You are on page 1of 2

Actividades para desarrollar habilidades sociales en niños

 Actividades deportivas. Para poder mejorar las habilidades sociales en


niños una buena idea es inscribir a tus hijos en actividades deportivas.
Aprendiendo un nuevo deporte se relacionan de manera sana con personas
de su edad y de esta manera también aprenden a realizar actividades en
equipo por medio de las cuales van a aumentar la asertividad y la empatía.
 Asistir a eventos sociales. Se debe de llevar a los niños a que asistan a
todos los eventos sociales que les sea posible. Por ejemplo pueden ser fiestas
de cumpleaños, comuniones, fiestas de graduación, reuniones, etc. para que
aprendan a interactuar en diferentes ambientes con otras personas.
 Educar en valores por medio del ejemplo. Como se mencionó al principio
de este artículo, los niños aprenden mucho sobre todo de lo que ven ya que
suelen imitar a los adultos y en este caso a los padres o cuidadores. Por eso
es importante que se les eduque en valores por medio del ejemplo ya que no
podemos pedirle a un niño que sea amable y respetuoso con los demás si uno
como adulto no lo está siendo también.
 Fomentar una buena autoestima. Tener una buena autoestima es
esencial para relacionarnos de la mejor manera con las demás personas. Por
ello es necesario que desde pequeños, los padres y/o cuidadores le inculquen
al niño ciertos valores como lo es el autocuidado, la importancia de la
autoimagen y el amor propio. ¿De qué manera podemos hacerlo? Cuidando y
respetando al niño, enseñándole maneras de cuidarse y respetarse a el mismo
y en ocasiones es recomendable, a partir de los 4 años de edad, que si notan
que el niño(a) tiene algún problema psicológico llevarlo con un profesional
para que lo valore.

4 actividades para desarrollar habilidades sociales en el aula


Para poder mejorar las habilidades sociales en niños también puedes ayudarte
con algunas actividades o ejercicios perfectos para ello. Aquí te mostramos 4
de los más efectivos:
Frases positivas
Este ejercicio se utiliza para favorecer la empatía y la práctica de valores como
el respeto y el reconocimiento personal. Para llevarlo a cabo se les pide a los
niños que formen un círculo y se vayan pasando una pelota de plástico uno a
otro. Se enciende la música y van pasando la pelota, tomando en cuenta que
en cuanto se detenga, el que se haya quedado con la pelota en ese momento
debe de elegir a un compañero y hacerle algún cumplido o frase positiva.
Nido vacío
Este tipo de ejercicio se utiliza para que el niño aprenda a resolver problemas
en equipo de manera pacífica y divertida y a la vez favorecer la relación con
sus iguales. Para llevarlo a cabo se le pide a los niños que en parejas se tomen
de las manos y con los brazos estirados hagan un espacio en el que pueda
entrar algún compañero en medio. Se hacen primero tríos en donde todos
tienen un compañero en medio del “nido” y después se les va pidiendo que
cambien de nido o que se formen distintas parejas para formar un nido nuevo.
Dibujos en equipo
Se forman equipos de 4 o 5 niños y a cada equipo se les brinda hojas de papel
y un lápiz. Se forman hileras y en frente como a 2 metros de cada hilera se
coloca el papel. El profesor les indica un tema acerca del cual deben de hacer
un dibujo, como por ejemplo una familia o una casa, por lo que los niños corren
a hacer el primer dibujo, después cuando el profesor les grita: “ya”, deben de
dejarlo hasta ahí y correr a darle el lápiz al siguiente compañero y así
sucesivamente. Al final, entre todos los equipos, elijen el dibujo que más les
haya gustado sin importar que no haya sido el de su equipo.
Abrazos musicales
Este es un ejercicio muy utilizado dentro del aula para propiciar una mayor y
mejor interacción entre los niños. Para llevar a cabo este ejercicio se requiere
únicamente de tener algún altavoz en donde se pueda escuchar música y un
espacio adecuado y lo suficientemente despejado para que los niños puedan
interactuar sin ningún problema. Los pasos a seguir son los siguientes:

1. Se coloca a los niños dentro de un espacio no muy reducido en donde


puedan danzar al ritmo de la música.

2. Se les explica que el objetivo del juego es que comiencen a bailar en


cuanto suene la música y cuando se apague tienen que abrazar rápidamente
al primer compañero(a) que encuentren cerca. Dejándoles claro que ningún
compañero debe de quedarse sin ser abrazado.

3. Antes de que la música comience se indica cuantas personas tienen que


estar abrazadas, comenzando primero con 2, luego 3, hasta finalmente lograr
que se forme un abrazo grupal. Empieza la música y se detiene en cualquier
momento esperando a que todos los niños se hayan abrazado y así
sucesivamente.