You are on page 1of 6

BIOGRAFÍA DE JOHANN SEBASTIAN BACH

Johann Sebastian Bach (21 de marzo de 1685 – 28 de julio de 1750). Compositor alemán. Nació
en Eisenach, actual Alemania. Bach nació en el seno de una estirpe de músicos e intérpretes
muy influyentes en la música alemana a partir de 1561. Su padre Johann Ambrosius, trompetista
de la corte de Eisenach. A la muerte de su padre en 1695, quedó bajo el cuidado de su hermano
mayor, Johann Christoph, en ese momento era organista de la iglesia de San Miguel de Ohrdruf.
Su cuidado permitió que el pequeño Bach se inmiscuyera rápidamente con instrumentos como el
teclado, el órgano y el clave, de los que sería un consumado intérprete durante toda su vida. Su
curiosidad y amor por la música se reflejó en las largas caminatas que realizaba para todos los días
festivos ir hasta Hamburgo para escuchar al gran organista holandés Reinken. Bach no perdía
ocasión de asistir a cualquier concierto que se presentase. De este modo fue conociendo a grandes
intérpretes y compositores de música

En 1700 comenzó a trabajar como miembro del coro de la iglesia de San Miguel, en Lüneburg,
años posteriores fue el violinista de la orquesta de cámara del príncipe Johann Ernst de Weimar.
En sus labores era reconocido por su disciplina y gusto por la perfección. Cursó estudios con Dietrich
Buxtehude, organista y compositor danés residente en Alemania. Los dos establecieron una buena
relación rápidamente. Al terminar sus estudios y compartir tarima con su gran amigo, tuvo que
regresar a Weimar para trabajar en la corte del duque Wilhelm Ernst como organista y violinista. Su
formación culminó en el convento de San Miguel de Lüneburg, donde estudió con gusto grandes
exponentes de la música como Heinrich Schütz.

En 1707 contrajo matrimonio con Maria Bárbara Bach, prima en segundo grado, gran cantante
soprano, y junto a ella trasladó a Mulhose, donde trabajó como organista en la iglesia de San Blas.
En este momento, surgió otro evento importante en su vida, decidió iniciar su carrera como
compositor e intérprete. Para su fortuna gracias a su previo reconocimiento y admirable carrera,
tuvo una buena acogida, ejerciendo su nuevo proyecto artístico en ciudades como: Arnstadt,
Mühlhausen, Weimar, Köthen y Leipzig.

“Vive como lo harías para no avergonzarte en el caso de que se divulgara lo que haces, aún en el
caso de que fuera mentira lo que se divulga”. Johann Sebastian Bach

Si bien es cierto, en la ciudad de Mühlhausen, la realización de su proyectó no tuvo mucha acogida


porque iban en oposición de ciertos estamentos de la ciudad. Por el contrario, en Weimar encontró
las condiciones adecuadas para el desarrollo de su talento. Bach centró su labor en esta ciudad
sobre todo en la creación de piezas para órgano y composición de cantatas importantes.

En 1717 Johann Sebastian Bach abandonó su puesto en Weimar a raíz de haber sido nombrado
maestro de capilla de la corte del príncipe Leopold de Anhalt, en Köthen, uno de los períodos más
fértiles en la vida del compositor. En esta etapa desarrolló los dos conciertos para violín, los
seis conciertos de Brandemburgo, escribió el primer libro el clave bien temperado, las seis
sonatas y partitas para violín solo y las seis suites para violoncelo solo. También cabe
destacar sus obras corales más extraordinarias, como sus Dos pasiones, la monumental Misa en si
menor y el Oratorio de navidad. Durante su trayectoria no solo se dedicó a tocar instrumentos, sino
que sabía afinarlos, construirlos y hasta inventarlos. Así, contribuyó a la evolución del teclado,
incluyendo por primera vez, en la digitación, el uso de los dedos pulgares.

A la muerte de su esposa Maria Bárbara Bach, con la que tuvo 7 hijos, le sucedió, al año venidero,
Anna Magdalena Wilcken, cantante e hija de un músico de la corte, con ella tuvo 13 hijos, de los
cuales resultaron atraídos por la música y fueron grandes compositores: Wilhelm Friedemann, Carl
Philip Emanuel, Johann Christoph Friedrich y Johann Christian. Así, con tantas habilidades
musicales bajo un mismo techo, la casa de Bach fue un verdadero salón de eventos familiares, de
música y conciertos. En Leipzig, ciudad donde residían eran muy conocidos por ser una familia con
grandes habilidades para la música y dadores de grandes eventos musicales.

La producción musical de Johann Sebastian Bach descendió considerablemente debido a


un problema de cataratas que lo dejaron prácticamente ciego. Falleciendo en Leipzig el 28 de
julio de 1750, como resultado de una operación ocular fallida.

El maestro Bach es considerado uno de los más importantes músicos y compositores de la


época, su relevancia le dio para ser nombrado en 1736 conde honorario del Duque de Wissenfals,
y compositor de la corte del Rey de Polonia y Elector de Sajonia. Aunque ciertamente al comienzo
de su enfermedad cayó en un relativo olvido. Años después de su muerte, grandes como Mozart o
Beethoven recuperaron su valor reflejándolo en la generación romántica, desde entonces la obra
de Johann Sebastian Bach ocupa un puesto de privilegio en el repertorio.

Wolfgan Amadeus Mozart

Joannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus


Mozart, conocido como Wolfgang Amadeus Mozart,
fue un compositor y pianista austriaco del clasismo,
considerado el mayor genio musical de todos los
tiempos. Nació el 27 de enero de 1756, en
Getreidegasse, Salzburgo, (Austria), y es hijo de
Leopold Mozart y Anna Maria Pertl.

Es reconocido como uno de los músicos más importantes de la historia por su prodigioso talento
musical y por la composición de más de 600 obras. Mozart compuso una obra original y poderosa
que abarcó géneros tan distintos como la ópera bufa, la música sacra y las sinfonías.

A la edad de 5 años, Mozart ya mostraba un excelente dominio del violín y el teclado. La mayor
parte de su vida la dedicó a componer y por sus dificultades económicas estuvo obligado a trabajar
como profesor e intérprete hasta que el emperador del Sacro Imperio, José II de Habsburgo, le
ofreció un trabajo estable como compositor.

El 9 de junio de 1763 la familia de Mozart comenzó una gira de conciertos muy exitosos. Durante
tres años y medio, se desplazaron a las cortes de Múnich, Mannheim, París, Londres, y la Haya.
Durante este viaje Mozart conoció un gran número de músicos y las obras de otros compositores,
pero en especial a Johann Christian Bach, quien fue una influencia muy importante en el músico.

Para el año 1769, Mozart fue escogido como director de concierto del príncipe de Salzburgo.
Entre los años 1769 y 1773, hizo tres viajes a Italia, durante un viaje a Nápoles con su padre, visitó
Roma y allí escuchó el Miserere de Allegri en la Capilla Sixtina. Mozart fue capaz de transcribirla de
memoria en una sola audición. Tiempo después, viajó a Viena, Múnich y París en busca de nuevas
oportunidades de trabajo.

En el año de 1781 se radicó en Viena, allí alcanzó la fama que mantuvo el resto de su vida, durante
sus años finales, compuso muchas de sus sinfonías, conciertos y óperas más conocidas, así como
su “Réquiem”. En esta ciudad su carrera tuvo un buen comienzo, a menudo realizaba
interpretaciones como pianista, por lo que se pudo consolidar como el mejor intérprete de teclado
de Viena.

Para el año 1782, Mozart completó la ópera “El rapto en el serrallo”, la cual fue estrenada el 16
de julio del mismo año, con la que logró una gran aclamación dando inicio al género operístico
conocido como singspiel u ópera alemana.

El 4 de agosto de 1782 se casó con Constanze Weber, con quien tuvo seis hijos, pero solo dos
sobrevivieron.

Para el 14 de diciembre de 1784 entró en la Masonería con el grado de Aprendiz, en la Logia Zur
Wohltätigkeit (de la Beneficencia) de Viena. Fue ingresado por el Barón Otto Von Gemminger
Hombag. Mozart lo había conocido años atrás en la ciudad musical de Mannheim. Fue tanto su
entusiasmo por la logia, que en muy poco tiempo llegó a ser Maestro y alcanzo a componer música
masónica.

En el transcurso del año 1785, Mozart abandonó la composición de obras para teclado y comenzó
su famosa colaboración operística con el libretista Lorenzo da Ponte.

Para el año 1786, Mozart estuvo en el estreno exitoso de la ópera Las bodas de Fígaro, basada en
la obra homónima de Pierre-Augustin de Beaumarchais, la cual estuvo expuesta a la polémica
debido a su contenido político. Continuó componiendo grandes obras instrumentales y un año
después dio origen a su famosa serenata Eine Klein Nachtmusik. A su última sinfonía se le conoce
como la sinfonía Júpiter (1788). Cosi van Tutte, fue una obra cómica presentada en 1790.

En el mes de marzo de 1791, Mozart dio en Viena uno de sus últimos conciertos públicos; tocó
el concierto para piano y orquesta KV 595. En los últimos años de su vida, compuso La Flauta
Mágica, la cual se estrenó el 30 de septiembre 1791. El propio Mozart dirigió la orquesta, mientras
que el libretista, Emanuel Schikaneder, cantó el papel de Papageno.

Mozart falleció en Viena el 5 de diciembre de 1791 a la edad de 35 años. Sus últimas palabras
fueron: “El sabor de la muerte en mis labios… Siento algo que no es de este mundo”. Fue enterrado
en una fosa común en el cementerio de St. Marx.

Mozart dejó 46 sinfonías, 20 misas, 178 sonatas para piano, 27 conciertos para piano, 6 para violín,
23 óperas y otras 60 composiciones orquestales. Su obra llegó todos los géneros musicales en sus
más de seiscientas creaciones. Su legado hizo que a lo largo del tiempo se le reconociera por ser
un excelente pianista, organista, violinista y director, destacándose por las improvisaciones que
realizaba en sus conciertos y recitales.

Diez mejores obras de Mozart

 Sinfonía No. 25 en Sol menor, K.183 (1773).


 Sonata para piano No. 11 en La mayor, K.331 (1783).
 Las bodas de fígaro (1786).
 Serenata No. 13 para Cuerdas, K.525 (1787).
 Sinfonía No. 40 en Sol menor, K.550 (1788).
 Sinfonía No. 41 con Do mayor, K.551 (1788).
 Sonata para piano No. 16 en Do mayor, K.545 (1788).
 Misa de Réquiem en Re menor, K.626 (1791).
 La flauta mágica (1791).
 Concierto para clarinete en La mayor, K.622 (1791).

BIOGRAFÍA DE LUDWIG VAN BEETHOVEN

Ludwig van Beethoven fue un compositor, pianista y


director de orquesta, nacido en Bonn Alemania en
1770. Es conocido que Beethoven fue bautizado el 17 de
diciembre de 1770, razón por la cual los historiadores sitúan
su nacimiento un día antes, el 16 de diciembre de 1770.
Ludwig van Beethoven ha sido considerado por gran parte
de la crítica especializada como el más grande compositor
de todos los tiempos; era sordo y logró a pesar de ello
componer las más grandes sinfonías de la historia. Desde muy joven fue un pianista excepcional y
logró encumbrar a la música clásica como nadie lo había hecho nunca.

Ludwig van Beethoven fue el primer hijo de Johann y María Magdalena van Beethoven, quienes
tuvieron un par de hijos más: Karl Kaspar y Nikolaus Johann.

La infancia de Beethoven puede considerarse particularmente difícil, nunca tuvo un hogar funcional,
debido a la figura paterna, quien asumía actitudes dictatoriales sumido en el problema del
alcoholismo. Fue su padre músico también, de suma intrascendencia como tal, pero logró de una
manera déspota, obligar a Beethoven a triunfar en el campo musical a edad muy temprana.

A lo largo de la historia, no todos los casos en los cuales los padres pretenden satisfacer sus
frustraciones influyendo desbordadamente en el proyecto de vida de vida de sus hijos, tienen
resultados notables; sin embargo, y a pesar de la constante presión ejercida por el padre de
Beethoven, este demuestra un talento innato, excepcional sobre todo en la práctica del piano. En
1778, a la edad de ocho años, Beethoven da su primer concierto en Colonia, apadrinado por el
Elector de la ciudad, quien al mismo tiempo le da trabajo de organista, ahí empieza una infancia
dedicada de forma exclusiva a la música.

De Beethoven suele decirse que era solitario, romántico y hostil; y gran parte de su carácter se vio
forjado en la adolescencia, época en la cual la música ocupó su dedicación absoluta, alejándolo de
los amigos, los juegos, e inmerso en un ambiente familiar mucho más complejo aún.

“Consideremos a las dificultades como peldaños para una vida mejor”. Ludwig van Beethoven

En 1787, con la ayuda del Elector, Beethoven viaja a Viena (Austria), una travesía que viraría el
curso de su vida; sin embargo, gran parte de sus aspiraciones sufren un notable impacto tras la
muerte de su madre a causa de hambre, viéndose obligado a retornar a Bonn.

Tras su retorno a Bonn, Beethoven encuentra un cuadro dantesco en su familia; su padre sucumbió
absolutamente ante el alcohol, sin trabajo e incapaz de mantener a sus hermanos. Así entonces,
Beethoven asume las responsabilidades del hogar, toca el violín y da clases de piano para mantener
a su familia, de igual manera acumula por algo más de cinco años, un gran resentimiento y una
notable frustración.

Para Ludwig van Beethoven, Bonn representa su sufrimiento, no solo de infancia sino también de
adolescencia; simboliza el dolor de su madre y sueña con la posibilidad de viajar. En 1972, el elector
vuelve a financiar su retorno a Viena, que ya por ese entonces era denominada “la capital europea
de la música”.

Beethoven en Viena recibe clases de quien fue el maestro del ya consagrado Mozart, el célebre
compositor Salieri, también recibe clases de Haydn, considerado una eminencia musical. A la edad
de veinticinco años, Beethoven compone sus primeras obras considerables: Patética y Claro de
Luna, obras que lo catapultaron hasta el punto de poder ofrecer por primera vez un concierto en
público como compositor profesional.

El éxito de Beethoven era ya clamoroso, toda Viena se rinde ante sus obras; el clero, la nobleza y
la corte celebran sus composiciones. Beethoven, ante la inquietud de que su éxito logre ser
eclipsado por la figura de su maestro Haydn, se separa de sus clases y comienza a recibirlas en
secreto de Schenk y de Albrechstberger. Respecto a su estilo, Beethoven combinaba el clasicismo
y el romanticismo a la perfección, en su intención de componer para la nobleza y la iglesia; ya por
esos tiempos, Beethoven pensaba en componer para sí mismo, abandonando un poco su estilo,
adquiriendo un tono épico.

La muerte de Mozart sumido en la más aguda pobreza motiva a la aristocracia austriaca a proteger
a Beethoven; a quien le fue asignada una pensión anual vitalicia, además, los editores se disputaban
con grandes sumas económicas sus obras.

Ludwig van Beethoven comienza a enfrentar dos nuevos fantasmas; el primero, sus constantes
decepciones amorosas; el segundo, una pérdida de capacidad auditiva que se agudizaría hasta
convertirse en una sordera total. Con una economía solventada, pero sumido en sus nuevos
problemas, Beethoven se entrega decididamente a su carrera como compositor, dejando un legado
invaluable para la historia.

En 1805 estrena su obra Fidelio, su única composición para ópera, la cual no triunfaría hasta 1816.

En 1808 Viena y Europa celebran su 5a Sinfonía, su consagración definitiva.

“Sin introducción, sus cuatro movimientos van desde la tensa construcción del primero a la
solemnidad del segundo, pasando por la crispación instrumental del tercero y la apoteosis del
cuarto, un inaudito crescendo de más de 50 compases.”

En 1824, y tras haber compuesto 8 Sinfonías, Beethoven estrena con gran éxito su gloriosa y
magnífica 9a Sinfonía, la célebre Coral.

“Se denomina Coral por el coro vocal del 4º movimiento, la famosa Oda a la alegría, un poema de
Schiller adaptado por Beethoven.”

Ludwig van Beethoven muere en Viena el 26 de marzo de 1827, a la edad de 57 años; un


acontecimiento que causó dolor popular en toda Europa.

Sinfonías de Beethoven

 1a Sinfonía (1800): Fresca y original


 2a Sinfonía (1803): Sinfonía en Re mayor
 3a Sinfonía (1805): Sinfonía en Mi bemol mayor, la Heróica.
 4a Sinfonía (1806): Sinfonía en Si bemol mayor.
 5a Sinfonía (1808): Sinfonía en Do menor.
 6a Sinfonía (1808): Sinfonía en Fa mayor.
 7a Sinfonía (1813): Sinfonía en La mayor.
 8a Sinfonía (1814): Sinfonía en Fa mayor.
 9a Sinfonía (1824): Coral

Beethoven no solo escribió sinfonías

Ludwig van Beethoven no solo escribió sinfonías, también escribió 32 sonatas, obras de cámara,
oberturas, cuartetos y mucho más.

“Los que pensáis o decís que soy malévolo, obstinado o misántropo, cuánto os equivocáis acerca
de mí” Beethoven