You are on page 1of 18

INSTITUTO DE CIENCIAS APLICADAS INDECAP

CICLO 1

INCONTINENCIA URINARIA EN ADULTOS

Presentado por:

MAIKA GALLÓN LUNA


NATASHA ATEHORTÚA

DOCENTE:

GEOVANNY CORTÉS
ENFERMERO PROFESIONAL MÁSTER EN EDUCACIÓN

SEGOVIA
ANTIOQUIA
2018
INTRODUCCIÓN

El aparato urinario es uno de los sistemas más importantes de los seres


vivos, ya que este sistema tiene muchas funciones entre ellas la expulsión
de desechos, y mantener en adecuado funcionamiento el equilibrio hídrico
entre muchas otras funciones.
Este sistema urinario está conformado por uretra, nefrona uréteres, vejiga
y riñones.

Normalmente una persona tiene dos riñones. El resto del sistema urinario
consta de dos uretras, los conductos que conectan cada riñón con la
vejiga, la vejiga es una estructura muscular en forma de bolsa expandible
que retiene la orina hasta que se elimina del organismo. La uretra es el
conducto conectado a la vejiga que conduce la orina al exterior del
cuerpo.

Cada riñón produce constantemente orina, que circula luego por el uréter
a una presión baja hasta la vejiga. Desde allí, la orina se expulsa a través
de la uretra hacia el exterior del cuerpo por el pene en los varones y por
la vulva, la zona externa de los organismos genitales femeninos.
Generalmente la orina no contiene bacterias ni otros microorganismos
infecciosos.

La incontinencia urinaria está considerada como uno de los síndromes


geriátrico, tanto por su elevada prevalencia como por el impacto negativo
que genera en el anciano que la sufre. Por ello, en esta revisión sobre la
incontinencia urinaria nos centraremos fundamentalmente en las
consideraciones y aspectos específicos en los ancianos.
Es importante manifestar una alteración en la necesidad de eliminación y
que lleva asociados problemas higiénicos y sociales que contribuyen a
deteriorar la calidad de vida del individuo, con influencia en el entorno
familiar o de relación, en el grado de independencia y abocando a una
situación de aislamiento por la sensación de vergüenza, con pérdida de la
autoestima.
JUSTIFICACIÓN

Sus características, habitualmente leves y asociadas a la no presencia de


complicaciones, han ocasionado que la toma de decisiones terapéuticas
sea generalmente empírica. La incontinencia urinaria es un problema que
afecta a un amplio sector de la población y que causa un deterioro
significativo en la calidad de vida, afectando a sus hábitos diarios,
quehaceres, relaciones y hasta a su autoestima. Además de los problemas
que trae a las personas que sufren esta enfermedad, no pueden
subestimarse las consecuencias relacionadas con los ámbitos sanitarios y
socio-sanitarios.
OBJETIVO GENERAL

Conocer la calidad de vida del paciente tener plena conciencia de su


problema urinario, en relación a las distintas variables involucradas y la
efectividad del tratamiento fisioterapéutico.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Identificar qué es la incontinencia urinaria.

 Conocer el proceso de formación de la orina y su recorrido por las


vías urinarias.

 Distinguir las causas de la insuficiencia renal y sus tratamientos.


INCONTINENCIA URINARIA EN ADULTOS

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina. La


incontinencia puede afectar a hombres y mujeres de cualquier edad, pero
es más común en las mujeres y las personas mayores, afectando
aproximadamente al 30% de las mujeres de edad avanzada y al 15% de los
hombres de edad avanzada. Aunque la incontinencia es más común entre
las personas mayores, no forma parte del proceso normal del
envejecimiento. La incontinencia puede ser repentina y temporal, como
cuando se está tomando un medicamento que tiene un efecto diurético, o
puede ser de larga duración (crónica). Incluso la incontinencia crónica a
veces tiene tratamiento.
La incontinencia urinaria en los niños se comenta en otro apartado.
TIPOS DE INCONTINENCIA

 INCONTINENCIA IMPERIOSA:

Es la pérdida incontrolada de orina (en cantidad entre moderada e


importante) que se produce inmediatamente después de presentar una
necesidad irreprimible y urgente de orinar. La necesidad de levantarse a
orinar durante la noche (nicturia) y la incontinencia nocturna son
frecuentes.

 INCONTINENCIA DE ESFUERZO:

Es la pérdida de orina debido a aumentos bruscos en la presión intra-


abdominal (por ejemplo, la que se produce al toser, estornudar, reír,
flexionarse o levantar un peso). El volumen de la fuga es generalmente de
bajo a moderado.

 INCONTINENCIA POR REBOSAMIENTO:

Es el goteo de orina cuando la vejiga está demasiado llena. El volumen es


generalmente pequeño, pero la fuga puede ser constante, lo que ocasiona
grandes pérdidas totales.

 INCONTINENCIA FUNCIONAL:

Es la pérdida de orina debido a un problema mental o a un impedimento


físico no relacionado con el control de la micción. Por ejemplo, una
persona con demencia debido a la enfermedad de Alzheimer puede no
reconocer la necesidad de orinar o no saber dónde está el baño. Una
persona que está postrada en cama puede ser incapaz de caminar hasta el
baño o alcanzar una cuña.
A menudo, sin embargo, a un paciente se le asocian más de un tipo de
incontinencia. En este caso se habla de una incontinencia mixta.

CAUSAS

Hay varios mecanismos que pueden llevar a la incontinencia urinaria. Con


frecuencia está presente más de un mecanismo:

 Debilidad del esfínter urinario o de los músculos de la pelvis


(incompetencia del tracto de salida de la vejiga).

 Obstrucción del camino de salida de la orina desde la vejiga


(obstrucción del tracto de salida de la vejiga).

 Espasmo o hiperactividad de los músculos de la pared de la vejiga (a


veces denominada vejiga hiperactiva).

 Debilidad o hipo-actividad de los músculos de la pared de la vejiga.

 Falta de coordinación entre los músculos de la pared de la vejiga y el


esfínter urinario.

 Aumento del volumen de orina

 Problemas funcionales.

La debilidad o hipo-actividad de los músculos de la pared de la vejiga, la


obstrucción de la salida o sobre todo la asociación de ambos puede
ocasionar una incapacidad para orinar (retención urinaria). La retención
urinaria puede conducir paradójicamente a la incontinencia por
rebosamiento debido a la fuga de orina en una vejiga demasiado llena.

Un aumento del volumen de orina (por ejemplo, causado por la diabetes,


el uso de diuréticos, o el consumo excesivo de alcohol o bebidas con
cafeína) puede aumentar las pérdidas de orina, desencadenar un episodio
de incontinencia, o incluso desencadenar una incontinencia temporal. Sin
embargo, no debería producir una incontinencia crónica. Los problemas
funcionales con frecuencia aumentan el volumen de las pérdidas de orina
en las personas que sufren incontinencia. Sin embargo, los problemas
funcionales rara vez son la única causa de una incontinencia permanente.

En general, las causas más frecuentes de incontinencia son:

 Vejiga hiperactiva en niños y adultos jóvenes.

 Debilidad muscular de la pelvis en mujeres como consecuencia del


parto.

 Obstrucción de la salida de la vejiga en los varones de edad media.

 Trastornos funcionales como los accidentes cerebrovasculares y la


demencia en las personas mayores.
VALORACIÓN

La incontinencia urinaria por lo general no es un síntoma de un desorden


que amenace la vida; sin embargo, la incontinencia puede causar
vergüenza o hacer que las personas limiten de forma innecesaria sus
actividades, contribuyendo a la disminución de la calidad de vida.
También, en raras ocasiones, la incontinencia súbita puede ser un síntoma
de un trastorno de la médula espinal. La siguiente información puede
ayudar a decidir si es necesaria la valoración de un médico y a saber qué
esperar durante la evaluación.

SIGNOS DE ALARMA:

En pacientes con incontinencia urinaria, ciertos síntomas y características


son motivo de preocupación. Entre estos factores se incluyen los
siguientes:

Síntomas de lesión de la médula espinal (por ejemplo, debilidad en las


piernas o pérdida de la sensibilidad en las piernas o alrededor de los
genitales o el ano)

CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO:

Cuando aparecen signos de alarma se debe acudir al servicio de urgencias


inmediatamente. Aquellos que no tienen signos de alarma deben llamar a
su médico. El médico decidirá la rapidez con que necesitan ser atendidos
en función de la presencia de otros síntomas y otros trastornos conocidos.
En general, si la incontinencia es el único síntoma, un retraso de una
semana, no es perjudicial.

La mayoría de los pacientes sienten vergüenza al mencionar al médico su


incontinencia. Algunos creen que la incontinencia es una parte normal del
envejecimiento. Sin embargo, la incontinencia, incluso si ha estado
presente durante algún tiempo o afecta a una persona mayor, puede
mejorar con el tratamiento. Si los síntomas de la incontinencia son
molestos, interfieren con las actividades de la vida diaria o hacen que el
paciente limite sus actividades sociales, se debe consultar con el médico.

PRUEBAS COMPLEMENTARIAS

A menudo, los hallazgos de la exploración física pueden ayudar al médico a


determinar la causa o identificar los factores que contribuyen a la
incontinencia. Sin embargo, para confirmar el diagnóstico a menudo es
necesario realizar algunas pruebas complementarias. Las pruebas
realizadas de rutina son:

 Análisis y cultivo de orina

 Análisis de sangre de función renal y en ocasiones otras


determinaciones

 Volumen residual posmiccional (se utiliza un catéter o una sonda


ecográfica para determinar la cantidad de orina que queda en la
vejiga después de finalizar la micción)

 Pruebas uro dinámicas

 Las pruebas uro dinámicas son la cistometría, la tasa de flujo


urinario y la cistometrografía, y se realizan cuando la evaluación
clínica y las pruebas anteriores no revelan la causa de la
incontinencia.

 La cistometría se utiliza para confirmar la incontinencia imperiosa y


para determinar si la causa es una vejiga hiperactiva. Se coloca un
catéter en la vejiga a través de la uretra. El médico mide la cantidad
de agua que se puede introducir en la vejiga hasta que el paciente
experimenta una sensación de urgencia o se contrae la vejiga.

 En los varones se mide la tasa de flujo urinario máximo para


determinar si la incontinencia está producida por una obstrucción
del tracto urinario inferior (por lo general causada por una
enfermedad de la próstata). El paciente orina en un dispositivo
especial (uroflujómetro) que mide la velocidad del flujo de orina y la
cantidad de orina liberada.

 Si el resto de la evaluación no revela la causa de la incontinencia se


realiza una cistometrografía. Se trata de una prueba que mide las
presiones en el interior de la vejiga cuando se llena con varios
volúmenes de agua. La cistometrografía se realiza a menudo junto
con una electromiografía, una prueba que permite evaluar la función
del esfínter. En ciertos centros con equipo especializado, se puede
medir la fuerza de contracción de la vejiga al mismo tiempo que se
mide la presión del esfínter y las presiones vesicales.

 Aunque las pruebas uro dinámicas son importantes, los resultados no


siempre predicen la respuesta al tratamiento farmacológico o
permiten evaluar la importancia relativa de las diferentes causas.

 Radiografía simple de abdomen: Permite diagnosticar la litiasis vesicular


que causa la incontinencia urinaria de urgencia, sobre todo en pacientes
con hipertrofia benigna de próstata.

 Urografía intravenosa: Sirve para valorar la morfología y el correcto


funcionamiento de las vías urinarias altas.

 Ecografía vesicoprostática: Diagnostica la litiasis y los tumores vesicales,


mide la próstata y determina su obstrucción.

 Estudios urodinámicos: Evalúan la actividad funcional del tracto urinario


inferior en la fase de llenado y vaciado vesical.
TRATAMIENTO

MEDIDAS HIGIÉNICO DIETÉTICAS


Los afectados deben controlar los líquidos que toman para evitar la formación
excesiva de orina. También es importante la forma en la que se toman, las
sopas, los guisos y los alimentos hervidos aportan más líquidos que los asados y
fritos.
Entre los líquidos que favorecen la formación de orina se encuentran el agua,
la leche, el alcohol y las infusiones. Se debe distribuir mejor el horario de la
toma de bebidas, bebiendo más durante la mañana y disminuyendo
paulatinamente las bebidas conforme avanza el día. En el caso de los niños
con enuresis, es aconsejable adelantar la hora de la cena.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

El objetivo del tratamiento farmacológico es conseguir que la vejiga sea capaz


de distenderse sin contraerse y que la uretra se mantenga cerrada durante el
llenado.
Los fármacos más utilizados son los anticolinérgicos, sustancias que, al
disminuir la capacidad contráctil del detrusor, aumentan la tolerancia del
llenado vesical y la continencia.
Son útiles en las contracciones involuntarias del detrusor no neurológicas, la
incontinencia mixta y la hiperreflexia del detrusor. Su eficacia está
demostrada en cuanto al alivio de los síntomas, pero sus efectos secundarios,
fundamentalmente la sequedad de boca, la taquicardia y la excitación,
son muy severos en algunos pacientes, que en ocasiones deben abandonar el
tratamiento. Están contraindicados en los enfermos con glaucoma y arritmias
cardiacas.
Entre los anticolinérgicos más comunes se encuentran la oxibutinina, el
flavoxato, la propantelina, la metantelina y el cloruro de trospio.

Cirugía
Existen diferentes soluciones quirúrgicas, según el tipo de incontinencia, las
características de la vejiga y la uretra.

Autosondaje intermitente
Consiste en la introducción, a través de la uretra, de una sonda en la vejiga. Se
utiliza principalmente en la incontinencia causada por daño neuronal o de los
nervios que controlan la micción. Con el catéter se consigue el vaciado
completo y se evitan los escapes de orina.

Entrenamiento de la vejiga
Los pacientes recuperan el control de la vejiga aprendiendo a resistir el
impulso de salida de la misma y contribuyendo de esta manera a aumentar la
capacidad de la vejiga. Esto se consigue mediante ejercicios que desarrollan la
musculatura del suelo pélvico.

Estimulación eléctrica intravaginal


Su objetivo es conseguir la contracción del suelo pélvico mediante la
estimulación del nervio pudendo con un electrodo intravaginal.
PREVENCIÓN

EJERCICIOS DE KEGEL

Los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer los músculos


situados alrededor de la uretra y del suelo pélvico, cuando
estos músculos están debilitados hay más probabilidades
de que aparezca la incontinencia urinaria.
Estos ejercicios consisten en la realización de una serie de
contracciones y relajaciones que se repiten a lo largo del
día de forma constante.
CUIDADOS PARA UN BUEN SISTEMA

La orina es un producto derivado de la sangre. Está formado de agua en un


95%, el resto es 2.5% de urea y 2.5% de sales, minerales y otras enzimas.
Para mantener la vejiga saludable debes beber como mínimo 2 litros de
agua al día, mantener una dieta sana consumiendo más vegetales, frutas y
cereales integrales. Realizar ejercicios pélvicos como el baile, el yoga y los
abdominales. Para evitar infecciones urinarias se debe mantener una
higiene saludable del órgano reproductor y no aguantar la orina. Disminuir
el consumo de bebidas gaseosas porque contienen alta cantidad de azúcar
y colorantes, el alcohol y la cafeína. Regular el consumo de medicamentos
para que el riñón no trabaje en exceso.

 LOS RIÑONES:

Produce la orina y desempeña otras funciones como secreción


de eritropoyetina. Los riñones son dos órganos de color rojo oscuro que
están situados a ambos lados de la columna vertebral, el derecho algo más
bajo que el izquierdo. Cada uno de ellos tiene un peso de 150 gramos,
entre 10 y 12 centímetros de largo, de 5 a 6 centímetros de ancho y 3
centímetros de espesor. En la parte superior de cada riñón se encuentran
las glándulas suprarrenales. Los riñones están divididos en tres zonas
diferentes: corteza, médula y pelvis. En la corteza se filtra el fluido desde
la sangre, en la médula se reabsorben sustancias de ese fluido que son
necesarias para el organismo, en la pelvis renal la orina sale del riñón a
través del uréter

 Vías urinarias: Las vías urinarias recogen la orina desde la pelvis


renal y la expulsa al exterior, están formadas por un conjunto de
conductos que son:
 Uréteres. Son dos conductos que conducen la orina desde los
riñones a la vejiga urinaria.
 Vejiga urinaria. Receptáculo donde se acumula la orina.
 Uretra: Conducto que permite la salida al exterior de la orina
contenida en la vejiga urinaria.
Si un riñón es extirpado, el otro tiene la capacidad de crecer en un 50% en
un tiempo de dos meses e iniciar las actividades del riñón faltante.

 LA VEJIGA:

La vejiga urinaria es un órgano hueco músculo-membranoso que forma


parte del tracto urinario y que recibe la orina de los uréteres, la almacena
y la expulsa a través de la uretra al exterior del cuerpo durante la micción.
La vejiga urinaria está presente en todos los mamíferos. Procede de la
parte inferior del pedículo del alantoides, obliterándose progresivamente
la parte superior de este pedículo para formar el uraco
La vejiga urinaria cuando está llena tiene una forma esférica, y cuando
está vacía se asemeja a un tetraedro con:

 Vértice anterosuperior en el que se fija el uraco.

 Vértice antero inferior que corresponde al orificio uretral.

 Vértices súpero externos en los que desembocan los uréteres.


La capacidad fisiológica de la vejiga urinaria o hasta que aparece el deseo
de orinar oscila entre los 250 a 300 centímetros cúbicos. Y puede aumentar
de 2 a 3 litros en caso de retención aguda de orina. Esta capacidad se
reduce en casos de cistitis hasta los 50 centímetros cúbicos.

 EVACUACIÓN DE LA ORINA:

De la pelvis renal de cada lado se inicia los uréteres, tubos de 30 cm que


comunican el riñón con la vejiga y transportan hasta allí la orina. Al
desembocar la vejiga posee un esfínter que impide un reflujo de orina.
Tienen un movimiento ondulatorio que impulsan la orina hacia la vejiga.

CONCLUSIÓN

La mayoría de los problemas de control de la vejiga ocurren cuando los


músculos están demasiado débiles o demasiado activos. Si los músculos que
mantienen la vejiga cerrada se debilitan, es posible que tenga accidentes
al estornudar, reír o levantar objetos pesados. Esto se conoce como
incontinencia de esfuerzo (o por estrés).

Si los músculos de la vejiga están demasiado activos, es posible que sienta


una fuerte urgencia por ir al baño cuando tenga poca orina en la vejiga.
Esto se conoce como incontinencia de urgencia o vejiga hiperactiva.
Existen otras causas de incontinencia, tales como problemas con la
próstata y lesiones neurológicas.
El tratamiento depende del tipo de problema que tenga y lo que mejor se
adapte a su estilo de vida. Puede incluir ejercicios simples, medicinas,
dispositivos especiales o procedimientos indicados por el médico o cirugía.
CIBERGRAFÍA

 https://medlineplus.gov/spanish/urinaryincontinence.html

 https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/urologicas/incontine
ncia-urinaria.html