You are on page 1of 17

EL HÉROE DISCRETO

I. ENFOQUE SOCIOLITERARIO DE LA OBRA


1.1. Título de la Obra

El Héroe Discreto

1.2. Autor

Mario Vargas Llosa

1.3. Breve Referencia Bibliográfica del autor y su obra

Jorge Mario Pedro Vargas Llosa (Arequipa, 28 de marzo de


1936), Marqués de Vargas Llosa, conocido como Mario Vargas
Llosa, es un escritor peruano, que adquirió la nacionalidad
española en 1993. Considerado uno de los más importantes
novelistas y ensayistas contemporáneos, su obra ha cosechado
numerosos premios, entre los que destacan el Premio Nobel de
Literatura 2010, el Premio Cervantes (1994) —entendido como
el más importante en lengua castellana—, el Premio Leopoldo
Alas (1959), el Premio Biblioteca Breve (1962), el Premio Rómulo
Gallegos (1967), el Premio Príncipe de Asturias de las Letras
(1986) y el Premio Planeta (1993) entre otros. Desde 2011 recibe
el tratamiento protocolar de Ilustrísimo señor al recibir de Juan
Carlos I de España el título de Marqués de Vargas Llosa.

Vargas Llosa alcanzó la fama en la década de 1960 con novelas


como: La ciudad y los perros (1962), La casa verde (1965) y
Conversación en La Catedral (1969). Continúa escribiendo
prolíficamente en una serie de géneros literarios, incluyendo la
crítica literaria y el periodismo. Entre sus novelas se encuentran
comedias, novelas policiacas, históricas y políticas. Varias de
ellas, como Pantaleón y las visitadoras (1973) y La fiesta del
chivo (2000), han sido adaptadas y llevadas al cine.

Muchas de las obras de Vargas Llosa están influidas por la


percepción del escritor sobre la sociedad peruana y por sus
propias experiencias como peruano; sin embargo, de forma
creciente ha tratado temas de otras partes del mundo. Desde
que inició su carrera literaria en 1958 reside en Europa (entre
España, Gran Bretaña, Suiza y Francia) la mayor parte del
tiempo, de modo que en su obra se percibe también una cierta
influencia europea.

Al igual que otros autores hispanoamericanos, ha participado en


política, pero él, a diferencia de los anteriores hispanos
galardonados por la Academia Sueca, es defensor de las ideas
liberales. Fue candidato a la presidencia del Perú en las
elecciones de 1990 por la coalición política de centroderecha
Frente Democrático (FREDEMO).

1.4. Síntesis del Argumento de la Obra

Felícito Yanaqué es un hombre de 55 años, delgado y pequeño,


de origen humilde pero que ha logrado consolidar una sólida
empresa de transporte en la ciudad de Piura, al norte del Perú.
Está felizmente casado con Gertrudis y tiene dos hijos (Miguel y
Tiburcio); además tiene una amante, Mabel.
Una mañana encuentra una nota en la puerta de su casa, en la
que le exigen el pago de $500 al mes a cambio de “protección”
para él, su familia y su negocio. Denuncia la extorsión ante la
policía.

Ante la poca atención de ésta, y contrariando las


recomendaciones de una vidente, Felícito decide enfrentar a los
chantajistas, publicando un aviso en el diario local de mayor
circulación.

Aunque esto le gana el respeto de la policía, le complica


seriamente su vida, pues aquellos comienzan con una serie de
actos de violencia en contra de su empresa y de sus allegados.

Sin embargo, Felícito se muestra firme en su determinación de


no ceder, teniendo presente el consejo que le dio su padre antes
de morir, de no dejarse pisotear por nadie.

A su vez, Ismael Carrera es un importante y rico empresario de


Lima. Viudo y con dos hijos (Miki y Escobita). Su más cercano
colaborador es Don Rigoberto.

Ante la actitud egoísta de sus hijos, que sólo esperan su muerte


para disfrutar de la herencia -de hecho la celebraron
anticipadamente- trama una especie de retaliación. Decide
casarse con su sirvienta, Armida y emprender un largo y costoso
viaje de bodas.

A partir de allí, ambos hijos tratan de anular dicho matrimonio y


de incapacitar jurídicamente a Ismael. Don Rigoberto, quien es
partícipe clave en la lucha de Ismael para impedirlo, va
contándole a su esposa, Lucrecia, cada noche, el devenir de los
acontecimientos, lo que sirve también para avivar la pasión
sexual algo desenfrenada de la pareja.

Contar cómo se entrelazan ambas historias y cuál es el final de


cada una sería arruinar la lectura de El héroe discreto, de Mario
Vargas Llosa, pues los lectores querrán descubrir por sí mismos
su desenlace.

II. ANÁLISIS JURÍDICO DE LA OBRA


2.1. Hecho

Esta mañana alguien había pegado a la vieja puerta de madera


claveteada de su casa, a la altura de la aldaba de bronce, un
sobre azul en el que se leía claramente en letras mayúsculas el
nombre del propietario: DON FELÍCITO YANAQUÉ. Que él
recordara, era la primera vez que alguien le dejaba una carta
colgada así, como un aviso judicial o una multa. Lo normal era
que el cartero la deslizara al interior por la rendija de la puerta.
La desprendió, abrió el sobre y la leyó moviendo los labios a
medida que lo hacía:

Señor Yanaqué:

Que a su Empresa de Transportes Narihualá le vaya tan bien es


un orgullo para Piura y los piuranos. Pero también un riesgo,
pues toda empresa exitosa está expuesta a sufrir depredación y
vandalismo de los resentidos, envidiosos y demás gentes de
malvivir que aquí abundan como usted sabrá muy bien. Pero no
se preocupe. Nuestra organización se encargará de proteger a
Transportes Narihualá, así como a usted y su digna familia de
cualquier percance, disgusto o amenaza de los facinerosos.
Nuestra remuneración por este trabajo será 500 dólares al mes
(una modestia para su patrimonio, como ve). Lo contactaremos
oportunamente respecto a las modalidades de pago.

No necesitamos encarecerle la importancia de que tenga usted


la mayor reserva sobre el particular. Todo esto debe quedar
entre nosotros.

Dios guarde a usted.

En vez de firma, la carta llevaba el tosco dibujo de lo que parecía


una arañita.

2.2. Aspecto Jurídico


2.2.1. Delito Genérico

Delito Contra el Patrimonio

2.2.2. Delito Específico

Extorsión

2.2.3. Figura

Extorsión

2.2.4. Base Legal

Artículo 200.- Extorsión

El que mediante violencia o amenaza obliga a una persona o a


una institución pública o privada a otorgar al agente o a un
tercero una ventaja económica indebida u otra ventaja de
cualquier otra índole, será reprimido con pena privativa de
libertad no menor de diez ni mayor de quince años.

La misma pena se aplicará al que, con la finalidad de contribuir a


la comisión del delito de extorsión, suministra información que
haya conocido por razón o con ocasión de sus funciones, cargo u
oficio o proporciona deliberadamente los medios para la
perpetración del delito.

El que mediante violencia o amenaza, toma locales, obstaculiza


vías de comunicación o impide el libre tránsito de la ciudadanía o
perturba el normal funcionamiento de los servicios públicos o la
ejecución de obras legalmente autorizadas, con el objeto de
obtener de las autoridades cualquier beneficio o ventaja
económica indebida u otra ventaja de cualquier otra índole, será
sancionado con pena privativa de libertad no menor de cinco ni
mayor de diez años.

El funcionario público con poder de decisión o el que desempeña


cargo de confianza o de dirección que, contraviniendo lo
establecido en el artículo 42 de la Constitución Política del Perú,
participe en una huelga con el objeto de obtener para sí o para
terceros cualquier beneficio o ventaja económica indebida u otra
ventaja de cualquier otra índole, será sancionado con
inhabilitación conforme a los incisos 1) y 2) del artículo 36 del
Código Penal.

La pena será no menor de quince ni mayor de veinticinco años si


la violencia o amenaza es cometida:

a) A mano armada;
b) Participando dos o más personas; o,

c) Valiéndose de menores de edad.

Si el agente con la finalidad de obtener una ventaja económica


indebida o de cualquier otra índole, mantiene en rehén a una
persona, la pena será no menor de veinte ni mayor de treinta
años.

La pena será privativa de libertad no menor de treinta años,


cuando en el supuesto previsto en el párrafo anterior:

a) Dura más de veinticuatro horas.

b) Se emplea crueldad contra el rehén.

c) El agraviado ejerce función pública o privada o es


representante diplomático.

d) El rehén adolece de enfermedad grave.

e) Es cometido por dos o más personas.

f) Se causa lesiones leves a la víctima.

La pena será de cadena perpetua cuando:

a) El rehén es menor de edad o mayor de setenta años.

b) El rehén es persona con discapacidad y el agente se aprovecha


de esta circunstancia.

c) Si la víctima resulta con lesiones graves o muere durante o


como consecuencia de dicho acto."
2.2.5. Bien Jurídico Protegido

El Patrimonio

2.2.6. Sujeto Activo

Los que extorsionan a Don Felicito

2.2.7. Sujeto Pasivo

Don Felicito

2.3. Argumentación Jurídica


2.3.1. Presupuesto Jurídico

El que mediante violencia o amenaza obliga a una persona o a


una institución pública o privada a otorgar al agente o a un
tercero una ventaja económica indebida u otra ventaja de
cualquier otra índole, será reprimido con pena privativa de
libertad no menor de diez ni mayor de quince años.

2.3.2. Doctrina

La extorsión es una figura que se encuentra entre los delitos de:

- APODERAMIENTO, ya que hay ánimo de lucro;

- ESTAFA, porque requiere que el sujeto pasivo realice u omita


un acto o negocio jurídico; y

- AMENAZAS, porque el sujeto activo coacciona al pasivo para la


realización del negocio jurídico.
Este delito tiene una ubicación independiente. Aunque se
relaciona con otros, es una figura distinta con sus propias
características.

Además, la extorsión es un delito pluriofensivo: se ataca a varios


bienes jurídicos: propiedad, integridad física y libertad.

Elementos objetivos:

- Uso de la violencia o intimidación: son los medios típicos por


los cuales se puede realizar la conducta.

- Que se obligue al sujeto pasivo a actuar de una manera no


querida por él: el sujeto pasivo no realizaría la acción si no fuera
por esa violencia o intimidación.

- Consumación: cuando el sujeto pasivo realice la acción. No se


requiere que se tenga disposición patrimonial efectiva;
poniéndose la nota no en la lesión patrimonial sino la de la
libertad.

- Realización u omisión de un acto o negocio jurídico: debe ser


un negocio de carácter patrimonial, pudiendo ser tanto de
bienes muebles como inmuebles y derechos.

- Concurso: La extorsión puede darse en concurso con otros


delitos: lesiones, detención ilegal, agresiones sexuales, etc.

Elementos subjetivos:

La extorsión requiere de la existencia de ánimo de lucro por


parte del sujeto.
La ventaja patrimonial se puede exigir para una tercera persona,
aunque esta no tenga ningún conocimiento.

Además puede afectar bien al patrimonio del sujeto pasivo, bien


al de un tercero.

Este delito es más extenso que en el de hurto o robo, porque no


sólo involucra la ventaja patrimonial sino que, además, ésta
debe derivarse de la lesión a la libertad del sujeto pasivo.

2.3.3. Derecho Comparado

El Código Penal argentino trata la extorsión en el capítulo III del


Título “De los delitos contra la propiedad”, como ya dijimos. Este
capítulo contiene sobre el tema cuatro artículos.

En el artículo 168, primer párrafo trata de la extorsión


propiamente dicha, consistente en obligar a otra persona a
entregar, depositar, enviar o colocar a su disposición o a la de
otro, cosas, dinero o documentos que tengan la virtud de
producir consecuencias jurídicas, y que no eran legítimamente
exigibles; utilizando para ello los siguientes medios: intimidación
(amenazas verbales o escritas, sobre el destinatario de la
amenaza o un allegado suyo, expresas o implícitas), simulación
de autoridad pública (fingir poseer una autoridad que no se
tiene) o tener falsa orden de la autoridad. La pena es de
reclusión o prisión de cinco a diez años.

Se necesita para configurar el hecho delictivo, que entre el


medio utilizado (intimidación, simulación de autoridad pública o
falsa orden de la misma) y los hechos que se obligan a hacer a la
víctima, exista una relación de causa a efecto, lo que significa
que el medio empleado debe tener entidad suficiente para
obligar a actuar a la víctima, a hacer algo que no estaba obligado
a efectuar. Se excluye como medio, la violencia física.

El segundo párrafo del artículo 168 se refiere a obligar a otra


persona a suscribir o destruir documentación obligacional,
pública o privada, donde se documenten créditos o deudas, por
los mismos medios antes mencionados, agregándose aquí la
violencia. La pena es igual a la prevista para el caso anterior.

En el artículo 169 se reprime el delito conocido coloquialmente


como “chantaje” pues la amenaza en este caso para conseguir
los mismos objetivos anteriores consiste en difundir
imputaciones contra el honor (verdaderas o falsas) o violar
secretos. La pena en este caso es de prisión o reclusión de tres a
ocho años.

El artículo 170 se refiere al secuestro de una persona con el fin


de pedir rescate. En este caso no se trata del delito de secuestro,
en sí mismo, como delito contra la libertad, sino de usar la
privación de libertad para pedir rescate. La pena de es cinco a
quince años de reclusión o prisión, elevándose el mínimo a ocho
años si el propósito se logra.

La pena se grava (10 a 25 años) en ciertas circunstancias:


tratarse de mujer embarazada; un menor de 18 años; un anciano
de más de 70 años; parientes (ascendientes, descendientes
hermanos, cónyuge o concubino, o persona a la que se deba
particular respeto); en caso de provocarse lesiones graves o
gravísimas; si la víctima fuese enferma o discapacitada; si el
autor es funcionario público o pertenezca u hubiera pertenecido
a una fuerza de seguridad o policial, u organismo de inteligencia
estatal; o si intervinieran más de tres personas en el ilícito.

En caso de producirse el homicidio preterintencional la pena se


elevaría a entre 15 y 25 años, y si fuera homicidio doloso como
consecuencia del secuestro, la pena será de prisión o reclusión
perpetua.

Se prevé también la atenuación de la pena, para aquel partícipe


arrepentido que ayude a la víctima a recuperar la libertad, sin
haber recibido el precio del rescate. En este caso la pena se
reduce de un tercio a la mitad.

El artículo 171 se refiere al rescate de cadáveres, consistente en


sustraer un cadáver para lograr que se pague por su devolución.
La condena es de dos a seis años de prisión. Obviamente el
sujeto pasivo no es el cadáver sino aquel a quien se le demanda
la prestación patrimonial.

2.3.4. Jurisprudencia

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA PENAL PERMANENTE

R. N. N° 796-2010LIMA

-1-Lima, treinta y uno de agosto de dos mil diez,-VISTOS;

interviniendo como ponente el señor

Príncipe Trujillo;
el recurso de nulidad interpuesto por el encausado Cesar Alfredo
López Torre contra la sentencia de fojas doscientos cincuenta y
tres, del tres de diciembre de dos mil nueve, que lo condenó
como autor del delito contra el patrimonio - extorsión en agravio
de Oton Josué Pajuelo Vidal a seis años de pena privativa de
libertad, así como fijó en tres mil nuevos soles el monto que por
concepto de reparación civil deberá pagar a favor del agraviado;

y, CONSIDERANDO: Primero: Que el encausado López Torre en


su recurso formalizado de fojas doscientos sesenta solicita su
absolución;

que, al respecto, sostiene que no existen pruebas suficientes que


acrediten la responsabilidad penal que se le atribuye porque el
dinero que fue hallado en su poder era parte de su peculio y el
excedente de cien nuevos soles le fue colocado al momento de
la intervención policial;

que la grave denuncia obedece a un ánimo de resentimiento y


venganza de parte del agraviado con la intención de perjudicarlo
porque tomó conocimiento que tenía otra pareja sentimental;

que los documentos que aceptó haberlos suscrito se refieren a


un. compromiso de parte de ambos para concluir con la relación
sentimental que mantuvieron. Segundo: Que la acusación fiscal
de fojas ciento cuarenta y nueve atribuye al encausado Cesar
Alfredo López Torre que desde el año mil novecientos noventa y
seis hasta octubre de dos mil exigió al agraviado Oton Josué
Pajuelo Vidal que le entregue dinero deforma mensual a cambio
de no atentar contra su vida o su integridad física y además para
que en su centro Laboral no haga público su opción sexual.
Tercero: Que es oportuno precisar que el delito de extorsión es
un tipo penal complejo y pluriofensivo, pues lesiona tanto el
patrimonio cuanto la libertad y, eventualmente, la integridad
corporal de la persona, de suerte que estos dos últimos bienes
jurídicos son un medio para atacar el patrimonio; que el fin
pretendido por el agente es el lucro y el medio para conseguirlo
es el empleo de violencia o intimidación a través del cual se
obliga o CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA PENAL
PERMANENTE

R. N. N° 796-2010 LIMA

-2-exige a la víctima la realización de un acto de disposición


patrimonial por el anuncio de un daño inminente, de quien
finalmente depende el cumplimiento de lo exigido. Cuarto: Que
se advierte Ia vinculación culpable del encausado López Torre en
esta clase de delito, pues concurre como elemento objetivo el
acto de obligar o exigir al agraviado Pajuelo Vidal mediante "vis
compulsiva" o intimidación una disposición patrimonial a fin de
no atentar contra su vida o de no agredirlo físicamente;

que lo expuesto se acredita con Ia declaración del agraviado a


nivel preliminar de fojas seis y diez, y en la preventiva de fojas
cincuenta y cinco, quien de manera permanente y sólida señaló
que de forma mensual le entregaba dinero at acusado a efectos
de que no lo perjudique físicamente, actos de intimidación de los
que se dejó constancia en la solicitud de garantías personales de
fojas dieciséis, lo que en gran parte fue reconocido por el
encausado cuando aceptó que le pertenecían las grafías
contenidas en los documentos de fojas cincuenta y nueve a
sesenta y uno, donde se aprecia un compromiso de no volver a
requerir dinero ni molestar at agraviado;

que el elemento subjetivo se traduce en el dolo que implica el


conocimiento del agente de los elementos objetivos del tipo
legal, esto es, de exigir mediante intimidación, ilícito que tiene Ia
disposición patrimonial adicionalmente como elemento
subjetivo distinto del dolo -el elemento de tendencia interna
trascendente- el ánimo de lucro, lo que fue acreditado con el
mérito del Atestado Policial de fojas uno, en el que se dejó
constancia que el encausado López Torre conocía que exigir
dinero mediante violencia o amenaza constituía un hecho ilícito,
que además al momento de su intervención se le halló en poder
del dinero del agraviado que previamente había sido registrado
conforme se aprecia del acta de registro personal de fojas once y
trece. Quinto: Que aún cuando el encausado López Torre se
negó a firmar el acta de registro personal porque estimó que su
contenido no se ajustaba a la realidad y señaló que dos billetes
cincuenta soles no le pertenecían, esta omisión debe ser
entendida como un equivocado argumento de defensa que en
modo alguno merma el valor de la información que ellas
contienen, pues su legitimidad no ofrece dudas CORTE SUPREMA
DE JUSTICIA SALA PENAL PERMANENTE

R. N. N° 796-2010 LIMA

-3-atento a la garantía que en esas diligencias estuvo presente el


representante del Ministerio Público, conclusión que confirma su
certeza acorde con los criterios jurisprudenciales esbozados en la
Ejecutoria Vinculante del recurso de nulidad signado con el
número tres mil cuarenta y cuatro - dos mil cuatro;

que, en tal sentido, los indicados elementos de prueba revelan la


conducta delictiva del encausado López Torre la que se subsume
en el precepto legal contemplado en el artículo doscientos del
Código Penal, Sexto: Que para establecer el quantum de la pena
impuesta al encausado Cesar Alfredo López Torre se respetaron
los criterios y factores que para su individualización prevén los
artículos cuarenta y cinco y cuarenta y seis del Código Penal,
pues se tuvo en cuenta el marco punitivo conminado establecido
para esta clase de delito, previsto en el articulo doscientos del
acotado Código, rnodificado por el artículo uno de la Ley número
veintisiete mil cuatrocientos setenta y dos, publicado el cinco de
junio de dos mil uno, que resulta aplicable por ser más favorable
al reo, las condiciones personales del imputado y los principios
de proporcionalidad y racionalidad jurídica contemplados en el
articulo octavo del Titulo Preliminar del citado Código. Por estos
fundarnentos: declararon NO HABER NULIDAD en la sentencia de
fojas doscientos cincuenta y tres, del tres de diciembre de dos
mil nueve, que condenó a Cesar Alfredo López Torre como autor
del delito contra el patrimonio -extorsión en agravio de Oton
Josué Pajuelo Vidal, a seis años de pena privativa de libertad, así
como fijó en tres mil nuevos soles el monto que por concepto de
reparación civil deberá pagar a favor del agraviado;

con lo demás que contiene y es materia del recurso;

y los devolvieron.-Ss.

SAN MARTÍN CASTROPRADO SALDARRIAGA


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA PENAL PERMANENTE

R. N. N° 796-2010 LIMA

-4-PRÍNCIPE TRUJILLO

CALDERÓN CASTILLOSANTA MARÍA MORILLO