You are on page 1of 4

Conversaciones

en la empresa
emergente

Grupo y
Liderazgo

1
Conversaciones en la empresa
emergente
Las empresas son concebidas desde esta propuesta como una red de
conversaciones, dado que conversamos y cerramos o abrimos negocios,
fusionamos organizaciones o las dividimos. Gestionamos nuestro capital
humano, levantamos inquietudes de nuestros clientes indagando con una
infinidad de métodos, proponemos y ofertamos a través de
conversaciones.

Las empresas no son edificios o productos, ya que podemos cambiar de


edificio o iniciar líneas de productos nuevos y la empresa continúa; es por
ello que reiteramos: la empresa es una red estable de conversaciones. Son
las competencias comunicativas de una empresa las que determinan el alto
éxito o fracaso de ellas. Todo lo que ocurre en ellas puede ser visto o
examinado desde una perspectiva conversacional. Estos son los postulados
de la propuesta ontológica.

Si pensamos un momento en qué hace una gerente, se nos disparan


muchas ideas, pero probablemente la mayor porción sea conversa. Lo que
hacen los ejecutivos y gerentes es necesariamente hablar, escuchar y
promover conversaciones o callar otras.

Situémonos en el acto declarativo de la constitución de una empresa e


imaginémonos, pues, ese momento. Lo que encontramos en su base no es
más que una conversación sostenida entre dos o más personas con la clara
intención de efectivizar y accionar en forma conjunta como resultado de
una conversación.

En las empresas se fijan objetivos, metas de ventas, de nuevas sucursales,


de nuevas incorporaciones, celebraciones de contratos, alianzas, y en todos
estos actos se involucra a las conversaciones.

Una organización es también un espacio de intercambios de promesas, de


gente que nutre la vida de la empresa con sus pasados, sus presentes y sus
visiones en dirección a un futuro. Estas conversaciones son necesariamente
determinantes a la hora de coordinar acciones, en las que la conjugación
de la cooperación y colaboración no pueden faltar. Son necesariamente
conversaciones importantes en las organizaciones para hacer de ellas un
espacio para que las personas encuentren un sentido a sus trabajos, a sus
vidas y a la armonía entre ambos.

2
¿Qué conversaciones se desarrollarán en este espacio? ¿Se planificarán
objetivos y metas? ¿Se harán promesas?

Conversación y management

El management nace con la preocupación de los seres humanos por utilizar


recursos de manera efectiva para alcanzar las metas u objetivos.

Hemos anticipado, al iniciar el tema de grupos y organizaciones, que la


gran diferencia en las distintas organizaciones está en las personas. Parte
de los recursos con los que cada persona cuenta se vincula necesariamente
con otras personas con las que interactúa y necesariamente debe
coordinar acciones.

El management se orienta a obtener resultados en lugar de dudas y está en


estrecha relación con lo que se desea. El objeto último no es material, sino
humano, y podríamos decir que, en ocasiones, hasta espiritual. Por ello, es
necesario traspasar el management e investigar al ser humano como causa
final.

La filosofía del management debe subordinarse a la filosofía de la vida de


las personas que lo ejercen. Es necesario plantearse la ética de las personas
como principio rector.

La sociedad occidental hoy atraviesa una profunda crisis ética y enfrenta


una de las sombras que ya nos anticipara Nietzsche en el pasado: la
profunda crisis del sinsentido. Hace falta una ciencia del management
capaz de tender un puente lingüístico y conceptual entre el mundo de lo
mensurable y el de lo inmensurable.

El management que emerge busca ser una disciplina práctica. Las


organizaciones deben prestar sus esfuerzos en sus procesos
conversacionales, y allí reside gran parte de sus inconvenientes cuando es
necesario coordinarse para obtener resultados.

3
Referencias
Echeverría, R. (2008). Ontología del lenguaje (5.a ed.). Buenos Aires, AR: Granica.

Echeverria, R. (2009). Escritos sobre aprendizaje: Recopilación. Buenos Aires, AR:


Granica.