You are on page 1of 4

Argumentos en contra:

Argumento 1: Por todo lo antes dicho, se debe de mencionar el concepto de valor, agregado
por Kant, pues según este autor, en su obra Fundamentación de la metafísica de las
costumbres, “en el reino de los fines todo tiene un precio o una dignidad. Aquello que tiene
un precio puede ser sustituido por algo equivalente; en cambio, lo que se halla por encima
de todo precio, no admite nada que sea un equivalente, eso tiene dignidad” (pp 47-48). Los
seres humanos tienen dignidad; las cosas, precio. Por otro lado, los animales parecen tener
una posición entre dignidad y precio, mas eso no nos puede dar derecho para abusar de
todas las medidas y concesiones ya antepuestas y acordadas en la Declaración Universal de
los Derechos del Animal en 1971. Tienen, por supuesto, un valor de uso, que es como un
precio; pero también tienen un valor intrínseco e inherente, que no se les puede arrebatar.
El experimentar con animales es una conducta especista y utilitarista que filosófica y
éticamente, es inadmisible y condenable, ya que estos dos últimos ismos son también
considerados como un tipo de discriminación, y por tanto, un delito.

Argumento 2: Una propuesta alternativa de fundamentación la encontramos en la tradición


aristotélica, representada hoy día por autores como Hans Jonas y Alasdair MacIntyre, y
coincidente, por otra parte, con el sentido común. Se trata de reconocer y graduar el valor
intrínseco de los animales. A partir de ahí podemos establecer nuestros deberes para con
ellos en función de dicho valor. Los titulares de derechos, en cambio, serán siempre los seres
humanos, y todos ellos por igual dada su igual dignidad. Sobre este fundamento se pueden
establecer estrategias y medidas legislativas reformistas y sensatas, en pro del bienestar
animal y para la evitación del sufrimiento, sin necesidad de apelar a supuestos derechos
animales. De hecho, ya se están poniendo en marcha en muchas partes del mundo reformas
legislativas y estrategias sensatas, como por ejemplo la conocida como estrategia de las tres
erres, que posibilitan al mismo tiempo el desarrollo de la investigación científica y el respeto
hacia los animales.

Argumento 3: Por último, es válido destacar el hecho de que, en la actualidad, muchos


científicos que cuentan con el capital necesario han dejado de lado el experimentar con
animales, pues ahora están realizando sus estudios con tejidos y cadenas celulares tanto
de humanos como de animales, pero más de estos primeros. Científicos como Richard
Dawkins, afirman haber resultado mucho más efectivos los estudios con tejidos que con
animales, y que en unos años, el mundo dejará de lado los animales para experimentar
con los tejidos.
Fundamentación de la metafísica de las costumbres (pp 47-48), Inmanuel Kant (1724-1804).

Richard Dawkins
(1941)
Etólogo y biólogo
evolutivo
Experimentación con tejidos en reemplazo del uso de animales
con fines científicos.