You are on page 1of 29

CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

EL ABOGADO ANTE LA MORAL,


LA ÉTICA Y LA DEONTOLOGÍA JURÍDICA

Dr. Carlos Chinchilla Sandí


Juez Superior
Tribunal de Casación Penal

“Tu deber es luchar por el derecho; pero el


día que encuentres en conflicto el derecho
con la justicia, lucha por la justicia”

EDUARDO J. COUTURE
(“Los mandamientos del abogado”)

(Recibido 30/04/06; aceptado 28/06/06)

——————
Tel. 247-9002
e-mail: carlos@chinchillasandi.com
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

RESUMEN

La Deontología Jurídica comprende las reglas del deber y, como tal,


tiene la misión de regular el proceder correcto y apropiado del abogado en su
ejercicio profesional. Esta función la realiza desde el ámbito de los llamados
Códigos Deontológicos que regulan toda la actividad de la Abogacía, los que a
su vez se nutren, indiscutiblemente, de la Moral y la Ética. La deontología no es
más que la ética profesional aplicada, donde sus contenidos normativos son de
acatamiento obligatorio para todos los abogados a los cuales se dirigen. Existen
muchos principios rectores de la Deontología Profesional, entre los más impor-
tantes encontramos la justicia, la independencia profesional, la libertad profe-
sional, la ciencia y conciencia, así como la probidad profesional. Estos prin-
cipios brindan contenido y vigencia práctica a la Deontología Jurídica, desde su
eminente carácter preventivo, el cual algunas veces se muestra vulnerado por
actuaciones indebidas de los abogados y surge, irremediablemente, la posi-
bilidad extrema de imponer sanciones disciplinarias a éstos.

Palabras clave: Moral; Ética; Deontología Jurídica; Deontología Profe-


sional; Justicia; Independencia; Libertad; Probidad Profesional.

ABSTRACT

Judicial Deontology comprises the rules of duty and, as such, it has the
mission of regulating the correct and adequate proceeding of the lawyer in the
exercise of his or her profession. This task is done from the environment of the
so called Deontological Codes which regulate all of the activities of the Legal
Profession, who are in turn nourished by, undeniably, by Moral and Ethics.
Deontology is nothing but the applied professional etihic, in which its norms
content are mandatory for all the lawyers to which they are addressed. There
are many guiding principies in the Professional Deontology, amongst which the
most important that we can find are justice, professional independence,
professional liberty, science and conscious, as well as professional integrity.
These principals provide content and practical enforcement to the Judicial
Deontology, all the way from its eminent preventive character, which is
sometimes made vulnerable by the undue actions of lawyers, and, wich no
possibility of avoiding it, the extreme possibility of imposing disciplinary
sanctions to these lawyers then arise.

Key words: Moral, ethics, judicial deontology, justice, independence,


liberty, professional integrity.
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

SUMARIO

I. Introducción

II. Moral y ética

1. Moral

2. Ética

3. Diferencias e identidades entre la moral y la ética

III. Deontología profesional

1. Desarrollo conceptual de la deontología profesional

2. Identidades y diferencias entre la ética y la deontología

3. Cuadro comparativo entre la ética profesional y la


deontología

IV. Principios deontológicos de la abogacía como profesión

1. Justicia

2. Independencia profesional

3. Libertad profesional

4. Ciencia y conciencia

5. Probidad profesional

V. Conclusiones

VI. Bibliografía
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

I. INTRODUCCIÓN

Hoy en día en el mundo, y Costa Rica no es la excepción, la


atención se dirige al cumplimiento de reglas ética en el comportamiento
humano en todos los ámbitos.

Constantemente podemos apreciar el surgimiento de leyes y


reglamentos acerca del proceder conforme reglas de ética, pues el
temor directo e inmediato a la corrupción intimida y obliga a tomar
acciones en este campo. Sus consecuencias se encuentran en todos los
medios, desde la noticia que informa actos de corrupción en el orden
político, hasta aquel acontecimiento contra la ética que tiene vincula-
ción con el mundo económico, el acontecer social y, sin lugar a dudas,
el mismo deporte. Esta posibilidad de atracción se identifica con
actividades públicas y privadas, actos de trascendencia laboral así como
profesional, siempre en atención a acciones contrarias a reglas éticas y
deontológicas.

Cuando se habla de una conducta ética, identificada dentro del


ámbito jurídico, resulta no solo exigencia de aquellos profesionales en
derecho que se conducen dentro de la administración pública sino,
también y en forma racional, a los profesionales que ejercen liberal-
mente el derecho.

Como se podrá notar, el efecto es universal y ningún campo del


acontecer humano se encuentra exento de la exigencia de un proceder
ético y alejado de la corrupción.

Resulta innegable la corrosiva y vertiginosa corrupción que se ha


generado, desde el siglo pasado y hasta nuestros días, en todas las
profesiones liberales, de la cual no se ha librado la abogacía. Ello nos
conduce a replantear los esquemas iniciales, a revitalizar los Colegios
Profesionales y, en forma inmediata, darle verdadera eficacia a las
normas deontológicas internas que regulan la conducta de los profe-
sionales en derecho, donde se exige el proceder en cumplimiento de
reglas éticas, lo que brindará vigencia al principio de “probidad profe-
sional”, hoy olvidado por muchos y, lamentablemente, visto con
indiferencia por la mayoría.

La Deontología jurídica no es un proyecto de futuro sino, es una


necesidad actual e inmediata. Ello conduce a que los profesionales en
derecho, en forma individual y colectiva, a través del Colegio de

209
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

Abogados de Costa Rica, atiendan en forma inmediata el cumplimiento


y respeto profesional al Código de deberes jurídicos, morales y éticos del
profesional en derecho.(1)

II. MORAL Y ÉTICA

Es importante lograr una primera definición conceptual entre la


moral y la ética.

1. MORAL

Inicialmente podríamos decir que la moral es la ciencia del


actuar, de las costumbres y lo vivido por el hombre.(2) Se dice que
nuestras acciones tienden a encauzarse y repetirse en lo que corres-
ponde a hábitos y costumbres; por ello, no es posible pensar en
personas amorales, pues no son existen personas sin ciertas costumbres
y hábito.(3)

La moral es “un conjunto de principios, preceptos, mandatos,


prohibiciones, permisos, patrones de conducta, valores e ideales de vida
buena que en su conjunto conforman un sistema más o menos
coherente, propio de un colectivo concreto en una determinada época
histórica … la moral es un sistema de contenidos que refleja una
determinada forma de vida”.(4)

Se puede definir la moral como el conjunto de convicciones y


pautas de conducta que guían los actos de una persona concreta a la
largo de su vida. En este sentido, estos modos de vida, individuales y

——————
(1) Aprobado en sesión de Junta Directiva del Colegio de Abogados de
Costa Rica N°50-2004 del 25 de noviembre del 2004 y ratificado el 2 de
diciembre del 2004 en sesión N°52-2004 y publicado en La Gaceta N°242
del 10 de diciembre del 2004.

(2) Cfr. Torre Díaz, Francisco Javier de la, Ética y Deontología Jurídica,
Madrid, 2000, p. 72.

(3) Ver, Torre Díaz, Ética…, cit., p. 72.

(4) Cortina, Adela/Martínez, Emilio, Ética, Madrid, 1996, p. 14.

210
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

comunitarios, se concretan en tradiciones, religiones y sistemas


filosóficos que en algunas ocasiones se llaman moral en la medida en
que son modos de vida concretos.(5)

La moral se compone de dos aspectos o ámbitos; por un lado, es


valorativa y, por otro, es normativa. Se dice que es valorativa en cuanto
establece criterios de distinción entre lo bueno y lo malo; por su parte,
es normativa en cuanto ordena hacer el bien y no hacer el mal. No
corresponde a la moral decidir qué es bueno, pues el bien tiene carácter
ontológico.(6)

En definitiva, podríamos decir que la moral es “un conjunto de


principios, preceptos, mandatos, prohibiciones, permisos, patronos de
conducta, valores e ideales de vida buena que en su conjunto confor-
man un sistema más o menos coherente, propio de un colectivo concreto
en una determinada época histórica… la moral es un sistema de
contenidos que refleja una determinada forma de vida”.(7) Como agrega
Torre Díaz, “…este modo de vida no coincide plenamente con las
convicciones de todos los miembros. Es un modelo ideal de buena
conducta socialmente establecido”.(8)

2. ÉTICA

La ética es una ciencia y, como tal, explica las cosas por sus
causas.(9) En efecto, “…no se trata aquí de emitir una opinión más
acerca de lo bueno o lo malo; se trata de emitir juicios sobre la bondad
o maldad moral de algo, pero dando siempre la causa o razón de dicho
juicio”.(10)

——————
(5) Cfr. Torre Díaz, Ética…, cit., p. 72.

(6) Ver, Vázquez Guerrero, Francisco Daniel, Ética, Deontología y Abogados.


Cuestiones generales y situaciones concretas, Barcelona, 1997, p. 22.

(7) Dostoievsky, Fedor, Crimen y castigo, Barcelona, 1982, pp. 66-72.

(8) Ver, Torre Díaz, Ética…, cit. p. 73.

(9) Cfr. Gutiérrez Sáenz, Raúl, Introducción a la Ética, en Curso de Ética


Profesional Jurídica, San José, 2005, p. 29.

(10) Cfr. Gutiérrez Sáenz, Introducción a la Ética, cit., p. 29.

211
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

Según el origen etimológico de la palabra ética, la misma pro-


viene del griego éthos (morada) o éthos (hábitos, costumbres). Tiene o
presenta un contenido más neutro que moral.(11)

La ética es ciencia por su carácter eminentemente racional. Por


lo que se dice que la ética no es producto de la emoción o del instinto,
como tampoco es resultado de la intuición del corazón, y mucho menos
de la pasión. Además, la ética se identifica como una ciencia práctica,
porque está diseñada para realizarse en la vida práctica.(12)

Por otra parte, la ética es considerada como una ciencia nor-


mativa, pues se dirige a brindar normas para la vida, orienta la conducta
práctica, dirige, encauza las decisiones libres del hombre. Por ello, es
rectora de la conducta humana.(13)

La ética se ubica en un nivel reflexivo; se dice que es la moral


pensada.(14) La ética propone pensar en qué acciones son buenas para
el hombre, qué acciones son justas. Se dedica a realizar una reflexión
sobre la moral, brinda o permite dar cuenta racionalmente de la
dimensión moral.(15)

Para Gutiérrez Sáenz, “la ética es una ciencia que estudia lo


normal de derecho, lo que debe realizarse, la conducta que debería
tener la gente, lo que es correcto en determinadas circunstancias. La
‘mordida’, el ‘chanchullo’, el fanatismo religioso, son normales de hecho
en ciertos ambientes; pero no son lo normal de derecho. La razón
estudiará en cada caso y justificará lo normadle derecho”.(16)

——————
(11) Cfr. Desclos, Jean, Una moral para la vida, en Curso de Ética Profesional
Jurídica, San José, 2005, p. 395.

(12) Ver, Gutiérrez Sáenz, Introducción a la Ética, cit., p. 30.

(13) Cfr. Gutiérrez Sáenz, Introducción a la Ética, cit., p. 32.

(14) Ver, Torre Díaz, Ética…, cit., p. 72.

(15) Cfr. Torre Díaz, Ética…, cit., p. 72.

(16) Ver, Gutiérrez Sáenz, Introducción a la Ética, cit. p. 33.

212
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

La ética tiene un objeto material y formal. En términos generales,


el objeto material de una ciencia es la cosa que se estudia y, el objeto
formal es el aspecto de la cosa que se estudia. En la ética el objeto
material esta representado por los actos humanos, y el objeto formal es
la bondad o maldad de esos mismos actos humanos”.(17)

De lo expuesto, podemos extraer las características identifi-


cadoras de la Ética;

a) Es una ciencia,

b) Es racional,

c) Es práctica,

d) Es normativa,

e) Su tema es la bondad y maldad de los actos humanos.

Desde este panorama se puede definir la Ética como “…una


ciencia práctica y normativa que estudia racionalmente la bondad y
maldad de los actos humanos”.(18)

3. DIFERENCIAS E IDENTIDADES ENTRE LA MORAL


Y LA ÉTICA

Existen una serie de diferencias conceptuales y de contenido


entre la moral y la ética; no obstante, también hay campos de conexión
entre ambas.

Tanto la moral como la ética orientan nuestras acciones. No


obstante, la moral orienta nuestra conducta directamente, por su parte,
la ética no tiene por qué tener una incidencia inmediata en nuestra vida
cotidiana, puede servir de modo indirecto de orientación pues su
objetivo es indicar qué concepción moral es más razonable.(19)
——————
(17) Cfr. Gutiérrez Sáenz, Introducción a la Ética, cit., p. 33.

(18) Cfr. Gutiérrez Sáenz, Introducción a la Ética, cit., p. 35.

(19) Ver, Torre Díaz, Ética…, cit., p. 73.

213
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

A pesar de mostrar sus diferencias, en la práctica, la ética y la


moral comúnmente se utilizan como sinónimos. Si revisamos la raíz
etimológica de ambas palabras, podremos escudriñar que significan
algo semejante; modo de ser, carácter (ethos: morada; moris: cos-
tumbre). Por ejemplo, se habla del comportamiento poco ético cuando
queremos decir que no se conforma a la moral vigente.(20)

En este sentido, podemos decir que no podemos separar en forma


absoluta la moral y la ética, lo vivido y lo reflexionado pues reflexio-
namos en la vida, “nuestras razones nacen de nuestra concreta moral y
los bienes que buscamos son los bienes concretos de nuestra tradición.
Nuestra racionalidad depende de lo particular, del contexto, de nuestra
historia y no podemos salir de esta finitud e historicidad hacia principios
abstractos y universales salvo en la ficción o el sueño”.(21)

III. DEONTOLOGÍA PROFESIONAL

1. DESARROLLO CONCEPTUAL DE LA DEONTOLOGÍA


PROFESIONAL

La Deontología desde su origen etimológico expresa el deber


(deon, deber en griego), lo que debe ser hecho. La forma de compren-
der y aplicar las normas éticas puede ser de dos tipos; un tipo
teleológico, dirigido al análisis de los fines, de las metas, de las conse-
cuencias, de la utilidad, de las repercusiones de la acción, o un tipo
deontológico –el que ahora nos interesa–, donde se brinda importancia
a la cualidad intrínseca de obligación unida a la norma misma (v.gr.; ¡la
ley es la ley!)(22)

La deontología es “aquella parte de la filosofía que trata del


origen, la naturaleza y el fin del deber, en contraposición a la
ontología, que trata de naturaleza, el origen y el fin del ser”(23) (la
negrita ha sido suplida).

——————
(20) Cfr. Torre Díaz, Ética…, cit., p. 73.

(21) Torre Díaz, Ética…, cit., p. 74.

(22) Cfr. Desclos, Jean, Una moral…, cit. p. 393.

(23) Cfr. Battaglia, Salvatore, Grande dizionario della lingua italiana, Torino,
Tomo IV, 1966, p. 198.

214
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

Por ello, los códigos deontológicos reglamentan de manera es-


tricta los deberes de los miembros de una misma profesión.(24) En el
caso concreto del ejercicio de la abogacía, existe por parte de los
Colegios Profesionales de abogados, reglamentación acerca del
proceder correcto de estos profesionales, donde se requiere su estricto
cumplimiento de lo preceptuado, de lo contrario, podría generar
responsabilidad disciplinaria, civil y, en algunos casos, penal.

La deontología profesional es el conjunto de las reglas y princi-


pios que rigen determinadas conductas del profesional (v. gr.; abogado,
médico, ingeniero, etc.) de carácter no técnico, ejercidas o vinculadas,
de cualquier manera, al ejercicio de la profesión y a la pertenencia al
grupo profesional.(25)

Existe una gran cantidad de definiciones de la deontología pro-


fesional pero, como dice Carlo Lega, “…todas tienden a configurarla
como un conjunto de reglas de comportamiento basadas en la
costumbre profesional y subrayan u carácter moral. No se preocupan,
en cambio, de afrontar el problema de su naturaleza como complejo
normativo, limitándose a considerarla bajo el aspecto ético”, agrega el
mismo autor, “…no siempre es posible incluir las reglas deontológicas
entre las meramente morales, y, por otra, no es siempre fácil o posible
clasificarlas en alguna de las categorías jurídicas tradicionales, puesto
que muchas presentan un carácter intrínseco de extrajuricidad”.(26)

La deontología profesional tiene un objetivo muy concreto y


limitado, dirigido a establecer unas normas y pautas de conducta exi-
gibles a los profesionales con la finalidad de garantizar una actuación
honesta a todos los que ejercen la profesión.(27) Señala Torre Díaz que
“la deontología en la medida que establece unas normas y códigos de
actuación se sitúa más cerca del derecho que de la filosofía o, como
opinan otros autores, entre el derecho y la moral pues prevé tanto

——————
(24) Ver, Desclos, Jean, Una moral…, cit. p. 393.

(25) Cfr. Lega, Carlo, Deontología de la profesión de abogado, en Curso de


Ética Profesional Jurídica, San José, 2005, p. 193.

(26) Lega, Deontología…, cit. pp. 195-196.

(27) Cfr. Torre Díaz, Ética…, cit. p. 105.

215
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

consecuencias de carácter sancionador como la especificación de prin-


cipios morales de carácter general”.(28)

Conforme se ha expuesto, el Colegio de Abogados de Costa Rica


cuenta con un Código de Deberes jurídicos, morales y éticos del
profesional en Derecho, donde hace exigible el cabal cumplimiento de
esta normativa en su artículo 1°, el cual dice así;

“Las normas contenidas en este Código son de


aplicación forzosa para todos los abogados y abo-
gadas que se encuentren autorizados (as) como tales
e inscritos (as) en el Colegio de Abogados, salvo que
por su situación particular se encuentren bajo otro
régimen disciplinario” (la negrita ha sido suplida).

De igual forma, el artículo 2° del citado cuerpo normativo, recoge


la idéntica obligatoriedad de acatamiento de esta reglamentación, al
indicar lo siguiente;

“El abogado y la abogada, como ciudadanos y como


profesionales, deberán cumplir con los preceptos
institucionales del Colego de Abogados, debien-
do tener la satisfacción jurídica, ética y moral del
servicio prestado” (la negrita ha sido suplida).

Esta tendencia de crear cuerpos normativos deontológicos


profesionales, se encuentra recogida en el ámbito de la Unión Europea,
la cual promulgó el Código Deontológico de los Abogados de la Unión
Europea,(29) en su artículo 1° identificado como el “Preámbulo”, incor-
pora el apartado “2” acerca de “La naturaleza de las reglas deonto-
lógicas”, donde señala en el punto “1” lo siguiente;

“1.2.1. Las reglas deontológicas están destinadas


a garantizar, mediante la aceptación vinculante,
libremente consentida por aquellos a quienes se les
——————
(28) Torre Díaz, Ética…, cit. p. 105.

(29) Adoptado por los representantes de las 18 delegaciones de la Comu-


nidad Europea y del Espacio Económico Europeo, en la Sesión Plenaria
del CCBE del 28 de octubre de 1988 y modificado en las Sesiones
Plenarias de 28 de noviembre de 1998 y 6 de diciembre de 2002.

216
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

aplican, la correcta ejecución por parte del Abogado


de si indispensable función, reconocida como
esencial en todas las sociedades civilizadas. La
inobservancia de estas normas por el Abogado debe
tener como consecuencia, en última instancia, una
sanción disciplinaria” (la negrita ha sido suplida).

Por su parte, el Estatuto General de la Abogacía(30) de España


recoge la obligación de cumplimiento de las normas deontológicas
profesionales, señalando en forma específica su artículo 1.2 que;

“En el ejercicio profesional, el Abogado queda


sometido a la normativa legal y estatutaria, al
cumplimiento de las normas y usos de la deonto-
logía profesional de la Abogacía y al consi-
guiente régimen disciplinario colegial” (la negrita ha
sido suplida).

En este mismo Estatuto General de la Abogacía en su Título III


acerca de los “Derechos y deberes de los Abogados”, señala en el
artículo 31 la citada obligación del abogado en el cumplimiento de las
normas en general, incluidas las deontológicas, veamos;

“Artículo 31.–Son también deberes generales del


Abogado:

a) Cumplir las normas legales, estatutarias y


deontológicas, así como los acuerdos de los
diferentes órganos corporativos” (la negrita ha
sido suplida).

Es evidente que existe una sensible tendencia mundial a con-


sagrar, en forma específica y clara, las reglas correspondientes al campo
de la deontología profesional de la abogacía, así como regular en
forma específica la obligación de los abogados de respetar esta nor-
mativa. Su incumplimiento podrá provocar, sanciones en el ámbito
disciplinario interno, sin perjuicio, según fuera el caso, de tener que
hacer frente a una responsabilidad civil, así como penal.

——————
(30) Real Decreto 658/2001, de 22 de junio del 2001. Publicado en el BOE
10/7/2001.

217
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

Conforme lo expuesto, el ejercicio de la abogacía reclama, irre-


mediablemente, un proceder ético con respeto de las reglas deontoló-
gicas establecidas por cada Colegio Profesional en los diferentes países
del mundo. El respeto a estos códigos deontológicos brinda un elevado
status de respeto, confianza y credibilidad en el profesional en Derecho,
lo que facilita una relación de mayor confianza y seguridad entre el
cliente y su abogado.

Cuando estamos ante reglas deontológicas poco claras, omisas,


sin sanciones manifiestas o eficaces hacia los agremiados que in-
cumplen sus deberes profesionales, la relación cliente-abogado se
desgasta, la profesión entre en crisis y emerge, imparable y destructiva-
mente, una total desconfianza y descrédito de la profesión del abogado.
Ante este esquema, quienes ganan la batalla son los profesionales
corruptos e inescrupulosos que, dirigen su ambición hacia la obtención
de considerables –o, en algunos casos, miserables– sumas de dinero,
corrompiendo el arte de la abogacía y precipitando la profesión a su
desaparición.

Lo que siempre debemos tener presente es ese comportamiento


ético, tanto en nuestra vida privada como ciudadanos, pero con un
mayor compromiso, en nuestro proceder público como abogados. Por
ello decimos que,

…no es posible encontrar un corrupto ciu-


dadano que sea, a su vez, un ejemplar profe-
sional; como tampoco es posible imaginar un
correcto abogado que sea un deshonesto
ciudadano…

Estos conceptos y roles sociales se encuentran contenidos de una


fuerte carga valorativa, la cual hoy día se convierte en el bastión
indispensable para la reconstrucción de una nueva sociedad, la cual ha
venida perdiendo una serie de valores de especial atención del ser
humano, uno de ellos, quizá el más relevante, la ética. Rescatar este
valor por parte de los abogados en su conducta profesional constituye,
medio y garantía de reconstrucción y vuelta al camino, por los cánones
de la conducta social ética. Donde cada ámbito de organización
profesional –todas y cada una de las profesiones consideradas liberales–
debe asumir su responsabilidad para hacer realidad el cumplimiento y
acatamiento por convicción –en el mejor de los casos– de sus
reglamentos deontológicos.

218
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

2. IDENTIDADES Y DIFERENCIAS ENTRE LA ÉTICA


Y LA DEONTOLOGÍA

Cuando hemos hablado de deontología, irremediablemente he-


mos realizado alusión a la ética y, en especial, a la llamada ética
profesional.

Se propone que, “la ética profesional es esa ética aplicada, no


normativa y no exigible, que propone motivaciones en la actuación
profesional, que se basa en la conciencia individual y que busca el bien
de los individuos en el trabajo. La ética es, por lo tanto, el horizonte, la
configuradora del sentido y la motivación de la deontología”.(31)

Esta relación resulta sumamente estrecha, donde la deontología


cuenta como punto de referencia y motivo de regulación, la ética
profesional. La primera no subsiste sin la segunda y, de igual modo, la
segunda no cuenta con sentido práctico de regulación y cumplimiento
obligatorio, sin identificarse con un cuerpo normativo deontológico.

En este sentido, se dice que la deontología es la ética aplicada


al campo profesional –v. gr.; abogacía–, la que se concreta en normas
y códigos de conducta exigibles a los profesionales. Esta normativa esa
aprobada por el colectivo de los profesionales, donde se enumeran una
serie de deberes y obligaciones mínimos para todos estos profesionales,
regulando consecuencias de carácter sancionador –disciplinario–.(32)

En esta búsqueda de similitudes, podemos encontrar esenciales


diferencias entre ética y deontología, las cuales no hacen más que
aclarar la estrecha relación entre una y otro, Podemos señalar algunas
diferencias que resultan de especial relevancia,(33) veamos;

a) Cumplimiento de valores éticos y normas deontológicas. El


cumplimiento de los valores éticos corresponde a un campo de
la intimidad del ser humano, donde decide si los sigue o, de lo
contrario, reniega de ellos se procede en forma consecuente. No
existen normas imperativas que sancionen a aquellos ciudadanos
——————
(31) Cfr. Torre Díaz, Ética…, cit., p. 107.

(32) Cfr. Torre Díaz, Ética…, cit. p. 107.

(33) Ver, Torre Díaz, Ética…, cit., pp. 106-107.

219
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

que no respeten las regulaciones sociales morales y éticas; como


tampoco encontramos mecanismos institucionalizados de ame-
naza para que los preceptos éticos se interioricen en cada ser
humano y se conviertan en regla de vida de todos. Por el
contrario, en el campo de la deontología profesional su tendencia
es la creación de regulaciones consensuadas de carácter moral y
ético que se recogen en normativas internas para las diferentes
profesiones, incluida la abogacía, donde estas disposiciones re-
sultan e aplicación universal a todos los agremiados y de cumpli-
miento obligatorio. Inicialmente con un carácter preventivo pero,
en caso de incumplimiento a estos preceptos deontológicos,
surge su faceta imperativa y sancionatoria, donde podemos pen-
sar en una simple amonestación o llamada de advertencia, hasta
la suspensión en el ejercicio profesional.

b) Enseñanzas de la Deontología a la Ética. La ética tiene mucho


que aprender de la deontología, pues la primera presenta un
ámbito de regulación más genérico, abstracto y distante de los
sujetos a los cuales se dirige, por lo que su efectividad y segui-
miento resulta cuestionable y difícil de entender. Por su parte, la
deontología muestra problemas y realidades concretas del pro-
fesional, donde se regula en forma directa y efectiva el acata-
miento de las disposiciones o regulaciones ético-profesionales,
pues su incumplimiento se encuentra inmerso dentro del ámbito
de sanciones disciplinarias que podrían provocar, en el más grave
de los casos, la separación temporal en el ejercicio profesional
de aquellos agremiados que han incumplidos estas normas
deontológicas.

c) La Ética se dirige a la conciencia individual, por el con-


trario, la Deontología regula lo aprobado para el ejercicio
de una profesión –carácter colectivo–. La ética dirige su
atención –en última instancia– a la conciencia individual; sin
embargo, esta conciencia personal necesita remitirse a reglas
objetivadas en códigos deontológicos. Por su parte, la deonto-
logía tiene a regular lo aprobado para el ejercicio de una
profesión, lo que le brinda el carácter colectivo. La deontología
consiste en un desarrollo de los principios morales, partiendo de
la existencia de normas jurídicas, hábitos, usos, costumbres,
situaciones socioeconómicas del profesional, etc.

d) El código deontológico regula la conducta del profesional


en su campo y prevé sanciones por su incumplimiento. La

220
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

eficacia del código deontológico excede el fuero interno del


profesional, pues ante la realización de ciertas conductas surge la
sanción. Esta sanciones son las que brindan eficacia en el
prevención de la conducta profesional incorrecta; mecanismos
que no posee la ética en sí misma.

3. CUADRO COMPARATIVO ENTRE LA ÉTICA PROFESIONAL


Y LA DEONTOLOGÍA(34)

ÉTICA PROFESIONAL DEONTOLOGÍA

Etimología; ethos, modo de ser Etimología; deon, deber

No normativa, no contiene Normas, códigos deontológicos,


sanciones prevé sanciones

Conciencia individual Aprobada por un colectivo


–profesionales–

Amplitud en su formulación Mínimos exigibles a los


profesionales

Propone motivaciones, Exige actuaciones,


da sentido comportamientos

IV. PRINCIPIOS DEONTOLÓGICOS DE LA ABOGACÍA COMO


PROFESIÓN

La Deontología se inspira en unos principios generales que


permiten identificar sus líneas de acción y brindan cohesión al conjunto.
Estos principios resultan particulares cuando se trata de la abogacía, por
ello, el interés en identificar los mismos y conocer su contenido.

——————
(34) Este cuadro comparativo entre la Ética Profesional y la Deontología es
el resultado de las diferencias que se aprecian entre una y otra, tomado
de Torres Díaz, Ética…, cit., p. 107.

221
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

1. JUSTICIA

Es difícil brindar un concepto de la Justicia, muchos autores ni


siquiera se detienen a pensar en ello, como otros llegan a confundirse
en este trabajo de conceptualización.

La Abogacía ha sido diseñada para la Justicia.(35) De igual forma,


Couture en su exposición de los mandamiento del abogado, recoge
como 3° el siguiente;

“La abogacía es una ardua fatiga puesta al servicio


de la justicia”(36) (la negrita ha sido suplida).

Como vemos, efectivamente el profesional en derecho debe


dirigir su atención al fortalecimiento y aplicación de la justicia, de lo
contrario, estaría incumpliendo su misión de ayuda al derecho y la
misma sociedad.

Según Vásquez Guerrero se “…rehuye hablar lo justo en sí –se


pone en duda la existencia de lo justo como absoluto, empleándose el
término ‘justo’ como adjetivación del Derecho (justo) y de las
disposiciones jurídicas (justas), para cuya existencia se han de cumplir
dos exigencias: origen contractual de la norma o del Derecho y garantía
de los derechos fundamentales”.(37)

Lo justo es un bien primario y debe servir de norte al abogado


en su ejercicio profesional. Por ello, para la deontología jurídica el valor
supremo es la justicia, y a ella dirige su atención.

En este desarrollo de la justicia ante el ejercicio profesional de la


abogacía, Couture nos indicó que mandamiento identificado como 3°
pero, además, nos muestra esa faceta práctica que enfrenta, aún hoy
día, el abogado (litigante) ante los casos que le son sometidos a su
conocimiento. En esta tesitura, podemos introducirnos, junto con
Couture, en su explicación de aquello en los que consiste el trabajo del
abogado desde la óptica de la justicia;

——————
(35) Cfr. Martínez Val, José María, Abogacía y Abogados, Barcelona, 1981, p. 35.

(36) Ver, Couture, Eduardo J., Los mandamientos del Abogado, Buenos Aires,
1994, p. 11.

(37) Vázquez Guerrero, Ética…, cit., p. 43.

222
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

De cada cien asuntos que pasan por el despacho de un abogado,


cincuenta no son judiciales. Se trata de dar consejos, orientaciones e
ideas en materia de negocios, asuntos de familia, prevención de
conflictos futuros, etcétera. En todos estos casos, la ciencia cede su paso
a la prudencia. De los dos extremos del dístico clásico que define al
abogado, el primero predomina sobre el segundo y el ome bueno se
sobrepone al sabedor del derecho. …De los otros cincuenta, treinta
son de rutina. Se trata de gestiones, tramitaciones, obtención de
documentos, asuntos de jurisdicción voluntaria, defensas sin dificultad
o juicios sin oposición de partes. El trabajo del abogado transforma aquí
su estudio en una oficina de tramitaciones. …De los veinte restantes,
quince tienen alguna dificultad y demandan un trabajo intenso. Pero
se trata de esa clase de dificultades que la vida nos presenta a cada paso
y que la contracción y el empeño de un hombre laborioso e inteligente,
están acostumbrados a sobrellevar. …En los cinco restantes se halla la
esencia misma de la abogacía. Se trata de los grandes casos de la
profesión. No grandes, ciertamente, por su contenido económico, sino
por la magnitud del esfuerzo físico e intelectual que demanda el
superarlos. Casos aparentemente perdidos, por entre cuyas fisuras se
filtra un hilo de luz a través del cual el abogado abre su brecha;
situaciones graves, que deben someterse por meses o por años, y que
demandan un sistema nervioso a toda prueba, sagacidad, aplomo,
energía, visión lejana, autoridad moral, fe absoluta en el triunfo. …La
maestría en estos magnos asuntos otorga al título de princeps fori.
…La opinión pública juzga el trabajo del abogado y su dedicación a él,
con el mismo criterio con que otorga el título a los campeones olímpicos:
por la reserva de energías para decidir la lucha en el empuje final”(38) (la
negrita ha sido suplida).

La Justicia tiene muchas acepciones y formas de entenderla. En


este momento no nos interesa la justicia como poder –desde un ámbito
político–, tampoco la justicia como cuerpo –concepto funcionarial–, y
excluimos su identificación como Administración de Justicia –concepto
cargado de un gran valor orgánico–, sino que nos interesa identificarla
en dos de sus aspectos que consideramos más relevantes; la justicia
como virtud y como resultado.(39)

——————
(38) Couture, Los Mandamientos…, cit., pp. 31-33.

(39) Cfr. Vázquez Guerrero, Ética…, cit., pp. 44-46; en igual sentido, Martínez
Val, Abogacía…, cit., pp. 37-38.

223
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

a) Justicia como virtud

Como virtud la justicia es un principio operativo que nos dirige a


ser justos.(40)

La justicia es virtud social, pues cada uno de nosotros llevamos,


en forma consciente o latente, una idea primera de lo que es justo,
“todo lo simple que se quiera, pero natural, incorruptible, aunque pueda
estar soterrada bajo vicios, pasiones e intereses, y aunque muchas veces
no se la quiera escuchar. Y el abogado es –debe ser– el sacerdote de esa
idea, que hace posible la convivencia y la cooperación social en un
ambiente de orden fecundo”.(41)

En todo esto es interesante reconocer que el talento no es


cualidad suficiente en una profesión que se relaciona tan de cerca con
la justicia. En este sentido, la independencia y el desinterés constituyen
las virtudes esenciales y especialmente meritorias del abogado.(42)

b) Justicia como resultado

La idea de justicia lleva implícita una noción de reparto. El dar a


cada uno lo suyo implica un conocimiento previo de lo que es propio
de cada cual, y una atribución a título personal de lo que hemos
individualizado como de su pertenencia.(43)

Esta perspectiva de la justicia desde el ámbito de la pro-


porcionalidad, tiene dos visiones diferentes, según hablemos de la
justicia conmutativa y justicia distributiva.

Respecto a la justicia conmutativa tenemos que la propor-


cionalidad adquiere un perfil de igualdad aritmética, “pues aplicándose
a las relaciones interpersonales, hay una equivalencia entre lo que se da
y lo que se recibe: en una compraventa, si prevalece la justicia, habrá
——————
(40) Ver, Vázquez Guerrero, Ética…, cit. p. 44.

(41) Martínez Val, Abogacía…, cit. pp. 37-38.

(42) Cfr. Gómez Pérez, Rafael, Deontología Jurídica, Pamplona, 1988, p. 294.

(43) Ver, Vázquez Guerrero, Ética…, cit. p. 45.

224
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

una equivalencia entra la cosa y el precio. Costa distinta será la


determinación de la concreto de esa equivalencia”.(44)

En el caso de la justicia distributiva la proporcionalidad


tiene su razón en los méritos y circunstancias personales de aquéllos
que participan en la distribución. Por ello, “el centro de gravedad de la
operación se desplaza de la igualdad aritmética de las cosas que se dan
y reciben (justicia conmutativa) a la desigualdad personal de los
partícipes, cuya proporción ha de respetarse (justicia distributiva)”.(45)

Existen una serie de prácticas que se consideran contrarias a la


Justicia y que dirigen a pensar en la injusticia. Lamentablemente, en
algunas de estas prácticas participa el abogado, como artífice de con-
ductas inapropiadas e indecorosas, las cuales justifica, sin razón alguna,
en el ánimo de ganar el pleito judicial para favorecer a su cliente.

Respecto a este tema, Couture expone su mandamiento 8°, el


cual dice;

“Ten fue en el derecho, como el mejor instrumento


para la convivencia humana; en la justicia, como
destino normal del derecho; en la paz, como susti-
tutivo bondadoso de la justicia; y sobre todo, ten fe
en la libertad, sin la cual no hay derecho, ni
justicia, ni paz”.(46)

El derrotero a seguir para el abogado se encuentra marcado por


la justicia, la que no permite actuaciones contrarias a ella, por lo que,
sin lugar a dudas, un proceder injusto como lo podrían ser:

a) El uso alternativo del derecho;

b) El fraude del fin perseguido por la ley;

c) La multiplicación injustificada de incidentes o prolongación


indebida de procedimientos; y,

——————
(44) Vázquez Guerrero, Ética…, cit., p. 45.

(45) Vázquez Guerrero, Ética…, cit., p. 45.

(46) Couture, Los mandamientos…, cit. p. 51.

225
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

d) Cualquier otra desviación del proceso hacia la obtención de fines


ilícitos.

Lo anterior nos llevaría a desconocer el preciado valor de la


Justicia, para adentrarnos en un desvalor –o valor negativo– y
perjudicial para el ejercicio de la abogacía, el derecho y la sociedad en
general, como lo es, la injusticia.

Algunos de los profesionales en derecho, que no han logrado


interiorizar la importancia de sus propios códigos deontológicos pro-
ceden, en forma consciente, a dirigir su ejercicio profesional de manera
inadecuada y contraria a la justicia, la libertad y el mismo derecho. Por
ello, estas normas deontológicas emergen en reclamo de esta desviación
y, le requieren al abogado afrontar su responsabilidad por las actua-
ciones realizadas.

2) INDEPENDENCIA PROFESIONAL

Este principio tiene una relación directa con la abogacía, debido


a que sus características conducen a su identificación dentro del ámbito
de la deontología jurídica. Para algunos, como el caso de Carlo Lega,
la independencia profesional no tiene solamente relieve deonto-
lógico, sino que configura jurídicamente uno de los bienes materiales
de que es titular el ente profesional, que ha sido dotado del poder-
deber de salvaguardarla.(47)

Referido al ejercicio de la abogacía, para Carlo Lega la inde-


pendencia se entiende como “ausencia de toda forma de injerencia, de
interferencia, de vínculos y de presiones de cualquiera que sean prove-
nientes del exterior y que tiendan a influenciar, desviar o distorsionar la
acción del ente profesional para la consecución de sus fines institu-
cionales y la actividad desempeñada por los colegiados en el ejercicio de
su profesión”.(48) Cualquier distorsión o intromisión en la independencia
del profesional en derecho debe ser considerada ilícita.(49)

——————
(47) Lega, Deontología…, cit., p. 217.

(48) Lega, Deontología…, cit., p. 217.

(49) Cfr. Lega, Deontología…, cit., p. 217.

226
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

Como vemos, al forma de definir le principio de independencia


es en forma negativa, como la ausencia de injerencias y presiones en el
ejercicio de la profesión; pero también desde un aspecto positivo, como
lo son, la autonomía y la libertad en la citada actividad profesional.

Es manifiesto que el abogado debe atenerse profesionalmente a


su saber y conciencia, por lo que la independencia de su actuación, va
referida, en principio, a estos extremos.(50)

Partiendo de lo anterior, el primer obstáculo a la independencia


profesional lo es la propia ignorancia del profesional en derecho. Por
ello, cuando se hace referencia a la independencia del abogado, “no es
a esa autonomía o independencia a la que nos referimos, sino a la que
tiene su asiento en la voluntad, es decir, en la libertad del profesional;
esto es, a la posibilidad de tomar decisiones propias, no condicionadas
por ingerencias o mediatizaciones externas. Estamos, pues, ante un
concepto de independencia exterior, no interior”.(51)

La independencia del abogado se puede ver amenazada, externa-


mente, y venir del:(52)

a) Órgano judicial;

b) Autoridades administrativas;

c) Poderes político-económicos;

d) Colegio Profesional;

e) Clientes.

3) LIBERTAD PROFESIONAL

El principio de libertad profesional tiene mucha afinidad con


el anterior principio de independencia profesional que estudiamos.
Este principio de libertad profesional se refiere al propio ejercicio de la
función de abogado.
——————
(50) Ver, Velásquez Guerrero, Ética…, cit., p. 53.

(51) Velásquez Guerrero, Ética…, cit., p. 53.

(52) Cfr. Velásquez Guerrero, Ética…, cit., p. 53.

227
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

A pesar de la cercanía y conexión que pueda existir entre éste y el


principio de independencia profesional, logran diferenciarse en cuanto el
principio de libertad profesional se refiere a la libertad de auto-
determinación del profesional en orden a su conducta en el ejercicio de
la profesión no sólo desde un punto de vista técnico, sino también con
relación a los comportamientos que complementan a los técnicos.(53)

Según Carlo Lega, “mientras que el principio de indepen-


dencia supone sobre todo una garantía del ente profesional y del
profesional individualmente considerado frente a las intromisiones
arbitrarias de terceros, el principio de libertad, en su aspecto deonto-
lógico, concierne en particular al comportamiento del abogado con
relación a su cliente y tiende a atemperar la exigencias de las normas
del arte forense con el interés del asistido y con la dignidad profesional
del quien lo asiste”.(54)

4) CIENCIA Y CONCIENCIA

El principio deontológico que ahora nos ocupa, el cual tiene un


alcance universal, se refiere al “obrar según ciencia y conciencia”.
Este principio arroja dos conceptos que requieren una precisión inme-
diata para desentrañar el contenido del mismo; hablamos de la ciencia
y la conciencia.

a) Ciencia

Cuando se habla de la “ciencia” hacemos referencia a la ciencia


propia de la profesional sea, el Derecho; no solamente desde su aspecto
teórico sino también práctico.

La ciencia propia del abogado es, esencialmente, una ciencia


jurídica comprensiva no solamente de la normativa en rigor, sino además
de su aplicación jurisprudencial y, comprende, el conocimiento de la doc-
trina y de los principios jurídico-filosóficos en que la doctrina se basa.(55)

——————
(53) Cfr. Lega, Deontología…, cit., pp. 221-222.

(54) Ver, Lega, Deontología…, cit., p. 222.

(55) Cfr. Vázquez Guerrero, Ética…, cit., p. 58.

228
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

“El abogado debe ser, además, un humanista. Su ciencia no es


una colección de principios abstractos y descarnados, sino aplicables a
conflictos personales y concretos. De aquí viene al abogado su vocación
humanista. En el hombre confluyen todos los saberes y todos ellos, como
todo los humano, conciernen al jurista, aunque no con la misma
intensidad y profundidad en todos los casos”.(56)

b) Conciencia

Cuando del concepto conciencia los debemos vincular al


calificativo profesional. Conforme lo anterior, prescindimos de las
discusiones de la conciencia a nivel de la filosofía, la psicología y la
religión, pues su vinculación se realiza con la ética profesional.

La conciencia profesional se encuentra vinculada con el cono-


cimiento y, en este sentido, con la autorresponsabilidad del profesional.
Este último “debe actuar no sólo con rigurosa atención a las normas
técnicas, sino también con conocimiento de todas las consecuencias que
derivan de su aplicación, incluso hasta más allá de los límites de la
relación profesional, teniendo en cuenta el interés individual del cliente
y el general de la colectividad en relación a la función social
desarrollada por la profesión”.(57)

Existe una clara vinculación del concepto conciencia con la


moral, propiamente, una moral usual vinculada al marco del
ordenamiento de la profesión de abogado y del ordenamiento jurídico
en general. Esta cercanía entre conciencia y moral se evidencia, debido
a que el abogado en su práctica profesional debe emplear, además de
los aspectos técnicos de su ciencia, ideas propias de justicia.

La conciencia no es una simple opinión subjetiva sobre la


moralidad del acto, como tampoco la conciencia profesional se limita al
aspecto voluntarista.(58)

——————
(56) Vázquez Guerrero, Ética…, cit., p. 58.

(57) Lega, Deontología…, cit., p. 209.

(58) Ver en este sentido, Vázquez Guerrero, Ética…, cit., p. 59; Lega,
Deontología…, cit., p. 210.

229
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

Entre la ciencia y conciencia existe un innegable nexo, a pesar


que los términos de valoración de una y otra son diferentes, no es
posible objetarse que entre ambas se cuenta con el conocimiento que
el profesional debe tener de los valores esenciales de su profesión,
tanto en el aspecto técnico, como social y humano.(59)

Lega(60) realiza una clara vinculación entre la deontología y la


conciencia. Señala que la deontología toma en consideración la con-
ciencia profesional en cuanto que persona humana inserta en el
complejo social y reafirma la exigencia del conocimiento que aquél
debe tener de los valores esenciales de su profesión. Pero también de
los subjetivos (referidos a sí mismo, al cliente, a los terceros con quienes
entra en contacto) y los de la colectividad en general.

En este sentido, Couture expone el mandamiento 2°, según el cual;

“El derecho se aprende estudiando, pero se ejerce


pensando”.

Como se podrá notar, del enunciado de este mandamiento se


recoge, con meridiana precisión, el conocimiento científico que el
profesional en derecho debe tener de la ciencia que aplica pero,
además, requiere realizar el ejercicio de su profesión con el pensa-
miento, diríamos, con su conciencia.

5) PROBIDAD PROFESIONAL

La probidad es la honradez. Una profesional debe ser, sin lugar


a dudas, una persona honesta, donde sea su pauta de conducta en su
vida profesional y, además, privada.

La probidad es un concepto que tiene carácter universal y, una


inmediata relación con la deontología, por lo que se aplica a todas la
profesiones, incluida la abogacía.

——————
(59) Lega, Deontología…, cit., p. 211.

(60) Cfr. Lega, Deontología…, cit., p. 211.

230
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

Se incorpora al concepto probidad el adjetivo profesional, que


conduce a la identificación de la acepción más común de la probidad,
identificada con la naturaleza y función social de la profesión a que se
refiera, y de la que constituye un límite.(61)

Debido al contenido amplio del concepto de probidad profe-


sional, el mismo tiende a ampliarse al ámbito de la conducta privada del
abogado. Por ello, un proceder inadecuado en la vida privada del
profesional, podría repercutir en la reputación personal de éste. Como
vemos, el impacto podría trascender del ámbito privado y particular del
sujeto hasta el profesional, donde la reputación del abogado se podría
ver perjudicada y, en algunos casos, podría dar lugar a la aplicación del
código deontológico particular.

V. CONCLUSIONES

La Deontología Jurídica abarca conceptos y principios que,


esencialmente, se encuentran estrechamente unidos a las actividades del
proceder ordinario del profesional en derecho. Dentro de estos con-
ceptos y principios entendemos incluidos la moral, la ética, la probidad,
la independencia y la libertad profesional, entre otros.

La correlación inmediata entre moral y ética resulta innegable,


como también lo es, de éstas con la deontología profesional y, espe-
cíficamente, la deontología jurídica.

Existe algún tipo de resistencia a la promulgación de códigos


deontológicos que regulen las profesionales liberales, incluida la abo-
gacía. A lo anterior podemos decir, sin temor a equivocarnos que,
efectivamente, la gran mayoría de abogados se comporta en forma
acorde con los más serios mandatos deontológicos, aún sin necesidad
de la existencia de este tipo de normativo.

No obstante lo expuesto, existe una margen reducido de


abogados, a los cuales la simple enunciación de postulados morales y
éticos no les proveen contención en su actuar. Por ello, resulta
indispensable la formulación de estos Códigos Deontológicos de los
Abogados como regulaciones de carácter preventivo que, en el peor de

——————
(61) Cfr. Lega, Deontología…, cit., p. 212.

231
Revista de Ciencias Jurídicas Nº 109 (205-234) enero-abril 2006 - ISSN 00347787

los casos, actuarán para sancionar algún proceder incorrecto del


profesional en derecho, donde se le podría llegar a imponer, en caso
extremo, una sanción disciplinaria.

La función del abogado se debe a la sociedad y, por supuesto, al


cliente. Lo anterior debe dirigirlo a la búsqueda, en todo momento, de
la justicia al caso concreto, donde su proceder debe enmarcarse en el
comportamiento ético profesional.

VI. BIBLIOGRAFÍA

LIBROS CITADOS

Battaglia, Salvatore, Grande dizionario della lingua italiana, Torino, Tomo IV,
1966.

Cortina, Adela/Martínez, Emilio, Ética, Madrid, 1996.

Couture, Eduardo J., Los mandamientos del Abogado, Buenos Aires, 1994.

Desclos, Jean, Una moral para la vida, en Curso de Ética Profesional Jurídica,
San José, 2005.

Dostoievsky, Fedor, Crimen y castigo, Barcelona, 1982.

Gómez Pérez, Rafael, Deontología Jurídica, Pamplona, 1988.

Gutiérrez Sáenz, Raúl, Introducción a la Ética, en Curso de Ética Profesional


Jurídica, San José, 2005.

Lega, Carlo, Deontología de la profesión de abogado, en Curso de Ética


Profesional Jurídica, San José, 2005.

Martínez Val, José María, Abogacía y Abogados, Barcelona, 1981.

Torre Díaz, Francisco Javier de la, Ética y Deontología Jurídica, Madrid, 2000.

Vázquez Guerrero, Francisco Daniel, Ética, Deontología y Abogados. Cuestiones


generales y situaciones concretas, Barcelona, 1997.

CUERPOS NORMATIVOS DEONTOLÓGICOS

Código de deberes jurídicos, morales y éticos del profesional en derecho.


Aprobado en sesión de Junta Directiva del Colegio de Abogados de
Costa Rica N°50-2004 del 25 de noviembre del 2004 y ratificado el 2 de

232
CHINCHILLA SANDÍ: El abogado ante la moral…

diciembre del 2004 en sesión N°52-2004 y publicado en La Gaceta N°242


del 10 de diciembre del 2004.

Código Deontológico de los Abogados de la Unión Europea. Adoptado por los


representantes de las 18 delegaciones de la Comunidad Europea y del
Espacio Económico Europeo, en la Sesión Plenaria del CCBE del 28 de
octubre de 1988 y modificado en las Sesiones Plenarias de 28 de
noviembre de 1998 y 6 de diciembre de 2002.

Estatuto General de la Abogacía de España. Real Decreto 658/2001, de 22 de


junio del 2001. Publicado en el BOE 10/7/2001.

233