You are on page 1of 5

Tarea de Tecnología y Medio Ambiente.

Definiciones.
Factores Bióticos: Los factores bióticos son todos aquellos que poseen vida, es decir,
que están contemplados en alguno de los reinos de la vida, y cuyas interacciones apuntan a
la supervivencia y la reproducción de su especie. Usualmente se refieren a lo contemplado
en la flora y la fauna de un ambiente determinado.
Los factores bióticos se encuentran comúnmente organizados en poblaciones, es
decir, conjuntos de seres vivos del mismo tipo que comparten un hábitat específico, o en
cadenas tróficas (alimentarias) entre especies, en la medida en que los seres vivos compiten
entre sí por el alimento y dependen el uno del otro al mismo tiempo

Clasificación de los factores bióticos.


Los factores bióticos se clasifican en base al rol que ocupan en sus ecosistemas, y que pueden
ser esencialmente tres:
 Productores. También llamados autótrofos (producen su propio alimento), se trata
de seres vivos que sintetizan a partir de materia no orgánica sus formas de energía.
Tal es el caso de las plantas, que lo hacen a partir de la luz solar y el agua
(fotosíntesis).
 Consumidores. También llamados heterótrofos (se alimentan de otros seres vivos),
son aquellos seres vivos que deben consumir materia orgánica para sostener
su metabolismo, y lo obtienen de otros seres vivos. Estos seres vivos pueden ser de
dos tipos:
 Herbívoros. Aquellos que se alimentan de plantas, semillas, raíces, algas o vegetales.
 Depredadores. Aquellos que cazan y devoran la carne de otros consumidores.
 Descomponedores. También llamados detritófagos, son aquellos seres vivos que se
nutren a partir de la materia orgánica en descomposición, colaborando con el proceso
de “reciclaje” de la materia y la energía.

Factores Abióticos: los factores abióticos son todos aquellos elementos de naturaleza física
o química que intervienen en la caracterización de un biotopo o ecosistema determinado. Se
distinguen de los factores bióticos en que no tienen que ver con la vida o con los seres vivos,
sino con factores inanimados y ambientales, como pueden ser el clima o la naturaleza de
los suelos.
El término abiótico, de hecho, se emplea en la biología y la ecología para designar a
todo aquello que no forme parte o sea producto de la vida orgánica tal y como la conocemos.
Estos elementos presentes en el medio ambiente se denominan también factores inertes,
como el geológico o geográfico.
Clasificación de los factores abióticos.
Factores abióticos físicos.
Los factores abióticos de naturaleza física son aquellos vinculados con las fuerzas que actúan
sobre los ecosistemas en la Tierra, por ejemplo:
 La luz solar. La principal fuente natural de energía del planeta es la luz del sol, una
forma de emisión electromagnética de ondas lumínicas (visibles), infrarrojas y
ultravioleta (UV), que incida en la temperatura de las grandes masas de agua, aire y
tierra, que se calientan y dilatan durante el día y enfrían y contraen en la noche.
 La temperatura. Los niveles de temperatura de cualquier medio, sea acuático, gaseoso
o terrestre, inciden en el desarrollo posible de la vida y en el tipo de relaciones de un
biotopo. Por ejemplo, en las regiones árticas congeladas, la vida es más escasa y
adaptada al frío, ya que el agua se congela y forma grandes trozos de hielo
o permafrost (suelo congelado) durante gran parte del año.
 La presión atmosférica. La presión que ejerce la masa de gas de la atmósfera sobre
los distintos elementos de un ecosistema es también un factor determinante. Por
ejemplo, la presión que ejerce el agua sobre las criaturas que habitan los nichos
marinos es inmensa, mucho mayor a la que existe en la superficie.
 El clima. La región climática en que un ecosistema se ubique tiene mucha relevancia
en los procesos que ocurran dentro de él. Si la región es cálida y tropical, por ejemplo,
habrá un margen abundante de precipitaciones, por lo tanto, mucha humedad y gran
crecimiento vegetal. En cambio, en las regiones desérticas escasea la vida vegetal, a
pesar del agobiante calor.
 El relieve. Otro factor físico importante es el relieve de la región, ya que la altura
incide tanto en la temperatura como la presión atmosférica (a mayor altura menor
presión y menor temperatura).

Factores abióticos químicos.


Los factores abióticos químicos, en cambio, tienen que ver con la constitución de la materia
y las distintas reacciones que tienen lugar con ella dentro de un ecosistema determinado,
como pueden ser:
 pH. El pH es una propiedad química de los medios, tales como el agua o el suelo, y
que apunta a su nivel de acidez o de alcalinidad, es decir, a la cantidad de iones de
hidrógeno disueltos en ellos. Un medio muy ácido o muy alcalino resulta corrosivo y
contrario a la vida orgánica.
 Química de los suelos. La cantidad y el tipo de elementos químicos que predominen
en un tipo de suelo son determinantes a la hora de explicar atributos como la
fertilidad, la absorción del agua, etc.
Fotosíntesis: La fotosíntesis es un proceso químico usado por las plantas mediante el cual
producen energía química a partir de la energía lumínica solar. Gracias a esta energía del sol,
las plantas convierten el agua del suelo y el dióxido de carbono del aire en glucosa, un
nutriente esencial que les provee energía y permite la fabricación de la celulosa.
La fotosíntesis es el proceso químico más importante en la Tierra, mediante el cual se
sintetizan sustancias orgánicas a partir de la energía lumínica solar.

La fotosíntesis, forma básica de nutrición del reino Plantae, tiene lugar en los cloroplastos
donde se encuentran las proteínas especializadas llamadas “Centros de Reacción
fotosintético” que absorben la luz solar y cuentan con un pigmento llamado clorofila. Éste
interviene en el proceso fotosintético y dota del característico color verde a las plantas.

Nicho Ecológico: Es el conjunto de estrategias de sobrevivencia de una especie o población


frente a la distribución de las condiciones, recursos y competidores dentro de un ecosistema.
En otras palabras, se puede referir a Nicho Ecológico como la ocupación o a la función que
desempeña cierto individuo dentro de una comunidad.
Por Ejemplo, el nicho ecológico de las Ardillas, es el de los animales que habitan en los
arboles y se alimentan de frutos secos.
Tipos de nicho ecológico:
 Nicho fundamental o nicho ecológico potencial: es un nicho en que una especie sería
capaz de sobrevivir sin tomar en cuenta las interacciones con otras especies.
 Nicho efectivo o nicho ecológico real: se refiere a las condiciones y recursos que
permiten que una especie mantenga su población estable.
Hábitat: es aquel ambiente o espacio que se encuentra ocupado por una determinada
población biológica, la cual, reside, se reproduce y perpetúa su existencia allí porque el
mismo le ofrece todas las condiciones necesarias para hacerlo, es decir, se siente cómoda en
por qué cumple con todas sus expectativas. Es un término que hace referencia al lugar que
presenta las condiciones apropiadas para que viva un organismo, especie o comunidad animal
o vegetal. Se trata, por lo tanto, del espacio en el cual una población biológica puede residir
y reproducirse, lo que supone la posibilidad de perpetuar su presencia.
Tipos de Hábitat:
Área donde habitan diferentes especies. Existen diversos tipos de hábitat, los cuales, estarán
determinados por características climatológicas, ambientales y geográficas.
Pradera.
Bosque.
Desierto.
Montañas.
Marisma.
Sabana.
Región Polar.
Río.
Pantano.
Etc.
Medio Ambiente: Es el espacio en el que se desarrolla la vida de los seres vivos y que permite
la interacción de los mismos. Sin embargo este sistema no solo está conformado por seres
vivos, sino también por elementos abióticos (sin vida) y por elementos artificiales.
Cuando se habla de seres vivos se hace referencia a los factores bióticos, sea flora, fauna o
incluso los seres humanos. En oposición, los factores abióticos son aquellos que carecen de
vida. Sin embargo estos elementos resultan esenciales para la subsistencia de los organismos
vivos, como el aire, el suelo y el agua. Entre los elementos artificiales incluimos a las
relaciones socioeconómicas, como la urbanización, los conflictos dentro de una sociedad,
etc.

Biodegradable: el concepto biodegradable se aplica a los elementos que son capaces de


descomponerse en un plazo relativamente corto, convirtiéndose en alimento para el planeta,
siempre que se den las circunstancias ambientales indicadas. Obviamente, lo biodegradable
viene de la mano de lo ecológico.
Lo biodegradable tiene dos formas de descomponerse: abiótica y biótica. La primera es la
que se produce mediante un proceso físico o químico. La segunda, es la que deja su proceso
de descomposición en manos de organismos vivos. Básicamente, lo biodegradable es todo
elemento con capacidad de descomponerse de forma natural y ecológica.
Ejemplos de Biodegradable:
 Madera. Lo cierto es que todos los tipos de madera son biodegradables. No obstante,
según su calidad y composición, puede tardar desde meses a décadas.
 Excrementos. Uno de los mejores alimentos que podemos dar al planeta, tardan muy
poco en desaparecer y mezclarse con la tierra.
 Lana. El origen animal de la lana, hace que su descomposición sea sencilla y rápida.
 Cuero. El cuero es un caso curioso. Partiendo de la base de que es piel animal, su
descomposición es muy fácil. Ahora, si este cuero es tratado y sometido a curtido, su
degradación se puede disparar a varios siglos.
Residuos Orgánicos e inorgánicos:
Los residuos Orgánicos: Son sustancias que se pueden descomponerse en un tiempo
relativamente corto. Como, por ejemplo, cáscaras de frutas, verduras, residuos de comida,
hierbas, hojas y raíces; vegetales, madera, papeles, cartón y telas entre otros.
Los residuos Inorgánicos: Son aquellos materiales y elementos que, no se descomponen
fácilmente y sufren ciclos de degradabilidad muy largos. Entre ellos están los plásticos, loza,
vidrio, hojalata, zinc, hierro, latas, desechos de construcción.
Los residuos sólidos inorgánicos, son los mayores generadores de impacto ambiental por su
difícil degradación. Estos generan problemas a la hora de su disposición por no realizarse de
manera adecuada, lo que da paso al deterioro del medio ambiente.
Conservación: El vocablo conservación deriva del latín “conservatĭo, -ōnis” que significa
“acción y efecto de conservar”, la conservación es un sistema que usan como recurso
natural ya sea en el ámbito de la naturaleza, de la alimentación, la biología y la medicina. En
la parte de la alimentación se puede decir que están dos tipos que es la conserva y
conservante; la conservante es la que se encarga del desarrollo de la ejecución de
los alimentos donde se pueda evitar o parar su deterioro ya sea por la pérdida de calidad,
comestibilidad o valores nutricionales. Esto se puede lograr evitando el incremento de pasto
natural, levaduras, hongos, entre otros.
Preservación: es un término relacionado al verbo preservar, cuya etimología nos lleva al
latín praeservāre. La acción de preservar consiste en cuidar, amparar o defender algo con
anticipación, con el objetivo de evitar un eventual perjuicio o deterioro.
La preservación, por lo tanto, puede desarrollarse en diversos ámbitos y de distintas formas
para conservar las cualidades o la integridad de las cosas. Existen, por ejemplo,
varias normas y leyes de preservación que buscan proteger los atractivos naturales y los
edificios históricos.
Cuando lo que se busca es cuidar un parque, una montaña, un río o cualquier otra zona
natural, la preservación se orienta a evitar las actividades contaminantes que dañen el
ecosistema.