You are on page 1of 68

Parte I

Análisis de Láminas
Capítulo 1

Análisis de Láminas

1.1 Introducción

Las láminas son superficies estructurales con curvatura que soportan fuerzas y
cargas externas aplicadas, en general axisimétricas y de tipo presión. Gracias a su
geometría, los esfuerzos internos se distribuyen sobre todo su reducido espesor, lo
que genera esfuerzos de membrana. El estudio de láminas incluye la superposición
de dos tipos de soluciones: la mencionada de membrana y la de flexión, que aparece
en cambios de curvatura, de espesor etc.

1.2 Geometría de láminas de revolución

En este capítulo se estudiarán superficies de revolución, que son generadas por


el giro de una línea “meridiano” alrededor de un eje vertical de revolución; este
meridiano define con el eje de axisimetría un plano llamado primera sección prin-
cipal, ver Fig. 1.1. Con el corte a la lámina de un plano perpendicular al eje de
revolución se define la curva llamada “paralelo”. A su vez, el plano perpendicular
al meridiano que contiene el vector normal a la lámina y que produce una inter-
sección con máxima curvatura se llama segunda sección principal, ver figura de la
derecha.

Geométricamente se definen varios radios, todos función de alguna coordenada

OO 3 : r radio del paralelo.


OO 1 : r1 radio de curvatura de la primera sección principal (el meridiano).
OO 2 : r2 radio de curvatura de la segunda sección principal.
3
Capítulo 1. Láminas

El punto O2 siempre está en el eje vertical, el O1 en la línea de acción de la normal


y es el centro de curvatura de la segunda sección principal.

M eridiano M eridiano

n P aralelo
2a SP
O n
O3
O2 O

O1
O2
O1

Figura 1.1: Superficie de revolución definida por rotación de meridiano con respecto a
eje vertical de axisimetría. 1a sección principal (SP) definida por meridiano, 2a SP por
intersección con máxima curvatura a lámina del plano que contiene n.

Los infinitos planos Π con un lado curvado que contienen a la normal y a la lámina
misma se llaman secciones normales, ver Fig. 1.2. De todos estos planos que pasan
por el punto O, existe uno con el lado curvado de curvatura κ1 máxima y otro,
no necesariamente perpendicular, con κ2 mínima. Se define el producto de estas
curvaturas “principales” κ = κ1 κ2 como curvatura gausiana. Dependiendo de si κ
es positiva, negativa o cero en el punto, la superficie es llamada respectivamente
sinclástica, anticlástica o con curvatura gausiana nula en el punto.

n Π
O

Figura 1.2: Curvatura gausiana: intersección entre lámina y cualquier plano Π perpen-
dicular que contiene a n. Existen ∞ planos pero solo uno produce máxima curvatura y
otro mínima en intersección.

4
1.2 Geometría de láminas de revolución

En general, en superficies de revolución las curvaturas principales son:

−r′ 1
κ1 = ; κ2 = (1.1)
 2  1
1 + (r′ )2 3 r 1 + (r′ )2 3

donde (·)′ es la derivada con respecto a z. Ejemplos de figuras geométricas sencillas


que se estudian en este capítulo son:

5
Capítulo 1. Láminas

Cilindro. Superficie desarrollable


1 1
κ1 = = =0
r1 ∞
1 1 O O2
κ2 = = O1
r2 a
κ = κ1 κ2 = 0

Cono. Superficie desarrollable


1 1
κ1 = = =0
r1 ∞ O
O2
1
κ2 = = r csc α
r2
κ = κ1 κ2 = 0
O1

Elipsoide. Superficie sinclástica


κ = κ1 κ2 > 0 O

O2
O1

Hiperboloide. Superficie antisinclásti-


ca
O1
κ = κ1 κ2 < 0
O

O2

6
1.2 Geometría de láminas de revolución

Toroide. Cambio de signo κ O1

O2

Como para la geometría, se estudiarán solo cargas externas axisimétricas, con lo


que no habrá variación con respecto al ángulo circunferencial, como se asumió en
la sección anterior para placas circulares.

El análisis de láminas se realizará aplicando las hipótesis de Kirchoff para pequeños


espesores, no obstante se deberá tener precaución con los flectores y las grandes
deformaciones. En láminas con geometría y cargas axisimétricas se considera un
total de cinco incógnitas:

Nx ; Ny ; Mx ; My ; Qx (1.2)

De manera idealizada las solicitaciones de membrana se darán únicamente en el


plano de la lámina, con lo que los momentos y cortantes serán nulos en la solución
de membrana aunque en la de flexión todos (incluyendo diferentes solicitaciones
de membrana) estarán presentes.

La solución total de la lámina vendrá dada por la superposición de la solución de


membrana wp en la que trabaja todo el espesor de la superficie y que se asocia a
la solución particular, y por otra parte la solución de flexión wh donde únicamente
trabajan las fibras externas y que se identifica como la solución homogénea.

El motivo por el que las láminas son superficies ideales para aguantar cargas ex-
ternas distribuidas (presiones) es precisamente que son capaces de desarrollar so-
licitaciones de membrana. Mientras que para las primeras solicitaciones todo el
espesor de la estructura está trabajando (a tracción o a compresión), para las de
flexión solo las fibras más exteriores lo hacen y las del centro no ayudan. En dos
dimensiones la solución constructiva histórica ha sido la del arco en vez de viga,
que aunque requiere un mayor coste es mucho más estable y duradero.

7
Capítulo 1. Láminas

1.3 Cilindro axisimétrico

Esta sección estudia el comportamiento de láminas cilíndricos, tales como reci-


pientes a presión, lanzaderas, misiles, fuselajes etc. Se estudiará inicialmente la
solución de membrana y posteriormente la de flexión. La superficie cilíndrica es la
generada por el giro de una recta generatriz paralela al eje de revolución.

1.3.1 Solución de membrana


Para las ecuaciones de membrana se considerará un elemento curvado como el de
la Fig. 1.3. Las solicitaciones Nx y Nθ , la primera a lo largo de la generatriz y la
segunda circunferencial, denotan las fuerzas de membrana a priori desconocidas,
con unidades de fuerza dividida por unidad de longitud [N/m]. Las presiones en
direcciones x y r son px y pr , con unidades de fuerza dividida por unidad de área
[N/m2 ].

a θ
dθ M eridiano Nx

pr dx


dA = adθdx px
adθ

x dNx
Nx + dx
dx
Figura 1.3: Superficie cilíndrica: geometría del cilindro y elemento diferencial; equilibrio
de membrana.

Las ecuaciones que gobiernan la solución de membrana del cilindro se obtienen del
equilibrio de las fuerzas
P en las dos direcciones. Para la dirección vertical según el
eje de axisimetría, Fx = 0:

dh i h i dNx
(Nx adθ) dx + px (adθ) dx = 0 ⇒ = −px (1.3)
dx dx
8
1.3 Cilindro axisimétrico

P
Para la dirección radial según la normal, Fr = 0:

dθ h i Nθ
−2(Nθ dx) + pr (adθ)dx = 0 ⇒ = pr (1.4)
2 a
donde se ha considerado que para ángulos diferenciales sin(dθ/2) ≈ dθ/2. Nótese
que el efecto de la curvatura sobre la solicitación circunferencial es una resultante
radial Nθ dxdθ negativa hacia el eje de simetría; las proyecciones verticales se
anulan. Resumiendo:


Z
Nx = − px dx + C1 ; = pr (1.5)
a

Nθ dx


2 π dθ

2 2

Nθ dx

Figura 1.4: Proyección de fuerzas en el un arco diferencial de longitud adθ.

Los signos de Nx y Nθ son positivos para tracción y negativos para compresión,


y como en toda solicitación su signo debe estudiarse a pares. De momento solo
una C.C. se puede usar: o en x = 0 o en x = L. Si el meridiano tuviera curvatura
(como ocurre en, por ejemplo, esferas o elipsoides), aparecería un término del tipo
Nx /r1 , pero en este caso r1 → ∞ y por tanto Nx /r1 → 0.

De acuerdo con las coordenadas elegidas x y θ, los desplazamientos de una lámina


cilíndrica son el longitudinal u y el normal w a lo largo del radio r del paralelo, para
esta geometría constante r = a. Se asumirá que el material es isótropo y elástico
lineal, con lo que obedecerá la ley de Hooke. Para calcular estos desplazamientos
a partir de las solicitaciones de membrana internas ya calculadas, se usarán las

9
Capítulo 1. Láminas

relaciones constitutivas y las cinemáticas en pequeña deformación, obteniéndose


de ambas para ǫx :

σx − νσθ du du Nx − νNθ
= ⇒ = (1.6)
E dx dx Et
Integrando:

1
Z
u= (Nx − νNθ ) dx + C2 (1.7)
Et

de donde una segunda C.C. se puede satisfacer. La obtención de la deformación


circunferencial se realiza de forma similar utilizando ambos tipos de ecuaciones:

2π(a + ∆a) − 2πa w a  


ǫθ = = ⇒ w = a ǫθ = Nθ − νNx (1.8)
2πa a Et

r=a

Figura 1.5: Deformación circunferencial de cilindro.

Cilindro suspendido bajo preso propio

Se calculan las solicitaciones y desplazamientos del cilindro de la Fig. 1.6. Para


la primera, la única presión actuante en el cilindro es su propio peso. Si γ es la
densidad específica del material entonces px = γt y pr = 0, con lo que:
Z
Nx = − γt dx + C1 = −γt x + C1 ; Nθ = 0 (1.9)

Aplicando la C.C. de borde libre Nx (L) = 0 se obtiene:

Nx = γt (L − x) (1.10)

10
1.3 Cilindro axisimétrico

Conocidas las fuerzas de membrana se pueden calcular los desplazamientos sabien-


do que se ha de cumplir la C.C. en x = 0 de desplazamiento nulo u(0) = 0.

x2
 
γ γx  x
u = Lx − + C2 = L−
E 2 E 2
(1.11)
γa
w = −ν (L − x)
E

L dx
a
t

N
x

Figura 1.6: Cilindro empotrado en su sección superior bajo peso propio.

La solución de w es obviamente incorrecta: dada la C.C. de empotramiento en


x = 0, el resultado debería ser w(0) = 0 en vez de w(0) = −νγaL/E, pero la
formulación no dispone de más constantes. Falta aplicar la solución homogénea de
flexión que superpuesta a la particular dará la final correcta.

Se completa ahora el problema de membrana estudiando el efecto de una corona


de fuerzas positivas N por unidad de radián aplicadas en x = L. De la Ec. (1.5),
Nx = C1 ya que no hay presiones en este efecto. La constante se calcula de la
C.C. Nx (L) = N y además se vuelve a usar u(0) = 0, con lo que la solución a
superponer a la anterior es:

Nx Na
Nx = N ; Nθ = 0 ; u= ; w = −ν (1.12)
Et Et

11
Capítulo 1. Láminas

Depósito cilíndrico bajo carga hidrostática

Se estudia un depósito de agua de líquido con densidad específica γ, peso propio


despreciable, altura H, radio a y espesor t, ver Fig. 1.7. Las presiones producidas
por la presión hidrostática son px = 0 y pr = γx, por tanto:

Nx = 0 ; Nθ = γa x (1.13)

El movimiento correspondiente a la solución de membrana está representado por


la recta A de la Fig. 1.7.

γa2 x γa2 H dw γa2


w= ⇒ w(H) = ⇒ (H) = (1.14)
Et Et dx Et

De nuevo la expresión de w es incorrecta pues el depósito no se puede deformar


radialmente si por hipótesis inicial la base rígida. Hace falta añadir una solución
de flexión que ayude a cumplir las C.C.: X1 como una corona de fuerzas radiales y
X2 como otra de momentos flectores, ambas por unidad de radián circunferencial.

Las dos soluciones de flexión juntas deberán “obligar” a la solución de membrana a


que w(H) = 0 y a dw(H)/dx = 0 primero según la deformada B y después ssgún
la C de la Fig. 1.7 (en realidad las dos condiciones se cumplen a la vez si X1 y X2
son correctas).

H
A
C
X2
B X1
x

Figura 1.7: Depósito cilíndrico empotrado en su base bajo carga hidrostática. Defor-
madas A, B, C correspondientes a la solución de membrana y las dos de flexión.

12
1.3 Cilindro axisimétrico

1.3.2 Solución de flexión


Este apartado describe la teoría general de la flexión de láminas cilíndricas. Pa-
ra la obtención de las ecuaciones que definen esta solución, se partirá de las de
equilibrio cinemáticas y constitutivas particularizadas para esta situación. Cabe
recordar que en esta solución, px y pr son nulas ya que la presente es la homogénea
de la ecuación diferencial. Sus valores serán significativos en zonas de discontinui-
dades, incluyendo cambios de curvatura y espesor, y en secciones de aplicación de
cargas externas. Las tensiones que las solicitaciones de esta solución producen son
habitualmente mayores que las de la de membrana.

Ecuaciones de equilibrio

Se considera el diagrama de sólido libre de un elemento de lámina cilíndrica tal


como se muestra en la Fig. 1.8, similar a la Fig. 1.3 aunque incluyendo ahora todas
las solicitaciones posibles.

Planteando el equilibrio de fuerzas en el elemento se obtendrán las ecuaciones de


equilibrio que gobiernan las láminas cilíndricas.

Las ecuaciones del equilibrio de fuerzas y momentos a lo largo de x y r se desarro-


llan a continuación. Considerando que todas las solicitacionesP son por unidad de
radián o longitud, el equilibrio de fuerzas en dirección axial Fx = 0 proporciona:

d   dNx
Nx adθ dx = 0 ⇒ =0 ⇒ Nx = C (1.15)
dx dx
que indica que la solicitación vertical es constante en x; si no hay axil externo
aplicado en el cilindro, Nx = 0. Esta solicitación es la contrapartida homogénea
Ec. 1.3 e indica que los axiles están desacoplado de todas las demás solicitaciones,
por lo que en la formulación que sigue se omitirá.
P
Por otra parte el equilibrio de fuerzas en dirección radial es Fr = 0 (comprobar
la proyección radial de la Fig. 1.4 para Nθ ):

dQx dQx Nθ
dx adθ − Nθ dxdθ = 0 ⇒ =− (1.16)
dx dx a
La variación de cortante produce una solicitación de membrana circunferencial.

13
Capítulo 1. Láminas

Nx θ dθ
dx
Qx Mx
a

Mθ Nθ


dMx dQx
Mx + dx Qx + dx
dx dx
dNx
Nx + dx
dx
Figura 1.8: Elemento diferencial de cilindro bajo cargas de flexión.

Por último se establece elPequilibrio de momentos con respecto al borde inferior


del elemento diferencial, M |x+dx = 0.
 
dMx dMx
dx adθ − Qx adθ dx = 0 ⇒ = Qx (1.17)
dx dx
que como para vigas o placas indica que el cortante es igual a la variación de
momentos. Para obtener expresiones adimensionales, estas ecuaciones se pueden
reescribir en función de x/a:

d(·) 1 d(·) 1
=  x  = (·)′ (1.18)
dx a d a
a

Se obtienen dos ecuaciones con dos incógnitas que se reducen a una única ecuación
diferencial con dos incógnitas:

Q′x + Nθ =0 
→ Mx′′ + a Nθ = 0 (1.19)
Mx′ = a Qx

Se deben entonces buscar relaciones de Mx y Nθ con la variable básica w.

14
1.3 Cilindro axisimétrico

Ecuaciones cinemáticas y constitutivas

Las relaciones cinemáticas para cilindros se desarrollan a partir de la deformación


de porciones de su meridiano y paralelo.

a
w
χ
a
w


dx
a
dχ dw
χ+ dx w+ dx
dx dx w
x

Figura 1.9: Deformada de membrana para elemento diferencial del meridiano en el plano
r-x (izquierda) y en el r-θ (derecha, igual que solución membrana Fig. 1.5).

En la Fig. 1.9, se representan las deformaciones de un elemento diferencial dx del


meridiano; se aprecia que este diferencial se alarga desde la configuración inicial a
la deformada (línea a trazos).

De la Ec. (1.8) ǫθ = w/a y el giro del mencionado elemento es χ = dw/dx. En el


contexto de la solución de flexión, las curvaturas se definen como κx o variación
del ángulo vertical y κθ o variación del ángulo polar, calculadas como:


χ+ dx χ dχ d2 w w′′
κx = x − = = = 2
dx dx dx dx 2 a (1.20)
dθ dθ −w w
κθ = − = 2 ≈− 2 ≈0
(a + w)dθ a dθ a + wa a

La última aproximación está justificada por ser a2 >> w, ver Fig. 1.9. Este resulta-
do es además lógico porque el radio de curvatura de la figura derecha prácticamente
no cambia.

15
Capítulo 1. Láminas

Asumiendo comportamiento de material elástico e isótropo, las ecuaciones consti-


tutivas son las habituales. Si se considera que los efectos de Nx están desacoplados,
o que en todo caso se pueden superponer a posteriori:
 1   νNθ
 ǫ x = N x − νN θ → =−
Et Et


(1.21)
 ǫ = 1 N − νN Nθ w

  
θ θ x → = ⇒ Nθ = ǫθ Et = Et
Et Et a

Con parte de los resultados de flexión se puede abordar la solución de la distribu-


ción de Nx . Por ejemplo, para la el problema de cilindro suspendido y la corona
de fuerzas en su extremo inferior se puede calcular de la Ec. (1.15) Nx = N y de
la expresión anterior de ǫθ se recupera la Ec. (1.12):
 w

a aN
N θ = a pr = 0 ⇒ ǫθ = νN ⇒ w = −ν (1.22)
 − Et
Et

Se busca ahora combinar todas para conseguir una ecuación diferencial con una
sola incógnita: el desplazamiento radial w. Para ello, y como en la teoría de placas,
es necesario desarrollar relaciones momento-curvatura.

En primer lugar se estudia una porción del meridiano teniendo en cuenta la flexión
(“local”, en el espesor) de una viga definida por el meridiano, como en la Fig. 1.10
con la ayuda de una nueva coordenada z en el espesor t desde la línea neutra es esta
viga. La magnitud ∆l mide el incremento de longitud de un elemento doblemente
diferencial: en la longitud de meridiano y en el espesor.

Asumiendo que el incremento de ángulo de flexión χ es muy pequeño, se puede


calcular ∆l mediante relaciones trigonométricas del triángulo agrandado de la
Fig. 1.10, y de la Ec. (1.20):


∆l = z dx = z κx dx (1.23)
dx

Las deformaciones y tensiones secundarias producidas por esta flexión son:

∆l
ǭx (z) = = z κx
dx
(1.24)
E h i E
σ̄x (z) = ǭ x (z) + ν ǭ θ (z) = zκx
1 − ν2 1 − ν2

16
1.3 Cilindro axisimétrico

donde se ha asumido que ǭθ (z) es nulo ya que se puede demostrar que es igual a
z κθ .

z dz
x

dx
dx

z
x + dx

dx ∆l
dx
t

Figura 1.10: Deformada por flexión de sección longitudinal de cilindro: viga en fundación
elástica.

Integrando esta tensión a lo largo del espesor se puede obtener el momento de


flexión x:

t/2 t/2
E κx
Z Z
Mx = σ̄x z dz = z 2 dz = D κx (1.25)
−t/2 1 − ν2 −t/2

De igual modo se obtiene la tensión solo de flexión para la dirección circunferencial.


R t/2
Integrando Mθ = −t/2 σ̄θ z dz y considerando otra vez ǭθ ≈ 0, el segundo momento
de flexión es:

E
σ̄θ (z) = (ǭθ + νǭx ) ⇒ Mθ = νD κx (1.26)
1 − ν2

17
Capítulo 1. Láminas

Ecuación diferencial

Con las ecuaciones de equilibrio y usando las ecuaciones cinemáticas se obtiene la


ecuación diferencial que gobierna las láminas circulares.

Eta2
(w′′ )′′ + w=0 ⇒ w′′′′ + 4λ4 w = 0
D
(1.27)
 a 2
4λ4 = 12(1 − ν 2 )
t

Ya que a/t ≫ 1 en láminas aeronáuticas, λ ≫ 1. Esta ecuación es de cuarto orden,


homogénea como corresponde a la solución de flexión y con coeficientes constantes.
La forma es muy similar a la parte homogénea de la ecuación diferencial de una
viga rectangular en fundación elástica, al fin y al cabo el modelo que se ha seguido
para el desarrollo de las ecuaciones cinemáticas de flexión.

Es interesante notar que en esta ecuación no aparece el módulo de Young E,


aunque sí el coeficiente de Poison ν. La función de prueba para obtener la solución
será del tipo w = A emx/a con A y m constantes. Sustituyendo en la Ec. (1.27):

a 4 m4
 
mx
4
4
+ 4λ A e a = 0 (1.28)
a

de donde m4 = −4λ4 y entonces m = 2λ (−1)1/4 . Se puede reducir esta expresión
teniendo en cuenta que:

√ 1 i
(−1)1/4 = i = ±√ ± √ ⇒ m = ±λ ± iλ (1.29)
2 2

La solución de la ecuación es por tanto:


m1 x m2 x m3 x m4 x
w = C1 e a + C2 e a + C3 e a + C4 e a

    (1.30)
λx λx λx λx λx λx
= e− a C1 cos + C2 sin + e a C3 cos + C4 sin
a a a a

Todas las distribuciones serán función únicamente de la coordenada x; oscilan


debido a las funciones trigonométricas y decaen más o menos deprisa dependiendo
del exponente λ/a.

Se deben obtener las variables w, w′ ≡ dw/dx, Mx y Qx en los bordes del cilindro


de x = 0, L. Dependiendo de la posición de x en la que se calcule la solución, serán
más importantes los términos del primer paréntesis que los del otro. Así para zonas

18
1.3 Cilindro axisimétrico

cercanas a x = 0 dominarán los términos con C1 y C2 , y por contra para x = L


serán importantes los términos C3 y C4 .

Otra forma de entender la supresión de dos constantes es considerar que si las


fuerzas de borde están solo situadas en x = 0, las constantes C3 y C4 deberán ser
λx
cero para evitar que el segundo término función de e a tiendan a ∞ conforme x se
hace grande: la distribución de la deformación de una viga en fundación elástica
es suave y con valor no nulo solo cerca de la aplicación de la carga.

Se transforman las constantes a otras nuevas A y ψ que se hallan verificando las


C.C., para dos problemas tipo. Reordenando las ecuaciones de esta subsección, las
variables buscadas son:
 
λx λx
w = e− a A sin +ψ
a


 
λx λx π
w′ = − 2λ e− a A sin +ψ−
a 4

−2Dλ2 − λx
 
w′′ λx
Mx =D = e a A cos +ψ
a2 a2 a (1.31)

2 2Dλ3 − λx
 
Mx′ λx π
Qx = = e a A sin +ψ+
a a3 a 4

Mθ = ν Mx
w
Nθ = Et
a

Problema Tipo I

Fuerzas cortantes autoequilibrantes por unidad de radián se aplican en x = 0; las


C.C. de este borde geométricamente libre aunque con solicitación externa aplicada
son Qx (0) = H0 y Mx (0) = 0. El signo es coherente con los positivos de la Fig. 1.8
en un borde de x menor.

19
Capítulo 1. Láminas

H0

Figura 1.11: Problema Tipo I: corona de cortantes positivos aplicados a cilindro largo
en x = 0.

Aplicando las dos C.C. a las expresiones tercera y cuarta de la Ec. (1.31) se obtiene:

π H0 a 3
ψ= ; A= (1.32)
2 2Dλ3
por tanto:

H0 a3 − λx − 2H0 a2 − λx
 
λx ′ λx π
w = 3
e a cos ; w = e a sin +
2Dλ a 2Dλ2 a 4


 
H0 a − λx λx − λx λx π
Mx = e a sin ; Qx = 2H0 e a cos +
λ a a 4

H0 a − λx λx λx λx
Mθ =ν e a sin ; Nθ = 2H0 λ e− a cos
λ a a
(1.33)

Nótese que las C.C. están satisfechas, debido a la función sin de Mx y al cos(π/4)
de Qx . Por último se obtienen los desplazamientos y giros en x = 0, que serán
útiles para establecer las compatibilidades de las soluciones de flexión.

H0 a 3 dw H0 a 2
w(0) = ; (0) = − (1.34)
2Dλ3 dx 2Dλ2

Problema Tipo II

En este segundo problema tipo, una circunferencia de momentos autoequilibrantes


y positivos se aplican en x = 0. Las C.C. serán Qx (0) = 0 y Mx (0) = M0 .

20
1.3 Cilindro axisimétrico

De las mismas expresiones que en el problema tipo anterior y las C.C., se obtiene

π M 0 a2
ψ=− ; A= √ (1.35)
4 2Dλ2
por tanto:

−M0 a2 − λx
   
λx π M0 a − λx λx π
w = √ e a sin − ; w′ = e a sin −
2Dλ2 a 4 Dλ a 2


 
λx λx π −2M0 λ − λx λx
Mx = 2M0 e− a cos − ; Qx = e a sin
a 4 a a

√ −2 2M0 λ2 − λx
   
λx λx π λx π
Mθ = 2M0 λe− a cos − ; Nθ = e a sin −
a 4 a a 4
(1.36)

M0

Figura 1.12: Problema Tipo II: corona de momentos positivos aplicados a cilindro largo
en x = 0

El desplazamiento y el giro para este problema tipo en x = 0 son:

M 0 a2 dw −M0 a
w(0) = ; (0) = (1.37)
2Dλ2 dx Dλ

Para una distancia llamada longitud característica xc = aπ/λ se calcula un flector:

Mx = −M0 e−π = −0,043 M0 (1.38)

es decir, el flector es solo un 4 % del máximo en la longitud característica. Cuanto


más grande λ, más rápido decaen los resultados: en aeronáutica habitualmente
21
Capítulo 1. Láminas

a/t > 1000 por lo que λ ≈ 40 y xc /a = 0,077, lo que implica distribución no nula
en una longitud muy corta. Los mismos conceptos aplican al problema tipo I y en
general a cualquier solución de flexión.

Depósito cilíndrico empotrado bajo carga hidrostática

Se retoma ahora el primer ejemplo de la sección anterior. Se aplica compatibilidad


para resolver el problema y se definen los desplazamientos y giros en la disconti-
nuidad:

δ10 : Desplazamiento debido a solución de membrana


δ20 : Giro debido a solución de membrana
δ11 : Desplazamiento debido a solución de flexión con H0 = X1 = 1

δ21 : Giro debido a solución de flexión H0 = X1 = 1.


δ12 = δ21 : Desplazamiento debido a solución de flexión M0 = X2 = 1
δ22 : Giro debido a solución de flexión M0 = X2 = 1

con los signos de X1 y X2 son asumidos y para este caso son los dibujados en la
Fig. 1.13 inferior. Los signos de δi0 serán positivos si concuerdan con los de los
anteriores o negativos en caso contrario, independientemente de los de la solución
de membrana perse. A su vez, δ12 y δ21 son iguales debidos al teorema de la
reciprocidad, serán positivos si el desplazamiento producido por X1 tiene el mismo
sentido que el producido por X2 , o alternativamente si el giro de X1 tiene el
mismo signo que el de X2 . Finalmente los signos de δ11 y δ22 siempre son positivos
ya que una vez definidos los sentidos de X1 y X2 , su desplazamiento y su giro,
respectivamente, siempre son concordantes.

22
1.3 Cilindro axisimétrico

H
a

0 I II

δ20 δ11 δ21 δ22


δ10 δ12

Figura 1.13: Depósito con base empotrada (arriba) y soluciones de membrana, flexión
I y flexión II.

Se debe satisfacer que el desplazamiento y el giro en en la sección empotrada de


origen deben ser nulos: w(0) = 0, w′ (0) = 0. Estas dos condiciones definen dos
ecuaciones de compatibilidad y el sistema:

 δ11 X1 + δ12 X2 + δ10 = 0
     
δ11 δ12 X1 δ10
=− (1.39)
 δ21 δ22 X2 δ20
δ21 X1 + δ22 X2 + δ20 = 0

Debido a que se ha cambiado con respecto al problema resuelto en la solución de


membrana el origen del eje x, las Ec. (1.14) se convierten en:

γa2 dw −γa2
w= (H − x) ; = (1.40)
Et dx Et

El desplazamiento en x = 0 es claramente contrario al asumido de X1 , y el gi-


ro es a favor de X2 , por lo que los signos de δ10 y δ20 son negativo y positivo
respectivamente:

−γa2
δ10 = −|w(0)| = H
Et
(1.41)
γa2

dw
δ20 = + (0) =
dx Et
23
Capítulo 1. Láminas

Por otra parte los desplazamientos y giros de flexión vendrán dados por los dos
problemas tipo, teniendo en cuenta que para que el sistema Ec. (1.39) tenga el
sentido de “suma de desplazamientos igual a cero”, X1 y X2 deben ser iguales a la
unidad. Ya que X1 tiende a cerrar el cilindro y X2 a abrirlo, δ12 es negativo.

a3 a2
δ11 = ; δ12 =−
2Dλ3 2Dλ2
(1.42)
a2 a
δ21 =− ; δ22 =
2Dλ2 Dλ

Sustituyendo en el sistema de ecuaciones obtenemos:


 3
a a2 γa2 H

 X 1 − X 2 − =0
 2Dλ3
 2Dλ2 Et
(1.43)
2
− a a γa2



X 1 + X 2 + =0
2Dλ2 Dλ Et
con solución:

2Dλ3 γ  a 2Dλ2 γ  a
X1 = 2H − ; X2 = H− (1.44)
Eta λ Et λ

Para las distribuciones finales se deben superponer tres soluciones (membrana,


flexión X1 y flexión X2 ) con los signos de cada una de ellas, no los modificados
en la compatibilidad. Por ejemplo, se ha obtenido de la resolución del sistema
un X1 positivo, lo que implica que la hipótesis de la Fig. 1.13 inferior central
era correcta. Entonces, en las expresiones del Problema Tipo I Ec. (1.33) se debe
introducir H0 = −X1 .

En general, se deberán calcular las variables w, w′ , Nθ , Mx , Mθ y Qx ,. La solu-


ción membrana solo influye en las tres primeras. Las tensiones se calculan con las
equivalencias dadas en el capítulo de placas, considerando Nx y Nθ como axiles.
En general, y como en vigas o placas la contribución de Qx será despreciable.

Como ejemplo de aplicación, considerar un depósito de altura 2,5, diámetro 7,2 y


espesor 0,2 m. Si el material es hormigón armado con ν = 0, 1 se calcula λ4 = 5,6
y xc = 2 m, el primero un valor bajo y el segundo bastante alto, la mitad de la
altura del depósito ya que la pared es muy gruesa. Como la expresión para X2 de

24
1.3 Cilindro axisimétrico

la Ec. (1.45) da un valor positivo, su signo coincide con el de la Fig. 1.13 que a su
vez coincide con el de la Fig. 1.12, con lo que el momento en el empotramiento es:

Et3
2 λ2 γ 
a  2 · 0, 22 · 5, 62
 
12(1 − ν 2 ) 3, 6
M0 = +X2 = H− = 4, 5 −
Et λ 12 · 0, 99 5, 6

N·m
= 8057
m
(1.45)

Este momento en general será máximo y decaerá a lo largo de xc de acuerdo con


la Ec. (1.36) correspondiente.

Depósito cilíndrico articulado bajo carga hidrostática

A menudo es muy difícil empotrar el depósito en su base, por ejemplo porque la


calidad mecánica del suelo es baja. Se puede entonces intentar articular esta base
de forma que en la sección inferior no pueda haber momentos X2 = 0, y en esta
situción no hay que compatibilizar giros.

Manteniendo los signos de la Fig. 1.13, solo queda una ecuación de compatibiliza-
ción δ11 X1 + δ10 = 0, con resultado:

2γλ3 HD γHλ3 t2
X1 = = (1.46)
Eta 6a (1 − ν 2 )

Ya que a/t es un número pequeño, esta solicitación es aproximadamente la mitad


que la del caso anterior, disminución que es consecuencia de soportes menos rígidos.

Por C.C., el momento M0 ≡ Mx (0) es nulo, pero en la pared del cilindro inmediata
al apoyo aparecerán valores de Mx debido a X1 . Considerando que el X1 obtenido
es positivo y de acuerdo con la Fig. 1.13, de la Ec. (1.33) correspondiente:
 
(−X1 ) a − λx λx dMx λx λx λx
Mx (x) = e a sin ; = −X1 e− a − sin + cos =0
λ a dx a a
(1.47)

La única forma que se cumpla la igualdad a cero ∀ x, es que el término en corchetes


se anule: λx/a = π/4, con lo que el máximo momento es:

X1 a − π γHλ2 t2 − π N·m
Mx |mx = − √ e 4 =− e 4 = 4285 (1.48)
2 λ 6 (1 − ν 2 ) m

25
Capítulo 1. Láminas

aproximadamente la mitad que el del depósito empotrado.

Depósito cilíndrico con placa circular bajo carga hidrostática

En la práctica los apoyos casi nunca pueden ser perfectamente empotrados o articu-
lados. Se debe entonces intentar simular lo más fidedignamente posible la realidad,
lo que se puede conseguir con una placa circular de radio a y cierto espesor, no
necesariamente como el del cilindro. La siguiente figura describe el problema a
resolver.

0 I + II

X2
X1

p
X1
X2
p

Figura 1.14: Depósito con placa circular con base circular no rígida (arriba). Solución
de membrana y flexión de placa con sus signos (abajo).

Para este caso la superposición de las tres soluciones: membrana, X1 y X2 deben


conseguir que el desplazamiento y el giro entre cilindro y placa sean continuos, con
valores incógnitas pero no nulos. De esta forma, δij y δi0 son definidos ahora como
desplazamientos relativos (diferencias) entre cilindro y placa:

c p c p
δij = δij + δij ; δi0 = δi0 + δi0 (1.49)

Cada coeficiente es positivo en las direcciones asumidas de los X1 y X2 correspon-


dientes a su geometría. De esta forma, las dos ecuaciones del sistema de compa-
tibilidad expresan que el sumatorio de las diferencias de movimientos de las tres
soluciones es nulo.

Nótese que si X1 y X2 han sido elegidos en un cierto sentido en el cilindro, en


la placa deben necesariamente ser los contrarios, lo que influencia los signos de
26
1.3 Cilindro axisimétrico

membrana δi0 de las dos geometría. Las expresiones y signos del cilindro siguen
siendo la del caso anterior, y considerando la igualdad 4Dλ4 = Eta2 :

a3 −a2
 

−2λ2

 2Dλ3 2Dλ  2aλ
c 1
δij = = (1.50)
   
 −a2 a  Et −2λ2 4λ3
2Dλ Dλ

En cuanto a la placa, sus desplazamientos de membrana serán nulos al no tener


ninguna presión que los produzca: la proveniente de la presión de la columna de
agua (hacia abajo) se compensa con la reacción del suelo (hacia arriba) y en todo
caso no producen ningún desplazamiento radial ni giro en su borde externo.

La placa se considera infinitamente rígida en su plano ya que se expande muy poco


p
bajo X1 también en el plano y δ11 = 0. Además, por simetría su borde externo no
p
se desplaza cuando se le aplica una circunferencia de momentos X2 por lo que δ21
p
= δ12 = 0.

Obviamente sí que girará por efecto de los momentos: este giro se puede calcular
fácilmente con teoría de placas circulares si se sabe que la solución particular
es nula ya que las posibles presiones ya se han tenido en cuenta en la solución
de membrana. La placa contiene al centro, por lo que la solución homogénea es
wh = A + Cr2 . Las constantes se calculan de las C.C. Qx (a) = 0 y Mr (a) = X2 ,
con resultado final:

X2
w(r) = (r2 − a2 ) (1.51)
2Dp (1 + ν)

p
El coeficiente de flexión no nulo es entonces δ22 = X2 /w′ (a) cuando X2 = 1, con
p
valor δ22 = a/[Dp (1 + ν)] donde Dp es la rigidez a flexión de la placa. Este valor
es directamente positivo, con lo que se obtiene la siguiente solución:

a3 −a2
 
   
 2Dλ3 2Dλ  X1  γa2  H  X2emp
= ⇒ X2 =
 
Et   D λ
 
 −a2 a a X2 −1 1+2
 
+ Dp 1 + ν
2Dλ Dλ Dp (1 + ν)
(1.52)
donde si Dp → ∞, X2 = X2emp como en la segunda Ec. (1.45) y si Dp → 0, X2 = 0
como en el caso articulado.

27
Capítulo 1. Láminas

Soluciones de membrana y flexión para aro

Ya que es un elemento que se usa a menudo en refuerzo de láminas, se desarrollan


en este apartado las tres soluciones para un aro, que realmente es un cilindro de
poca altura y espesor bastante más grande que el de una láminas aunque todavía
moderado con respecto al radio.

Para la solución de membrana, la Fig. 1.15 muestra el mencionado aro con sección
rectangular b × t y radio medio a sometido únicamente a presión radial, que puede
ser interna o externa sin afectar a la solución.

t
pr a
b

Figura 1.15: Solución de membrana del aro.

Aunque se podría resolver fácilmente, no se considera el efecto de px ya que no


provoca incompatibilidades en las soluciones de flexión, entonces Nx = 0. Por otra
parte sí que aparece una solicitación circunferencial Nθ (por unidad de altura b =
1) y el correspondiente desplazamiento radial:

w Nθ a p r a2
Nθ = pr a = b t σθ = Et ǫθ = Et ⇒ w= = (1.53)
a Et Et

La solución de flexión Tipo I se puede deducir directamente de esta solución de


membrana, si se considera que X1 está aplicado en el centro de gravedad de la
sección rectangular y que es equivalente a X1 = pr b. El desplazamiento radial que
aparece se calcula directamente de la ecuación anterior:

X1 2
a X 1 a2
w= b = (1.54)
Et EA
donde EA es la rigidez a axil de una viga curva. El aro no gira por la presión
equivalente pr o su equivalente X1 , entonces δ12 = δ21 = 0.

28
1.3 Cilindro axisimétrico

La solución de flexión Tipo II se puede calcular con el giro producido por una
circunferencia de momentos X2 aplicados sobre las secciones rayadas del aro según
la Fig. 1.16. El giro correspondiente es:

X 2 a2
α= (1.55)
EI
donde EI es la rigidez a flexión de una viga curva.

Figura 1.16: Giro en el aro

La solución de flexión del aro completa es entonces:


 a 
0
a
δij =  EA a  (1.56)
0
EI

29
Capítulo 1. Láminas

1.4 Cono axisimétrico

En esta sección se realizará el análisis de la solución de membrana de un cono,


completo o truncado, bajo carga axisimétrica. Se partirá del equilibrio de fuerzas
para poder obtener las ecuaciones que gobiernan esta la solución de membrana.
Las de flexión se definirán como similares a las de una esfera, a desarrollar en la
siguiente sección.

1.4.1 Solución de membrana


Las coordenadas son otra vez la circunferencial θ (correspondiente a la única cur-
vatura) y la lineal s con origen el el vértice (real o geométrico para cono truncado)
del cono y a lo largo del meridiano. Entonces, los esfuerzos son Nθ y Ns y se con-
sideran posibles presiones pr (en realidad pr2 ) y ps en las mismas direcciones; en
realidad pr está dispuesta en dirección r2 pero se abrevia su notación, ver Fig. 1.17
izquierda La inclinación del cono está definida por el ángulo constante α.

El meridiano de esta lámina es una línea recta por lo que el centro de curvatura
de la primera sección principal está en el infinito, r1 = ∞. Por otra parte, de la
Fig. 1.17 izquierda se deducen las relaciones geométricas:

r2 = s cot α ; r = s cos α = r2 sin α (1.57)

s
s+

Ns

ds


r
pr
O2
w pr ds
∆ r
s Nθ
u r2 O2 ps
ps α r + dr

dNs
Ns + ds
ds
Figura 1.17: Superficie cónica: geometría del cono y elemento diferencial; equilibrio de
membrana (pr ≡ pr2 ).

30
1.4 Cono axisimétrico

La Fig. 1.17 derecha representa un elemento diferencial de la superficie del cono,


con área dA ≈ ds(rdθ). La componente del meridiano en la cara curva inferior se
desarrolla en:
 
dNs  dNs dNs
Ns + ds r + dr dθ = Ns rdθ + Ns drdθ + rdsdθ + dsdrdθ
ds ds ds
(1.58)

El primer término del lado derecho se anulará con el de la cara curva superior,
el último es despreciable al incluir un diferencial al cubo y los dos restantes se
pueden agrupar en un solo término (ver la Ec. (1.59)).

Nθ ds

r
Nθ dsdθ
r

Nθ dsdθ α

(Nθ dsdθ) sin α α (Nθ dsdθ) cos α
O2

r + dr
Nθ ds

Figura 1.18: Proyección de fuerzas en un arco diferencial de longitud adθ y sobre el


meridiano.

En la Fig. 1.18 izquierda se observa la proyección radial en r de Nθ exactamente


igual a la del cilindro de la Fig. 1.4. Pero con las nuevas coordenadas esta proyección
debe a su vez descomponerse en una solicitación en r2 y otra en s, como en la figura
de la derecha
P
Con estas descomposiciones, el equilibrio de fuerzas en la dirección lineal, Fs =
0, se establece como:

d
(Ns rdθ)ds − Nθ dsdθ cos α + ps rdθds = 0 ⇒
ds (1.59)

(Ns r) − Nθ cos α = −ps r

31
Capítulo 1. Láminas

en donde se ha simplificado de todos los términos el producto


P de diferenciales dsdθ.
Por otra parte el equilibrio en la dirección radial es Fr2 = 0:

pr r
−Nθ sin α dsdθ + pr dsdθ r = 0 ⇒ Nθ = = pr r2 = pr s cot α
sin α
(1.60)

Sustituyendo el resultado de este último equilibrio en la Ec. (1.59) se obtiene


(s Ns )′ = s pr cot α − s ps y de ambas:




 = pr
 r2


Z  (1.61)

 1
Ns = (pr cot α − ps ) s ds + C


s

Otra vez se puede observar que las solicitaciones circunferenciales se crean por el
producto de la presión radial multiplicada por el radio de curvatura.

Los desplazamientos de membrana se calculan a partir de las solicitaciones y a par-


tir de los primeros las deformaciones. Aunque se han elegido como coordenada la
lineal del meridiano, conviene para el sistema de compatibilidad expresar el despla-
zamiento en dirección horizontal r, y el giro como la variación del desplazamiento
en dirección r2 :

dw
∆ = w sin α + u cos α ; χ= (1.62)
ds

Los signos positivos de la solución de membrana son para ∆ “hacia afuera” en


dirección positiva de r y para χ “abriéndose” en la dirección positiva de s (o la
correspondiente x) según la Fig. 1.19

x x
Figura 1.19: Criterio positivo de signos para solución de membrana de cono: izquierda
desplazamiento, derecha giro.

32
1.4 Cono axisimétrico

Para conos las ecuaciones cinemáticas y constitutivas se pueden expresar como:

∆ 1

 ǫ = = (Nθ − νNs )
 θ

 r Et
(1.63)
ǫs = du 1


= (Ns − νNθ )

ds Et
con lo que ∆ puede calcularse directamente de Ns y Nθ . Para el cálculo del giro
χ son necesarias varias transformaciones:

w sin α u cos α w u
ǫθ = + = tan α + ⇒ w tan α = s ǫθ − u ⇒
r r s s
 
1 ǫθ du
χ = ǫθ + s −
tan α ds ds
 
1 d 
= (1 + ν) (Nθ − Ns ) + s Nθ − νNs
Et tan α ds
(1.64)

Radome bajo peso propio

En este ejercicio se estudia un “radome” de forma cónica sometido a una presión


vertical de valor p, según la Fig. 1.20. La base se considera apoyada en un aro y
aunque no es muy realista en estructuras aeronáuticas, este aro es deslizante. Si
esta presión es el peso propio de la estructura, p = ρ g, donde ρ es la densidad del
material.

s
L p sin α
p α p
t p cos α
α

a
x

Figura 1.20: Radome sometido a presión exterior

33
Capítulo 1. Láminas

Se empieza por la solución de membrana del cono. Para ser coherentes con la
formulación definida en la Fig. 1.17, la presión vertical se debe descomponer en
dirección s y en dirección radial:
(
pr = − p cos α
(1.65)
ps = p sin α

Las solicitaciones se podrán calcular directamente a partir de las Ecs. (1.61):

s
p C ps C
Z

Ns =− cot α cos α + sin α s ds + =− +
s 0 s 2 sin α s
(1.66)
Nθ = −p r2 cos α = −p (s cot α) cos α

La constante de integración se calculará teniendo en cuenta que en el extremo


superior, s = 0 y como consecuencia Ns tenderá a ∞. Dado que este valor no
puede ser cierto, necesariamente C = 0. Se verifica entonces:

ps ps
Nθ − νNs = (ν − 2 cos2 α) ; Nθ − Ns = (1 − 2 cos2 α) (1.67)
2 sin α 2 sin α

y entonces el desplazamiento y el giro de la solución de membrana serán de las


Ecs. (1.62) y (1.64):

−p s r  
∆ = 2 cos2 α − ν
2Et sin α
(1.68)
−p s h i
χ = 4 cos2 α − 1 − 2ν (1 − cos2 α)
2Et tan α sin α

En general α < 45◦ y ν ≤ 0,3 con lo que las variables anteriores son negativas, lo
cual es lógico ya que Nθ es negativo y tiende a reducir las circunferencias.

Se estudia ahora el efecto de Ns sobre el aro (Nθ será en general discontinuo). En


la Fig. 1.21 izquierda se dibuja una fuerza F de compresión sobre el cono, que será
igual a la solicitación meridional en la base del cono. Por el principio de acción y
reacción sobre el aro actuará otra fuerza de igual módulo y sentido contrario, que
a su vez se puede proyectar en la dirección vertical y en r.

pL
Ns ≡ F = − (1.69)
2 sin α
donde L = a/ sin α es la longitud del meridiano del cono.

34
1.4 Cono axisimétrico

Para un radome de aeronave, la circunferencial de solicitaciones vertical se trans-


mite a otras partes, con lo que F sin α puede estar soportada (a compresión) por el
fuselaje mientras que F cos α estará soportada por el aro mismo. Pero obviamente
mientras que el cono tiende a comprimirse el aro tiende a expanderse, por lo que
existe una incompatibilidad de desplazamientos que se resolverá con la adición de
soluciones de flexión.

F
t
F F sin α
α
F cos α b

Figura 1.21: Base de radome con aro deslizante en dirección radial.

La circunferencia de solicitaciones F cos α = pa/2 sin α se dibuja en la figura dere-


cha, y tendrá una solución igual a la de la Fig. 1.15. El sistema de compatibilización
a resolver es el de la Ec. (1.39).

Ahora δ10 y δ20 son el desplazamiento y el giro de la solución de membrana par-


ticularizada en la base y constan de la suma (con su signo correspondiente) de
los correspondientes al cono y al aro, aunque en este ejercicio esta última es nula
ya que el aro no sufre presión. Igualmente, δ11 y δ21 son el desplazamiento y giro
producidos por X1 = 1, y por último δ12 y δ22 son el desplazamiento y el giro de
la solución X2 = 1, siendo también todos suma de dos partes.

Las soluciones de flexión deben seguir los signos asumidos en la Fig. 1.22.

X2
X1
X1
X2

Figura 1.22: Compatibilización de radome con aro.

35
Capítulo 1. Láminas

Singularidades en cono

A continuación se estudia con más detalle singularidades en s = 0. Para resolverla


se considerará que no hay fuerzas de membrana aplicadas, con lo que pr y ps son
nulas. La solución de membrana se superpone a posteriori. De la Ec. (1.61):

C
Ns = (1.70)
s

α
Ns Ns

Figura 1.23: Caso particular de singularidad: corte genérico en s

En la Fig. 1.23 se ha cortado el cono a una altura cualquiera que define una base
de radio variable r. La solicitación Ns que el resto del cono ejerce sobre la parte
cortada se descompone en componentes horizontales y verticales. La segunda tiene
una expresión:
 
C
2πr sin α = πC sin 2α (1.71)
s

Existen múltiples casos donde esta distribución vertical está equilibrando alguna
fuerza vertical externa, como carga puntual V en el vértice (por ejemplo una
columna de radio pequeño), o carga repartida q vertical (!no es una presión!)
aplicada en una cierta circunferencia aq , según la Fig. 1.24. Para el primer caso:

V
V = πC sin 2α ⇒ C= (1.72)
π sin 2α

y para carga circular se busca la resultante:

2 aq q
Vq ≡ 2πaq q = π C sin 2α ⇒ C= (1.73)
sin 2α

36
1.4 Cono axisimétrico

aq

Figura 1.24: Carga circular vertical de radio aq .

Cono bajo peso propio y sujeción en vértice

Se repite el ejercicio anterior pero ahora con sujeción de columna en el vértice en


vez de aro en la base, según la Fig. 1.25.

Figura 1.25: Radome bajo peso propio y sujeto en el centro por columna.

Las solicitaciones de membrana ya han sido calculadas en la Ec. (1.66). Nθ no


varía pero para Ns hay que recalcular la constante ya que las C.C. son diferentes.
En este caso Ns = 0 en s = L ya que es un borde libre:

pL2
C= (1.74)
2 sin α

El término de la integral de la primera Ec. (1.66) no tiene en cuenta ninguna C.C.


sino solo las presiones, por lo que sustituyendo la constante obtenida, la solicitación
completa es:

p L 2 − s2
Ns = (1.75)
2 sin α s
37
Capítulo 1. Láminas

Cuando s tiende a cero, es decir al vértice del cono, Ns tiende a infinito. Este es
un resultado correcto ya que existe una fuerza puntual en dicho punto.

Método de secciones

Con un corte similar al de la Fig. 1.23, se puede directamente en algunos casos cal-
cular las solicitaciones de membrana, aunque hay que disponer de las expresiones
de área y/o volumen de la lámina que se está estudiando. Para un cono, el área
es πrs y si es de pared delgada el peso total de la parte separada es W = pπrs.
Igualando la fuerza P correspondiente a la proyección vertical de Ns en la sección de
corte al peso total, Fx = 0:

ps
(Ns sin α) 2πr + p π r s = 0 ⇒ Ns = − (1.76)
2 sin α
que es exactamente igual a la obtenida en la final de la Ec. (1.66). El método es
más rápido ya que no requiere el desarrollo de integrales (ya están resueltas en el
cálculo del peso) ni constante de integración.

Solución de Flexión

La solución de flexión de cono es demasiado complicada para los objetivos de estos


apuntes, ciertamente más que la del cilindro y esfera.

α≡φ
ac
a ae
α≡φ

Figura 1.26: Equivalencia de solución de flexión entre cilindro y casquete esférico (iz-
quierda) y cono y este casquete (derecha).

Pero se puede desarrollar una aproximación: como se demostrará en la Sección 1.5.2,


los coeficientes de los dos problemas tipo para un cilindro y para una esfera son
iguales, siempre que φ1 = 90◦ , es decir, que las tangentes en la sección de unión
38
1.4 Cono axisimétrico

sean iguales. Se pueden entonces calcular los coeficientes de un cono cualquie-


ra (para borde superior o inferior) como los de un casquete esférico inscrito, ver
Fig. 1.26.

Para que la tangente sea igual, la geometría del casquete equivalente debe verificar:

ac
ae = ; φ1 = α (1.77)
sin α
donde ae es el radio de la esfera y ac el de la base del cono.

Como aproximación válida cerca de la unión, se usarán las distribuciones de las


solicitaciones de flexión correspondientes a una esfera, ver Ec. (1.123). Esta apro-
ximación será en general buena si los espesores de las láminas son pequeños, es
decir, si λ es grande ya que entonces las distribuciones serán no nulas solo muy
cerca de la unión.

39
Capítulo 1. Láminas

1.5 Elipsoides axisimétricos

En esta sección, se estudiará la solución de membrana y flexión de láminas de


revolución con curvatura doble, es decir aquellas en las que la curvatura gausiana
es diferente de cero. Un aspecto importante del cálculo estas láminas es que tienen
curvatura en dos direcciones diferentes, por lo que son especialmente efectivas
desarrollando solicitaciones de membrana.

1.5.1 Solución de membrana


La geometría de la lámina viene dada por la rotación de un meridiano curvo, en
general pero no exclusivamente un arco de círculo o una porción de elipse. Las
coordenadas elegidas son esféricas: ángulo de posición en el meridiano φ y en el
paralelo θ y de nuevo se usan el radio de paralelo r y el de meridiano r1 .

El primer ángulo tiene su origen en el eje vertical y en la cima de la lámina, y como


en el caso del cono pr en realidad debería ser pr2 o pr1 . Por otra parte pφ es de
dirección variable y perpendicular a la tangente del meridiano para una posición
φ dada.


pr θ
dθ dθ
r Nθ r
rdθ
φ Nθ
r + dr
r2 pφ
r1 dφ
dNφ (r + dr)dθ
r1 Nφ + dφ
ds

Figura 1.27: Superficie elipsoidal: geometría y elemento diferencial; solicitaciones de


membrana.

La solución de membrana de elipsoides de revolución se realizará calculando el


equilibrio de un elemento diferencial de la lámina según la Fig. 1.27 derecha y
siguiendo los mismos pasos que para cilindros y conos. La diferencia fundamental
es que en esta geometría hay dos curvaturas, por lo que las proyecciones serán a
lo largo de dos curvas diferentes.
40
1.5 Elipsoides axisimétricos

Como se verá en la Fig. 1.29, los límites del elipsoide están definidos por φ0 (aber-
tura superior) y por φ1 (corte inferior). Si la lámina no está abierta por arriba
como en la figura Fig. 1.27, φ0 = 0. De la Fig. 1.29 se deduce r = r2 sin φ.

Esfuerzos

En la Fig. 1.28 se han dibujado todas las proyecciones de los esfuerzos de mem-
brana. Anulando todos los productos P de diferenciales que dan potencias cúbicas,
el equilibrio en la dirección del radial Fr1 = 0 dará:

−Nθ r1 dφdθ sin φ + pr (r1 dφ) (rdθ) − Nφ r dθdφ = 0 (1.78)

Con la simplificación de los diferenciales al cuadrado se obtiene directamente la


segunda expresión de las Ecs. (1.81).

Nφ r1 dθ

Nθ r1 dφdθ

Nφ rdθ
Nθ r1 dφdθ Nφ r1 dθ

Nφ r1 dφdθ cos φ
r1 r1

Nφ rdφdθ
dφ dφ

Nθ r1 dφdθ sin φ
 
dNφ
Nφ + dφ (r + dr)dθ
ds
Figura 1.28: Proyección de fuerzas en dos arcos diferenciales, sobre paralelo (superior)
y meridiano (inferior).

41
Capítulo 1. Láminas

Considerando la expansiónP de la Ec. (1.58) aunque cambiando Ns por Nφ , el


equilibrio en esta dirección Fφ = 0 es:

d
(Nφ r) dθdφ − Nθ r1 dφdθ cos φ + pφ (r1 dφ) (rdθ) = 0 (1.79)

Otra vez se puede simplificar el producto dφdθ; substituyendo en esta ecuación la


expresión de Nθ despejada de la anterior, y multiplicando por sen φ ambos lados:

d
Nφ r2 sin2 φ = (pr cos φ − pφ sin φ) r1 r2 sin φ

(1.80)

Integrando, las fuerzas de membrana actuantes en la lámina son:


 Z 
1
Nφ = (pr cos φ − pφ sin φ) r1 r2 sin φ dφ + C1


r2 sin2 φ


N N

 φ+ θ

= pr


r1 r2
(1.81)

La constante C1 debe calcularse de C.C. en uno de los bordes φ0 o φ1 , o evitando


singularidades donde sea necesario. Para aplicar el valor de la constante directa-
mente, o forma de resolver el valor del esfuerzo Nφ es realizar la integral de la
Ec. (1.80) entre los límites del elipsoide:

h iφ Z φ
Nφ r2 sin2 φ

= pr cos φ − pφ sin φ r1 r2 sin φ dφ (1.82)
φ0 φ0

Ecuaciones cinemática y constitutiva

Se desarrollan a continuación las expresiones de los desplazamientos de membrana.


Será necesario plantear las ecuaciones cinemáticas y constitutivas a fin de obtener
una relación entre las solicitaciones que soporta la lámina (calculados anterior-
mente) y los correspondientes desplazamientos.

Como se hizo para conos, en la Fig. 1.29 se representa la suma vectorial de los
desplazamientos w y v, el primero en la dirección del radio r1 del meridiano y en
el segundo en la tangencial perpendicular, con su composición ∆ en la dirección
horizontal r del paralelo. El desplazamiento u en dirección circunferencial es nulo

42
1.5 Elipsoides axisimétricos

por axisimetría y de la figura r2 = r sin φ. La deformación circunferencial es


similar a la desarrollada en la Ec. (1.62):

2π(w sin φ + v cos φ) v cot φ + w


ǫθ = = (1.83)
2πr r2

Los soportes deslizantes articulados en la base de la lámina permiten que la so-


lución de membrana sea válida en la mayor parte del elipsoide, al no aparecer
incompatibilidad de desplazamientos.

w φ = φ0

w sin φ + v cos φ r

v
r2 φ φ = φ1
O2

r1
O1

Figura 1.29: Desplazamientos de membrana en elipsoide truncado en bordes superior e


inferior.

Por otra parte en la Fig. 1.30 se representa la elongación de un diferencial r1 dφ


del meridiano debido a los dos desplazamientos: en la figura izquierda el v por
presiones o solicitaciones tipo pφ y en la de la derecha por pr . La deformación en
esta dirección es:

dv dv
dφ + w dφ +w
dφ dφ
ǫφ = = (1.84)
r1 dφ r1

Las ecuaciones constitutivas para una lámina de doble curvatura son similares a
las de las geometrías anteriores:

1 1
ǫφ = (Nφ − νNθ ) ; ǫθ = (Nθ − νNφ ) (1.85)
Et Et

43
Capítulo 1. Láminas

w
v

r1 (r1 + w)dφ r1
r1 dφ r1 dφ

dφ dφ
O1 O1
dv w
v+ dφ

Figura 1.30: Elongación de un elemento diferencial del meridiano debido a desplaza-
miento en su dirección (izquierda) y a aumento de longitud de curva (derecha).

Los desplazamientos se despejan a partir de estas deformaciones que son funciones


de las ya calculadas Nφ y Nθ . Multiplicando la Ec. (1.84) por r1 /r2 y restando la
Ec. (1.83):

dv
− v cot φ
r1 dφ
ǫφ − ǫθ = (1.86)
r2 r2
y ahora multiplicando el resultado por r2 csc φ:
 
r2 r1 dv
ǫφ − ǫθ = csc φ − v cot φ csc φ (1.87)
sin φ r2 dφ

La expresión de
 la izquierda
 de la ecuación se denota como f1 (φ) y la de la derecha
d v
es igual a , de forma que:
dφ sin φ
Z
v = sin φ f1 (φ) dφ + C2 sin φ

Z (1.88)
w = r2 ǫθ − cos φ f1 (φ) dφ − C2 cos φ

Para la segunda ecuación se ha despejado la expresión de w en la Ec. (1.83). La


constante C2 se debe obtener de de C.C. en el borde que no se haya usado en la
Ec. (1.81).

En la práctica las integrales anteriores pueden ser difíciles de calcular y además


los desplazamientos en la dirección de φ y de r1 no son útiles para resolver el
problema de compatibilización. Es entonces más oportuno usar el desplazamiento
44
1.5 Elipsoides axisimétricos

combinado ∆ = w sin φ + v cos φ horizontal de la Fig. 1.29 y un giro χ para


satisfacer compatibilidad de giros.

El primero es fácil de calcular partiendo de la segunda Ec. (1.85):

r 
∆ = r ǫθ = Nθ − νNφ (1.89)
Et

A
w
χm
A A
v
dw r1 dφ
w+ dφ
dφ r1
B r1

≈ r1

v
O1 r1

Figura 1.31: Giro de membrana del elipsoide: contribución por giro del meridiano (iz-
quierda) y por cambio de tangente producido por desplazamiento v (derecha).

El segundo, que representa el giro χ, tiene dos partes como en el cálculo de ǫφ


anterior. El primero es la tangente de la variación del desplazamiento radial w en
un arco diferencial r1 dφ entre los puntos A y B de la Fig. 1.31 izquierda:

dw

m m dφ dw 1
tan χ ≈χ ≈ = (1.90)
r1 dφ dφ r1

La segunda contribución proviene de la disminución de tangente entre los dos


puntos según la Fig. (1.31) derecha: cuando un punto A se desplaza una magnitud
v en la dirección de φ, esta disminución es el ángulo comprendido χt = −v/r1 (la
tangente disminuye con φ positiva). El giro total es la superposición de ambos:

dw
−v

χ = χm + χt = (1.91)
r1

45
Capítulo 1. Láminas

Este giro será positivo en el sentido de las agujas del reloj en el meridiano izquierdo,
o equivalentemente, si “abre” la lámina en la dirección positiva de φ.

De la diferenciación de la segunda Ec. (1.88) se obtiene:

dw dr2 dǫθ
Z
= ǫθ + r2 − f1 (φ) cos φ + sin φ f1 (φ)dφ + C2 sin φ (1.92)
dφ dφ dφ

Se puede apreciar que los últimos dos términos son iguales a v de la misma ecua-
ción, lo que simplifica el denominador de la Ec. (1.91); substituyendo en esta la
expresión de f1 y de ǫθ de la Ec. (1.85) y de v de la Ec. (1.88):
 
dr2 ǫθ dǫθ r2 r2
χ= − − cot φ ǫφ − ǫθ (1.93)
dφ r1 dφ r1 r1

Particularizando las Ecs. (1.89) y Ec. (1.93) para esfera, r1 = r2 = a, y usando las
constitutivas Ecs. (1.85) la formulación se simplifica:


 Et ∆ = a sin φ (Nθ − νNφ )

(1.94)

 Et χ dNθ dNφ
 = −ν + cot φ (1 + ν) (Nθ − Nφ )
dφ dφ

Cúpula esférica bajo peso propio

Se desarrolla el problema de una semiesfera bajo peso propio p = ρg, similar al


problema resuelto para un cono, ver Ec. (1.65) substituyendo el ángulo α por φ y
asignando el radio constante r1 = r2 = a. Para esta cúpula φ0 = 0 y φ1 = π/2.

-1/2 -1/2

r
p sin φ
p cos φ
φ 52◦ a
p

-1 1

Figura 1.32: Cúpula esférica completa φ0 = 0, φ1 = 90◦ bajo peso propio. Distribución
de Nφ (izquierda) y Nθ (derecha) multiplicadas por el factor pa.

46
1.5 Elipsoides axisimétricos

Considerando las proyecciones del peso propio de la Fig. 1.20 y la primera Ec. (1.81),
la solicitación meridional es:

pa C1
Z
Nφ = −(cos2 φ + sin2 φ) sin φ dφ +
sin2 φ a sin2 φ
(1.95)
pa2 cos φ + C1
=
a sin2 φ

Para encontrar la constante de integración hay que tener en cuenta que en la


Ec. (1.95) para φ = 0 calcula una solicitación ∞; para evitarlo la constante de
integración debe valer C1 = −pa2 , con lo cual:
 
1 − cos φ
Nφ = −pa (1.96)
sin2 φ

Utilizando la regla de L’Hôpital, se comprueba con un límite el valor de Nφ cuando


φ tiende a valor nulo.

−pa sin φ −pa


lim Nφ = lim = (1.97)
φ→0 φ→0 2 sin φ cos φ 2

que no es ∞ pero que es máximo. Con la expresión sin2 φ = (1 − cos φ)(1 + cos φ)
se puede simplificar la ecuación Nφ . La expresión de Nθ se despeja de la segunda
Ec. (1.81):
 pa
Nφ =−
1 + cos φ




  (1.98)

 1
 Nθ
 = −pa cos φ −
1 + cos φ

Si se usa la Ec. (1.82) con límites de integración se obtiene el mismo resultado de


forma más directa:
Z φ
Nφ a sin2 φ − Nφ a sin 0 = pa sin φ dφ ⇒
φ0
(1.99)
pa h iφ pa
Nφ = − 2 − cos φ = −
sin φ 0 1 + cos2 φ

En cúpulas de piedra o hormigón las zonas de tracción sufren problemas de rotura,


pues estos materiales no resisten bien estas solicitaciones; por ello se suele diseñar
47
Capítulo 1. Láminas

la cúpula con un “corte” en la zona de tracción. Para esferas de pared delgada (por
ej. de aluminio aeronáutico) interesa justo lo contrario: evitar zonas de compresión
y posible pandeo, lo cual no es posible según las distribuciones de la Fig. 1.32.

Se considera ahora un caso práctico para una cúpula de espesor constante 0,0833
m, φ1 = 30◦ , radio a = 20 m y peso propio p = 200 kg/m2 con ν ≈ 0, valores que
aproximadamente corresponde a material hormigón armado; el radio en la base es
rφ1 = 10 m. Aunque esta lámina no es igual que la calculada anteriormente (no
es semiesfera completa y tiene un aro en la base), se puede aplicar su solución ya
que la C.C. se aplicó en la cúspide y la variable φ era genérica.

0.0833

rφ1

∆e χe
φ1 20
10 10


Nφ sin φ1
Nφ cos φ1
0.33
0.5

Figura 1.33: Cúpula esférica con aro, unidades SI. Deformada de membrana en línea
discontinua.

De las Ec. (1.98), las solicitaciones en N/m, ambas de compresión, son:

2000 · 20
Nφ =− ⇒ N φ1 = −2, 1 × 104
1 + cos φ
  (1.100)
1
Nθ = −2000 · 20 cos φ − ⇒ Nθ1 = −1, 3 × 104
1 + cos φ

48
1.5 Elipsoides axisimétricos

y de las Ec. (1.94) el desplazamiento y giro en N/m y N/m2 respectivamente:


 
1
Et ∆e = −8 × 105 sin φ cos φ − ⇒ E∆φ1 = −2, 75 × 105
1 + cos φ
   
sin φ 2
Et χe = 4 × 104 sin φ + − cot φ cos φ −
(1 + cos φ)2 1 + cos φ

⇒ Eχφ1 = 4, 57 × 105
(1.101)

El desplazamiento es negativo (hacia adentro, cerrándose la cúpula) pero el giro


es positivo, implicando que este desplazamiento aumenta conforme aumenta φ.

Como se puede ver en la Fig. 1.33, la solicitación Nφ1 de compresión puede des-
componerse en otras dos: una vertical Nφ1 sin φ1 hacia arriba que en general será
soportada por los soportes o por otra lámina contigua y una horizontal Nφ1 cos φ1
en sentido negativo de r que causa deformaciones y tensiones elevadas sobre la
lámina. Para aguantar esta última, se suele disponer un aro, que en este caso es
de sección rectangular con base b = 0,5 m y altura t = 0,333 m.

La solución de flexión es igual a la descrita en la Ec. (1.54) sin más que sustituir
X1 por Nφ1 cos φ1 (con el mismo signo en este caso):

−2, 1 × 104 · cos 30 · 10


E∆a = = 1, 1 × 106 (1.102)
0, 5 · 0,333

Esta circunferencia de solicitaciones no produce giro por la axisimetría, Eχa = 0.

Obviamente estos dos desplazamientos son diferentes a los de la esfera en la


Ec. (1.101) por lo que existe una incompatibilidad entre cúpula y aro.

La solución de flexión se encarga de compatibilizar estos desplazamientos, es decir,


una corona de solicitaciones fuerza X1 y otra de momentos X2 conseguirá que
sean iguales en cúpula y aro. Hace falta entonces desarrollar expresiones para
desplazamientos de flexión debidos a estas dos solicitaciones, lo que se hará en la
siguiente sección.

49
Capítulo 1. Láminas

Cúpula semiesférica bajo carga aerodinámica.

La esfera anterior se vuelve a analizar pero ahora bajo carga aerodinámica sim-
plificada a uniforme q (también llamada en construcción “de nieve”) con unidades
N/m2 sobre la proyección de la esfera según la Fig. 1.34.

Se intenta en primer lugar encontrar una equivalencia entre este tipo de presión y
la de peso propio, ya que esta es muy fácil de descomponer en las direcciones r1 y
φ. Imaginándose un diferencial de meridiano a dφ con radio r, la porción de q que
actúa sobre su “aro” proyectado es (2πr) q (adφ) cos φ. Igualando esta expresión
a la de un peso propio equivalente peq :

(2πr) q (adφ) cos φ = (2πr) peq (adφ) ⇒ peq = q cos φ (1.103)

q
-1 -1/2

45◦

1/2

Figura 1.34: Cúpula esférica completa φ0 = 0, φ1 = 90◦ bajo carga aeordinámica (o


carga de nieve). Distribución de Nφ (izquierda) y Nθ (derecha) multiplicadas por qa/2.

Descomponiendo ahora este peso equivalente en las coordenadas elegidas:


(
pr = −q cos2 φ
(1.104)
pφ = q sin φ cos φ

Los esfuerzos sobre la cúpula se calculan a partir de las Ec. (1.81) y (1.82), consi-
derando que φ0 = 0:
Z φ
Nφ a sin2 φ − 0 = −q a2 (cos3 φ + cos φ sin2 φ) sin φ dφ

⇒ (1.105)
0

50
1.5 Elipsoides axisimétricos

φ
−q a2

sin 2φ qa
Z
Nφ = dφ = −


sin2 φ 2 2


 0
(1.106)
 
Nφ qa



 Nθ
 = pr − a =− cos 2φ
a 2
con distribuciones dibujadas en la Fig. 1.34. De esta figura se deduce que Nθ genera
tensión en la lámina para valores de φ > 45◦ por lo que hay que reforzar hormigón
en esa área; también, que Nφ es constante.

Singularidades

Además de a presiones repartidas pr y pφ , un elipsoide puede estar sometido a


otras cargas externas que también producen esfuerzos de membrana. Por ejemplo,
considerar en el vértice superior de la cúpula de la Fig. 1.35 una fuerza puntual V
y ninguna presión. Necesariamente esta fuerza está equilibrada por la componente
vertical Nφ sin φ en el corte de la lámina definido por un radio cualquiera r. De la
primera Ec. (1.81):

C1
Nφ = ⇒ V = 2πr Nφ sin φ = 2πC1 (1.107)
r2 sin2 φ

φ
r2 Nφ sin φ
O2

r1

O1

Figura 1.35: Equilibrio de elipsoide con fuerza singular en vértice superior.

El valor de la constante es entonces simplemente C1 = V /2π. Esta solución se


debe superponer a las producidas por pφ y pr , aunque en éstas ya no se calcula la
constante y debe tenerse en cuenta que la solución final debe ser singular en φ =
0 debido a la aplicación de una fuerza puntual.

51
Capítulo 1. Láminas

Como en el ejercicio desarrollado para conos, a fuerza V puede provenir de una


columna de radio pequeño, de una circunferencia de fuerzas acción o reacción etc.

Cúpula semiesférica bajo peso propio y circunferencia fuerzas en


abertura superior

Se plantea la resolución de una cúpula φ1 = π/2 con un aro en su parte superior,


que por ejemplo puede proceder del peso de una “linterna” (para permitir el paso
de luz en edificios) o cilindro superpuesto a la cúpula propiamente dicha.

P
r0

a p
φ0

Figura 1.36: Cúpula esférica con ventana superior protegida por aro, bajo carga cir-
cunferencial P y peso propio p.

Se calcula primero la solución i de peso propio, que se descompone en las coor-


denadas de estudio como en la Ec. (1.65): pφ = p sin φ, pr = −p cos φ. Aplicando
directamente la Ec. (1.82) entre el inicio de la cúpula φ0 y un punto cualquiera
del meridiano φ:

h iφ Z φ
Nφi a sin2 φ = −pa2 sin φ dφ = −pa2 cos φ0 − cos φ


φ0 φ0
(1.108)
cos φ0 − cos φ
Nφi = −pa
sin2 φ
donde se ha aplicado la C.C. Nφ0 = 0 (para este caso no hay fuerza vertical en
borde superior) por lo que no ha hecho falta calcular la constante de integración
explícitamente.

52
1.5 Elipsoides axisimétricos

Se calcula a continuación la solicitación Nφii que produce la carga circunferencial


P aplicada en el aro superior, que no es más que la fracción Ec. (1.107) derecha
con V = −2πr0 P (el signo – es por la diferencia de direcciones entre P y V ):

−2πr0 P P r0 P sin φ0
C1 = = −r0 P ⇒ Nφii = − 2 =− (1.109)
2π a sin φ sin2 φ
donde se ha aplicado r0 = a sin φ0 . Superponiendo ambas soluciones:

cos φ0 − cos φ sin φ0


Nφ = −pa −P
sin2 φ sin2 φ
  (1.110)
cos φ0 − cos φ sin φ
Nθ = −pa cos φ − 2 +P
sin φ sin2 φ

El efecto de P se puede estudiar buscando equivalencia a esta fuerza por otras dos:
la componente inclinada P/ sin φ0 puede ser resistida fácilmente por membrana,
pero la horizontal P cot φ0 no, por lo que se debe disponer un aro que la resista.
Esta última produce un desplazamiento en dirección r0 que será tenido en cuenta
automáticamente en el sistema solución de flexión.

P cot φ0
P
P
sin φ0

φ0

Figura 1.37: Efecto de fuerza circunferencial P sobre membrana y sobre aro.

53
Capítulo 1. Láminas

Tapa recipiente elipsoidal a presión

ds r

dr p
r2 φ

r1

Figura 1.38: Tapa de recipiente a presión de forma elipsoidal.

La solución de membrana de estas estructuras es especialmente sencilla ya que


su peso propio suele ser despreciable con respecto a pr ≡ p, con lo que pφ = 0.
Además tienen que ser cerrados, y entonces φ0 = 0.

Usando el cambio de variable r = r2 sin φ, de la Fig. 1.38 se deduce dr = ds dφ =


r1 dφ cos φ con lo que se precalcula el integrando de Nφ :

 r
sin φ cos φ r1 dφ r2 = sin φ dr = r dr (1.111)
sin φ

El esfuerzo de membrana meridional puede ser ahora fácilmente desarrollado:

φ r
p p p r2
Z Z
Nφ = sin φ cos φ r1 r2 dφ = r dr =
r2 sin2 φ 0 r2 sin2 φ 0 2 r2 sin2 φ
p r2
=
2
 
r2
Nθ = p r2 1 −
2r1
(1.112)

54
1.5 Elipsoides axisimétricos

Recipiente a presión cilíndrico-esférico

Se estudia la solución de membrana de un recipiente a presión formado por un


cilindro de longitud grande y de dos semiesferas que actúan de tapas, según dibujo
de la Fig. 1.39. La única presión es otra vez pr = p, perpendicular a los meridianos.

Figura 1.39: Recipiente cilíndrico-esférico bajo presión. Desplazamiento por membrana


línea discontinua.

Las solicitaciones de membrana del cilindro y de la esfera, directamente de las


Ecs. (1.81) son:

pa
Nφe = Nθe =
2
(1.113)
pa
Nθc =pa; Nxc =
2
que para la esfera son un caso particular de las más generales Ecs. (1.112).

Debido a la perpendicularidad de la presión a las paredes de las láminas, la con-


dición de simetría establece que los giros en depósito y esfera para la sección de
unión serán χc = χe = 0. Los desplazamientos radiales (de los paralelos) en esta
unión se calculan también directamente de las Ecs. (1.8) y (1.94)

a pa2
∆c = (Nθc − νNxc ) = (2 − ν)
Etc 2Etc
(1.114)
a sin 90◦ pa2
∆e = (Nθe − νNxe ) = (1 − ν)
Ete 2Ete

Obviamente ∆c > ∆e si el material y espesor son iguales: será necesario incorporar


la solución de flexión para compatibilizar los desplazamientos de membrana. Será
55
Capítulo 1. Láminas

también conveniente disponer un aro entre las dos láminas para resistir las fuerzas
de flexión; a menudo este aro lo forma la soldadura entre las láminas.

Una posibilidad de eliminar esta incompatibilidad es que ambas láminas, aunque


sean del mismo material, tengan diferentes espesores. De la ecuación anterior,
tc 2−ν
= ≈ 2, 42 para material acero.
te 1−ν
En los libros de Resistencia de Materiales los resultados de solicitaciones (¡no los
de desplazamiento!) se deducen sin la necesidad de las complicadas ecuaciones de
láminas, simplemente invocando equilibrio de fuerzas.

Nxc

p
p

Nθc

Figura 1.40: Recipiente a presión: equilibrio en el cilindro.

En la Fig. 1.40 se muestran dos cortes al recipiente, el de la izquierda en un plano


r−θ y el de la derecha en el x−r que contienen al eje de axisimetría. La forma de la
tapa no tiene relevancia para el cálculo de esfuerzos ya que lo que se considerará es
la resultante de la presión sobre ella. Del equilibrio del primer corte y considerando
que p actúa sobre el área de la tapa y Nxc sobre la circunferencia cortada:

pa
2πa Nxc = π a2 p ⇒ Nxc = (1.115)
2

En el segundo, Nθc actúa sobre dos meridianos del cilindro con longitud L, y p
sobre un rectángulo proyección del semicilindro:

2 Nθc L = 2 p a L ⇒ Nθc = p a (1.116)

exactamente igual que en la segunda de las Ecs. (1.113).

56
1.5 Elipsoides axisimétricos

1.5.2 Solución de flexión


A continuación se desarrolla la solución de flexión para láminas de revolución con
doble curvatura, pero exclusivamente para esferas de radio a. Se presentarán dos
problemas tipo que habrá que resolver, y será necesario aplicar las ecuaciones de
equilibrio, cinemática y constitutivas.




r

Mθ Nθ

Mθ r + dr
dMφ
Mφ + dφ dQφ
dφ Qφ + dφ

dNφ
Nφ + dφ
ds
Figura 1.41: Superficie esférica: elemento diferencial y solicitaciones de flexión.

En la Fig. 1.41 se representan sobre un elemento diferencial las solicitaciones co-


rrespondientes. Los cortantes Qφ están dirigidos hacia el centro de curvatura O1
del meridiano, ver Fig. 1.42. Como para todas las geometrías anteriores, en la di-
rección circunferencial las solicitaciones son constantes, pero en la meridional se
incrementan con series de Taylor.

φ r

Qφ r2

O2

Figura 1.42: Sentido solicitaciones de lámina en plano r1 − φ.

57
Capítulo 1. Láminas

Ecuaciones de equilibrio

Mediante proyecciones de vectores pero sin demostración, las tres ecuaciones de


equilibrio de la lámina que incluyen cinco incógnitas son:


 Nφ = −Qφ cot φ




d


  
Nφ + Nθ sin φ =− Qφ sin φ (1.117)
 dφ




 d
 
Mφ sin φ − Mθ cos φ = a Qφ sin φ


Ecuaciones cinemáticas

Obviando también aquí el desarrollo, las cinco ecuaciones cinemáticas son:


 dv
 a ǫφ = +w ; a ǫθ = v cot φ + w









dχ dw (1.118)
a κφ = ; aχ = −v



 dx dφ




a κθ = χ cot φ

donde los desplazamientos v, w, el giro del meridiano χ, las deformaciones ǫφ , ǫθ


y las curvaturas κφ , κθ tienen el mismo significado que en las secciones anteriores
e introducen siete incógnitas adicionales.

Ecuaciones constitutivas

Las ecuaciones constitutivas de la esfera se formulan de forma inversa a las ante-


riores, con las solicitaciones como variable independiente. Añadiendo también las
relaciones momento-curvatura :

12D 12D

 Nφ = (ǫφ + νǫθ ) ; Nθ = (ǫθ + νǫφ )


t t
(1.119)


Mφ = D (ǫφ + νǫθ ) ; Mθ = D (ǫθ + νǫφ )

donde la rigidez a flexión de placas D se vuelve a usar y ninguna incógnita adicional


se ha introducido.

58
1.5 Elipsoides axisimétricos

El conjunto de estas doce ecuaciones con doce incógnitas es difícil de resolver, por
lo que se busca la ecuación diferencial en función, esta vez, del cortante. Operando:

QIV 4
φ + 4 λ Qφ = 0 (1.120)

donde el exponente IV implica cuarta derivada con respecto a φ y λ fue definido en


la segunda Ec. (1.27). Como la solución de flexión va a ser usada en compatibiliza-
ción de movimientos en los bordes inferior y/o superior, se definen dos nuevas coor-
denadas angulares en estos bordes y los cambios de origen: β1 = φ1 −φ, β2 = φ−φ0 ,
según la Fig. 1.43.

β2

φ0
β1
φ

φ1

Figura 1.43: Definición coordenadas curvilíneas en elipsoide con abertura inferior y


superior.

La solución de la Ec. (1.120) es igual en forma a la del cilindro Ec. (1.30):

 
Qφ = e−λβ1 C1 cos λβ1 + C2 sin λβ2 + e−λβ2 C3 cos λβ2 + C4 sin λβ2 (1.121)

Ya que para láminas delgadas de interés en estructuras aeronáuticas λ ≫ 1, y la


solución solo será no nula cerca de β1 (cuando las fuerzas están aplicadas solo en
ese borde), la ecuación anterior se reduce con solo dos constantes equivalentes C, ψ
a calcular de las C.C. del borde inferior:

Qφ = C e−λβ1 sin(λβ1 + ψ) (1.122)

59
Capítulo 1. Láminas

Esta solución se puede insertar en las ecuaciones anteriores para dar la solución
completa:

Nφ = −C e−λβ1 sin(λβ1 + ψ) cot φ


√  π
Nθ = −C λ 2 e−λβ1 sin λβ1 + ψ −
4
a  π
Mφ = −C √ e−λβ1 sin λβ1 + ψ +
2λ 4

Mθ = ν Mφ (1.123)

Qφ = C e−λβ1 sin(λβ1 + ψ)

2λ2 −λβ1
χ = C e cos(λβ1 + ψ)
Et
a sin φ
∆ = Nθ
Et

Como se hizo para cilindros, se desarrolla ahora la solución de dos problemas tipo.

Problema Tipo I

a Qφ
φ1
H0
φ1

Figura 1.44: Problema Tipo I: esfera sometida a circunferencia de cortantes horizontales


H0 en su borde inferior. Signo positivo de Qφ en borde de φ mayor.

60
1.5 Elipsoides axisimétricos

El primer problema tipo es una esfera general (no necesariamente de φ1 = π/2)


con circunferencia de fuerzas por unidad de radián H0 aplicadas en β1 = 0. La
solución se obtiene imponiendo las siguientes C.C. en la Ec. (1.122):

π
Mφ = 0 ⇒ ψ=−
4
(1.124)

Qφ = −H0 sin φ1 ⇒ C = 2 H0 sin φ1

Como se ha comentado, Qφ está dirigida en dirección r1 , por lo que la igualdad


debe ser con la proyección en r1 de H0 . Además, según el criterio de signos de la
Fig. 1.41, el cortante positivo en φ mayor es hacia adentro y no hacia afuera como
el H0 asumido, de ahí el signo negativo incluido.

De las Ecs. (1.123):

a sin φ
∆ = Nθ
Et
√ (1.125)
2 2 λ2 sin φ1  π
χ = H0 e−λβ1 cos λβ1 −
Et 4
y particularizando en el borde inferior:

2aλ sin2 φ1 2λ2 sin φ1


∆ β = H0 ; χ β = H0 (1.126)
1 =0 Et 1 =0 Et

Ambos son positivos, por lo que en β1 = 0 la lámina se abre y ∆ se incrementa


con φ.

Problema Tipo II

M0 φ1

Figura 1.45: Problema Tipo II: esfera sometida a circunferencia de momentos positivos
M0 en su borde inferior.

61
Capítulo 1. Láminas

El segundo problema tipo es una esfera general con circunferencia de momentos


por unidad de radián M0 aplicados en β1 = 0, positivos en φ mayor según la
Fig. 1.43. La solución se obtiene imponiendo las siguientes C.C. en la Ec. (1.122):

2λM0
Mφ = M0 ⇒ C=
a (1.127)
Qφ = 0 ⇒ ψ=0

De la Ec. (1.123):

a sin φ
∆ = Nθ
Et
(1.128)
4 λ3
χ = M0 e−λβ1 cos(λβ1 )
Eta
y particularizando en el borde inferior:

2λ2 4λ3
∆ β = M0 sin φ1 ; χ β = M0 (1.129)
1 =0 Et 1 =0 Eta

Como en el tipo I, ambos son positivos.

Cúpula esférica bajo peso propio

Se retoma ahora el primer ejercicio de la sección anterior. Conocidos los esfuerzos


y desplazamientos de membrana que se producen en la esfera, es posible establecer
y resolver el sistema de compatibilidad entre la esfera y el aro. A falta de definir
los signos:

e a e a e a
(δ11 + δ11 ) X1 + (δ12 + δ12 ) X2 + (δ10 + δ10 ) = 0

(1.130)
e a e a e a

(δ21 + δ21 ) X1 + (δ22 + δ22 ) X2 + (δ20 + δ20 ) =0

La constante de lámina es con ν = 0 un valor medio:

 a 2  2
20
λ4 = 3 =3 ⇒ λ = 20,4 (1.131)
t 0,083

Se empieza con la asignación de signos a X1 y X2 :

62
1.5 Elipsoides axisimétricos

X1 X2

Figura 1.46: Solicitaciones de flexión para compatibilización. Signos asumidos y movi-


mientos previstos.

Las soluciones de los problemas tipo I y tipo II de esfera, Ecs. (1.126) y (1.129)
con H0 = M0 = 1 proporcionan los coeficientes:

aλ sin φ1 −λ2 sin φ1


   
2447−1663
e 2  e
δij = ⇒ Eδij =  (1.132)

Et 2λ3
 
−λ2 sin φ1 −1663 2260
a

Nótese que los términos fuera de la diagonal son negativos: el giro producido por X1
es contrario al producido por X2 , o equivalentemente, el desplazamiento producido
por X2 es contrario al de X1 , ver Fig. 1.46.

El peso propio de membrana de la cúpula provocaba una deformada según la


Fig. 1.33 superior, y sus valores están listados en la Ec. (1.101).

Los signos de los desplazamientos de membrana son contrarios al asumido para X1


tanto en lámina como en aro, por lo que, solo para el sistema de compatibilización,
los hallados anteriormente se ignoran y directamente se les asigna un menos:

E∆e1 = −1,57 · 105



→ Eδ10 = −1,257 · 106 (1.133)
E∆a1 = −1,1 · 106

Por otra parte el giro de membrana de la esfera también es contrario al producido


por X2 :

Eχe1 = −4,75 · 105



→ Eδ20 = −4,75 · 105 (1.134)
Eχa1 = 0

63
Capítulo 1. Láminas

La solución de membrana del aro fue desarrollada en la Ec. (1.53) y la de flexión


en la Ec. (1.56). Para sección rectangular, se calcula A = 0,5 · 0,333 = 0,166 m2 e
I = 0,5 · 0,3333 /12 = 1,54 × 10−3 m4 .

1
   
0 600 0
a
Eδij 102 =  0,166 = (1.135)
  
1

0 0 7200
1,54 × 10 −3

La matriz de coeficientes es la suma de las anteriores:


 
e a 3047 −1663
Eδij = Eδij + Eδij = (1.136)
−1663 9460
y el sistema a resolver es:

6
3047 X1 − 1663 X2 = 1,257 × 10

(1.137)

−1663 X1 + 9460 X2 = 4,75 × 105

de donde la solución de las fuerzas de compatibilización es X1 = 4584 N/m y


X2 = 183,4 N m/m. Los signos son positivos, lo que quiere decir que los sentidos
asumidos en la Fig. 1.46 son los correctos.

Por otra parte normalmente será preciso calcular (y dibujar) las distribuciones
de flecha w, momentos, cortantes, solicitaciones (provenientes de membrana y de
flexión) etc. a lo largo de φ, y de otras láminas si estuvieran presentes. Para ello se
superpone la solución de membrana como en la sección anterior (mismos signos),
la de flexión tipo I con H0 = X1 y la tipo II con M0 = −X2 de acuerdo con los
signos asumidos en la Fig. 1.46.

Esfera bajo fuerza circunferencial en su ecuador.

Se plantea a continuación el ejercicio de una esfera sometida a una circunferencia


de fuerzas por unidad de radián en su ecuador. La solución de membrana es nula
ya que no se aplica ninguna presión y además no hay ninguna fuerza externa en la
dirección del meridiano: δ10 = δ20 = 0. La solución tipo I de flexión es precisamente
el negativo de la fuerza aplicada: esta fuerza producirá un desplazamiento hacia el
interior pero además un giro. Debido a la simetría este giro debe ser nulo, por lo
que es necesaria una solución tipo II que lo compatibilice a cero.

También por simetría se puede analizar solo la mitad de la esfera, pero aplicando
la mitad de la fuerza, como en la Fig. 1.47.

64
1.5 Elipsoides axisimétricos

P/2 A

X2

Figura 1.47: Esfera bajo fuerza circunferencial de compresión en ecuador. Deformada


A por F/2, B simétrica compatibilizada con X2 .

Solo se necesita establecer la ecuación de compatibilidad de giros, esta vez con el


cortante conocido:

F
δ21 + δ22 X2 = 0 (1.138)
2
siendo δ21 el giro producido por X1 ≡ H0 = 1, negativo ya que es de signo contrario
al producido por X2 . De los problemas tipo I se puede calcular la deformación de
la esfera con φ1 = 90◦ y β1 = 0:

2 2λ2 sin 90◦  π  2λ2 2λ2 (1.139)
χ β1 =0
= cos λ · 0 − = ⇒ δ21 = −
Et 4 Et Et

El coeficiente δ22 es el giro producido por X2 ≡ M0 = 1. Al igual que en el caso


anterior, de la solución tipo II se obtiene:

4λ3 δ21 F F a
δ22 = ⇒ X2 = − = (1.140)
aEt δ22 2 4λ
positiva como era de esperar de la geometría y desplazamientos de la Fig. 1.47.

Se puede ahora calcular los valores Qφ , Mφ etc. superponiendo la solución tipo I


con H0 = −F/2, y la solución tipo II con M0 = F a/4λ.

65
Capítulo 1. Láminas

66
Parte II

Análisis de Estructuras de
Pared Delgada