró el recurso de amparo y se estableció la
irretroactividad de las leyes.

La Constitución del 67 en el espíritu de la carta de 1938, fue un texto que sufrió la


paradoja de estar vigente por un largo período de gobiernos de facto que la pasaron por
alto o la cumplieron muy parcialmente, a la vez que fue el texto en el que se apoyó la
democracia recuperada en 1982. Se puede decir que a partir de ese momento ha sido la
constitución que se ha seguido con más rigor y que ha servido para el descubrimiento de
una verdadera práctica democrática que, aunque imperfecta, fue mucho más amplia y
universal la practicada en el período 1880-1930.
ERNESTO CHÉ GUEVARA (1928-1967)

El Ché es la figura no boliviana que más ha influido en nuestra historia interna en el siglo
XX. Su Incursión en Bolivia, a pesar de no haber tenido una real significación militar y a
pesar de su fracaso, reflejó uno de los momentos más notables de la utopía continental y
la esperanza en un cambio radical de la sociedad nacional. Más allá de sus ideas, el Ché
simbolizó un tipo de hombre idealista y coherente con su prédica que caló muy hondo en
la juventud del país.

El cuerpo sin vida de Ernesto "Che' Guevara yace en


Vallegrande (Freddy Aborta, 1967)

Guevara nació en la Argentina (Rosario) el 14 de julio de 1928. Se graduó como médico,


profesión que no ejerció. A los 24 años, en 1953 emprendió un viaje por América, llegó a
Bolivia en plena Revolución y se quedó un par de semanas en el país. Conoció a Fidel
Castro en México y lo acompañó en Sierra Maestra (Cuba) en la lucha revolucionaria que
culminó triunfante en la toma de la ciudad de Santa Clara y la llegada a La Habana 1959.
Fue Presidente del Banco Central y ministro de Industria de Cuba. Renunció al cargo y en
1965 combatió en el Congo Belga. Después de haber desaparecido de la escena pública,
reapareció en Bolivia, comandando un movimiento de guerrillas. Ingresó al país en
noviembre de 1966 y combatió al ejército boliviano entre marzo de 1967 y octubre de ese
año en la selva de Ñancahuazú. Derrotado en el combate de la quebrada del Churo (Yuro)
fue hecho prisionero el 8 de octubre y asesinado el 9 de octubre de 1967, cuando contaba
con 39 años.

LA GUERRILLA DEL CHÉ

Entre el 4 de noviembre de 1966, llegada de Ernesto Guevara a La Paz con otra identidad
(Adolfo Mena González), y el 9 de octubre de 1967 a su muerte, se desarrolla un
movimiento guerrillero de corte castrista que estalló en los primeros enfrentamientos con el
ejército boliviano en marzo de 1967.

La idea básica del Ché, más que la toma del poder, era la creación de un foco de
irradiación continental, una especie de nuevo Vietnam contra el imperialismo. Siguió el
modelo foquista (guerrilla rural) de la experiencia cubana. No contó con el apoyo del
partido comunista boliviano que le retiró la ayuda, nt logró reclutar campesinos bolivianos
en su campaña. La izquierda del país, con pocas excepciones, criticó la guerrilla. El
comandante argentino-cubano olvidó un gran detalle, que Bolivia había vivido una
Revolución radical en 1952 cuyos principales beneficiarios fueron los campesinos. El otro
elemento fue su desconocimiento del quechua, idioma que hablaba una parte significativa
de los campesinos con los que se cruzó a lo largo de su campaña.

El ejército boliviano conoció los aprestos guerrilleros el 6 de marzo de 1967 cuando el civil
Epifanio Vargas denunció la existencia del grupo guerrillero. Alfredo Ovando era el
comandante de las FF.AA. y el Gral. David Lafuente Soto comandante del ejército. Dos
divisiones fueron encomendadas para combatir a los guerrilleros, la IV al sur del río
Grande al mando del Cnel. Antonio Reque Terán y la VIII al norte del río Grande al mando
del Cnel. Joaquín Zenteno Anaya. El total del contingente guerrillero fue de 52 efectivos, 8
de ellos fueron categorizados por el propio Guevara como no combatientes. La mayoría
eran bolivianos (29) y cubanos (16), los siete restantes eran de otras nacionalidades.
Oficiales del ejército boliviano en la campana de Ñancahuazu.

El escenario de los combates fueron los provincias Cordillera, Vallegrande y Florida del
departamento de Santa Cruz, en el valle marcado por el río Grande en una serranía
subandina de clima templado, con temperaturas moderadas a altas en el día y frescas y
aún bajas en la noche. Dependiendo la zona la vegetación era abundante y de altura
mediana. La caza era dificultosa y las presas pequeñas. Las poblaciones más importantes
eran Vallegrande, Samaipata y Camiri (mucho más al sur).

El 23 de marzo se produjo el primer choque en el valle de Nancahuazú, el resultado fue


negativo para las fuerzas del ejército que fueron emboscadas y perdieron siete efectivos.
El IO de abril la guerrilla volvió a vencer en Iripití, diez muertos (dos oficiales) y treinta
prisioneros fueron el saldo del combate. El 20 de abril el ejército detuvo al francés Regis
Debray y al argentino Ciro Roberto Bustos, lo que le permitió certificar que el Ché
comandaba la guerrilla. Ambos fueron juzgados por un tribunal militar y condenados a 30
años de cárcel. En ese mismo mes la guerrilla se dividió en dos grupos que tomaron
rumbos diferentes y nunca más pudieron volver a unirse. El Ché comandó una columna y
Joaquín (Juan Acuña Nuñez) la otra. Pero poco a poco el ejército se afianzó, recibió
entrenamiento antiguerrillero de expertos norteamericanos, además de nuevas armas y
lanzó una ofensiva devastadora. Entre mayo y julio las acciones se espaciaron hasta que
el 30 de julio se produjo la primera acción victoriosa del ejército en un campamento de los
guerrilleros. El 31 de agosto el capitán Mario Vargas Salinas y su columna emboscaron a
un grupo guerrillero en vado del Yeso en el río Grande, el golpe mayor asestado a la
guerrilla, allí murió Tania (Tamara Bunke). De allí en adelante la ofensiva militar boliviana
fue imparable. A fines de setiembre el ejército cercó y capturó a varios combatientes. El
domingo 8 de octubre, el Ché libró su último combate en la quebrada del Churo (Yuro), a
su lado murieron otros compañeros, él y Willy (Simón Cuba) fueron capturados por el Cap.
Gary Prado que tomó prisionero al Ché y lo trasladó a la Higuera (cerca de Vallegrande y
Camiri). Tras una decisión del alto mando militar, Guevara fue muerto el 9 de octubre por
Mario Terán, un suboficial en la escuelita donde se hallaba preso.

Un pequeño grupo dc cinco guerrilleros bajo la Jefatura de Inti Peredo logró romper el
cerco militar y llegar a Cochabamba. En enero de 1968 salieron del país
clandestinamente.

Casi seis meses después de la muerte del Che, Antonio Arguedas, ministro de Gobierno
de Barrientos, tomó contacto con Víctor Zannier Valenzuela y le Pidió que mediante el
partido comunista hiciera llegar una fotocopia del diario de Guevara a Fidel Castro.
Zannier la entregó a militantes socialistas chilenos que a su vez se la entregaron en mano
propia a Castro, lo que le permitió a éste publicar el diario antes que el gobierno boliviano
y la editorial estadounidense con la que había negociado. Arguedas fue descubierto en
julio de 1968, pero logró huir a Chile. Tras un extraño y largo periodo intercontinental
volvió a Bolivia y se entregó; sus explicaciones sobre los móviles de esa acción nunca
fueron claras. Dijo ser militante comunista y fue también vinculado como doble agente (con
contactos en la CIA). En 1969, ya libre, tras sufrir un atentado que lo hirió, Arguedas que
tenía en su poder las manos formolizadas del guerrillero y su mascarilla mortuoria se los
entregó también a Zannier, quien dando el habitual rodeo de esos años por países
socialistas, llegó a La Habana y le entregó en persona las manos y la máscara a Fidel
Castro. Tras estos episodios, Arguedas tuvo una vida azarosa y murió en sugestivas
circunstancias cuando una bomba que llevaba le estalló en las manos en febrero del 2000
en una plaza de La Paz.

En 1984 la casa subastadora inglesa «Sotheby» puso a remate los originales del diario del
Ché, hecho que reveló que los originales del diario habían sido robados de los archivos de
las FF.AA. bolivianas que lo conservaban desde 1967. El escándalo del robo no se
esclareció, aunque miembros del gobierno de García Meza y el propio ex-presidente
fueron involucrados directamente en la sustracción. Bolivia recuperó los originales que hoy
forman parte del patrimonio histórico de la nación.
En 1995 el gobierno de Sánchez de Lozada autorizó la búsqueda de los restos del
guerrillero, tras la afirmación de Mario Vargas Salinas de que su cadáver no había sido
incinerado. Tras un año y medio de trabajo técnicos cubanos, argentinos y bolivianos
encontraron en junio de 1997 al Ché junto a otros guerrilleros en la pista de aterrizaje de
Vallegrande. Sus huesos fueron repatriados a Cuba donde hoy reposan.

La guerrilla del Ché Guevara tuvo profunda influencia en toda una generación y reflejó la
radicalización política de varios sectores del continente impactados por la revolución
cubana y desencantada por la política norteamericana de EE.UU. en Vietnam.

En Bolivia se intentó repetir la guerrilla en 1970, y en alguna medida el foquismo influyó en


las universidades y en la gestación de un partido de importante papel a partir de 1971, el
MIR. Como producto de la guerrilla de 1967 nació el Ejército de Liberación Nacional (ELN)
que tuvo vigencia durante toda la dictadura militar hasta 1978. Como modelo la guerrilla
fracasó totalmente en los años sesenta y aisló a Cuba internacionalmente. Desde 1978
resurgió con variantes y diferentes resultados en Nicaragua, El Salvador y otras naciones
de América. En los años ochenta los movimientos guerrilleros entraron en una espiral de
sangre en el Perú (Sendero Luminoso) que fracasó después de 12 años de violencia sin
mites. Tanto en Perú como en Colombia las guerrillas se emparentaron con el narcotráfico.

LA MASACRE DE SAN JUAN

Los trabajadores mineros decidieron reunirse en Siglo XX a fines de junio de 1967 en un


ampliado para discutir el problema salarial y debatir su postura, en particular en relación a
la guerrilla. Cuando habían llegado ya varios delegados, la noche del 23 al 24 de junio,
tras el tradicional festejo de San Juan en medio de música y fogatas, fuerzas del ejército
atacaron el campamento minero con intenso fuego. El gobierno para justificar el hecho
informó que se trataba de erradicar un grave foco subversivo. Se reconoció oficialmente la
muerte de 27 mineros. La prensa registró un número muy superior de muertos y heridos.
Estos trágicos sucesos se denominaron luego como la Masacre de San Juan.

La repercusión de la masacre y la oposición a la concesión del gas natural a la Gulf,


originó una interpelación de varios parlamentarios al gobierno. Se destacaron entonces
Marcelo Quiroga Santa Cruz y José Ortíz Mercado, diputados independientes. Quiroga
Santa Cruz, político Intelectual y novelista, demostró en esta legislatura y particularmente
en la de 1979 ser uno de los más brillantes parlamentarlos de los últimos cincuenta años.
La interpelación terminó con el confinamiento a inhóspitos sectores del Oriente de vanos
diputados y dirigentes sindicales, entre ellos el propio Quiroga, pasando r alto la inmunidad
parlamentaria.

MUERTE DE BARRIENTOS

Barrientos se caracterizó por su permanente interés en visitar todo el país. Su afición a los
viajes por aire en naves que piloteaba personalmente, terminó en una tarde dramática en
Arque, pequeño pueblo de Cochabamba. El helicóptero que lo conducía chocó en su
ascenso con cables de alta tensión, cayó y se incendió. La muerte de Barrientos impactó
mucho al país. Su entierro fue multitudinario. Hasta hoy se especula sobre si el deceso del
Presidente fue producto de un accidente o de un atentado criminal. La desaparición del
general dejó un vacío político muy grande. Su gobierno, si bien era formalmente
constitucional, estaba teñido con una fuerte dosis de autoritarismo y se manejaba de
manera vertical y personalista. Se especuló mucho sobre una eventual decisión del
Presidente de declararse dictador el 1º de mayo de 1969. La muerte del primer mandatario
se había producido el 27 de abril, tres días antes de esa fecha. Quedaba claro que el
hombre fuerte del país, tras esta trágica desaparición, era el general Alfredo Ovando que
había compartido en medio de fuertes tensiones el poder político y militar con Barrientos
desde el golpe de noviembre de 1964.

LUIS ADOLFO SILES SALINAS (1925-2005)

Siles Salinas nació en la Paz el 21 de junio de 1925, hijo del Presidente Hernando Siles
Reyes y hermano por padre de Hernán Siles Zuazo. Estudió el bachillerato en Chile.
Estudió filosofía en Lima, luego en la UMSA y se graduó como abogado en 1949 en la
Universidad de San Francisco Xavier de Sucre. Realizó el doctorado en Madrid. Desarrolló
una importante labor como catedrático universitario en Bolivia, Ecuador y Estados Unidos.
Fue líder del Partido Social Demócrata, se postuló a la vicepresidencia en 1966, ejerció
ese importante cargo entre 1966 y 1969. Tuvo un papel preponderante como Presidente
de la Asamblea Constituyente que promulgó la Constitución de 1967. En 1969 sucedió
constitucionalmente a Barrientos, tras la trágica muerte de éste. Ese mismo año fue
derrocado por el Gral. Ovando. Promovió la creación de la Universidad del Beni. Durante
el gobierno del Gral. Banzer desarrolló una importante labor como presidente de la
comisión de Justicia y Paz en defensa de los derechos y libertades en el país. Creó la
Asamblea de DD.HH. de Bolivia. En 1979 apoyó la candidatura de la UDP y en 1980 fue
candidato presidencial de una coalición de partidos de centro y algunos grupos de
izquierda. Apoyó el movimiento organizado en 1981 contra la dictadura de García Meza.
Fue miembro de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Entre 1982 y 1985
embajador de Bolivia en España. Fue nombrado magistrado de la Corte Suprema de
Justicia. Retirado a la vida privada y tras una larga enfermedad, murió en La Paz el 19 de
octubre de 2005 a los 80 años.

Luis Adolfo Siles Salinas.

GOBIERNO SILES SALINAS 1969

La sucesión constitucional a la muerte del Presidente, se produjo respetando los preceptos


legales, aunque no sin fuertes tensiones particularmente en el seno de las FF.AA. a la
sombra de Ovando y sus aspiraciones. El nuevo gobierno nació carente de respaldo
político sólido y con renuencia militar. Esa debilidad de base limitó en gran medida las
acciones del Presidente y precipitó en definitiva el quiebre del desarrollo constitucional del
país.

Una de las preocupaciones mayores del nuevo mandatario fue la legalidad y la absoluta
sujeción a la constitución. Todos los métodos violentos y represivos fueron eliminados (se
disolvió el FURMOD, encargado de seguridad del estado), se acabó con destierros, presos
y persecuciones políticas, gobernando en el marco de una democracia plena.
Entre las obras destacadas de su gobierno se pueden mencionar la financiación para la
fundición de bismuto de Telamayu, los cinco proyectos camineros en Pando, Beni, La Paz
y Santa Cruz, la creación de la Caja Social del Chofer, y la autorización a las
universidades para programas empresariales que permitan su autofinanciación. Se creó la
Corporación de Desarrollo Rural y en términos generales se mantuvo un equilibrio
razonable de la deuda pública.

Uno de los hitos más importantes para la comunicación de masas en Bolivia fue la
instalación de la Televisión Boliviana, inaugurada el 30 de agosto de 1969, en un polémico
contrato con la empresa española INELEC. Si bien toda la gestión fue hecha durante el
gobierno de Barrientos, le tocó a Siles su inauguración. La llegada de la televisión integró
a Bolivia a un medio que desde la década de los años cincuenta había capturado la
atención de millones de seres humanos en el mundo. Bolivia fue uno de los últimos países
latinoamericanos en contar con TV La existencia de un solo canal propiedad del estado
por muchos años, convirtió a la televisión en un poderoso instrumento de manipulación
política en manos del gobierno. Esta realidad sólo se quebró en 1984 con el nacimiento de
los canales privados.

La proximidad del fin del mandato constitucional (1970) despertó el ambiente político.

Las mejores perspectivas se daban para el Gral. Armando Escóbar Uria (alcalde de La
Paz) y el Gral. Ovando (comandante en jefe de las FF.AA.) que recibió el respaldo
campesino a través del mecanismo del pacto militar campesino.

Camarógrafo de Televisión Boliviana, Canal 7, en los primeros meses de trabajo del canal
estatal que comenzó sus emisiones en 1969 (Lucio Flores)
ALFREDO OVANDO CANDIA (1918-1982)

El Gral. Ovando nació en Cobija (Pando) el 5 de abril de 1918. Estudió en el colegio


Ayacucho de La Paz, luego ingresó al colegio militar. Combatió en el Chaco entre 1934 y
1935. Fue profesor de la escuela de estado mayor. Tras la Revolución de 1952 se
constituyó en el pilar fundamental de la reorganización del ejército. Ocupó el cargo de
comandante en jefe de las FF.AA. Junto a René Barrientos organizó el golpe de estado
que derrocó a Víctor Paz E. en 1964. Fue co-presidente de la República en 1965 y
Presidente interino en 1966. En 1969 derrocó a Luis Adolfo Siles y asumió la presidencia
hasta octubre de 1970. Fue embajador de Bolivia en España (1970 -1971 Vivió en el exilio
hasta 1978. A su retorno apoyó la candidatura de Hernán Siles de la UDP. Murió en La
Paz el 24 de enero de 1982 a los 63 años.

TERCER GOBIERNO OVANDO 1969-1970

A pesar de sus posibilidades en los comicios que debían realizarse en 1970, Ovando
decidió el derrocamiento de Siles Salinas. El 26 de septiembre de 1969 se produjo la
proclama que a través de un «mandato revolucionario de las FF.AA.» cambiaba el mando
de la nación. El golpe determinó un radical cambio de rumbo en los destinos del país. Era
un intento de retomar la línea originada en 1952 en el contexto de una política nacionalista
de defensa de los recursos naturales y desarrollo de los medios de producción que
permitieran consolidar una mayor independencia económica. En su documento central
hablaba de asegurar la soberanía, diversificar la industria minera, planificar la economía,
reorganizar el comercio exterior, proteger la industria nacional, elevar sueldos, fomentar
las cooperativas rurales y sostener relaciones con todos los países del mundo.

LA NACIONALIZACIÓN DE LA GULF

Bajo la inspiración del ministro Marcelo Quiroga, el gobierno determinó el 17 de octubre de


1969 la nacionalización de los bienes de la Gulf. Corno ya vimos, la Gulf trabajaba Bolivia
desde 1956. El de regalías departamentales y el 30% sobre utilidad era un porcentaje
Insuficiente, además de mantener el control sobre el gas en manos extranjeras. En el
lapso 12 años los beneficios para el estado, particularmente en la explotación del gas,
justificaron esa medida que en un primer momento fue criticada por sectores
conservadores. El país, a través de la administración de YPFB, obtuvo por la venta de
hidrocarburos de ese sector nacionalizado más de 1.000 millones de dólares en la última
década. La producción de petróleo en el período 1964-1969 experimentó una subida
espectacular.

El Presidente Ovando el día de la nacionalización de la Gulf. Lo acompañan el canciller Ruiz Velarde


y el ministro de Gobierno Ayoroa. El ministro de Minas y Petróleos Marcelo Quiroga firma el decreto.
Detrás, observa Luis Arce Gómez (2º izq.) edecán del presidente.

Pasó de 8.000 barriles día a casi 40.000, fue el segundo nivel más alto de producción de
la historia. La producción de gas trepó de 25 millones de pies cúbicos día en 1965 hasta
más de 75 millones en 1969. Era el antecedente de una etapa de bonanza que tuvo su
pico mayor en los años setenta.

EL ELN Y LA GUERRILLA DE TEOPONTE

Después del fracaso de la guerrilla del Che, el ELN se reorganizó al mando de Inti Peredo
y reapareció en Bolivia en julio de 1968, mientras cuadros de la organización se
entrenaban en Cuba. Su línea política de inspiración guevarista defendía la lucha armada
y la guerrilla rural como mecanismo de toma del poder. Entre 1968 y 1970 realizó atracos
a diferentes empresas para conseguir fondos. En 1969 asesinó a Honorato Rojas que
había colaborado al Ejército en Ñancahuazú. A la vez se vivieron confusos y oscuros
episodios en los que murieron en circunstancias extrañas o fueron ejecutados por el propio
ELN, militantes de esa organización acusados de traición.

En ese periodo ingresaron al ELN, sobre todo desde las universidades, militantes de la
Democracia Cristiana Revolucionaria, jóvenes marxistas independientes, disidentes del
PCB y cristianos independientes vinculados a la teología de la liberación que Influyeron en
el pensamiento de sus compañeros en la guerrilla.
El 9 de septiembre de 1969 el aparato de seguridad del Estado descubrió una casa donde
se refugiaba Inti y lo ultimó. Tomó el relevo en la jefatura de la organización su hermano
Oswaldo Chato Peredo, quien organizó un nuevo movimiento guerrillero.

El 19 de julio de 1970 estalló el movimiento en la zona de Teoponte (norte de La Paz). 67


combatientes (54 bolivianos, 7 chilenos, 2 argentinos, 1 peruano, I colombiano, I brasileño
y I español) habían salido de la sede de gobierno el día anterior como SI fueran jóvenes
alfabetizadores, con precaria preparación, limitados pertrechos y deficiente armamento.
Irrumpieron en la empresa minera South American Placer y secuestraron a los técnicos
extranjeros Gunter Lerch y Eugenio Schulhauser. Negociaron la libertad de I O militantes
del ELN presos, entre ellos Loyola Guzmán, que salieron a Chile. El 22 de julio liberaron a
los técnicos alemanes.

El Ejército desplazó desde diversas guarniciones y progresivamente una cifra próxima a


los 1.200 hombres; además usó aviación para rastreo y ataque.

El 30 de julio se produjo el primer combate en el que murió un soldado del Ejército de


apellido Zugano. Ese mismo día fueron capturados y muertos 8 guerrilleros. El 28 de
agosto en un nuevo encuentro con el Ejército en Chocopani la guerrilla perdió II de sus
cuadros entre muertos, heridos y presos. Se trataba de un grupo que había sido
"licenciado" por el mando y volvían tras sus pasos. El I de septiembre la guerrilla se dividió
en dos, la columna que fue al norte al mando de Estanislao Vilca-Alejandro y la que se
dirigió al sur al mando de Chato. Pocos días después se produjeron varias deserciones. El
26 de septiembre Chato ordenó la ejecución de Federico Argote y Carlos Brain Pizarro
como castigo por el robo de unas latas de sardinas en un momento en que prácticamente
la columna no tenía alimentos.

Hasta finales de septiembre el Ejército había aniquilado a toda la columna que iba al norte.
El destino de los insurrectos quedó sellado. Tras penosa caminata 8 integrantes del grupo
del sur lograron evadir el cerco del Ejército.

En este trágico episodio de la historia se perdieron, entre otros Jóvenes brillantes, las
vidas de Néstor Paz Zamora revolucionario cristiano (autor de un dramático y hermoso
diario de guerrilla firmado bajo el seudónimo de Franciscano, que muestra la fortaleza
espiritual a la vez que la indefensión y total inexperiencia de los bisoños combatientes), el
folklorista Benjo Cruz, los hermanos Quiroga Bonadona, Raúl y Alberto Revollo, entre
otros.

Néstor Paz Zamora, uno de los destacados combatientes en Teoponte. Murió en la


guerrilla. Su esposa Cecilia Ávila, militante del ELN, murió en Cochabamba en un
enfrentamiento con la policía en 1972.

A mediados de noviembre de 1970 el movimiento había sido totalmente derrotado y casi


completamente exterminado. Murieron 58 de los 67 combatientes. Chato Peredo jefe de la
guerrilla y otros 7 fueron hechos prisioneros o rescatados por una comisión especial y
deportados a Chile. Un último sobreviviente, Rolando Araníbar, se asiló en la Argentina.

En 197 1, la militante Mónica Ertl-lmilla, asesinó en Hamburgo al cónsul boliviano Roberto


Quintanilla quien le había cortado las manos al cadáver del Che. Ertl fue asesinada en
mayo de 1973 por los cuerpos de seguridad del gobierno. El ELN continuó sus acciones
durante la dictadura de Banzer hasta desaparecer entre 1977 y 1978 Insumido en otras
organizaciones políticas de izquierda.

LA CRISIS MILITAR DE 1970 Y LA CAÍDA DE OVANDO

Tras un levantamiento militar el 6 de octubre de 1970, el Gral. Ovando, que pocas


semanas antes había perdido a su hijo mayor víctima de un accidente de avión, totalmente
desmoralizado renunció a la presidencia. Se produjo entonces una pugna entre sectores
de derecha liderizados por el Gral. Rogelio Miranda y grupos de izquierda bajo la jefatura
de Juan José Torres. En un principio y ante la imposibilidad de jurar él mismo como
Presidente por falta de un mínimo respaldo, Miranda forzó la posesión de un triunvirato
militar conformado por los generales Efraín Guachalla, Fernando Sattori y Alberto
Albarracín que renunció huérfano de apoyo a las seis horas de haberse posesionado. La
confusión en el seno de las FF.AA. llegó a puntos insospechados. Las ideas dejadas por
Ovando vinculadas al nacionalismo revolucionario y las posiciones anticomunistas de la
doctrina de seguridad nacional, agudizadas tras el triunfo frente al "Ché", no eran capaces
de romper el empate. En este contexto la solución se dio por la vía del golpe de mano. El
día 7 el Gral. Torres se hizo fuerte en la base aérea de El Alto apoyado en una huelga
general nacional decretada por la Central Obrera Boliviana. Ese mismo día en Oruro se
produjeron serios enfrentamientos, toma y destrucción de dependencias policiales y el
intento que hizo el llamado Comando Único Revolucionario (fundamentalmente COD,
fabriles y universitarios) de tomar el edificio de la guarnición militar de Oruro (segunda
división, cuartel general del Regimiento Camacho 1º de artillería), lo que provocó un
enfrentamiento con fuego cruzado y un número significativo de heridos y algunos muertos,
cifra que nunca se pudo esclarecer. El cuartel no pudo ser tomado.

Torres, tras lograr el respaldo explícito de la fuerza aérea, controló la situación en unas
horas, bajó a la ciudad y juró la Presidencia ante el pueblo reunido en la Plaza Murillo. Era
la primera vez que un Presidente decidía hacer su juramento ante la multitud y no en una
ceremonia en palacio o el Congreso delante de una Biblia. Ante la plaza llena dijo que los
pilares fundamentales con los que gobernaría serían los obreros, los militares, los
universitarios y los campesinos.
JUAN JOSÉ TORRES GONZÁLEZ (1921-1976)

Juan José Torres Gonzáles saluda a los manifestantes después de haber jurado a la presidencia
en el balcón principal del Palacio de Gobierno en 1970 (Lucio Flores).

El Gral. Torres nació en Sacaba (Cochabamba) en 1921. De origen humilde tuvo que
trabajar desde su infancia para contribuir a su familia. Ingresó en el colegio militar. Como
capitán participó en un movimiento rebelde de FSB contra el Presidente Urriolagoitia. Fue
agregado militar en Brasil, ministro de Hacienda y Estadística de Barrientos y comandante
en jefe de las Fuerzas Armadas. Entre 1970 y 1971 fue Presidente de la República. Tras el
golpe del Gral. Banzer partió al exilio, a Chile primero y a la Argentina después. El 2 de
junio de 1976 fue secuestrado y brutalmente asesinado en Buenos Aires por un grupo
terrorista que no pudo identificarse, cuando tenía 55 años.

GOBIERNO TORRES 1970-1971

La línea iniciada por el gobierno Ovando se profundizó pero sin un proyecto político ni una
idea clara de la significación y proyecciones del esquema. Las fuertes y permanentes
presiones de sectores de izquierda y extrema izquierda, el creciente recelo militar y el
descontento en la empresa privada, hicieron que el gobierno Torres, carente de fuerza y
definiciones claras, estuviera en permanente estado de emergencia. En principio el
Presidente propuso una suerte de co-gobierno, con participación obrera. Los trabajadores
querían más que un gobierno a medias, quería todo el poder o quizás prefirieron no asumir
ninguna responsabilidad, lo cual era más práctico y cómodo, en consecuencia pidieron el
51 %, el ejecutivo contraofertó el 50 %, ni siquiera el MNR revolucionario de 1952 había
llevado a cabo una idea tan arriesgada. Tras ardua deliberación la COB aceptó, pero el
camino de desencuentros entre políticos y sindicalistas ante las temas presentadas,
terminó por desbaratar la opción. Se formó así un gabinete de intelectuales y militares.
Pero la COB le presentó al Presidente un documento de veinte puntos que contaba entre
los más salientes: Expulsión del país de militares y civiles "fascistas" y misiones y
agencias "imperialistas", reposición salarial a los mineros, reversión de mina Matilde, no a
la indemnización a la Gulf, reposición del control obrero con derecho a veto, control fiscal
de divisas extranjeras y monopolio estatal del comercio exterior.

La primera fundición de estaño del país se inauguró en 1971

El país vivía una euforia revolucionaria sin precedentes, el gobierno intentó estar a la
altura de las expectativas de los sectores más progresistas y tomó medidas concretas.
Decretó la reposición salarial de los trabajadores mineros, la rescisión del contrato de mina
Matilde que pasó a control del Estado, asegurando además la comercialización del zinc
que la mina producía. El gobierno expulsó de Bolivia a los voluntarios del «Cuerpo de paz»
norteamericano y pasando por alto una sentencia judicial liberó a Regis Debray y Ciro
Bustos que abandonaron Bolivia el mismo día de su libertad. Se dio luz verde para una
serie de acciones de hecho que amenazaron y provocaron un desquiciamiento de todo
control sobre la situación. Los periodistas sindicalizados intervinieron y forzaron la
cooperativización de El Diario, los estudiantes universitarios tomaron y confiscaron los
edificios del Centro Boliviano Americano y de IBEAS (Instituto de Estudios Sociales).

En el norte cruceño Óscar Zamora del partido Comunista Marxista Leninista (escindido en
1966 del PCB y de tendencia pro china) con el nombre de guerra de comandante Rolando
organizó un grupo de lucha armada para la toma directa de tierras, bajo el denominativo
de Unión de Campesinos Pobres (UCAPO). Tras algunas acciones aisladas, UCAPO
desapareció. En 1979 Óscar Zamora reapareció como senador de la República apoyando
al MNR y en 1993 como candidato vicepresidencial del Gral. Hugo Banzer. Las cosas
llegaron a su punto más extremo cuando un comando universitario asaltó un motel de La
Paz y expulsó en paños menores a las parejas que se encontraban allí en el momento de
la toma.

Pero el gobierno, a pesar de todo, tuvo tiempo de terminar y desarrollar algunas obras.
Inauguró la planta de fundición de Estaño de Vinto, una de las aspiraciones más caras del
país durante décadas, culminando la iniciativa tomada por Ovando en 1966. Se crearon
las primeras corporaciones de desarrollo departamental (La Paz y Tarija) que cumplieron
un destacado rol de desarrollo regional hasta 1995. Se trabajó en el proyecto de una
nueva Constitución que nunca llegó a discutirse.

EL IV CONGRESO DE LA COB Y LA ASAMBLEA POPULAR (1971)

Para entender la creación de la Asamblea Popular, hay que remitirse al IV congreso de la


COB que se realizó entre el 1º y el 12 de mayo de 1970. Allí las posiciones del
nacionalismo revolucionario se enfrentaron al trotskismo y a diversas líneas del
comunismo. Tras encendidos debates, Lechín logró mantenerse en el cargo de secretario
ejecutivo, a pesar de la andanada de acusaciones de traidor que recibió de todos los
ángulos. El documento del IV congreso que se conoce como tesis socialista, fue el más
radical de todos los aprobados en la historia de la organización. La COB se autoasumía
como un órgano real de poder y un mecanismo para la toma del gobierno. La conquista
del socialismo era la premisa principal y la lucha por lograrlo su primer objetivo. En criterio
de sus autores, las condiciones objetivas para la toma del poder estaban dadas. Desde
luego, el poder sería tomado por el proletariado encarnado en los mineros.

La Asamblea Popular creada el 10 de junio y que comenzó a sesionar desde el 22 de junio


de 1971, buscaba sustituir todo el andamiaje de la democracia tradicional,
transformándose en un verdadero órgano de poder en el país. Contra la representatividad
en el Parlamento ligada exclusivamente al sistema de partidos políticos, la AP (223
delegados) se estructuró de acuerdo a sectores de producción y representaciones de
clase. Así habían delegados mineros (132, mayoría), fabriles y en menor medida
universitarios, maestros e intelectuales. El sector agrario estaba escasamente
representado. El carácter de vanguardia proletaria en la AP, era de influencia trotskista
(POR de Lora).

En su corta vida la Asamblea Popular (que tuvo asambleas regionales en cada


departamento) no pasó de su etapa organizativa y de una larga serie de discursos y
polémicas que debilitaron su estructura y sus posibilidades. Tras una reunión inicial el I de
mayo en el edificio del Parlamento, se convocó a su instalación para el 22 de junio. Juan
Lechín fue su Presidente y el presídium estuvo integrado por el fabril Humberto Pabón,
primer Vicepresidente, el campesino Casiano Amurrio segundo Vicepresidente y como
vocales Miguel Verástegui (constructor), Alfredo Llanos (petrolero), Oscar Eid
(universitario), Abraham Monasterios (ferroviario), Félix Challapa (harinero) y Guido
Quezada (maestro). El 2 de julio (apenas 1 1 días después) se produjo la última sesión. La
retórica de los asambleístas era de tal virulencia que generó un clima de temor en los
sectores empresariales y en los partidos de derecha. Las tensiones internas se reflejaron
fuera del hemiciclo y mostraron un alarmante fraccionalismo. La asamblea además se
negaba en rotundo a darle un mínimo apoyo al gobierno, cuya orfandad era dramática, al
estar cercado por la derecha y despreciado por una izquierda convencida de que la
revolución definitiva estaba a la vuelta de la esquina, aunque su primera resolución advirtió
la inminencia de un golpe y la decisión de responder con la movilización y la huelga
general. Se propuso también, aunque nunca se concretó, el restablecimiento de las
milicias populares al estilo de las de 1952.

MOVIMIENTO DE LA IZQUIERDA REVOLUCIONARIA (MIR) Y PARTIDO SOCIALISTA


(PS) (1971)

Mientras en Lima se producía el pacto de unidad del MNR entre Víctor Paz E. y Hernán
Siles Z. (que se rompió al apoyar Paz el golpe de Banzer), en La Paz se crearon dos
partidos políticos de gravitación fundamental en las últimas décadas del siglo. El que
influyó más en la política boliviana fue el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria MIR
que nació el 26 de abril de 1971 en pleno gobierno de Torres, (aunque su fecha oficial de
fundación es el 7 de septiembre de 1971), formado sobre todo por universitarios y sectores
radicalizados de la democracia cristiana el grupo Espartaco, sectores del MNRI y
marxistas independientes. Pasó de una postura basada en el marxismo y en algunos
sectores en una tesis foquista apoyada en la lucha armada, a una postura democrática
entroncada a la Revolución de 1952 a partir de 1977. Lo fundaron, entre otros, Antonio
Aranibar, Jorge Ríos Dalenz, Jaime Paz Zamora y Óscar Eid. El MIR encarnó a una nueva
generación que esperaba opciones nuevas distintas del movimientismo y el marxismo
tradicionales.

En mayo de 1971 se fundó el Partido Socialista, inspirado por Marcelo Quiroga Santa
Cruz, que con los años fue su líder indiscutido. Postulaba la marcha al socialismo y la
conquista del poder por un gobierno popular de esencial raíz obrera. Lo formaron
unificando a UNIR, APB, FARO y FLIN. Fundaron el PS, Quiroga Santa Cruz, Guillermo
Aponte Burela, Mario Miranda y Alberto Bailey. La figura de Quiroga le dio un gran impulso
al PS, obteniendo notables resultados electorales en el período 1978-1980. En 1979 se
dividió en dos alas, la más vigorosa denominada PS-1 bajo el liderazgo de Quiroga. Tras
la muerte de su líder entró en un período de franca decadencia hasta su desaparición.

EL GOLPE DE 1971 Y LA CAÍDA DE TORRES

La profunda debilidad del régimen del Gral. Torres determinó su inevitable caída. Sectores
de derecha, la empresa privada, una gran parte de las FF.AA. y la participación de FSB y
el MNR, confluyeron en la organización del golpe que se originó en Santa Cruz. El
movimiento estuvo liderizado por el Cnl. Banzer que fue arrestado el mismo día del
levantamiento (19 de agosto). Banzer había irrumpido en el escenario político de esos días
al enviar junto al Cnl. Edmundo Valencia, siendo comandante del colegio militar, una dura
carta a Juan Lechín (9 de diciembre de 1970) en la que lo desafiaba a un debate público
sobre el futuro de las FF.AA., a las que Lechín criticaba sin cesar, el debate nunca se
realizó. En enero de 1971 Banzer fue destinado a Curahuara de Carangas, En esos días
(11 de enero) protagonizó un frustrado intento de golpe de estado fue dado de baja y
exiliado a la Argentina.
Jóvenes combatientes en la colina de Laikakota de La Paz, enfrentan el golpe
militar de 1971 (Lucio Flores).

El golpe fue gestado en una combinación de dos sectores, el militar y el civil. El militar
estuvo encabezado por el mayor Humberto Cayoja. Entre los altos oficiales se encontraba
el Gral. Remberto Iriarte y también el Cnl. Hugo Banzer que logró importante ascendiente
tras su acción subversiva de enero de 1971 desde el colegio militar. El sector civil tenía
como cabeza a Mario Gutiérrez jefe de FSB, Ciro Humbolt y Raúl Lema como
representantes de Paz Estensoro a la sazón exiliado en Lima.

El Gral. Torres salió al exilio, al igual que dirigentes como Lechín, su gabinete y el mayor
Rubén Sánchez, ultimo bastión de la defensa gubernamental. A pesar de las aspiraciones
personales de Iriarte y Mendieta que apelaban a su mayor jerarquía en el escalafón militar,
Banzer llegó a palacio el 21 de agosto y juró a la presidencia basada en el liderazgo que
había asumido claramente al comenzar ese mes. Inmediatamente se clausuraron las
actividades de la COB y los partidos de izquierda. El nuevo régimen fue particularmente
duro con los universitarios que tanto en La Paz como en Santa Cruz resistieron hasta
después del mismo 21. El saldo de esas tres jornadas fue 98 muertos y 560 heridos.

HUGO BANZER SUÁREZ (1926-2002)

El Gral. Banzer nació en Concepción (Santa Cruz) el 10 de mayo de 1926. Ingresó al


colegio militar y muy joven ocupó responsabilidades en el gobierno. Fue ministro de
Educación (1964-1965) en el gobierno de Barrientos. En 1970 fue director del colegio
militar del ejército (desde ese cargo se sublevó en enero de 1971 sin éxito). En agosto de
1971 derrocó al Gral. Torres. Tenía entonces 45 años. Gobernó el país durante
prácticamente siete años.
Hugo Banzer Suárez (Lucio Flores, 1971)

Su primer gobierno es uno de los cuatro más prolongados de la historia de Bolivia. Tras
las frustradas elecciones generales de 1978 fue derrocado por su ex-ministro del Interior
Juan Pereda Asbún en ese mismo año. En 1979 se presentó como candidato presidencial
de la ADN (Acción Democrática Nacionalista) partido del que fue fundador y jefe. Ocupó el
tercer lugar. También en 1979 afrontó un juicio de responsabilidades por sus actos de
gobierno. En 1980 volvió a candidatear y ocupó nuevamente el tercer lugar. A partir de
1982 pasó a ser opositor frontal del gobierno de la UDP desde posiciones de derecha.

En 1985 ganó las elecciones presidenciales por mayoría relativa (33% frente al 30% de
Paz E.), pero fue derrotado por Paz en la elección congresal. En octubre del mismo año
firmó el Pacto por la Democracia con Paz apoyando su gobierno. Nuevamente candidato
en 1989, obtuvo el segundo lugar detrás de Gonzalo Sánchez de Lozada, pero sus votos
en el parlamento fueron decisivos para hacer Presidente a Jaime Paz con quien se alió y
co-gobernó entre 1989 y 1993 en una coalición denominada Acuerdo Patriótico. Volvió a
postular a la presidencia en 1993 y perdió otra vez frente a Sánchez de Lozada. Fue
opositor al gobierno del MNR en el período 1993-1997. Ganó por estrecho margen (22 %)
las elecciones de 1997 que permitieron que el congreso lo ungiera Presidente
constitucional del país. Murió en Santa Cruz el 5 de mayo de 2002 a los 74 años.

Banzer fue seis veces candidato presidencial, ganó dos elecciones (1985 y 1997), obtuvo
dos segundos lugares (1989 y 1993) y dos terceros (1979 y 1993).

PRIMER GOBIERNO BANZER 1971-1978

Bolivia había llegado en 1971 a una polarización que dividió la nación en dos de manera
irreconciliable. Por un lado, quienes creían que había llegado la hora del cambio sin
contemplaciones. Por el otro, la izquierda que atravesaba una etapa de euforia
revolucionaria sin precedentes. La clase media asustada se aferró a la salida de una
derecha también radical que no estaba dispuesta a ver tocados sus intereses. El
anticomunismo era una bandera también intransigente. En un punto histórico como éste,
no era posible pensar en una solución por la vía del diálogo. El contexto internacional
hacía imposible un giro a la izquierda al estilo de la UP chilena. Los gobiernos de
Argentina y Brasil, presididos por militares de derecha, no querían ni pensar en un vecino
revuelto por la revolución. Estados Unidos apoyaba sin restricción alguna al militarismo de
derecha. Torres y la asamblea popular estaban condenados, pero pelearon antes de caer
definitivamente derrotados.

El gobierno estaba sustentado en las FF.AA. y en una organización denominada Frente


Popular Nacionalista (FPN), hechura de Banzer, que unía irónicamente a dos enemigos
teóricamente irreconciliables, FSB y el MNR, este último seguía siendo un partido
gravitante en la vida nacional como se vio en los procesos electorales posteriores. El
abrazo entre Mario Gutiérrez y Víctor Paz confirmó esa curiosa unión que apoyaba al Cnl.
Banzer. La alianza del FPN fue un antecedente de otro abrazo más traumático aún para
muchos, que protagonizó esta vez Banzer con el MIR dieciocho años después.

De los ocho gabinetes del gobierno Banzer se pueden mencionar como ministros
importantes de su administración a Mario Gutiérrez (Relaciones Exteriores), Andrés Selich
(Interior), Ciro Humboldt (Trabajo), Carlos Valverde Barbery (Salud), Carlos Serrate Reich
(Minas y Metalurgia), Alfredo Arce (Interior), Alberto Natusch (Agricultura y Asuntos
Campesinos), Juan Pereda (Industria e Interior), René Bernal (Defensa), Juan Lechín
Suárez (Planeamiento y Coordinación), Waldo Bernal Pereira (Educación), Carlos Calvo
(Finanzas) y Guido Vildoso (Salud).
LA VIOLENCIA EJERCIDA DESDE EL GOBIERNO

Los primeros meses de gobierno fueron particularmente férreos, el número de presos


políticos y de exiliados fue muy elevado. La violencia volvió a enseñorearse del país. No
se respetaron ni la Constitución ni las leyes. Los cuerpos de seguridad recordaron épocas
anteriores y la seguridad de quienes estaban en contra del régimen se perdió totalmente.
Las universidades del país fueron clausuradas entre 1971 y fines de 1972. Uno de los
hechos más terribles fue el fusilamiento de varios estudiantes en la universidad cruceña en
agosto de 1971. Se produjeron también algunos casos de desaparecidos, no esclarecidos
nunca, al estilo de la terrible dictadura argentina.

Las dependencias policiales al lado del edificio del Congreso y la prisión de Chonchocoro
en La Paz rememoraron el concepto de los campos de concentración del I\INR,
Centenares de Jóvenes universitarios, dirigentes políticos y sindicales pasaron por sus
celdas y fueron vejados y torturados en ellas. Los ministros del Interior más duros de este
periodo fueron Andrés Selich Chop y Mario Adett Zamora. Manejaban el servicio de
inteligencia del Estado y fueron directos responsables de tortura y malos tratos a decenas
de detenidos el col. Rafael Loayza, cnl. Ernesto Cadima y el cap. Carlos Mena. Dirigián el
DOP en La Paz Guido Benavides, en Cochabamba Abraham Baptista y Ernesto Morant.

Una comisión redactó la ley fundamental de la Universidad que, mediante la creación del
CNES (Consejo Nacional de Educación Superior), eliminó el co-gobierno paritario, no
permitió el desarrollo de actividades políticas a los universitarios y suprimió la autonomía.

DESARROLLO ECONÓMICO

Durante este período de gobierno se produjo una etapa de bonanza económica sin
precedentes, fundamentalmente por los precios favorables de nuestras principales
materias primas d exportación (1974 - 1975). Baste mencionar que el estaño llegó a
cotizarse en casi 8 dólares po libra fina a mediados de los años setenta (record histórico
que nunca más se volvió a repetir) el gas llegó a venderse a 4,4 dólares por millar de pies
cúbicos (1976). Era además el tiempo dc los créditos internacionales fáciles, frescos y
rápidamente disponibles. Esta situación impulsé el crecimiento económico del país que,
sin embargo, no fue canalizado hacia un crecimiento integral y estructural, lo que
determinó un «boom» artificial de consecuencias negativas con el paso de los años.
Este fue un período en el que se gobernó con la aprobación de varios decretos-ley que
sustituían las leyes aprobadas por el poder legislativo, clausurado en Bolivia desde 1969.
Se aprobó una ley de inversiones que varios sectores calificaron como entreguista, de un
tenor sumamente liberal para fomentar la presencia de inversionistas extranjeros. Se logró
una afluencia sin precedentes en la historia de créditos del más diverso tipo, lo que
permitió llevar a cabo varios proyectos de desarrollo y comunicaciones. La consecuencia a
mediano plazo fue el endeudamiento del país que pasó de una deuda de 460 millones de
US$ en 1971 a casi 3.000 millones de US$ entre los préstamos recibidos y deuda
contratada en 1978. Un número apreciable de los créditos fueron canalizados en
inversiones no productivas que frecuentemente se malversaron.

Desarrollo vertical de La Paz en la segunda mitad del siglo XX


(Willy Kenning, 1997)

La industria de la construcción fue una de las más beneficiadas en estos años. Por un lado
se produjo un crecimiento multiplicado de la vivienda de propiedad horizontal en La Paz, el
más alto en la historia de la ciudad. Santa Cruz registró un crecimiento proporcional
superior Se desarrollaron importantes proyectos camineros, como la vinculación del norte
de La Paz y el Beni, la autopista La Paz-El Alto que fue denunciada por su astronómico
costo (3.5 millones de US$ el Km.). Se renovó el equipo ferroviario nacional y se impulsó
el crecimiento del LAB a través de la adquisición de varios jets y la ampliación de su
servicio internacional. Banzer modernizó la flota de jets del LAB adquiriendo un 727-100,
dos 727-200 de gran autonomía y un 707 de carga. ENTEL también entró en un proceso
de modernización y vinculación con la era del satélite al instalarse la primera estación
terrena del país, la estación Tiahuanacu en La Paz (1978).

La sobredimensión de algunos proyectos dejó grandes instalaciones funcionando a menos


del 50% de su capacidad. Los casos de la fábrica de Aceites de Villamontes y la Refinería
de Cochabamba o la Hilandería de Santa Cruz, son ilustrativos. Entre las destacadas
obras civiles, se construyeron importantes edificios públicos, como el Banco Central en La
Paz (31 plantas, el edificio más alto del país) y el palacio de Telecomunicaciones.

Boeing 727 CP-861 del Lloyd Aéreo Boliviano con el que se inició la era del jet en la
aviación civil boliviana en 1970.

LA DEVALUACION MONETARIA Y LA MASACRE DE TOLATA

Tras 16 años de estabilización monetaria, en 1972 se determinó la devaluación del peso


en un 66% (de 12 pesos por dólar se pasó al cambio de 20).

Por varios años se había mantenido una paridad artificial que ponía en riesgo a la
economía. El rezago cambiario obligó a una medida radical que trajo como respuesta un
intenso movimiento popular de protesta, manifestaciones, etc., con los consiguientes
enfrentamientos.
En 1974 un paquete de nuevos correctivos económicos volvió a generar protesta popular.
Los acontecimientos más graves se vivieron en el valle de Cochabamba, el ejército
movilizó efectivos y tanques para controlar la situación, En las localidades de Tolata y
Epizana las manifestaciones fueron respondidas con disparos, dejando un saldo de
algunos muertos y varios heridos. Estos hechos fueron bautizados como «masacre de
Tolata.

EL GAS

EI caso del petróleo es ilustrativo. Bolivia había pasado (años 50) a ser país exportador en
pequeñísima escala. En este gobierno llegó al máximo de su capacidad (1975) con una
exportación de 2.105.302 1113. A partir de entonces se produjo una reducción hasta
prácticamente cesar de exportar y mantener años después un difícil abastecimiento del
mercado interno. YPFB, tradicionalmente una de las pocas empresas estatales solventes,
entró en una espiral preocupante de pérdidas. Hay que mencionar también el nuevo
código de Hidrocarburos que permitió a más de 15 empresas extranjeras iniciar trabajos
de prospección en Bolivia con el sistema de contratos de operación y explotación con
YPFB. La producción petrolífera del período 1971-1978 fue, como dijimos, la mayor de la
historia de YPFB. En 1971 se produjeron casi 40.000 barriles día, en 1973 se tocó el pico
más alto con una producción de casi 48.000 barriles, para terminar en 1978 con una
producción diaria de alrededor de 28.000. Estas cifras incluyen la producción combinada
de YPFB y las empresas contratistas. En los años posteriores el país pudo abastecer su
consumo y lograr incrementos que mantuvieran equilibrada la curva ascendente de
consumo con la de producción, pero no se pudo pensar más en la exportación de petróleo
crudo. Pero lo grave de esa etapa fueron las falsas expectativas que se generaron en el
país y las inversiones desmesuradas en refinerías e instalaciones que se
sobredimensionaron.

La preeminencia incuestionable del estaño como materia prima de exportación en la


primera mitad de este siglo, comenzó a sufrir variaciones importantes en el período 1950 -
1975 y dramáticas en el período 1975 - 1986. El gobierno del MNR se empeñó con éxito
en el crecimiento de la producción petrolífera incluso exportable. En los años setenta se
pasó del máximo de exportación de crudo a la crisis que obligó a acortarla radicalmente
para poder abastecer el consumo interno, pero también en esos años se confirmó nuestra
riqueza gasífera.

En ese contexto los minerales fueron cada vez menos importantes como rubro de
exportación, hasta la crisis radical de 1985 que convirtió al gas en nuestro primer ingreso
de exportación. Esto fue posible porque en la década de los años setenta se confirmó que
Bolivia es un país con reservas de gas mucho más que de petróleo. Nuestro subsuelo
poseía varios trillones de de gas que, racionalmente consumidos internamente y sobre
todo exportados, significan una importante y creciente fuente de ingresos.

La inicial ilusión de ser productores de petróleo para la exportación fue sustituida por la
realidad de ser una nación con buenas reservas de gas, que colocaron a Bolivia en
posición ventajosa, sobre todo por el alto nivel de consumo de nuestros dos vecinos más
grandes, Brasil y la Argentina. La producción boliviana de gas natural creció notablemente
de 1964 (algo tenemos de 20 millones de Ples cúbicos día) a 1971 (150 millones de pies
cúbicos día). Esto permitió la suscripción de un importante convenio de venta de gas a la
Argentina que Barrientos firmó con su colega Juan Carlos Onganía el 2 de julio de 1968,
que establecía un compromiso de venta por veinte años al precio de 0,225 dólares por
millar de pies cúbicos y un volumen de 141 millones de Ples cúbicos día. En su mejor
momento (1976) Bolivia recibió un pago de 4,46 dólares por millar de Ples cúbicos
exportados, luego el precio fue declinando hasta que en los años noventa cayó por debajo
de un dólar por MPC. Bolivia inició la exportación el 29 de abril de 1972 en el gobierno de
Banzer una ve: que se terminó la construcción del gasoducto que nos unía con Buenos
Aires.

La importancia del gas en la economía nacional fue creciendo hasta superar el 50 % del
total de nuestros ingresos por exportaciones en la primera mitad de los años ochenta. En
ese momento el país recibió más divisas por el gas que por nuestros minerales. Esa
situación volvió a cambiar y el gas declinó en importancia, siempre en relación estrecha
con el precio internacional, tanto del gas como de los minerales. Pero desde los años
setenta se convirtió en un componente esencial de nuestra economía exportadora. En
1972 producíamos 195 millones de pies3 día, en 1978 llegamos a una producción de 225
millones de pies3 día.
La inyección económica que representó la venta de gas a la Argentina llevó al gobierno a
iniciar una negociación con el Brasil un consumidor potencial mucho mayor que nuestro
vecino del sur. El 22 de mayo de 1974 los presidentes Hugo Banzer de Bolivia y Ernesto
Geisel del Brasil, suscribieron un acuerdo de cooperación y complementación en
Cochabamba. Lo más importante del documento era el compromiso de Bolivia de vender
al Brasil 240 millones de pies3 día por veinte años, a cambio de la instalación de un
complejo industrial en el sudeste del país con una planta siderúrgica, una petroquímica y
una fábrica de cemento. Pero tan ambicioso proyecto se frustró, la razón fundamental fue
una cerril oposición interna liderizada por los grupos más recalcitrantes de izquierda
nacional que acusaron a Banzer de entreguista, sosteniendo que el gas boliviano debía
usarse íntegramente en el desarrollo interno. El Presidente, a pesar de su poder casi
omnímodo, no se atrevió a insistir (aunque en 1977 volvió a firmar un acuerdo ratificatorio
con Geisel). Probablemente las tensiones internas del gobierno fueron obstáculos
mayores que la propia oposición. Sectores políticos y militares del gobierno estaban
fuertemente influidos por las ideas nacionalistas de los años cincuenta. Tampoco ayudó la
subida espectacular de los precios del petróleo, que desanimaron al Brasil de empeñarse
en la concreción del convenio. El hecho es que esa frustrada venta fue uno de los
mayores fracasos del gobierno de Banzer en su gestión y postergó las posibilidades reales
de un gr n crecimiento económico del país.

EL DESARROLLO DE SANTA CRUZ

El comienzo de la integración del oriente, lograda hacia 1954 con el camino Cochabamba-
Santa Cruz, se impulsó en gran medida en este período. Como hemos visto Santa Cruz
pasó de 42.000 habitantes en 1950 a más de 350.000 en 1980. Un crédito de más de 60
millones de US$ se destinó al algodón, el resultado fue un fracaso por el uso inadecuado y
muchas veces deshonesto de los créditos. Pero, a pesar de estos elementos negativos,
hubo otros aspectos. Se incrementó la vivienda y se produjo una intensificación de la
ganadería. Las regalías departamentales a través del gas y el petróleo fueron
multiplicadas debido a los precios favorables, En conjunto se produjo un intenso
movimiento económico que convirtió a Santa Cru: en un polo de desarrollo de contrapeso
con La Paz, pero en ambos casos en desmedro del resto de la nación. Poco a poco la
región fue generando un crecimiento económico notable, que terminó por colocarla como
la primera del país al final del siglo, El crecimiento cruceño superó tanto demográfica como
económicamente tasas del 7 % a lo largo de más de un década de modo sostenidos El
crecimiento de la agroindustria y la ganadería fueron, junto a los hidrocarburos, los
factores más importantes de este despegue que colocó a Santa Cruz a la vanguardia
económica del país y que arrastró procesos migratorias que cambiaron poco a poco la
proporción de población en la zona andina (80 % en 1950) y en la zona de los llanos. Al
final de siglo más del 35 % de la población vivía por debajo de los 2.500 mts.

EL ESTATUTO DE GOBIERNO DE 1974. LOS ASESINATOS DE SELICH, ZENTENO Y


TORRES Y LA "OPERACIÓN CÓNDOR"

Tras la gravedad de acontecimientos, como el asesinato del CIII. Andrés Selich ex-ministro
del Interior (1971-1972), que fue brutalmente golpeado por funcionarios de seguridad del
gobierno hasta matarlo, forzaron la renuncia del ministro Alfredo Arce Carpio. Paz
Estenssoro fue exiliado del país ante su creciente distanciamiento y críticas al régimen, se
produjeron además dos intentos de golpe de estado con la participación de militares
institucionalistas y el MIR, y el deterioro del esquema del FPN que se hizo muy evidente,
Por eso Banzer determinó anular la vigencia de los partidos y proclamó el receso total de
actividad política y sindical y comenzó un período dictatorial abierto con respaldo de las
FF.AA., a partir del 9 de noviembre de 1974, lo que implicó un evidente endurecimiento del
gobierno. Esto le permitió gobernar con más comodidad, sin la presión de los grupos
civiles representados en los partidos que lo apoyaron hasta entonces. El programa original
de esta fase de la dictadura era gobernar hasta 1980 y luego llamar a elecciones. No pudo
ser, la presión interna y externa y algunos asuntos emocionales que afectaron al
Presidente adelantaron forzadamente la fecha de convocatoria electoral.

Durante 1976 la opinión pública se vio estremecida por el asesinato del exiliado ex-
presidente Torres en Buenos Aires, que fue secuestrado, acribillado sin piedad y
abandonado bajo un puente en la provincia de Buenos Aires. En mayo había sido
asesinado el general Joaquín Zenteno Anaya en París mientras se desempeñaba como
embajador en Francia. Ambos actos terroristas nunca fueron esclarecidos. Los sectores de
oposición al gobierno atribuyeron ambos asesinatos a la mano del gobierno en
combinación con la dictadura militar argentina. En los hechos, durante esos años, se
desarrolló un sistema llamado «Operación Cóndor» que vinculó a las dictaduras del cono
sur (Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil) que no sólo era una comunidad
de inteligencia, sino que actuó en la detención, tortura y aún muerte de ciudadanos de la
región que actuaban en grupos insurgentes y clandestinos con el objetivo de derrocar a los
militares. Con frecuencia fueron desaparecidas personas inocentes.

EL ABRAZO DE CHARAÑA

El 8 de febrero de 1975 se reunieron en la localidad fronteriza de Charaña los presidentes


de Bolivia Hugo Banzer y de Chile Augusto Pinochet. Tras arduas negociaciones previas
ambos países acordaron la reanudación de relaciones diplomáticas con el objetivo de
resolver el tema de la forzada mediterraneidad boliviana. El paso se dio tras 13 años de
ruptura diplomática. Chile tomo esta decisión porque le daba aire a la sangrienta dictadura
que había derrocado a Allende en 1973. El aislamiento internacional del gobierno de
Santiago era casi total y las tensiones con Perú presagiaban aires de guerra.

El 26 de agosto de 1975 el embajador boliviano Guillermo Gutiérrez Vea Murguía hizo


conocer la propuesta del país: La cesión de un corredor soberano con continuidad
territorial al norte de Arica, limitando con la frontera chileno-peruana (llamada línea de la
Concordia), que le daría a Bolivia un acceso soberano al Pacífico con la posibilidad de
construir un puerto propio.

Augusto Pinochet y Hugo Banzer en un vagón de ferrocarril antes de la firma del


Acuerdo de Charaña de 1975.

El 19 de diciembre el canciller chileno Patricio Carvajal respondió en una carta: "la


respuesta chilena se funda en un arreglo…que no contendría innovación alguna...del
Tratado de 1904. Se consideraría la cesión a Bolivia de una costa marítima soberana,
unida al territorio boliviano por una faja territorial, igualmente soberana".

En la primera mitad de 1976 se habló de que el proceso implicaría un canje territorial para
compensar el espacio que cedería Chile y se dejó entrever que el gobierno boliviano
estaba dispuesto a aceptar esa opción. La idea fue rotundamente rechazada por la opinión
pública b liviana y en 1977, oficialmente, fue desechada por el Presidente boliviano.

Chile, como estipulaba el Tratado de 1929, consultó al Perú sobre la negociación. El 19 de


noviembre de 1976 el gobierno de Francisco Morales Bermúdez respondió indicando que
estaba de acuerdo con la propuesta global, pero pidió que un área en el último kilómetro
antes de la costa fuese de soberanía compartida tradicional, sin perjuicio de reconocer la
soberanía exclusiva de Bolivia en el mar territorial.

El 26 de noviembre Chile rompió la negociación al responder que declinaba considerar la


contrapropuesta peruana por considerar que afectaba su soberanía y los términos del
Tratado de 1929.

El proceso de diálogo desarrollado entre Chile y Bolivia desde fines de 1976 estaba ya
condenado por la nota chilena al Perú. Tras algunos intentos estériles en meses
posteriores, el 17 de marzo de 1978 Bolivia rompió relaciones diplomáticas con Chile.

Esta fue sin duda la negociación más importante que se llevó a cabo entre los dos países,
y el compromiso más explícito de Chile para lograr una solución a nuestra mediterraneidad
forzada, frustrado una vez más por el propio gobierno chileno.

LA HUELGA DE LAS MUJERES MINERAS, LAS ELECCIONES Y LA CAÍDA DE


BANZER

En 1977 Banzer convocó a elecciones, casi tres años antes de su propio cronograma. La
evidencia de que la bonanza económica se terminaba y abría paso a una severa crisis y la
presión de la nueva administración estadounidense presidida por Jimmy Carter y
obsesionada por el respeto a los derechos humanos, impulsaron al gobierno a tornar la
decisión, Pero el verdadero factor de inflexión surgió del seno del país. Una huelga de
hambre iniciada por cuatro mujeres mineras (entre ellas la célebre Domitila Chungara) que
en pocos días se hizo masiva, forzó a Banzer a conceder una amnistía irrestricta. La
debilidad del régimen se puso en evidencia, el agotamiento salió a la luz a la par que se
debilitaban las barreras de la censura y las restricciones político-sindicales que el país
había sufrido por más de un lustro.

Piquete de huelga de hambre en La Paz: Luis Espinal (1º izq.), Xavier Albó (3º) y
Domitila Chungara (6º) (Anónimo 1977)

En principio Banzer pensó postularse como candidato, pero la resistencia a su figura lo


hizo apostar a un candidato oficialista que fuese absolutamente leal a su poder, por ello
escogió al ministro del Interior Juan Pereda Asbún y para respaldarlo se formó la Unión
Nacionalista del Pueblo (UNP), que agrupaba a pequeños partidos conservadores y
fracciones de partidos tradicionales. Como principal fuerza de oposición se colocó la
Unidad Democrática y Popular (UDP), coalición del MNRI, el MIR y el PCB que tuvo como
candidato a Hernán Siles. Se presentó también el ex-presidente Víctor Paz con su partido,
el MNR.

El 9 de julio de 1978 se realizaron elecciones. Ganó el candidato oficial Gral. Juan Pereda
de la (UNP) (985.140 votos, 51%), obtuvo el segundo lugar Hernán Siles Zuazo de la
Unidad Democrática y Popular (484.383 votos, 25%) y el tercero Víctor Paz Estenssoro del
MNR (213.662 votos, 11 %). Las elecciones fueron anuladas al denunciarse y
comprobarse un gigantesco fraude. El gobierno no calculó el impresionante margen de
votos de la UDP que representaban el apoyo a una propuesta de izquierda y una
respuesta nacional en contra de la dictadura v la larga saga de gobiernos militares. El
tamaño del engaño fue tal que el número de votos emitidos superó en un 3,49% al número
de ciudadanos inscritos para votar. Se desató la crisis. Pereda y su gente no estuvieron
dispuestos a aceptar la pérdida del poder. El delfín acabó por volcarle la espalda a su
superior y mentor y decidió dar el golpe. El 21 de julio el Gral. Banzer abandonó el palacio
en medio de lágrimas, sin tener la satisfacción de entregar el mando al ganador en las
urnas.
INESTABILIDAD POLITICA (1978 – 1982)

EL MOMENTO HISTÓRICO

Bolivia, igual que el resto de los países latinoamericanos (unos antes que otros) se vio
ante la disyuntiva del cambio. La dictadura militar había agotado sus postulados, la
sociedad estaba cansada de tres lustros de gobiernos militares de diferente cuño y
esperaba ansiosa la apertura total de las compuertas de la democracia. Pero ocurría que
el modelo del Estado del 52 parecía mantener todavía su vigor. El capitalismo de Estado
había sido seguido al pie de la letra por los militares y probablemente Banzer había sido el
Presidente que más empresas estatales creó desde las históricas medidas de 1952. Los
militares habían organizado a su vez mecanismos internos que los tenían convencidos que
su rol histórico era planificar el Estado, gobernarlo y garantizar su futuro (se tomaban
absolutamente en serio aquello de que eran "la institución tutelar de la patria"). Esa lógica
tardó varios años en romperse, además de la evidencia de que el poder traía consigo
prebendas y ventajas personales que derivaban en una marcada corrupción.

La sociedad civil por su parte seguía debatiéndose en la antinomia que había marcado la
dramática ruptura nacional en 1971. Las posiciones de izquierda marxista parecían más
vigorosas que nunca, en tanto los defensores de ideas económicas liberales parecían
arrinconados y solos en los estamentos empresariales más poderosos que, por ello
mismo, ejercían fuerte presión. Las profundas tensiones ideológicas alentadas por una
retórica incendiaria de ambos bandos, no contribuían a un clima de diálogo. A este
contexto se sumaba la lógica avidez del pueblo por gozar de los derechos del ejercicio de
la libertad que habían sido suprimidos por tantos años. Libertad de pensar, expresarse en
privado y en público, de asociarse, de apoyar a partidos políticos de toda tendencia y
expresarse a través de sus organizaciones sindicales y gremiales. Esta compleja realidad
sumada a la falta de práctica política y democrática, abrió las puertas a una etapa
dramática y desquiciada como probablemente no se vivió en Bolivia en toda nuestra
historia republicana.

La caída del general Banzer abrió el período de mayor inestabilidad política de la historia
de Bolivia. Por un lapso de cuatro años (desde el 21 de julio de 1978 hasta el IO de
octubre de 1982), el país se vio sacudido por dislocamientos violentos de su estabilidad y
su continuidad política. En ese período contamos nueve gobiernos (ocho presidentes y
una junta militar). De ellos siete fueron de facto y sólo dos constitucionales, además cuatro
de esos nueve se cuentan entre los diez más breves de toda nuestra historia. Eso implica
un promedio de un gobierno cada cinco meses y medio. Nunca antes Bolivia había sido
sacudida por tal índice de inestabilidad.

JUAN PEREDA ASBÚN (1931-2012)

Juan Pereda nació en La Paz el 17 de junio de 1931. Se graduó como subteniente piloto
en el colegio militar de aviación, Siguió estudios de especialización en Italia y en la
Argentina en escuelas de estado mayor. Fue comandante del colegio militar de aviación y
comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Formó parte del gobierno de Hugo Banzer corno
ministro de Industria y Comercio y luego como ministro del Interior. Fue candidato a la
presidencia de la Republica en 1978 en elecciones nacionales que fueron anuladas al
comprobarse un gigantesco fraude en su favor. Dos días después de la anulación organizó
un golpe de estado contra el Gral. Banzer a quien derrocó (21 de julio). Ejerció la
Presidencia por algo más de tres meses cuando contaba con 47 años. En noviembre de
1978 fue derrocado por el Gral. Padilla. Desde entonces se retiró de la vida pública. Se vio
afectado por desórdenes de comportamiento en los últimos años de su vida. Murió en
santa Cruz el 25 de noviembre de 2012 a los 81 años.

GOBIERNO PEREDA 1978

Pereda llegó al poder con escaso sustento político e incluso militar. Fue apoyado por
algunas fracciones que habían crecido en el gobierno de Hugo Banzer y en particular por
una organización creada para respaldarlo en tiempo electoral, que fue integrada por
jóvenes próximos al Banzerismo bajo el denominativo de CUN (Consejo de Unidad
Nacional), una de cuyas figuras generacionales más destacadas era Ronald MacLean.

El gobierno intentó cimentar su poder en el compromiso de abrir un período de transición


hacia la democracia, que no tenía sentido después de unas elecciones que abrieron las
compuertas para una práctica política plena y sobre todo que habían generado una sólida
conciencia democrática en el país. La promesa de convocar nuevamente a elecciones en
1980 no satisfizo a nadie.

El único hecho relevante de su breve presidencia fue la reunión que sostuvo en


septiembre con el Presidente Ernesto Geisel, en la que se ratificó por tercera vez la
voluntad boliviana de vender gas al Brasil, incrementando la cifra inicialmente prevista
hasta 400 millones de pies cúbicos diarios. Estas conversaciones, que continuaron en
gobiernos posteriores, no se llegaron a concretar en hechos sino hasta dieciocho años
después.

La tensión política creció en pocas semanas. Los partidos y frentes más importantes
(UDP, MNRA y PS-I) expresaron permanentemente su deseo de que la apertura
democrática pasara de las palabras a la acción. En noviembre, la UDP anunció una gran
concentración en La Paz que el gobierno intentó prohibir. La concentración nunca se
realizó; en la fecha prevista (24 de noviembre) se produjo un incruento golpe de estado
que desplazó a Pereda sin resistencia alguna por parte de éste o sus seguidores. De ese
modo llegaba al gobierno una figura militar casi totalmente desconocida, el general David
Padilla Arancibia.

DAVID PADILLA ARANCIBIA (1927)

David Padilla Arancibia (Freddy Alborta, 1979)

David Padilla nació en Sucre el 13 de agosto de 1927. Se graduó como oficial en el


colegio militar de ejército. Realizó estudios de especialización en Bolivia, Argentina y
Estados Unidos. Fue comandante del ejército y desde ese cargo se sublevó derrocando a
Juan Pereda. Ocupó la presidencia a los 51 años entre el 24 de noviembre de 1978 y el 8
de agosto de 1979, fecha en que entregó el mando al Presidente constitucional Wálter
Guevara. En ese gobierno ocupó el cargo de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas
hasta el golpe del 10 de noviembre de 1979. Posteriormente tuvo esporádicas
intervenciones políticas a través de declaraciones personales, siempre en apoyo del
proceso democrático. Es autor de una singular autobiografía titulada Decisiones y
recuerdos de un general (1980).

GOBIERNO PADILLA 1978-1979

El Presidente Padilla llegó al gobierno apoyado por un grupo de militares institucionalistas


que sostenían la tesis de que las FF.AA. estaban profundamente desgastadas por su
prolongado ejercicio del gobierno, lo que hacía indispensable un «repliegue» a sus
funciones específicas y en consecuencia una apertura democrática plena a través del
proceso electoral. Algunos de ellos habían combatido al gobierno Banzer (en 1974 este
grupo propició un fracasado golpe de estado). El gabinete casi íntegramente militar reflejó
esa composición. Entre sus miembros más destacados se encontraban el Cnl. Gary Prado
(Planeamiento), el Cnl. Raúl López Leytón (Interior), el Cnls José Olvis Arias (Educación),
el Cnl. Rolando Saravia (Asuntos Campesinos), el contralmirante Oscar Pammo
(Industria), el Cnl. Norberto Salomón (Urbanismo) y el Cnl- Simón Sejas (Educación).
Paradójicamente, algunos de ellos, como Arias y Saravia, se embarcaron luego en
delirantes y frustradas intentonas golpistas. Por su lado, Pammo y Salomón Integraron dos
años después la terrible dictadura de García Meza.

El primer decreto del nuevo gobierno fue la convocatoria a elecciones para el 1º de junio
de 1979. La decisión bajó automáticamente la tensión social y política y permitió al
gobierno una administración relativamente normal de los asuntos de Estado.

EL CENTENARIO DEL ENCLAUSTRAMIENTO MARÍTIMO

El 14 de febrero de 1979 se recordó el primer centenario de la invasión chilena a


Antofagasta.

El país paralizó actividades por cinco minutos y en memoria del infausto suceso se
escucharon campanas y sirenas en todo el territorio. Bolivia llegaba a esta fecha en medio
de una aguda crisis política y en la antesala de la peor crisis económica de su historia en
tiempo de paz. Su debilidad en relación a Chile (desde el punto de vista de su crecimiento
demográfico, poder económico y militar) era mayor que en 1879, y su política internacional
para recuperar el mar carecía de la coherencia necesaria, La amarga experiencia del
«Abrazo de Charaña- quedaba como lección para el futuro en la búsqueda de reparar una
usurpación que hiere la consecuencia latinoamericana.

Hay que decir sin embargo, que sostener coherencia diplomática para Chile siempre fue
un ejercicio muy sencillo, desde la cómoda posición del país vencedor que usurpo, detentó
y se benefició económicamente de los territorios arrebatados, lo único que Chile que decir
a lo largo de Cien años es NO. Y lo dijo siempre sin el menor escrúpulo.

ACCIÓN DEMOCRÁTICA NACIONALISTA (ADN) (1979)

La posición del Gral. Banzer tras la apertura democrática era muy delicada. Fuertes
corrientes populares se estrellaban contra su pasado gobierno y la izquierda, a través del
PS-I, anunciaba la instalación de un juicio de responsabilidades contra su gestión nada
más iniciarse las actividades del Congreso que se elegiría en julio de 1979. A los
colaboradores del ex-presidente se les ocurrió que la única respuesta posible era la
creación de un partido político que le sirviera de paraguas en el mismo Parlamento. Así, el
23 de marzo de 1979 en el cine Esmeralda de La Paz se creó Acción Democrática
Nacionalista (ADN).

LA CONFEDERACION SINDICAL UNICA DE TRABAJADORES CAMPESINOS DE


BOLIVIA (CSUTCB)

Las luchas campesinas por el reconocimiento de su propiedad sobre la tierra, su dignidad


como ciudadanos y sus derechos elementales se desarrollaron a lo largo de casi toda la
historia republicana.

Creación de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia


(CSUTCB) en 1979 (Enzo de Lucca)
La reforma agraria de 1953 no sólo significó la recuperación de la tierra, sino la inserción
de los en la sociedad boliviana. A partir de entonces coparon cada vez más espacios,
comenzando por el educativo (educación rural y acceso libre a las universidades). La
organización de sindicatos campesinos se incrementó hasta llegar a un punto culminante
en 1979 con la creación de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos
(CSUTCB), bajo el liderazgo de Genaro Flores que era a su vez jefe del partido
Movimiento Revolucionario Tupac Katari (MRTK), La CSUTCB comenzó muy rápidamente
a jugar un papel decisivo en la lucha por la recuperación democrática y en contra de las
dictaduras militares y permitió a los campesinos un espacio de mayor influencia en el seno
de la COB.

LAS ELECCIONES DE 1979. EL EMPANTANAMIENTO. LA SOLUCIÓN GUEVARA

El proceso electoral tuvo esta vez un carácter de mayor libertad dada la neutralidad del
poder Ejecutivo. El clima electoral tenso se caracterizó por el encono y las acusaciones
entre las diversas candidaturas. Además de los nombres centrales de Siles (UDP) y Paz
(MNR) se perfilaron dos contendientes de peso, el primero Hugo Banzer que surgía a la
vida política después de su larga presidencia con un nuevo partido fundado en enero de
1979, Acción Democrática Nacionalista (ADN) de tendencia conservadora de derecha. El
otro candidato era Marcelo Quiroga Santa Cruz del Partido Socialista 1 (PS-I) que había
obtenido un pálido resultado en 1978 pero que ahora subía en el favor electoral. El
resultado final (1 0 de julio de 1979) fue el de un virtual empate. Hernán Siles obtuvo
528.696 votos (35.99%) contra 527.184 (35,89%) de Víctor Paz. Banzer logró 218.587,
logrando un sorpresivo y notable tercer lugar y Quiroga 70.765, nueve veces más que en
1978. Las acusaciones de fraude contra el MNR surgieron después de la etapa de
recuento de votos, en la que se anularon centenares de mesas por cualquier detalle, bajo
el amparo de una ley electoral que lo permitía.

El virtual empate entre Siles y Paz, dada la mínima diferencia de 1512 votos entre el
primero y el segundo abrió las puertas para una batalla intransigente en el legislativo. Al
no obtener la mayoría absoluta ningún candidato, la decisión final le tocó al Parlamento
que, tras siete votaciones entre el 4 y el 5 de agosto, no pudo lograr la mayoría para
ningún candidato (a Paz le faltaron cuatro votos que no pudo obtener a pesar de su
mayoría congresal). Fueron dos jomadas de alta tensión y con la sombra del golpe
rondando sobre los parlamentarios. Las posturas eran tan intransigentes que en las siete
votaciones los 25 parlamentarios andinistas votaron en blanco y los 5 del PS-I anularon
sus votos, En esos días era impensable un acercamiento del MNR o UDP a cualquiera de
esas dos fuerzas para lograr una solución al entrabamiento y un proyecto de
gobernabilidad. Esta experiencia traumática que fue saludada por dos sangrientos golpes
de estado en meses ulteriores, y la que vivió la UDP, condujeron por fin a los políticos a
soluciones razonables y de diálogo, inauguradas en 1985 con el pacto por la democracia
firmado entre Paz y Banzer.

Finalmente, a propuesta del honorable Tineo de ADN, se decidió designar como


Presidente constitucional interino de la República por un año a Wálter Guevara Arze
(electo por la coalición del MNR) a la sazón Presidente del Congreso.

WÁLTER GUEVARA ARZE (1912-1996)

Wálter Guevara nació en Cochabamba el 11 de marzo de 1912. Abogado, catedrático


universitario especializado en economía y derecho en la universidad de Chicago. Fue,
junto a Víctor Paz, Hernán Siles y otros, fundador del Movimiento Nacionalista
Revolucionario (1941).

Fue diputado y senador en varias oportunidades. Es autor entre otros libros de ensayo del
célebre Manifiesto a los ciudadanos de Ayopaya (1946) considerado fundamental para
explicar el programa del MNR. Embajador en Francia, Venezuela y Naciones Unidas. Fue
ministro Secretario (Villarroel), Relaciones Exteriores (Paz, primer gobierno, Siles, primer
gobierno v Barrientos, tercer gobierno) y Gobierno (Siles, primer gobierno).

En 1960 rompió con el MNR y fundó el Partido Revolucionario Auténtico del que fue
candidato presidencial, obteniendo el segundo lugar en las elecciones de ese año. En
1964 participó en el golpe que derrocó a Paz Estenssoro. En 1978 fue candidato
vicepresidencial de Paz. En 1979, en su calidad de Presidente del senado, fue designado
por el congreso como Presidente constitucional interino de la República cuando contaba
con 67 años. Menos de tres meses después fue derrocado por el Cnl. Natusch. En 1980
terció en las elecciones como candidato presidencial. Salió exiliado del país tras el golpe
de García Meza. A partir de 1982 y durante el gobierno de la UDP fue embajador en
Venezuela. Reintegrado plenamente al MNR, en 1989, fue candidato vicepresidencial de
Gonzalo Sánchez de Lozada. La fórmula ganó las elecciones pero no logró el poder en la
votación congresal. Retirado de la actividad política, murió en La Paz el 20 de junio de
1996 a los 84 años.

GOBIERNO GUEVARA 1979

La gestión del Dr. Guevara se encuentra entre las más breves de nuestra historia, lo cual
le impidió desarrollar un trabajo administrativo importante. Desde el primer momento el
Presidente expresó que en un año era imposible establecer medidas económicas y llevar
adelante el proceso electoral que le fue encomendado por el Congreso. Esta posición fue
interpretada por algunos sectores políticos y parlamentarios como un deseo prorroguista
del primer mandatario. A la distancia parece evidente que se hacían necesarios ajustes
económicos de fondo en un momento en que la crisis todavía no se había
desencadenado. Por otra parte, en una postura que retrata muy bien la época de enconos
e inflexibilidad que se vivía, el congreso que lo había designado no apoyó al gobierno y lo
dejó huérfano. Por esa razón a Guevara no le quedó más remedio que conformar su
gabinete con ministros independientes, lo que le restó fuerza política y capacidad
negociadora. En octubre se produjo el primer amago de golpe con un levantamiento en
Trinidad que no era más que un globo de ensayo. El Presidente se puso sobre aviso y,
advertido de un movimiento subversivo en marcha, decidió a fines de ese mismo mes el
relevo de algunos mandos militares claves. Esta decisión precipitó los acontecimientos y
provocaron el golpe de estado. Guevara optó por la transparencia y la inflexibilidad en sus
decisiones, a pesar de su dramática debilidad.

La conspiración no tenía solamente origen militar, sus ramificaciones llegaban hasta el


Congreso, al seno de las dos agrupaciones más poderosas del momento el MNR y la
UDP. Sus consultas con Paz fueron infructuosas y sus apelaciones a Natusch no
conmovieron al coronel involucrado en la subversión. En realidad el Presidente no tenía
opción alguna v actuó como debía, intentando preservar su autoridad.

EL JUICIO DE RESPONSABILIDADES AL GOBIER O DE BANZER

Nada más comenzar la legislatura de 1979 (la primera después de diez años), el líder del
PS-I Marcelo Quiroga Santa Cruz inició un juicio contra el ex-presidente Banzer tanto por
delitos económicos como por violación de libertades esenciales de los bolivianos. En una
exposición de casi doce horas Quiroga Santa Cruz ratificó sus brillantes condiciones como
parlamentario y estableció una densa acusación contra lo que a su juicio no podía
calificarse sino como una dictadura. La defensa del acusado insistió en que lo que se
pretendía en realidad era juzgar a las Fuerzas Armadas y no a Banzer, generando una
gran susceptibilidad militar que le daba argumentos a las FF.AA. proclives a un nuevo
golpe de estado. La interrupción del proceso democrático provocó que el juicio fuese
archivado primero y olvidado después.

LA ASAMBLEA GENERAL DE LA OEA EN LA PAZ

El rasgo más destacado del gobierno de Guevara fue, sin duda, el relativo a la cuestión
marítima, Por primera vez la Asamblea General de la OEA se realizó en nuestro país, a
ella como es tradicional asistieron los ministros de Relaciones Exteriores de todas las
naciones americanas.

Oficial del ejército delante de un tanque que bloquea el ingreso al Palacio Legislativo
(Román Cordero, 1979).

Llegó a Bolivia incluso el secretario de Estado de los Estados Unidos Cyrus Vance. El
objetivo fundamental de Bolivia fue el de conseguir respaldo continental a nuestra
reivindicación marítima. Las gestiones del canciller Gustavo Fernández culminaron en la
resolución 426 del organismo multilateral que expresaba en su parte más saliente: "Que
es de interés hemisférico permanente encontrar una solución equitativa por la cual Bolivia
obtenga un acceso soberano y útil al Océano Pacífico". Nunca antes la OEA había
expresado un criterio de esta naturaleza en relación a la causa boliviana que, en teoría,
obligaba a Chile a un cambio de postura y permitía un mayor margen de juego negociador
para Bolivia. El éxito, sin embargo, fue empañado por el golpe militar que estalló en la
madrugada posterior a la clausura de la Asamblea cuando aún muchos cancilleres se
hallaban en La Paz. Esto provocó el espectáculo lamentable de los ministros extranjeros,
llegando al aeropuerto escoltados por tanques del ejército. Chile por su parte celebró un
golpe que le permitió al representante chileno ante la OEA decir que Bolivia no era un
interlocutor válido para tratar ni el tema del mar ni tema alguno.

ALBERTO NATUSCH BUSCH (1933-1994)

Alberto Natusch nació en Riberalta el 23 de mayo de 1933. Se graduó como oficial en el


colegio militar de ejército. Realizó estudios de especialización en la escuela de amas y de
infantería de montaña de Alemania Federal y en la escuela superior de guerra de
Argentina. Fue profesor del colegio militar y de las escuelas de ingeniería, armas y
comando y estado mayor. Fue comandante del Colegio Militar de Ejército. En el gobierno
del Gral. Banzer fue Presidente del Banco Agrícola, ministro de Agricultura y Ganadería y
de Asuntos Campesinos y Agropecuarios; ocupó este último cargo por cuatro años y
medio (es uno de los cinco ministros de Estado de gestión más larga en nuestra historia).

Mediante un golpe de estado asumió la presidencia que ejerció apenas por 16 días.
Contaba entonces con 46 años. En 1981 protagonizó un golpe de estado contra el Gral.
García Meza, obligando a este a renunciar a la presidencia. Tras una larga y penosa
enfermedad murió en Santa Cruz el 23 de novimbre de 1994 a los 61 años

EL GOLPE DE ESTADO DE TODOS SANTOS Y EL FRUSTRADO GOBIERNO


NATUSCH 1979

El Cnl. Natusch protagonizó el tercer gobierno más corto de nuestra historia después del
de Pedro Blanco (seis días) y el de Eusebio Guilarte (diez días). Durante su efímera
gestión por supuesto no pudo desarrollar labor alguna.

El golpe de estado del 10 de noviembre fue gestado por sectores militares en alianza con
algunos parlamentarios del MNR y del IVfNRl (partido integrante de la UDP). Las cabezas
militares además de Natusch fueron el Gral. Edén Castillo Galarza, el Gral. Luis García
Meza, el Cnl. Carlos Mena Burgos, el Gral. Oscar Larraín, el Gral. Jaime Niño de Guzmán
y el Contralmirante \Válter Nuñez. Entre los civiles del MNR Guillermo Bedregal y José
Fellman Velarde y del NINRI Edil y Willy Sandóval Morón y Abel Ayoroa Argandoña.
El presidente Walter Guevara Arze acompañado por los ministros Jorge O`Connor,
Guido Hinojosa y Ana Romero en una conferencia de prensa clandestina tras el golpe
de noviembre de 1979 (Lucio Flores).

El golpe fue una de las mayores expresiones de irracionalidad de nuestra historia, no sólo
porque interrumpió brutalmente el proceso democrático, sino porque se hizo a pocas horas
de la clausura de la Asamblea de la OEA y dejó un resultado sangriento. La
argumentación para justificarlo fue la supuesta intención prorroguista del Presidente
Guevara y la idea de que una propuesta revolucionaria que emparentara al nuevo
gobierno con el nacionalismo revolucionario de 1952 iba a lograr respaldo popular. Los
golpistas que tuvieron que adelantar el movimiento para evitar la destitución de los
cabecillas militares, esperaban que el MNR y el MNRI apoyaran el golpe y forzaran al
parlamento a darle el visto bueno. Se especuló mucho sobre la participación de Paz
Estenssoro en este movimiento. Nunca se pudo probar, a pesar de que dos de sus más
estrechos colaboradores fueron las cabezas civiles más visibles de los golpistas. Paz
desaprobó el golpe una vez consumado y algunos de sus parlamentarios como Sánchez
de Lozada fueron de los más enérgicos opositores al movimiento subversivo.

La repulsa al golpe fue total. La COB decretó huelga general indefinida. La Confederación
de Campesinos (CSUTCB) decretó bloqueo de caminos que se realizó en toda la nación.
El congreso se reunió de urgencia y comenzó una larga y tensa negociación que incluyó a
la COB y a las Fuerzas Armadas.

Mientras tanto, se produjo en las calles céntricas de la ciudad y en algunas zonas


periféricas de La Paz una verdadera masacre protagonizada sobre todo por el regimiento
Tarapacá al mando del Cnl. Arturo Doria Medina. Los soldados y los tanques dispararon
ante civiles desarmados que resistían con palos y adoquines. El saldo trágico se acercó al
centenar de muertos y quinientos heridos. Mientras tanto, el ministro de Finanzas Feliciano
Agapito Monzón tuvo tiempo de ordenar al Banco Central la entrega de 64 millones de
pesos de los que nunca más se supo.

Tras 16 días se llegó a un acuerdo. La COB se retiró de las negociaciones y las FF.AA.
aceptaron la renuncia de Natusch a condición de que Guevara no volviera al gobierno (él y
su gabinete mantuvieron todos esos días al gobierno legítimo en la clandestinidad). De
ese modo el congreso designó a Lidia Gueiler, Presidenta de la cámara de diputados,
como Presidenta constitucional interina.

LIDIA GUEILER TEJADA (1921-2011)

Lidia Gueiler Tejada (Freddy Alborta, 1979).

Lidia Gueiler nació en Cochabamba el 28 de agosto de 1921. Desde muy joven militó en el
MNR, partido del que fue destacada dirigente femenina. Organizó en 1951 una huelga de
hambre en protesta por la anulación de las elecciones que había ganado Paz Estenssoro.
Fue cónsul en Alemania Federal y representante de Bolivia ante la Comisión
Interamericana de Mujeres. Fue diputada en las legislaturas 1956-1960 y 1960-1964. En
1963 se unió al PRIN de Juan Lechín y militó en ese partido hasta los años setenta en que
se separó con una fracción propia y volvió a aliarse con Paz Estenssoro. Diputada de la
Alianza del MNR en 1979 fue elegida presidenta de la cámara de diputados y en esta
condición Presidenta constitucional interina de la República cuando tenía 58 años.
Derrocada por García Meza fue exiliada del país. En 1982 fue nombrada embajadora en
Colombia. En 1989 se unió a la Nueva Mayoría del MIR y fue elegida senadora y
embajadora en Venezuela. Murió en La Paz el 9 de mayo de 2011.

GOBIERNO GUEILER 1979-1980

El 16 de noviembre comenzó el gobierno de la señora Gueiler, la primera mujer que


accedió a la presidencia del país. La Presidenta tampoco contó con el apoyo del
parlamento que la había ungido y que, a pesar de la dramática situación que había
experimentado, insistió en dejar librado a su suerte al gobierno que había designado. Esto
obligó a Gueiler a apoyarse en la coalición de la que formaba parte (la alianza del MNR)
con la que formó gabinete junto a un grupo de independientes. Por primera vez después
de siete años un gobierno enfrentó la situación económica. Las medidas, bajo la batuta del
ministro de Finanzas Augusto Cuadros Sánchez, fueron la devaluación del peso de 20 a
25 por dólar, el incremento del precio de los carburantes y ajustes a los precios de
transporte y algunos alimentos básicos de la canasta familiar. Las medidas fueron
respondidas con la huelga de la COB y el bloqueo de caminos de los campesinos. En
diciembre la situación social parecía insostenible, pero el ejecutivo capeó el temporal y
logró paliar una crisis económica que continuaba su curso ineluctable desde 1977.

CRISIS GOBIERNO-FF.AA.

A los pocos días de ascender al mando la Presidenta tuvo que enfrentarse al grupo «duro»
de las FF.AA. encabezado por Luis García Meza quien exigió la destitución del
comandante del ejército Gral. Rocha. Tras tres días de acuartelamiento, el gobierno cedió
a las presiones. En los hechos fue un mini-golpe que demostró quien detentaba realmente
el poder. García Meza, violando las propias leyes militares, volvió a ocupar el cargo de
comandante del ejército que había detentado en el golpe de 1979. El nombramiento se
produjo el 18 de abril.

En mayo el jefe de seguridad de la guardia presidencial Tte. Cnl. Terrazas intentó agredir
a la Presidenta en la propia residencia presidencial. La prepotencia había llegado a
oficiales dc menor rango que desafiaban así el poder civil que en los hechos estaba
secuestrado por las armas de las FF.AA. a cuyos mandos habían llegado jefes sin el
menor pudor y el menor interés por respetar la constitución.
Durante todo el gobierno constitucional el Gral. García Meza amenazó al proceso, a los
viejos líderes políticos, a la izquierda y a sus cabezas más prestigiosas como Marcelo
Quiroga a quien amenazó públicamente.

LA VIOLENCIA DESESTABILIZADORA

Durante la primera mitad de 1980 grupos y personas allegadas a los militares golpistas,
iniciaron una ola de violencia que cobró varias víctimas. El 22 de marzo fue brutalmente
asesinado después de ser torturado el sacerdote, periodista y crítico de cine Luis Espinal,
una de las personalidades más respetadas de la cultura boliviana. Casi 70.000 personas
asistieron a su entierro en señal de repudio al crimen y a los golpistas.

Luis Espinal Campos

El 2 de junio una avioneta que trasladaba al candidato vicepresidencial Jaime Paz Zamora
y cuatro dirigentes de la UDP, se precipitó a tierra en circunstancias no esclarecidas.
Todos los ocupantes murieron a excepción de Paz Zamora que sufrió graves quemaduras.
La avioneta siniestrada pertenecía a una compañía de taxis aéreas de Luis Arce Gómez.

Dos días antes de las elecciones una manifestación de la UDP que marchaba por el Prado
de La Pa: fue atacada por terroristas que lanzaron una granada de mano; el saldo fue de
dos muertos y trece heridos. El mensaje estaba claro, las posiciones progresistas de
personas y partidos no eran toleradas por los militares más reaccionarios y los grupos
civiles que los secundaban.

LAS ELECCIONES DE 1980

A pesar de todas las elecciones se realizaron en ambiente de absoluta calma. La


Presidenta logró cumplir una de sus máximas aspiraciones, presidir una elección pacífica
y transparente. Volvió a ganar Hernán Siles con 507.173 votos (38.74 %) el segundo lugar
fue otra vez para Víctor Paz con 263.706 (20.15%) que perdió la mitad de los votos
obtenidos en 1979 en gran medida por la sombra del golpe de noviembre que muchos le
atribuían. Banzer logró 220.309 (sin variantes en relación al 79, y Quiroga Santa Cruz
113.959 (8.71%), casi el de 1979. La proyección del líder socialista era excepcional y su
crecimiento electoral superó toda expectativa.

Una vez más el Congreso tenía que decidir el ganador al no haber obtenido ningún
candidato mayoría absoluta. La realidad era, sin embargo, dramática. El país entero sabía
que el golpe de estado llegaría, lo único que quedaba como interrogante era cuando. Los
militares se jactaban de su poder y de que interrumpirían el proceso en cualquier
momento, lo hacían en privado y en público. El gobierno estaba absolutamente inerme
para evitar esa situación y simplemente apostaba a durar lo más que le fuera posible. En
esas condiciones, el 17 de julio, 18 días después de las elecciones, se produjo el golpe de
García Meza.

LUIS GARCÍA MEZA (1929)

Luis García Meza nació en La Paz el 8 de agosto de 1929. Se graduó en el colegio militar
de ejército. Fue profesor de la escuela de comando y estado mayor. Comandante de la
escuela de armas de la VI división del colegio militar y del ejército. Distanciado del
gobierno Banzer estuvo durante esa gestión en cargos en fronteras ya como general.
Participó directamente en el golpe del I e de noviembre de 1979. Fue el cabecilla del golpe
del 17 de julio de 1980. Se hizo del poder cuando contaba con 50 años. Se vio obligado a
renunciar por presión militar en agosto de 1981. Vivió en la Argentina entre 1982 y 1986.
En abril de 1986 el Congreso sustanció un juicio de responsabilidades contra él y su
gobierno en la Corte Suprema de Sucre a donde se trasladó para afrontarlo. En 1988,
acusado del robo de los diarios del Ché, abandonó Sucre y fue declarado prófugo. El juicio
continuó en su ausencia y en 1993 fue declarado culpable y condenado a 30 años de
cárcel sin derecho a indulto. En marzo de 1994 fue apresado en Brasil donde vivía con
identidad falsa. El 15 de marzo de 1995 fue extraditado a Bolivia y entró a la prisión de
Chonchocoro (La Paz) donde comenzó a cumplir su condena.

EL GOLPE DEL 17 DE JULIO

Organizado tan meticulosamente que incluyó la presencia de asesores argentinos incluso


en la represión, la tortura y la organización de grupos paramilitares a cargo de Luis Arce,
el golpe se desencadenó el jueves 17 de julio con un alzamiento de la división asentada
en Trinidad y la inmediata toma de la COB y el palacio de gobierno en La Paz.

La COB fue asaltada por paramilitares que llegaron en ambulancias de la CNSS,


interrumpiendo una reunión del Comité de Defensa de la Democracia (CONADE). En esa
ocasión fue fríamente asesinado Marcelo Quiroga Santa Cruz, además del dirigente
político Carlos Flores y el sindical Justo Vega. Fueron detenidos docenas de jefes políticos
y sindicales incluido Juan Lechín. Tras el asalto al palacio de gobierno fueron detenidos
casi todos los miembros del gabinete y la Presidenta fue recluida en la residencia
presidencial, En la noche de ese día la señora Gueiler, bajo severas presiones, fue
obligada a renunciar a la presidencia.

Se estableció el toque de queda (de 9 de la noche a seis de la mañana), la cadena radial y


la censura total de prensa, Las minas, que se convirtieron en el último heroico foco de
resistencia al golpe, fueron intervenidas y atacadas con un saldo de varios muertos.

MARCELO QUIROGA SANTA CRUZ (1931-1980)

Quiroga Santa Cruz representó uno de los liderazgos más lúcidos y honestos de la política
boliviana de la segunda mitad de siglo, Su excepcional inteligencia y sus notables dotes de
orador se combinaron con una particular mística que lo convirtió en uno de los símbolos de
la izquierda boliviana.
Marcelo Quiroga Santa Cruz

Nació en Cochabamba en 1931 Originalmente estuvo próximo a FSB, fue en una fórmula
de ese partido que accedió al parlamento durante el gobierno de Barrientos. Su
interpelación por la masacre de San Juan le costó la cárcel. Fue ministro de Minas y
Petróleo del gobierno de Ovando desde donde la nacionalización de la Gulf. En 1971
fundó el Partido Socialista. Fue exiliado por Banzer. Ejerció la cátedra universitaria en
México. A su retorno como jefe del escindido Partido Socialista 1, fue candidato a la
presidencia en tres oportunidades (1978-1979 y 1980). Obtuvo un notable cuarto lugar con
más de 100.000 votos en 1980. En 1979 inició un juicio de responsabilidades contra el ex-
presidente Hugo Banzer.

Ejerció el periodismo en los años sesenta y setenta. Fundó el efímero periódico “EI Sol" y
la revista "Clarín Internacional". Fue columnista en la prensa mexicana, sus columnas más
importantes fueron recopiladas en el libro Hablemos de los que mueren. Incursionó en el
cine con un cortometraje El combate (1959). Pero su obra de creación más destacada se
dio en la narración. Los deshabitados (1959) es ya un clásico de la literatura moderna de
Bolivia. Con carácter póstumo se publicó su segunda novela Otra vez marzo. Sus escritos
políticos más importantes son El saqueo de Bolivia (1972) y Marcelo Quiroga Santa Cruz.
Oleocracia o patria (1976).

Tras el asalto a la COB el 17 de julio de 1980, fue herido, torturado y brutalmente


asesinado. Su familia nunca pudo recuperar sus restos. Murió a los 49 años de edad.
GOBIERNO GARCÍA MEZA 1980-1981

Es sin duda uno de los gobiernos más nefastos que ha tenido el país en su historia.
Protagonizado por la violencia y la intolerancia, fue un ejemplo de abuso atrabiliario e
irresponsable del poder. Durante este gobierno se hicieron diversos negociados, se
cortaron radicalmente las libertades ciudadanas y se estableció un sistema de
amedrentamiento y abuso contra la población, en el contexto de derechos políticos y
sindicales suspendidos.

El alto mando militar y el gabinete estaban conformados entre otros por: Gral. Waldo
Bernal Pereira (Comandante de la Fuerza Aérea), Ramiro Terrazas y Oscar Pammo
(sucesivamente comandantes de la Armada), estos cuatro últimos formaron junto al Gral.
García Meza la junta de comandantes, Cnl. Luis Arce Gómez (Interior), Gral. Arruando
Reyes Villa (Defensa), Gral. Oscar Larraín (Planeamiento), Cnl. Ariel Coca (Educación),
Fernando Palacios (Informaciones), Cnel. Mario Escobari (Secretario), Mario Rolón Anaya
(Relaciones Exteriores), Gral. Celso Torrelio (Interior), Jorge Tamayo Ramos (Finanzas),
Cnel. Rolando Canido (Trabajo), Marcelo Galindo (Secretario) y Enrique Crespo
(Informaciones),

Está probado documentalmente que Hugo Banzer y su partido ADN apoyaron al gobierno
de García Meza entre julio y abril de 1981 cuando se produjo una ruptura pública de
Banzer con García Meza.

LOS CRÍMENES DE LA CALLE HARRINGTON

El 15 de enero de 1981 se reunió la dirección clandestina del MIR en Bolivia para analizar
un paquete económico que había lanzado el gobierno, que determinó el alza de varios
productos de la canasta familiar. El grupo fue delatado y el ministerio del Interior, dirigido
por Arce Gómez, organizo un operativo de aniquilación que culmino con el asesinato de
ocho de los nueve presentes en la reunión en una casa de la calle Harrington de La Paz.
Fueron masacrados Luis Suárez Guzmán, Arcil Menacho, José Reyes, Ramiro Velásco,
Artemio Camargo, Ricardo Navarro, Jorge Baldivieso y Gonzalo Barrón. Milagrosamente
se salvó la dirigente Gloria Ardaya que fue torturada después de los hechos y enviada
posteriormente al exilio. Poco tiempo antes Arce había advertido que todos los bolivianos
debían ir con su testamento bajo el brazo. Para quienes estuvieran contra el régimen el
ministro del Interior dijo: "No va haber perdón" y cumplió su amenaza sin misericordia.
LAS PIEDRAS SEMIPRECIOSAS DE LA GAIBA

El gobierno García Meza fue acusado y condenado en la Corte Suprema por varios
negociados, entre otros el de los vidrios rayban de la piscina Olímpica de La Paz que
fueron usados en casas particulares de algunos oficiales de alta graduación, la adquisición
fraudulenta de maquinaria para YPFB, la compra sobrevaluada de carritos de agricultura
de origen argentino y otros. Pero el más grave de ellos fue el de la firma de un contrato
privado entre la junta de comandantes (García Meza, Waldo Bernal y Ramiro Terrazas) y
una empresa brasileña (Rummy Ltda.) para la explotación de piedras semipreciosas en la
zona de La Gaiba, que forma parte de las reservas fiscales de la nación. El hecho fue
valientemente denunciado por el periódico «Meridiano» de La Paz en pleno gobierno de
García Meza. La investigación periodística posterior de Antonio Miranda demostró que
cada envío ilegal y directo desde la Gaiba al Brasil era de un valor superior a los 10.000
dólares y se hacían varios por semana.

EL NARCOTRÁFICO

La década de los años ochenta marca un hecho de trascendencia histórica dramática y


determinante para la realidad social, económica y moral del país; el crecimiento
espectacular del narcotráfico como negocio de insospechada expansión.

Policía en un operativo en el que se quema una instalación de fabricación de


cocaína (La Razón).

Si bien este fenómeno comenzó a darse al comienzo de los años setenta, tiempo en el
que comenzaron a crecer los grupos que conformaron verdaderas mafias, fue realmente
en los años ochenta y particularmente durante el gobierno de Luis García Meza, cuando
se produjo la verdadera expansión del negocio, protegido Incluso por el poder ejecutivo.
Varios organismos internacionales y miembros del propio congreso de los acusaron
formalmente a Luis Arce Gómez ministró de García Meza cle estar involucrado en
operaciones de tráfico de drogas. Otros ministros y funcionarios (caso Ariel Coca y
Norberto Salomón) fueron también implicados en casos de narcotráfico.

El cultivo tradicional de coca en la zona de los Yungas de La Paz para consumo tradicional
de campesinos y mineros, comenzó a expandirse por esos años al norte de Santa Cruz, al
departamento del Beni y, finalmente (a mediados de los ochenta), a la zona del Chapare
en Cochabamba. Se estima que en Bolivia se producían en 1985 más de 100.000
toneladas de coca, más del 80% destinadas a la fabricación de cocaína. Cerca a 200.000
personas estaban involucradas en el narcotráfico, ya sea por cultivo, pisado para
fabricación de pasta básica, o directamente narcotráfico. Se calcula que casi un 10% de la
población estaba directa o indirectamente vinculada a la economía del narcotráfico, que de
acuerdo a estimaciones variables movía en 1985 entre 600 y 3.000 millones de dólares al
año.

En 1950 había en Bolivia 2.929 productores de hoja de coca para el consumo tradicional
(Yungas). En 1987 ese número se había incrementado a 61,641 productores, siendo
evidente que la evolución del consumo tradicional no determinó crecimiento alguno que no
fuera el vegetativo. En 1960 la superficie cultivada de coca en Bolivia era de 3.300
hectáreas.

La protección que se le dio al narcotráfico en este período consolidó una industria ilegal
que creció incesantemente hasta bien avanzados los años noventa. Fue recién a partir de
1993, que las políticas de erradicación comenzaron a dar algunos resultados. En este
período los productores bolivianos se aliaron con los carteles de Colombia, que en algún
momento controlaron el circuito de producción desde Bolivia hasta Estados Unidos.

El problema del narcotráfico fue, sin duda, uno de los más agobiantes y graves que afrontó
el país, pues minó su estructura moral, incrementando vertiginosamente la corrupción.
Influyó además de modo importante sobre nuestra economía. Se estima que en 1980 la
coca representaba el 12 96 del PIB, ese porcentaje cayó en 1993 al 2,7 % del PIB, lo que
marca una disminución progresiva del impacto de la economía ilegal de la coca sobre la
economía global del país. El problema adicional con el que se cerraba el círculo negativo
fue el espacio abierto para el consumo interno que comenzó a ser peligroso en los años
ochenta y noventa.

PRODUCCIÓN DE COCA EN BOLIVIA 1980-1995


AÑO HECTÁREAS TONELADAS

1980 22.900 31.900


1985 65.300 34.300

1990 50.300 77.000


1995 48.000 90.000

El problema debió encararse de manera multilateral en la medida en que el circuito del


narcotráfico tiene dos puntas, la producción y el consumo. En cualquier economía,
mientras haya en algún lugar alguien dispuesto a pagar por un producto, siempre habrá
alguien dispuesto a producirlo. En el camino se da un circuito de intermediación que
enriquece a la mafia y genera crimen y violencia sin límites. Esta realidad tardó en ser
reconocida por los Estados Unidos, que al principio pretendía endilgarles toda la
responsabilidad a los productores.
SUBLEVACIONES MILITARES Y CAÍDA DE GARCÍA MEZA

A pesar de que al principio casi todas las FF.AA. apoyaron el golpe de estado, a medida
que pasaban los meses el malestar interno se expresó con intensidad. Los excesos de
este gobierno superaron incluso los criterios más "flexibles" que habían tenido
determinados sectores de la fuerza armada del país en el pasado. Algunas normas
básicas de convivencia interna y códigos elementales de honor fueron alterados por la
dictadura que terminó siendo repudiada por la propia institución que la llevó al poden

En enero se produjo un motín en el colegio militar de La Paz que exigió y logró la


destitución de Luis Arce del ministerio del Interior. En mayo se sublevó el CITE de
Cochabamba al mando del Cnl. Emilio Lanza. Tras dos intentos del mismo oficial, la
sublevación fue controlada y Lanza exiliado. Poco después se produjo un alzamiento en
campo Tita protagonizado por el exministro Carlos Valverde. Allí fue herido en
circunstancias no esclarecidas el Gral. Gary Prado que quedó paralítico. En julio los
generales Luis Añez y Humberto Cayoja se sublevaron en La Paz, la acción fue controlada
a último momento y los cabecillas exiliados.

Finalmente el 3 de agosto se levantaron en Santa Cruz Alberto Natusch y Luis Añez, con
el apoyo del ex-presidente Luis Adolfo Siles. Fue el asalto final. La mediación de la Iglesia
evitó que los sublevados hicieran gobierno y dio paso a una efímera Junta Militar. García
Meza que en julio había expresado su deseo de mantenerse en el mando y que meses
antes dijo que su gobierno abría una nueva época de por lo menos veinte años, no tuvo
más remedio que presentar su renuncia a la presidencia en una tensa y desagradable
ceremonia en el palacio de gobierno.

LA JUNTA TORRELIO, BERNAL, PAMMO 1981

La caída de García Meza fue formalmente adornada como renuncia y dio lugar a una junta
de gobierno integrada por los tres máximos comandantes de las FF.AA., Celso Torrelio
Villa del ejército, Waldo Bernal Pereira de la aviación y Oscar Pammo Rodríguez de la
Armada. Mientras Torrelio tuvo un ascenso fulgurante durante el gobierno dictatorial, los
otros dos comandantes se mantuvieron en sus cargos como para demostrar que el poder
garciamezista se mantenía intacto. La junta ejerció sus funciones por sólo un mes, entre el
4 de agosto y el 4 de septiembre de 1981, hasta que se decidió darle al ejército
nuevamente el control de la nación, designándose a Celso Torrelio como Presidente de la
República.

CELSO TORRELIO (1933-1999)

Nacido en Padilla (Chuquisaca) el 3 de junio de 1933, Celso Torrelio se graduó en el


colegio militar de ejército. Fue comandante de la escuela de comando y estado mayor del
colegio militar de ejército, ministro del Interior de García Meza, comandante del ejército y
miembro de la junta de comandantes que gobernó al país por un mes. El 4 de septiembre
fue nombrado por las FF.AA. Presidente de la República cuando contaba con 48 años.
Todos estos altos cargos los ocupó en el período 1980 - 1981. El 21 de julio de 1982 fue
sustituido también por las FF.AA. Murió en La Paz el 23 de abril de 1999 a los sesenta y
cinco años de edad.

GOBIERNO TORRELIO 1981-1982

Signado por la mediocridad el gobierno de Celso Torrelio no fue otra cosa que la
continuidad de la dictadura de Luis García Meza, Con menos dureza que el gobierno
anterior, en esta administración comenzó a cristalizarse una aguda crisis política que se
vislumbraba ya desde tiempo atrás y que se hacía inevitable. El Presidente carecía de
capacidad alguna para mantener por más tiempo una situación que para las FF.AA. se
hacía poco menos que insostenible. Aunque el Presidente dijo que gobernaría con la
Constitución en la mano, los mecanismos de coerción, si bien suavizados, se mantenían
intactos, sobre todo el aparato de represión del estado. Las FF.AA. se encontraban con la
realidad de su desmoronamiento y descomposición. Menos de un año después tuvieron
que dar el impulso final a la reapertura democrática, lo que exigía un cambio de titular en
la presidencia que permitiera un mínimo de credibilidad casi totalmente perdida por la
dictadura y por el propio Torrelio que la representaba.

La sucesión no fue fácil, las FF.AA. vivían una curiosa dinámica de "democracia" interna a
través de reuniones o consultas a los comandantes de grandes y pequeñas unidades que
no sólo opinaban, sino que también votaban en relación a sus preferencias por uno u otro
candidato. Entre el 19 y el 2 1 de julio de 1982 se produjo un intenso cabildeo. Quien
aspiraba con más vigor a ser el Presidente de la transición era Faustino Rico Toro que, sin
embargo, no pudo inclinar la balan:a a su favor. Finalmente, la institución optó por un
hombre de transacción sin mayor ascendiente, el Gral. Guido Vildoso.
LA FLOTACIÓN DEL PESO BOLIVIANO. COMIENZA LA HIPERINFLACIÓN

En el único intento de tomar una acción correctiva ante el desmoronamiento de la


economía, el gobierno decidió una medida monetaria que el país se había negado
tradicionalmente a adoptar ante la debilidad del peso. Fue la «flotación» de nuestra
moneda en relación al dólar, evitando así la devaluación fija y no flexible asumida en 1956,
1972 y 1979. La medida pretendía dejar el peso librado al libre juego de oferta y demanda,
pero carecía de un mecanismo elemental que permitiera al Banco Central evitar la caída
definitiva de nuestra moneda, pues no se contaba con un respaldo de divisas que desde el
banco cubriera un proceso de demanda agudizado por la percepción de la ciudadanía de
que el peso carecía de respaldo.

Fue el comienzo del despeñadero. Al tomar la medida en febrero de 1982 el peso


comenzó a una paridad de 44 por cada dólar. Se abrió de ese modo el camino de la
inflación primero y la hiperinflación después, que estuvieron a punto de llevar al país al
desastre al promediar 1985. En ese lapso entre 1982 y 1985 (tres años) nuestra moneda
se devaluó más de un millón de veces con relación a la paridad de 25 pesos por dólar
existente hasta febrero de 1982.

GUIDO VILDOSO CALDERÓN (1937)

Guido Vildoso nació en Cochabamba en 1937. Se graduó en el colegio militar de ejército.


Fue profesor en el colegio militar. Realizó estudios de especialización en Estados Unidos,
Panamá y Brasil. Fue comandante de la escuela de comando y estado mayor de la VII
división de ejército. En el gobierno Banzer fue ministro de Previsión Social y Salud Pública.
Por decisión de las FF.AA fue designado Presidente de la República cuando tenía 45
años. Entregó el mando al Presidente constitucional electo Hernán Siles. Tras dejar la
presidencia se retiró a la vida privada.

GOBIERNO VILDOSO 1982

A Vildoso quien asumió el mando el 21 de julio de 1982, le tocó cerrar el largo período de
administración militar iniciado en 1964 y que tuvo apenas cuatro años de interregno
democrático. Después de esos largos 1 8 años, las FF.AA., habían llegado a un grado de
desgaste y corrupción muy graves para su propia estabilidad interna, A su vez estaban
profundamente desprestigiadas de cara al país y a la opinión internacional, además de
hallarse bastante divididas internamente. Se veían incapaces de administrar la crisis
económica que comenzaba a acelerarse y se enfrentaban a una heroica lucha del pueblo
boliviano por recuperar las libertades básicas y el proceso democrático. Ante esta realidad
primó el sentido común. Vildoso, tras un intento fallido de convocatoria-a elecciones y un
paquete de correctivos económicos que no pudo aplicarse por falta de un mínimo
consenso nacional, se dio cuenta de que lo único que quedaba era retomar la realidad
política que había sido interrumpida violentamente en 1980.

EL CONGRESO DEL 80

A fines de septiembre y a propuesta de la Confederación de Empresarios Privados,


algunos partidos políticos y el vespertino «Ultima Hora», el gobierno decidió convocar al
Parlamento elegido en 1980. Desde el punto de vista de la UDP la situación era
paradójica, pues si por una parte era evidente que el Congreso elegiría a Hernán Siles, por
otra no era menos cierto que una eventual elección en ese momento le podía dar una
cómoda mayoría absoluta que en ese congreso no tenía. La crisis era tan grave y las
tensiones tan fuertes que lo sensato pareció entonces aceptar esa convocatoria, aunque
eso costó una división de opiniones en el seno de la coalición, entre quienes apoyaban la
convocatoria a ese congreso (el MIR) y quienes se oponían (MNRI). Para el resto de los
partidos, en cambio, esta opción era interesante pues permitía sobre todo a ADN y MNR
un control del Parlamento que condicionaría fuertemente las iniciativas del poder ejecutivo.
El 5 de octubre el Parlamento eligió a Hernán Siles Zuazo por mayoría absoluta con 113
votos sobre 146 (fueron decisivos los votos de la propia UDP y de la Alianza del MNR de
Paz). Fue elegido como vicepresidente Jaime Paz Zamora que obtuvo 118 votos. De esa
manera terminaba una de las etapas más turbulentas de nuestra historia republicana y se
encaminaba a Bolivia hacia una ruta totalmente nueva, la práctica de una democracia
universal regida por la Constitución que apenas si tenía precedentes en nuestra historia.
RETORNO A LA DEMOCRACIA

1982-1997

EN LOS CAMINOS DE LA DEMOCRACIA

LA ERA DEL GAS

SEGUNDO GOBIERNO SILES ZUAZO. LA UDP 1982-1985

Los tres triunfos electorales sucesivos de la Unidad Democrática y Popular (UDP) (el de
1978 no reconocido en las cifras oficiales), una coalición que reunía al Movimiento
Nacionalista

Revolucionario de Izquierda (MNRI), Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) y


Partido Comunista de Bolivia (PCB), generaron una gran esperanza en el país; se puede
decir sin temor a error que cuando Hernán Siles llegó al palacio gozaba de un respaldo
abrumador de la nación.

El gobierno comenzó, sin embargo, debilitado por las diferencias internas que se habían
generado en el período del exilio y clandestinidad entre 1980 y 1982, lo que condujo a
desinteligencias y tensiones que repercutieron en la administración del poder. La UDP
demostró además carecer de un programa serio que permitiera superar una crisis que en
1982 era ya muy grave. Los puntos de vista diferentes sobre cómo encarar la crisis y cómo
distribuir las cuotas de poder, terminaron por hacer inviable la coalición que se fracturó
totalmente antes de terminar el período.

Hernán Siles Zuazo y su vicepresidente Jaime Paz Zamora celebran la recuperación de la democracia el 10 de octubre
de 1982. Los acompañan Guillermo Capobianco, el ex presidente Guido Vildoso, el Presidente de Costa Rica José
Figueres, Franz Barrios, el presidente de senado Julio Garrett Ayllón y Gasto Encinas.
El Presidente prometió una mejoría económica en los primeros 100 días de gobierno, lo
que no pudo cumplir. El MIR dio muy pronto muestras de su falta de madurez, decidiendo
retirarse del gobierno (enero de 1983) a sólo tres meses de haber comenzado la gestión.
Volvió luego en abril de 1984 y volvió a irse en diciembre de 1984. El PCB, por su parte,
dejó el gobierno en octubre de 1984. El primer mandatario tuvo que apelar al término de
su gobierno a ministros independientes y a la Democracia Cristiana (PDC), dispuesta a
subirse al carro ganador.

El problema principal del ejecutivo fue su debilidad política expresada en su minoría


parlamentaria. La oposición liderada por MNR y ADN fue implacable con la UDP y
contribuyó a bloquear cualquier salida razonable a la crisis. La irresponsabilidad de los
legisladores puso por encima de los intereses del país, el afán de hacer inviable al
gobierno. El senador Oscar Zamora del MNR-FRI logró que el senado pidiera el aumento
de los salarios en un 100 %, sabiendo que era un pedido irracional que alimentaba el
fuego de la hiperinflación, a la vez que Siles no percibió que, sin un acuerdo con alguna
fuerza de oposición (no logrado a pesar de algunos intentos secretos de parte del MNR),
su gobierno estaba destinado al desastre. En este contexto, el Presidente tenía razón
cuando aceptó a regañadientes el reconocimiento de la elección de 1980 que implicaba
minoría de la UDP en el Parlamento. Una eventual elección en 1982 le hubiese dado a
Siles una mayoría relativa muy sólida.

La inestabilidad interna se expresó de modo muy claro en los cambios ministeriales. Siles
designó siete gabinetes y 80 ministros en menos de tres años de gobierno; el promedio de
cambios más alto de toda la historia. Tuvo, sin embargo, ocasión de emprender o concluir
importantes obras de infraestructura. En 1983 inauguró el aeropuerto internacional de
Viru-Viru en Santa Cruz, la obra aeroportuaria más importante de Bolivia, que se convirtió
en el nudo de la aviación del país. También inauguró el tramo carretero asfaltado Chimoré-
Yapacaní, parte de la nueva carretera Cochabamba-Santa Cruz. Con esta obra se abrió
un período de intensas construcciones de caminos, que no se interrumpió durante los
sucesivos gobiernos democráticos.

Entre abril y octubre de 1984 nacieron en Santa Cruz y La Paz los primeros canales de
televisión privada, canal 13 de Santa Cruz (luego Red UNO) y los canales 2 (luego Unitel)
y 9 de La Paz (luego ATB). Su creación pasó por alto la legislación vigente y su presencia
se impuso ante la flagrante debilidad del gobierno de la UDP. La televisión privada cambió
dramáticamente el impacto de este medio en la historia boliviana reciente.

LA DEMOCRACIA, EL MAYOR LEGADO DE SILES

Pero, sin duda, el mayor aporte histórico del gobierno de Hernán Siles Zuazo es la
defensa a ultranza del sistema democrático, el respeto escrupuloso de los derechos
ciudadanos y de sus libertades. La vocación democrática del Presidente permitió que, en
medio de los agudos problemas económicos y sociales, el país se diera cuenta de que la
libertad conquistada con tanto sacrificio era uno de nuestros bienes más preciados. Esa
fue la voluntad obsesiva del gobernante que prefirió sacrificarlo todo antes que ceder a la
tentación del autoritarismo. El respeto escrupuloso a los derechos de todos los ciudadanos
fue una lección que permitió la proyección de la democracia a largo plazo.

EL SECUESTRO DEL PRESIDENTE

Las cosas llegaron a un punto crítico cuando el 30 de Junio de 1984 un grupo armado
(compuesto por policías, militares y civiles) secuestró en La Paz al Presidente Siles y lo
mantuvo en su poder por 10 horas en una casa en construcción en el barrio de Miraflores
de La Paz. Un operativo militar logró dar con el paradero del mandatario y liberarlo sano y
salvo después de negociar el asilo de los secuestradores en la embajada de Venezuela.

El presidente Siles indica con el pulgar levantado que su liberación se ha concretado,


después de permanecer varias horas secuestrado (Román Cordero, 1984)
ACORTAMIENTO DEL MANDATO PRESIDENCIAL

La imposibilidad de resolver la crisis condujo al Dr. Siles a una medida desesperada, una
huelga de hambre que cumplió por cuatro días en palacio para intentar sensibilizar a los
partidos y a la COB y exigir que le dejen gobernar. La mediación de la Iglesia permitió la
suspensión de la medida que no conducía a una solución razonable. El Presidente aceptó
en cambio una reunión de todos los partidos políticos con representación parlamentaria
para encontrar una salida. Tras arduas negociaciones entre oficialismo y oposición, en el
edificio del colegio Inglés Católico (que simbolizaba la mediación de la iglesia católica), se
llegó al acuerdo de pedirle al Presidente que renuncie a un año de mandato constitucional
(que debió concluir el 6 de agosto de 1986) y convoque a elecciones para mediados de
1985. El renunciamiento patriótico de Siles Zuazo permitió la solución, el mandatario
aceptó el pedido e hizo ambas cosas, renunció a un año de su mandato y convocó a
elecciones.

LAS ELECCIONES DE 1985

El 14 de Julio de 1985 se llevaron a cabo las elecciones presidenciales con la participación


de 18 candidatos (el número más alto en nuestra historia). Obtuvo el triunfo el Gral. Hugo
Banzer Suárez de ADN con el 32,8 0/0, seguido por Víctor Paz Estenssoro del MNR con el
30,4%, Jaime Paz Zamora del MIR con el 10,2% y Roberto Jordán Pando del MNRI con el
5,5 0/0. El resultado reflejó el temperamento del país. El voto castigo para el gobierno fue
categórico y cayó sobre el candidato del MNRI que apenas pudo alcanzar el 5 % de los
votos. La tendencia del electorado dio un giro que marcaba las nuevas tendencias
ideológicas tras el hundimiento del estatismo, pasó de posiciones de centro izquierda e
izquierda a un centro y centro derecha; con los años el centrismo fue la posición
mayoritaria del votante a la que se acercaron también los principales partidos políticos.
Fue muy significativo el triunfo de Banzer, apenas siete años después de su gobierno
dictatorial, que marcó un giro de su rol en la historia contemporánea del país. A partir de
entonces sus aportes a la consolidación democrática fueron significativos.

Por prescripción constitucional, el parlamento tuvo que decidir la elección. Por primera vez
en la historia de Bolivia el Congreso eligió al segundo, Víctor Paz Estenssoro por 94 votos
contra 51 de Banzer. El fuerte componente antibanzerista de los partidos de izquierda, las
heridas todavía muy frescas de la dictadura y la decisión del MIR, contribuyeron al triunfo
de Paz E, que se consagró así por cuarta vez como Presidente de Bolivia, acompañado en
la vicepresidencia por Julio Garrett Ayllón.

CUARTO GOBIERNO PAZ ESTENSSORO 1985-1989

En Agosto de 1985 Bolivia atravesaba una de las crisis más graves de toda su historia. La
economía estaba totalmente fuera de control y en proceso de decrecimiento, la
hiperinflación amenazaba llegar al 25.000 % a fin de año, el aparato productivo estaba
desmoronado y el poder adquisitivo de los salarios en su punto más bajo (7 dólares
mensuales era el salario mínimo nacional).

Pocos gobiernos en nuestra historia tuvieron que encarar un desafío de esta magnitud. El
país requería respuestas inmediatas y efectivas a una crisis que por momentos parecía
terminal en la economía con el desmoronamiento social consiguiente. No había mucho
tiempo ni para las soluciones graduales, ni para la expectativa y beneficio de la duda que
le otorgaba la ciudadanía al nuevo poder ejecutivo
BOLIVIA SE NOS MUERE.

EL DECRETO 21060 Y LA NUEVA POLÍTICA ECONÓMICA

El 29 de Agosto de 1985, Paz pronunció un célebre discurso que se recuerda por su


descarnado y veraz diagnóstico de la situación nacional y por una de sus frases de mayor
efecto: «Bolivia se nos muere» dijo el mandatario a tiempo de promulgar el decreto 21060
que delineó una nueva era político-económica que cerraba el ciclo del estado que él
mismo había contribuido a crear en 1952. En esencia el decreto buscó la estabilización
monetaria y la derrota de la hiperinflación que, según el ministro de Planeamiento Gonzalo
Sánchez de Lozada, no era la principal tarea sino la única a emprender.

La redacción del decreto fue un trabajo contra reloj que tuvo que encararse en menos de
un mes. Participaron en su diseño Sánchez de Lozada, Fernando Romero, Juan Cariaga
(que originalmente fue asesor del programa de gobierno de Banzer, lo que llevó a los
adenistas a pretender una paternidad sobre el 21060), Eduardo Quintanilla y Francisco
Muñoz. Participó como asesor, una vez aprobado el decreto, el norteamericano Jeffrey
Sachs que ganó prestigio internacional por cstc apoyo al proyecto estabilizador boliviano.

La medida provocó una huelga general de la COB que duró quince días (uno menos que
el récord nacional que soportó Siles Zuazo). El Presidente tomó una drástica decisión,
decretó el estado de sitio y confinó a más de 150 dirigentes en el norte del país, entre ellos
al propio Juan Lechín. Esta medida fue histórica por dos razones, permitió la aplicación del
decreto y marcó una nueva etapa de la COB, el fin del liderazgo indiscutido de Lechín y el
comienzo de una crisis y debilidad del sindicalismo que no pudo adaptarse a los nuevos
vientos políticos y económicos.

El 21060 se puede resumir en seis puntos: l. Reducción del déficit fiscal con
congelamiento de salarios, aumento del precio de la gasolina (YPFB cubrió así más del 50
% de los ingresos del TON) y reducción de gastos del estado. 2. Cambio real y flexible de
la moneda (desapareció el peso y renació el boliviano, con la reducción de seis ceros del
viejo peso), creación del «bolsín» controlado por el Banco Central. 3. Libre contratación,
racionalización de la burocracia, en la práctica la llamada «relocalización» fue despido
masivo de trabajadores. 4. Liberalización total del mercado, libertad de precios y libre
oferta y demanda, arancel único de importaciones. 5. Fomento de las exportaciones. 6.
Reforma tributaria.
El mecanismo del bolsín fue una de las medidas más ingeniosas y acertada de la
estabilización, permitió una combinación entre el libre juego de oferta y demanda de
dólares en el mercado subastados en el Banco Central y el control ejercido por éste a
través de un respaldo permanente en divisas que fijaba diariamente el precio del dólar.
Este sistema sustituyó las traumáticas devaluaciones periódicas y la insuficiencia de la
flotación.

La reforma tributaria fue clave en este proceso pues redujo más de 400 impuestos a sólo
siete básicos, entre ellos el IVA (impuesto al valor agregado), con lo que logró recuperar
ingresos por impuestos que del I % del PIB pasaron a casi el 10% en un cuatrienio. La
disciplina tributaria y la recuperación de los ingresos por este concepto al erario fueron un
paso muy importante para generar en el ciudadano responsabilidad con su país a través
del mecanismo de impuestos. Por primera vez en cuarenta años el ejecutivo presentó el
presupuesto general de la nación a consideración y aprobación del Congreso, respetando
las prescripciones constitucionales en este aspecto.

Estas medidas permitieron importantes acuerdos con el FMI: la reapertura de créditos al


país, la firma de convenios de financiamiento y negociación de la deuda en el Club de
París y el comienzo de un proceso muy importante: la recompra de la deuda externa a un
promedio de entre 8 y 11 centavos por cada dólar que el país había recibido en calidad de
préstamo. Pero lo más importante fue el triunfo contundente sobre la hiperinflación que fue
desterrada en un tiempo tan corto que se puede considerar un record sudamericano.

Una de las ideas incorrectas sobre el 21060 es que marcó una lógica de
desmantelamiento del estado. En realidad el Título V referido a las empresas, planteaba la
descentralización de YPFB y COMIBOL, pero en ningún caso su debilitamiento o
desmantelamiento. Disolvió en cambio la Corporación Boliviana de Fomento (CBF) y la
Empresa Nacional del Transporte (ENTA).

En Febrero de 2006 en una conferencia de prensa, Paz E. predijo que este decreto y la
nueva política que representaba, duraría veinte años dadas las características de la
economía mundial. Tenía razón. La crisis política de 2003 dio lugar al cambio de políticas
y la derogación de partes del 21060 se comenzó a hacer en 2006, aunque las líneas
macroeconómicas no se tocaron.
EL PACTO POR LA DEMOCRACIA

La experiencia de la administración de la UDP demostró la inviabilidad de gobernar sin


mayoría parlamentaria. Esto condujo a Paz Estenssoro a buscar una coalición congresal.
La disposición democrática de Hugo Banzer permitió que en octubre de 1985, se firmara el
«Pacto por la Democracia» a través del cual ADN se comprometía a apoyar todas las
iniciativas del ejecutivo en las cámaras, sin demandar participación de cuotas de poder,
salvo en algunas corporaciones de desarrollo. Este gesto de Banzer que consolidaba su
imagen democrática, permitió la aplicación de la nueva política económica, sin la que era
impensable la ejecución del modelo. El Pacto se respetó escrupulosamente hasta febrero
de 1989; en esa fecha el MNR rompió unilateralmente el acuerdo para hacer más viable la
candidatura presidencial de Gonzalo Sánchez de Lozada.

El pacto marcó el comienzo de una nueva modalidad de acuerdos políticos que comenzó a
romper el encono y las posiciones excluyentes que llevaron al país al desastre en 1979 y
19821985. La lección fue aprendida y se tomó como norma en las siguientes gestiones
gubernamentales, en las que lo primero que se hizo fue la búsqueda de acuerdos políticos
que hicieran viable la gobernabilidad. Este mecanismo se desmoronó en 2003 con la caída
de Sánchez de Lozada.

Victor Paz Estenssoro y Hugo Banzer Suárez suscriben el pacto por la Democracia en 1985 (Antonio Torrico)
EL COLAPSO DEL ESTAÑO Y LA MARCHA POR LA VIDA

El 21060 fue diseñado sobre la idea de un precio promedio de 5.5 dólares por libra fina de
estaño. En octubre de 1985 el mercado de Londres (el más importante de este mineral) se
desplomó, dejando sin cotización al estaño. En 1986 el promedio bordeó los 2,5 dólares
por libra fina. Esto obligó a la adopción de medidas radicales. Las pérdidas acumuladas de
COMIBOL superaban los 750 millones de dólares en los últimos diez años y el costo de
producción en algunas minas quintuplicaba su cotización internacional.

En este contexto, y ante una circunstancia exógena que modificó todas las previsiones, se
decidió la relocalización (léase despido) de 23.000 mineros de una planta de 30.000 que
tenía COMIBOL, lo que provocó la denominada «Marcha por la vida». Los trabajadores -
varios miles marcharon de Oruro a La Paz para exigir su permanencia en la empresa. Era
la medida de despido masivo más radical que había tomado gobierno alguno en toda la
historia republicana. El gobierno decretó el segundo estado de sitio (agosto 86) y envió al
ejército a detener la marcha en Calamarca (a 60 km. de La Paz). Tras largas horas de
tensión y amargura de los trabajadores, se llegó a un acuerdo que evitó un derramamiento
de sangre de imprevisible magnitud. Los mineros fueron devueltos a Oruro y el plan del
gobierno continuó. Ese episodio marcó el punto de inflexión que determinaba el fin de una
era de poder sindical. Pocas semanas antes Juan Lechín había dejado para siempre el
liderazgo de la COB y la FSTMB, que había detentado ininterrumpidamente desde 1946.
Su renuncia ratificaba el carácter simbólico de este momento.

Marcha por la Vida en defensa de la minería nacionalizada en 1986 (Lucio Flores)


La consecuencia fue una situación social muy grave: bajo nivel salarial y alto desempleo.
Se produjo un incremento muy intenso de la economía informal en las principales ciudades
que se vieron inundadas por vendedores callejeros, contrabandistas, lo que las
estadísticas definen elegantemente como trabajadores por cuenta propia. Se abrió así una
brecha entre la formalidad y la informalidad que fue una de las constantes más graves de
la economía boliviana de allí en adelante y uno de los caldos de cultivo para la violencia y
las posiciones radicales contrarias al sistema imperante. El otro aspecto fundamental de la
relocalización fue el de los procesos masivos de migración del occidente al trópico
cochabambino y a las grandes ciudades del eje. El movimiento cocalero alimentado por la
experiencia sindical y movilizadota de muchos ex trabajadores mineros, cobró una fuerza
que cambiaría la historia del país.

El esfuerzo más significativo del gobierno del MNR para paliar esta dramática realidad, fue
la creación del Fondo Social de Emergencia dirigido por Fernando Romero, que ejecutó
más de 1.000 proyectos con una inversión de más de 150 millones de dólares, resolviendo
de manera parcial el problema de mano de obra, ya que estos proyectos tenían como
objetivo precisamente un uso intensivo de mano de obra (empedrado de caminos,
alcantarillado, etc.).

EL JUICIO A LUIS GARCÍA MEZA

Por iniciativa de partidos de izquierda, el MBL y el MIR, y con aceptación de la mayoría del
país, el Congreso inició en 1986 un juicio de responsabilidades contra el ex-dictador Luis
García Meza y sus colaboradores. El juicio se siguió en la Corte Suprema de Justicia.
García Meza compareció inicialmente ante ese tribunal pero se dio a la fuga cuando el
congreso ordenó su detención por su supuesta implicación en los robos del diario del
«Ché». El juicio concluyó en abril de 1993 con la condena, en ausencia de García Meza y
Arce Gómez, a 30 años de cárcel sin derecho a indulto. Fueron condenados por ocho
grupos de delitos entre los que se destacan: asesinato, genocidio, sedición, alzamiento
armado, organización de grupos armados irregulares y delitos económicos. Uno de los
gestores fundamentales de este proceso fue el abogado de la parte civil Juan del
Granado.
NARCOTRÁFICO. HUANCHACA. LEY 1008 Y DESARROLLO ALTERNATIVO

El 5 de Septiembre de 1986 fue asesinado en la serranía de Caparuch (Santa Cruz), en


una fábrica de cocaína conocida como «Huanchaca», el científico Noel Kempff Mercado.
El crimen estremeció a la opinión pública y puso en el tapete el tema del narcotráfico,
generando un cambio de actitud general.Las operaciones de rescate de las víctimas e
intervención de la fábrica fueron cuestionadas por su lentitud y surgió la acusación de que
el ministro del Interior Fernando Barthelemy protegió de alguna manera la salida de los
asesinos y operadores de la fábrica. Como consecuencia de este hecho se mencionó
insistentemente, por ejemplo, que el verdadero colchón de la estabilización fue la
economía del narcotráfico, inyectando dólares al mercado. La consecuencia positiva fue el
impacto sobre la opinión pública cruceña que cambió su actitud permisiva inmediatamente
anterior, con el narcotráfico y con los narcotraficantes que eran aceptados sin limitaciones
en la sociedad, por otra de franco repudio y censura social. En pocos años Santa Cruz
dejó de ser un centro de producción significativo.

Las relaciones con Estados Unidos, como ya dijimos, estuvieron condicionadas al tema y
la presión de Washington obligó al gobierno a aceptar la presencia, durante tres meses, de
160 soldados estadounidenses en el departamento del Beni en operaciones contra el
narcotráfico, que bajaron sólo temporalmente el precio de la coca. El gobierno planteó
entonces la necesidad de una política de desarrollo alternativo que hiciera énfasis en la
transformación económica de las regiones productoras, en vez de ocuparse
exclusivamente de la represión. La presentación de esta propuesta cambió la posición
boliviana, permitiendo una acción menos subordinada y más beneficiosa para los sectores
de producción ilegal (Chapare). El concepto de desarrollo alternativo, con sus virtudes y
defectos, permitió un avance importante de la región cocalera que recibió electrificación,
construcción de caminos e inversión para la producción agropecuaria. Pero la contraparte
cobró la factura. El Congreso aprobó la llamada ley 1008, específicamente destinada a los
temas de producción de coca, narcotráfico y consumo de drogas. La ley era el instrumento
más duro que se haya aprobado para el combate contra las drogas, tanto que en algunos
aspectos pasaba por encima de la constitución del país con tribunales especiales y
fiscales de narcóticos casi omnipotentes. Aunque en contrapartida incorporaba el concepto
de desarrollo alternativo y reconocía áreas de producción de coca legal para el consumo
tradicional.
En 1988 se desató un escándalo al conocer el Congreso unos videos que mostraban a
dos altos dirigentes de ADN (Alfredo Arce y el Gral. Mario Vargas) en conversaciones
secretas con Roberto Suárez, narcotraficante de gran poder condenado a quince años de
cárcel, que fue detenido y encarcelado poco después de conocerse los videos. La
defenestración de los dirigentes adenistas trajo consigo una respuesta de ADN. El senador
de ese partido, Juan Luzio, presentó unas fotografías de Jaime Paz con Isaac Chavarría
acusado de narcotráfico. Años después, ese episodio abriría uno de los escándalos más
graves sobre la relación entre el narcotráfico y los políticos bolivianos.

UNIDAD CÍVICA SOLIDARIDAD (UCS) Y CONCIENCIA DE PATRIA (CONDEPA) (1988)

Los cambios político-económicos del 85 y los acontecimientos mundiales posteriores


(desmoronamiento del socialismo en Europa) debilitaron severamente a la izquierda
boliviana. Esta realidad dio pie a la creación de dos nuevos partidos de corte populista:
Unidad Cívica Solidaridad (UCS) (agosto de 1988) liderada por el empresario cervecero
Max Fernández (de origen humilde y de polémica fortuna) y Conciencia de Patria
(CONDEPA) (septiembre de 1988) de Carlos Palenque, cantante folklórico y luego
comunicador social de gran arraigo en el departamento de La Paz.

Marcha por la Vida en defensa de la minería nacionalizada en 1986 (Lucio Flores)

El partido de Fernández nunca tuvo un programa ideológico claro y se apoyó sobre todo
en el prebendalismo para lograr respaldo popular. Obtuvo resultados muy interesantes en
las elecciones, sobre todo en las municipales. Su mejor votación la consiguió en las
municipales de 1991 con el 23 % de los sufragios y el tercer lugar. En 1993 se alió al MNR
y MBL para la gestión gubernamental 1993-1997, en Carlos Palenque Avilés. 1997 con
Banzer y en 2002 con

Sánchez de Lozada. En 1995 Max Fernández murió trágicamente en un accidente aéreo.


Su hijo Johnny heredó el partido. La relación entre la cervecería boliviana nacional, pilar
de la fortuna de Fernández, y UCS fue clave organizativa y económicamente para ese
partido, que víctima de mal manejo, corrupción y camaleonismo, prácticamente
desapareció en 2006.

Palenque se lanzó a la política después de que en 1988, en un acto de torpeza política


notable, el gobierno decidió la clausura del sistema de radio y televisión (RTP) que dirigía.
La acusación fue que RTP hizo apología del narcotráfico al permitir en sus medios que
Roberto Suárez acusara al gobierno y sus funcionarios principales (incluido el Presidente)
de ser los principales gestores del tráfico de drogas en Bolivia. CONDEPA se apoyó en el
carisma de Palenque con los sectores populares de La Paz y Oruro. En La Paz se
convirtió en un partido invencible; sobre la base de la influencia de RTP y el programa "La
tribuna libre del pueblo". En elecciones promedió entre el ll y el 17 % a nivel nacional. Su
ideología, alimentada por ex-militantes de la izquierda nacional, recuperaba los principios
ya conocidos del estado del 52 y de los primeros gobiernos del MNR. En 1996 se produjo
una ruptura en tono melodramático entre Palenque y su esposa Mónica Medina (ex-
alcaldesa de La Paz). En marzo de 1997 Palenque murió víctima de un infarto. Lo sucedió
en la jefatura de su partido Remedios Loza, chola paceña que fue la primera mujer
candidata a la presidencia de la República. CONDEPA obtuvo su Inejor votación histórica
(17 %) y el tercer lugar, Se alió con Banzer en el gobierno, pero su rápido descalabro y
división interna tras la muerte de su líder y su falta de capacidad para llevar la tarea que se
le encomendó en el ejecutivo, determinó su expulsión del gobierno en 1998, En 1999
sufrió una severa derrota electoral en las municipales y en 2002 tras un pésilno resultado
electoral, desapareció.
LA CREACIÓN DE LA CIUDAD DE EL ALTO

Imagen de la ciudad de El Alto a fines de los años ochenta del siglo XX (Tony Suárez)

Entre 1950 y 1980 La Paz creció hasta el límite de su capacidad geográfica en el valle de
Chuquiago y comenzó a crecer en la planicie altiplánica a partir de la llamada "ceja del
Alto" a 4.100 mts. sobre el nivel del mar. Por esa razón esta zona creció en proporción de
9 a 1 con respecto a la llamada "hoyada". En 1985, un grupo de parlamentarios, con la
aquiescencia del Presidente del Congreso Julio Garrett, propusieron y aprobaron la
creación de una ciudad jurídicamente separada y distinta de La Paz con el nombre de El
Alto. La fecha de fundación de la nueva urbe fue el 6 de marzo de 1985, rompiendo la
unidad lógica de la ciudad y abriendo un nudo de problemas al crear la ciudad más pobre
y con el mayor crecimiento demográfico del país. Este absurdo jurídico abrió las puertas al
enfrentamiento entre La Paz y El Alto por el presupuesto y por la evidencia de que El Alto
carecía inicialmente de la capacidad económica y administrativa para superar los
problemas de aguda pobreza e insuficiencias básicas para acoger la migración altiplánica
que llegaba incesantemente. La mayor migración campesina era de origen aymara,
convirtiendo a la ciudad en una marmita cultural del mundo indígena.

El censo de 2001 registró una población de 647.350 habitantes contra 95.455 de 1976. El
complejo urbano La Paz-El Alto sumaba en 2001 1.447.304 (incluyendo Achocalla), el más
grande del país. Si aceptamos la artificial división, El Alto era la cuarta población de Bolivia
en 2001.
JAIME PAZ ZAMORA (1939)

Jaime Paz nació en Cochabamba el 15 de abril de 1939. Estudió ciencias políticas en la


Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). Fundó y fue líder del Movimiento de Izquierda
Revolucionaria (1971) junto a Oscar Eid y Antonio Aranibar. En sus orígenes ideológicos
Paz Zamora fue foquista y militante de izquierda radical. Luchó en la clandestinidad y el
exilio contra el gobierno de Banzer ( 1971-1978). Fue el ideólogo de la tesis del "entronque
histórico" que dejó las banderas del marxismo y vinculó al MIR con las ideas del
nacionalismo revolu cionario. En 1977 creó, junto a Siles Zuazo, la Uniclad Democrática y
Popular (UDP), instrumento muy importante de la transición democrática (1978-1982). Fue
dos veces candidato a la vicepresidencia por ese frente. En junio de 1980 fue el único
sobreviviente del «accidente» de una avioneta que conducía a importantes líderes
udepistas, las secuelas fueron graves quemaduras en su rostro y sus manos. Ocupó la
vicepresidencia entre 1982 y 1984, año que en que renunció al cargo. Dos veces
candidato a la presidencia por el MIR (fracturado en 1984) fue elegido Presidente de la
república por el congreso en 1989, a pesar de haber obtenido el tercer lugar en esa
elección. Llegó a ese alto cargo a los 50 años. Gobernó entre 1989 y 1993 apoyado por la
coalición ADN-MIR.

Marcha por la Vida en defensa de la minería nacionalizada


en 1986 (Lucio Flores)
A partir de 1993 pasó a la oposición. Acusado en 1994 de vínculos con el supuesto
narcotraficante Isaac Chavarría, renunció a la política, pero volvió activamente en 1995.
En 1996 el gobierno de los Estados Unidos le retiró la visa de ingreso a ese país, que le
repuso en 2001. En 1997 y 2002 volvió a ser candidato presidencial, en ambas ocasiones
ocupó el cuarto lugar con el 16 %. En 1997 se alió a Banzer y en 2002 a Sánchez. En
2005 fue candidato a prefecto de Tarija y perdió. En 2006 el MIR desapareció.

GOBIERNO PAZ ZAMORA 1989-1993

El ascenso de Paz Zamora generó en principió dudas y escepticismo, por el mal recuerdo
que había dejado en lo económico el gobierno de la UDP del que fue vicepresidente, Sin
embargo, en pocos meses logró devolver la confianza en el sistema al mantener la
estabilidad monetaria inalterable, Esto hizo que los depósitos en la banca pasaran de 900
a más de 1.800 millones de dólares en su gestión, En enero de 1990 hizo conocer el
decreto 22407 que intentó sustituir al 21060, pero en realidad fue sólo su implementación.
En líneas generales el gobierno siguió la política monetaria y de apertura de mercados de
su antecesor, a pesar de que Paz Zamora insistió durante su campaña electoral en que
iba a "relocalizar" el decreto 21060.

El desafío básico de esta gestión era el crecimiento, la ampliación del aparato productivo y
una política social más justa, meta que consiguió a medias, con su punto mayor en 1991
con 5,11 % de crecimiento del PIB, el más alto entre 1982 y 2005, además de una
modesta mejora en nuestros indicadores sociales. El proceso de privatización comenzó
algo tarde y se logró encaminar en las empresas de las corporaciones de desarrollo, pero
fracasó, o no se comenzó en las empresas realmente importantes (LAB, ENTEL, ENFE,
etc.), El proceso privatizador «e empañó además con acciones poco transparentes en el
caso de la hotelería. En la atracción dc inversión externa se concretaron algunos
esfuerzos privados importantes en minería (Inti Rayrni y COMSUR) con una inversión
superior a los 200 millones de dólares; la más importante inversión en minería desde la
nacionalización de las minas, pero fracasó en un proyecto-imagen muy importante, el
contrato de explotación del litio en el salar de Uyuni, Después dc varias idas y venidas la
empresa norteamericana Lithium Co. desistió de invertir en cl país ante cl rechazo del
comité cívico potosino y sectores políticos conservadores a los que el gobierno no sc
atrevió a enfrentar. Se avanzó en la infraestructura caminera, comenzando trabajos que sc
habían licitado en el anterior gobierno y licitando otros nuevos. El LAB pasó a los aviones
dc cabina ensanchada con la compra y alquiler, con opción de compra dc dos Airbus-300
para su flota. Las comunicaciones rurales entraron en una nueva etapa al integrarse al
satélite Domsat. Se instalaron teléfonos en centenares de poblaciones intermedias y
rurales y se comenzó la digitalización de ENTEL y las cooperativas. La televisión estatal
accedió al satélite en 1991. Para fin de siglo siete cadenas de televisión privadas
transmitían por este medio. Al comenzar la década de los noventa llegó la telefonía celular
al país, la empresa pionera fue TELECEL. Para el año 2000 el país tenía más de 420 mil
de estas líneas en operación.

Una de las críticas mayores contra este gobierno fue el alto nivel de corrupción de algunos
de sus funcionarios y los varios negocios irregulares que se denunciaron y comprobaron
en esta administración, lo que deterioró seriamente la imagen de credibilidad del Acuerdo
Patriótico y contribuyó a su contundente derrota electoral. Problemas comprobados en
ENFE con la otorgación ilegal de terrenos de la empresa en varios puntos del país,
expulsión del Presidente de YPFB por irregularidades en sus funciones, denuncia y pedido
de desafuero del diputado Hugo Lozano acusado de malversación en el Fondo de
Desarrollo Campesino, denuncia de venta ilegal de tierras y juicio de responsabilidades
contra el ministro de Educación Hedim Céspedes y acusaciones de beneficio ilícito en la
liquidación de LINABOL contra el Alte. Sáenz Klinsky ministro de Defensa. A esto se sumó
el caso de los narcovínculos denunciado un año después del fin de esta gestión de
gobierno.

EL GRUPO CNPZ, JORGE LONSDALE, EL EGTK Y EL TERRORISMO

En junio de 1990 el empresario Jorge Lonsdale, una de las figuras más importantes y
prestigiosas del sector privado boliviano, fue secuestrado por el grupo terrorista Comisión
Néstor Paz Zamora (CNPZ), liderada por el italiano Miguel Northuster. En noviembre el
gobierno descubrió a los autores y el 5 de diciembre tomó por asalto la casa donde estaba
el secuestrado. El saldo fue trágico, la muerte de Lonsdale y tres de los terroristas, El
operativo fue calificado como un fracaso y se acusó al ministerio del Interior de violencia
innecesaria y asesinato de los secuestradores. La falta de profesionalismo y el
apresuramiento dejaron un saldo terrible y una sensación muy amarga en el país que vio
con preocupación la posibilidad de una escalada violenta que finalmente no se produjo.
Foto Polaroid como testimonio de vida de Jorge Lonsdale, enviada al periodista Carlos D. Mesa
Gisbert de PAT, por los miembros del grupo terrorista Comision N´éstor Paz Zamora, en
diciembre de 1990, un par de días antes de su muerte.

En 1991 apareció el grupo terrorista Ejército Guerrillero Tupac Katari (EGTK), en la línea
del Grupo Zárate Wilka que fue destruido en 1989. Allí militaban dos personas que se
convirtieron en figuras nacionales en la primera década del siglo XXI, Felipe Quispe que
fundo el Movimiento Indígena Pachakuti (MIP) y Alvaro García Linera quien como parte del
Movimiento al Socialismo (MAS), llegó a la vicepresidencia de la República. El EGTK
protagonizó más de media docena de atentados terroristas con un saldo de algunos
muertos, heridos y graves daños materiales, pero fue desmantelado, esta vez sin
violencia. Sus principales cabecillas, Quispe y los hermanos García Linera y otros, fueron
encarcelados, para salir unos años después, sin que su proceso hubiese concluido.

A pesar de las condiciones de extrema pobreza y marginalidad de varias zonas del país,
las intentonas de violencia a través de grupos al estilo de Sendero Luminoso, no
prosperaron. La receta no prendió en ninguna organización con posibilidades de éxito y
demostró que el colchón de la Revolución de 1952 era todavía amplio para paliar estos
estallidos.
MEDIO AMBIENTE. MARCHA POR EL TERRITORIO Y LA DIGNIDAD. LA CRISIS DEL
CONSEJO DE REFORMA AGRARIA

El proceso creciente de deterioro ambiental a nivel mundial, obligó a la humanidad a tomar


conciencia de las consecuencias de su irresponsabilidad y a aplicar una política de
preservación del medio ambiente. Bolivia comenzó a hacer esfuerzos a todo nivel para
administrar racionalmente su patrimonio ambiental. Políticas de deuda externa a cambio
de protección de territorios se iniciaron en la gestión de Paz Estenssoro. El gobierno de
Paz Z. trabajó en la planificación de un sistema nacional de áreas protegidas y un fondo
nacional para el desarrollo y protección ambientales (FONAMA), que fueron uno de los
aportes más importantes de su gobierno al desarrollo del país.

Marcha por el Territorio y la Dignidad protagonizada por indígenas de los llanos en 1990 (La Razón)

En Septiembre de 1990 etnias del oriente boliviano (guaraníes, mojeños, chimanes, etc.),
protagonizaron una marcha desde Trinidad a La Paz bajo el denominativo de «por la
dignidad y el territorio», para concientizar al país de su existencia y sus derechos. Como
consecuencia de ese movimiento, Paz Zamora reconoció los territorios ancestrales de
estas etnias para su administración y control en el departamento del Beni. Era la primera
vez que el Estado boliviano reconocía a los indígenas del oriente como interlocutores
válidos y le reconocía el derecho a la propiedad y administración de territorios que
ancestralmente habían sido suyos. En esa marcha se planteó por primera vez la
necesidad de realizar una Asamblea Constituyente, que fue uno de los temas más
importantes de la sociedad boliviana al despuntar el siglo XXI.

Ni la marcha, ni la llamada «pausa ecológica», pudieron evitar la grave depredación


maderera de las tierras bajas del país.

POLÍTICA INTERNACIONAL. EL PUERTO DE ILO

Jaime Paz sumó 40 viajes internacionales durante su mandato. Los más importantes
fueron a la I Cumbre de jefes de estado de Iberoamérica en Guadalajara, a Argentina para
el acuerdo de «borrón y cuenta nueva» de deudas con ese país y una regularización del
contrato de venta de gas, que en términos generales fue desventajoso para Bolivia por la
reducción de volumen y precio.

Alberto Fujimori y Jaime Paz, tras la firma de los acuerdos de Ilo en 1992

El otro viaje importante fue al Perú. En 110 firmó un acuerdo con su colega Alberto
Fujimori que concedió a Bolivia una zona franca, acceso al uso y administración del puerto
y cinco kilómetros de playa denominada «Boliviamar». Fue una medida inteligente que
coincidió con los 200 años del nacimiento del mariscal Andrés Santa Cruz. Paz Zamora
logró una alternativa real de acceso al océano y una carta de negociación importante en
nuestra difícil relación con Chile. Lamentablemente, el país no aprovecho tan importante
oportunidad al no desarrollar ni a nivel estatal ni privado inversiones que justificaran el
esfuerzo diplomático realizado por el gobierno.
Los viajes de Paz Zamora contribuyeron a un flujo adecuado de créditos y a que
continuase el proceso de recompra de la deuda externa que se saldó totalmente con la
banca privada internacional. El Presidente abría así una nueva era en las relaciones
internacionales del país, de diplomacia directa intensa presencia del mandatario en
reuniones multilaterales y bilaterales que se convirtieron en moneda corriente en los años
noventa. La diplomacia ya no podía concebirse como en los viejos tiempos, se servía de la
nueva tecnología de comunicaciones tanto físicas como electrónicas.

LAS ELECCIONES DE 1993

El 6 de junio de 1993 se llevaron a cabo elecciones presidenciales. Ganó con holgura


Gonzalo Sánchez de Lozada del MNR con el 35,6 % de los votos, seguido por Hugo
Banzer del AP con 21 ,0 %, Carlos Palenque de CONDEPA con 14,3 % y Máx Fernández
de UCS con 13,8 %. El Parlamento ratificó por primera vez desde 1982 al ganador por
mayoría relativa, consagrando primer mandatario a Gonzalo Sánchez de Lozada y
Vicepresidente a Víctor Hugo Cárdenas, quien fue el primer aimara en ocupar tan alto
cargo en nuestra historia.

GONZALO SÁNCHEZ DE LOZADA

Gonzalo Sánchez de Lozada nació en La Paz el 1 g de julio de 1930. Desde muy pequeño
vivió en los Estados Unidos, de donde le quedó la particular pronunciación "agringada" del
castellano. Estudió filosofía y letras en la Universidad de Chicago.

Volvió a Bolivia a principios de los años cincuenta. Entre 1952 y 1958 trabajó como
productor de cine en la empresa Telecine que él mismo fundó. Produjo películas tan
destacadas como Los que nunca fueron (1954), Un poquito de diversificación económica
(1955) y Voces de la tierra (1956). Trabajó en una empresa de servicios petroleros y, a
principios de los sesenta, creó COMSUR (Compañía Minera del Sur), una de las empresas
mineras más poderosas de Bolivia. A través de COMSUR, Sánchez de Lozada amasó una
importante fortuna personal.

En 1979 a los 49 años, comenzó su actividad política, elegido como diputado por el MNR.
Fue reelecto en 1980. En 1985 fue elegido senador y Presidente de esa Cámara. En 1986
el Presidente Paz Estenssoro lo nombró ministro de Planeamiento y Coordinación. Desde
ese cargo contribuyó a la exitosa política de estabilización económica post-hiperinflación.
Fue además uno de los gestores del famoso decreto 21060. En 1988 fue nominado por su
partido como candidato presidencial. Ganó por mayoría relativa las elecciones de 1989,
pero perdió la presidencia en el congreso ante la alianza del segundo (Banzer) y el tercero
(Paz Zamora), que llevó a la presidencia a este último.

En 1993 a los 63 años de edad, volvió a ganar las elecciones sobre Hugo Banzer.
Gobernó entre 1993 y 1997 aplicando el llamado Plan de Todos, un ambicioso programa
de reformas estructurales. En 1997 volvió a la oposición. En 2002 fue elegido Presidente
por segunda vez. Un año y tres meses después, en medio del repudio popular y tras
violentas jornadas, se vio obligado a renunciar al cargo, abandonar el país y autoexiliarse
en los Estados Unidos. En 2004 el Congreso abrió un juicio de responsabilidades en su
contra por los sucesos de octubre de 2003.

VÍCTOR HUGO CÁRDENAS (1951)

Víctor Hugo Cárdenas fue el primer vicepresidente indio en la historia de Bolivia. De origen
aimara, nació en la comunidad de Achica Bajo (a orillas del lago Titicaca) en el
departamento de La Paz el 4 de junio de 1951.

Estudió literatura y pedagogía en la Universidad Mayor de San Andrés, carreras de las que
egresó en 1977. Fue profesor de esta universidad. Participó como consultor en el diseño
de la reforma educativa que defendió y apoyó como Vicepresidente de la nación.

En 1978 fue fundador y militante del Movimiento Revolucionario Tupac Katari (que en
1985 aumentó a su sigla la L de Liberación). En esa misma línea, fue parte de los
creadores, junto a Genaro Flores, de la Confederación Sindical Única de Trabajadores
Campesinos de Bolivia (CSUTCB), que jugó un rol fundamental en el proceso sindical y
político boliviano ulterior.

En 1985 fue elegido diputado por su partido. En 1989, ya jefe del MRTKL, fue candidato a
la presidencia y en 1993 hizo alianza con el MNR, postulándose como candidato
vicepresidencial de Gonzalo Sánchez de Lozada. Ejerció el cargo (al que accedió a los 42
años) entre 1993 y 1997. En 1994 fue elegido Presidente del Parlamento Andino y recibió
el premio Internacional Bartolomé de Las Casas por sus contribuciones a la causa
indígena del continente.
PRIMER GOBIERNO SÁNCHEZ DE LOZADA 1993-1997

La llegada de Sánchez de Lozada a la presidencia coincidió con un momento crucial para


el país, habían pasado dos períodos desde el comienzo de la aplicación de la nueva
política económica, de la que él mismo fue gestor y se hacía indispensable un salto
cualitativo que transformara la estructura social y económica del país, que respondiera al
desafío de un nuevo estado que sustituyera el agotado andamiaje que el MNR había
fundado en 1952.

Gonzalo Sánchez de Lozada (X. Valdivia, 1996)

El primer paso fue la coalición que surgió del voto parlamentario que lo hizo Presidente.
Bajo el férreo manejo personal del primer mandatario, se sumaron al MNR el MRTKL del
Vicepresidente Cárdenas, el Movimiento Bolivia Libre que fue el socio más leal y que más
ideas aportó en la aplicación del plan de gobierno. Antonio Aranibar, presidente de ese
partido, fue el único ministro (RR.EE) que ocupó el cargo durante los cuatro años y Miguel
Urioste jefe en ejercicio del MBL, fue el principal articulador en la coalición. Fue también
socio, aunque errático, UCS de Max Fernández que se retiró y volvió al gobierno más de
una vez. En noviembre de 1995 Fernández murió trágicamente en un accidente aéreo.
Causó también conmoción nacional la muerte en accidente de aviación del empresario,
político adenista y dirigente deportivo, Mario Mercado también víctima de un accidente de
aviación.
El Presidente propuso al país un plan de gobierno que denominó "Plan de Todos", cuya
base eran tres pilares: la capitalización, la participación popular y la reforma educativa. La
ecuación que buscaba resolver era uno de los puntos más polémicos del denominado
modelo neoliberal, su capacidad para conjugar la aplicación clara e inequívoca de una
economía de mercado sin restricciones, con una política social adecuada a los
requerimientos de una nación pobre y con graves brechas socio - económicas.

El primer paso para emprender los cambios fue la ley del poder ejecutivo. Con ella el
gobierno cedió inexplicablemente al legislativo la potestad del Presidente de establecer el
número y funciones de sus ministros. La ley redujo el número de ministerios de 17 a 12; 10
con función permanente y dos sin cartera (uno dedicado a la Capitalización y el otro a
Desarrollo Económico). La gran innovación fue la creación de tres "superministerios", el de
Desarrollo Humano que integró educación y salud e hizo énfasis en las etnias y la mujer,
dos sectores claramente desatendidos y discriminados en el pasado; el de Hacienda y
Desarrollo Económico que muy pronto tuvo que desdoblarse ante la imposibilidad de
controlar su gigantesca estructura y el de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente; un
salto de Bolivia a una nueva concepción del crecimiento y un lugar de jerarquía para el
tema de la protección ambiental, clave en este final de siglo. Como otras muchas reformas
parecidas, este modelo no sobrevivió la gestión de su creador.

La obra caminera más importante (continuidad de un contrato logrado por la gestión Paz
Zamora) fue la carretera Patacamaya - Tambo Quemado que une por primera vez por vía
asfaltada al país con el Océano Pacífico. Se empezó la ejecución de Cotapata -Santa
Bárbara para unir La Paz con el norte del país y Brasil, y la carretera también asfaltada La
Paz - Desaguadero, para unir Bolivia con el Puerto de 110. También se completó el asfalto
de la vía La Paz - Cochabamba.

En 1995 se desató una crisis bancaria con la caída, intervención y quiebra de tres bancos
privados: el Sur, el de Cochabamba y el Boliviano Americano Internacional. Entraron en
prisión varios banqueros entre ellos Guillermo Gutiérrez, Jorge Córdoba y Marita Siles
acusados de malos manejos y malversación de fondos de los depositantes. La crisis fue
superada por el Estado en medio de una polémica sobre la legitimidad del respaldo oficial
a operaciones irregulares del sistema financiero.
El empresario y dirigente político Samuel Doria Medina fue secuestrado por militantes del
Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) del Perú. Tras varias semanas de
cautiverio, su familia pagó el rescate pedido (cuya cifra nunca fue revelada) y él recuperó
su libertad. Ese dinero se usó para organizar la toma de la embajada de Japón en Lima.
Poco después, el gobierno apresó a los secuestradores de Doria. En 1996, el embajador
de Bolivia en Perú, Jorge Gumucio fue secuestrado junto a centenares de invitados en la
embajada Japonesa por el MRTA, El secuestro terminó con el rescate exitoso de los
rehenes y la muerte de todos los secuestradores.

CAPITALIZACIÓN Y BONOSOL

La capitalización, que se inició a partir de la Ley aprobada el 21 de marzo de 1994, fue el


eje del programa de gobierno, así como la medida más resistida por la opinión pública. En
su funcionamiento se basaba todo el proyecto de cambio. La idea marcaba una diferencia
esencial con la privatización pura y dura, no porque no fuese un proceso privatizador, sino
porque hizo que las empresas estatales capitalizadas vendieran el 50 % de su patrimonio
a los socios capitalizadores, quienes se hicieron cargo del manejo y administración de las
empresas en cuestión e invirtieron el 100 % de su aporte en las propias empresas
capitalizadas. El dinero no entró al tesoro general sino a las empresas. El 50 % restante
pasó en un fideicomiso a favor del pueblo boliviano en forma de un Bono de Solidaridad
(Bonosol).

El gobierno capitalizó entre 1995 y 1996 las cinco empresas estatales más grandes del
país: Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Empresa Nacional de
Telecomunicaciones (ENTEL), Empresa Nacional de Electricidad (ENFE), Lloyd Aéreo
Boliviano (LAB) y Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE), solo quedó pendiente por
falta de proponentes la Empresa Nacional de Fundiciones (ENAF). Para aplicar el plan se
aprobó la ley de capitalización (1994 y leyes complementarias como la de
telecomunicaciones, hidrocarburos y electricidad.

Producto de la capitalización, cuyo mayor impulsor fue el polémico ministro Alfonso


Revollo, Bolivia logró la inyección de inversiones privadas más importante de su historia.
1.670 millones de dólares en un lapso de entre cinco y siete años. En el rubro de los
hidrocarburos se pudo encarar por primera vez en décadas un proceso de exploración y
recuperación de pozos. En electricidad se dinamizó la inversión para lograr revertir el
peligro de déficit de oferta eléctrica en el mercado nacional. En telecomunicaciones se
vivió una revolución en el campo de la digitalización, fibra óptica, ampliación de cobertura
internacional, acceso al satélite y servicios de telefonía pública y celular.

Construcción del gasoducto Bolivia-Brasil, que permitió la exportación diaria de 30


millones de metros cúbicos de gas natural al vecino país.

El producto directo de la capitalización, como beneficio tangible para el ciudadano y parte


de la orientación social de este proceso, fue el Bonosol. El dinero proveniente de la
rentabilidad del 50 % de las acciones que pertenecían a los bolivianos, garantizó ingresos
que permitieron el pago de un bono anual vitalicio a todas los bolivianos mayores de 65
años sin distinción. El Bono se pagó a todos los que al 31 de diciembre de 1995 eran
mayores de 21 años. El bono se convirtió en arma electoral. El gobierno comenzó a
pagarlo poco antes de las elecciones, lo que causó gran controversia. El hecho es, sin
embargo, que más de 350.000 bolivianos mayores de 65 años recibieron cada uno 248
dólares a partir de 1997, lográndose por primera vez en la historia un sistema universal de
jubilación.

El problema inmediato de la capitalización para el ciudadano fue una significativa alza de


tarifas, producto del descongelamiento tarifario o simplemente la eliminación de subsidios.
La capitalización fue el punto más discutido del programa de Sánchez y el principal factor
que lo llevó al descalabro en su segundo gobierno. Los defensores del estado del 52 se
movilizaron en contra. Los sindicatos salieron militantemente a las calles y la oposición
política objetó algunos contratos, particularmente el suscrito con la empresa Enron, que
era excesivamente liberal y favorable al inversionista, obligando a modificarlo. La
capitalización de los ferrocarriles, que pasó a manos de una empresa chilena, generó
fuerte rechazo y días de extrema violencia en La Paz. El proceso, sin embargo, no se
detuvo. La capitalización del Lloyd Aéreo, otorgada a la empresa brasileña VASP, primero
y al empresario Ernesto Asbún después, fue un desastre total que llevó a la compañía al
borde de la quiebra.

LA ERA DEL GAS. EL GASODUCTO AL BRASIL

Campo de gas San Alberto en el Departamento de Tarija (La Razón)

Después de la expiración del contrato de venta de gas a la Argentina (1972-1999) que


reportó a Bolivia 4.562,3 millones de dólares por la exportación de 1.9 tpc., se hacía
indispensable compensar ese vacío con un proyecto más ambicioso, la exportación de gas
al Brasil. La historia de este emprendimiento se remonta a la carta de intenciones entre
Banzer y Geisel de 1974, que, como vimos, quedó frustrada por la falta de decisión de la
dictadura de entonces. En 1984 Siles y Figueiredo retomaron el proyecto de 1974 sin
éxito. En 1988 Paz Estenssoro y Sarney suscribieron a su vez notas reversales para la
venta de derivados de gas y energía eléctrica y la exportación de 3 millones de metros
cúbicos por día (mmcd.). Pero cuando el proyecto comenzó realmente a concretarse fue
en el periodo 1991-1993, en que Paz Zamora y Franco firmaron contratos de compra
venta de gas (entre 8 y 16 mmcd.) con un tubo de 18 pulgadas. Finalmente, el proyecto
tomó dimensión de realidad con la iniciativa del Presidente Sánchez de Lozada de asociar
a Bolivia con la transnacional norteamericana Enron para hacer una contraparte viable con
el Brasil. Fue el esfuerzo económico de mayor magnitud de la historia hasta ese momento.
En 1996 Sánchez de Lozada y Cardoso firmaron el contrato de venta de gas ampliando el
volumen a 30 mmcd. con un precio mejorado que, entre 1999 y 2002, fue de 1.44 dólares
por millar de pies cúbicos. En ese mismo año suscribieron el contrato de construcción del
gasoducto que se comenzó a construir en julio de 1997.

El gasoducto Bolivia-Brasil tiene una extensión de 1.970 kms. de Río Grande (Bolivia) Sao
Paulo y otros 1.180 kms. de Sao Paulo a Porto Alegre. 557 kms. se extienden en territorio
boliviano. La construcción del ducto de 32 pulgadas, costÓ 2.200 millones de dólares. Los
presidentes Banzer y Cardoso inauguraron el gasoducto en 1999. En julio de ese año
comenzó a operar. En 1999 se exportaron 2,4 mmcd. y en 2001 se superaron los 10
mmcd. Esto dio como resultado en 2001 un ingreso de 225 millones de dólares. El mayor
ingreso anual por exportación de gas a la Argentina fue el de 1982 con un total de 381,6
millones de dólares.

Las gigantescas reservas de gas del país plantearon muy rápidamente la necesidad de la
apertura de nuevos mercados que permitieran un ingreso adicional. La opción más
atractiva era la de exportar gas natural a México y Estados Unidos. Otro de los temas que
se puso en el debate fue el de la posibilidad de darle un valor agregado al gas, con la
construcción de plantas petroquímicas que permitiera mejores ingresos. Paradójicamente,
este potencial energético no se había traducido en el desarrollo de una nueva matriz
energética boliviana basada en el gas y una expansión de las redes urbanas de gas
natural que cubrieran los requerimientos de consumo de una población dependiente del
gas licuado, el kerosen o la leña en el área rural.
Y ELECCIONES PRESIDENCIALES (1997)

Las elecciones municipales de fines del 93 ratificaron la mayoría del MNR. Lo más
destacado fue el mal resultado para el MIR (9,3 %) y la ADN (11,4%), al punto que el jefe
adenista Hugo Banzer renunció a la jefatura de su partido un mes antes del proceso
electoral, previendo el resultado. Se pensó que sería el retiro definitivo de Banzer, pero los
hechos políticos lo desmintieron. Por el contrario, en 1997 fue elegido Presidente
Constitucional.

En las elecciones municipales de 1995 se inauguró el sistema de votación por municipios


territorializados, dándole un verdadero sentido de participación al ciudadano.

Las elecciones presidenciales de 1997 encontraron al gobierno muy desgastado por el


costo político de las transformaciones estructurales. Sánchez de Lozada apoyó como
candidato oficialista al ministro de Justicia René Blattmann, quien inopinadamente
renunció a la candidatura en enero, debilitando seriamente al MNR, cuyo candidato de
recambio fue Juan Carlos Durán. La muerte de Carlos Palenque en marzo, unos meses
después de una agria ruptura con su esposa y dirigente condepista Mónica Medina,
provocó una conmoción nacional y la proclamación de Remedios Loza, la primera mujer
en la historia del país en optar a la presidencia. El MIR llegó con la sombra de la falta de
visa a EE.UU. de su candidato Jaime Paz. El resultado mostró la atomización del
electorado. Ganó Hugo Banzer con el 22,3 %, el porcentaje de votos más bajo obtenido
por un candidato presidencial ganador en la historia electoral boliviana, Juan Carlos Durán
obtuvo el segundo lugar con el 18,2 % y Remedios Loza el tercero con el 17,2 0/0. El
parlamento ratificó al ganador por mayoría relativa, Hugo Banzer, a quien acompañó como
vicepresidente Jorge Quiroga. En esta elección se aplicó por primera vez el sistema de
diputados uninominales y plurinominales, con notables resultados para algunos candidatos
que recibieron respaldo de sus regiones, más allá de los votos obtenidos por sus
candidatos presidenciales.
EL NEOLIBERALISMO EN BOLIVIA

El neoliberalismo económico es una corriente que promueve el resurgir del liberalismo


clásico, pero llevado a una posición aún más extrema. Pretende lograr la máxima
reducción de la intervención del Estado en la economía, dejándola actuar en el libre juego
de la oferta y la demanda, Para los neoliberales el mercado es el motor del progreso de la
humanidad y la economía debe ser lo principal, anteponiéndola a todos los demás
aspectos, incluso al político y humano.

Los elementos básicos del neoliberalismo son los siguientes: a) Fortalecer el mercado
para distribuirse el poder y la riqueza; b) El Estado no funciona en el derecho social; c) El
derecho social detiene los planes de desarrollo que estimulan a los ricos; d) La división
internacional del trabajo elimina el derecho social; e) El libre comercio consume el derecho
social; f) El mercado de capitales frena el derecho social; g) Capital disponible para ganar
más y pagar salarios bajos; h) La especulación contra el derecho social; i) La
desocupación elimina los obstáculos para la empresa privada.

El Decreto 21060 produjo en la población y la clase


trabajadora violentas manifestaciones de protesta contra
esta medida.

La Nueva Política Económica en Bolivia aprobada mediante el DS 21060, dio inicio al


modelo neoliberal en Bolivia, vigente desde 1 985 hasta 2005. Este decreto eliminó el
control de precios y los mercados restablecieron la venta de productos. Se dispuso la libre
actividad económica, libre importación y exportación. Se reconoció el derecho de la banca
de otorgar créditos a tasas de interés libremente pactadas. También se dispuso el
reordenamiento de las empresas públicas y su descentralización, el cumplimiento de la
Ley del Trabajo, el inicio de la reforma fiscal y de la reforma monetaria.
El modelo neoliberal se caracterizó por la producción del excedente generado por la
empresa privada y transnacional, pero esta última era la verdadera encargada de hacerlo.
Debido a la escasa capacidad de acumulación de la burguesía nacional era necesario el
fomento de la inversión extranjera directa como forma de sustituir el escaso ahorro
nacional. El principal objetivo de la política económica neoliberal consistía en el control de
la inflación y para ello se neutralizó la política monetaria y fiscal,

Durante los 20 años de gobierno neoliberal en Bolivia, se hizo el mayor traslado de


recursos y empresas públicas a manos privadas de la historia del país, provocando la
oposición de gran parte de la población a estas medidas. La brecha entre ricos y pobres
había aumentado de tal manera que hubo un empobrecimiento general de las capas
medias y bajas de la sociedad boliviana.

GLOSARIO
Tasa:

Descentralización:
CONSECUENCIAS DE LAS POLÍTICAS NEOLIBERALES

El gobierno neoliberal declaraba que la desnacionalización de los hidrocarburos serviría


para mejorar el abastecimiento, pero la realidad demostró ser lo opuesta. Bolivia
exportaba grandes cantidades de gas, pero sufría desabastecimiento crónico, lo que
suponía grandes problemas económicos. La ausencia de inversiones de calidad en
refinamiento llevó a la situación de que Bolivia, exportador de petróleo, llegase a importar
el 47 % del diésel que consumía.

Se afirmaba que la entrada de capital extranjero en el país causaría supuestos beneficios


para el empleo, pero la realidad fue distinta. Las empresas, una vez privatizadas, se
dedicaban a realizar despidos masivos y luego subcontratar en condiciones laborales
mucho peores que las anteriores. Esto se tradujo en fuertes aumentos del desempleo y de
la precarización laboral. Asimismo, la parcelación de las empresas dificultaba la actividad
sindical lo que se tradujo en salarios mínimos y congelados durante años. La desaparición
del proletariado minero estatal fue un duro golpe para el activismo político. El sindicato de
la COB, poderoso en otro tiempo, vio reducidas sus fuerzas con los despidos masivos.

Militares resguardan la planta distribuidora de gas de Senkata


en El Alto Protesta ante las oficinas de REPSOL en Santa Cruz por
integrantes del pueblo guaraní.

Las explotaciones petrolíferas de Repsol (multinacional española) afectaron a numerosos


espacios naturales, como las tierras indígenas. La empresa no respetaba los usos
tradicionales a la hora de negociar con las comunidades, terminando con episodios de
conflictividad social. El ejército tuvo que intervenir para proteger a dicha empresas. El
daño ecológico perpetrado en reservas naturales e, incluso, en parques nacionales es
incalculable.
El cambio de modelo en el sistema de pensiones llevó a la generación que quedó entre el
modelo antiguo y el nuevo a quedarse sin pensión, motivado este hecho por la falta de
información y la burocracia necesaria para solicitar el cambio de plan. El sistema de
capitalización del Bonosol nunca funcionó en la práctica. En 1997, el primer año en que
estos bonos debían pagarse, las empresas tuvieron que pedir un préstamo de 50 millones
de dólares para poder pagar a los mayores de 65 años, El segundo año, el presidente
Hugo Bánzer, directamente eliminó su pago alegando falta de liquidez

El neoliberalismo no resolvió los problemas estructurales de la economía de Bolivia, razón


por la cual se dio un viraje hacia el Estado a través de una economía mixta de mercado
con el objetivo de lograr la reconversión productiva. Las reformas llamadas neoliberales
dejaron déficits de crecimiento fiscal, de empleo y de equidad.

GLOSARIO
Precarización:

Parcelación:
LOS GOBIERNOS DE SÁNCHEZ DE LOZADA (2002-2003)

Gonzalo Sánchez de Lozada (La Paz, 1 de julio de 1930) fue presidente de Bolivia en dos
ocasiones (1993-1997; 2002-2003). En las elecciones de 1989, ganó por mayoría relativa,
pero perdió la presidencia en el Congreso ante la alianza del segundo (Hugo Banzer) y el
tercero (Jaime Paz Zamora), que llevó a la presidencia a este último.

En su primer mandato promovió un amplio programa de privatizaciones y una política


neoliberal. La concesión a una empresa chilena del servicio de ferrocarriles causó un gran
resentimiento en los grupos nacionalistas. Gobernó aplicando el llamado Plan de Todos, el
programa más ambicioso de reformas estructurales en Bolivia después de la Revolución
de 1 952. Llevó adelante la capitalización de cinco empresas del Estado (ENTEL, ENFE,
ENDE, YPFB y LAB), entregando el 50 % de las acciones a los bolivianos lo que permitió
crear el Bonosol que beneficiaba a los mayores de 65 años e introdujo el sistema de
regulación a través de superintendencias. Sánchez de Lozada promulgó la Ley de
Participación Popular e impulsó una Reforma Educativa.

Manifestantes enfrentándose a la policía y al ejército en la


Plaza San Francisco de La Paz que dejaron más de 70
muertos.
Con la caída de Gonzalo Sanchez de Lozada, la
influencia política de MNR se diluyo. Octubre negro
ocasionó una reconfiguración en el panorama político
nacional, pues los partidos tradicionales MNR, ADN,
MIR, entre otros perdieron protagonismo en favor de
organizaciones políticas nuevas como el MAS y

En el 2002 Sánchez de Lozada gana las elecciones seguido muy de cerca por su rival
imprevisto Evo Morales. Sin embargo, no consigue la mayoría absoluta y la elección del
Presidente debe realizarse en el Congreso Nacional entre los dos candidatos con mayor
votación. En este sentido, con apoyo del MIR y NFR, Sánchez de Lozada es elegido
presidente constitucional hasta el 2007.

En su segundo mandato quiso continuar con su política neoliberal que fue mal por varios
sectores de la población, organizaciones sociales y políticas. Esto produjo que se
realizaran dos huelgas generales de los sectores asalariados. Sin embargo, el paro y
protesta cívico-vecinal organizado en la ciudad de El Alto, que comenzó el 8 de octubre,
en rechazo a las intenciones del gobierno de vender el gas natural a EEUU y México por
un puerto chileno, pusieron al gobierno en un callejón sin salida. Sánchez de Lozada lejos
de atender esta demanda popular, ordenó al ejército reprimir duramente todas estas
movilizaciones. Esta medida dio lugar a disturbios y a una verdadera insurrección popular
que esta vez exigía su renuncia. Ante las dimensiones de la revuelta, que produjo
divisiones en el ejecutivo, Sánchez de Lozada dimitió el 1 7 de octubre de 2003 y huyó del
país rumbo a los Estados Unidos, haciéndose cargo del gobierno el vicepresidente Carlos
Mesa.

En el 2004 el Congreso abrió un juicio de responsabilidades contra de Sánchez de Lozada


por la muerte de 70 manifestantes y violaciones de los derechos humanos, Se solicitó su
extradición al gobierno estadounidense, pero fue denegada.

GLOSARIO

Privatización:
CARLOS D. MESA, PRESIDENTE INTERINO (2003-2005)

Carlos D. Mesa Gisbert (La Paz, 1 2 de agosto de 1953) es un político boliviano que fue
elegido vicepresidente de Bolivia durante el segundo período de Gonzalo Sánchez de
Lozada (2002-2003). Después de que el presidente fuera obligado a dejar el cargo, el 1 7
de octubre de 2003, Mesa fue nombrado presidente interino de la República,

Durante su mandato Carlos Mesa disfrutó de gran popularidad (62 % de promedio), que se
mantuvo por sus promesas de convocar una Asamblea Constituyente llevar a cabo un
referéndum sobre los hidrocarburos. También impulsó la elección directa de prefectos,
ahora gobernadores.

Carlos D. Mesa es un respetado historiador y


periodista boliviano. Actualmente colabora con el
gobierno de Morales como parte de la comisión que
ha presentado los alegatos por la causa marítima
boliviana ante el Tribunal Internacional de Justicia
de la Haya

El referéndum de hidrocarburos fue la iniciativa más importante de este período, hecho


bajo una fuerte presión de los grupos radicales. Mesa cambió las tasas de impuestos y la
propiedad de las reservas de gas para el Estado boliviano. Además, en enero de 2004,
anunció que su gobierno realizaría una serie de manifestaciones en todo el país y en sus
embajadas en el extranjero, exigiendo que Chile devuelva a Bolivia el litoral que el país
perdió en la Guerra del Pacífico. Chile se ha negado tradicionalmente a negociar sobre el
tema, pero Mesa hizo de esta política un punto central de su administración buscando el
apoyo popular que le faltaba.

Carlos Mesa reformó la Constitución lo que le permitió convocar a una Asamblea


Constituyente (que se hizo efectiva más adelante durante el gobierno de Evo Morales)t
realizar y ganar el primer referéndum democrático de la historia, orientado a aplicar una
nueva política nacional de hidrocarburos. El país recuperó la propiedad y el manejo de
dichos recursos por parte del Estado y aumentó de 27 % a más del 50 % los impuestos
sobre su explotación. Pero Mesa fracasó en el intento de aprobar su proyecto de Ley de
Hidrocarburos que fue rechazado por el Congreso.

Después de un resurgimiento en las protestas del gas, tras semanas de nuevas protestas
callejeras de las organizaciones sociales que acusaban a Carlos Mesa de ceder a los
intereses de Estados Unidos, el presidente ofreció su renuncia al Congreso (6 de marzo
de 2005), pero fue rechazada por unanimidad. El 6 de junio Mesa ofreció su renuncia
definitiva, debido a la presión de sectores tanto de izquierda corno de derecha, que pedían
la elección inmediata de asambleístas constituyentes, la realización del referéndum
autonómico y la nacionalización del gas.

El 9 de junio de 2005, tomó juramento como presidente interino constitucional Eduardo


Rodríguez Veltzé, presidente del Tribunal Supremo de Justicia cuya misión fue la de
posibilitar acuerdos políticos que viabilizaran el proceso electoral.

GLOSARIO

Interino:

Asamblea Constituyente:

Referéndum:
EL MOVIMIENTO COCALERO

El movimiento cocalero, organización de campesinos productores de la hoja de coca,


nació en el contexto de un proceso de estructuración de los campesinos de las regiones
del Chapare y los Yungas entre las décadas de los 80 y los 90 del siglo pasado. Se
presentaron como movimiento social a partir de su oposición a las políticas de erradicación
de la hoja de coca que fueron llevadas a cabo durante el mismo periodo.

Bloqueo en una carretera. Evo Morales, Felipe Quispe y sus Manifestación de las federaciones productoras de coca
seguidores emplearon el bloqueo de caminos como medida de del Chapare, Cochabamba.
presión contra los gobiernos de turno. Esta práctica ocasiona
malestar en la población y grandes pérdidas económicas para
distintos sectores productivos del país.

El sector cocalero es uno de los componentes más dinámicos de la lucha social en Bolivia
y uno de los que más contribuyó a revitalizar y fortalecer el movimiento sindical
campesino. La base social de este movimiento está formada por migrantes quechuas,
aymaras y extrabajadores mineros. Estos últimos fueron obligados a emigrar hacia el
trópico cochabambino debido a la caída de los precios del estaño en 1985 y la
promulgación del decreto 21060, que determinó el cierre de las minas y la relocalización
de miles de trabajadores.

A inicios del siglo XXI su participación alcanzó una mayor importancia, ye que su lucha
estuvo marcada por conflictos violentos a fines del 2001 parte del 2002 ante el
agravamiento de las políticas del Estado de militarizar las zonas de cultivo de coca no
tradicional (Trópico de Cochabamba). Sin embargo, en el 2002 pasaron de las acciones
violentas de confrontación con el Estado a optar por una confrontación por vía de la
política institucionalizada a través de un partido político propio: el Movimiento al
Socialismo (MAS).

Los bloqueos de caminos fueron las acciones colectivas más utilizadas por el movimiento
cocalero del Chapare. Estas acciones tuvieron éxito porque tenían la capacidad de
incomunicar a la región andina con el oriente boliviano, El bloqueo de la carretera troncal
Cochabamba-Santa Cruz suponía grandes pérdidas económicas al sector empresarial, así
como el desabastecimiento de las principales capitales del país.

Otra de las prácticas eficaces utilizada por los cocaleros, como mecanismo de
sensibilización, han sido las marchas de grandes grupos de población. La huelga,
considerada como una acción convencional consistente en dejar de trabajar con el objetivo
de conseguir ventajas laborales o sociales, fue utilizada como una medida de
reforzamiento a los bloqueos y las marchas cocaleras.

GLOSARIO

Erradicación:

Relocalizar:
LA GUERRA DEL AGUA EN COCHABAMBA

La llamada Guerra de/ agua es el primer conflicto del ciclo de movilizaciones contra la
globalización y en defensa de los recursos naturales en Bolivia. En 1997, durante el
gobierno de Bánzer, el Banco Mundial impuso la privatización del agua en la ciudad de
Cochabamba como condición para la ayuda financiera, Los derechos se entregaron a la
compañía Aguas del Tunari, subsidiaria de la corporación transnacional Bechtel.

La Ley 2029, promulgada en octubre de 1999, establecía el mercado de aguas que en los
futuros cinco años dejaría de ser un bien común e ingresaría a la libre oferta y demanda.
Esta norma fue analizada por agricultores y campesinos, quienes manifestaron su rechazo
total. En noviembre se llevó a cabo el primer bloqueo campesino y de regantes en las vías
de acceso a la ciudad de Cochabamba. Posteriormente, se organizó la Coordinadora
Departamental del Agua y la Vida, con la participación de la FEDECOR, el Comité de
Defensa del Agua, organizaciones de trabajadores, estudiantes, maestros, organizaciones
vecinales, ambientales, etc.

El pueblo de Cochabamba tuvo varias protestas que finalmente


logro expulsar a la compañía de agua de Bolivia y rescatar este
recurso de vida para el pueblo.

En enero del año 2000, Aguas del Tunari incrementó las tarifas un 200 % y controlaba
todos los sistemas de agua, las cooperativas de los barrios y las fuentes de riego. Cuando
los vecinos comenzaron a recibir las facturas de agua se comenzó a generalizar la
protesta y la Coordinadora impugnó la concesión, saliendo a las calles de Cochabamba
para protestar. El gobierno del general Hugo Banzer mandó capturar a los dirigentes de la
Coordinadora, decretó el estado de sitio de la ciudad durante noventa días y la ciudad fue
ocupada militarmente.

E! movimiento reunió a más de medio millón de personas que salieron a las calles a
protestar, pero esto ocasionó una represión desmedida por parte de la policía. El
enfrentamiento causó decenas de heridos y muchas personas quedaron inválidas de por
vida a causa de los golpes y al gas lanzado por las fuerzas policiales.

Muchos de los enfrentamientos tuvieron lugar en la plaza principal (14 de septiembre),


pero la práctica habitual del bloqueo consiguió cerrar la ciudad, el aeropuerto y las
principales carreteras durante semanas, El 4 de abril se convocó a la batalla final que duró
ocho días, donde se produjo un muerto y más de 100 heridos. Ante la presión del pueblo y
las medidas asumidas, el gobierno rescindió el contrato con Aguas del Tunari.

GLOSARIO

Oferta:

Demanda:

Rescindir:
LA GUERRA DEL GAS: OCTUBRE NEGRO

El movimiento social más reciente en Bolivia fue la denominada Guerra del gas, que
fueron jornadas de lucha y movilización del pueblo por el recurso del gas que tuvieron
lugar desde mediados de septiembre hasta octubre de 2003.

El gobierno neoliberal de Gonzalo Sánchez de Lozada propuso que el gas se exportara a


EEUU y México a través de Chile. Este hecho desencadenó la tensión relacionada con el
plan de vender el recurso a través del vecino país que tenía pendiente con Bolivia la
deuda centenaria de la salida al mar. En lugar de vender el gas a inversores extranjeros
para obtener unas escasas ganancias, el pueblo boliviano quería que este recurso fuera
nacionalizado para que los beneficios sean mayores y así atender las grandes
necesidades de la población.

Caravana que baja de El Alto a la ciudad de La


Manifestantes tras una barricada montada durante la Guerra del gas Paz fuertemente resguardada por el ejército.
en 2003. En los acontecimientos de febrero y octubre distintos sectores
de la población unificaron esfuerzos para oponerse a las políticas
económicas del gobierno de Sánchez de Lozada. Algunas de la acciones
fueron pacíficas, como marchas y huelgas, pero en otros casos se llegó
al enfrentamiento con las fuerzas del orden. El gobierno por su parte,
ordeno la represión de las manifestaciones.

El 12 de octubre, después de semanas de intensos enfrentamientos, cerca de treinta


personas fueron masacradas en la ciudad de El Alto. Los manifestantes habían estado
manteniendo los más intensos bloqueos de carreteras en el país durante semanas,
cortando la ruta principal a La Paz. Como resultado, la ciudad había estado
experimentando una grave escasez de gasolina, alimentos y otros suministros.
Policías y militares fuertemente armados que escoltaban a los tanques de gasolina
trataron de pasar a través de los bloqueos en El Alto para llegar a la ciudad de La Paz, Los
manifestantes no permitieron pasar a la caravana y se inició una confrontación con las
fuerzas del orden que dispararon de forma indiscriminada contra los bloqueadores y
manifestantes, al igual que desde los helicópteros. Algunos manifestantes portaban palos
y hondas, varios de los muertos y heridos eran niños. Al día siguiente unos veinte
manifestantes murieron en enfrentamientos con los militares.

Estas muertes produjeron un punto de inflexión en el conflicto. Aunque muchos de los


manifestantes a lo largo del enfrentamiento se habían movilizado contra la exportación de
gas después de las muertes en El Alto y La Paz, todos los sectores centraron su protesta
en la renuncia del presidente.

Los aliados políticos de Sánchez de Lozada, incluido el vicepresidente, le exigieron


también su renuncia. Finalmente, después de negarse repetidamente a renunciar dejó el
cargo el 1 7 de octubre y huyó con destino a Estados Unidos. Esa misma noche, el
vicepresidente Carlos Mesa asumió el cargo de presidente de Bolivia, como se estipula en
la Constitución del país.

GLOSARIO

Indiscriminada:

Inflexión:

Estipula:
DE LÍDER COCALERO A DIPUTADO NACIONAL

Juan Evo Morales Ayma fue elegido en 2005 como el sexagésimo quinto Presidente del
Estado Plurinacional de Bolivia, político y líder del movimiento cocalero boliviano, nació en
Orinoca, departamento de Oruro, el 26 de octubre de 1 959. En la historia de Bolivia es el
primer indígena de origen aymara que alcanza la jefatura del Estado.

Evo Morales cuando empezaba su carrera sindical


como líder de las federaciones de cocaleros del trópico
de Cochabamba de 1988. Evo Morales fue elegido diputado nacional en 1997 con más del
70% de los sufragios en su jurisdicción, Chapare, e increpo al
gobierno del presidente Jorge Quiroga por no haber castigado
a los culpables de matar a balazos a cocaleros en el Chapare.

A principios de los años 80 emigró con su familia hacia el este de Bolivia estableciéndose
en la zona del Chapare, trópico de Cochabamba, donde se dedicó a la agricultura. Durante
los años 90 comenzó a tomar parte de las luchas de los cocaleros contra el gobierno del
presidente y exdictador Hugo Banzer Suárez, que intentó la erradicación de estos cultivos
bajo la supervisión de los Estados Unidos sin lograr resultados importantes. Morales formó
parte de una federación de campesinos cocaleros que defendía el cómo cultivo de esta
planta como parte de la cultura ancestral de los indígenas.

En el año 1 988 fue secretario ejecutivo de la federación de cocaleros del trópico y en


1996 presidente de las seis federaciones de este organismo que se dedicaba al cultivo de
la planta de coca. Esta agrupación sindical decidió que era el momento de dar el salto a la
arena política. Para tal efecto, el 27 de marzo de 1995, un numeroso grupo de
asociaciones indígenas y campesinas constituyeron la Asamblea por la Soberanía de los
Pueblos (ASP) jefaturizado por Alejo Véliz (dirigente quechua) y el Instrumento Político por
la Soberanía de los Pueblos (IPSP) dirigido por Evo Morales.
Sin embargo, la ASP-IPSP no lograron obtener el reconocimiento de la Corte Electoral
para inscribirse como partido político, por esta razón decidieron concurrir a las elecciones
generales de 1997 como un grupo asociado al partido político de Izquierda Unida (IU), una
coalición liderada por el Partido Comunista. En esas justas electorales, que devolvieron el
poder al exgeneral Hugo Bánzer, la IU logró cuatro escaños en el Congreso Nacional y
Evo Morales ocupó uno de ellos como diputado nacional,

Meses después problemas de liderazgo enfrentaron a Véliz (ASP) y Morales (IPSP) y el


pacto fundacional se rompió. Como el IPSP no obtuvo el permiso oficial para registrarse
como partido político, el líder cocalero buscó una sigla política reconocida por la Corte
Electoral en la que pudiera integrar su proyecto político. Así que Morales y sus seguidores
negociaron con David Añez, jefe del Movimiento al Socialismo-lJnzaguista (MAS-U) y, en
enero de 1 999, Morales fue elegido líder del nuevo IPSP-MAS, que luego estas siglas se
simplificaron a MAS.

Durante el gobierno banzerista se multiplicaron los enfrentamientos con el gremio de los


cocaleros. Esta situación de crisis permitió a Evo Morales incrementar su popularidad al
frente de masivas marchas, movilizaciones, paros, bloqueos de carreteras y demás
medidas de protesta contra el llamado "Plan Dignidad" del gobierno, que debía destruir
90.000 hectáreas de cocales excedentarias. Morales denunció los episodios de represión
militar y, desde su escaño como diputado, animó a los cocaleros resistir y enfrentar a las
fuerzas del gobierno.

Pese a las advertencias que le hizo la Cámara de Diputados, Morales continuó


defendiendo con vehemencia las reivindicaciones de su gremio. Durante el 2001 las
protestas en Cochabamba fueron persistentes y cada vez más violentas. Esta situación
llegó a su punto más álgido cuando Evo Morales amenazó con provocar el estallido de una
guerra civil en el Chapare. Entre tanto, el 7 de agosto del 2001 Hugo Bánzer entregó el
poder, un año antes de terminar su mandato por su avanzada enfermedad, al
vicepresidente Jorge Quiroga Ramirez.

El 24 de enero de 2002, días después de intensas protestas contra la erradicación de los


cultivos de coca, el Parlamento acusó a Morales de instigador y fue expulsado del
Congreso, en una medida sin precedentes, bajo la acusación de “graves faltas” contra la
ética parlamentaria. La decisión del cuerpo legislativo se debió a la denuncia presentada
por familiares de un militar y un policía secuestrados y asesinados en la zona cocalera del
Chapare. Ambos crímenes fueron el saldo de siete muertos, incluyendo tres cocaleros,
tres militares y un policía, durante violentos choques entre productores de coca y las
fuerzas combinadas del ejército y la policía.

El S de marzo de 2002, el movimiento indígena y campesino designó a Evo Morales


candidato del MAS para las elecciones presidenciales del 30 de junio. En estos comicios
ningún partido obtuvo la mayoría de votos. El candidato del MNR y expresidente Gonzalo
Sánchez de Lozada logró la victoria con el 22,4% de los sufragios, seguido de cerca por
Evo Morales con el 20,9 %. Ante esta situación, los miembros del Congreso Nacional
eligieron, entre ambos candidatos, a través de una votación secreta, a Gonzalo Sánchez
de Lozada Presidente Constitucional.

Cuando Sánchez de Lozada asume su segundo mandato en agosto del 2002 debe
enfrentar con una crisis social y económica heredada del anterior gobierno, que lo llevarán
a tomar medidas impopulares cuyo resultado definitivo sería su renuncia y huida del país
el 17 de octubre del 2003, Este levantamiento popular fue aprovechado por el MAS y por
el Movimiento Indígena Pachakuti.

GLOSARIO

Erradicación:

Ancestral:

Federación:

Sindicato:

Coalición:

Escaño:

Gremio:

Vehemencia:

Instigar:

Comicios:
PRESIDENCIA DE EVO MORALES AYMA (2006-2020)

Ante la renuncia y huida del país de Sánchez de Lozada asume la Presidencia de la


nación Carlos D. Mesa Gisbert, de acuerdo con la normativa que establece la Constitución
Política del Estado. Acepta este mandato el 1 7 de octubre de 2003 y renuncia a mediados
de 2005, dejando en manos del presidente de la Corte Suprema, Eduardo Rodríguez
Veltzé, la Presidencia de la república. Este convoca a elecciones generales para el 1 8 de
diciembre del 2005 para elegir presidente, vicepresidente, congresistas y prefectos
departamentales.

Estas elecciones las ganó Evo Morales con un 54 % de apoyo a nivel nacional. El 22 de
enero de 2006 fue posesionado como el primer presidente indígena de Bolivia, Desde esa
fecha hasta enero del 2020 será el mandatario que más años gobernará Bolivia, 14 años
en total, tres mandatos consecutivos.

Nacionalización de los hidrocarburos de empresas privadas multinacionales.

Evo Morales Presidente de Bolivia


desde 2006 al 2020.

Los diez hitos más importantes de su gestión fueron:

1. Contundentes triunfos: Morales hizo historia desde el mismo día en que ganó las
elecciones el 2005 al obtener el 54 % de los votos, convirtiéndose en el primer presidente
en democracia en lograr mayoría absoluta. También promovería otros procesos
electorales y los ganaría todos. En 2008 se impuso en el referéndum revocatorio con el 67
% de los votos; en 2009 volvió a ganar las elecciones generales con el 64 % y en 2014
triunfó con el 61% de los sufragios.

2. Nacionalización de los hidrocarburos y bonanza económica: El 1 de mayo de 2006 los


campos gasíferos amanecieron militarizados y el presidente Evo Morales anunció la
nacionalización de los hidrocarburos y determinó que las empresas pagaren el 82 % al
Estado en impuestos, lo que permitió recibir una gran cantidad de recursos y vivir una
bonanza económica. Luego se produciría la nacionalización de otras empresas bolivianas.

3. Asamblea Constituyente y nacimiento de/ nuevo Estado: El 6 de agosto de 2006 se


inauguró en Sucre la Asamblea Constituyente, con la intención de refundar Bolivia. Sin
embargo, luego de varios intentos de hacer fracasar este objetivo, la Asamblea tuvo que
sesionar en Oruro en un recinto militar y terminar la redacción final. Un referéndum popular
la aprobó con el 61,43 %, Finalmente, el 7 de febrero de 2009, se promulgó la
Constitución, que está vigente hasta la fecha.

4. Lucho autonómica o Intento de golpe cívico prefectural: El 2008 el país estuvo en vilo
porque las regiones opositoras, agrupadas entonces en la denominada “media luna”,
protagonizaron protestas para exigir al gobierno de Morales más autonomía y recursos
económicos. Convocaron a referendos autonómicos que fueron declarados ilegales por el
Gobierno central. La situación se tornó incontenible cuando los autonomistas empezaron a
tomar las instituciones regionales, se produjeron enfrentamientos violentos y detenciones,
El punto culminante de esta feroz confrontación ocurrió en Porvenir, Pando. El saldo fue
fatal en el que murieron 1 1 campesinos y dos funcionarios prefecturales.

5. Expulsión del Goldberg: En septiembre de 2008 el Presidente expulsó de Bolivia al


embajador de EEUU, Philip Goldberg, acusándolo de que estaba conspirando contra su
gobierno y promoviendo el golpe cívico prefectural. Posteriormente, expulsó a la agencia
antidrogas DEA y a la agencia de cooperación Usaid.

6. Gasolinazo y TIPNIS: En la Navidad de 2010 el Gobierno decretó el incremento de los


carburantes hasta en 82%, lo que generó una ola de protestas. El propio Morales
retrocedió en la aplicación de esta medida. En septiembre de 2011 se produjo el quiebre
más importante del Gobierno con el pueblo cuando la marcha de indígenas del TIPNIS fue
reprimida en el camino.
7. Juicio a Chile: El Presidente decidió en 201 1 demandar a Chile ante La Haya para
exigir una negociación que obligue a ese país a darle a Bolivia una salida soberana al mar.
Este 2015 la Corte Internacional se declaró competente para tratar la demanda boliviana.

8. Elecciones judiciales y fracaso de reforma judicial: Uno de los grandes fracasos del
gobierno de Morales es la reforma judicial. En octubre de 201 1 Bolivia se convirtió en el
primer país del mundo en elegir, por voto directo, a los altos magistrados del Poder
Judicial, lo que no redujo la extrema corrupción de este órgano del Estado.

9. Lo llegada del Papa y los choques con la Iglesia: En julio del 2015 el papa Francisco
llega al país produciendo una euforia nacional pocas veces vista. Pero, tal vez, lo más
importante de esta excepcional visita fue disminuir el enfrentamiento del Gobierno con la
Iglesia Católica de Bolivia.

10. Los medios y ONG: Morales declaró a los medios de comunicación como sus
enemigos y su gobierno encaró una estrategia de cooptación, compra accionaria, presión
a través de impuestos y otro tipo de controles estatales a los medios independientes,
Promovió la redacción de leyes limitativas de la libertad de expresión. La misma suerte de
los medios corrieron las fundaciones, ONGs, y otras organizaciones independientes que
fueron declaradas contrarias a la línea gubernamental.
GLOSARIO

Hito:

Referéndum

Revocatorio:

Bonanza:

Recinto:

Vilo:

Quiebre:

Componente:

Cooptar:

ONGs: