You are on page 1of 14

Programa de Alcocebre.

Sábado 13 de abril de 2019


Chanson d'amour - G. Fauré
J'aime tes yeux, j'aime ton front,
O ma rebelle, ô ma farouche.
J'aime tes yeux, j'aime ta bouche,
Où mes baisers s'épuiseront.
J'aime ta voix, j'aime l'étrange
Grâce de tout ce que tu dis,
O ma rebelle, ô mon cher ange,
Mon enfer et mon paradis!
J'aime tout ce qui te fait belle,
De tes pieds jusqu'à tes cheveux,
O toi vers qui monte mes vœux,
O ma farouche, ô ma rebelle!
Les berceaux – G. Faure
Le long du Quai, les grands vaisseaux,
Que la houle incline en silence,
Ne prennent pas garde aux berceaux,
Que la main des femmes balance.
Mais viendra le jour des adieux,
Car il faut que les femmes pleurent,
Et que les hommes curieux
Tentent les horizons qui leurrent!
Et ce jour-là les grands vaisseaux,
Fuyant le port qui diminue,
Sentent leur masse retenue
Par l’âme des lointains berceaux.

Il faut partir – La fille du regiment - Donizetti


Il faut partir, mes bons compagnons d'armes,
Désormais, loin de vous m'enfuir!
Mais par pitié, cachez-moi bien vos larmes,
Vos regrets pour mon coeur
Hélas! ont trop de charmes!
Il faut partir!
Ah! per pitié, cachez vos larmes!
Adieu, adieu! il faut partir!
Il faut partir, adieu!
Vous que, dès mon enfance,
Sans peine, j'appris à chérir.
Vous, dont j'ai partagé
Le plaisir, la souffrance!
Au lieu d'un vrai bonheur
On m'offre l'opulence!
Il faut partir!
Ah! per pitié,
cachez-moi votre souffrance!
Adieu, adieu! il faut partir!

Avant de quitter ces lieux – Faust – Ch. Gounod


Avant de quitter ces lieux,
Sol natal de mes aïeux,
A toi, Seigneur et Roi de cieux
Ma sur je confie.
Daigne de tout danger
Toujours, toujours la protéger,
Cette sur se chérie,
Daigne de tout danger la protéger,
Daigne la protéger de tout danger
Délivré d’une triste pensée.
J’ira chercher la gloire,
la gloire au sein des ennemis,
Le premier, le plus brave
au fort de la mêlée
J’ira combattre pour mon pays,
Et si, vers lui, Dieu me rappelle
Je veillerai sur toi fidèle
O Marguerite! Avant de quitter ces lieux,
Sol natal des mes aïeux
A toi, Seigneur et Roi des cieux,
Ma sur je confie!
O Roi des cieux, jette les yeux,
Protège Marguerite, Roi des cieux!

Casta diva – Norma – V. Bellini


Casta Diva, che inargenti
Queste sacre antiche piante
A noi volgi il bel sembiante
Senza nube e senza vel
Tempra, o Diva
Tempra tu de cori ardenti
Tempra ancora lo zelo audace
Spargi in terra quella pace
Che regnar tu fai nel ciel
Fine al rito, e il sacro bosco
Sia disgombro dai profani
Quando il Nume irato e fosco
Chiegga il sangue dei Romani
Dal Druidico delubro
La mia voce tuoner
Cadr punirlo io posso
Ma, punirlo, il cor non sa
Ah! bello a me ritorna
Del fido amor primiero
E contro il mondo intiero
Difesa a te sar
Ah! bello a me ritorna
Del raggio tuo sereno
E vita nel tuo seno
E patria e cielo avr
Ah, riedi ancora qual eri allora
Quando il cor ti diedi allora
Ah, riedi a me
Toreador - Carmen – G. Bizet
Votre toast, je peux vous le rendre,
Señors, señors car avec les soldats
oui, les toréros, peuvent s'entendre;
Pour plaisirs, pour plaisirs,
ils ont les combats!
Le cirque est plein, c'est jour de fête!
Le cirque est plein du haut en bas;
Les spectateurs, perdent la tête,
Les spectateurs s'interpellent
À grand fracas!
Apostrophes, cris et tapage
Poussés jusques à la fureur!
Car c'est la fête du courage!
C'est la fête des gens de cœur!
Allons! en garde!
Allons! allons! Ah!
|: Toréador, en garde! Toréador!
Toréador!
Et songe bien, oui,
songe en combattant
Qu'un œil noir te regarde,
Et que l'amour t'attend,
Toréador, l'amour, l'amour t'attend!:|
Tout d'un coup, on fait silence,
On fait silence… ah! que se passe-t-il?
Plus de cris, c'est l'instant!
Plus de cris, c'est l'instant!
Le taureau s'élance
en bondissant hors du toril!
Il s'élance! Il entre, il frappe!…
un cheval roule,
entraînant un picador,
"Ah! Bravo! Toro!" hurle la foule,
le taureau va... il vient...
il vient et frappe encore!
En secouant ses banderilles,
plein de fureur, il court!
Le cirque est plein de sang!
On se sauve… on franchit les grilles!
C'est ton tour maintenant!
Allons! en garde! allons! allons! Ah!
|: Toréador, en garde! Toréador!
Toréador!
Et songe bien, oui, songe en combattant
Qu'un œil noir te regarde,
Et que l'amour t'attend,
Toréador, l'amour, l'amour t'attend!:|
L'amour! L'amour! L'amour!
Toréador, Toréador, Toreador!

El desdichado - C. Saint-Saënt
Que me importa que florezca,
el árbol de mi esperanza,
si se marchitan las flores,
y jamás el fruto cuaja. Ha!
Dicen que el amor es gloria,
y yo digo que es infierno.
Pues siempre están los amantes,
en un continuo tormento. Ha!
El feliz y el desdichado,
suspiran con diferencia:
unos publican sus gustos,
y otros publican sus penas. Ha!

La canción del gitano - La linda tapada – F. Alonso.


En la cárcel de Villa
hoy me van a encerrar
pues los jueces castigan
el delito de amar.
Ella fue mi tormento,
ella fue mi pasión,
pero un día la ingrata
de mi amor se rió.
Cuando lejos de ella estaba,
¡ay de mí!,
en mi borriquillo tordo
hacia su reja marchaba,
¡ay de mí !,
y, alegre cantaba así.
Borrico, corre ligero,
anda y no mires atrás,
lo que importa,
lo que importa es, el camino
que falta para llegar
Por sus malas acciones
la partí el corazón,
pues el mío partido
me dejó su traición.
Y los hombres ahora
me querrán castigar,
¡qué me importa el castigo
si no la he de ver más!
Me castigan por matarla,
¡ay de mí !,
sin saber que ya no vivo
y llorando está mi alma,
¡ay de mí!,
y triste yo canto así.
Borrico, no andes ligero,
no tengas prisa en llegar,
lo que importa,
lo que importa es el camino
que nos dejamos atrás.
Lo que importa, etc.

Las hijas de Zebedeo - Las carceleras – R. Chapí


Al pensar en el dueño
de mis amores
siento yo unos mareos
encantadores.
¡Bendito sea
aquel picaronazo
que me marea!
A mi novio yo le quiero
porque roba corazones
con su gracia y su salero, salero, salero.
Porque roba corazones
con su gracia y su salero,
a mi novio yo le quiero
porque roba corazones
con su gracia y su salero, salero, salero.
Él me tiene muy ufana
porque hay muchas que le quieren
y se quedan con las ganas, las ganas, las ganas.
Porque hay muchas que le quieren
y se quedan con las ganas,
él me tiene muy ufana
porque hay muchas que le quieren
y se quedan con las ganas, las ganas, las ganas
y se quedan con las ganas.
Caprichosa yo nací,
y le quiero solamente,
solamente para mí,
¡Ay!
solamente para mí.
¡Ay!
Que quitarme a mí su amor
es lo mismo que quitarle
las hojitas a una flor,
¡Ay!
las hojitas a una flor,
¡Ay!
las hojitas a una flor.
¡Ay! ¡aaaaaay!
Las hojitas a una flor.
Yo me muero de gozo
cuando él me mira,
y me vuelvo jalea
cuando suspira.
Si me echa flores
siento el corazoncito
morir de amores.
Porque tiene unos ojillos
que me miran entornaos,
muy gachones y muy pillos, muy pillos, muy pillos.
Que me miran entornados,
muy gachones y muy pillos.
porque tiene unos ojillos
que me miran entornados,
muy gachones y muy pillos, muy pillos, muy pillos.
Y me dicen. ¡ay! lucero,
que por esa personita
me derrito yo y me muero, me muero, me muero.
Que por esa personita
me derrito yo y me muero
y me dicen ¡ay! lucero,
que por esa personita
me derrito yo y me muero, me muero, me muero.
Me derrito yo y me muero.

Caprichosa yo nací,
y le quiero solamente,
solamente para mí,
¡Ay!
solamente para mí.
¡Ay!
Que quitarme a mí su amor
es lo mismo que quitarle
las hojitas a una flor,
¡Ay!
las hojitas a una flor.
¡Ay! ¡aaaaaay!
Las hojitas a una flor.
Canción del sembrador – la rosa del azafrán – J. Guerrero
Cuando siembro voy cantando,
porque pienso que al cantar,
con el trigo voy sembrando
mis amores al azar.
No hay empresa más gallarda
que el afán del sembrador.
¡Por sembrar en tierra parda
soy a gusto labrador!
Pisan mis abarcas la llanura,
raya el firmamento mi montera,
porque al sembrador se le figura
que es el creador de la panera.
Y el grano arrojo
con tanto brío,
que me parece
que el mundo es mío ...
¡Ah! Sembrador
que has puesto en la besana
tu amor:
la espiga de mañana
será tu recompensa
mejor.
Dale al viento
el trigo y el acento
de tu primer lamento
de amor ...
Y aguarda el porvenir,
sembrador.
No hay empresa más gallarda
que el afán del sembrador.
Por sembrar en tierra parda
¡quién no fuera labrador!
Vuela la simiente de mi puño,
cae sobre la tierra removida,
siente la caricia del terruño
y abre sus entrañas a la vida.
Y al sol de mayo,
que es un tesoro,
millares brillan
de lanzas de oro.
Sembrador
que has puesto en la besana
tu amor:
la espiga de mañana
será tu recompensa
mejor.
Dale al viento
el trigo y el acento
de tu primer lamento
de amor ...
¡Y aguarda el porvenir,
sembrador!
Noche hermosa – Katiuska – R. Chapi
Noche hermosa
de jazmines perfumada,
dile al eco
que repita mis palabras,
noche hermosa
que de luna estás nevada,
lleva lejos, piano, piano
esta triste canción.
Dile que vuelva pronto
dile que mi amor le aguarda,
dile, dile que la ausencia
es pena, pena que me mata;
dile que vuelva pronto, pronto
porque me muero si tarda.
Noche hermosa
de jazmines perfumada,
dile al eco
que repita mis palabras,
noche hermosa
que de luna estás nevada,
lleva lejos, piano, piano
mi canción de enamorada,
lleva lejos piano, piano
el secreto de mi alma,
de amor.
Canción húngara – Alma de Dios - J. Serrano
Canta, mendigo errante,
cantos de tu niñez,
ya que nunca tu patria
volverás a ver.
Ya que nunca tu patria
volverás a ver.
Hungría de mis amores,
patria querida,
llenan de luz tus canciones
mi triste vida.

Vida de inquieto
y eterno andar,
que alegro son
con mi cantar.
Canta, vagabundo,
tus miserias por el mundo,
que tu canción, quizá,
el viento llevará
hasta la aldea
donde tu amor está.
Que tu canción, quizá,
el viento llevará
hasta la aldea
donde tu canto feliz está.
Es caminar siempre errante
mi triste sino,
sin encontrar el descanso
en mi camino.
Ave perdida,
nunca de hallar
un nido amante
donde cantar.
Canta, vagabundo,
tus miserias por el mundo,
tu canto llegará
donde tu amor está...

Duo: Ama lo que usted me pide – La rosa del azafran – J. Guerrero


Juan Pedro. Ama,
lo que usté me pide
es muy fácil de sentir
y es difícil de explicar.
Sagrario. Creo
que sentir amores
es lo mismo que aprender
nuevos modos de cantar.
Juan Pedro. Mejor lo explica el ama
de lo que yo sabría!
Sagrario. Oírlo de tus labios
quisiera todavía.
Juan Pedro. Reírse quiere el ama
del rústica gañán.
Sagrario. (Aparte) ¡Quién sabe si al oírte
mis ojos llorarán!
(A Juan Pedro) Dime,
dime qué palabras
canta el hombre a la mujer
cuando le habla con amor.
Juan Pedro. Temo
que la desengañen ...
Sagrario. Si tú quieres de verdad,
has de ser buen cantador.
Juan Pedro. Manchega, flor y gala
de la llanura
manchega:
te quiero por tus ojos
y por tu boca
te quiero.
Tus ojos son alegres
como cantares
de siega.
Tus labios son tan dulces
como la miel
del romero.
Sagrario. (Aparte) Bien dicen del cariño
que todo lo hermosea
y que la hermosa envidia,
la suerte de la fea.
(A Juan Pedro)
Comprendo al escucharte
que quieres de verdá ...
y que ella esté orgullosa
de su felicidá.
(Recitado) ¿Me la quieres repetir?
Juan Pedro. La de usté es mi voluntá.
"Manchega, flor y gala
de la llanura
manchega ..."
Sagrario. "Te quiero por tus ojos
y por tu boca
te quiero ..."
Juan Pedro. ¡Bien se lo aprendió!
Sagrario. "Tus ojos son alegres
como cantares
de siega ..."
Juan Pedro. (Cogiéndole la mano)
"¡Tus labios son tan dulces
como la miel
del romero!"
Sagrario. (aparte) No sé qué penas
me están matando,
no sé qué duelos
¡Parecen fogaradas
de celo!
Juan Pedro. Bésame, niña,
con esos labios
dulces y rojos,
mientras que están mirando
tus ojos.